La dictadura castrista pide a la ONU cancelar la presentación de una campaña por los presos político

El régimen cubano se quejó este domingo del lanzamiento de una campaña ...

La ONU pide a países latinoamericanos que ayuden a refugiados de Venezuela

"Nuestro consejo a todos los Gobiernos de la región es que sean lo...

Policía de Nicaragua advierte que toda movilización requiere de su "permiso"

Esta es la segunda ocasión en dos semanas en que la Policía ni...

Trump elogia a Turquía por liberación de religioso estadounidense

"Este es un paso tremendo para tener el tipo de relación con Tu...

Nova pesquisa BTG Pactual mostra Bolsonaro 59% x 41% Haddad

A pesquisa do BTG, realizada no fim de semana, mostra Jair Bolsonaro ...

Notícias: Latinoamérica Democrática
DILMA ROUSSEFF SE ENCUENTRA CON EL PRESIDENTE BARACK OBAMA EN EL PALACIO PRESIDENCIAL DE BRASILIA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 19 de Marzo de 2011 19:57

En un discurso posterior a la reunión que mantuvieron en Planalto, Dilma Rousseff recibió las felicitaciones del norteamericano y aprovechó para solicitarle una "ampliación" en el Consejo de Seguridad de la ONU

Crédito foto: AP

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, defendió este sábado una "ampliación" del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, como base para una "reforma fundamenal" del "gobierno global", en declaraciones ante su par estadounidense Barack Obama, de visita en el país.

Última actualización el Domingo, 20 de Marzo de 2011 11:03
 
BARACK OBAMA LLEGÓ A BRASIL A 7:30AM Y SE REUNIRÁ DE INMEDIATO CON LA PRESIDENTA ROUSSEFF (FOTOS) PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 19 de Marzo de 2011 11:30

Aterrizó en la capital a las 7:30 hora local para reunirse con Dilma Rouseff. También almorzará con la mandataria y ex presidentes. Suspendió un acto público en Río de Janiero por razones de seguridad.

Pablo Martinez Monsivais/AP

Ao lado das filhas e da mulher, Obama desembarca na Base Aérea de Brasília

"Existen muchas razones por las que este viaje es tan importante en este momento", explicó la secretaria de Estado, Hillary Clinton. Mientras que el propio mandatario resaltó "el crecimiento impresionante" de América Latina, y el potencial que esto significa para la economía norteamericana que lucha por reponerse de la peor crisis en décadas.

Última actualización el Sábado, 19 de Marzo de 2011 22:03
 
La visita de Obama confirma la proyección regional y mundial de Brasil PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 18 de Marzo de 2011 10:31

El presidente de los EEUU buscará desplazar a China en los negocios con la región. Discutirá temas de seguridad y energéticos con Dilma Rousseff. Chile será otra vez destacado como ejemplo

Crédito foto: Reuters

 

Estados Unidos mira a América Latina desde un lugar muy distinto que en décadas anteriores. Pasó de ser una región inestable económica y políticamente para ser un competidor serio en el rubro alimentos y hasta un cliente enriquecido a quien venderle productos y servicios.

 

Mientras Washington se ocupaba de las guerras en Afganistán e Irak, China avanzó a paso agigantado en el Cono Sur, tanto en intercambio comercial como en inversiones directas.

 

La ahora segunda economía del mundo se transformó en el principal socio comercial de Brasil desde 2009 y el principal mercado a donde van las exportaciones de Chile desde 2007. Las ventas de soja a China son claves para  las cuentas fiscales de Argentina, Paraguay y también Brasil. Empresas chinas están comprando activos petroleros y mineros para asegurarse la materia prima necesaria para seguir creciendo por encima del 8% anual.

 

Pero esta nueva dependencia tampoco positiva y por ello, Barack Obama será más que bienvenido.  El objetivo es aumentar la cooperación y el intercambio. "Antes temíamos de la predominancia de los EEUU, ahora es lo opuesto", afirmó el ex presidente Fernando Henrique Cardoso.

 

Obama estará cinco días en Brasil, Chile y El Salvador. "Es una oportunidad para trazar un nuevo curso de relación con Rousseff y Sebastián Piñera en un momento en que países competidores están ganando terreno",  afirmó Eric Farnsworth, vicepresident del Council of the Americas. "Ya no somos los únicos", agregó.

 

Entre los posibles acuerdos que se firmarán figuran uno de rebaja impositiva para inversiones, cooperación para proyectos de energía verde y más colaboración regional en cuestiones de seguridad y narcotráfico.

