Una salida económica para el actual desastre cubano Por Jorge Hernández Fonseca

Estados Unidos comercializa su gasolina mezclada con un 10% de etanol, con ...

México: Un nuevo sismo, el mismo día del trágico de 1985, alimenta los peores fantasmas

Como una macabra pesadilla que se repite, los mexicanos viven conmocionados tras ...

Evo Morales quiere cambiar las leyes para gobernar hasta 2025

Opositores bolivianos tildaron este martes de "golpe" a la democracia la petición del partido ...

Trump invita a líderes de Brasil, Colombia y Perú a debatir crisis en Venezuela

Estados Unidos, Brasil, Colombia y Perú son férreos críticos del Gobierno del ve...

CHEFE DO EXÉRCITO DESCARTA PUNIÇÃO A MOURÃO E ADMITE INTERVENÇÃO CONTRA O CAOS

Comandante do Exército, general Eduardo Villas Bôas, disse que o general Antonio ...

Artigos: Cuba
Caso de cubanos deportados de Ecuador será llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 24 de Julio de 2017 15:23

Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-

Naples. Estados Unidos.- Durante este mes de julio estamos evocando uno de los hechos más atroces de la historia de los migrantes cubanos en Latinoamérica. Me refiero al desalojo, golpizas, encarcelamiento y deportación (expulsión) de un numeroso grupo de cubanos en Quito, la capital ecuatoriana.

Varios medios publicaron recientemente el escrito A un año de la agresión y deportación de migrantes cubanos en Ecuador. Una historia poco conocida, donde narré a modo de síntesis algunos de los sucesos que finalmente condujeron al régimen dictatorial de Rafael Correa a la deportación de 121 migrantes cubanos, con lo que quedaba frustrado el proyecto de mejorar sus vidas, ya sea en la propia nación andina o al emprender viaje rumbo a Estados Unidos a través de Centroamérica.

Al cabo de un año del estremecedor suceso, cuyo único delito fue realizar un plantón en Quito para solicitar una visa humanitaria, el caso será llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con las fundamentaciones necesarias que demuestran una serie de violaciones e irregularidades en este proceso.

De la totalidad de detenidos – que no todos fueron deportados-, 63 estaban exentos de requisito de regularidad migratoria, 62 se encontraban de manera irregular – en última instancia solo estos podían haber sido deportados-,11 refugiados o con residencia en Brasil, 6 de manera regular, o sea, debidamente legalizados desde el punto de vista migratorio, 4 como solicitantes de refugio, y 2 como ecuatorianos por naturalización. De los detenidos 93 eran del sexo masculino y 55 del femenino. La mayoría se encontraba entre los 18 y los 30 años, y entre los 41 y 50 años. (Los datos corresponden a los detenidos que tuvieron juicio previo y un número de proceso. El número real de detenidos y deportados es impreciso.)

En la investigación de Llaria Rapido Ragozzino Memorias de una expulsión: Deportación de cubanos en Ecuador, se cuestiona acerca de la participación premeditada de la Embajada de Cuba en Ecuador, toda vez que existen documentos firmados por dicha embajada días antes de las deportaciones, lo que demuestra que se incumplió el debido proceso. La autora expone como principales fundamentos los siguientes hechos: 1.- Los “Documentos de Viaje y Tránsito” están firmados por la Embajada de Cuba en Ecuador y contienen los datos de cada pasajero, es decir, del deportado. Entre otra información, consta su fecha de emisión, la que fuera expedida el 6 de julio de 2016, es decir, el día en que los migrantes cubanos fueron desalojados del parque El Arbolito en la capital ecuatoriana, varios días antes de que fueran procesados. 2.- Las resoluciones del Ministerio del Interior en que se ordenaba la deportación de algunos cubanos fueron emitidas entre el 8 y el 10 de julio, de dos a cuatro días después de la firma de los documentos. 3.- Los documentos fueron adjuntados por la Fiscalía en sus expedientes para las audiencias de deportación. ¿Cómo se puede tener un boleto de deportación antes de la sentencia de un juez? Esto demuestra que las autoridades ya tenían la intención de deportar a la comunidad cubana detenida para intereses del gobierno cubano.

