Esclavismo hipócrita: "Los médicos cubanos tienen 'disposición de continuar' en Kenia pese a los sec

La dictadura cubana dijo este viernes que los médicos que mantiene en Kenia ...

Masacre en México Un grupo comando entró a los balazos a una fiesta: hay 13 muertos

Trece personas que participaban de una fiesta fueron asesinadas a balazos por ...

Bolivia: Evo Morales con las encuestas en contra. La oposición, envalentonada

A seis meses de las elecciones generales en Bolivia, el mandatario Evo Morales se ...

Reunião sobre “saída militar” para Venezuela nos EUA conta com presença brasileira

Depois de Donald Trump, presidente dos EUA, afirmar que contra a Venezuela, “todas ...

Cuba


LA ESCASEZ, LA CRISIS Y EL LENGUAJE PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 15 de Abril de 2019 02:46

Imagem relacionada

Por DAGOBERTO VALDÉS HERNÁNDEZ.- 

Cuba vive una nueva etapa de su crisis de siempre. El modelo económico de la empresa estatal socialista y los planes centralizados no funciona y sigue siendo la trinchera escogida para “resistir”. Cuba no tiene liquidez para cumplir sus compromisos financieros internacionales cuya deuda va de negociación en condonación y volver a empezar a incumplir, lo que quiebra la confiabilidad y la inversión extranjera. La falta de libertades y derechos, no solo políticos y cívicos, sino también económicos, sociales y culturales, bloquean internamente a las fuerzas vivas de la sociedad: las productivas y las espirituales.

Junto a esto que se ha llamado “continuidad” que, por otro lado debía tener apellidos como: en el fracaso, en la ineficiencia, en el desastre… concurren, además, las críticas situaciones de los aliados del gobierno cubano: Venezuela, Nicaragua, Argelia, Corea del Norte, entre otros pocos. América Latina ha dado el vuelco a la derecha y al centro. Unasur, Celac y Alba quedan casi desmanteladas.

En esta etapa de crisis gravísima, la escasez es el síntoma más alarmante. Todo escasea, todo aparece y desaparece. El Gobierno y algunos ciudadanos ingenuos echan la culpa de la escasez a los acaparadores, a las paladares y a los intermediarios, cuando la raíz del problema está en que el modelo económico no funciona. Lo ha demostrado ya por demasiado tiempo: 60 años. No hay dudas. Ningún gobierno ha tenido seis décadas con el poder absoluto en la mano y lo que ha conseguido es destruir el país y retrotraerlo a dónde nunca estuvo. Y si a alguien le cupiera alguna duda sobre la causa y la razón de esta crisis que miren a Venezuela, el país de mayor reserva de petróleo del mundo, con todo los recursos naturales y humanos para ser un país desarrollado. Y todo esto regresando o cultivando los mismos vicios del pasado y la misma desigualdad, y la misma inflación y la misma escasez de todo, y la misma angustia cotidiana, y la misma ganas de huir, de escapar, de fugarse a cualquier rincón del planeta.

Esto puede ocurrir en cualquier país y con cualquier sistema, ninguno es perfecto. Lo terrible y amargo es que cuatro generaciones de cubanos hemos perdido los derechos y libertades fundamentales en un experimento con humanos que tenía como objetivo cambiar el sistema, disminuir las desigualdades, desarrollar el país de forma humana y armónica, edificar un modelo de justicia social y fraternidad. Lo triste es que eso nunca llegó, que millones de cubanos han sufrido, llorado y muerto, esperando ver ese día. U otro día en otro sistema en que se lograran esas metas. Todo está peor que antes, pero no que el antes de hace 60 años sino, incluso, que el antes de los años 70 u 80. Es increíble lo peor que se puede poner “la cosa”, cuando ya uno cree que ha tocado el fondo de la crisis.

Pero lo más trágico e irónico de esta crisis profundizada es la represión del lenguaje. Hay un problema de semiótica y filología en el socialismo real: lo que es no es. Y si lo es, no puede llamársele como lo que es. Se inventa un metalenguaje.

