La dictadura castrista prohíbe a Berta Soler salir de Cuba

El Gobierno ha impedido este martes salir del país a Berta Soler, ...

OEA aprueba celebrar su Asamblea en Ciudad de México entre el 19 y 21 junio

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó hoy por consenso celebrar su ...

El chavismo pide al Supremo anular el apoyo del Parlamento a la Carta Democrática

El bloque parlamentario del chavismo solicitó el miércoles al Tribunal Supremo de ...

El ministro de Defensa vincula el ataque en Londres al ‘terrorismo islamista’

El ministro británico de Defensa, Michael Fallon, dijo el jueves que el ...

Senado chileno apoia proposta de suspensão da Venezuela na OEA

O senado do Chile apoiou nesta quarta-feira a proposta de suspender a Ve...

Artigos: Cuba
Medir la desesperanza PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 12 de Febrero de 2017 13:56

Medir la desesperanza

Por Yoani Sánchez.- 

Las estadísticas engañan. Solo reflejan valores mensurables, realidades tangibles. Los organismos internacionales nos atiborran de números que miden el desarrollo, la esperanza de vida o el alcance de la educación, pero rara vez aciertan en graduar la insatisfacción, el miedo y el desaliento. Con frecuencia en sus informes se describe a una América Latina y a sus habitantes encerrados en la inopia de los dígitos.

Este año la región tendrá un tenue crecimiento del 1,3%, según ha pronosticado la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Un dato que apenas logra transmitir la envergadura de las vidas que dejará arruinadas el renqueante andar de la zona. Los proyectos inconclusos y un largo rosario de dramas sociales se acentuarán en muchos de estos países en los próximos meses. El caldo de cultivo donde brotan los populismos.

Sin embargo, el drama mayor sigue siendo la falta de horizontes que experimentan millones de habitantes de este lado del planeta.

Un haitiano que cruza la selva del Darién para llegar a Estados Unidos no lo hace solo impulsado por las míseras condiciones que vive en su país, los destrozos dejados por los fenómenos naturales o las repetidas epidemias que se cobran miles de vidas. El más poderoso motor que lo mueve es la desesperanza, la convicción de que en su tierra no tendrá nuevas oportunidades.

No atisbar el fin de la violencia empuja a otros tantos centroamericanos a escapar de sus países. En varias de estas naciones las pandillas se han vuelto un mal entronizado, la corrupción ha corroído el andamiaje interior de las instituciones y los políticos van de un escándalo en otro. El desaliento promueve entonces una respuesta muy diferente a la que genera la indignación. El primero suscita escapar, la segunda rebelarse.

Mientras tanto, en esta isla del Caribe, millones de seres humanos rumian su propia desilusión. Por décadas los cubanos huyeron movidos por la persecución política, los problemas económicos y el hastío. Hasta el pasado 12 de enero esa sensación de asfixia generalizada tenía una salida, se llamaba política de pies secos / pies mojados y el presidente Barack Obama la eliminó a pocos días de concluir su segundo mandato.

Las estadísticas no registran la frustración que atenaza a millones de habitantes de este lado del planeta

Los más acérrimos críticos de aquel privilegio migratorio aseguran que incentivó las deserciones y las salidas ilegales. Hay quienes critican también su injusto carácter al beneficiar con prerrogativas a quienes no escapaban de un conflicto bélico, un genocidio o un cataclismo natural. Olvidan entre sus argumentos que el desaliento también merece ser tenido en cuenta y computado en cualquier fórmula que intente descifrar la fuga masiva que afecta a una nación.

Un error similar al que cometen los organismos como la FAO, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados o la Cepal que se especializan en medir parámetros al estilo de la cantidad de calorías ingeridas cada día, el efecto del cambio climático en los desplazamientos humanos o las décimas que decreció el Producto Interno Bruto de una nación. Sus reportes y declaraciones jamás sopesan la energía que se acumula bajo la frustración, el peso que tiene la decepción o la impotencia en toda migración.

Cuando más de tres generaciones de individuos han vivido bajo un sistema político y económico que no evoluciona ni progresa, se extiende entre ellos la convicción de que esa situación es eterna e inmutable. Llegan a perder el horizonte y en sus mentes echa raíces la idea de que nada puede hacerse para cambiar el statu quo. A ese punto han ido arribando muchos de los nacidos en Cuba después de enero de 1959 y que crecieron con la convicción de que todo había sido hecho por otros que los antecedieron.

Eso explica que un joven que poco antes dormía bajo un techo en La Habana tenía acceso a una cantidad limitada, pero segura, de alimentos a través del mercado racionado y pasaba sus largas horas libres en el banco de un parque se lance al mar en una balsa a merced de los vientos y de los tiburones. La falta de perspectivas está detrás también de una buena parte de los casos de migrantes isleños que han terminado en los último años en manos de traficantes de personas en Colombia, Panamá o México.