La nueva Ley de Movilidad Humana – vigente desde enero de 2017 por aprobación de la Asamblea Nacional- establece puntos tanto positivos como negativos para la protección de derechos de los migrantes. Dentro de sus principios incluye  a la Ciudadanía Universal, la que no existía en la normativa anterior dado que había sido formulada antes de la redacción y aprobación de la última constitución. No obstante, según el criterio de la abogada Belén Aguinaga, defensora  de algunos cubanos deportados, esto no garantiza que se respeten los derechos de los migrantes, “es carta muerta. La Ciudadanía Universal existía en la Constitución y aún así los cubanos fueron deportados”.

Javier Arcentales, uno de los abogados ecuatorianos que con valentía se enfrentó a la dictadura de Rafael Correa en defensa de los cubanos expulsados de la nación andina, es defensor de derechos humanos de las personas en movilidad humana y miembro de la Coalición por las Migraciones y el Refugio. A un año de su defensa fue entrevistado por la periodista Gabriela Coba para el diario ecuatoriano EL COMERCIO. (http://www.elcomercio.com/actualidad/defensa-cubanos-deportados-demanda-cidh.html.)

Según el doctor Arcentales hubo una intervención agresiva por parte de la Policía Nacional, esto ocurrió la madrugada del 6 de julio de 2016. Fueron detenidos más de 150 personas, entre las que se encontraban niños, adolescentes, mujeres embarazadas, adultos mayores. “Fue una detención masiva en la cual nunca se les informó por qué se los estaba deteniendo. Posteriormente se conoció que iban a iniciar las acciones de deportación con base a la ley que estaba vigente en ese entonces. No se conocían los cargos por los cuales iban a tomaban esta acción. Ellos tenían el permiso otorgado por el Municipio de Quito para estar en el parque de El Arbolito. Hasta ahora no se sabe cuál fue la motivación que tuvo la Policía y el Ministerio del Interior para realizar esta intervención. Recuerdo que la primera deportación fue la madrugada de un sábado. Los abogados recibimos llamadas desesperadas de los ciudadanos cubanos que se encontraban en la Unidad de Flagrancias como en el Hotel Carrión. Tuvimos otro traslado la madrugada del lunes. Hubo otras llamadas desde los lugares donde estaban detenidos. Para ese momento los defensores y defensoras de derechos humanos estábamos apostados afuera de estos sitios. Pudimos ver como con violencia sobre las personas se las sacaba para trasladarles. Después del hábeas corpus, el 13 de julio fue deportado el último grupo”. 

Dentro de las principales violaciones de estos casos se ha logrado precisar que las audiencias de deportación se realizaron después de las 24 horas de detención, los ciudadanos cubanos estaban detenidos de manera ilegal y arbitraria ya que cumplieron las 24 horas de detención sin ser presentados ante un juez competente, haciéndose caso omiso de la constitución, las audiencias se realizaron con rapidez extrema, algunas duraban entre 10 a 15 minutos por lo que no se garantizó el derecho a la defensa, las personas fueron trasladadas y deportadas cuando no fueron notificadas de la sentencia o de lo que se decidió en las audiencias.

Por otra parte la Ley de Migración en ese momento establecía que solamente cuando se haya ejecutado la sentencia, es decir, cuando hubieran pasado tres días de la decisión, podía la persona ser deportada, porque entonces  impugnaría, lo que no fue respetado pues apenas se ejecutaba la sentencia el Ministerio del Interior estaba dispuesto a ejecutar la deportación.

Haciendo uso de una facultad absolutamente inconstitucional, el ministro encargado Diego Fuentes, emitió resoluciones que revocaban decisiones judiciales. Nunca un órgano administrativo puede revocar una decisión judicial. En más de 80 sentencias se revoca la decisión judicial sin fundamentos, no hay análisis caso por caso. Por eso fueron deportadas personas que tenían visa vigente, que tenían posibilidades de regularizarse. Se dio una expulsión colectiva de extranjeros, algo que está prohibido por instrumentos de derechos humanos.

