La dictadura castrista prohíbe a Berta Soler salir de Cuba

El Gobierno ha impedido este martes salir del país a Berta Soler, ...

OEA aprueba celebrar su Asamblea en Ciudad de México entre el 19 y 21 junio

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó hoy por consenso celebrar su ...

El chavismo pide al Supremo anular el apoyo del Parlamento a la Carta Democrática

El bloque parlamentario del chavismo solicitó el miércoles al Tribunal Supremo de ...

El ministro de Defensa vincula el ataque en Londres al ‘terrorismo islamista’

El ministro británico de Defensa, Michael Fallon, dijo el jueves que el ...

Senado chileno apoia proposta de suspensão da Venezuela na OEA

O senado do Chile apoiou nesta quarta-feira a proposta de suspender a Ve...

Artigos: Mundo
Putin sabía anticipadamente del ataque con armas químicas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 06 de Septiembre de 2013 17:18

Por Huber Matos Araluce.-

Siria es un país clave en el conflicto geopolítico del Medio Oriente entre Rusia, Irán y China contra Occidente, especialmente contra los Estados Unidos.  El propósito de estos tres países es desplazar la influencia norteamericana de la zona y tienen posibilidades de lograrlo.

Sin Assad en Siria el poder iraní se retrocedería en forma considerable,  Hezbolá se quedaría sin su cordón umbilical  y los shiitas en Irak tendrían que medirse.  Rusia y China  perderían la partida.

No olvidemos también que en Siria Rusia tiene su única base naval fuera de su territorio y la única en el mediterráneo.


Es muy difícil creer que el gobierno de Vladimir Putin, un ex agente de la KGB soviética, no tiene ojos y oídos en Siria vigilando en detalle lo que sucede.  No tendría sentido que Putin no estuviera  informado de primera mano sobre los preparativos en los días previos al ataque químico.


Es igualmente difícil creer que Bashar al-Assad tomaría  la decisión de lanzar un ataque de armas químicas contra barrios sunitas en Damasco sin haberlo conversado con Rusia, su principal aliado y única potencia armada global que lo respalda hasta el punto de bloquear una decisión del Consejo de Seguridad de la ONU. Es esos niveles hay protocolos de correspondencia que no se pueden violar a riesgo de una ruptura muy costosa.

¿Por cuál razón Assad usaría armas químicas en un momento de la guerra en que ha estabilizado su situación militar y ha logrado avances sobre los rebeldes?  Lejos de estar en una posición desesperada el régimen sirio ha podido sostenerse durante dos años y medio y son los rebeldes quienes parecen haberse estancado.

Además, la presencia entre los rebeldes de unidades vinculadas directamente con Al Qaeda es razón de preocupación en los países occidentales con potencial para debilitar el esfuerzo contra Assad.

Alguna razón poderosa debe haber impulsado a Assad y a Rusia, sin excluir a Irán y a China, a arriesgarse usando armas químicas y la misma razón debe haber motivado a Putin a respaldarlo en forma secreta y luego apoyarlo públicamente como lo viene haciendo en la prensa y en la ONU.

Además por que lanzar este ataque exactamente dos semanas antes de la reunión del G 20 en Rusia. 

¿Es que querían que Barak Obama hiciera el ridículo ante el mundo?

Sin dudas lo han logrado.  Pero hay algo más.

Obama no se cansa de prometer que es un ataque limitado y que no se usaran tropas.  Es casi como pedir permiso y  pedir perdón al mismo tiempo. No quiere perder más credibilidad personal y tiene que evitar que los Estados Unidos proyecte la imagen de un gigante irresoluto y temeroso.

Hasta Assad se burla del ataque que le pueden lanzar y dice que está preparado y sobrevivirá. Al mismo tiempo que Irán y Hezbolá amenazan a Occidente con una conflagración en la región y con responder en cualquier parte del mundo.  Toda una matonería bien montada. ¿Fue casualidad?  ¿Un mal cálculo de Assad?

¿Es que están sentando un precedente que le permitirá a Irán continuar con su desarrollo de armas nucleares sin mucha preocupación por un futuro ataque estadounidense?

Si ante el continuo desarrollo nuclear en Irán Obama también tiene que prometer un ataque limitado y sin uso de tropas, el poder persuasivo de los Estados Unidos pasó a la historia.  No hay duda de que el presidente norteamericano se encuentra en una situación en extremo difícil. 

