El artivista cubano Otero Alcántara está débil en prisión tras suspender la huelga de hambre

El artivista cubano Luis Manuel Otero Alcántara, uno de los líderes del Movimiento ...

Una investigación reveló que las disidencias de las FARC crecen y se extienden rápidamente sobre ter

“Las células de las ex FARC están fuertemente arraigadas en las minas ...

La Organización Mundial de la Salud confirmó que hay un brote de fiebre amarilla en Venezuela

La Organización Mundial de la Salud (OMS) comunicó hoy de un brote ...

Al menos seis muertos durante una protesta convocada por Hezbollah contra un juez en Beirut

Al menos seis personas murieron hoy y otras 30 resultaron heridas en ...

Como cientistas conseguiram resolver enigma de epidemia que deixou 50 mil cubanos com problemas de v

Enquanto Cuba enfrentava uma grave crise econômica no início da década de ...

Artigos: Mundo
Moratinos no pudo cumplir su misión PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 21 de Marzo de 2010 10:11


Por LUIS TORNÉS AGUILILLA

La muerte del opositor cubano Orlando Zapata Tamayo fue el detonador que muchas personalidades y algunos gobiernos de Europa esperaban para expresar la profunda convicción de que había llegado el momento de escribir sin tapujos que en Cuba, los abusos castristas pertenecían a un sistema de valores fuera de la esfera de percepción social y política en el hemisferio occidental. Y es cierto, los cubanos no somos chinos ni rusos.

 

En política es así, hay que esperar.

Y nunca ha sido de otra manera en Europa donde la maña es nutrida por más de mil años de experiencia, de guerras, paces y  traiciones.

 

En pocas palabras, a través de su resolución del 11 de marzo de 2010, http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P7-TA-2010-0063+0+DOC+XML+V0//ES el Parlamento de la Unión Europea derrumbó de un tirón las nostalgias de la morralla estalo-guevarista y las ilusiones del tendero de La Moncloa en aquello de no perder el dinero varado en « la siempre fiel isla de Cuba» .

 

Durante todos estos años, Moratinos hizo de albacea y de equilibrista sobre el filo de una navaja, primero enyuntado al siniestro Felipe Pérez Roque y luego, tratando directamente con los dos jefes supremos de la Banda Armada  habanera pero en esos lances, « al servicio del interés general de España » se hallaba nuestro triunfal Moratinos cuando de momento le cae del cielo un mulatico cubano, albañil, pobre, preso y que él, don Moratinos-de-todos-los-santos jamás había nombrado ni oído nombrar.. .

 

Entra Zapata en el espectro perceptivo de Moratinos dejándose morir de hambre y convirtiéndose de facto, en una especie de punto de referencia en la navegación sin retorno de la nación cubana hacia la libertad.

 

Ese gesto total de Zapata le desbarata a los cómplices del castrismo lo  que con tanto esmero ellos habían conformado en una comunión de intereses, de carcajadas y desenfados entre viejos compadres.

 

Orlando Zapata Tamayo fue la partícula elemental que provocó en Europa un sismo emocional y un cambio fundamental a través de la resolución del 11 de marzo cuya existencia se explica también como el resultado de un trabajo cívico, ingrato y paciente de muchos europeos amigos y de muchos cubanos que, en un momento de sus vidas, decidieron plantarle cara al régimen troglodítico de La Habana.

 

Sabrá Dios si a Moratinos algo le falló en su cálculo o si algún parámetro era finalmente dual como la luz pero el caso es que no pudo cumplir su misión….

 

21 de marzo de 2010.

Última actualización el Domingo, 21 de Marzo de 2010 10:13
 
Dictadura es siempre dictadura PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Jueves, 11 de Marzo de 2010 11:22

Por CRISTINA GALINDO

La muerte del preso de conciencia cubano Orlando Zapata, tras 85 días en huelga de hambre, no ha servido para ablandar al régimen castrista, pero ha puesto de manifiesto que, en política, hay convicciones viscerales que difícilmente cambian. La salida de tono del actor Guillermo Toledo, que aseguró que el albañil negro represaliado, preso de conciencia según Amnistía Internacional, era un simple "delincuente común" (versión del diario oficial cubano Granma), ha vuelto a sacar a la luz las reticencias que tienen amplios sectores de la izquierda para revisar su historia reciente, y aplicar a los dictadores comunistas el mismo rasero que a los regímenes autoritarios de la derecha, que tampoco está exenta de prejuicios heredados del pasado.