 

Será la primera oportunidad para mantener un extenso diálogo con la nueva presidenta brasileña, Dilma Rousseff, desde que tomó posesión de su cargo hace poco más de dos meses, el 1 de enero.

 

Lo que más disgusta a Washington es la defensa permanente de Brasil del programa nuclear de Irán, en un momento en que EE.UU. está luchando para poner fin a las actividades de enriquecimiento de uranio para evitar que consiga una gran capacidad armamentística.

 

El año pasado solo Brasil y Turquía, - de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas- , rechazaron la propuesta liderada por EE.UU. para sancionar las violaciones nucleares de Irán.

 

El propio programa nuclear de Brasil es otro punto de contención. Washington está muy preocupado, no por la perspectiva de Brasil para producir armas, sino por su tibio apoyo al régimen de no proliferación en el mundo.

 

Hay varios puntos de desencuentro entre Brasil y EEUU. Entre ellos el conflicto entre Israel y Palestina; los vínculos de Brasil con otros adversarios de la Casa Blanca como Cuba y Venezuela; el continuo estancamiento en Honduras; la oposición de Brasilia al acuerdo militar entre EE.UU. y Colombia.

 

Ninguno de esos temas se resolverán en el viaje de dos días de Obama, ni la política de Brasil va a cambiar drásticamente a corto plazo. Pero con una nueva presidenta en Brasil y el primer viaje de Obama a América del Sur, se presenta una buena oportunidad para que los dos líderes analicen los problemas que afectan a la relación entre sus naciones.

 

¿Qué quiere entonces Brasil de los Estados Unidos? Sobre todo, que  reconozca el nuevo lugar que ocupa a escala mundial y regional.

 

El punto culminante del viaje puede ser el apoyo público de Obama a la consideración de Brasil como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Así, un respaldo inequívoco a una vieja aspiración del Planalto de un asiento en el Consejo elevaría la importancia de la gira.

 

La energía renovable es otra área obvia de la colaboración bilateral. Es complicado comprender por qué los dos países que producen el 90% del etanol del mundo no han sido capaces de construir el tipo de cooperación firme sobre biocombustibles que acordaron hace cuatro años.

 

EEUU ya anticipó que quiere comprar más petróleo brasileño. Petrobras debe comenzar a extraer toda esa riqueza que encontró en campos mar adentro en la bahía de Santos.

 

En Santiago, Obama hará hincapié en los grandes logros que ha conseguido Chile en los últimos años, señalando al país como un buen socio de EE.UU. El Tratado de Libre Comercio entre ambos es un ejemplo que volverá a ser destacado.

 

A lo largo de los últimos 20 años, tras el regreso de la democracia a Chile en 1990,  los dos países han tenido una relación cercana y cordial, interrumpida tan solo por un hecho: la oposición de Chile, entonces miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, a la invasión de Irak por parte de EE.UU. en 2003.

 

El único punto de fricción será el acuerdo de cooperación nuclear que se firmará el viernes en este momento de cuestionamiento mundial a la energía atómica tras el cismo en Japón y la explosión de tres reactores.

 

Chile analizó la posibilidad de instalar una central nuclear para no depender tanto las importaciones de gas argentino. La característica císmica del país despertó las críticas de la oposición a este proyecto.

 

Era necesario un viaje como el que Obama a América Latina. La última vez que estuvo fue en 2009, cuando participó en la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago e hizo dos breves visitas a México - una, de camino hacia la Cumbre. Hillary Clinton, en cambio, ha viajado a América Latina más que cualquier otro Secretario de Estado de EE.UU.

 

Las relaciones de los EE.UU. con América Latina no están en crisis. Estados Unidos goza, en muchos ámbitos,  de una situación más favorable y prometedora que hace cuatro o cinco años. La campaña anti-americana desarrollada por la Venezuela de Hugo Chávez y sus aliados bolivarianos se ha debilitado. El giro a la izquierda electoral de mediados de los 2000 no tuvo serias consecuencias para Washington.

 

En este próximo viaje el presidente Obama visitará dos países gobernados por partidos de centro-izquierda y uno por una coalición de centro-derecha. La mayoría de las naciones de la región se han comprometido a impulsar la democracia y estrategias económicas de mercado.

