Día de las Madres: La inseguridad alimentaria marca las vidas de las madres cubanas

"Crítico", así consideran cuatro activistas de la Alianza Cubana por la Inclusión (ACI) ...

Sobre la destitución del fiscal general y los jueces supremos en El Salvador

Cuando el partido Nuevas Ideas (NI) de Nayib Bukele obtuvo una amplia ...

Dia de las Madres: “Ningún violador merece perdón ni olvido”: el calvario de la esclava sexual de un

“Yo tenía 18 años”, repite insistentemente Linda Loaiza López Soto, como si ...

Londres: Duras críticas de The Economist al gobierno Duque: afirma que su legado “le asegurará a Col

El paro nacional, protestas desatadas por el proyecto de reforma tributaria del ...

Bolsonaro chama CPI da pandemia de vexame

O presidente Jair Bolsonaro afirmou neste sábado (8) a um grupo de ap...

Cuba


EL 'TONTO' DE OBAMA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 02 de Octubre de 2011 16:40

Por Ángel F. Fermoselle

Afirma Fidel Castro que el presidente norteamericano, Barack Obama, es tonto. La verdad, a mí no me lo parece. Es muy improbable que el presidente elegido democráticamente en un país sea tonto; más improbable aún si ese país no es otro que la más grande potencia mundial, y más todavía si el aludido ha logrado la primera victoria en las urnas presidenciales norteamericanas de un afroamericano.

Pero al líder cubano de 85 años, que ha pasado los últimos 52 en lo más alto del poder, le parece tonto. Fidel, eterno como las malas hierbas, incansable como el rebelde que fue, que es, no ha perdido un ápice de su alma revolucionaria ni, tampoco, de su exquisita habilidad como dictador. Tal vez por eso, por la combinación de ambas circunstancias, se permite burlarse con semejante desenfreno y ligereza del dirigente norteamericano.

Y eso que el presidente de Estados Unidos le ha tendido la mano. Obama parece dispuesto a mejorar considerablemente las relaciones cubano-estadounidenses, incluso hasta el punto de levantar el embargo que atenaza al régimen desde 1960. Un bloqueo que ha sufrido no solo el régimen sino en gran medida la población cubana y que ha sido, ya desde entonces, uno de los mejores argumentos antiamericanos que ha utilizado, con notable éxito, La Habana.

Eso sería histórico, desde luego. Pero el presidente necesita un argumento, una justificación, para poder decretar el fin del bloqueo comercial, económico y financiero de Cuba.

Delirando contra EEUU

Castro, que sí parece tonto, no se la da. A pesar de que el país flota de milagro sobre el Caribe en medio de la pobreza más absoluta, a pesar de que los ciudadanos llevan medio siglo sufriendo los terribles estragos de la revolución de los barbudos, Castro se enroca en su propio criterio, el mismo que ha moldeado cada aspecto de la vida cubana estas últimas décadas, para continuar delirando contra EEUU.

Será que, o bien resulta que él es el tonto, definitivamente, o todo lo contrario, y tal vez le va bien así. Esto último parece más probable: solo se lo hace. Porque si a Obama le avala su brillante trayectoria académica, con su licenciatura en la Universidad de Columbia o su doctorado magna cum laude en Harvard, entre otros muchos logros, Castro tiene más que acreditada su capacidad intelectual: no todo el mundo es capaz de gobernar un país durante más de medio siglo, aunque su régimen se parezca mucho más a un secuestro multitudinario realizado en una extensión geográfica de la que es imposible escapar, que a un paraíso tropical que sirva de ejemplo del buen gobierno.

En cualquier caso, ahí sigue Castro, esquivo y desafiante ante las críticas y demandas internacionales, departiendo con los otros dos presidentes castristas, el boliviano y el venezolano, y dirigiendo los destinos del territorio que conquistó en 1959, antes de que naciera el presidente número 44 de Estados Unidos.

De hecho, cuando nació Obama, el comandante en jefe, con su traje verde oliva y su arma en la cadera, ya gobernaba Cuba desde hacía más de una década. Ahora lleva más de cinco y, aunque oficialmente no está al mando, se enfunda su chandal y todos en la isla se ponen firmes mientras él persevera en su lucha contra la enfermedad tanto como en su afán, consumado hace tiempo, de continuar siendo el peor vecino de la historia de Estados Unidos.

