Liberados los tres activistas que protestaron el 26 de julio en Santiago de Cuba

Los tres manifestantes que el pasado 26 de julioexigieron libertad y el ...

Brasil: Temer gana el primer embate en la denuncia que lo acusa de corrupción

El presidente de Brasil, Michel Temer, ganó este miércoles el primer pulso ...

Ecuador: ¿Por qué Lenín Moreno se distancia de Rafael Correa? Las claves

Los primeros meses de la nueva Presidencia de Ecuador han estado marcados por ...

EEUU condena que Maduro exija subordinación de gobernadores opositores

Estados Unidos condenó el jueves al gobierno de Nicolás Maduro por exigir ...

Grupo que reúne 12 países pede auditoria urgente de eleição na Venezuela

Os governos do chamado Grupo de Lima, formado por 12 países da ...

Artigos: Cuba
Eusebio Leal y el embuste de una sola revolución PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 16 de Octubre de 2017 20:49

Por ORLANDO FREIRE SANTANA.- 

Al conmemorarse en 1968 el centenario de las luchas por la independencia del colonialismo español, Fidel Castro manipuló la historia para dar legitimidad a su régimen al expresar que en Cuba hubo una sola revolución: la que inició Carlos Manuel de Céspedes en 1868, y que él y sus huestes habían continuado en 1959.

Con motivo del traslado de lugar de los restos de Céspedes y de Mariana Grajales el pasado 10 de octubre en el cementerio de Santa Ifigenia, el Historiador de La Habana, Eusebio Leal, pronunció un discurso en el que mencionó dos veces la referida frase del máximo líder. Además, también se hizo eco de la máxima del mayor de los Castro, en el sentido de que "nosotros ayer hubiésemos sido como ellos, y ellos hoy hubiesen sido como nosotros".

Valdría la pena dilucidar si el señor Leal, haciendo válido aquello de que "una mentira muchas veces repetida llega a convertirse en una verdad", ha llegado a interiorizar realmente semejante hipótesis, o si por el contrario lo motiva el querer congraciarse con la maquinaria del poder.

De momento, analicemos algunas de las características y acciones que signaron la epopeya iniciada el 10 de octubre de 1868, y confrontémoslas con la cotidianidad de la Cuba de hoy en busca de hipotéticos puntos de contacto.

La Constitución de Guáimaro, ese documento que dio forma jurídica a la República en Armas fundada por nuestros mambises del 68, estableció las libertades de culto, imprenta, reunión pacífica, enseñanza, y demás derechos inalienables del pueblo. Todo ello a pesar de emitirse en momentos en que lo prioritario era la guerra.

En la Cuba castrista, en cambio, solo se imprimen los periódicos y revistas que defienden el punto de vista gubernamental; las reuniones pacíficas de opositores son con frecuencia abortadas por operativos de la Seguridad del Estado; y la enseñanza se halla monopolizada totalmente por el Estado.

Los constituyentes de Guáimaro otorgaron suma importancia a la separación de poderes, sin dudas con el ánimo de evitar que el Ejecutivo pudiese derivar en una tiranía. El poder legislativo, representado por la Cámara de Representantes, era tan preeminente que poseía la facultad de nombrar y destituir al presidente de la República y al general en jefe del Ejército. Por su parte, el poder judicial era igualmente independiente.

Y lo que Leal calificó en su discurso como "descabezamiento de un líder" cuando la Cámara destituyó a Céspedes, también podría interpretarse como la viabilidad de los mecanismos institucionales forjados para preservar la democracia.

En ese sentido, ¿cuál es el panorama que afrontan hoy los cubanos? Pues que la cúpula del poder gobierna y legisla al mismo tiempo, y en consecuencia la Asamblea Nacional del Poder Popular es el emporio de la unanimidad, donde ningún diputado osa contradecir las indicaciones provenientes "de arriba". Los jueces, por su parte, portan en su mayoría el carnet del Partido Comunista —al que la Constitución le reconoce la rectoría de la sociedad—, una condición que les impide impartir la justicia con imparcialidad.

Los reunidos en Guáimaro, fascinados por las instituciones democráticas de EEUU, llegaron a solicitar, con la aprobación del presidente Céspedes, la anexión de la Isla al vecino norteño. Un sentimiento que contrasta con el antinorteamericanismo que caracteriza a los actuales gobernantes cubanos.

Así podríamos continuar y solo hallaríamos desemejanzas entre los mambises de ayer y los gobernantes de hoy. ¿Dónde está entonces la continuidad histórica que con tanta insistencia reclama el castrismo?

