EEUU detiene programa de Parole para reunificación familiar de cubanos

"Debido a la suspensión de los servicios de visa de inmigrante/parole en la...

Este domingo un cubano se prueba en las elecciones de Chile

Mijail Bonito dice tener grandes esperanzas de alcanzar un puesto en la Cá...

La exfiscal Luisa Ortega pide orden de captura internacional contra Maduro ante CPI

En un vídeo divulgado en YouTube la exfiscal venezolana, Luisa Ortega Díaz, co...

EUA: La cámara baja da triunfo a Trump al aprobar una "histórica" reforma fiscal

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este jueves sin sobresaltos ...

Governo da Venezuela e PdVSA estão em default, declara associação do mercado

O Comitê de Mercados da Associação Internacional de Swap e Derivativos (ISDA, ...

Artigos: Cuba
El Che y los bandazos del castrismo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 05 de Octubre de 2017 15:17

Por ORLANDO FREIRE SANTANA.- 

De todos son conocidos los cambios de estrategia o bandazos experimentados por el castrismo en el transcurso de su ya larga existencia. Mas, lo que quizás algunos desconozcan es que uno de los detalles que han caracterizado cada una de las diferentes etapas ha sido el tratamiento dado a la figura del Che Guevara.

La primera ruptura aconteció a mediados de la década del 70, cuando los gobernantes cubanos decidieron incorporar la Isla a la órbita de la Unión Soviética. Todo el andamiaje teórico del Che se vino al piso. En el olvido quedaron su centralizador Sistema de Financiamiento Presupuestario, el rechazo a las relaciones monetario-mercantiles entre las empresas, la preeminencia de los estímulos morales, así como el enaltecimiento del trabajo voluntario.

Durante la celebración del Primer Congreso del Partido Comunista en 1975, Fidel Castro calificó esas concepciones guevaristas como "errores de idealismo", y de inmediato comenzó una práctica económica que negaba los postulados del mítico guerrillero.

Se implantó el sistema de Cálculo Económico —tan criticado por el Che en su debate teórico con Carlos Rafael Rodríguez—, fue reconocida la existencia de la ley del valor en el socialismo, se revalorizó el estímulo material, y se aplicaron, aunque tímidamente, algunas palancas financieras que el Che había tildado de "armas melladas del capitalismo".

Sin embargo, hacia 1986 el panorama se mostraba cambiante. El Cálculo Económico exhibía signos de agotamiento, sin que se hubiesen alcanzado los resultados deseados. Por otra parte, se anunciaban en el cielo moscovita ciertos nubarrones que intranquilizaban a la dirigencia castrista.

En esas condiciones, Fidel Castro decidió "rectificar" su estrategia. Echó a un lado las palancas del mercado, y colocó nuevamente el énfasis en el trabajo político-ideológico con las masas. Una faena que, según él, había quedado en un segundo plano al concebirse que los mecanismos económicos todo lo resolverían.

Por supuesto que el momento era ideal para retomar la figura del Che. Basta señalar lo expresado por el máximo líder, en 1987, acerca del pensamiento del Che Guevara en su discurso por el vigésimo aniversario de la caída en Bolivia del guerrillero argentinocubano: "Tengo la más profunda convicción de que si se ignora ese pensamiento difícilmente se pueda llegar muy lejos, difícilmente se pueda llegar al socialismo verdadero, al socialismo verdaderamente revolucionario".

Por su parte, el mundo académico oficialista también hallaría su filón en medio de la vuelta guevarista. Así, en el propio 1987 el investigador Carlos Tablada ganaría el Premio Casa de las Américas con el libro El pensamiento económico de Ernesto Che Guevara. Un texto acogido fervorosamente por la izquierda internacional, con 28 ediciones hasta el año 2001.

Dos años más tarde le tocaría el turno al ensayista Fernando Martínez Heredia con el texto Che, el socialismo y el comunismo. En sus páginas, entre otros argumentos, el autor elogia el Sistema de Financiamiento Presupuestario preconizado por el Che.