Yo diría que para no decir crisis profunda y estructural se impone un eufemismo. Pero esta palabra tampoco es muy adecuada porque según el diccionario “eufemismo proviene de la palabra griegaeuphemo que significa “favorable/bueno/habla afortunada” y que se deriva a su vez de las raíces griegas eu (εὗ), “bueno/bien” + pheme (φήμί) “habla(r)”. Eupheme era originalmente una palabra o frase usada en lugar de una palabra o frase religiosa que no debía pronunciarse en voz alta; etimológicamente, eupheme es el opuesto de blasfemia (habla endemoniada).” Y crisis estructural no es ni buena, ni favorable, ni afortunada ni religiosa. Es un desastre. Quizá se acerque más a la realidad la “blasfemia”.

En efecto, en asamblea reciente de un organismo provincial una persona que estaba dirigiendo “bajo” claramente la orientación: “Compañeros, a esto no se le puede llamar “período especial”. Vamos a tener dos o tres años muy duros, pero hay que resistir.” De modo que no se puede usar el eufemismo inventado en los 90 que ya llamaba especial a un período crítico. Tampoco se puede mencionar estas dos palabras, hay que inventar otras: “situación compleja”, “coyuntura internacional”, guerra de cualquier cosa: económica, eléctrica, mediática… pero guerra. Pero no “período especial”. Así fueron de terribles aquellos años de los 90. Así fue de insufrible e indescriptible aquel período calificado por la manipulación semántica como “especial”. Si tan especialmente inhumano que se convirtió en una palabra maldita aún la inventada como paliativo lingüístico. Ya sabemos, estos sistemas cambian el lenguaje y le tuercen la nuca significante. Y ya en esa asamblea no solo se niega que haya un período de crisis sino que se prohíbe llamarle “especial”. Se miente por partida doble: escondiendo la realidad que todo el mundo desmiente al salir de la placita o de la largas y violentas colas; y se miente no llamando a las cosas por su nombre propio: crisis humanitaria, desastre económico, fracaso político, desintegración social.

Me pregunto: Entre “período especial”, “situación compleja” y desastre socio-económico-político, cual describe mejor la tozuda realidad que vivimos y que proclama todos los días que regresa la agudización de la crisis porque cayó la indestructible Unión Soviética y no escarmentamos. Seguimos buscando metrópolis de la cual depender, y apareció la Venezuela del socialismo del siglo XXI (que es idéntico al del siglo XX) y mientras duró allí el proceso de desintegración, vivimos nosotros aquí otra vez de una economía dependiente del petróleo ajeno. Otra vez fracasó el experimento en el siglo XXI y otra vez Cuba cae en la crisis del dependiente, del que no quiso ser independiente o mejor, interdependiente en un mundo globalizado en el que nadie, ningún país o bloque regional pueden vivir aislados.

Esconder lo que nos confiesa la cruda realidad es peor que la misma crisis. Porque no hay nada más injusto e inhumano que mentir para mantener una tranquilidad falsa y mediática que solo se puede vivir dentro del televisor porque ya se descubre y asoma nuevamente en las reducidas hojas de los periódicos del Partido. Y cuando la crisis llega a la propaganda y sus medios, entonces la crisis es más profunda y grave de lo que podemos sospechar. Así lo expresa Martí: ¨ ¿A qué palabras, en tiempos de hechos? Lo que se hace es lo que queda, y no lo que se dice. La lengua es fofa, y el brazo es membrudo.” (El Diario de la Marina. New York. 1894, noviembre 10. Tomo 3. p. 352)

El remedio está en vivir en la verdad. En que la palabra informe los datos de la realidad, porque esconderla supone dos serios problemas políticos: uno, no se confía en que el pueblo pueda asimilar otro “período especial” y dos, no se puede contar con el trabajo, el sacrificio consciente y la creatividad de los ciudadanos que es la única fórmula para salir de este callejón oscuro.