Washington no solo ha cortado una vía de escape, sino que la decisión de la Casa Blanca ha terminado por subir los grados de ese abatimiento que trae la crónica ausencia de sueños que caracteriza al país. La Ley de Ajuste Cubano, implementada desde 1966, se mantiene para quienes logren probar que son perseguidos políticos, pero la sensación más extendida entre los potenciales migrantes es la de haber perdido una última posibilidad de alcanzar un futuro.

Una barrera burocrática es poca cosa para quienes creen que en su patria no les queda nada por hacer

Sin embargo, ese menoscabo de la ilusión tiene pocas posibilidades de transmutarse en rebelión. La teoría de la olla de presión social a la que Obama ha cerrado la válvula de escape para que el fuego de las estrecheces internas y la represión la hagan estallar suena bien como metáfora, pero no incluye algunos importantes ingredientes. Entre ellos la resignación que desarrollan los individuos sometidos a realidades que se presentan como inmutables.

La creencia de que nada puede hacerse y nada cambiará se mantiene por estos lares como el principal estímulo para levar anclas y partir hacia cualquier rincón del planeta. La olla no estallará con un mar de gente en las calles derrocando al Gobierno de Raúl Castro y entonando himnos en ese soñado “día D” que tantos se cansaron de esperar.

Quienes crean que el cierre de una puerta migratoria actuará como el chasquido de los dedos que despierta a una sociedad hipnotizada a la conciencia cívica, se equivocan. La cancelación de esa política de beneficios en territorio estadounidense no alcanza para crear ciudadanos.

Una nueva barrera burocrática es poca cosa ante quienes consideran que han tocado su techo de vuelo y que en su patria no les queda ya nada por hacer. Esa callada convicción nunca aparecerá en las tablas, los gráficos de barras ni los esquemas con que los especialistas explican las causas de los éxodos y los desplazamientos. Pero desconocerla les hace no comprender tan prolongada escapada.

Lejos de los informes y de las estadísticas que todo lo quieren explicar, la desesperanza llevará a los migrantes cubanos hacia otros lares, reorientará su ruta hacia nuevos destinos. En lejanas latitudes florecerán comunidades que degustarán su consabido plato de arroz con frijoles y seguirán diciendo la palabra “chico” ante muchas de sus frases. Son esos que soltarán una lagrimita cuando vean en el mapa ese trozo de tierra largo y estrecho donde un día tuvieron sus raíces, pero sobre el que nunca pudieron dar frutos.

EL PAIS; ESPANHA

Yoani Sánchez es periodista cubana y directora del diario digital 14ymedio.

Última actualización el Lunes, 20 de Febrero de 2017 14:34
 
Brasil: La próxima ficha a caer PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 22 de Diciembre de 2015 14:18

Resultado de imagem para rousseff fidel castro

Por Jorge Hernández Fonseca.-

La corrupción ha sido la marca de la izquierda brasileña. Cuando gobernó Lula da Silva, Brasil se vio inmerso en el escándalo del “mensualon”, que llevó a la cárcel al ejecutivo en pleno del Partido del Trabajo, PT, de da Silva por ladrones. Lula salvó su piel gracias a muchos empresarios y políticos cómplices e influyentes, que ahora --diez años después-- están en la cárcel por los mismos delitos de corrupción, dirigidos otra vez por el mismo PT, que junto a Lula está siendo investigado.

La situación ahora es tan grave que se ha instaurado un proceso de “impeachment” contra la actual presidenta Dilma Rousseff, heredera del poder de Lula --y como su jefe-- alta dirigente del PT. Brasil ha vibrado este año con tres gigantescas manifestaciones a lo largo y ancho de su geografía pidiendo la renuncia de la presidenta, representante de un partido que quería “un país decente” y lo que ha hecho es instalar la mayor cuadrilla de bandoleros en el gobierno.

Última actualización el Jueves, 24 de Diciembre de 2015 12:51
 
Algunas preguntas incómodas al Papa y a la izquierda latinoamericana PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Septiembre de 2015 10:19

El papa Francisco dará hoy una misa multitudinaria en la Plaza de la Revolución

Por Jorge Hernández Fonseca.-

La especial situación por la que atraviesa Cuba y Nuestro Continente, que cuenta con un Papa latinoamericano --dividida además entre demócratas y marxistas-- pasa por una etapa en la que se impone poner de relieve algunas preguntas simples de respuestas complicadas:

¿Por qué el Papa Francisco, que lucha claramente al lado de los oprimidos dentro y fuera de su Iglesia, en la Cuba castrista toma nítidamente el lado de los opresores?