La llegada del "Periodo Especial" en los años 90, empero, colocaría nuevamente al Che en un segundo plano. Tratando de evitar el colapso de la economía, los gobernantes aplicaron medidas que hubiesen horrorizado al malogrado guerrillero: legalizaron el uso del dólar norteamericano, ampliaron el marco para el trabajo por cuenta propia, y permitieron que los campesinos vendieran libremente sus productos en los mercados agropecuarios.

Sin embargo, ya hacia la segunda mitad de los 90, cuando la economía dio muestras de una débil recuperación, el castrismo detuvo el camino de la apertura económica. Tal vez hubo temor de que una auténtica reforma económica trajera consigo cambios políticos. El contexto fue ideal para que en 1995 se fundara en la Universidad de La Habana la Cátedra Ernesto Che Guevara.

¿Y qué decir del legado del Che Guevara en la era de Raúl Castro? Pues que el legendario guerrillero es el gran ausente en la actualización del modelo económico. Digan lo que digan los voceros de la maquinaria del poder, el Che aborrecería los espacios del mercado previstos en los Lineamientos y la Conceptualización del Modelo. No obstante, la propaganda oficial se esfuerza por mantener su figura en el plano ideológico.

El general-presidente habría desestimado la máxima marxista de que la base determina la superestructura. Para él, aunque la economía se contamine con ciertos elementos del mercado, el control político debe permanecer inamovible.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 18 de Octubre de 2017 12:55
 
Solidaridad hacia venezolanos Vs. indiferencia hacia cubanos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 31 de Agosto de 2017 13:32

Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-

Naples. Estados Unidos.- La comunidad internacional está dando grandes muestras de solidaridad hacia el pueblo venezolano que sufre una crítica situación como consecuencia del gran conflicto político generado por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro.

La imposición de un nuevo “orden constitucional” – considerado ilegal y no reconocido por un conjunto de naciones e instituciones del mundo –, el marcado incremento de la represión, las carencias extremas de alimentos y medicinas, las constantes manifestaciones de la oposición, y de forma general, de la mayoría de la población, y de manera particular, las muertes ocurridas durante las acciones de protesta – que incluyen más de un centenar de jóvenes pacíficos-, ha sido más que suficiente para que desde todas partes del mundo tengan lugar pronunciamientos de apoyo incondicional al pueblo venezolano, al propio tiempo que se proyectan contra el corrupto y sanguinario régimen de Nicolás Maduro.

Esto debe ser motivo de una reflexión y análisis profundo, por cuanto, vale que reconozcamos todas esas muestras de hermandad que demuestran el grado de comprensión del fenómeno venezolano por parte de aquellos que han asumido actitudes dignas en este sentido, algo que comparto plenamente, y desde mi posición y de la manera en que se y puedo hacerlo, también me he situado al lado de los venezolanos, lo que supone una oposición a su régimen y de manera particular a su presidente.

No obstante, he estado cuestionándome algunos aspectos que quisiera comentar con la esperanza de que puedan llegar al corazón de unos y al pensamiento de otros, pero de cualquier modo, llegar para ejercer su influencia en esa sensibilidad innata a la condición humana.

En primer lugar creo que existen reacciones muy diferentes si se compara el comportamiento de todos los organismos internacionales, instituciones, personalidades, mandatarios, etc., en su actitud hacia el gran conflicto venezolano y la ya quasi eterna agonía cubana.

Recordemos que las lamentables muertes recientes en Venezuela han sido numerosas, es cierto, pero jamás será comparable a los miles de cubanos que han muerto durante décadas en sus terribles travesías por el mar, y más recientemente, a través de las selvas centroamericanas. En ambos casos el elemento desencadenante es el mismo, aunque en contextos diferentes. La existencia de un régimen comunista totalitario con una fuerte maquinaria represora es el elemento común en ambas naciones, algo que la comunidad internacional debe repudiar con la misma fuerza.

Algunos podrán afirmar que se trata de diferentes circunstancias, y esto es cierto; pero de cualquier modo, no resulta comparable el número de víctimas de la isla caribeña con el de Venezuela, y no solo el total de vidas perdidas; sino la persecución mantenida hacia todo aquello que se aparte de los cánones establecidos por la dictadura comunista de Cuba durante casi seis décadas, algo que resulta mucho más trascendental si se le compara con las acciones represivas del gobierno venezolano durante su etapa de Revolución Bolivariana a partir de 1999 con la asunción del poder por Hugo Chávez.

