El entierro de la izquierda revolucionaria, Por Yaoni Sánchez

Solo faltó la banda fúnebre acompañada de crespones negros y sollozos. La ...

La OEA pide a Ortega aceptar elecciones anticipadas en Nicaragua, pero no le señala la violencia

La OEA pidió este miércoles al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, que "apoye un ...

Daniel Ortega celebra aniversario de su revolución y llena una plaza en Managua

Miles de seguidores del gobierno de Nicaragua conmemoraron este jueves en Managua ...

Senador Rubio busca blindar elecciones de EUA contra la interferencia rusa

"No creo que Vladimir Putin interfirió en nuestras elecciones: sé que lo hi...

China diz que guerra comercial dos EUA tornou-se maior 'assassina de confiança' na economia global

A guerra comercial conduzida pelos Estados Unidos (EUA) tornou-se a maior "assassina ...

Artigos: Cuba
Castrismo: del capitalismo al capitalismo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 28 de Junio de 2018 14:06

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- 

El régimen de Raúl Castro hace unos días reveló que el sector privado en la Isla emplea ya a 1,3 millones de trabajadores y que de 4,47 millones de personas ocupadas en el país más de tres millones trabajan en empleos estatales.

Resultado de imagen para Castrismo: del capitalismo al capitalismo

O sea, hoy los trabajadores no atados al Estado ya representan el 29% de la fuerza de trabajo activa de la Isla. La fisonomía laboral del país se ha movido en la dirección correcta, pese a los absurdos obstáculos, prohibiciones legales, exorbitantes impuestos y multas, represión física y cárcel.

Última actualización el Jueves, 05 de Julio de 2018 13:04
 
?UN SINGAPURAZO EN LA HABANA ? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 22 de Junio de 2018 05:16

Por Santiago Cárdenas.-

? Porqué no ? El candidato Trump fué muy explícito cuando su campaña : “Yo puedo lograr un major tratado” ( que el de Obama) . Pedirle ahora que  se sacuda del síndrome de Ana  Belén y que actúe como presidente de una nación bajo peligro es pedirle peras al olmo.

Después de Singapur la cama para el exilio duro, el coherente, está preparada. La mesa está servida. Pero, no. No habrá apuro; el voto cubano es necesario para ganar la Florida en el 2020.  El singapurazo puede esperar unos añitos. Mientras,  el comercio,el remeseo y el viajeteo seguirán en ritmo  ascendente. Y na’ ; no pasa na’.

El re electo se volverá peligroso, muy peligroso en relación a la isla, en el tiempo complementario. En este segundo tiempo podrá llegar a un goal personal  para la victoria  definitiva contra la cortina de bagazo. Un golazo de oro. Ya no habrá que cortejar en el Teatro Artime; otro grupo numeroso de  intransigentes dignos  viejitos estarán enterrados en Hialeah y probablemente Raúl Castro repose junto a Vilma en su nicho del II Frente.

Entonces las  secretas negociaciones de Pompeo con CastroCanelo serán viables.  Se podrá argumentar que en definitiva el guajirito de Miller, no tiene las manos manchadas de sangre, ni es un rocket man.  Y contraimás , como dice Liborio,  el deterioro ideológico y el daño castropológico se harán mas evidentes  in Havana, Cuba, every day with a new  and surprising  flavor of  cuban anexionism.

? Y los derechos humanos ? Los pobres ; siempre olvidados. Desde 1948 en  Korea del Norte y 1952 en Cuba. En definitiva, “eso” puede seguir esperando en el devenir historico.Esperando, siendo optimistas,por mejores días o un gran milagro, como el de Lázaro resurrect.

Lo importante para el stablishment es que  no suene una bomba  atómica en la Península o que  no cruce el estrecho floridiano un cohete Hellfire,escondido en un potrero de Guanajay. Parafraseando a Lola Rodríguez :  “Cuba  y Norcorea son de un gavilán las dos alas. Reciben flores o balas  sobre el mismo corazón”.

 
El miedo a perder el control político explica el retraso tecnológico en Cuba PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 14 de Junio de 2018 10:39

Resultado de imagen para El miedo a perder el control político explica el retraso tecnológico en Cuba

Por Yaoni Sánchez.- 

Frente a una montaña de expedientes médicos la enfermera busca el historial del paciente. Pasa las páginas, remueve las carpetas pero la hoja clínica no aparece. “Tendrá que hacérsela de nuevo” le dice al contrariado señor que esa misma mañana leyó en la prensa oficial sobre el “avance de la informatización” en la Salud Pública cubana.