"Ponemos la mano en el fuego por Zapata", afirma Amnistía

Willy Toledo: "Prefiero lo logrado en Cuba que lo que ha hecho la banca"

Los progresistas deben condenar cualquier tiranía, dice Muñoz Molina

"Ha fallado la educación cívica", opina el historiador Julián Casanova

Un manual del PP valenciano evita definir franquismo como dictadura

Arístegui: "Los populares no somos herederos del régimen de Franco"

Si Cuba es el gran y (casi último) tabú entre algunos de los considerados progresistas o de izquierdas, para una parte de la derecha la bestia negra sigue estando en el pasado franquista. En uno y otro caso, suelen tolerar o justificar una u otra dictadura. Si hay una condena, se hace de forma ambigua. O para justificar la ausencia de críticas se echa en cara que la "dictadura del otro" fue peor.

"Se justifica un régimen dictatorial en función de la ideología. Todas las dictaduras, sean de derechas o de izquierdas, tienen elementos comunes: un partido único, negación de derechos políticos y civiles, represión de la oposición... Cualquier demócrata debería oponerse", afirma Jesús de Andrés, profesor de Ciencia Política de la UNED. A derecha e izquierda quedan temas pendientes por resolver. "En España aún tenemos dos herencias: la soviética, en el caso de la izquierda, y el franquismo y dictaduras como la de Pinochet, en la derecha. Y a veces el debate se hace sobre opiniones superficiales y sin muchos conocimientos. En este país ha habido una modernización económica, pero han fallado las educaciones cívicas, no se ha educado a la gente en las libertades", afirma Julián Casanova, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza. "Aún existen barreras ideológicas claras".

Para buscar ejemplos no hay que viajar en el tiempo. La semana pasada Willy Toledo, que se declara independiente de cualquier partido, fue objeto de duras críticas cuando dijo que Zapata, muerto el 23 de febrero, era un "preso común". Ahora lamenta haber herido la memoria del disidente cubano y dice que no pretendía ser despectivo.

En el fondo de la cuestión no ha cambiado de opinión. Preguntado en una entrevista telefónica si considera a Cuba una dictadura, duda unos segundos antes de contestar: "Es simplificar una vez más... prefiero un millón de veces lo que ha logrado la revolución cubana que lo que han hecho los bancos y Emilio Botín; es peor el embargo de Estados Unidos a Cuba, y es peor lo que pasa en Guantánamo. Lo que se aplica es un doble rasero, sobre todo desde el PP, que se niega a condenar una dictadura fascista, con cientos de miles de desaparecidos, y arremete contra Cuba".

Sus palabras tienen una representatividad social limitada. Pero traslucen una forma de pensar muy extendida. Miguel Bosé es uno de los artistas que ha salido en defensa de Toledo: "No sé qué creer sobre Zapata. No tengo información clara". Un grupo de actores -incluidos Javier Bardem, Alberto San Juan y Luis Tosar- envió el martes una carta a la prensa dando su apoyo al actor y denunciando una campaña contra él. Ayer, el escritor Eduardo Galeano, también dio su opinión: "Respeto a alguien capaz de hacer una huelga de hambre y morir por lo que cree, pero no lo comparto. En Cuba se aplica una lupa, se magnifica todo porque conviene a los enemigos de la justicia social, aunque no aplaudo todo", informa Elsa Cabria.

La información de Amnistía Internacional no deja lugar a la duda. Zapata era uno de los 55 presos de conciencia adoptados por la organización en Cuba (más de 200, según la Comisión Cubana de Derechos Humanos). Fue detenido en tres ocasiones, siempre por expresar sus opiniones, hasta que en mayo de 2004 fue condenado a tres años de prisión por "desacato", "desórdenes públicos" y "resistencia", mientras pedía la liberación de otro preso político.

Durante su estancia en prisión su pena fue ampliada hasta 36 años por mal comportamiento. "Ponemos la mano en el fuego por personas como Zapata", afirma Olatz Cacho, de Amnistía. Esta organización afirma que el de Cuba es "un sistema legal represivo que restringe las libertades fundamentales en un grado que supera con creces lo que permiten las normas internacionales de derechos humanos".

