La dictadura castrista prohíbe a Berta Soler salir de Cuba

El Gobierno ha impedido este martes salir del país a Berta Soler, ...

OEA aprueba celebrar su Asamblea en Ciudad de México entre el 19 y 21 junio

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó hoy por consenso celebrar su ...

El chavismo pide al Supremo anular el apoyo del Parlamento a la Carta Democrática

El bloque parlamentario del chavismo solicitó el miércoles al Tribunal Supremo de ...

El ministro de Defensa vincula el ataque en Londres al ‘terrorismo islamista’

El ministro británico de Defensa, Michael Fallon, dijo el jueves que el ...

Senado chileno apoia proposta de suspensão da Venezuela na OEA

O senado do Chile apoiou nesta quarta-feira a proposta de suspender a Ve...

Artigos: Mundo
Debate: Pobre Rusia: ¿de verdad? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 25 de Abril de 2014 15:28

Por José Ignacio Torreblanca.-

Tal y como anunciaba, rebato aquí los argumentos plasmados en mi columna “Pobre Rusia” en la sección impresa del Diario ELPAIS de hoy viernes 25 de abril y doy a los lectores la palabra.*

“Las acciones de Rusia no son más que la respuesta legítima y, por cierto, sumamente contenida, a las constantes humillaciones sufridas por ese país desde que en 1991 decidiera abandonar el comunismo. Depuestas las armas por el eterno rival ideológico y seguro de su supremacía económica y militar, Occidente se ha dedicado a someter y humillar a Rusia de tal manera que nunca pueda volver a resurgir”.

Es posible que Occidente se haya equivocado en muchas cosas, especialmente en lo relativo a los pasos iniciales del proceso de liberalización de la economía rusa. Sin duda que en esos errores pesaron mucho la ideología y los prejuicios. Pero Rusia no ha sido una excepción; el programa liberal y liberalizador estándar del FMI, el Banco Mundial, la OCDE, etcétera (que por entonces se llamaba “Consenso de Washington”) se ha aplicado a decenas de países (desde Bolivia a Polonia, pasando por España y Grecia, en una versión “europeizada”, más recientemente). En la práctica, tanto el FMI como la propia Comisión Europea ayudaron con créditos y programas de asistencia financiera y técnica a Rusia. Véase por ejemplo, el programa TACIS de la UE, al que se destinaron 2.700 millones de euros entre 1991 y 2007. Si esos programas no funcionaron, o funcionaron defectuosamente, no es como resultado de la mala fe, sino de la ignorancia y los muchos errores cometidos.

“Este programa se habría ejecutado valiéndose de una doble pinza formada, en primer lugar, por instrumentos económicos como las inversiones occidentales en los sectores clave de la economía rusa (materias primas e hidrocarburos), pero de forma más profunda y dañina aún mediante la imposición por parte del FMI de un programa de privatizaciones que habría destruido el estado social ruso, socavado las perspectivas de una democracia real y creado una clase de oligarcas corruptos sin más principios que el enriquecimiento personal y el servilismo a Wall Street y la City londinense”.

Es cierto que las privatizaciones y la emergencia de una clase de oligarcas ha sido y es sumamente dañina para Rusia y, también, que Yelstin los encumbró. Pero Yelstin dejó el poder en 1999 [corregido]: Putin ha tenido sobrado tiempo de cambiar el rumbo del país y no lo ha hecho. Sólo ha destruido a los oligarcas que intentaron hacerle competencia política, dando paso a otros más fieles. Este paper de Sergei Guriev (“Dictadores y oligarcas: una teoría dinámica sobre el conflicto en torno a los derechos de propiedad”) lo explica con pelos y señales. ¡Esto sí que es una élite extractiva!