O quizá, no se sea aguantable ya pedir otra vez más sacrificios. O quizá, abrir esa brecha supone la pérdida del poder que se llama ahora, en un entuerto semántico mezclado con error gramatical como: “somos continuidad”.

Continuidad de qué, de poder o de la crisis. Del problema o de las soluciones. De los cambios que nunca fueron reales o del atrincheramiento de la plaza sitiada. Lo único que levanta el sitio es levantar la represión de los derechos, levantar el bloqueo de la iniciativa y las libertades económicas, políticas y culturales de todos los cubanos y no tener miedo a que nosotros, todos los cubanos, no vayamos a “saber” cómo reconstruir el país, o lo que es peor nos dejemos “manipular” por el “enemigo” externo. El verdadero enemigo es no confiar en los talentos, capacidades y patriotismo de los cubanos. Ese si es el enemigo y los que no confían lo saben.

Ya lo expresó el apóstol de nuestra libertad plena: “La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla.” (“Ciegos y desleales”. Patria. New York. 1893, enero 28. Tomo 2.  P. 216)

Y Martí también nos dice en la Carta de New York. La Opinión Nacional. Caracas. 1882, marzo 4. Tomo 9. p. 271: “…la palabra tiene alas, y vuela caprichosa, y se entra en mundos ignorados e imprevistos, y aquel que habla en nombre del pueblo, ha de poner rienda doble y freno fuerte a su palabra alada.”

Rienda a la palabra, solución a la crisis, cambio estructural, esa es la salida de la perenne escasez material y espiritual. Cuba puede si puede sacar fuera, a la calle, a la empresa, a las instituciones, la libertad que sufre dentro. Hagámoslo.

Hasta el próximo lunes, si Dios quiere.

MARTINOTICIAS

Última actualización el Sábado, 20 de Abril de 2019 03:41
 
Análisis económico del discurso de Raúl Castro en la Asamblea PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 13 de Abril de 2019 02:15

Resultado de imagem para raul castro habla en asamblea constitucion

 