No es difícil imaginar que un hombre de la capacidad intelectual de Eusebio Leal posea la respuesta adecuada a semejante interrogante. Pero su saber se ha prostituido, y una vez más la maquinaria del poder ha comprado sus favores.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Viernes, 20 de Octubre de 2017 10:58
 
El Che y los bandazos del castrismo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 05 de Octubre de 2017 15:17

Por ORLANDO FREIRE SANTANA.- 

De todos son conocidos los cambios de estrategia o bandazos experimentados por el castrismo en el transcurso de su ya larga existencia. Mas, lo que quizás algunos desconozcan es que uno de los detalles que han caracterizado cada una de las diferentes etapas ha sido el tratamiento dado a la figura del Che Guevara.

La primera ruptura aconteció a mediados de la década del 70, cuando los gobernantes cubanos decidieron incorporar la Isla a la órbita de la Unión Soviética. Todo el andamiaje teórico del Che se vino al piso. En el olvido quedaron su centralizador Sistema de Financiamiento Presupuestario, el rechazo a las relaciones monetario-mercantiles entre las empresas, la preeminencia de los estímulos morales, así como el enaltecimiento del trabajo voluntario.

Durante la celebración del Primer Congreso del Partido Comunista en 1975, Fidel Castro calificó esas concepciones guevaristas como "errores de idealismo", y de inmediato comenzó una práctica económica que negaba los postulados del mítico guerrillero.

Se implantó el sistema de Cálculo Económico —tan criticado por el Che en su debate teórico con Carlos Rafael Rodríguez—, fue reconocida la existencia de la ley del valor en el socialismo, se revalorizó el estímulo material, y se aplicaron, aunque tímidamente, algunas palancas financieras que el Che había tildado de "armas melladas del capitalismo".

Sin embargo, hacia 1986 el panorama se mostraba cambiante. El Cálculo Económico exhibía signos de agotamiento, sin que se hubiesen alcanzado los resultados deseados. Por otra parte, se anunciaban en el cielo moscovita ciertos nubarrones que intranquilizaban a la dirigencia castrista.

En esas condiciones, Fidel Castro decidió "rectificar" su estrategia. Echó a un lado las palancas del mercado, y colocó nuevamente el énfasis en el trabajo político-ideológico con las masas. Una faena que, según él, había quedado en un segundo plano al concebirse que los mecanismos económicos todo lo resolverían.

Por supuesto que el momento era ideal para retomar la figura del Che. Basta señalar lo expresado por el máximo líder, en 1987, acerca del pensamiento del Che Guevara en su discurso por el vigésimo aniversario de la caída en Bolivia del guerrillero argentinocubano: "Tengo la más profunda convicción de que si se ignora ese pensamiento difícilmente se pueda llegar muy lejos, difícilmente se pueda llegar al socialismo verdadero, al socialismo verdaderamente revolucionario".

Por su parte, el mundo académico oficialista también hallaría su filón en medio de la vuelta guevarista. Así, en el propio 1987 el investigador Carlos Tablada ganaría el Premio Casa de las Américas con el libro El pensamiento económico de Ernesto Che Guevara. Un texto acogido fervorosamente por la izquierda internacional, con 28 ediciones hasta el año 2001.

Dos años más tarde le tocaría el turno al ensayista Fernando Martínez Heredia con el texto Che, el socialismo y el comunismo. En sus páginas, entre otros argumentos, el autor elogia el Sistema de Financiamiento Presupuestario preconizado por el Che.

La llegada del "Periodo Especial" en los años 90, empero, colocaría nuevamente al Che en un segundo plano. Tratando de evitar el colapso de la economía, los gobernantes aplicaron medidas que hubiesen horrorizado al malogrado guerrillero: legalizaron el uso del dólar norteamericano, ampliaron el marco para el trabajo por cuenta propia, y permitieron que los campesinos vendieran libremente sus productos en los mercados agropecuarios.

Sin embargo, ya hacia la segunda mitad de los 90, cuando la economía dio muestras de una débil recuperación, el castrismo detuvo el camino de la apertura económica. Tal vez hubo temor de que una auténtica reforma económica trajera consigo cambios políticos. El contexto fue ideal para que en 1995 se fundara en la Universidad de La Habana la Cátedra Ernesto Che Guevara.

¿Y qué decir del legado del Che Guevara en la era de Raúl Castro? Pues que el legendario guerrillero es el gran ausente en la actualización del modelo económico. Digan lo que digan los voceros de la maquinaria del poder, el Che aborrecería los espacios del mercado previstos en los Lineamientos y la Conceptualización del Modelo. No obstante, la propaganda oficial se esfuerza por mantener su figura en el plano ideológico.

