Valiente carta-denuncia de los campesinos independientes cubanos a la Comision de Derechos Humanos d

"En Cuba se nos avecina una hambruna que puede ser evitada", alertaron ...

Detuvieron a Abdalá Bucaram, ex presidente de Ecuador, dos días después de anunciar su candidatura e

Abdalá Bucaram, ex presidente de Ecuador y candidato en las próximas elecciones, ...

Venezuela recibió 13 toneladas de ayuda humanitaria procedente de la Unión Europea

Venezuela recibió este martes 13 toneladas de ayuda humanitaria procedente de la ...

Un informe del propio gobierno ruso advierte que la vacuna anunciada por Vladimir Putin no es segura

Un informe publicado el martes en el sitio web del ministerio de ...

Argentina e México produzirão a vacina de Oxford para a América Latina, exceto Brasil que ja tem aco

A Argentina e o México, em parceria com o laboratório AstraZeneca irão ...

Artigos: Cuba
LA “CARTA DE LOS 74”: UN ANÁLISIS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 12 de Junio de 2010 16:53

Por JORGE HENÁNDEZ FONSECA

 

El pedido de un nutrido grupo de inobjetables opositores políticos a la dictadura cubana, ha dividido repentinamente a los cubanos de dentro y fuera de la isla. Es un análisis difícil, pero ineludible. El ministro de propaganda de Hitler acuñó una frase de la que trataré huir: “ante la polémica, no ataques los argumentos, ataca al adversario convirtiéndolo en enemigo”.

La llamada “Carta de los 74” hay que analizarla en el contexto actual, nunca como una acción aislada de un grupo de patriotas interesados en los cambios hacia la democracia en Cuba. En ese sentido es importante constatar que la mano peluda de la dictadura se ha visto claramente involucrada detrás de algunos de los acontecimientos recientes, a partir de la muerte de Orlando Zapata Tamayo en huelga de hambre contra el régimen. Es su estrategia para intentar rescatar la ofensiva que las valientes acciones oposicionistas internas le han arrebatado.

La reunión conciliadora de Raúl con los prelados de la Iglesia Católica Cubana fue el inicio de la ofensiva dictatorial –vistiéndose de oveja-- para tomarse un respiro dentro de la avalancha de críticas internacionales por el trato represivo dado a la huelga del albañil mártir, en primer lugar, y el trato indecente dado a las inofensivas y pacíficas Damas de Blanco, todo cual catalizó la opinión pública internacional, que en este caso se ha colocado del lado de las víctimas.

La estrategia clara de la dictadura en este momento difícil para sus objetivos sucesorios es dividir a la oposición. En primer lugar, consiguieron dividir los criterios oposicionistas al organizar la reunión con el cardenal Ortega, blanco de críticas acervas dentro y fuera de la isla, consiguiendo transformar un evidente gesto de debilidad política de la dictadura, en un aparente “baldón colaboracionista” contra la Iglesia Católica, beneficiando los objetivos dictatoriales.

En segundo lugar, lograron dividir a las Damas de Blanco usando la estratagema de sugerir (sin compromisos claros) que las Damas de Blanco debían renunciar a ser ayudadas por las Damas de Apoyo, prometiendo (no muy directa ni públicamente) que sería la “única” manera de “liberar” algunos presos. Esta división colabora adicionalmente al objetivo de obstaculizar sus méritos ante el Comité del Premio Nóbel de la Paz, para que sus acciones pacíficas sean ignorados.

Y en tercer lugar –ahora ya no es posible asegurar que la carta de los 74 fue urdida por la dictadura-- se escribe la Carta que ha logrado el objetivo, largamente acariciado por la dictadura, de dividir los oposicionistas de dentro y fuera de la isla. El tema tiene que ver con la disputa más acerva que ha existido entre os opositores de dentro y fuera de la isla: el embargo.

Hay un detalle que Martha Beatriz Roque Cabellos ha hecho notar: el origen de la Carta de los 74, que Dagoberto Valdés llevara ante su presencia solicitando su firma (que fue denegada) la habría redactado él mismo, a partir de dos importantes argumentos provenientes del exterior, validados por los grupos de presión que la dictadura castrista mantiene ente el Congreso norteamericano, con el objetivo de “levantar el embargo” y obtener así una victoria política.