Por Elías Amor Bravo.- 
Finalmente, Raúl Castro en su discurso en la Asamblea Nacional, con motivo de la proclamación de la constitución comunista ha reconocido, lo que en este Blog se viene diciendo desde hace un año más o menos. La economía cubana no da para más. Los motores que la venían sosteniendo se han apagado, y una cierta sensación de sálvese quién pueda, comienza a extenderse en amplios sectores de la sociedad. Las protestas sociales cada vez son mayores y más extendidas, y esto no ha hecho más que empezar.
Castro, vestido de traje azul y corbata roja (se olvidó todo el mundo de la guayabera) ha dicho, según cita Granma, “que enfrentamos dificultades adicionales y que la situación pudiera agravarse en los próximos meses. No se trata de regresar a la fase aguda del período especial de la década de los años 90 del siglo pasado; hoy es otro el panorama en cuanto a la diversificación de la economía, pero tenemos que prepararnos siempre para la peor variante”.
Claro que no se puede regresar al “período especial”, porque ya no estamos en 1994. El reloj del tiempo solo va en una dirección. Eso lo debería saber alguien que tiene tantos años y que ha visto ya tantas cosas en su vida. Pero si algo tiene que tener claro es que las dificultades que afronta la economía cubana no son adicionales, son las mismas de siempre, las que todos los cubanos conocen y han experimentado durante 60 años, y además tienen mucho que ver con las raíces torcidas de la naturaleza del modelo económico impuesto por la fuerza a los cubanos. La realidad es que, aun cuando el panorama es distinto, la situación puede ir a mucho peor, porque no se adoptan las medidas necesarias para salir del círculo vicioso de la economía. Eso es lo más grave.
Ya no se puede esconder o disfrazar el desastre de la gestión de la economía. Se reconoce públicamente, y además, se pide, y vuelvo a citar, “es necesario que estemos alertas y conscientes de que enfrentamos dificultades adicionales y que la situación pudiera agravarse en los próximos meses”. Un mensaje que parece ir más dirigido a los inversores extranjeros locales que al pueblo cubano, que ya conoce de esta situación, porque la ha vivido en muchas otras ocasiones.
Según el dirigente comunista, la receta que quieren poner en marcha es la misma de siempre “es preciso redoblar los esfuerzos por incrementar las producciones nacionales, en particular la de alimentos, revisar todos los gastos para suprimir los no imprescindibles, elevar la eficiencia en el uso de los portadores energéticos, especialmente los combustibles, lo que incluye acabar con el robo existente y asumir el ahorro como una firme línea de conducta de los dirigentes desde la nación hasta la base y los compatriotas en general”. Todo muy básico y muy genérico, sin ir al origen del problema y a las soluciones que son necesarias y urgentes.
Que diga cómo se pueden “redoblar esfuerzos” en una economía en que los agentes económicos carecen de motivaciones para hacer las cosas mejor. El trabajador por cuenta propia o el botero al que suben los impuestos o las penalizaciones, ¿qué esfuerzos va a redoblar?. Que diga públicamente que gastos del presupuesto va a suprimir, tal vez las inversiones en infraestructuras, que son las más bajas de América Latina, o los gastos en educación y sanidad. Porque los gastos del presupuesto militar, los de defensa, policía y seguridad no se reducen, sino que aumentan. Y que diga cómo se puede elevar “la eficiencia de los portadores energéticos” cuando la economía es intensiva en el consumo de derivados del petróleo, que pronto tendrá que comprar a precios internacionales y no subvencionados de Venezuela. Que diga, en definitiva, cómo pueden los cubanos ahorrar en un país con los salarios y pensiones más bajos del mundo, y en el que el poder adquisitivo de la población apenas da para medio pollo por persona al mes.
Lo peor de todo es que no se ha escuchado en el discurso de Raúl Castro ningún reconocimiento de los graves errores cometidos por la llamada “revolución” en la dirección económica del país. Al contrario, en un determinado párrafo de la intervención reivindica y hace suyos, como fuentes de derecho, las atrocidades cometidas por el comunismo contra la sociedad y la economía cubana. Y cito otra vez, textualmente, sus palabras“la revolución fue fuente de derecho, fue ella quien les dio la tierra a los campesinos, la que garantizó el acceso gratuito y universal a la educación, la que puso la salud pública al servicio de los ciudadanos, la que garantizó la igualdad de los cubanos, la que nacionalizó con el respaldo popular las grandes propiedades en manos de compañías extranjeras que explotaban a nuestros compatriotas".
¿Fuente de qué? La revolución trastocó y llevó a la indigencia a centenares de miles de personas que perdieron sus activos, sus planes de ahorro, sus depósitos, sus tierras, sus empresas y negocios, después de una larga vida de trabajo y esfuerzo. Unas decisiones que trasvasaron todo el capital productivo de la nación al estado totalitario comunista, que a partir de ese momento, por medio de la planificación central y la ausencia de mercado en la asignación de recursos, hizo y deshizo a su antojo. Esa es la “fuente de derecho” de la miseria comunista de la economía cubana que ahora quieren sancionar con una constitución que bloquea cualquier cambio hacia la racionalidad y la modernización de la economía. Una miseria económica de la que nunca se podrá recuperar, que no se puede atribuir a bloqueo ni embargo alguno, como reivindica Castro en uno de los apartados más lamentables de su discurso.
Y dicho y hecho, se despidió diciendo “eso es todo por ahora”. ¿Pero es que hay más?

 

14 Y MEDIO

Última actualización el Jueves, 18 de Abril de 2019 23:22
 
¿Dónde está la FEU mientras la policía golpea a los congoleños? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 09 de Abril de 2019 23:50

Resultado de imagem para La policía cubana reprime estudiantes congoleños en la Habana

Por Yoani Sánchez.-

Por décadas, la prensa oficial cubana ha mostrado en detalles la violencia policial contra manifestaciones estudiantiles por todo el mundo. Así, hemos visto a los antimotines responder con gases lacrimógenos, tonfas y balas de goma a universitarios en numerosos países. Pero el día en que esa escena sucedió en Cuba, los medios nacionales no la transmitieron.