El escritor Antonio Muñoz Molina se considera progresista y, justo por eso, cree que cualquiera que lo sea tiene el deber moral de condenar cualquier dictadura, sea del signo que sea: "La insolidaridad hacia la lucha por los derechos humanos en los regímenes autoritarios comunistas es una larga tradición de la izquierda; es una de sus grandes vergüenzas. Es escandaloso que las personas que en Occidente gozan de la democracia se permitan criticar a otras que aspiran a lograr unos mínimos derechos".

"La izquierda democrática, en el sentido más amplio y no sólo IU, debe hablar claro de una vez", afirma el escritor, que se muestra indignado por el hecho de que varios actores hayan apoyado a Toledo, pero no hayan mostrado la misma solidaridad con Orlando Zapata y los 26 disidentes cubanos que están enfermos y siguen en prisión.

La condescendencia de sectores de la izquierda con las dictaduras comunistas es histórica. "Es un romanticismo perverso. La izquierda es heredera de una actitud que tuvimos todos antes de la caída del socialismo real, creyendo que Stalin era el malo de la película y Lenin el bueno, y que si utilizaba la violencia era porque estaba en una situación de guerra civil. Y lo mismo ocurre con la revolución cubana", opina el catedrático de Ciencia Política Antonio Elorza. "Lo que no se dan cuenta es de que, desde la izquierda, se puede condenar al mismo tiempo el embargo, que sólo perjudica al Gobierno cubano, y a la dictadura castrista", añade.

Pese a que esa anuencia ha menguado con el tiempo, el Gobierno socialista sigue recibiendo críticas por la supuesta tibieza con la que trata a La Habana. "Entendemos que tener relaciones puede ser una vía de apertura", reconoce la diputada socialista Carmen Hermosín. "Conozco a gente cercana que sigue defendiendo a los dirigentes cubanos, aunque en general creo que cada vez son más los que piensan que no podemos seguir teniendo relaciones pseudo-paternalistas con países que machacan los derechos humanos con el pretexto de que sufren un embargo", dice.

Algunos expertos coinciden en que la izquierda debe enfrentarse a una revisión profunda, algo que el secretario general del PCE, José Luis Centella, no comparte: "El partido ya hizo revisión de la etapa soviética. En la actualidad, centrar el tema de los derechos humanos en Cuba es una tontería, cuando hay tantos problemas con los derechos humanos en el mundo. No hay ni una declaración del Parlamento español condenando Guantánamo. Hay mucho cinismo. Cuba es un referente para América Latina".

Mientras, la derecha también se enfrenta a sus fantasmas, aunque el portavoz de Asuntos Exteriores del PP en el Congreso, Gustavo de Arístegui, considera que no son comparables. "Una mayoría aplastante de militantes y simpatizantes del PP condena sin ningún tipo de problemas el franquismo", afirma el diputado. "Pero no podemos admitir que todas las propuestas que se han hecho de condena al franquismo impliquen que el PP es heredero del franquismo, cuando nosotros somos de centro-derecha".

El PP condenó en el Parlamento español por primera vez la "dictadura" de Francisco Franco el 20 de noviembre de 2002, cuando se cumplía el 17º aniversario de su muerte. Pero en 2006, el PP y la ultraderecha fueron los únicos partidos que no censuraron el franquismo en el Parlamento Europeo, mientras un año después el eurodiputado Jaime Mayor Oreja afirmaba que no pensaba condenar el franquismo porque "representaba a un sector muy amplio de los españoles" y calificaba de "disparate" la ley de memoria histórica.

En noviembre de 2006, el PP votó en el Senado en contra de rehabilitar la figura de Julián Grimau, líder comunista fusilado por el franquismo en 1963. Uno de los votos fue el del senador Manuel Fraga, varias veces ministro con Franco. El PP alegó que no era competencia del Legislativo, sino del Tribunal Supremo, revisar un caso ya juzgado. Pero no hace falta echar la mirada tan atrás, porque el mismo día que el actor Guillermo Toledo hacía sus declaraciones sobre Zapata, las Cortes valencianas debatían sobre un manual para la integración de inmigrantes del Gobierno regional, del PP, que evita definir el franquismo como dictadura.