Según ha relatado Martha Beatriz Roque, Valdés había expresado que los argumentos usados en la Carta provenían del empresario cubano-americano Carlos Saladrigas, tan patriota exiliado como cualquiera de nosotros, pero con innegables intereses económicos en el futuro de la Cuba post Castro. Intereses económicos en la Cuba democrática son totalmente válidos y justos, el problema es cuando estos intereses coinciden, como en este caso, con los intereses de los grupos de cabildeo del Congreso norteamericano, financiados por la dictadura cubana.

Así las cosas, se pasa del análisis de una carta –enfocada o desenfocada-- procedente de la oposición interna, al análisis de un documento cuyos objetivos confluyen en su origen, con los grupos de presión que mantiene la dictadura cubana en Estados Unidos, presionando al Congreso.

Hay que decir que es absolutamente válido que los opositores internos, en su mayoría (no todos, como lo demuestra la falta de algunas firmas notables en la Carta) tengan sus puntos de vista específicos sobre el acontecer nacional e internacional que sus objetivos válidos les indiquen. Lo que no se puede aceptar en hipótesis ninguna, es la descalificación de los criterios de los cubanos del exilio, que no coincidan con sus opiniones, como se lee profusamente en las noticias procedentes de la isla. Esas descalificaciones son divisionistas y benefician a la dictadura.

En la lucha por la libertad y la democracia para Cuba no hay infalibles por el único hecho de vivir dentro de la dictadura. Hay una percepción equivocada en los análisis procedentes de la isla, de que todos los opositores en el exterior debemos sumisión a los criterios internos. Ese precepto no tiene --en el caso cubano-- sustento histórico de ningún tipo. Martí preparó la Guerra de Independencia en el extranjero. Fidel Castro preparó su revolución en el extranjero.

Valdría la pena, a partir de estos lamentables acontecimientos que dividen la fuerza opositora precisamente en momentos que la tiranía se tambalea en todos los ámbitos importantes, hacer un debate interno-externo libre y sin descalificaciones, de los argumentos que sustentan nuestra lucha. Colaborando en esta dirección, aquí van algunos preguntas para el debate

Si es verdad --como siempre han expresado los opositores internos-- que la solución de los problemas cubanos debe venir “de dentro de la isla”, y ser hecho por “los opositores internos”, ¿por qué apelar al Congreso norteamericano para que nos resuelva nuestro problema?

Si el pedido de la Carta de los 74 implica (a medio o largo plazo, como los firmantes reconocen) que le deberemos la libertad y la democracia a los turistas norteamericanos, ¿por qué no pedirle directamente al Congreso de EUA que “depongan” a corto plazo la dictadura que nos oprime?

¿Por qué permitir que sean empresarios extranjeros con intereses específicos, públicamente declarados y en fase (aunque no estén asociados, son intereses coincidentes) con intereses claramente asociados a la dictadura cubana, los que nos digan lo que debemos pedir a EUA?

Si el “embargo” no es la política correcta para presionar a la dictadura cubana, ¿por qué el mundo apoya sanciones similares a Irán, tratando de evitar que se haga de armas nucleares?

Concluyo este análisis sin descalificar a ninguno de los que tengan una opinión contraria a la aquí expuesta, así como respetando a los 74 firmantes de la Carta bajo análisis. Sin embargo, sirva también estas líneas para manifestar mi profundo desacuerdo con el intento de algunos de ellos, de “callar la boca” de exiliados tan cubanos como ellos (no menos) que tienen sus propios puntos de vista respecto a un tema que nos afecta, tanto a los de dentro como a los de fuera.

 

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

 

Última actualización el Sábado, 12 de Junio de 2010 16:57
 
Sobre una Carta al Congreso de los EEUU PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 12 de Junio de 2010 13:09

Por EMILIO ICHIKAWA


Reconocer una idea como parte de lo que uno ha leído o escuchado no es suficiente para funcionar con ella. Ocurre con esa tesis acerca de que hoy vivimos en una sociedad mediática o mediatizada por la imagen; envueltos en una red imagológica donde, como decía Berkeley, el verdadero ser de las cosas es su ser percibido.

Este pan-aparencialismo no solo tiñe nuestra mirada sobre los nuevos problemas, sino que también influye en la forma en que re-abordamos lo viejos y duros temas de la “era esencialista”; uno de cuyos últimos capítulos fue el conocido como Guerra Fría.