 

Sus economías están disfrutando ahora de estabilidad, con un sólido crecimiento y un mayor progreso social que en cualquier otro momento de su historia reciente. En la región, las políticas democráticas son ahora la norma. Están demostrando capacidad de recuperación y sustentabilidad, incluso en lugares donde las instituciones políticas siguen siendo inestables.

 

Obama recibirá una calurosa bienvenida en los países a los que acuda. Las encuestas muestran que el presidente estadounidense sigue siendo el líder extranjero más popular en cada uno de los tres países de su itinerario. Su visita será un gran éxito para su diplomacia personal tras las críticas que recibió por su pasivo rol en el conflicto de Medio Oriente.

 

 
Barack Obama: "El futuro llegó para Brasil y los EEUU quieren ser parte de él" PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 19 de Marzo de 2011 22:10

El presidente estadounidense aseguró ante un foro empresarial que el país carioca "se puso adelante como una potencia económica y financiera". Destacó que quiere ser uno de los principales clientes en materia energética

Crédito foto: AP

Obama hizo hincapié en que Brasil se convirtió en un atractivo mercado para los estadounidenses. "Cuando miramos al país, vemos la oportunidad de vender más bienes y servicios a un mercado de casi 200 millones de consumidores", indicó.

 

El estadounidense recordó que las exportaciones brasileñas se duplicaron en los últimos años hasta llegar a los 50.000 millones de dólares. Subrayó que estas ventas "crearon 250.000 empleos" en los Estados Unidos.

 

El mandatario recalcó que no espera una relación económica "de una vía de mano única". Agregó que su país es el segundo mayor mercado para los productos brasileños, pese a las trabas que afectan al etanol, el acero y el jugo de naranja.

 

Además, destacó la decisión de los dos gobiernos de lanzar un "diálogo estratégico" sobre cooperación energética, que contemplará tanto el sector de petróleo como energías limpias, como la de los biocombustibles, donde Brasil se está consolidando.

 

El gigante sudamericano descubrió, tiempo atrás, nuevas reservas de petróleo en aguas ultraprofundas que podrían ser equivalentes al doble de las reservas estadounidenses. El jefe de estado afirmó que su administración quiere "dar tecnología para desarrollar esa riqueza". "Cuando ustedes estén listos para vender, queremos ser uno de sus principales clientes", añadió.

 

Washington dejó en claro la intención de estrechar la cooperación en el campo educativo y de ciencia y tecnología, así como en el campo de infraestructura. Por eso, Obama instó a los empresarios estadounidenses a sacar provecho de las oportunidades de inversión en infraestructura abiertas por los preparativos en Brasil para el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

 

"Este país invertirá más de 200 mil millones de dólares para ambas citas y empresas americanas están listas a ayudarlos en el desafío", expresó.

Última actualización el Sábado, 19 de Marzo de 2011 22:12
 
Dilma invitó a todos los ex presidentes del Brasil al almuerzo con Obama. Lula no aceptó. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 19 de Marzo de 2011 11:54

Asistirán Sarney, Collor de Melo y Cardoso. Lula Da Silva, descortesmente rechazó la invitación argumentando "cuarentena" política, dado el escaso tiempo transcurrido desde el fin de su mandato por estar en

Crédito foto: Politics and Meetings

Gesto de grandeza y signo de integración y continuidad de un Estado: la presidente Rousseff convocó a todos sus antecesores en el cargo desde 1985 a compartir un evento importantísimo de la agenda de la visita de Barack Obama. José Sarney (foto, derecha), Fernando Henrique Cardoso (3º de izquierda a derecha) y hasta el controvertido Fernando Collor de Melo se sentarán a la mesa en el Palacio de Itamaraty con el mandatario estadounidense.

Lula, en cambio, se excusó. En su entorno dicen que no quiere robarle laureles a Dilma. En meses previos a la asunción de la nueva presidente, se especuló mucho acerca de si la fuerte personalidad y el carisma del dos veces mandatario del Brasil no haría demasiada sombra sobre una sucesora ungida además por él.

Se espera aún la confirmación de Itamar Franco (foto, izquierda), pero se da por descontado que asistirá.

Alegando "preocupaciones sobre la realización de un evento al aire libre", el gobierno de los Estados Unidos canceló el acto multitudinario previsto en Cinelandia, en Río de Janeiro. El discurso de Obama al pueblo brasileño será dado finalmente en el Teatro Municipal con la asistencia de 2000 personas.

Última actualización el Sábado, 19 de Marzo de 2011 22:14
 
«InicioPrev1161116211631164116511661167116811691170PróximoFin»

Página 1170 de 1206