Actualmente se está preparando la demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que llegue al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y se determinen las responsabilidades de aquellos involucrados en este caso, así como buscar formas de poder enmendar los daños de los que fueron deportados y detenidos injustamente durante el régimen correísta.  

Última actualización el Martes, 25 de Julio de 2017 12:57
 
Medir la desesperanza PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 12 de Febrero de 2017 13:56

Medir la desesperanza

Por Yoani Sánchez.- 

Las estadísticas engañan. Solo reflejan valores mensurables, realidades tangibles. Los organismos internacionales nos atiborran de números que miden el desarrollo, la esperanza de vida o el alcance de la educación, pero rara vez aciertan en graduar la insatisfacción, el miedo y el desaliento. Con frecuencia en sus informes se describe a una América Latina y a sus habitantes encerrados en la inopia de los dígitos.

Este año la región tendrá un tenue crecimiento del 1,3%, según ha pronosticado la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Un dato que apenas logra transmitir la envergadura de las vidas que dejará arruinadas el renqueante andar de la zona. Los proyectos inconclusos y un largo rosario de dramas sociales se acentuarán en muchos de estos países en los próximos meses. El caldo de cultivo donde brotan los populismos.

Sin embargo, el drama mayor sigue siendo la falta de horizontes que experimentan millones de habitantes de este lado del planeta.

Un haitiano que cruza la selva del Darién para llegar a Estados Unidos no lo hace solo impulsado por las míseras condiciones que vive en su país, los destrozos dejados por los fenómenos naturales o las repetidas epidemias que se cobran miles de vidas. El más poderoso motor que lo mueve es la desesperanza, la convicción de que en su tierra no tendrá nuevas oportunidades.

No atisbar el fin de la violencia empuja a otros tantos centroamericanos a escapar de sus países. En varias de estas naciones las pandillas se han vuelto un mal entronizado, la corrupción ha corroído el andamiaje interior de las instituciones y los políticos van de un escándalo en otro. El desaliento promueve entonces una respuesta muy diferente a la que genera la indignación. El primero suscita escapar, la segunda rebelarse.

Mientras tanto, en esta isla del Caribe, millones de seres humanos rumian su propia desilusión. Por décadas los cubanos huyeron movidos por la persecución política, los problemas económicos y el hastío. Hasta el pasado 12 de enero esa sensación de asfixia generalizada tenía una salida, se llamaba política de pies secos / pies mojados y el presidente Barack Obama la eliminó a pocos días de concluir su segundo mandato.

Las estadísticas no registran la frustración que atenaza a millones de habitantes de este lado del planeta

Los más acérrimos críticos de aquel privilegio migratorio aseguran que incentivó las deserciones y las salidas ilegales. Hay quienes critican también su injusto carácter al beneficiar con prerrogativas a quienes no escapaban de un conflicto bélico, un genocidio o un cataclismo natural. Olvidan entre sus argumentos que el desaliento también merece ser tenido en cuenta y computado en cualquier fórmula que intente descifrar la fuga masiva que afecta a una nación.

Un error similar al que cometen los organismos como la FAO, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados o la Cepal que se especializan en medir parámetros al estilo de la cantidad de calorías ingeridas cada día, el efecto del cambio climático en los desplazamientos humanos o las décimas que decreció el Producto Interno Bruto de una nación. Sus reportes y declaraciones jamás sopesan la energía que se acumula bajo la frustración, el peso que tiene la decepción o la impotencia en toda migración.

Cuando más de tres generaciones de individuos han vivido bajo un sistema político y económico que no evoluciona ni progresa, se extiende entre ellos la convicción de que esa situación es eterna e inmutable. Llegan a perder el horizonte y en sus mentes echa raíces la idea de que nada puede hacerse para cambiar el statu quo. A ese punto han ido arribando muchos de los nacidos en Cuba después de enero de 1959 y que crecieron con la convicción de que todo había sido hecho por otros que los antecedieron.