Este lunes, un impresionante operativo represivo arremetió contra decenas de estudiantes congoleños en la Facultad de Ciencias Médicas Salvador Allende de La Habana. Los jóvenes llevaban días protestando por el impago de sus estipendios y las malas condiciones de los albergues. La situación llegó a su máxima tensión cuando trasladaron la protesta desde las afueras de la embajada de su país hacia el campus universitario.

Las imágenes son apabullantes. A la escuela llega una gran cantidad de vehículos militares y policiales. Los uniformados vienen acompañados de perros y caen sobre los jóvenes desarmados

Las imágenes son apabullantes. A la escuela llega una gran cantidad de vehículos militares y policiales. Los uniformados vienen acompañados de perros y caen sobre los jóvenes desarmados. Un policía desenfunda su arma y le apunta a un estudiante, mientras que efectivos de tropas especiales inmovilizan y lanzan al suelo a otros. Todo eso, en medio de los gritos de repudio y llamados a la no violencia que hacen varios alumnos que filman los hechos.

Los vecinos de la zona también narran la crudeza de la respuesta oficial y algunos, que usaron sus móviles para captar los sucesos, fueron detenidos y llevados a estaciones policiales donde les borraron las imágenes que habían guardado en la memoria de sus celulares. A pesar de la intención de eliminar evidencias, en pocas horas los videos de la represión estaban en las redes sociales y la noticia llegaba a las portadas de numerosos periódicos internacionales.

Salen a la luz nuevas imágenes de la violenta represión a estudiantes de El Congo por parte de la policía cubana. Los becarios protestaban por el retraso de dos años de estipendio y las malas condiciones en las que viven en la isla http://ow.ly/8wvI50pCfpx

78 personas están hablando de esto

La desproporcionada operación ha levantado la indignación en muchos, pero no ha provocado ni una sola declaración de condena por parte de la dócil Federación Estudiantil Universitaria (FEU), la oficialista Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) o de ese esperpento sin voz ni voto que es la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE). En ninguna facultad del país este martes los estudiantes hicieron protestas en solidaridad con los jóvenes congoleños.

Tal pareciera que todo ocurrió en otro país, en una galaxia lejana y ajena, pero la historia nacional nos enfrenta a la realidad de que fue aquí y ya ha pasado antes.

Durante la dictadura de Fulgencio Batista el jefe de la policía, Rafael Salas Cañizares, entró con sus tropas en La Colina habanera repartiendo golpes y miedo

Durante la dictadura de Fulgencio Batista el jefe de la policía, Rafael Salas Cañizares, entró con sus tropas en La Colina habanera repartiendo golpes y miedo. Aquella jornada de abril de 1956 fue considerada una afrenta a la autonomía universitaria y quedó en la memoria histórica de esta Isla como un hecho que no debía volver a repetirse, nunca más. Aquel suceso es mencionado en los libros de texto que se escribieron tras 1959 como una clara evidencia del carácter represivo del régimen batistiano y de la endeblez democrática de la etapa republicana.

Este lunes, uniformados entraron nuevamente con armas en un campus universitario. Maniataron, golpearon y arrestaron a numerosos estudiantes pero las imágenes no se verán en los medios nacionales ni las organizaciones estudiantiles condenarán el hecho.

14 Y MEDIO

Última actualización el Jueves, 18 de Abril de 2019 23:19
 
Cuba: Prohibido decir ‘período especial’ PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 09 de Abril de 2019 04:08

El empeoramiento de la economía se observa ya no solo en la “escasez en las tiendas dolarizadas”, sino en la falta de productos subsidiados de primera necesidad como el pan y los huevos. (14ymedio)

Por MARCELO HERNÁNDEZ.-

Las autoridades cubanas han dado a los funcionarios instrucciones de evitar el concepto período especial cuando se dirijan a los ciudadanos, según han revelado a 14ymedio fuentes en organismos estatales.