No es de extrañar que los ingleses y la mayoría de los estadounidenses no quieran apoyar un ataque contra Siria por limitado que sea.  No son nada más los recuerdos de Afganistán e Irak lo que los frena.

Hay una situación económica difícil tanto en Europa como en los Estados Unidos y las familias están más preocupadas por su economía que por los asuntos mundiales.  No quieren un retroceso ante el débil crecimiento que se ha logrado.  Si hubiera abundancia la actitud sería diferente. Los dirigentes políticos occidentales tienen muy en cuentan los votos.

Pensar que Vladimir Putin no estaba al tanto, como estaban los servicios de espionaje de los Estados Unidos, de los movimientos preparatorios al ataque químico del 21 de agosto exige un alto nivel de ingenuidad.  Creer que Putin no fue informado y consultado previamente sobre este asunto es pecar de candidez.

Rusia, Irán y Assad  le hicieron jaque a Obama, el juego no ha terminado pero Washington está en aprietos.

 
China y EE.UU. en Latam: ¿quien gana? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 14 de Agosto de 2013 20:06

Por Peter Hakim.-

Latinoamérica no fue sujeto especial de atención, si es que la tuvo,  en la Cumbre de EE.UU. – China celebrada el mes pasado en California.  A pesar de que el Presidente chino Xi Jinping,  el Presidente de EE.UU., Barack Obama, y el Vicepresidente Joe Biden, todos ellos, viajaran a Latinoamérica el mes pasado con considerables coincidencias en sus itinerarios, lo que pasa es que, sencillamente,  la región no es un tema prioritario para cualquier país. No hay ningún conflicto serio entre China y Estados Unidos relacionado con Latinoamérica. Ni hay evidencias de que los EE.UU. estén especialmente atribulados por la rápida escalada de la presencia de China—o de que los dos países se consideren como adversarios o rivales, que pugnan por el poder, recursos o  aliados en la región.

 

(Infolatam).- En sendos artículos del Miami Herald, Obama y Biden repitieron similares mensajes: por ejemplo, que los EE.UU. obtienen un gran beneficio con una Latinoamérica próspera

Xi efectivamente explicó esta ausencia de conflicto y polémica cuándo  dijo en México que “cuanto más desarrollo en Latinoamérica, mejor  para China”.  En sendos artículos  del Miami Herald, Obama y Biden repitieron similares mensajes:  por ejemplo,  que los EE.UU. obtienen  un gran beneficio con una Latinoamérica próspera. Este mensaje explica por qué ambos,  EE.UU. y China,  tienen, -  y aparentemente así lo hacen-  que dar la bienvenida a los acuerdos  comerciales de cada uno con América Latina.

Hay un amplio consenso—en Washington y en la región—de que el comercio de China, y más recientemente la inversión y los créditos, han sido claves en el dinámico crecimiento económico latinoamericano de la última década. Según el Banco Mundial, el FMI, y prácticamente todos los analistas de Wall Street, las importaciones chinas han generado un fuerte viento de cola propulsor del crecimiento de la región. Una profunda o prolongada disminución de las compras de China sería un golpe duro que se acusaría inmediatamente.

El comercio de China con Latinoamérica aumentó desde 15 mil millones de dólares en el año 2000, a alrededor de 200 mil millones en el último año. Es cierto que México y unos cuantos otros países han perdido terreno al apoderarse China  de parte de sus  mercados internacionales, particularmente en EE.UU. y Latinoamérica. Pero esto es el resultado de la expansión industrial de China y del comercio global, no de su implicación específica en Latinoamérica. Y México está recuperando ventas con el incremento de los salarios chinos ya que se ha hecho más competitivo.

Igualmente China es bien consciente de cuánto depende la prosperidad de Latinoamérica del acceso a los mercados, las inversiones, la tecnología y las remesas de EE.U… Es por esto que  11 de los 18 países latinoamericanos han firmado acuerdos de libre comercio con los EE.UU. (China tiene tres acuerdos similares con Chile, Perú, y Costa Rica—todos ellos socios de EE.UU.)  Los dirigentes de China saben que cualquier debilitamiento del papel de los EE.UU. en Latinoamérica disminuiría las exportaciones de China a la región y la harían mucho menos atractiva para las nuevas inversiones de China.