El general-presidente habría desestimado la máxima marxista de que la base determina la superestructura. Para él, aunque la economía se contamine con ciertos elementos del mercado, el control político debe permanecer inamovible.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 18 de Octubre de 2017 12:55
 
ATAQUES SÓNICOS EN LA HABANA: UNA HIPÓTESIS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 06 de Octubre de 2017 12:24

Resultado de imagen para los ayudantes de fidel castro

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

El análisis lo haré sobre la base de la siguiente pista: ¿quién se beneficiaría de la crisis que estos ataques provocarían? Con esta premisa deducimos que hay dos sectores que tomarían ventaja de la crisis en desarrollo: por un lado, el sector más anticomunista del exilio anticastrista en Estados Unidos y por otro, del sector más conservador dentro de los comunistas cubanos.


ATAQUES SÓNICOS EN LA HABANA: UNA HIPÓTESIS

Jorge Hernández Fonseca

10 de Octubre de 2017

Hay misterio alrededor de los llamados “ataques sónicos” perpetrados en Cuba contra diplomáticos norteamericanos y canadienses, causantes de una crisis diplomática importante entre el gobierno norteamericano y la dictadura cubana de Raúl Castro. Ahora Cuba sugiere que dichos ataques pertenecen a la “ciencia ficción”, aunque no los niegan categóricamente.

El análisis lo haré sobre la base de la siguiente pista: ¿quién se beneficiaría de la crisis que estos ataques provocarían? Con esta premisa deducimos que hay dos sectores que tomarían ventaja de la crisis en desarrollo: por un lado, el sector más anticomunista del exilio anticastrista en Estados Unidos y por otro, del sector más conservador dentro de los comunistas cubanos.

Hay terceros países probablemente envueltos en la trama, China o Rusia, pero concentraremos el análisis en los sectores más cercanos al “problema cubano” sin descartar otra posibilidad, aunque la lógica indica que el interés por estos ataques debe provenir de los actores.

La Cuba oficial sugiere que la CIA podría ser la causante de los ataques, pero ¿cuáles intereses tendría ese organismo, por encima de los intereses de su país? Pudiera ser, pero parece poco probable. El exilio cubano pudiera ser el causante, pero, ¿tiene el exilio poder suficiente como para, desde el exterior, ejecutar semejante operación? Parece poco probable. No obstante, la influencia del exilio cubano en el actual gobierno pudría ser el causante. Esta hipótesis podría descartarse por el hecho de que tendría que haber víctimas del mismo bando.

Los sectores comunistas dentro de Cuba interesados en descarrilar las relaciones con EUA parecen ser los más indicados para organizar una operación de este tipo, incluso porque cuentan con todos los medios y están actuando en su país. Como estos ataques comenzaron durante la administración Obama --y cuando aún Fidel Castro vivía-- parece muy probable que haya sido el fallecido dictador quien orientara los ataques por las razones siguientes: nadie, fuera del fallecido dictador, pudiera haber dado esa orden sin consultar con Raúl Castro, o incluso, consultándolo. Nadie, fuera del dictador retirado, estuvo personalmente más interesado en frustrar el acercamiento con EUA, como lo hizo constar por escrito y fue público y notorio.

Así las cosas, la dictadura de Raúl Castro no tiene ahora como salir del problema causado por el dictador fallecido. Falla si dice la verdad y falla --como lo está haciendo ahora-- si no la dice. No hay otra hipótesis con más fuerza que explique semejante misterio. Es sabido de la ascendencia del fallecido dictador comandando un cuerpo especial de seguridad que le era fiel y muy probablemente fueron ellos, bajo sus órdenes, quienes ejecutaron los ataques, para provocar la situación de alejamiento entre ambos países, contradiciendo a su hermano.

Nadie, ni la CIA, ni el exilio cubano, ni Rusia o China --fuera de Fidel Castro-- puede estar más satisfecho reposando en su tumba, disfrutando del actual alejamiento entre Cuba y EUA.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Martes, 17 de Octubre de 2017 13:10
 
Las víctimas olvidadas de ‘Che’ Guevara PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 10 de Octubre de 2017 13:01

"Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario", dijo Ernesto Guevara en la sede de Naciones Unidas en diciembre de 1964. (un.org)

Por MARÍA C. WERLAU.- 

La cara del Che Guevara adorna camisetas de muchos opositores a la pena capital, pero el hombre de carne y hueso exhibió un profundo desprecio por la santidad de la vida humana.

Detrás del mito cuidadosamente construido sobre el Che, hay una verdad oscura e irreconciliable. Esta emerge locuazmente con sólo una mirada a vuelo de pájaro a la extensa bibliografía sobre él, incluyendo sus propios escritos, o a la estela de sus víctimas conocidas.

Guevara sabía, por su autoeducación comunista, que el terror sería un componente necesario para establecer el orden revolucionario. Además, venía preparado para la tarea de verdugo; en la Sierra Maestra se había forjado como asesino en serie. De las 25 ejecuciones documentadas por parte del Ejército Rebelde durante la lucha contra Batista, se sabe de al menos 6 que fueron a manos del mismo Che u ordenadas por él. Desde el mismo 1ro de enero de 1959, impuso con los hermanos Castro el imperativo de matar para garantizar el control en Cuba.