Téngase en cuenta que el drama venezolano ha alcanzado su clímax en los últimos años a diferencia de la agonía cubana, la que se inició justamente con la toma del poder por el dictador Fidel Castro y sus acólitos barbudos, quienes comenzaron la brutal aniquilación de cientos de cubanos a través de fusilamientos masivos dirigidos por un guerrillero extranjero que sigue siendo motivo de veneración en Cuba.

En lo adelante no ha habido una tregua para los cubanos. El éxodo masivo hacia los Estados Unidos y otros países, la escases de alimentos y medicamentos, la marginación y el ostracismo de aquellos considerados desafectos al régimen, la hambruna con sus consecuencias permanentes para la salud de muchos durante el llamado período especial, entre otros ejemplos, constituyen pruebas que demuestran la crueldad de una dictadura que se ha mostrado victoriosa ante cada una de las acciones arremetidas contra los cubanos.

Sin embargo, actualmente la comunidad internacional se ha mostrado con cierta frialdad ante el drama cubano. No ha existido un sentido de unidad por parte de los países de América Latina mediante la cual se pronuncien de manera enérgica contra las atrocidades del régimen castrista; algo que en otros tiempos fue diferente y países como Costa Rica y México – por solo citar dos ejemplos contundentes– hace solo unos años llegaron a la ruptura transitoria de sus relaciones diplomáticas.

La reunión extraordinaria convocada con urgencia para realizarse en Perú a pocas horas de la puesta en marcha de la constituyente de Maduro, con el no reconocimiento de su legitimidad por un considerable número de países, es una muestra del reconocimiento prioritario al dramático caso venezolano; algo que no sucede con Cuba, un país donde cada semana son golpeadas y encarceladas decenas de mujeres que de modo pacífico marchan intentando asistir a misa, donde cada día son amenazados, detenidos, golpeados y puestos en prisión miembros de organizaciones opositoras, donde se ha desatado una persecución desmedida hacia reporteros y comentaristas independientes, y donde todos los ciudadanos son sometidos a un estricto control por parte del régimen, sin que olvidemos la lamentable situación económica del pueblo cubano que ha estado sufriendo las carencias de alimentos y medicamentos.

Sin embargo, con el gobierno comunista cubano – a pesar de conocerse sus serias implicaciones en el narcotráfico, su papel ideador, controlador y ejecutor en todo lo referente a la situación venezolana, y sus oscuros lazos con naciones patrocinadoras del terrorismo–  se establecen diálogos, se desarrollan convenios y se mantienen lazos oficiales que lejos de aislarlo y mantenerlo en el lugar que merece, le ofrecen cierta perspectiva de proyección internacional, a diferencia de los enérgicos pronunciamientos que desde todas partes del mundo han facilitado el aislamiento total del régimen de Nicolás Maduro.

Así las cosas, mientras en Cuba las multitudes luchan por sobrevivir, las grandes instancias internacionales y los gobiernos democráticos del mundo se olvidan demasiado de los cubanos al darle prioridad a otros conflictos, los que sin duda, son importantes y merecen su apoyo; pero no debe descuidarse jamás la crítica situación económica, social y política de la mayor de las Antillas.

Mientras el mundo entero se pronuncia en contra de Maduro y su Constituyente, en La Habana, el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, ICAP – una institución fantasmal, de la que solo se tiene noticias de manera muy esporádica y en caso de simulaciones como estas–, se convocó a una marcha en apoyo al gobierno venezolano y a su líder Nicolás Maduro.

Un grupúsculo de unas trescientas personas forzadas a la acción desfiló por solo unos quince minutos por la céntrica calle G, conocida como Avenida de los Presidentes, como muestra de una complicidad de la que también el mundo sabe; aunque muchos prefieren guardar silencio, y mantenerse al margen de lo mal hecho, como si todo se le pudiera dejar al destino…

 
Las víctimas olvidadas de ‘Che’ Guevara PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 10 de Octubre de 2017 13:01

"Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario", dijo Ernesto Guevara en la sede de Naciones Unidas en diciembre de 1964. (un.org)

Por MARÍA C. WERLAU.- 

La cara del Che Guevara adorna camisetas de muchos opositores a la pena capital, pero el hombre de carne y hueso exhibió un profundo desprecio por la santidad de la vida humana.