El VI Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones, con sede en Varadero, funciona por estos días como una rampa de lanzamiento de titulares triunfalistas para la prensa oficial. Quienes se queden solo en los reportes que salen de la cita tecnológica pueden llegar a creer que en la Isla muchos trámites están al alcance de un clic, pero la realidad es diferente.

Un país donde la gran mayoría de la población nunca ha hecho una transacción financiera online, jamás ha podido comprar un producto en una tienda virtual y no conoce el enorme potencial de los cursos a distancia, con los que aprender desde casa, no puede catalogarse como una nación informatizada.

A eso se le suma que la indigencia salarial impide que muchos profesionales se inscriban en portales internacionales afines a su gremio, en los que ponerse al día de las últimas tendencias. Pagar el sueldo de un día por conectarse una hora en una zona wifi no es un indicador de una sociedad conectada más bien de la penalización económica que lastra al internauta cubano.

Cuba es un país donde la gran mayoría de la población nunca ha hecho una transacción financiera online, jamás ha podido comprar un producto en una tienda virtual y no conoce el enorme potencial de los cursos a distancia

Por otro lado, mientras el viceministro de Educación, Rolando Forneiro Rodríguez, pinta frente a los delegados del congreso un escenario optimista con un gran volumen de docentes en la asignatura de Informática, en innumerables escuelas del país el llamado tiempo de máquina apenas se cumple por la ausencia de maestros y el deterioro de la infraestructura.

Los niños menores de diez años aprenden más de tecnología intercambiando videoclips a través de aplicaciones para móviles como Zapya que asistiendo a unas aburridas clases de computación donde la ideología se entrelaza con el código html y los programas informáticos de factura oficial tienen más de política que de divertimento.

Desde hace más de dos décadas el aprendizaje de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) sufre además los intentos del Gobierno de crear un “corralito” de contenido filtrado. De esas intenciones han surgido engendros como Ecured, pobre remedo de Wikipedia; la impopular Mochila creada para competir con el paquete y la fallida Tendedera, nacida para barrer con Facebook.

En momentos en que internet refuerza su papel como terreno para el activismo y plaza de debate para temas tan candentes como las contradicciones de la democracia, el racismo o la violencia de género, las autoridades cubanas siguen tratando de domesticar la red y de encerrar a los usuarios de la Isla en una parcela custodiada.

Las autoridades cubanas siguen tratando de domesticar la red y de encerrar a los usuarios de la Isla en una parcela custodiada

En los hospitales y policlínicos el panorama es similar. La abultada burocracia del sistema de Salud Pública todavía funciona sobre el papel. La pérdida de una simple hoja puede significar meses de atraso en un tratamiento y los turnos médicos se entregan, la mayoría de las veces, de cuerpo presente para incomodidad de los enfermos y sus familiares.

En las aulas de las facultades de medicina el pizarrón, las tizas y los modelos plásticos del cuerpo humano no acaban de dar paso a otras tecnologías que hagan de los galenos de la Isla profesionales modernos. Salvar vidas pasa en la actualidad también por el dominio de dispositivos como el teléfono móvil o por la destreza para buscar información en la gran telaraña mundial.

El miedo al impacto social de la conectividad y a la pérdida de control político que supondría el acceso a otros canales informativos ha sido el verdadero freno para que los cubanos desembarquen en el siglo XXI, una era caracterizada justamente por las redes sociales, el consumo de contenido digital y la conectividad.

Ese temor del oficialismo no solo tiene un costo en el desarrollo económico nacional sino también en calidad de vida y la educación. No hay que esperar para ver el resultado de ese retraso porque es visible en cada aula y en cada consulta.

14 Y MEDIO

Última actualización el Martes, 19 de Junio de 2018 05:21
 
El Fracaso Socialista: ¿Zafra de 2018, o de 1894? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 07 de Junio de 2018 12:46

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- 

Imaginemos que los países en desarrollo que dependen económicamente de la exportación de materias primas registran hoy volúmenes de producción de sus principales rubros exportables más bajos que hace 124 años, a fines del siglo XIX.


¿Es un chiste? No, es el caso de Cuba, que camina hacia atrás como el cangrejo. Hace unos días concluyó la zafra 2017-2018 "sin cumplir los objetivos de producción", como dijo a los periodistas el titular de Azcuba, Orlando Celso García, quien muy afectado por el virus castrista del secretismo no informó lo más importante, la producción obtenida.