"Es una lástima que la derecha ataque con dureza a Cuba y sea tan condescendiente con el franquismo, mientras desde la izquierda se critican los crímenes franquistas, pero no a Cuba, donde hay claramente una dictadura, o Venezuela, que lleva camino de convertirse en una", afirma Jesús de Andrés. "El gran tabú de la derecha también es su origen", argumenta el politólogo, que pone como ejemplo a Fraga, fundador del partido Reforma Democrática, embrión de Alianza Popular y a su vez del PP. "La gente del PP que estuvo en el franquismo contribuyó a desmontarlo", afirma Arístegui, que insiste en que es mucho más grave la "laxitud" del PSOE en política exterior no sólo con Cuba, sino con Venezuela, Bolivia o Nicaragua.

El PSOE disiente. "El PP tiene una actitud radical con Cuba, sobre todo por el origen de izquierdas de la revolución cubana, pero en 30 años de democracia no han sido capaces de condenar de forma clara el franquismo", asegura la diputada Carmen Hermosín.

Muñoz Molina también considera un tabú de la derecha, una muestra de la cerrazón del PP, que no sea capaz de reconocer el error que supuso la guerra de Irak. "En España no hay un verdadero debate democrático", opina el escritor, "todos se tiran los trastos a la cabeza y ésa es una lección que tienen que aprender, igual la derecha que la izquierda".

Última actualización el Jueves, 11 de Marzo de 2010 11:25
 
Verdades y mentiras PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 08 de Marzo de 2010 10:53

Por CARLOS ALBERTO MONTANER

El gobierno turco se siente ofendido. El Comité de Relaciones Exteriores del Congreso norteamericano declaró que la matanza de más de un millón y medio de armenios ocurrida entre 1915 y 1917 fue un genocidio. Los gobernantes turcos no discuten que la matanza ocurrió. Lo que no aceptan es que haya sido un genocidio. Fue, según ellos, una lamentable consecuencia de la Primera Guerra mundial. No los exterminaron, dicen en voz baja, por ser armenios, sino por separatistas y traidores. En aquellos años Armenia formaba parte del imperio otomano.

La distinción es absurda. Fue un genocidio porque se trató de una ``limpieza étnica'', como se les comenzó a llamar hace unos años a esas matanzas cuando los serbios y croatas se enfrascaron en sus mutuas cacerías en la antigua Yugoslavia. Pero lo interesante del debate no es esa discusión semántica (y jurídica), sino la conflictiva relación con la verdad que tienen la mayor parte de los gobiernos o las entidades poderosas. Hay verdades que no quieren admitir, ni siquiera tras un siglo de ocurridos los hechos. Objetivamente, un siglo después de aquella atroz carnicería, ¿qué importancia tiene que el gobierno turco acepte que asesinar a millón y medio de personas de origen armenio fue una barbaridad por la que pide excusas pública y humildemente?

Hace pocos años, Estados Unidos pidió perdón por haber internado a los japoneses-americanos en campos de concentración durante la Segunda Guerra mundial. Antes lo había hecho por esclavizar a los negros y por masacrar a los indios, despojarlos de sus tierras e incumplir casi todos los tratados firmados con ellos. Los papas, cada cierto tiempo, bajan la cabeza y reconocen que el Santo Tribunal de la Inquisición fue una cruel salvajada de la que hoy los católicos se avergüenzan. Una de las páginas más hermosas de la transición chilena fue cuando el presidente democrático Patricio Aylwin les pidió perdón a sus compatriotas por los excesos cometidos por el Estado durante la dictadura militar.

Fue, sin embargo, una honrosa excepción. Los latinoamericanos, como los turcos, no suelen pedir perdón. Los gobiernos de derecha, que han cometido graves atropellos contra las minorías étnicas desde que se constituyeron las repúblicas, prefieren no hablar del tema. Las dictaduras de izquierda tampoco. Los Misquitos y Ramas nicaragüenses llevan más de 20 años esperando que Daniel Ortega les pida perdón por las matanzas que los sandinistas llevaron a cabo en los años ochentas. Los cubanos, todavía bajo el impacto de la muerte por hambre y sed de un joven preso político, volvieron a asombrarse cuando leyeron, hace unos días, un texto de Fidel Castro en el que aseguraba que su gobierno no torturaba ni asesinaba. Parece que había olvidado, entre sus muchos crímenes, cómo su policía política había ahogado deliberadamente a 41 personas que intentaban huir en un bote, muchas de ellas niños y mujeres, el 13 de julio de 1994.