Eso explica que un joven que poco antes dormía bajo un techo en La Habana tenía acceso a una cantidad limitada, pero segura, de alimentos a través del mercado racionado y pasaba sus largas horas libres en el banco de un parque se lance al mar en una balsa a merced de los vientos y de los tiburones. La falta de perspectivas está detrás también de una buena parte de los casos de migrantes isleños que han terminado en los último años en manos de traficantes de personas en Colombia, Panamá o México.

Washington no solo ha cortado una vía de escape, sino que la decisión de la Casa Blanca ha terminado por subir los grados de ese abatimiento que trae la crónica ausencia de sueños que caracteriza al país. La Ley de Ajuste Cubano, implementada desde 1966, se mantiene para quienes logren probar que son perseguidos políticos, pero la sensación más extendida entre los potenciales migrantes es la de haber perdido una última posibilidad de alcanzar un futuro.

Una barrera burocrática es poca cosa para quienes creen que en su patria no les queda nada por hacer

Sin embargo, ese menoscabo de la ilusión tiene pocas posibilidades de transmutarse en rebelión. La teoría de la olla de presión social a la que Obama ha cerrado la válvula de escape para que el fuego de las estrecheces internas y la represión la hagan estallar suena bien como metáfora, pero no incluye algunos importantes ingredientes. Entre ellos la resignación que desarrollan los individuos sometidos a realidades que se presentan como inmutables.

La creencia de que nada puede hacerse y nada cambiará se mantiene por estos lares como el principal estímulo para levar anclas y partir hacia cualquier rincón del planeta. La olla no estallará con un mar de gente en las calles derrocando al Gobierno de Raúl Castro y entonando himnos en ese soñado “día D” que tantos se cansaron de esperar.

Quienes crean que el cierre de una puerta migratoria actuará como el chasquido de los dedos que despierta a una sociedad hipnotizada a la conciencia cívica, se equivocan. La cancelación de esa política de beneficios en territorio estadounidense no alcanza para crear ciudadanos.

Una nueva barrera burocrática es poca cosa ante quienes consideran que han tocado su techo de vuelo y que en su patria no les queda ya nada por hacer. Esa callada convicción nunca aparecerá en las tablas, los gráficos de barras ni los esquemas con que los especialistas explican las causas de los éxodos y los desplazamientos. Pero desconocerla les hace no comprender tan prolongada escapada.

Lejos de los informes y de las estadísticas que todo lo quieren explicar, la desesperanza llevará a los migrantes cubanos hacia otros lares, reorientará su ruta hacia nuevos destinos. En lejanas latitudes florecerán comunidades que degustarán su consabido plato de arroz con frijoles y seguirán diciendo la palabra “chico” ante muchas de sus frases. Son esos que soltarán una lagrimita cuando vean en el mapa ese trozo de tierra largo y estrecho donde un día tuvieron sus raíces, pero sobre el que nunca pudieron dar frutos.

EL PAIS; ESPANHA

Yoani Sánchez es periodista cubana y directora del diario digital 14ymedio.

Última actualización el Lunes, 20 de Febrero de 2017 14:34
 
EL GOLPE DE ESTADO EN LA UNIVERSIDAD PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 15 de Julio de 2017 11:39

Santiago Cardenas.-

EL GOLPE DE ESTADO EN LA UNIVERSIDAD.
"LA UNIVERSIDAD ES PARA LOS REVOLUCIONARIOS",FIDEL
Los largos tentáculos de la involución cubanas se hacen visibles ocasionalmente, recordándonos la
fragilidad de nuestra existencia democrática. Había que devolverle su teatro a Don Carlos
Saladrigas . El de la Casa Bacardí ; que para eso lleva su nombre y puso el billete. Ya apareció el
sustituto de Suschliki , que no podía ser otro que Andy , de vieja y muy conocida trayectoria en la
mediocridad. El hombre para el puesto. Interino a perpetuidad y muy contento, en su
ingenuidad,por supuesto.
Lo curioso es que UM. no diera el golpe durante el deshielo, cuando las condiciones eran más
propicias. El apuro, a destiempo, es porque el 15 de agosto sigue cayendo antes del 15 de
septiembre.
Consumatum est . La "gusanera" al pataleo en el nuevo Museo Diaspórico entre las lágrimas de
Frank Calzón ; luego , la destrucción ( como acostumbran los marxistoides light) de otro ícono del
exilio -- a la vuelta de pocos meses-- en la calle Brescia; bajo la neutralidad de Bacardi Brewing
Company, Bahamas Islands Headquarters.
dr Santiago Cárdenas.