La problemática cubana y la mayoría de sus subeventos, a fuerza de permanecer en el tiempo, obliga al reciclaje en el nuevo contexto epistémico. Es lo que sucede con el tema del “bloqueo” o “embargo” a Cuba, que hoy no se mira solo según las categorías de justicia, libertad, igualdad o independencia política, sino según lo que una opinión vertida sobre el problema pueda significar en la construcción de la imagen de quien opina.

Más claro. Respecto al “embargo” o “bloqueo”, después de haber recorrido el camino anterior, cabe preguntar: ¿Qué le conviene a un emisor X, decir en un contexto Y? Si lo analizamos de esta manera podremos entender en otra dimensión (no digo que mejor o peor) la llamada Carta de los 74 (en inglés: babalúblog) que un grupo de cubanos de dentro de la isla ha dirigido al Congreso de los EEUU pidiendo (en resumen) libertad de comercio con Cuba y apertura total de los viajes a la isla para norteamericanos. Y de paso también por qué algunos de los firmantes de la llamada Plataforma de artistas e intelectuales españoles por la democracia en Cuba estarían igual dispuestos a condenar el “embargo-bloqueo” e incluso considerar como extremistas incorregibles a los exiliados cubanos que lo favorecen.

Y es que en el contexto actual, en “la era Obama”, donde el pacifismo y el diálogo no son discursos de resistencia sino del poder dominante, la defensa de una medida como la señalada sencillamente “no viste”, no tiene elegancia, caché, swing. Para entendernos: en tiempos como los que corren, sobre todo en medios de la “superestructura cultural”, la defensa del “embargo-bloqueo” es algo cheo.

Creo que, dada la relevancia política de algunos nombres que aparecen en la misiva, es casi un sobrentendido el que hayan firmado. Es lo más armónico con las mismas cosas que les hemos venido celebrando hasta ahora. En el caso específico (y para algunos descorazonador) de Yoani Sánchez, ella ha sostenido lo que ahí firmó con anterioridad. De hecho, algunos opositores frontales al castrismo como Martha Beatriz Roque, que no firmaron el documento, no han justificado su renuencia en que favorecen el “embargo-bloqueo” sino en que creen que hay que priorizar otras cosas. Es decir que, dado el caso en que efectivamente haya que escribir algo al Congreso de EEUU, habría que empezar por la libertad de los presos políticos en Cuba.

-NOTA: Martha Beatriz Roque Cabello fue entrevistada en el día de ayer (junio 10 de 2010) por la periodista Ninoska Pérez Castellón en su programa “Ninoska a las 3”, que se transmite por la emisora de Miami “Radio Mambí”. La economista y opositora cubana relató que Dagoberto Valdés se había presentado en su casa con la carta en cuestión, contándole que la había redactado él mismo a petición del empresario cubanoamericano Carlos Saladrigas, quien le indicó los dos puntos a considerar. Roque Cabello afirmó a Pérez Castellón que no firmó la carta, y que tampoco la leyó. Agregando que recientemente había asistido a una reunión junto a Dagoberto Valdés, donde le había dicho que haría público estos hechos, y él estuvo de acuerdo.

Enviado por ei en Junio 11, 2010 – 13:16 pm

-FOTO: collegebound.net

Última actualización el Sábado, 12 de Junio de 2010 13:12
 
Lanzándole un salvavidas a Raúl Castro PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 11 de Junio de 2010 10:37

Por HUBER MATOS ARALUCE

Cuando Obama llegó a la Casa Blanca cometió el error de creer que dialogando con Irán lograría que este gobierno detuviera el enriquecimiento de uranio con fines militares. También creyó que haciendo alguna concesión importante al castrismo, daría inicio a una nueva política entre éste y los Estados Unidos.  Relación que conduciría a una transición política en Cuba.  Resultó igualmente errado.

Hoy, después de haber perdido un tiempo valioso y después de un gran esfuerzo diplomático, los Estados Unidos han logrado que el Consejo de Seguridad de la ONU imponga penalidades a Irán por haber continuado un camino que pone en peligro la paz del mundo.

En el caso cubano, al inicio de la crisis más grave de la historia del castrismo, Obama le facilitó a la tiranía recibir miles millones de dólares a cambio de nada.    Esto fue el resultado de la promesa de campaña hecha en Miami para ganar el voto cubano: permitir un número ilimitado de viajes y de envíos de remesas a Cuba.