Las dos palabras mágicas de cualquier idioma son: ``lo siento''. Ese es el abracadabra de las relaciones personales e internacionales. Ahí comienzan a sanar las llagas y el agraviado percibe el inicio de su recuperación emocional. Recobra algo de su disminuida dignidad. Si hay algo peor que cometer una injusticia es la contumaz negación del hecho. Cuando los historiadores revisionistas niegan el holocausto judío no sólo cometen una estupidez intelectual: ofenden a las víctimas y a sus descendientes, reabren las heridas y provocan un profundo malestar en las personas ofendidas.

os seres humanos están hechos para la justicia, la verdad y la coherencia. Hay biólogos que postulan la existencia de un gen moral. Se sabe que los primates superiores resienten la entrega de recompensas diferentes a miembros del grupo que han tenido comportamientos similares. Cuando mentimos, o cuando simulamos emociones que no sentimos, el cuerpo se rebela con varias reacciones enérgicas: nos sudan las manos y las axilas, el corazón se acelera, cambian la coloración de la piel, el tono de la voz y la intensidad de la salivación. Algunos científicos sociales sospechan que esa disonancia entre lo que se cree y lo que se manifiesta es el origen de muchas neurosis graves. ``Sólo la verdad os hará libres'', dijo San Juan [Evangelio según San Juan, cap. 8, versículo 32]. Le faltó agregar que también nos da estabilidad emocional.

www.firmaspress.com

Última actualización el Lunes, 08 de Marzo de 2010 10:55
 
TAL PARA CUAL: ZAPATERO Y MORATINOS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 07 de Marzo de 2010 14:39

Por: JOSÉ L. MARTEL

Lo sabía antes que la prensa informara que Madrid y Caracas se iban a poner de acuerdo. Pasará lo mismo cuando los Zapatero y Morantinos anuncien que Orlando Zapata Tamayo falleció de un ataque al corazón después de haber sido atentido en la mejor clínica de Cuba. Igual señores cuando el Rey Juan Carlos mandó a callar a Hugo Chávez en aquella cumbre iberoamericana con aquel famoso "Oye chico...¿por qué no te calla? y más tarde lo recibió en su estancia de veraneo donde el mandatario bolivariano compartió de forma familiar y resultó huesped de honor del monarca y familia imperial. Y es una muestra cuando he dicho en algunas ocasiones que ¡Dictadura y Monarquía se dan la mano y algo más, se abrazan!

La noticia de actualidad. El juez Eloy Velazco de la Audiencia Nacional acusó a varios miembros de la ETA residiendo en Latinoamérica y a unos narcoguerrilleros de la FARC de conspiración abierta para perpetuar asesinatos contra el ex-presidente Andrés Pastrana y el actual presidente Alvaro Uribe en Colombia. La estrecha participación de la banda terrorista ETA y la FARC complicidad demostrada dada esa investigación y donde dió motvo a las fuertes declaraciones del presidente español, Luis Rodríguez Zapatero y un comunicado "debilucho" del canciller,Miguel Angel Moratnos al gobierno de Venezuela.

Y en resumidas cuentas ¿Que sucedió". Se le aflojaron las piernas al dueto de gobierno, Zapatero-Morantinos, donde las últimas declaraciones conciliatorias, cordiales de "que nada paso" y lo que esperabamos algunos, fuese una batalla diplomática de campeones resultó un velada de solo tres rounds y una decisión de "tablas". Que vergüenza para el gobierno del Partido Socialista Obrero español tener tales dirigentes en el gobierno.

Por mucho que la oposición proteste y exiga, nada sucede. El contuvenio Madrid-La Habana-Caracas sigue más fuerte y laborioso. El trio de José Luis Zapatero, Raúl Castro y Hugo Chávez es intocable y cada día mas repudiado por todos los que realmente amamos la democracia y la libertad. ¿Qué medidas tomaran los parlamentarios españoles dentro de su sede legislativa ante estos hechos? Es una pregunta que ya estamos cansados de hacernos y solo vemos la misma realidad de entrega a estos régimens, uno de 51 y el otro casi de 11 años en el poder. Y el Rey Juan Carlos, monarca español, sentado en su casona me imagino oyéndose diciendo: "Oye...Chico por que no te callas" y nada más.

La vida para esta gente amiga y encubiertas de democracia popular y monarquica todo es igual. No les interesa las democracias desaparecidas de Cuba y Venezuela, solo desean tranquilidad para sus negocios y no caer en la boca virulenta y desacreditativa de los Castro y Chávez. ¡Le tendrán miedo de sus insolencias, insultos y malos modales! Y pensar que España es la dirige actualmente la Unión Europea.