Por lo demás, Rusia tiene un impresionante problema de modernización económica pues no quiere abrirse a la inversión extranjera y prefiere seguir considerando decenas de sectores como “estratégicos”. En lugar de invertir en un estado social de derecho que conceda derechos estables de propiedad a las empresas y derechos ciudadanos a los individuos, Putin se ha dedicado a centralizar el poder, construir una economía exclusivamente basada en las rentas del gas, petróleo, aluminio y otras materias primas y a invertir esos recursos en un impresionante programa de rearme militar. Resultado: la esperanza de vida de Rusia (70 años),  es inferior en diez años a la media de la OCDE, a la altura de Bangladesh. Pero para los varones (64 años) está entre las cincuenta más bajas del mundo (76 años es la media para las mujeres).

“En paralelo al sometimiento económico, Occidente habría seguido una lenta pero inexorable política de aislamiento geopolítico de Rusia. En lugar de disolver la OTAN, que hubiera sido lo lógico teniendo en cuenta la disolución del Pacto de Varsovia, Occidente no cejó hasta que logró que todos los exsocios europeos de la URSS, desde Estonia hasta Rumanía, se integraran en la OTAN. La ambición de la UE no habría sido menor, pues inmediatamente después de la caída del muro absorbió a nada menos que 16 países, muchos de ellos históricos aliados de Rusia o tradicionalmente neutrales, como Austria o Finlandia, creando un mercado interior de 500 millones de habitantes inmensamente rico desde el que imponer las normas y estándares que Rusia debe cumplir si quiere participar en la economía mundial. Y para rematar la jugada, Occidente no sólo machacó al único aliado ruso en la región, Serbia, sino que se dedicó a promover las llamadas “revoluciones de colores” en todo el espacio exsoviético, desde Ucrania hasta Kirguizistán, con el objetivo de lograr aún más aliados para su causa de mantener a Rusia rodeada y sometida”.

¿No tenían derecho los países que recobraron su libertad en 1989-1991 a solicitar su adhesión a la OTAN y a la UE? Fue Rusia, recuérdese la que disolvió la URSS, con toda razón, no Estados Unidos ni la OTAN. Es cierto que, todavía hoy, muchos países especialmente los Bálticos y Polonia se sienten inseguros como vecinos de Rusia. De ahí que busquen el apoyo de la OTAN: ¿pero de quién es la culpa? Francia y Alemania se han reconciliado, si las elites rusas no ven a su país como un miembro más de la comunidad democrática de naciones, ¿qué debemos hacer? Rusia ha tenido todas las oportunidades de asociación con la OTAN y la UE que ha querido, pero las ha rechazado. ¿Por qué? Porque ni la actual élite política ni los oligarcas estarían en el poder si Rusia fuera una democracia de verdad.

“Lo visto en Ucrania estos últimos meses no sería sino el último hito en esta perversa estrategia. ¿Qué más hace falta para unir con una línea recta los tres puntos que constituyen la oferta europea de un acuerdo comercial a Ucrania, el ensalzamiento como héroes a los reaccionarios derechistas del Maidan y el engaño a Yanukovich por parte de los ministros de exteriores de la UE, que le prometieron una transición mientras por detrás organizaban un derrocamiento? ¡No es de extrañar que Putin haya dicho basta! ¿De qué nos sorprendemos? ¿De que los demás pueblos del mundo también quieran un trocito de dignidad?”

En estos meses ha proliferado la especie de que la UE alentó el Maidan y el derrocamiento de Yanukovich con su torpe oferta de un acuerdo de asociación. ¡Pero se obvia que fue Yanukovich el que pidió ese acuerdo! (probablemente porque sus oligarcas veían más posibilidades de corrupción en la apertura a Europa que en la apertura a Rusia - ¿fue la Eurocopa una buena prueba de esto?). Acusar a la UE de incitar una ruptura con Rusia es sencillamente falso. Y menos de conspirar para derrocar a Yanukovich: fueron los ucranianos quienes hicieron la revolución, ahora como en 2004, frente a un régimen corrupto y, al final, asesino. Rusia no tiene interés en una Ucrania democrática, eso nos ha quedado claro. Si es una víctima lo es de la alianza de Putin con los oligarcas sobre la base de una materias primas que deberían servir para construir un estado moderno, no una plataforma de poder basada en la nostalgia de unos y el afán de lucro de otros.

