Qué coordina Corea del Norte con la Cuba castrista? Raúl Castro y Díaz-Canel repasan relaciones con

El líder del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), el dictador ...

Brasil: Roces entre Jair Bolsonaro y su ministro de Economía por la reforma jubilatoria

Los choques internos en el gabinete de Jair Bolsonaro mostraron un nuevo capítulo ...

Chavismo crudo: Violento motín en una cárcel de Venezuela: 30 presos muertos

Por lo menos 30 reclusos murieron y 18 guardiacárceles resultaron heridos en un ...

Donald Trump envía otros 1.500 militares a Oriente Medio por la tensión con Irán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes que ha ...

"Ato do dia 26 terá apoio a Moro contra centrão: ‘mexeu com ele, mexeu com todos’

"A aprovação pela Câmara da medida provisória do presidente Jair Bolsonaro (PSL) qu...

Artigos: Cuba
José Martí, bien distante de la idea socialista. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 18 de Mayo de 2019 21:18

Resultado de imagem para jose marti y el socialismo

Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.- 

José Martí destacó que todas las clases de socialismo “convienen en una base general, el programa de nacionalizar la tierra y los elementos de producción”. Pero de manera enérgica insistió en su análisis sobre el texto de Spencer dedicado al socialismo, en la idea de que “en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo”, y llegó a afirmar que el hombre en el socialismo se convierte en esclavo: “De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios”.


José Martí, bien distante de la idea socialista.

Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-

Santa Cruz de Tenerife. España.-  José Martí, el cubano ejemplar a quien siempre recordamos, pero de manera especial en días como hoy por conmemorarse el aniversario 124 de su muerte, fue contemporáneo de Carlos Marx, lo respetó, pero al propio tiempo supo señalar con sutileza su lado débil: “anduvo de prisa, y un tanto en la sombra, sin ver que no nacen viables, ni de seno de pueblo en la historia, ni de seno de mujer en el hogar, los hijos que no han tenido gestación natural y laboriosa”.

Se ha discutido mucho – no siempre con verdadero conocimiento de causa, y lo peor, desde posiciones demasiado dogmáticas y encaminadas a favorecer la falsa imagen estereotipada que el régimen castrista ha querido dar del héroe cubano– sobre la idea de que Martí conoció o no el socialismo.

El héroe de Dos Ríos supo teóricamente lo que era el socialismo a pesar de las versiones acerca de un posible desconocimiento del Apóstol sobre dicho sistema, ideas establecidas con premeditación para explicar la no afiliación de Martí a esta tendencia, y a la vez, justificar sus críticas sobre las doctrinas socialistas. En sus Cuadernos de Apuntes, reunidos en un tomo único de sus Obras Completas, se cuestionó lo siguiente:

“Socialismo.- Lo primero que hay que saber es de qué clase de socialismo se trata, si de la Icaria cristiana de Cabet, o las visiones socráticas de Alcott, o el mutualismo de Prudhomme, o el familisterio de Guisa, o el Colinsismo de Bélgica, o el de los jóvenes Hegelianos de Alemania: aunque bien puede verse ahondando un poco, que todos ellos convienen en una base general, el programa de nacionalizar la tierra y los elementos de producción; y como prerrequisito indispensable de toda su organización “the land of the country and all other instruments of production shall be made the joint property of the community, and the conduct of the all industrial operations be  placed Ander the direct administration of the State”.* (Los pisos de Navarro. La teoría de los pisos de Navarro)”.

Cuando Martí menciona a la Icaria cristiana de Cabet, se refiere al escritor y reformador social de origen francés Étienne Cabet (1788-1856), cuya filosofía atrajo a muchos seguidores, los que llegaron a ser conocidos como icarianos, por el nombre del país ideal por el descrito. En 1834 tuvo que exiliarse por sus críticas al gobierno francés y se dirigió a Londres, donde abrazó el pensamiento comunista que empezaba a florecer por entonces.