Solo oímos las replicas y denuncias de algunas personalidades dentro de la Unión Europea y dentro del Parlamento español, al portador de Partido Popular, Gustavo de Arístegui diciendo: "Estar sorprendido, escandalizado y preocupado por la actitud del gobierno ante estos nexos de terrorismo con el gobierno venezolano". Pero de esas declaraciones a la realidad solo un abismo de ¿quie nada pasa ni pasara? mientras esten gobiernando los socialistas en España.

Como décadas Fidel Castro y ahora Raúl han hecho a Cuba una nación miserable y oprimida; un Chávez haciendo de Venezuela un país bolivariano y chavista a su forma y antojo  donde la democracia ha sido burlada y sometida bajo el totalitarismo mas cruel, España que ha hecho ¡Nada! estrechar sus lazos económicos y políticos sin importarles si esos pueblos viven o mueren. Y todavía algunos decimos que España es la madre patria...¿De quién? Pues para mí ni de madrastra la quiero.

Miami, Florida, USA.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Lic. José L. Martel
Periodista
Premio "Orden José Ma. Heredia" -INPL 2007
Premio  Estocolmo -Periodismo Digital-2009
Yoani Sánchez y su GENERACION Y
Última actualización el Domingo, 07 de Marzo de 2010 14:41
 
Teatro, impuro teatro PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 22 de Febrero de 2010 01:03

Por RAUL RIVERO

El señor Don Miguel Angel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, asumió esta semana en Madrid la misma filosofía que los abogados cubanos cuando tienen que defender a un opositor político frente a los tribunales de la dictadura. No pidió justicia y libertad. Pidió clemencia.

Madrid -- Lo hizo durante una reunión de varias horas con una comitiva de burócratas de bajo perfil para darle continuidad a una serie de diálogos, abiertos en abril de 2007, después de una visita del funcionario español a La Habana.

Ese viaje le dio un nuevo tono a las relaciones entre los países porque el viajero no atinó a encontrar ni una media hora de su tiempo para recibir a ningún representante de los demócratas cubanos, la prensa independiente o las Damas de Blanco en nombre de los dos centenares de presos políticos que están en las cárceles.

Ahora, en la capital española, se escenificó el cuarto acto de la obra que sube siempre su telón sin prensa y con la sala vacía. A manera de entremés se organizó, el día antes, un seminario sobre derechos humanos en el Palacio de Viana donde los delegados del gobierno cubano se encontraron con juristas y miembros de la organizaciones no gubernamentales de Cuba y España, según fuentes de la cancillería.

Las llamadas ONG cubanas que asistieron a la representación son mecanismos castristas controlados por la embajada de La Habana. Ni una sola de las numerosas instituciones de exiliados fue convocada para que se escuchara su opinión y, con ella, el mensaje de las víctimas reales que padecen en la isla el rigor de la represión.

Con esos protagonistas, los organizadores del seminario no dudaron en afirmar que el evento tuvo un ``buen desarrollo''.

El ministro de España pidió un trato humanitario para los presos y los disidentes que tienen problemas de salud y dijo que ``la agenda fijada de común acuerdo nos va a permitir avanzar, consolidar la confianza y la promoción y el respeto de los derechos humanos y un mayor grado de entendimiento y cooperación en este ámbito''.

Algunos medios de prensa han visto como positivo ``un ligero descenso'' en las listas de presos. De 205 se ha pasado a 201, como si los hombres fueran números y la libertad un don que conceden los verdugos y no una necesidad del ser humano.

os prisioneros políticos, inocentes y encarcelados por sus ideas, lo que necesitan es solidaridad y apoyos para regresar a sus casas y a sus vidas con pleno derecho a pensar libremente y a trabajar por su país. Las medicinas y el cariño corren por cuenta de sus amigos y de la familia. Por cuenta de personas de España, de Estados Unidos, de Francia y de todo el mundo que trabaja sin brújulas ni ideologías para que hombres como Orlando Zapata o Ariel Sigler Amaya no se mueran en una cárcel en el alba del siglo XXI.

Clemencia no. Libertad para los presos y respaldo para los opositores pacíficos, los activistas de derechos humanos y los periodistas sin mandato.

 

Última actualización el Lunes, 22 de Febrero de 2010 01:04
 
«InicioPrev31323334353637383940PróximoFin»

Página 38 de 45