No hay que negar que EE.UU. y China están compitiendo por mercados y oportunidades de inversión en Latinoamérica, pero por vías tan lejanas que la competencia no resulta muy diferente que con Europa o Japón. Seamos sinceros, la preeminencia económica de EE.UU. en la región ha decaído, mientras que la presencia de China ha aumentado desde hace ya tiempo.  Hace doce años un 55 por ciento de las importaciones latinoamericanas provenían de EE.UU. En el último año EE.UU. supuso sólo aproximadamente un tercio de las importaciones de la región.

 

La visita de Xi a Latinoamérica pareció para ser puramente económica

La participación de China en el comercio de Brasil, Chile, y Perú ha superado al de los EE.UU., y ocupa muy de cerca un segundo puesto en Colombia y Argentina. Pero  aunque la participación de EE.UU. en el mercado de Latinoamérica haya disminuido en un 40 por ciento desde el año 2000, el valor absoluto de las exportaciones de EE.UU. a la región se ha duplicado y las inversiones se han disparado, creciendo significativamente mucho más deprisa que las exportaciones al resto del mundo. El hecho es que las grandes compras chinas de commodities en Latinoamérica está haciendo de la región un cliente más potente y mejor para los productos de EE.UU.

En resumen, Washington tendría que continuar dando la bienvenida a la presencia activa y en expansión de China en Latinoamérica, tanto como China tendría que celebrar  un fuerte rol de EE.UU. en la región. Lejos de ser perjudicada por China en Latinoamérica, la economía de EE.UU. se ha beneficiado más que nunca en su comercio y sus inversiones en la región.  Un dato, China se ha centrado principalmente en objetivos económicos y ha demostrado poco interés en objetivos políticos o de seguridad.

La visita de Xi a Latinoamérica pareció para ser puramente  económica. Algunos observadores, aun así, sugirieron que su visita a tres vecinos de EE.UU. y socios de comercio preferente—México, Costa Rica, y Trinidad y Tobago—era, en efecto, una intrusión sobre el terreno de EE.UU. y debería ser entendido como un reto político a Washington,  quizás incluso como una señal de la preocupación de China por la decisión del gobierno de Obama de reforzar el perfil de EE.UU. en Asia. Quizás. Pero los tres destinos de Xi  son también socios importantes para China.  Si China decide financiar el muchimillonario proyecto de un canal nuevo a través de Nicaragua, mi suposición es que los bancos y las empresas d EE.UU. se apresurarán para participar también  y habrá abundancia de beneficios alrededor.

Por último, Latinoamérica ha logrado tener una situación de win-win  con China y con los EE.UU., y con pocas excepciones, con su propia región —y  permanecerá así durante algún tiempo. Esta es una de las razones por las que la región no estuvo en el orden del día de Xi y de Obama en California.

Tomao de INFOLATAM

 
Caso Snowden tranca el juego a chavistas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 04 de Agosto de 2013 12:00
Por FABIO RAFAEL FIALLO.-

Si hay algo en que el chavismo ha descollado, es en atribuir a Estados Unidos todo tipo de maquinaciones. El "comandante eterno" veía la "mano del imperio" por doquier. La vio detrás de la independencia de Kosovo; detrás de las protestas de los tibetanos contra el gobierno central chino. La vio de nuevo en el terremoto de Haití. Hasta terminar atribuyéndole al "imperio" el cáncer que lo llevó a la tumba.

Los herederos de Chávez no se han quedado atrás en la puja de denuncias de conspiraciones yanquis, arguyendo en cada ocasión poseer pruebas que paradójicamente siempre se abstienen de presentar.

Ante tal avalancha de imputaciones, es sorprendente que los chavistas hayan dejado pasar una hipótesis que de absurda no tiene nada, a saber: la posibilidad de que el espía Edward Snowden, que ellos tanto alaban, esté actuando, no por principios humanistas como él afirma, sino conforme a un plan de Estados Unidos.

Sin duda, las declaraciones de Snowden ponen en aprietos a la administración estadounidense. Sin duda, el escándalo así causado brinda la ocasión para que regímenes autoritarios y dictatoriales, enemigos de EEUU, se erijan en profesores de moral.

Pero si se escudriña fríamente, lo que ha develado Snowden no contiene ningún detalle concreto que pueda calificarse de estremecedor.

Sus revelaciones no hacen sino confirmar que el espionaje norteamericano tiene como objetivo principal impedir nuevos atentados terroristas como los del 11 de septiembre.

Las revelaciones muestran igualmente que dicho espionaje intenta también conocer los objetivos de otros países en materia de negociaciones comerciales. Aquí tampoco hay nada nuevo: todos los países industriales hacen lo mismo, cada uno con los medios a su alcance [1].