Última actualización el Sábado, 16 de Junio de 2018 04:46
 
La falacia del poder de la izquierda brasileña PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 02 de Septiembre de 2016 12:34

Resultado de imagem para destitucion de dilma rousseff

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

En Brasil el partido de los trabajadores, PT, de da Silva y Rousseff tuvo que aliarse al mayor partido brasileño, el partido del movimiento democrático brasileño, PMDB de Michel Temer --de centro derecha-- para tener acceso al poder. Nunca el PT contó con más fuerzas de base en la sociedad brasileña que el que apareció en la votación del impeachment de Rousseff: 61 votos a 20, es decir, el apoyo a la presidenta depuesta fue tres veces menor que los de su condena. Nunca el PT tuvo nacionalmente más del 30% del voto popular, del apoyo real, o la simpatía del pueblo, es decir, la sociedad brasileña nunca fue mayoritariamente izquierdista ni apoyó el proyecto izquierdizante.


La falacia del poder de la izquierda brasileña

Jorge Hernández Fonseca

1 de Septiembre de 2016

El 31 de Agosto la presidenta izquierdista de Brasil, Dilma Rousseff, fue definitivamente apartada de su cargo por el Congreso, poniendo fin a 13 largos años de mandato marxista de su partido. El tiempo de poder y la conformación de un bloque Castro-Chavista en Nuestra América, hacían ver al Gigante Sudamericano como un miembro más del conglomerado conocido como “socialismo del siglo XXI”. Nada más lejos de la realidad. La sociedad brasileña nunca fue socialista, mucho menos marxista.

Países como la Cuba de Fidel Castro y la Venezuela de Hugo Chávez encuentran una explicación en el carisma de sus líderes-dictadores, que después de engañar a sus pueblos utilizando sus capitales políticos reales, torcieron el camino hacia los regímenes autoritarios y empobrecedores que hoy detentan. En Brasil no hubo (ni hay) nada de eso. Lula da Silva, a pesar de su carisma, nunca contó con el favor mayoritario de la sociedad brasileña y menos todavía su sucesora Dilma Rousseff.

En Brasil el partido de los trabajadores, PT, de da Silva y Rousseff tuvo que aliarse al mayor partido brasileño, el partido del movimiento democrático brasileño, PMDB de Michel Temer --de centro derecha-- para tener acceso al poder. Nunca el PT contó con más fuerzas de base en la sociedad brasileña que el que apareció en la votación del impeachment de Rousseff: 61 votos a 20, es decir, el apoyo a la presidenta depuesta fue tres veces menor que los de su condena. Nunca el PT tuvo nacionalmente más del 30% del voto popular, del apoyo real, o la simpatía del pueblo, es decir, la sociedad brasileña nunca fue mayoritariamente izquierdista ni apoyó el proyecto izquierdizante.

Por eso, después que se materializara la ruptura del partido del vicepresidente Michel Temer con la presidenta Rousseff, los días de ésta estaban contados. Seis ministros de Dilma Rousseff votaron por su separación definitiva en la votación que la condenó, demostrando la falta de apoyo a su gobierno de coalición y a su proyecto político. Lo sucedido en Brasil no puede explicarse imaginando que hubo un “golpe”, como ahora aseveran los hermanos Castro en Cuba, sino como la ruptura previsible de una coalición, en la cual la mayor parte del poder quedaba con el partido minoritario… y el PT mandaba.

La primera presidencia de la izquierda brasileña en la persona de Lula da Silva se debió al apoyo del líder del PMDB y ex presidente de Brasil José Sarney, disgustado por el tratamiento vejaminoso que el gobierno de Fernando Henrique Cardoso dio a su hija Roseana Sarney cuando disputaba la presidencia del Brasil en las elecciones del 2002. Sarney reaccionó rompiendo con Cardoso, asociándose a da Silva y con ello, concitando el apoyo de su partido mayoritario al proyecto “lulista”; todo para evitar que el candidato de Cardoso ganara las presidenciales, que finalmente ganó da Silva.

Esa es la verdadera historia. El Gigante Sudamericano nunca fue marxista, ni su sociedad izquierdista; un evento desafortunado hizo que Brasil torciera su camino hacia el esquema que lo ha empobrecido momentáneamente, pero con el concurso de su pueblo y su espíritu democrático volverá a las glorias que merece, lejos de los aires Castro-Chavista que soplaron inmerecidamente dentro su gobierno.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Viernes, 09 de Septiembre de 2016 10:26
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 9 de 299