Detrás del mito cuidadosamente construido sobre el Che, hay una verdad oscura e irreconciliable. Esta emerge locuazmente con sólo una mirada a vuelo de pájaro a la extensa bibliografía sobre él, incluyendo sus propios escritos, o a la estela de sus víctimas conocidas.

Guevara sabía, por su autoeducación comunista, que el terror sería un componente necesario para establecer el orden revolucionario. Además, venía preparado para la tarea de verdugo; en la Sierra Maestra se había forjado como asesino en serie. De las 25 ejecuciones documentadas por parte del Ejército Rebelde durante la lucha contra Batista, se sabe de al menos 6 que fueron a manos del mismo Che u ordenadas por él. Desde el mismo 1ro de enero de 1959, impuso con los hermanos Castro el imperativo de matar para garantizar el control en Cuba.

Guevara sabía, por su autoeducación comunista, que el terror sería un componente necesario para establecer el orden revolucionario

La pena de muerte estaba prácticamente abolida en Cuba, ya que el artículo 25 de la Constitución de 1940 prohibía aplicarla excepto en casos de traición militar. Pero, el 10 de enero de 1959, el nuevo Consejo de Ministros Revolucionarios modificó la Carta Magna, ignorando las cláusulas sobre la enmienda constitucional, y el 10 de febrero de 1959 promulgó una nueva Ley Fundamental. Así, se supeditó, y esencialmente se abolió, la Constitución, maniobras que otorgaron a la pena de muerte un viso de legalidad y permitieron su aplicación retroactiva.

Del 1 al 3 de enero de 1959, el Che hizo fusilar o dejó órdenes de fusilar a 25 personas en Santa Clara. El 3 de enero, Fidel Castro lo nombró comandante de la prisión Fortaleza de La Cabaña en La Habana y juez supremo de los tribunales revolucionarios. En el corto periodo en que estuvo al frente de La Cabaña (del 4 de enero al 26 de noviembre de 1959), al menos 73 personas fueron fusiladas sin garantías legales mínimas y, la gran mayoría, sin crímenes probados a su haber. El Che no sólo comandaba La Cabaña, sino que era el juez a cargo de toda apelación.

Curiosamente, los mejores biógrafos de Guevara le han dedicado cientos de páginas a la más pequeña minucia de su vida, pero han dado atención casi nula a sus numerosas víctimas. En efecto, la ropa, el aspecto, los intereses, la sexualidad o la correspondencia personal del Che han provocado más interés que las vidas que robó y el rastro de dolor que dejó en los angustiados familiares de las víctimas.

Es probable que nunca se conozca el número real de víctimas del 'Che'. Además de los que pudo haber matado en Cuba muchos otros murieron en las revueltas guerrilleras que dirigió en el Congo y Bolivia

El Che habló francamente a la comunidad internacional sobre los fusilamientos en Cuba. En la sede de Naciones Unidas en Nueva York el 11 de diciembre de 1964, hizo su famosa declaración: "Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario". Lo que es menos legendario, pero resulta más estremecedor, es que estuvo a favor de desencadenar la guerra nuclear para "construir un mundo mejor," supuestamente de las cenizas, durante la Crisis de los Misiles de octubre de 1962. Pocas semanas después, dijo a un periodista británico que si los misiles hubieran estado bajo control cubano, los hubieran lanzado. Si quedara duda acerca de sus objetivos, su mensaje de 1967 en la Conferencia de la Tricontinental aboga apasionadamente por la destrucción de los Estados Unidos.

Es probable que nunca se conozca el número real de víctimas del Che. Además de los que pudo haber matado en Cuba y aún se desconocen, muchos otros murieron en las revueltas guerrilleras que dirigió en el Congo y Bolivia, así como en otras acciones violentas que propició en América Latina. Después de su muerte, el sistema totalitario que ayudó a diseñar e imponer en Cuba ha costado miles de vidas y el modelo comunista de su devoción ha dejado una cuota de víctimas calculada en cien millones en el mundo.