También es la consecuencia de una política inocente sobre la naturaleza del régimen castrista y de la presión de intereses creados que quieren hacer negocios con Cuba y nos venden la falsa idea de que el camino del capitalismo es el camino del respeto a los derechos humanos en nuestro país.

La dictadura se ha beneficiado de la política de Obama, recibiendo suficientes dólares para comprar con ellos el 85% del alimento que consumen los cubanos y que se importa casi en su totalidad de los Estados Unidos.  Esos ingresos le han permitido no hacer cambios estructurales y aumentar la represión contra la oposición y el pueblo. Además la tiranía se ha negado a un diálogo con los Estados Unidos para mejorar el respeto a los derechos humanos y dar inicio a una eventual transición hacia la democracia.

A pesar del evidente fracaso de la política de ceder sin recibir, fuerzas dentro y fuera del gobierno de Obama han insistido en el levantamiento del embargo.   No porque crean que lo pueden conseguir.  Ellos saben que no es fácil y por esa razón han apuntado a un fin más accesible, que es el de eliminar la restricción que impide a los estadounidenses viajar de turistas a Cuba.

La llegada del turismo estadounidense a Cuba es la única tabla de salvación que tiene la dictadura, ya que son muchos miles de millones de dólares.  Si estos recursos no le llegan a tiempo, la cuenta regresiva no se detendrá.  La urgencia del turismo de los Estados Unidos a Cuba se hace más imperiosa por la posibilidad de una crisis en Venezuela que ponga en peligro el control absoluto que Hugo Chávez tiene sobre los recursos de ese país y, en consecuencia, no pueda continuar financiando la supervivencia del castrismo.

Creer que los turistas americanos en Cuba serán una especie de embajadores de la libertad es una burla a la inteligencia. Los estadounidenses no hablan español, van a disfrutar de la playas, de los mojitos y de la música.  Un porcentaje de ellos disfrutarán de sexo barato, el más barato del continente, el mismo que van a disfrutar a Cuba muchísimos turistas españoles.

Quienes apoyen eliminar esa restricción están condenando al pueblo cubano a más años de esclavitud y haciéndole a la oposición democrática mucho más caro el precio a pagar por su desafío y su sacrificio.  Con toda la buena fe que puedan algunos tener, le están lanzando un salvavidas a Raúl Castro y a su mafia represora.

Última actualización el Viernes, 11 de Junio de 2010 10:46
 
LA CRISIS Y LOS DESAFÍOS DE LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA CUBANA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 09 de Junio de 2010 10:35

 

Por LUIS MANUEL DE LIMA

Asombra la lectura de los dictámenes publicados del X Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños  (ANAP). Son documentos emanados de un partido político donde sus integrantes aprueban la eutanasia como forma de resolver la existencia. Hasta decidieron fortalecer su ideología, cincuenta años de la debacle en la agricultura no son suficientes y se necesita estar mejor adoctrinados.

El texto publicado no recoge por ningún lado la caracterización del problema a que se refieren los dictámenes. Son  resúmenes de propuestas para superar o resolver la situación actual que no identifica o caracteriza. Cuando tales conclusiones indican ser el resultado del debate de las malas experiencias, los cuestionamientos que son evidencias de todo lo que nunca debió haberse hecho en la agricultura. Quizás, sin esa precisión no se pueda entender y menos buscar solución a la realidad del sector agrícola.

Los problemas de los dictámenes son significativos, pero entendemos que señalar las fallas encarna atacar a la clase tecnócrata, mentirosa de la burocracia ministerial y del dedo mágico del “Comandante en Jefe” que “como enviado por los dioses  todo lo sabe y todo lo puede”. Jamás los comunistas asumirán o reconocerán la responsabilidad de nada que los califique de ineptos y menos de incapaces. En el caso de la agricultura se derramó la copa y demuestra la incapacidad absoluta de producir ni siquiera la comida que se comen.

Rectificar es cosa de sabios.

Hace menos de diez años los campesinos independientes cubanos intentaron realizar su primer congreso y las autoridades lo impidieron utilizando la represión. Rodearon militarmente la finca y cortaron con buldócer la carretera que conducía al lugar para evitar la asistencia en automóviles. Hubo varios detenidos que intentaron llegar a pie, a quienes confiscaron todos los documentos y propuestas que se realizarían por los campesinos, entre ellos, delegados de varias provincias.