"LA UNIVERSIDAD ES PARA LOS REVOLUCIONARIOS", FIDEL


Los largos tentáculos de la involución cubanas se hacen visibles ocasionalmente, recordándonos la


fragilidad de nuestra existencia democrática. Había que devolverle su teatro a Don Carlos


Saladrigas . El de la Casa Bacardí ; que para eso lleva su nombre y puso el billete. Ya apareció el


sustituto de Suschliki , que no podía ser otro que Andy , de vieja y muy conocida trayectoria en la


mediocridad. El hombre para el puesto. Interino a perpetuidad y muy contento, en su


ingenuidad,por supuesto.


Lo curioso es que UM. no diera el golpe durante el deshielo, cuando las condiciones eran más


propicias. El apuro, a destiempo, es porque el 15 de agosto sigue cayendo antes del 15 de


septiembre.


Consumatum est . La "gusanera" al pataleo en el nuevo Museo Diaspórico entre las lágrimas de


Frank Calzón ; luego , la destrucción ( como acostumbran los marxistoides light) de otro ícono del


exilio -- a la vuelta de pocos meses-- en la calle Brescia; bajo la neutralidad de Bacardi Brewing


Company, Bahamas Islands Headquarters.


dr Santiago Cárdenas.

 
Falta de alimentos, otro crimen castrista PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 08 de Julio de 2017 11:49

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- 

Si a usted le dicen que en un país cualquiera de América Latina casi el 60% de las tierras fértiles disponibles para la agricultura no se cultivan, no producen absolutamente nada, creerá que le están tomando el pelo, pues en pleno siglo XXI eso no parece posible.

Pero sí lo es. El país en cuestión es Cuba, una bella isla tropical plena de tierras muy fértiles que asombraron al Gran Almirante cuando las conoció hace 525 años.

¿Cómo es eso posible en un país al que la FAO, en los años 50, ponía de ejemplo como uno de los mayores productores y exportadores de alimentos de Latinoamérica en proporción a su población total?

Uno de los "ganchos" proselitistas de Fidel Castro para su movimiento antibatistiano, luego de causar la muerte de decenas de jóvenes en el desastroso asalto al cuartel Moncada, fue la promesa de que al llegar él al poder realizaría una profunda reforma agraria, entregaría las tierras a los campesinos que la trabajaban y eliminaría los latifundios improductivos.

El general Batista huyó de la Isla, Castro se subió al poder, y lo que hizo fue burlarse de todos y pasar a propiedad del Estado el 77% de las tierras agrícolas de la nación. Creó con ellas gigantescos latifundios improductivos, los mayores del país desde la colonización española.

Como resultado, en los dos primeros años de la estatista "Reforma Agraria" la producción de azúcarse derrumbó de 6,8 millones de toneladas métricas a 3,8 millones en la zafra 1962-1963. La Isla dejó de ser el primer productor y exportador mundial de azúcar de caña. Un título que poseía desde finales del siglo XVIII. En 2017 Cuba produjo 1,7 millones de toneladas de azúcar, tres veces menos que los 5,1 millones de toneladas producidas hace 92 años.

Cuba pasó a ubicarse en la cola de los productores de alimentos de América Latina y el que peor rendimientos agrícolas registra en el continente, incluso en la caña de azúcar, en lo que fue líder mundial. Y si no se produjeron fatales hambrunas fue porque Moscú comenzó a subsidiar a la dictadura para convertir la Isla en un portaviones soviético gigante en las narices de EEUU, y expandir la ideología comunista por las Américas.