EL APÍS; ESPAÑA

Última actualización el Viernes, 25 de Abril de 2014 15:30
 
La economía mundial bajo la lupa PDF Imprimir E-mail
Escrito por Tomado de INFOBAE   
Jueves, 10 de Abril de 2014 14:45

Por Darío Epsen-

La economía mundial está saliendo airosa tras la gravísima crisis 2008-2009 que llevó al mundo a una inédita recesión. Pero el crecimiento global sigue siendo demasiado débil para ser optimistas. Se deberán aumentar las reformas estructurales, como así también el dinamismo propio de las economías en vías de desarrollo, para encaminarse hacia un crecimiento más rápido y sostenible. Aún queda por completar el programa de reforma del sector financiero; los elevados niveles de deuda de muchos países no ceden; y persiste un fuerte desempleo: Europa tuvo un incremento del cual le ha sido muy difícil encarar una vuelta a la normalidad tal como ocurrió parcialmente en EE.UU.

Por otro lado, hay riesgo incipiente de un nivel demasiado bajo de inflación, con riesgo de deflación tanto en EE.UU. como en Europa que pueda inhibir la demanda, la actividad económica y el empleo. La volatilidad de los mercados también es un tema importante a monitorear debido a la salida del programa de expansión cuantitativa en EE.UU. en un contexto financiero externo menos benigno con una suba esperada de tasas de interés que parece más próxima que lejana a juzgar por las declaraciones de algunos miembros de la Fed.

Otro factor de riesgo a la economía mundial que vemos son las tensiones geopolíticas, que podrían opacar la recuperación vista hasta ahora, en especial por el caso de Ucrania y las represalias económicas a Rusia. Es un hecho que la actividad económica en las economías avanzadas, como EE.UU., la Eurozona y Japón, está mejorando, aunque a diferentes velocidades.

El FMI publicó recientemente su informe semestral Perspectivas Económicas Globales (WEO), con más luces que sombras a nuestro entender. Veamos las estimaciones: la economía global crecería en 2014 un 3.6%, y un 3.9% en 2015, cifras con una ligera corrección a la baja con respecto al pronóstico anterior de enero, lo cual implica una mejora frente a 2013 cuando la expansión global fue de 3.0%.

¿Quién da el impulso? Los mercados emergentes son responsables de más de dos tercios del crecimiento mundial. Pero coyunturalmente, el impulso viene dado por los países desarrollados, a que las economías emergentes y en desarrollo enfrentan nuevos riesgos: las economías avanzadas crecerán en 2014 2.2%, frente al 1.3% del año pasado. Destacamos el buen desempeño de Alemania, que explica en gran parte la fortaleza del Euro actual. EE.UU. crecería al 2.8%, mientras que la eurozona pasará de una contracción del 0.5% en 2013 a una expansión de 1.2% este año.

En cuanto a los países emergentes, las tasas de crecimiento se encuentran como siempre entre las más altas del mundo, en especial las de las economías emergentes de Asia. África subsahariana sigue siendo dinámica pero las condiciones son más complicadas en los países árabes en transición envueltas en un difícil contexto sociopolítico. El FMI redujo su pronósticos de crecimiento para los países emergentes y en desarrollo desde un 5,1% estimado en enero a 4.9%.

Las perspectivas de mediano plazo se han deteriorado aún más para Argentina en un escenario macro que está sujeto a una alta incertidumbre: crecería apenas 0,5% este año y 1% en 2015. Otros países con políticas heterodoxas hoy deben aplicar medidas de corte netamente ortodoxas por las consecuencias en sus economías. Un ejemplo es Venezuela, que experimentaría una caída del 0,5% este año y -1% en 2015. Venezuela cerró 2013 con una inflación minorista del 56,3% y se estima 50,7% de incremento para este año.

tabla art infobae 10 de abril 2014 (1)

Como en muchos otros países, hay cada vez menos margen para aplicar políticas macroeconómicas de apoyo, por lo que las reformas estructurales adquirirán más relevancia de ahora en adelante. Si la economía mundial no se integra, será difícil generar más expectativas. Sanciones a Rusia, problemas climáticos en el hemisferio Norte y continuo desempleo le ponen diversos grados de restricción para alcanzar los objetivos y reforzar la recuperación que se inició en 2010. En la última reunión del Grupo de los 20, se reconoció que mediante la aplicación de medidas de política correctas por parte de los países y la cooperación correcta entre ellos sería posible elevar el crecimiento mundial más de 2% a lo largo de los próximos cinco años.