En la era de los hombres-bomba que masacran civiles por fanáticos objetivos, resulta imperativo dejar claro quién realmente era Che Guevara. A sus víctimas le debemos la memoria y a los seres queridos que dejaron atrás, solidaridad. Quedaron sumidos en una pena despreciada por el mundo, profundizada por la exaltación del verdugo.

__________________________________________________________

María Werlau dirige el proyecto Archivo Cuba. La 2da edición de su libro, Las Víctimas Olvidadas del Che Guevara, incluye los perfiles de algunas víctimas.

14 Y MEDIO

Última actualización el Lunes, 16 de Octubre de 2017 21:05
 
LA NUEVA EXPLOSION DEL MAINE EN LA HABANA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 05 de Octubre de 2017 15:48

Por Santiago Cardenas.-

Por ahora,  el FBI, el G2  y  la alta comunidad de inteligencia de ambos países  nos  están vendiendo  la "certeza" de  que la explosión del Maine /2017 fue  concebida por obra y gracia del Espíritu Santo.


LA NUEVA EXPLOSION DEL MAINE EN LA HABANA.

Las   frías ondas expansivas  en el año 2017 son muy diferentes,  en el termostato político,   de las calientes cuando la explosión del Maine  en el  siglo XIX . Pero muy semejantes en causas y consecuencias. A los gobiernos  de EEUU y Cuba les conviene mantenerlas en el mayor secreto. Es: el secreto de la complicidad. Por ahora,  el FBI, el G2  y  la alta comunidad de inteligencia de ambos países  nos  están vendiendo  la "certeza" de  que la explosión del Maine /2017 fue  concebida por obra y gracia del Espíritu Santo.

Los pillastres del Almendares atrapados con  las manos ( y  los tímpanos ) en la masa .Los halcones del Potomac tambien  atrapados ( por conveniencia pendejo- acomodaticia ) en el  llamado síndrome de Ana Belén, la ex espía cinco estrellas con su  clásico apotegma : " Cuba ya  no es un peligro para la seguridad de los EEUU".

Que dos piedras p'a este fogón.  !! Que burla a nuestra inteligencia !!.

En realidad me importa muy poco, el clásico comino, lo que  al respecto digan o dejen de decir en ambas capitales  del concordato.  Las  explicaciones del contubernio a los ataques o a las "casualidades"  sónicas no pasarán , por pueriles, a formar parte de los grandes misterios de la historia. Corren otros tiempos en que no se puede impúdicamente tapar el sol (en eclipse ) con  un dedo (el del  medio ) de la  mano. Lo dicen las escrituras : nada oculto habrá que no sea expuesto en las azoteas.

Lo importante, el meollo, el legado -- como  nos gusta decir-- es que  el establishment  estadounidense  y su olfato de seguridad imperial ya re- conoce   lo que es  obvio y reiterativo --luego de seis décadas  y  desde las crisis de octubre --- que  no puede seguir durmiendo tranquilamente, como hasta ahora,  junto al enemigo.  EEUU. tiene que protejer sus fronteras  atlánticas junto  a una Cuba  definitivamente desarmada, apolítica o mas  bien anexada como un estado de la Unión. Esto último  parece  ser los mas viable , deseable y seguro.  En el Atlántico Sur y el Caribe ,Puerto Rico cerraría el arco defensivo del  imperio en sus fronteras orientales.No hacerlo  así y ahora , sería un acto de irresponsabilidad  e inseguridad perenne  para  la historia de América y  su geopolítica. Un foco de conflictos recurrentes y  semillero de una  guerra mundial.

 
Mariela Castro, Star Wars y los ataques acústicos de La Habana PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 04 de Octubre de 2017 00:45

Por Alberto Roteta Dorado.-

Mariela Castro ha evadido el polémico tema acudiendo a su ironía – que al parecer forma parte de los códigos genéticos familiares– y refugiándose en el famoso filme del realizador estadounidense George Lucas “La Guerra de las galaxias”, ha declarado que el asunto del ataque acústico es una fantasía fruto de la imaginación de ciertos sectores relacionados con la política de Estados Unidos...


Mariela Castro, Star Wars y los ataques acústicos de La Habana.

Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.