Aun con las subvenciones de la URSS el comandante en marzo de 1962 tuvo que implantar una cartilla de racionamiento de alimentos, que ya tiene 55 años de edad y es la de más larga vida en la historia del Hemisferio Occidental.

Con la "Reforma Agraria" se desplomó la producción de alimentos básicos de la dieta cubana: carne, arroz, leche, viandas, frutas y vegetales. De casi siete millones de cabezas de ganado vacuno en 1958 para seis millones de habitantes (una vaca por habitante), hoy la cifra es de 3,6 millones de vacunos flaquísimos, para 11,3 millones de habitante (tres habitantes por vaca). Por eso en 2016 se produjo tres veces menos carne y menos leche que en 1958, con el doble de habitantes.

En los años 50 Cuba se autoabastecía de carne de res, leche, frutas tropicales, café y tabaco. Y era autosuficiente en pescados y mariscos, carne de cerdo, de pollo, viandas, hortalizas, y huevos. Era el primer país latinoamericano en consumo de pescado y el tercero en consumo de calorías, con 2.682 diarias. Y ocupaba el séptimo lugar a nivel mundial en salario agrícola promedio, con 3 pesos diarios (equivalentes a dólares), según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Antes de 1959 Cuba importaba el 29% de los alimentos que consumía. Los comunistas de entonces (el PSP) criticaban que aquella cifra era muy alta para un país tan fértil. Hoy, con los comunistas en el poder, se importa el 80% de los alimentos.

Propiedad estatal vs. privada

El régimen se niega a entregar las tierras en propiedad a quienes la trabajan o la quieran trabajar, y a quienes la trabajan les prohíbe que la cultiven libremente y vendan sus cosechas en el mercado. Los obliga a entregar las cosechas al Estado, a precios miserables.

Encima, en la distribución estatal por parte del engendro llamado Acopio se pierde el 57% de los alimentos cosechados, según la ONEI. El propio régimen admite que el 56% de las tierras agrícolas de Cuba están ociosas, inundadas de marabú, no producen ni una malanga. Estas dos últimas estadísticas son más que suficientes para que el general Raúl Castro presente su renuncia mañana mismo.

Hay en la Isla un total de 6,2 millones de hectáreas de superficie agrícola, de las cuales el 46%, es decir, 2,8 millones de hectáreas, son de las empresas estatales (los sovjoses en la antigua URSS). Un 31%, o sea, 1,9 millones de hectáreas, son también estatales, pero entregadas en usufructo a particulares mediante contratos leoninos. Y las restantes 1,4 millones de hectáreas, el 23%, corresponden a los campesinos privados, individuales o en cooperativas.

Para saber cómo producen baste un dato. Según la ONEI, en el primer semestre de 2015 las empresas estatales, incluyendo las cooperativas estatales llamadas Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) produjeron únicamente el 10% de los 5,7 millones de toneladas de viandas, hortalizas, arroz, frijoles y frutas obtenidas en todo el país. O sea, 570.000 toneladas. El otro 90% (5,1 millones de toneladas) fue producido por los agricultores privados y los usufructuarios.

Increíble, pero cierto. Con aproximadamente la mitad de las tierras, que son las mejores del país, el Estado socialista produjo la décima parte de las cosechas nacionales, mientras que la otra mitad, operadas por manos privadas, produjo el 90%. Ello expresa la idiotez y soberbia absurda de la elite castrista, que se niega a aceptar la sabiduría del refrán criollo: "el ojo del amo engorda el caballo". Y gasta 2.000 millones de dólares importando alimentos.

Hogueras para quemar las "libretas"

Las evidencias de la superioridad de la propiedad privada en la agricultura —y en todo— son abrumadoras. El régimen militar tiene la obligación de entregar las tierras fértiles de la Isla a quienes la quieran trabajar, y con sus títulos de propiedad. En China y Vietnam gobiernan partidos comunistas y los campesinos tienen libertad para cosechar y vender lo que producen.