Si hay algo que caracteriza las confidencias de Snowden, es la exigüidad de las mismas.

Como señala el columnista Charles Lane del Washington Post, Snowden no ha mencionado un solo caso en que los programas de espionaje de EEUU hayan perjudicado a alguien [2] (lo que no significa que esos casos no existan). Por otra parte, como destaca el New York Times, escuchar conversaciones de residentes de otros países, como Snowden alega, no viola la legislación estadounidense [3].

Comparados a las revelaciones del agente de la CIA Philip Agee a propósito de los vínculos entre EEUU y las dictaduras militares latinoamericanas en los años 60, o a las de Daniel Ellsberg, analista militar que dio a conocer los Papeles del Pentágono, documentos ultra confidenciales sobre la toma de decisiones durante la guerra de Vietnam, o a los millares de informes secretos suministrados por el soldado Bradley Manning a Wikileaks, los datos develados por Snowden adolecen de superficialidad.

La parquedad de Snowden justifica pensar que está siendo utilizado por los servicios de inteligencia de su país.

Otra señal de que hay gato encerrado: si sus denuncias fueron motivadas por cuestiones morales, ¿por qué solicitar asilo a regímenes con récords execrables en materia de respeto de derechos humanos? ¿Por qué no haber permanecido en Estados Unidos como hizo Daniel Ellsberg, cuyos abogados lograron evitarle la prisión? Ese comportamiento sólo tiene coherencia si lo que está detrás es una velada maniobra de infiltración.

Ahora bien, ¿cuál podría ser el móvil de EEUU al provocar tal escándalo? Muy simple. Los servicios de inteligencia de los regímenes que hoy se deleitan con el caso Snowden ajustarán sus programas de espionaje y sus redes informáticas en función de lo que él les ha dado a conocer. Y si EEUU está detrás de las revelaciones de su espía, habrá logrado que países rivales reformateen sus programas de espionaje de acuerdo a lo transmitido por Snowden. A partir de ese momento, le sería más fácil a EEUU penetrar los programas en cuestión.

Pero, ¿por qué tanto ajetreo, de parte de EEUU, por obtener la repatriación de Snowden? Por dos razones: para dar mayor credibilidad a lo que él está diciendo y para recuperarlo antes de que sus anfitriones se den cuenta de la existencia de una trampa.

Quedaría por dilucidar si Snowden está consciente de participar en una maniobra, o si por el contrario sus empleadores, detectando cierta fragilidad psicológica en él, decidieron aprovechar la misma induciéndolo a saltar al campo contrario.

Esto último no es imposible. Un país que supo montar un programa de vacunación para atrapar a Osama bin Laden puede perfectamente moldear uno de sus agentes e infiltrarlo con el fin de despistar el espionaje de países rivales.

Esta eventualidad les tranca el juego a los chavistas. Pues si continúan ensalzando a Snowden y descartan la hipótesis de que se trata de una maquinación del "imperio", deberían reconocer que sus denuncias de conspiraciones yanquis son menos factibles y menos fundamentadas que dicha hipótesis. Y si realmente creen en los complots del "imperio" que no cesan de denunciar, tendrían que aceptar la hipótesis en cuestión y admitir que podrían estar pecando de ingenuos en el enigmático caso Snowden.


Tomado de EL UNIVERSAL
domingo 4 de agosto de 2013 12:00 AM

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

[1] Renaud Girard, "Les Américains nous espionnent? La belle affaire!", Le Figaro (París), 15-07-2013.

[2] Charles Lane, "NSA surveillance is within democracy's bounds", Washington Post, 15-07-2013.

[3] "Listening in on Europe", New York Times, 02-07-2013.

 
¿Será Francisco el nuevo Moisés de la Iglesia? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 30 de Julio de 2013 00:55

Por Juan Arias.-

En Brasil, la Iglesia —con Francisco como un nuevo Moisés bíblico— ha sido llamada a atravesar su desierto en busca de una tierra nueva para huir de la esclavitud en que la había colocado su alejamiento de la gente.

Es posible que, como Moisés, tampoco Francisco vea a la Iglesia llegar a esa tierra prometida que el sueña, en la que no exista ya la “psicología de príncipes” en los obispos; en la que estos sean pobres de corazón y de bienes; que no suspiren por las cebollas y los cocidos de carne que dejaron atrás y que no vuelvan a adorar los becerros de oro.