Última actualización el Jueves, 10 de Abril de 2014 14:48
 
Corea del Norte y Cuba, de un MiG las dos alas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 30 de Marzo de 2014 12:20

Por Boris González Arenas.-

¿Qué razones puede tener el Estado cubano para violar el embargo de armas que la comunidad internacional ha impuesto a la República Popular Democrática de Corea? Cuando el pasado año fue encontrado por las autoridades del Canal de Panamá, en un carguero del país asiático, enterrado bajo miles de sacos de azúcar, un alijo de armas cubanas que incluía dos aviones MiG-21, fue esa una interrogante general.

La inmediata declaración del Gobierno cubano y la divulgación de una nota sobre ello en nuestra prensa oficial, indicaban lo delicado del asunto. Aquella nota aseguraba que las armas presentes en el barco norcoreano eran material obsoleto que se enviaba a Corea del Norte para su reparación. Esa, aunque dudosa, habría sido una razón.

Pero el pasado martes 11 de marzo un informe de expertos de las Naciones Unidas ha hecho público que ese envío viola las resoluciones de Naciones Unidas destinadas a impedir que el país asiático obtenga o exporte algún tipo de armamento. Las armas, asegura el documento, estaban en perfecto estado, habían sido probadas los días previos a su embarque y parte de ellas estaba en su empaque original. Por tanto, la declaración de nuestros medios de prensa era falsa.

Sobre esta conclusión de los investigadores de la ONU nada ha dicho la prensa oficial cubana.

No son tiempos de solidaridad. Aquella solidaridad irracional con que el Gobierno cubano rechazaba emitir, décadas atrás, cualquier explicación por sus actos. Al parecer, el gobierno de Raúl Castro no ha intentado usar este argumento con los expertos de la ONU ni tampoco ha sido mencionado en nuestros medios de difusión. Desde el fin del socialismo este-europeo, la solidaridad ha quedado como recurso retórico o para encubrir la naturaleza del negocio montado por el castrismo con la venta de nuestros médicos a países de la región.

Tampoco son tiempos de esgrimir aquello de "a Cuba no la fiscaliza nadie" con que Fidel Castro impidió a los investigadores internacionales entrar a nuestro país en 1963 a raíz de la Crisis de los Misiles. Pues según deja entender el documento hecho público el pasado martes, las autoridades cubanas cooperaron con la investigación.

Se abren interrogantes

El evento abre otras interrogantes. ¿Qué beneficios puede tener para Corea del Norte hacerse de unos aviones antiguos y de algunas piezas de repuestos u otras armas? La respuesta a esta pregunta puede volver más siniestra la participación cubana.

Poco, muy poco podrá hacer Corea del Norte con estas armas a menos que le dé un uso menos convencional. La República Popular Democrática de Corea  tiene numerosos enemigos firmes y no pocos potenciales, sin embargo, a ninguno de estos países, potencias militares todos o fuertemente respaldados por EEUU, puede significarles el vuelo de un MiG 21 peligro alguno. A menos que el avión cargue, apto para estallar, algo del arsenal atómico que, se presume, posee el Gobierno norcoreano. En ese caso no se trataría de un antiguo avión, sino de un inteligente y muy peligroso misil y el Gobierno cubano habría jugado un papel muy irresponsable al facilitar estos aviones.