El colmo es que, pese a que la crisis venezolana ha agudizado la escasez de alimentos en Cuba, por falta de dinero para importarlos y para adquirir los insumos y equipos para hacer producir la tierra, el castrismo en vez de liberar las fuerzas productivas agrícolas aumenta los controles.

En una reciente reunión del Consejo de Ministros, según reportó Granma, "se ratificó que las tierras otorgadas en usufructo son propiedad intransferible del Estado". O sea, que nadie se haga ilusiones pues las tierras son propiedad del Estado y solo son prestadas por un tiempo, que ahora se va a extender a 20 años.

En la propia reunión, Marino Murillo, zar —algo opacado últimamente— de la "actualización del modelo cubano", reveló que ha bajado el interés por obtener tierras estatales en usufructo. Es lógico, los campesinos y los potenciales agricultores no quieren trabajar tierras que no son suyas y no pueden venderlas o dejárselas a sus hijos. Tampoco pueden producir y vender libremente las cosechas. Y el régimen les puede quitar la tierra en cualquier momento, como ya ocurre en Holguín.

Lo cierto es que Cuba es el único país de Occidente en el que la actividad agrícola y pecuaria no está a cargo totalmente del sector privado. Si se privatizase la agricultura y se respetasen los derechos de los ciudadanos a la libertad económica y todos los otros derechos del hombre moderno, en poco tiempo los cubanos harían hogueras para quemar las "libretas" en las calles. Se alimentarían adecuadamente. Cuba volvería a ser citada como ejemplo por la FAO.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Jueves, 13 de Julio de 2017 11:00
 
A un año de la agresión y deportación de migrantes cubanos en Ecuador. Una historia poco conocida. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 11 de Julio de 2017 13:38

Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-

Naples. Estados Unidos. Miles de cubanos en los últimos años dejaron su patria en busca no solo del llamado sueño americano, sino con aspiraciones de encontrar una mejor vida con un mínimo de condiciones que garantizaran su sustento, aunque no fuera justamente en “el país de las oportunidades”. Tal es el caso de miles de cubanos que invadieron Ecuador, país al que se podía llegar con cierta facilidad – una vez pasada la ronda de preguntas rutinarias y las exigencias de las autoridades del aeropuerto Mariscal Sucre de su capital– toda vez que existía un convenio entre los gobiernos de Cuba y Ecuador, el que establecía un libre visado.

Con esta opción se utilizaba al país andino como territorio de paso para continuar una larga y peligrosa travesía de cientos de kilómetros a través de las selvas americanas y del paso a través de sitios fronterizos; pero además en aquellos contrastantes parajes que unen los enormes Andes con las costas del pacífico se establecieron quienes no pudieron o no quisieron enfrentar un largo camino que le costó la vida a no pocos migrantes de la isla.

Así las cosas, dispersos por todo el territorio ecuatoriano los cubanos han intentado sobrevivir en medio de la adversidad, la incomprensión,  la xenofobia y la discriminación de aquellos que inmersos en su ignorancia desconocen el sentido de aquella praxis latinoamericana tan tratada por el colosal héroe de Dos Ríos, a quien ellos desconocen a pesar de ser latinoamericanos. Tal vez resulte un tanto agresivo; pero lo expresado es el verdadero sentir de los cubanos, y es también lo vivido por quien redacta este escrito durante su estancia en la patria de Eloy Alfaro.

Cansados de ser rechazados al buscar trabajo, de ver anuncios que precisaban que no aceptaban cubanos, de ser señalados por su modo de vestir – siempre a la moda - y hasta de deambular – con cierto estilo que nos distingue-, además de haberse encontrado un socialismo, tal vez, menos severo que el practicado en Cuba, pero al fin de cuentas un sistema dictatorial,  un buen día una multitud determinó salir de la continuidad de la pobreza y de las garras del comunismo correísta.

Gestiones, trámites, entrevistas, encuentros y desencuentros tuvieron lugar por aquellos días de mayo y junio de 2016. “Faciliten nuestra salida de Ecuador para llegar a Estados Unidos”, fue la petición de 1668 cubanos a José Serrano, Ministro del Interior del Gobierno de Ecuador. “Somos muchos los cubanos que quedamos varados en Ecuador (se calcula que más de 3000) y que a diario debemos soportar la discriminación, la falta de oportunidades, y las trabas para legalizarse u obtener trabajo debido a nuestra condición”, expresaron los migrantes.