La revolución que el Papa ha lanzado desde Brasil a todo el mundo, como ya se esperaba, va en serio. No existen dudas después de su discurso duro, con autoridad, sin concesiones, pronunciado a los representantes de las conferencias episcopales de América Latina y de algún modo a los 3.000 obispos del mundo.

Francisco quiere acabar con una Iglesia que se ha revestido hasta ahora de mil oropeles ideológicos que poco tienen que ver con la sencilla, y a la vez exigente, propuesta evangélica.

Ha desnudado a la Iglesia de las falsas ideologías tanto de izquierdas como de derechas que habían cambiado la idea evangélica del encuentro con los excluidos, de la misericordia sin reservas, del encuentro incluso corporal, físico, con el prójimo, sin miedo al cuerpo, por categorías de sociología o de psicología que acabaron acuñando en la Iglesia una espiritualidad elitista, desencarnada, sin compromiso con su realidad primitiva cuando desafiaba a los ídolos del poder.

Les ha venido a decir a los obispos que la Iglesia no puede continuar como hasta ahora. Que tiene que cambiar de piel, dejar de ser burocrática, olvidarse de los demonios del carrierismo. Les ha dicho que, más que en el mañana de sus vidas, piensen en el hoy de los que sufren ahora y no pueden esperar. “El hoy es la eternidad”, les dijo a los obispos. Y ese hoy y esos marginados de la sociedad son “la carne de la Iglesia”.

Hasta ahora, incluso los papas más abiertos,hablaban siempre de reformar a la Curia, el Gobierno central del Vaticano. Francisco, que deberá hacer también eso y con urgencia, ha propuesto en Brasil una revolución global de la Iglesia.

Cuando habló de la “humildad social”, estaba traduciendo el mandato evangélico de que el mayor se haga el menor para ir al encuentro del prójimo, que es un igual a nosotros.

No sabemos aún cómo los diferentes movimientos de la Iglesia como el Opus Dei, los pentecostalista, los de Comunión y Liberación o los mismos teólogos de la liberación analizarán ahora las graves palabras de Francisco en Río.

Para él no sirven las metodologías liberales ni las marxistas para encarnar el evangelio en la gente. Las ha tachado a todas de ideologías elitistas. Como alternativa a los conceptos políticos de derechas, centro o izquierdas, Francisco ha acuñado para su pontificado una nueva: la de la periferia, que es, les ha dicho a los obispos, donde se deben colocar como “pastores” y no como “príncipes”; como anunciadores de esperanza y no como burócratas o administradores de una empresa o de una ONG.

En cierto modo les ha dicho a los obispos que se dejen de bizantinismo y que salgan a la calle a tomar de la mano a todos los que buscan una ayuda, un consuelo, un consejo o simplemente un hombro donde llorar ese dolor que no hay ideología capaz de consolar.

¿Dejarán a Francisco - que se ha presentado despojado y cercano a la gente, sin las insignias reales del papado -llevar a cabo esa novedad histórica que obligará a la Iglesia a una catarsis colectiva?

¿Lo escucharán y seguirán en esa travesía del desierto? ¿En esa conversión existencial para desnudarse, como hizo el joven Francisco, de su cómoda vida pasada para seguir al pie de la letra el evangelio compartiendo la vida de los sin poder y sin dinero?

Difícil de adivinar. Moisés no llegó a ver la Tierra prometida, pero el pueblo judío consiguió, al final, librarse de la esclavitud de los ídolos.

Tomado de EL PAÍS; ESPAÑA

 
El Papa se hace fuerte en Brasil PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 30 de Julio de 2013 00:56

Artículo de EL PAIS; ESPAÑA.-

Hasta hace cuatro meses, el mensaje de la Iglesia era despacito y buena letra. Ante los graves problemas que amenazaban con socavar los cimientos de una institución milenaria —las denuncias de pederastia, la corrupción económica—, la respuesta indolente de sus altos mandatarios bloqueaba cualquier cambio: “Ese problema ya lo tuvimos en el siglo XIII”. Joseph Ratzinger, anciano y solo, fue aislado convenientemente por la curia romana, que se disputó ferozmente la túnica de su sucesión. Su escandalosa renuncia —el grito de un hombre que jamás había levantado la voz— propició la llegada de Jorge Mario Bergoglio. El papa argentino no solo está decidido a limpiar el Vaticano, sino a utilizar la fuerza que sigue teniendo la Iglesia —representada en los cientos de miles de jóvenes que han participado en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Río de Janeiro— para luchar por un mundo más justo. Su mensaje final a las más de dos millones de personas reunidas en la playa de Copacabana no deja lugar a dudas: “Llevar el evangelio es llevar la fuerza de Dios para arrancar y arrasar el mal y la violencia; para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio; para edificar un mundo nuevo”.