Continuar eternamente

Obama, que a un año del final de su mandato está ya en precampaña electoral, intenta elevar su índice de popularidad, que ha descendido notablemente en los últimos meses hasta situarse en torno a un deficiente 40%, buscando apoyos entre los grandes grupos de inmigrantes nacionalizados que forman buena parte del electorado norteamericano. Entre los 50 millones de hispanos destaca, claro, el poderoso e influyente 'lobby cubano'.

El presidente de EE.UU. ofrece un cambio sustancial en la política de Washington hacia La Habana si el régimen envía signos de cambios políticos y sociales significativos. No ha pedido, específicamente, elecciones ni el nacimiento del multipartidismo en la isla. Pero Castro se ha apresurado a censurar la propuesta calificando de tonto a Obama, al tiempo que su hermano Raúl, enredado en múltiples tareas de "reorganización del Estado", anuncia el cierre del emblemático Ministerio del Azúcar.

Dice el menor de los Castro que ese ministerio ya no cumple ninguna función estatal. Quizá sea porque, en medio del constante proceso de naufragio económico del régimen, Cuba ha pasado de ser uno de los mayores productores de azúcar del mundo, con 8 millones de toneladas en 1990, al escaso millón de hace dos años. Ni con el azúcar, eje de la salsa, la idiosincrasia y el radiante arrebato del pueblo cubano, puede el putrefacto régimen que manejan los hermanos. Pero tontos, en el más estricto sentido de la palabra, no son.

En realidad, el político nacido en Honolulu busca la reelección: cuatro años más. El revolucionario nacido en Holguín no aspira a tanto: le parece suficiente seguir para siempre. Aunque los dos mandatarios diverjan en cuestiones fundamentales, en objetivos y en procedimientos, a mí, la verdad, ninguno de los dos me parece merecedor del calificativo de tonto. Más bien, todo lo contrario.

Tomado de EL MUNDO, Madrid, España

 
¡Azúcar! qué misterio el del ministerio PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 01 de Octubre de 2011 23:10

Por HUBER MATOS ARALUCE

A Raúl Castro le tomó tres años darse cuenta.  Según él, antes quien no servía era el ministro ahora descubrió que lo que no sirve es el ministerio.  Por tal razón acaba de anunciar el cierre del Ministerio del Azúcar:

 

“…luego de los análisis realizados en el sector, fue tomada la decisión de extinguir el Ministerio del Azúcar, pues en la actualidad no cumple ninguna función estatal, y en su lugar crear el Grupo Empresarial de la Agroindustria Azucarera”.

 

Eso ha sido ahora, el 29 de septiembre de 2011, pero en mayo de 2010, después de 16 meses en su cargo, Raúl Castro suspendió al ministro del Azúcar Luis Manuel Ávila González. En aquella oportunidad Granma dijo que había habido falta de objetividad en el planeamiento y en las proyecciones. Raúl Castro necesito 16 meses para darse cuenta de que Luis Manuel no era competente.

 

Pasaron 17 meses más para que Raúl Castro se diera cuenta de que el problema no era el ministro sino el ministerio, ya que este “no cumple ninguna función estatal”. En total casi tres años para llegar a esa conclusión. Como todo dictador vitalicio, el de turno en Cuba no tiene que  rendir cuentas por sus errores. Siempre alguien cargará con la responsabilidad y al final culpan al imperialismo.

 

El desorden y la improvisación no concluyen ahí.  Hace dos meses, el pasado 3 de agosto, el periódico Trabajadores había anunciado que: La Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba (ATAC) convocó a todos los especialistas del sector al 50 Congreso de la organización, que tendrá lugar del 29 de noviembre al 1 de diciembre próximos, con el objetivo de aunar estrategias que permitan recuperar la rama azucarera en el país en el menor plazo posible. Raúl Castro no esperó el debate de los expertos.  Él no necesita discusiones en Cuba.  Ahora los especialistas  ya no tendrán la  oportunidad de ponderar las estrategias sino la obligación de apoyar la decidida por el “compañero Raúl”

 

En lugar de ministerio ahora hay otra cosa llamada Grupo Empresarial de la Agroindustria Azucarera. Como eso de empresarial viene de empresa que en buen español quiere decir: “Entidad integrada por el capital y el trabajo, como factores de la producción, y dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos” es lógico suponer que de ahora en adelante serán empresarios quienes se harán cargo de la industria azucarera.