“Por eso, queremos tener la posibilidad de viajar a Estados Unidos. Lo único que pedimos, es poder ser tratados de la misma forma que muchos de nuestros compatriotas en Panamá y Costa Rica que gracias a tratados humanitarios están siendo acogidos en México para eventualmente llegar a Estados Unidos a salvo”, afirmaron.

Pero al fallar todos los intentos por las formas más protocolares posibles, incluidos los pedidos a la embajada de México y la intervención de la Iglesia Católica a través de su conferencia episcopal, no les quedó otra opción que seguir las sugerencias de Sharp sobre la resistencia pacífica, y se dieron cita el  12 de junio de 2016, unos 750 migrantes en representación de la comunidad cubana en Ecuador para concentrarse en las cercanías de la embajada de México, en lo que constituyó el primer acto de manifestación pacífica protagonizado por los migrantes cubanos en América, y aunque este hecho no tuvo la difusión requerida de acuerdo a su connotación, sin duda, forma parte destacada de la historia del fenómeno migratorio cubano.

Allí permanecieron en tiendas de campaña por varios días. Ni el intenso frío de Quito, ni las amenazas policiales y de autoridades del gobierno de Correa, ni los intentos de división ante las contradicciones de sus líderes, ni el personalismo por parte de quienes se creyeron héroes y luego traicionaron, o los que no hicieron todo lo que se debió hacer, laceraron el espíritu de rebeldía de aquellos cubanos que de manera anónima estaban siendo copartícipes de una verdadera hazaña de estos tiempos.

Y si omito el nombre de los que ocuparon un protagonismo en las acciones, de movimientos y de organizaciones involucradas, es por considerar que los verdaderos protagonistas de aquellos trágicos días, cuyo primer aniversario estamos recordando durante este mes, son todos los migrantes que de una u otra forma asumieron su rol y sirvieron al propio tiempo de estímulo a las comunidades de cubanos en territorio panameño y colombiano.

En horas de la madrugada del 26 de junio fueron desalojados más de 400 cubanos. La policía antimotines arremetió con amenazas y golpes – patadas y bastonazos- contra los cubanos que por más de una semana esperaron por una respuesta satisfactoria por parte de las autoridades mexicanas respecto a su objetivo de viajar a Estados Unidos.

El 4 de julio alrededor de seiscientos manifestantes marchó rumbo a la sede de la Embajada Cubana en Ecuador como protesta ante la nota de prensa publicada por esta institución, donde se afirmó que los migrantes de la Isla en ese país no eran perseguidos políticos. Los cientos de cubanos - reunidos en 134 tiendas de campaña ubicados en el parque El Arbolito una vez que fueran desalojados de las cercanías de la embajada de México - decidieron unirse en son de protesta a lo que consideraron un acto inhumano.

A solo dos días fueron brutalmente agredidos por las fuerzas represivas del régimen dictatorial de Rafael Correa, quien a solo seis meses, de manera paradójica fuera condecorado con la Orden Iberoamericana de Justicia, y antes de despedirse del trono presidencial el régimen de La Habana lo premiaba con la Orden José Martí.  Al parecer la comunidad internacional desconocía de estos hechos o prefirió ignorarlos, no así en el caso de Cuba, con cuyo gobierno se acordó la deportación final.

La historia terminó con el encarcelamiento y la deportación masiva de más de un centenar de cubanos bajo la justificación de su estado irregular desde el punto de vista migratorio – unos 50.000 cubanos ingresaron a Ecuador entre 2008 y 2015, de los cuales un 30 % no estaba regularizado–, aunque se sabe que fue como represalia por las acciones emprendidas por aquellos valientes seres que en un acto de rebeldía se enfrentaron a la injusticia y reclamaron sus derechos como migrantes.

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 9 de 279