"Reunieron a los cuadros administrativos para comentar que vienen momentos muy difíciles", cuenta a este diario un trabajador de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria en Pinar del Río. "Fue un encuentro con directivos del Minal que vinieron de La Habana en el que puntualizaron que no podíamos usar en las comunicaciones con la población la frase 'período especial'".

En los años 90, el Gobierno insistió en definir la grave situación económica de la Isla como período especial en tiempos de paz para evitar las palabras crisis o colapso económico. El eufemismo generó numerosos chistes y juegos de palabras, pero finalmente se impuso incluso en los titulares de la prensa extranjera y la identificación ha resultado tan clara que ahora es el concepto a evitar.

"Nos dijeron que son tiempos de cuidar mucho lo que se dice para evitar crear alarma o darle armas al enemigo para su propaganda contra Cuba"

"Nos dijeron que son tiempos de cuidar mucho lo que se dice para evitar crear alarma o darle armas al enemigo para su propaganda contra Cuba", agrega el empleado del Minal en Pinar del Río. "Pero también aclararon que tendremos serios problemas con la importación de materia prima en los próximos meses, que afectarán varias producciones, entre ellas las de la Fábrica de Refrescos Los Portales, en el municipio de Guane".

En el ámbito informativo sucede lo mismo. Un recién graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (FCOM) que trabaja en una emisora de radio, explica que existe la "orientación desde arriba" de evitar el uso del sintagma período especial.

"Nos han dicho que debemos usar frases como 'tensión económica' o 'dificultades con la llegada de materias primas' pero siempre con un enfoque optimista y dejando claro que va a superarse en los próximos meses", explica.

El joven sostiene que los reporteros y guionistas han sido instados en varias reuniones a subrayar "los desafíos y retos" que tiene ante sí la economía de la Isla pero "evitar el uso de frases pesimistas que puedan provocar nerviosismo".

En las últimas semanas, en la emisora radial donde trabaja han recibido numerosas llamadas de oyentes molestos por la carestía de productos básicos como aceite, pollo y huevos, pero la respuesta que deben dar es que "se trabaja en la solución de esos problemas", revela el periodista. "Hay que transmitir optimismo, nos han dicho", recalca.

Los reporteros y guionistas han sido instados en varias reuniones a subrayar "los desafíos y retos" que tiene ante sí la economía de la Isla pero "evitar el uso de frases pesimistas que puedan provocar nerviosismo"

La cautela de los profesionales de la información que trabajan en medios oficiales resulta justificada. En la década pasada un comentarista deportivo aseguró en la televisión oficial que el Período Especial no había terminado y eso provocó una airada reacción de Fidel Castro, quien escribió una de sus acostumbradas reflexiones desmintiendo ese enfoque.

El economista Carmelo Mesa Lago recuerda en un reciente texto que "entre 1960 y 1990 Cuba recibió 65.000 millones de la URSS, dos tercios de los cuales no era reembolsable; esta ayuda fue superior a la recibida por toda América Latina durante la Alianza para el Progreso". Con el fin del apoyo soviético, "ocurrió un marcado declive en todos los indicadores económicos y sociales".

Casi tres décadas después del comienzo de la crisis de los 90, el Gobierno no ha anunciado oficialmente el final de una etapa que en el imaginario colectivo está asociada a los apagones eléctricos, la escasez de comida y los problemas para transportarse. El uso de "especial" aludía a las medidas tomadas por Fidel Castro en aquella época destinadas a amortiguar los efectos de la depresión aparcando algunas fórmulas de la economía centralizada. Se permitió la circulación del dólar, la inversión extranjera, la llegada de remesas y la reaparición de un emergente sector privado.

Tras ese momento en que se tocó fondo, la ayuda proveniente de Venezuela permitió desde inicios de este siglo reflotar la economía de la Isla. A pesar de eso y tras dos congresos del Partido Comunista de Cuba, la designación de un nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros y hasta la ratificación de una nueva Carta Magna, no se ha decretado el Período Especial como una etapa superada.