 

En otras palabras, después de medio siglo el hermano de Fidel Castro se dio cuenta de que la industria azucarera, que antes era una actividad empresarial privada debe volver al punto de partida.  El misterio es que no sabemos quiénes van a ser los socios de ese “Grupo”.  Quizás se repartan la piñata entre  algunos cómplices capitalistas extranjeros y algunos privilegiados de la nomenclatura.  Así ha sucedido en los países comunistas que por no transitar hacia la democracia auténtica tomaron la versión del capitalismo sin derechos ni libertades.

 

La formación de este grupo empresarial debe servirnos de advertencia contra los planteamientos de aquellos que desde las filas de la oposición o desde otros gobiernos plantean que en Cuba los cambios económicos llevarán irremediablemente a una democracia.  Por ese camino del comunismo se pasa primero a la cleptocracia, que es el gobierno de los ladrones. Esta es la etapa en que nos encontramos ahora.  Luego se pasa a la plutocracia, que es el gobierno de los ricos y dentro de medio siglo más o un siglo quizás a la democracia.

Última actualización el Sábado, 01 de Octubre de 2011 23:15
 
La Cuba virtual y la cohesión social PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 01 de Octubre de 2011 23:08

Por HUBER MATOS ARALUCE

 

Ha nacido la Cuba virtual, no por eso menos real.  La nueva Cuba se fortalece cada día. Además de todas las que hemos descrito, producto de experiencias, traumas, generaciones cronológicas y generaciones culturales, en esta nueva patria miles de personas interactúan libremente.

 

Hay muchas Cubas.  Cada quien la ha pintado como la veía, la quería o le convenía.  La que ha existido hasta ahora ha sido la versión del régimen o la Cuba clandestina de los opositores.  La prensa internacional ha tenido su versión sintéticamente edulcorada.  El mundo académico hizo la caricatura utópica de la suya.

 

Ninguna como ésta.  La nueva Cuba es más democrática, más popular, más autentica.  Es el resultado de las  nuevas tecnologías.  Son las que facilitan la comunicación con frecuencia y economía.  No hay barreras, ni distancias ni experiencias que los aparten. El medio digital facilita el flujo de información y propicia el acercamiento.

 

En Cuba el medio está confinado a una minoría pero su impacto es incontenible y cautivante.  No hay presa que lo detenga; la nueva Cuba la desborda.  Es intercambio de información, pero sobre todo de emociones.  Las emociones son muy importantes.

 

Esa Cuba virtual contribuye a fortalecer la identidad nacional y el destino común.  El resultado es el fortalecimiento de nuestra cohesión social.  Factores que propician el deseo y la decisión del cambio.  El proceso es revolucionario.  Ya ha sucedido en otros países.

 

Esta revolución es un proceso viral; no hay quien lo detenga.  La penetración del medio digital no es una concesión de la tiranía.  Esta puede intentar frenarla, pero no puede impedirlo.  Tendría que pagar un costo político demasiado alto.

 

Para tragedia de la dictadura, este fenómeno tecnológico ha coincidido con su rotundo fracaso económico.  La tiranía se ha quedado sin credibilidad. La maquinaria del miedo y del engaño ya no funciona como antes.

 

El panorama es prometedor.  La población en la isla intuye que algo está sucediendo.  No se atreve a pensar lo que pueda pasar.  ¿Habrá llegado la hora de la redención nacional?   Tal vez sí, tal vez no.  El tiempo que sea será.   La tormenta se acerca.  Pero no olvidemos que los minutos de la historia no son los nuestros.

 

 

 

Última actualización el Sábado, 01 de Octubre de 2011 23:11
 
Machete, que son poquitas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 28 de Septiembre de 2011 13:49