Se puede alegar otra razón en todo este sinsentido. El Gobierno cubano podría haber presumido que el barco norcoreano no llegaría a su destino, que las armas serían encontradas (el historial del barco daba para sospecharlo) y que, a partir de ello, Washington quedaría en dificultades para continuar sondeando la continuidad, modificación o eliminación del embargo económico contra Cuba.

Ya Fidel Castro derribó dos avionetas estadounidenses en 1995 para presionar al presidente Clinton a firmar la Ley Helms-Burton y aumentar el cerco norteamericano sobre nuestro archipiélago. Días antes, Clinton había puesto reparos importantes para aceptar aquel proyecto de ley y, luego del derribo de las avionetas, quedó sin argumentos frente a otras voces que demandaban acciones más violentas contra instalaciones militares cubanas. Para los que afirman que el embargo norteamericano resulta útil al castrismo, este evento vivifica sus argumentos.

Por otro lado, la longevidad de las armas no manifiesta un compromiso real de apoyo al gobierno de Corea del Norte que justifique medidas globales de mayor gravedad contra el gobierno de Raúl Castro.

Es difícil pensar que en la anquilosada mente del presidente cubano —"sin prisa pero sin pausa"—, o en la de sus asesores, pueda concebirse esta idea y que tengan valor para llevarla adelante. Pero las armas aparecieron y alguna razón debió existir para embarcarlas.

Podría alegarse también que las autoridades cubanas no se daban cuenta de lo que hacían. Habría que ser un poco obtuso para no percatarse de su gravedad, pero recordemos el precio puesto a los automóviles desde que recientemente se liberó su venta en nuestro país, por citar uno de los más recientes desvaríos del Gobierno.

Todo está rodeado de mucho absurdo, si no estupidez. A China o Rusia, aliados por reminiscencia del castrismo, no debe haberles hecho gracia el episodio, en especial a China, que en los últimos años ha venido distanciándose de la dinastía norcoreana.

Es poco probable que las armas cubanas en el barco de Corea del Norte tengan repercusión importante para Cuba. No por casualidad el texto del documento de la ONU se ha hecho público en medio de la gran crisis internacional que ha desatado Rusia al invadir a Ucrania y anexarse parte de su territorio, lo que le garantizaría muy poca atención.

DIARIO DE CUBA

 
Hay que parar a Putin en Ucrania para evitar un conflicto internacional PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 02 de Marzo de 2014 14:33

EDITORIAL de EL MUNDO. MADRID. ESPAÑA.-

VLADIMIR PUTIN ha respondido a la llamada de auxilio del depuesto presidente ucraniano, Victor Yanukovich, y la más reciente del primer ministro de Crimea, Serguei Axionov, invadiendo sutilmente la península y procurándose el permiso de la Duma para continuar la ocupación. El Gobierno de Ucrania está listo para combatir y ha decretado la máxima alerta. La irrupción militar rusa en la península de Crimea y la amenaza de seguir adelante con su ataque a Ucrania no sólo vulnera los acuerdos bilaterales entre Moscú y Kiev, sino que sitúa a un país con graves tensiones étnicas al borde de un enfrentamiento civil que podría prender un conflicto regional en la frontera de Europa.

El Consejo de Seguridad de la ONU decidió reunirse ayer de emergencia para abordar el conflicto, pero poco puede esperarse de una institución de la que Rusia, como miembro permanente, tiene derecho a veto. En cualquier caso, la comunidad internacional debe pararle los pies a Putin y evitar una guerra.

No lo tendrá fácil, dada la política de hechos consumados del Kremlin. De hecho, más de 6.000 soldados y 30 blindados rusos han entrado en la península como policía del nuevo Gobierno de la República autónoma de Crimea, que ayer decidió adelantar su referéndum de autodeterminación. Además, soldados rusos camuflados han fijado posiciones en torno al Parlamento, han tomado una base militar ucraniana en Sebastopol y se han hecho con el control de las antenas de radio y televisión. Fiel a su estilo -y tal como alertó en estas páginas el pasado miércoles el ex campeón de ajedrez y opositor ruso Garry Kasparov-, el presidente ruso ha decidido vengarse de Occidente tras su fracaso político en Kiev, donde nacionalistas radicales e indignados filoeuropeos acabaron con el Gobierno del cleptócrata Yanukovich. Está por ver cuál es la intención última del presidente ruso, pero su apuesta bélica sigue el guión escrito en los prolegómenos de la guerra entre Rusia y Georgia de 2008, cuando Moscú ordenó la ocupación de Abjasia y Osetia del Sur con el pretexto de asistir a sus hermanos separatistas. También ahora el Kremlin acusa a las autoridades de Kiev de violar los derechos de los rusoparlantes y dará la nacionalidad rusa a quienes prueben su origen eslavo.