Influenciado por las obras de Tomás Moro y por el movimiento de reforma social encabezado por el socialista británico Robert Owen, consolidó sus ideas.

En 1839 se le permitió regresar a Francia, donde publicó al siguiente año la novela Viaje a Icaria, texto donde difunde su doctrina basada en la instauración de una sociedad socialista fundamentada en ideales de igualdad, fraternidad y justicia social, en la cual los bienes son socializados y donde la igualdad entre los sexos es casi total. El grado de organización de la sociedad descrito por su autor, alcanzaba su clímax en la colectivización de los medios de producción y el establecimiento de bonos de trabajo para adquirir los bienes de consumo, pues el dinero ha desaparecido. La misma ropa para todos, un solo diario oficial y una vida organizada hasta el más mínimo detalle: levantarse a las cinco de la mañana intercalando las actividades con los descansos según el reglamento, y fin de la jornada a las ocho de la noche.

Esto inspiró a mucha gente de procedencia humilde, y el 1847 Cabet hizo un llamado para construir una Icaria real desde la perspectiva de su Icaria ideal. Salió de Francia con un grupo de expedicionarios para establecerse en tierras de Texas, junto al río Rojo. Como era de esperar su proyecto fracasó y los colonos volvieron e establecer la propiedad privada, de igual forma que en el pasado siglo XX, parte de un continente supo poner fin al “paraíso ideal” de varios países devenidos en naciones oprimidas por sistemas totalitaristas, y restableció la privatización y un nuevo orden basado en principios democráticos y de justicia.

Estos planteamientos del autor de Versos Libres demuestran que si conoció de la existencia del modelo socialista y hasta los detalles de sus diversas ramas. Podrá apreciarse además su peculiar modo de interpretar el pensamiento de Alcott y Prudhomme, con sus visiones proféticas influenciadas por la poesía y el romanticismo de su tiempo en el caso de Alcott, el trascendentalista, y la idea del mutualismo expresada por el poeta y filósofo Prudhomme, a los que incluyó en las tendencias socialistas, sin olvidar su referencia a los Jóvenes Hegelianos, entre los que estaba Marx.

José Martí destacó que todas las clases de socialismo “convienen en una base general, el programa de nacionalizar la tierra y los elementos de producción”. Pero de manera enérgica insistió en su análisis sobre el texto de Spencer dedicado al socialismo, en la idea de que “en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo”, y llegó a afirmar que el hombre en el socialismo se convierte en esclavo: “De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios”.

Cuando murió Marx, Martí solo dedicó un breve comentario, aunque tuvo frases de elogio para Marx, a quien llamó “el héroe del mundo del trabajo (…) movedor titánico de las cóleras de los trabajadores europeos (…) veedor profundo en la razón de las miserias humanas”, lo que demuestra que conoció la esencia de la doctrina profesada por Marx.

Los movimientos socialistas progresaban en Europa y América. Hubo intentos de comunidades con características similares a lo que se pensó que pudiera ser el socialismo. Martí tuvo referencias de dichos movimientos, por lo que resulta inadmisible que un hombre de su tiempo, con intereses culturales, políticos, sociales y científicos, pudiera estar ajeno a lo que ocurría en este sentido en el mundo. Que no fue un estudioso y admirador de las doctrinas marxistas, es cierto; pero no desconocedor del socialismo. La cita que analizamos que trata la idea de Cabet, de Alcott y los Jóvenes Hegelianos, es de su decimoctavo cuaderno de apuntes, y corresponde a las anotaciones que hiciera en 1894, un Martí en plena madurez con visiones y conceptos filosóficos precisos.