Guevara sabía, por su autoeducación comunista, que el terror sería un componente necesario para establecer el orden revolucionario

La pena de muerte estaba prácticamente abolida en Cuba, ya que el artículo 25 de la Constitución de 1940 prohibía aplicarla excepto en casos de traición militar. Pero, el 10 de enero de 1959, el nuevo Consejo de Ministros Revolucionarios modificó la Carta Magna, ignorando las cláusulas sobre la enmienda constitucional, y el 10 de febrero de 1959 promulgó una nueva Ley Fundamental. Así, se supeditó, y esencialmente se abolió, la Constitución, maniobras que otorgaron a la pena de muerte un viso de legalidad y permitieron su aplicación retroactiva.

Del 1 al 3 de enero de 1959, el Che hizo fusilar o dejó órdenes de fusilar a 25 personas en Santa Clara. El 3 de enero, Fidel Castro lo nombró comandante de la prisión Fortaleza de La Cabaña en La Habana y juez supremo de los tribunales revolucionarios. En el corto periodo en que estuvo al frente de La Cabaña (del 4 de enero al 26 de noviembre de 1959), al menos 73 personas fueron fusiladas sin garantías legales mínimas y, la gran mayoría, sin crímenes probados a su haber. El Che no sólo comandaba La Cabaña, sino que era el juez a cargo de toda apelación.

Curiosamente, los mejores biógrafos de Guevara le han dedicado cientos de páginas a la más pequeña minucia de su vida, pero han dado atención casi nula a sus numerosas víctimas. En efecto, la ropa, el aspecto, los intereses, la sexualidad o la correspondencia personal del Che han provocado más interés que las vidas que robó y el rastro de dolor que dejó en los angustiados familiares de las víctimas.

Es probable que nunca se conozca el número real de víctimas del 'Che'. Además de los que pudo haber matado en Cuba muchos otros murieron en las revueltas guerrilleras que dirigió en el Congo y Bolivia

El Che habló francamente a la comunidad internacional sobre los fusilamientos en Cuba. En la sede de Naciones Unidas en Nueva York el 11 de diciembre de 1964, hizo su famosa declaración: "Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario". Lo que es menos legendario, pero resulta más estremecedor, es que estuvo a favor de desencadenar la guerra nuclear para "construir un mundo mejor," supuestamente de las cenizas, durante la Crisis de los Misiles de octubre de 1962. Pocas semanas después, dijo a un periodista británico que si los misiles hubieran estado bajo control cubano, los hubieran lanzado. Si quedara duda acerca de sus objetivos, su mensaje de 1967 en la Conferencia de la Tricontinental aboga apasionadamente por la destrucción de los Estados Unidos.

Es probable que nunca se conozca el número real de víctimas del Che. Además de los que pudo haber matado en Cuba y aún se desconocen, muchos otros murieron en las revueltas guerrilleras que dirigió en el Congo y Bolivia, así como en otras acciones violentas que propició en América Latina. Después de su muerte, el sistema totalitario que ayudó a diseñar e imponer en Cuba ha costado miles de vidas y el modelo comunista de su devoción ha dejado una cuota de víctimas calculada en cien millones en el mundo.

En la era de los hombres-bomba que masacran civiles por fanáticos objetivos, resulta imperativo dejar claro quién realmente era Che Guevara. A sus víctimas le debemos la memoria y a los seres queridos que dejaron atrás, solidaridad. Quedaron sumidos en una pena despreciada por el mundo, profundizada por la exaltación del verdugo.

__________________________________________________________

María Werlau dirige el proyecto Archivo Cuba. La 2da edición de su libro, Las Víctimas Olvidadas del Che Guevara, incluye los perfiles de algunas víctimas.

14 Y MEDIO

Última actualización el Lunes, 16 de Octubre de 2017 21:05
 
Una salida económica para el actual desastre cubano PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 13:25

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Estados Unidos comercializa su gasolina mezclada con un 10% de etanol, con intenciones de elevar la mezcla hasta un 15% de etanol; Brasil lo hace con un 25%. EUA produce unos 15 mil millones de galones de etanol por año, con tendencia al crecimiento para la mezcla con gasolina.

Resultado de imagen para usina de etanol brasil

Cuba, montando nuevas plantas de producir etanol procedente de la caña de azúcar –similar a las plantas brasileñas-- podría producir algo en torno a mil millones de galones de etanol --valorados en unos 1,500 millones de dólares-- en las más de 300 mil hectáreas de tierra ociosa, más otras 490 mil hectáreas sembradas de caña con muy bajo rendimiento agrícola.

Última actualización el Lunes, 02 de Octubre de 2017 15:18
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 281