Si las autoridades hubieran al menos leído parte de las propuestas, hoy, la agricultura cubana tendría otro rostro. La producción del sector campesino sería superior y no enfrentaría el déficit actual que prácticamente los coloca en quiebra, entre otras razones  por las deudas millonarias acumuladas por empresas y entidades presupuestadas del Estado cubano. El sector sobrevive a duras penas para mantener algunas siembras, animales de corral y la producción de frutales de las  arboledas.

La ofensiva en contra  de la propiedad campesina.

La guerra en contra la pequeña propiedad campesina comenzó en Cuba a cambiar el rostro del campo de manera muy negativa. El engaño de crear Cooperativas de Producción Agropecuarias, las CPA, fue el instrumento que marcó el paso para apropiarse nuevamente de las tierras distribuidas durante la reforma agraria. El engaño que justificaba aquel desastre, era la necesidad objetiva de introducir modernas técnicas de cultivo, producción y mejorar la calidad de vida del campesinado.

Esta estrategia del régimen le permitió, primero, destrozar la organización y ubicación de las zonas campesinas, borrando del mapa pequeños caseríos, bateyes, caminos históricos y arboledas de frutales con cientos de años. En segundo lugar, cambiar la vieja guardia de dirigentes campesinos fundadores de la ANAP por cuadros profesionales del Partido Comunista.

Un daño socio-cultural sin calcular hasta ahora cuando la comida no alcanza y las generaciones que debían sustituir a sus padres y abuelos perdieron el arraigo a la vida del campo.  La población emigró a la ciudad con tal rapidez que uno de los grandes desafíos en Cuba actualmente es encontrar alguien que quiera trabajar la tierra. Con la correspondiente pérdida de la cultura y las costumbres del campesinado, conocedor del suelo y de las necesidades de las  producciones tradicionales.

Las pequeñas propiedades campesinas intervenidas pasaron a formar parte de las Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA) y  las de Crédito y Servicio (CCS) de los campesinos independientes o sea aquellos que no quisieron convertirse en socios aportadores de tierras, sino que formaban una organización pero solamente para recibir los beneficios del financiamiento y los suministros de abonos, pertrechos y enseres de cosecha. De esa manera quedaba establecida la diferenciación entre quienes se sumaban al cambio propuesto por el Estado y quienes lo rechazaban, de esta manera las CCS prácticamente desaparecieron sumidas en el olvido por parte del Estado que las abandono con el objetivo de hacer rectificar a los osados campesinos que quisieron mantenerse independientes.

Otra equivocación del régimen ha sido la mudanza casi forzosa de familias campesinas para establecer los planes citrícolas. Existen, los más grandes de Cuba y famosos, como en Ciego de Ávila, Isla de Pinos, Jagüey Grande, Ceiba del Agua y muchos otros. Todos los campesinos que vivían en esas zonas fueron reducidos a vivir en poblados de edificios construidos a la carrera, rompiendo relaciones de convivencia histórica, tradicional y afectando la distribución natural de la fuerza de trabajo especializada. Además incentivó el monocultivo cuando los productores de cítricos también cultivaban otros alimentos para su propio autoconsumo y la alimentación de los animales. Ahora tenían que ir a la bodega a comprar lo que antes ellos producían directamente.

La intervención política directa a través  de la ANAP y el PCC controlaba desde la producción hasta las más mínimas decisiones internas que afectaron y eliminaron prácticamente el estimulo a la producción. Los vicios del aparato estatal presupuestado se arraigaron en los planes, las metas y los compromisos del sector campesino, cada día más alejados de la realidad de la agricultura que el país necesita.

Todos estos errores terminaron matando la creatividad, la iniciativa y la experiencia de los aportadores de tierra y socios de las distintas formas de propiedad cooperativa. Esta situación perdura en la actualidad y en los dictámenes del X Congreso de la ANAP no se esboza una estrategia que supere el problema y corrija las dificultades que ha generado esa deformación de la propiedad cooperativa.

Las “locuras” del Comandante.