El caso de Ucrania es distinto al de Georgia porque ni siquiera en la Península de Crimea, con el 60% de población rusa y un 15% de indígenas tártaros proclives a Kiev, ha existido un movimiento independentista fuerte:el 71% de la población se siente ucraniana. Pero todo indica que Putin ha decidido estimular por la vía de las armas la independencia de las zonas orientales filorusas, como Crimea o la ciudad de Donetsk -feudo de Yanukovich-, bien para anexionarse estas regiones o bien para crear repúblicas satélite bajo su control.

Ambas opciones son inaceptables y suponen un atentado contra la unidad territorial de un país que es aliado de la OTAN. Las potencias de la UE, con Alemania a la cabeza, han manifestado su profunda preocupación por la militarización del conflicto, pero no parece que la diplomacia europea haga desistir a Putin de su sueño imperial. EEUU ya ha advertido a Rusia que la intervención militar «tendrá un coste». La UE debe alinearse con EEUU para disuadir a Rusia. Lo más razonable sería acelerar la convocatoria de unas elecciones tuteladas por la ONU y abordar también la salvaguarda y protección de las regiones rusófonas sin menoscabo de la unidad territorial de Ucrania.

Tomado de EL MUNDO; MADRID; ESPAÑA

 
Polvorín multiétnico PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 02 de Marzo de 2014 14:40

Por YULIA TYSCHENKO.-

Ucrania se encuentra en Crimea al borde de un conflicto militar como el que hay en Osetia del Sur. La península de Crimea, que goza de autonomía en el Estado de Ucrania, presenta una complicada situación étnica y política. Dio sus votos a Yanukovich en su condición de "candidato pro ruso", aunque la población se sintió enseguida decepcionada con él por la corrupción y por la eliminación de políticos locales pro rusos. No obstante, llevó a cabo una política lingüística y cultural que contó con la aprobación mayoritaria en la península.

La diversidad racial, lingüística, religiosa y cultural de Crimea, así como su larga y complicada historia de conflictos convierten potencialmente esta región en una zona propensa a los conflictos interétnicos. Además, se aprecia una desconfianza considerable entre los tártaros de Crimea, que fueron deportados de la península hasta el último hombre por Stalin en 1944, y los rusos.

Crimea es la única región de Ucrania en la que la etnia rusa constituye una mayoría, del 60%, en la que los ucranianos representan una minoría dentro de la minoría y los tártaros de Crimea, la población indígena de la península, supone el 15% de la población total. Todo ello en conjunto implica que, desde los tiempos de los primeros intentos separatistas de Crimea, a mediados de los años 90, los tártaros hayan insistido en la unidad de Crimea con Ucrania, apoyado la integridad territorial del país y cooperado políticamente con las fuerzas democráticas. En la actual situación de punto muerto, los dirigentes políticos de los Tártaros de Crimea han apoyado al Maidan, mientras que los dirigentes políticos autonómicos adoptaban una actitud de cautela ante los acontecimientos de Kiev.

La situación en Crimea es tensa y esta tensión está activamente alimentada por Rusia, que está en condiciones de alentar un conflicto armado entre los grupos étnicos de la península. Organizaciones internacionales, países garantes de la integridad territorial de Ucrania deben intervenir en el conflicto con el fin de evitar víctimas y una escalada incontrolada de la violencia.

Tomado de EL MUNDO; MADRID; ESPAÑA

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 8 de 43