Por PEDRO CORZO

La represión no cesa. Más aún, los partidarios del régimen la anuncian. Advierten que quienes quieran hacer uso de sus derechos serán reprimidos. La brutalidad continúa a cara descubierta. Hay que reconocer que el lobo no solo muestra sus colmillos sino que también los usa, pero también es verdad que no faltan quienes por defender sus derechos, están prestos a enfrentar cualquier peligro. Treinta y cuatro mujeres reunidas en una casa. Sin armas. Solo con gladiolos y sus convicciones, pero aun así la casa fue cercada por la policía política, que limitó el acceso y la salida, hasta que lo impidió por completo. Poco después llegó un torrente de sicarios, fanáticos muchos de ellos, pero en su mayoría policías y militares vestidos de civil. Gritos e insultos. Descalificaciones y ataques personales, seguido de amenazas y golpes, el principio de una espiral de violencia que puede concluir con el linchamiento físico, ya que el moral lo intentaron desde el primer momento. Una vez más en las calles cubanas el horror de los progroms, de las persecuciones que padecen los que sin contar cuantos les acompaña, batallan por defender sus opiniones. Presentes estaban los depredadores de siempre. Cierto que los hay en cualquier sociedad, ya sea por fanatismo religioso, político o por la seducción de un líder, pero en Cuba, ese clamor de ratas que se viene escuchando desde hace décadas, ha proliferado con una abundancia que avergüenza. Entre tantos denuestos se escucharon chillidos de hienas, más que gritos de seres humanos, que acompasadamente rugían: “Machete, que son poquitas”. Fue la consigna del día. Despiadada y cruel, pero demostrativa de la extrema cobardía de los inquisidores, que se daban valor haciendo referencia a la cantidad de personas que atacaban, a la vez que destacaban que eran mujeres, lo que al parecer les hacía creer que sería más fácil el triunfo de su cobardía. “Machete, que son poquitas”, aullaban los corderos convertidos en lobos, una turba enardecida, compuesta fundamentalmente por hombres. El acto de repudio fue contra las Damas de Blanco, que el pasado 24 de septiembre se reunieron en casa de Laura Pollán para su acostumbrado Té Literario y posteriormente caminar hasta la Iglesia de las Mercedes para orar por la liberación de los presos políticos. Cierto que eran poquitas. Treinta y cuatro mujeres, treinta y cuatro Damas de Blanco que reunían entre ellas el decoro y la dignidad que le falta a los que gritaban, a los que no quieren ver y escuchar, y a los que conducen el país en todas sus instancias. Pero las Damas de Blanco y las Damas de Apoyo, no solo son valientes sino que también son capaces de estrategias para burlar a la policía política y a sus esbirros. Laura Pollán permaneció junto a sus compañeras en la casa. Soportaron el duro asedio y bajos gritos y consignas listas a traducirse en abusos físicos, tal y como ocurrió, intentaron salir y caminar hasta la iglesia. No fue posible. En la puerta fueron aporreadas, Laura, la promotora de esta agrupación defensora de los prisioneros políticos, fue la más golpeada, pero no la única abusada por la vesania de los secuaces del castrismo. Mientras esto ocurría Berta Soler, otra líder de las Damas de Blanco, se encontraba con otras damas en la Iglesia de Las Mercedes. Habían engañado al régimen, astutamente burlaron el cerco policial y participaron en la misa en la que pidieron la excarcelación de los prisioneros políticos. Por décadas una multitud de compinches instruidos y conducidos por el régimen se han complacido en destruir moralmente y muchas veces físicamente, a los que rechazan el totalitarismo castrista. Este relato no es nuevo. Llevamos más de medio siglo escuchando, leyendo y padeciendo las casas sitiadas, personas perseguidas, encarceladas y fusiladas. Durante mucho tiempo una masa fanática, pero también integrada por oportunistas, siempre injusta y abusiva, ha incurrido en excesos contra los opositores o simples ciudadanos que han rechazado los abusos. Las Damas de Blanco una vez más han demostrado que el terror y la intimidación pueden ver vencidos. Modestas, sin gritos y aspavientos, han podido vencer los temores que infunde el régimen y enfrentar a los sicarios, que fingiendo que son parte del pueblo, abusan de la fuerza y aprietan más el dogal que los ahoga y que las Damas de Blanco, rechazan ponerse.

 
LA INMORAL SALUD PUBLICA CUBANA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 26 de Septiembre de 2011 19:56

Por Oscar Elías Biscet

El régimen socialista de Castro es un descalabro irreversible en la historia del país. El socialismo ha sido asimismo un fracaso rotundo no solo en la Europa Oriental y en la Unión Soviética sino también en las democracias liberales con administraciones socialistas como la España de Zapatero, la Grecia de Papandreu y el Portugal de Socrates. Este mismo proceso de deterioro ha tenido lugar en los países nórdicos y en Norteamérica.

 

Los Castro achacan su desastre económico  al embargo financiero, económico y comercial que pusieron en vigor los EUA después que el régimen confiscó sin compensación las propiedades norteamericanas en la Isla. Culpan incluso a dicho embargo de ser el principal obstáculo a la promoción de la democracia y la libertad en Cuba. En forma muy conveniente olvidan  que su fracaso se debió a la improductividad, la falta de estímulo y la corrupción generalizada.

 

Sin embargo, aún en los tiempos de la masiva ayuda soviética a su satélite del Caribe  ya se observaba la punta del iceberg del descalabro socialista. Mientras tanto, la gigantesca porción sumergida era ocultada por la manipulación de las estadísticas oficiales. La más deplorable era la que realizaban los miembros del Partido Comunista en el campo de la salud pública.