Todo por las locuras del Comandante en Jefe de crear zonas de cultivos intensivos y permanentes de plátanos y otros rubros. Buena parte de la responsabilidad la tuvieron algunos campesinos y dirigentes de la ANAP que permitieron o formaron parte del desastre aplaudiendo las ideas geniales del Comandante. Sin ni siquiera recomendar el estudio de cada situación por separado, evitando las generalizaciones, mantener el respeto por los conocimientos naturales y la experiencia acumulada de los campesinos.

Con el objetivo de cuadrar los campos y poder introducir nuevas tecnologías de riego, fertilización y cosecha, basadas en el uso de turbinas, tractores y otras maquinarias grandes consumidoras de combustible, fueron derribadas arboledas que producían las únicas frutas de consumo nacional, un rubro de por sí deficitario.

Poco tiempo después se vino abajo la Unión Soviética y toda aquella locura quedó inconclusa, pues basaba su estrategia en el petróleo subsidiado proveniente de la antigua URSS. El daño estaba hecho, no había bueyes de tiro porque los habían sustituidos por tractores y camiones, tanto para el arado como el traslado de la caña a los basculadores de los centrales azucareros.

El daño a los suelos causado por la utilización de maquinaria inadecuada provocó la sobre explotación de la capa vegetal que sumados a la incorrecta rotación de cultivos e introducción de nuevas   variedades  contribuyeron a la aparición de  vectores y plagas muy voraces.

La “idea del Comandante” era  poner a producir cuanto espacio hubiera libre, quizás con la idea noble de verdad de producir alimentos. La limpieza de millones de  hectáreas boscosas y de pastos con la utilización de buldócer dotados con cuchillas y cadenas especiales hizo desaparecer millones de Palmas Reales, (árbol nacional de Cuba) derribaron cercas limítrofes compuestas de árboles frutales, como piña, mangos, mameyes colorados y de Santo Domingo, etc. con ciclo de crecimiento y cosecha muy largos. Este desastre dejó sin el palmiche como tradicional alimento de los cerdos, eliminó zonas de pastos para el ganado, para las aves de corral y afectó la cría  libre de otras especies que se alimentaban de maíz y de gramíneas que se reproducía en forma natural en las propias fincas.

Entre las causas principales del avance del Marabú están precisamente los grandes movimientos de tierra que cambiaron el equilibrio ecológico. La eliminación de arboles mayores frondosos que frenan la población de arbustos maléficos como el Marabú. También influyó la diseminación de las semillas por el ganado. Otro factor fue la siembra de posturas sin los controles fitosanitarios a la hora de su traslado. La influencia malsana sobre la conducta de las aves que emigraban sin rumbo por los cambios en las condiciones de habitad, entre otros. Tampoco hubo la determinación de actuar para disminuir la aparición de estas plantas con planes de siembra de pastos y la forestación de los campos con frutales y otras plantas aprovechables.

De las “locuras” del Comandante hay muchas experiencias negativas, muy famosas como el conocido Cordón del Café de La Habana, los intentos de disecar la Ciénaga de Zapata y embotellar el guarapo de la caña.

 

La comercialización y el “intermediario estatal”

La introducción de la Empresa Estatal de Acopios como único intermediario en la cadena de distribución y venta de productos del campo en vez de resolver el problema lo acrecentó, ahora los campesinos debían entregar toda la producción, hasta la del autoconsumo, y esperar que la empresa de acopio las llevara a las bodegas para poder tener acceso a los mismos. Eso estimuló  el nacimiento del mercado negro de productos y el engaño a la hora de declarar los resultados de las producciones.

La obligatoriedad de vender las cosechas al intermediario estatal que fija de manera arbitraria los precios, causa la caída en la producción de alimentos de todo tipo: las frutas, las verduras y hortalizas desaparecieron prácticamente de los mercados.

Los planes genéticos: la vaca Ubre Blanca.

La vaquita Pijirigua, quiere seguir a la antigua, dice la canción de un controversial y afamado cantautor cubano. Quizás no tenga toda la razón pero si buena parte de ella. Cuba es el país donde la introducción de técnicas modernas de mejora del ganado genera resultados adversos a los esperados: disminuye la población bovina, la producción de carne, de leche y sus derivados.