Las señales de que la economía cubana podría derivar en una crisis similar se han acentuado en los últimos meses, como reflejan informaciones aparecidas en la prensa independiente o internacional

Las señales de que la economía cubana podría derivar en una crisis similar se han acentuado en los últimos meses, como reflejan informaciones aparecidas en la prensa independiente o internacional, tras la disminución de los envíos petroleros desde Venezuela, el congelamiento del crédito para nuevas exportaciones desde Brasil y el fin del programa Mais Médicos en ese país suramericano.

Algunos economistas advierten que la situación dista mucho de la surgida en los años 90, debido al fortalecimiento del turismo, de la inversión extranjera y de la existencia de más de medio millón de trabajadores por cuenta propia, pero en las calles cubanas las palabras período especial comienzan a escucharse cada vez con más frecuencia, aunque los medios oficiales y los funcionarios estatales tengan prohibido decirla.

14 Y MEDIO

Última actualización el Domingo, 14 de Abril de 2019 14:24
 
¿Desde cuándo y hasta cuándo Cuba incumplirá la producción de azúcar? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 09 de Abril de 2019 03:57

Por DIMAS CASTELLANOS.- 

Producir 1.700.000 toneladas de azúcar y hacerlo con eficiencia es el objetivo declarado de la actual zafra azucarera. Lo optimo —explicó el presidente del grupo empresarial AZCUBA— es arrancar el 1 de noviembre y terminar el 10 de abril.

El 25 de octubre de 2018, el segundo secretario del Partido Comunista (PCC), José Ramón Machado Ventura, dijo: "Habrá que moler toda la caña posible, en cifras estimadas superiores a la anterior contienda". El 2 diciembre planteó: "La actual zafra azucarera tiene que ser mejor que la anterior, porque el país lo necesita...". Y al día siguiente enfatizó: "Hacer una buena zafra es cuestión de sí o sí, no hay más opciones".

Todo quedó listo para la "victoria": el compromiso y la consigna.

El 1 de noviembre se inauguró la molienda en el central Argeo Martínez, de Guantánamo. El 31 de diciembre, al concluir la llamada zafra chica, se habían producido 250.000 toneladas y diez de las 15 provincias rebasaron sus cálculos. "El resultado —dijo el comunicador institucional de AZCUBA— tiene un sabor más dulce por la implantación de un récord para la etapa".

El augurio se esfumó. El 28 de febrero hubo que reprogramar el plan. Se paralizaron centrales ineficientes, se reordenó la vinculación en la entrega de caña entre ingenios y provincias y se reforzaron los controles en los centrales. Entrado el mes de marzo, el vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Salvador Valdés Mesa, tuvo que pedir un aporte adicional a los azucareros de Cienfuegos: "Es necesario ese extra, pues se registran complicaciones técnicas en el extremo oriental del país".

Ante la inminencia del incumplimiento y el peligro de extender la zafra hasta el mes de mayo, Machado Ventura dijo en Sancti Spíritus: "Aquí no se puede contar con mayo", y explicó que a pesar de lo tensa de la situación, esa provincia podía cumplir su plan de azúcar, aunque aclaró: no el original, pero si el reprogramado.

En el encuentro de los primeros secretarios de los comités provinciales y municipales del PCC y los presidentes provinciales y municipales del Poder Popular, los días 11 y 12 de marzo, elpresidente de AZCUBA informó: "hasta la fecha se ha molido menos caña de la que se planificó y el plan se cumple al 82%". Entre las causas señaló roturas e interrupciones, retraso en la llegada de piezas de repuesto y neumáticos, ineficiencia y lluvia en algunas regiones del país.

El 20 de marzo, en un encuentro para evaluar la marcha de la zafra, el presidente Miguel Díaz-Canel dijo: "se debe trabajar para aprovechar al máximo el rendimiento en lo que resta de marzo y el mes de abril […] No se puede perder ni un día".