 

Desde la década de los 80 y 90 ya ocurrían hechos insólitos en los establecimientos cubanos de salubridad. Entre ellos, realizar una intervención quirúrgica y extirpar el riñón sano, dejarle durante meses una tijera dentro del abdomen a una paciente después de ser operada y suturada, intervenciones quirúrgicas por un falso médico a más de cuarenta enfermos durante cinco años sin ser descubierto por las autoridades, y el hallazgo de diecisiete ratas en el falso techo de la sala donde ingresaban a los niños recién nacidos.

 

Todos estos hechos aberrantes de la práctica médica socialista fueron ocultados por medio del control total de los medios masivos de comunicación y de las estadísticas de salud por el régimen estalinista de Cuba. Sin embargo, la muerte por hipotermia y hambre de 26 enfermos mentales durante una madrugada del mes de enero de 2010 en el Hospital Psiquiátrico de La Habana (antiguo Mazorra) puso al descubierto el fracaso y la farsa del sistema socialista cubano.

 

En un plano personal, visité hace unos días a un familiar que estaba recluido en el Hospital Miguel Enríquez, antigua Benéfica, en el barrio de Luyanó, en La Habana. Pude comprobar de primera mano que la indiferencia y la inmoralidad son parte inherente de nuestro deplorable sistema de salud. En dicho hospital son ingresados mujeres y hombres en el mismo cuarto sin la más mínima consideración al pudor de los enfermos y en violación flagrante de las normas de ética médica.

 

Ha sido precisamente la corrupción, la indiferencia, la falta de recursos económicos y la inmoralidad del régimen de Castro los factores que han destruido a la nación cubana. Nuestras desgracias no han sido ocasionadas por la acción de enemigos externos sino por la avaricia, la indiferencia y la opresión de unos cubanos que se han adueñado de la nación en detrimento de la gran mayoría de nuestro pueblo.

 

Por mi parte, soy optimista porque tengo una fe absoluta en que el Dios Bíblico será el catalizador que levantará a hombres y mujeres de profundo amor patrio y humano para conquistar la democracia y la libertad en nuestra querida e infortunada patria.

http://www.lanuevanacion.com

 

LA INMORAL SALUD PUBLICA CUBANA

Dr. Oscar Elías Biscet

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

Medalla Presidencial de la Libertad

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla www.lawtonfoundation.com

Última actualización el Lunes, 26 de Septiembre de 2011 19:59
 
«InicioPrev311312313314315316317318319320PróximoFin»

Página 315 de 414

Cuba, Venezuela o Haití, ¿quién gana la

Indicado en la materia

Por RAFAELA CRUZ.- Un reciente informe del FMI confirma lo que la Universidad Católica Andrés Bello venía alertando desde el 2020, ya Haití no es el país más pobre del continente que Américo Vespucio puso en...

Díaz Canel ante la cumbre Iberoamericana

Indicado en la materia

Por Elías Amor.-  Mal. Muy mal la primera intervención internacional de Díaz Canel, desde el nuevo cargo de primer secretario comunista, amén de presidente de Cuba, en el foro de la Cu...

Las tres preocupaciones del liderazgo po

Indicado en la materia

Por CARLOS M. RODRÍGUEZ ARECHAVALETA.- Recién ha concluido el VIII Congreso del PCC, y la interrogante de orden es qué cambia en la nueva circunstancia. Es frustrante el contraste entre la arrolladora dinámica de...

El octavo congreso (el último) de los co

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Parto de la tesis de que “el castrismo contiene, como todo régimen comunista, el germen de su propia autodestrucción”. Del Reino Unido nos llegan noticias de la pr...

Los Golpes de Estado: de Napoleón Bonapa

Indicado en la materia

Por Santiago Cárdenas.-  Fue Malaparte. Curzio. El escritor europeo más influyente y conocido durante la II Guerra Mundial y en los años de sus terribles secuelas, quien en su libro epónimo, ”L...

PATRIA Y VIDA: ¿De dónde son los cantant

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  ¿Raúl tú quieres saber, de dónde son los cantantes? Son de la Habana y cantan en Miami… Tararea todo cubano, de la isla o el exilio, después ...

Los comunistas no tienen competencia par

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Hay un debate estéril (por inútil) en Cuba, queriendo incorporar herramientas del capitalismo para paliar la hambruna que se avecina, después de un largo período de 62 añ...