Cuba hace 50 años había resuelto ese problema y mantenía niveles comparables a los de Argentina y Canadá de acuerdo a la relación de miles de cabezas de ganado y la densidad poblacional de cada país. ¿Qué pasó? Muchas cosas, la principal tiene que ver directamente con los mecanismos centralizados del Estado para apropiarse de la producción y la eliminación paulatina del sector privado. Hoy quieran o no reconocerlo han tenido que privatizar la crianza de ganado bovino y los resultados en poco tiempo son espectaculares, al menos han logrado satisfacer la demanda de leche para los niños, los ancianos y cubrir las dietas médicas.

Ojalá que esta experiencia se convierta en reflejo de lo que hay que hacer con los demás sectores de la producción agrícola y pecuaria de Cuba. Permitir que la inversión privada movilice recursos y medios de todo tipo que diversifiquen la agricultura y logremos por el bien de Cuba producir al menos la comida que nos comemos.

 

Cuba: X Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, ANAP.

Última actualización el Miércoles, 09 de Junio de 2010 10:37
 
E-MAIL AL COMANDANTE PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 06 de Junio de 2010 14:10

Por JORGE HERNÁNDEZ FONSECA

Comandante:

Yo no me explico lo que está pasando en La’Bana. Resulta que nos “abrimos de pata” con lo de los presos políticos y el reconocimiento de la Iglesia Católica, y de contra, comenzamos de verdá a trasladar presos políticos pa’cerca de sus casas. Si continuamos así, ni la madre Teresa de Calcuta nos va’ganar en el campo de los “buena gentes”.

e-mail

Jorge Hernández Fonseca

http://www.cubalibredigital.com

 

From: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

To: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Sent: Domingo, 6 de Junio de 2010

Subject: “Cuida’o con los traslados”

 

Yo vi que Ud. escribió una reflexión en la que no dijo “ni pío” sobre lo que Raúl está’ciendo con la contrarrevolución interna. Eso no está bien. La gente va’pensar que Ud. está de acuerdo con Raúl en “darle ala” a loj’enemigos del aguerrido y sacrificado pueblo trabajador y eso pudiera virarse contra no’jotros en momentos que no hay paste’diente ni papel de inodoro (por culpa del criminal bloqueo imperialista de lo’jamericanos, claro).

Yo imagino las discusiones suyas con Raúl; pero de alguna manera tiene que convencerlo pa’que no siga ‘metiendo la pata’, porque cuando Ud. venga a ver, la isla está siendo mandada por los disidentes, que lo que quieren ej’implantar un sistema donde la carne’puerco dé al pecho y el pan con bisté esté en to’las esquinas. ¡Eso no puede ser!

Supe que Raúl no quería que sus gentes metieran presos a los 38 gusanos que querían reunirse pa’conspirar contra los sagrados intereses de la clase obrera. Pero supe que sus gentes entraron en campo pa’ meterlos en la cárcel antes de las reuniones. Se también que la gente de Raúl después se “apencó” y los mandó a soltar. ¡Eso va’cabar mal!

Leí también que hubo un preso de los traslada’o, que no quería vestirse de preso común. Su mujer y él hicieron una huelga de hambre y enseguida la gente de Raúl corrió a hacer lo que ellos querían. Así no vamos a llegar a ningún la’o. Eso de “abrirnos de pata” cada vez que el enemigo imperialista quiera, nos va a costar caro tarde o temprano.

Leí que hubo un grupito de jefes contrarrevolucionarios que pidieron la renuncia de Raúl. Creo que debe aprovechar este chance pa’quitarlo definitivamente y nombrar otro hombre fuerte que le haga frente a la ofensiva pro-imperialista de la gusanera. Ese hombre pudiera ser uno de sus hijos, que tantos méritos ha acumula’o con el equipo de pelota.

Ahora Comandante, mucho cuida’o con lo que hace, porque la Mafia de Miami no se cansa de decir por ahí que no ej’lo mismo, “por la muerte de Zapata Tamayo tener que estar mandando a reunir to’el gobierno pa’pactar una tregua en medio del repudio extranjero contra su dictadura”, que “la muerte de Zapata Tamayo creó el repudio internacional que terminará mandando to’el gobierno de su dictadura pa’l extranjero”. ¡Mucho cuida’o! que en este caso el orden de los factores si altera el producto.

Su víctima

Ciudadano de Segunda

Última actualización el Domingo, 06 de Junio de 2010 14:13
 
«InicioPrev341342343344345346347348349350PróximoFin»

Página 347 de 380