El incumplimiento tendrá un impacto. Cualquier reducción en las 920.000 toneladas destinadas a la exportación afectará las menguadas importaciones. Por tanto, la escasez actual de productos que provienen del exterior se agudizará.

Una mirada retrospectiva muestra que:

  • En el siglo XVII el azúcar ocupaba el primer lugar en el valor total de las transacciones comerciales. A fines del siglo XIX se producía un millón de toneladas, seis millones en 1948 y 7,13 millones en 1952.
  • En 1970 se intentó producir 10 millones de toneladas. La consigna "ni una libra menos", se convirtió en 1,5 millones menos. En el año 2001 la producción bajó hasta 3,5 millones. Entonces se designó a un general al frente del Ministerio del Azúcar. Sin embargo, la zafra 2002-2003 solo alcanzó 2,1 millones de toneladas, la de 2004-2005, 1,3 millones y la de 2009-2010 tocó fondo: 1,1 millón de toneladas: la peor de los últimos 100 años.
  • En 2011 el Ministerio y el general fueron sustituidos por AZCUBA. Se proyectó un crecimiento anual del 15%, para alcanzar 2,4 millones de toneladas en 2015.
  • La zafra 2011-2012 se incumplió. La de 2012-2013 planificada para 1,7 millones de toneladas, no se logró. La de 2013-2014, anunciada como la mejor de la última década tampoco se logró, con lo cual el proyecto de 2,4 millones para 2015 se fue a bolina. Igual suerte corrieron las zafras de 2016-2017 y la de 2017-2018, que por los fenómenos climatológicos regresó a algo más de un millón de toneladas.

Los factores climatológicos, la deteriorada maquinaria industrial y agrícola, la incontrolable corrupción y la incapacidad de jefes y administradores conspiran contra la producción azucarera. Sin embargo, las principales causas del fracaso sostenido —la subordinación de la economía a la ideología, la actual estructura de la propiedad, la falta de autonomía de los productores y los bajos salarios, cuya raíz es la economía estatizada y planificada— han sido refrendadas en la Constituciónque entrará en vigor el próximo 10 de abril.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 17 de Abril de 2019 04:25
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 321

LA ESCASEZ, LA CRISIS Y EL LENGUAJE

Indicado en la materia

Por DAGOBERTO VALDÉS HERNÁNDEZ.-  Cuba vive una nueva etapa de su crisis de siempre. El modelo económico de la empresa estatal socialista y los planes centralizados no funciona y sigue siendo la...

Análisis económico del discurso de Raúl

Indicado en la materia

  Por Elías Amor Bravo.-  Finalmente, Raúl Castro en su discurso en la Asamblea Nacional, con motivo de la proclamación de la constitución comunista ha reconocido, lo que en este Blog se viene di...

¿Dónde está la FEU mientras la policía g

Indicado en la materia

Por Yoani Sánchez.- Por décadas, la prensa oficial cubana ha mostrado en detalles la violencia policial contra manifestaciones estudiantiles por todo el mundo. Así, hemos visto a los antimotines responder con ga...

¿Desde cuándo y hasta cuándo Cuba incump

Indicado en la materia

Por DIMAS CASTELLANOS.-  Producir 1.700.000 toneladas de azúcar y hacerlo con eficiencia es el objetivo declarado de la actual zafra azucarera. Lo optimo —explicó el presidente del grupo empresarial AZCUBA— es arrancar el...

2019, El problema venezolano: Cuba “empu

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En las condiciones actuales, no es difícil percatarse que re-direccionando los golpes (militares, sanciones, conversaciones bajo la mesa, etc.) asestarlos contra la Cuba castrista, porque resultaría en ...

El fracaso de la “ingeniería social” mar

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Es fundamental comprender que el carácter científico de una disciplina no viene asociado a aspectos voluntarísticos, como pretende el marxismo hacer con su filosofía, basado en lo cu...

Cuba, Venezuela y el socialismo derrotad

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En la Cuba castrista queda sólo una caricatura, donde el rey está cada vez más desnudo. El sucesor de la dinastía de los hermanos Castro, Miguel Díaz ...