Naples. Estados Unidos.- Mariela Castro, la hija del actual presidente de Cuba, Raúl Castro, y de la que fuera presidenta vitalicia de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Vilma Espín, con frecuencia es motivo de ciertas polémicas en las llamadas redes sociales, y lo peor, algunos medios de prensa – ya sean sensacionalistas y superficiales o no– se han hecho eco de sus andanzas. Recordemos el incidente del caso del “moco pegao”, que se hizo famoso entre aquellos que se interesan en semejantes tonterías para los que sitios, blogs, páginas, etc., repitieron sin cesar lo que a la fuerza convirtieron en el suceso del momento.

Confieso que su presencia me resulta indiferente, al igual que el resto de los descendientes de la dinastía Castro. Considero que últimamente se le está prestando una atención que no merece, lo que lejos de perjudicarle, le proporciona cierto protagonismo a alguien que solo ocupa el trono en el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) de Cuba, a pesar de su dudosa experiencia en temas de esta naturaleza, dado su perfil de carrera universitaria más pedagógica – Licenciada en pedagogía y psicología; pero por el Instituto de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona–, que clínica; aunque la definen como sexóloga. Ya sabéis que en la Cuba comunista todo es posible, y que una “carta de presentación” con un historial en las filas de la izquierda vale más que una trayectoria académica decorosa.

No obstante a esta indiferencia que siento por la señora Castro no he podido quedarme en el silencio – que con frecuencia es sinónimo de la complicidad– ante la desfachatez con que ha tratado el delicado y controversial tema de los ataques acústicos a personal de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, ya sean personalidades diplomáticas o familiares, fenómeno que se extiende a funcionarios canadienses, que presentaron sintomatología similar a los casos norteamericanos.

Mariela Castro ha evadido el polémico tema acudiendo a su ironía – que al parecer forma parte de los códigos genéticos familiares– y refugiándose en el famoso filme del realizador estadounidense George Lucas “La Guerra de las galaxias”, ha declarado que el asunto del ataque acústico es una fantasía fruto de la imaginación de ciertos sectores relacionados con la política de Estados Unidos, que ni en dicha película – que trata un tema de extrema ficción–  se llegó tan lejos desde el punto de vista imaginativo. “En “La guerra de las galaxias” no hubo tanta fantasía, no se les ocurrió este tipo de ataque”, ha declarado la supuesta “sexóloga”.

Imagino que la señora Castro sepa que todos los casos reportados con disminución de su audición fueron examinados por especialistas competentes de Estados Unidos, quienes comprobaron la veracidad del fenómeno; aunque no se han dado conclusiones exactas dada la variabilidad de elementos dispersos en torno al cuadro clínico y a las diferencias de las posibles formas de exposición de los casos, lo que ha limitado poder establecer el necesario nexo causa-efecto, independientemente de la fuerza de la hipótesis de un daño provocado por determinado elemento complejo y sofisticado capaz de provocar daño auditivo en los afectados, toda vez que este ha sido el denominador común de todos los examinados por expertos.

Su padre, el dictador Raúl Castro, se mostró sorprendido con la difusión del hecho. Luego, las declaraciones del régimen cubano fueron – como era de esperar– evasivas al declarar que Cuba ofrece protección extrema a todos los funcionarios extranjeros en funciones diplomáticas.

Este incidente al que la Castro Espín no le concede importancia, y lo asocia a una onírica fantasía política, pondrá fin a las incipientes relaciones establecidas entre Estados Unidos y Cuba. Estados Unidos está retirando aproximadamente un 60 por ciento de su personal diplomático de Cuba, dejando en La Habana solamente el personal de emergencia. De igual forma han advertido a los viajeros estadounidenses del peligro de viajar a un país que está atacando de manera solapada y con alta tecnología a sus funcionarios y familiares en misiones de la diplomacia.

Dudo que lo sepas Mariela, de cualquier modo, te digo que lo mejor de “La guerra de las galaxias” es su extraordinaria música creada por el genial compositor y director orquestal estadounidense John Williams, y no sus fantasías argumentales, en las que, sin duda, no aparece ningún ataque sónico, por cuanto, dichos ataques pertenecen al mundo de la realidad, y con certeza podrá comprobarse la participación directa o la complicidad de la dictadura cubana en las provocadoras acciones.

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 9 de 282