Las imágenes, aunque espectaculares, no alcanzan a reflejar el ambiente de fiesta que rodeó la presencia del papa Francisco en Brasil. Durante casi una semana, a pesar de la lluvia y los problemas de organización, cientos de miles de jóvenes llegados de todo el mundo han participado en las catequesis con los obispos y, sobre todo, en los encuentros con un Papa que, lejos de pedirles mesura, los ha animado a armar jaleo. Si hay que elegir un momento clave, tal vez fue en el encuentro con los muchachos argentinos donde Bergoglio trazó su hoja de ruta: “Quiero que salgan a la calle a armar lío, quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que la Iglesia abandone la mundanidad, la comodidad y el clericalismo, que dejemos de estar encerrados en nosotros mismos. Que me perdonen los obispos y los curas, pero ese es mi consejo…”. De Brasil, el papa Francisco se lleva a Roma el respaldo total de la infantería de la Iglesia para luchar contra “la incoherencia” del Vaticano.

"Quiero que la iglesia salga a la calle a armar lío, que abandone el clericalismo", ha dicho el papa Francisco

El sábado por la noche, al principio de la Vigilia que se celebró en la playa de Copacabana, el Papa volvió a alentar a los jóvenes para que tomen las riendas de su futuro. “Por favor”, les dijo, “no dejen que otros sean los protagonistas de los cambios, ustedes son el futuro”. Por momentos, más que el anciano jefe de una iglesia milenaria parecía un líder radical que agitaba a las masas. Su voz sonaba por los altavoces de toda la avenida Atlántica entre aplausos de los muchachos que ya iban preparando sus sacos de dormir para pasar la noche al raso. “No sean cobardes, no balconeen la vida, no se queden mirando en el balcón sin participar, entrad en ella, como hizo Jesús, y construid un mundo mejor y más justo”.

De nuevo, el Papa construyó su discurso en paralelo. Una parte, destinada a fortalecer la fe ya existente de los jóvenes que, desde todas las partes del mundo, han viajado hasta Río de Janeiro para encontrarse con él. La otra —a menudo más extensa— dirigida a todos los públicos, destinada a quienes desde hace cuatro meses observan, entre sorprendidos e incrédulos, la irrupción en el panorama mundial, no solo religioso, de este Papa con ganas de pelea. En este plano, animó a los jóvenes a no tener miedo de “ir a contracorriente”. Les confió que había seguido “atentamente” las noticias sobre los cientos de miles de jóvenes que en muchas partes del mundo, y últimamente en Brasil, se han manifestado en las calles “para expresar el deseo de una civilización más justa y fraterna”. El papa Francisco ofreció un claro espaldarazo a los indignados: “Son jóvenes que quieren ser protagonistas del cambio. Los aliento a que, motivados por los valores del evangelio, sigan superando la apatía y ofreciendo una respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas presentes en sus países”.

El Papa regresa a Roma más fuerte. Ahora deberá afrontar temas duros, como la reforma del banco del Vaticano

Será muy interesante observar en los próximos meses qué lectura hacen de estos consejos muy claros de Jorge Mario Bergoglio —salir a la calle, armar lío, ser protagonistas del cambio hacia el compromiso social de los gobernantes— los sectores más conservadores de, por ejemplo, la Conferencia Episcopal española, liderada todavía por monseñor Rouco Varela y alineada hasta formar un solo cuerpo con un Gobierno que —por sus obras los conoceréis— camina en la dirección contraria a los postulados y el estilo del nuevo Papa. Rouco y el Gobierno del Partido Popular (PP) siguen poniendo el acento en el infierno —demonizar al contrario, recortar los derechos civiles que la base católica ya había aceptado con tolerancia— mientras que Bergoglio apuesta hasta la saciedad por el encuentro con el distinto y, sobre todo, por el diálogo “sin gratuitas ideas preconcebidas”. Desde Brasil, el Papa regresa a Roma más fuerte. Pero su próximo viaje no será tan placentero. La reforma de la curia y, sobre todo, del banco del Vaticano, se presentan como una auténtica incursión en el lado oscuro.

Tomado de EL PAÍS; ESPAÑA

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 10 de 43