 

  • ¿Por qué la dictadura castrista movilizó a miles de policías de civil durante la recepción popular al Papa en la Habana y los sitió de espaldas al Pontífice, vigilando a su pueblo?
Última actualización el Domingo, 27 de Septiembre de 2015 12:21
 
La Nación Cubana y la Cuba de los hermanos Castro PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 04 de Enero de 2016 11:19

Resultado de imagem para la republica de cuba

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Es importante decir que la Cuba anterior a la dictadura castrista tenía los mayores índices de desarrollo económico y social de toda la América Latina: el segundo mayor PIB por habitante; el mayor consumo de electricidad por habitante; la menor tasa de analfabetismo; el mayor volumen de periódicos diarios publicados; el mayor índice de autos por habitante; la mayor tasa de consumo de proteínas; el mayor salario medio; el mayor índice de reses por habitante; más cines que Paris y un largo etcétera que incluye haberle hecho la música al Mundo de entonces.

La intelectualidad cubana insistirá en sus valores patrios, quiéralo o no la dictadura y su aliados. El reconocimiento de cada cubano es la única fórmula para formar la Nación Cubana del futuro.

Última actualización el Martes, 12 de Enero de 2016 11:26
 
Cuba, sin perspectivas para 2017 PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 31 de Diciembre de 2016 13:13

Grupo de adolescentes cubanos en el malecón habanero (EFE)

Por  René Gómez Manzano.- 

Quiso la suerte que, al anunciarse el deceso de Fidel Castro, yo me encontrase en el extranjero. Esa estancia mía fuera de Cuba se prolongó hasta después del empedramiento de sus cenizas. Por consiguiente, me ahorré la campaña propagandística que durante más de una década desterró de los medios de difusión masiva toda mención a cualquier otra noticia nacional o extranjera. Para nuestro pueblo, estas últimas simplemente no existieron.

Pensé que, a partir de ese momento, las cosas volverían a la normalidad, en la medida en que puede usarse ese concepto en un país en permanente estado de excepción como Cuba. Pero al leer el número del diario oficialista Granma del pasado miércoles, he podido constatar que, en lo esencial, la situación continúa invariable.

El periódico, con un poco más de papel que de costumbre, consagra 13 de sus 16 páginas a reseñar la fugaz sesión de la llamada Asamblea Nacional del Poder Popular. En apenas unas horas, ese cónclave con títulos de parlamento tomó decisiones sobre el funcionamiento del Estado cubano. La próxima reunión está prevista para dentro de medio año.

Como es lógico, en la publicación figura en lugar destacado la alocución del general-presidente Raúl Castro. Con la concisión que lo caracteriza, el actual jefe de la dinastía reinante abordó en forma general aspectos del desempeño del país durante 2016 y algunas perspectivas para el año entrante.

Aparecen también los discursos de los ministros de Economía y Planificación y de Finanzas y Precios, respectivamente, sobre el Plan de la Economía para 2017 y la Ley de Presupuesto. Asimismo el inevitable Dictamen de las comisiones de Asuntos Económicos y de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del órgano legislativo sobre los mismos temas.

Pero la mayor parte de las páginas que informan sobre la fulminante reunión de la Asamblea está consagrada al finado epónimo. Lo anterior incluye el titular de primera plana y los puntos más importantes que en ella se destacan. También el largo encabezamiento del discurso de clausura (“Fidel se marchó, pero su espíritu de lucha permanecerá en la conciencia de todos los revolucionarios”) y la porción final del mismo.

A ello habría que añadir otro dato curioso: todas y cada una de las intervenciones de diputados que reproduce el diario abordan el mismo monotema. No hay una sola que verse sobre cuestiones de importancia que también fueron tratadas a lo largo del día, tales como los mismos proyectos de Plan Económico y de Presupuesto para 2017, que ya he mencionado.

Por lo demás, Raúl Castro, en otros pasajes de su alocución, dejó plasmada su indeclinable vocación continuista: Seguirá estudiándose la propuesta de conceptualización del Modelo Económico y Social (el mismo que nos ha metido en el actual atolladero), mencionó el inevitable “bloqueo”, informó la caída del PIB en 2016 y prometió un modesto crecimiento del 2% para el nuevo año.

También recalcó la necesidad de propiciar la inversión extranjera (no la que puedan hacer cubanos) y la continuación, por otros dos años, del experimento organizativo para los órganos de administración local, que se viene llevando a cabo desde hace un quinquenio en las provincias de Mayabeque y Artemisa.

O sea: según los anuncios oficiales, es bien poco lo que deben esperar los cubanos de a pie para el ya inminente 2017.

CUBANET

Última actualización el Miércoles, 04 de Enero de 2017 11:24
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 6 de 269