Aunque los comunistas cubanos hubieran querido que el símbolo de la nación fuera un socialista, han de admitir que no lo fue. Tratar de justificar su indiferencia por dicha doctrina a través de análisis de circunstancias diferentes entre Europa y la América del siglo diecinueve, es absurdo. La idea del posible desconocimiento de las enseñanzas socialistas y marxistas queda descartada. El hombre continental jamás profesó ideas afines a las doctrinas socialistas. El hecho de estar del lado de los pobres y de haber organizado la gesta independentista cubana del final del diecinueve no les da derecho a asociarlo a los socialistas, ni siquiera a los nobles y tolerantes utópicos tan despreciados por Marx.

José Martí se refirió a los desaciertos de este sistema, que si conoció teóricamente; aunque algunos se empreñen en continuar defendiendo la idea de que no conoció o no comprendió el socialismo propuesto por Marx. Hemos de admitir de una vez y por siempre que el más grande de los cubanos no se solidarizó con dicha tendencia, por cuanto, pudo asimilar con su visión quasi profética y su futurista mirada previsora las calamidades de un sistema, cuya historia ha demostrado lo que es: una utopía plena de virtudes en un nivel ideal, pero algo totalmente inconsistente en el orden práctico.

Martí si conoció la obra de Marx. Hemos de considerar que la primera parte de El Capital, su obra cumbre, se publicó en 1867, y la segunda y tercera partes en 1885 y 1894 respectivamente, además de una infinidad de artículos y ensayos filosóficos que aparecían en numerosas revistas y diarios de la época en que ambos vivieron. Es poco probable que nuestro héroe conociera de la tercera parte del capital teniendo en cuenta la fecha de su publicación; por cuanto, en 1894 se encontraba en Nueva York, entregado completamente a la organización de la gesta independentista cubana; pero tuvo que haber conocido de la existencia de las dos primeras partes, así como, del Manifiesto Comunista (1848), texto que dada su trascendencia e influencia en el contexto histórico de su tiempo, fue muy difundido, entre otras obras de Marx, todas publicadas, exceptuando la tercera parte de El Capital, antes de que Martí estuviera tan ocupado en la organización de la contienda del noventa y cinco.

De cualquier modo, y ante las múltiples interpretaciones que se pretenden hacer para aproximar al paradigma cubano por excelencia a la tendencia socialista, si alguien aun duda acerca de una posible admiración martiana por el socialismo, la siguiente frase tomada de su escrito dedicado a comentar el texto La esclavitud futura, del antropólogo Herbert Spencer, resulta definitiva para finalizar la polémica. En este sentido expresó:

“De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él; y en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo”.

--------------

* Respeté la redacción de José Martí, que esta parte la escribe en inglés. La traducción de la cita es: “La tierra del país y todos los demás instrumentos de producción se convertirán en propiedad conjunta de la comunidad y la conducción de todas las operaciones industriales se colocará en la administración directa del Estado”.

Última actualización el Sábado, 25 de Mayo de 2019 21:14
 
La mano de Cuba en las conversaciones venezolanas de Oslo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 18 de Mayo de 2019 09:57

Image result for raul castro Daniel Ortega Nicolas maduro

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de la Habana podrían implicar el cambio de Maduro por el general Padrino. Cuando este general puso como condición encabezar el gobierno de transición, detrás estaba la inteligencia cubana intentando controlar el proceso y colocando uno de sus mejores hombres, el general Padrino, encabezando los cambios hacia “la democracia”, la cual sería, ir a un esquema ya probado antes por el castrismo en Nicaragua.


La mano de Cuba en las conversaciones venezolanas de Oslo

Jorge Hernández Fonseca

17 de Mayo de 2019

Después de brillantes demostraciones como opositor atinado, Juan Guaidó ha caído en la trampa que siempre dijo rechazar: autorizar conversaciones con Maduro. La razón: hay un nuevo factor jugando ahora en la ecuación: la Cuba castrista. Según los reportes de prensa, las conversaciones de Oslo fueron inicialmente sugeridas por la Habana. De ahí el peligro de haberse planeado en la isla una solución afín a sus intereses, aunque para ello tenga que entregar alguna pieza del complejo ajedrez que se juega en Caracas. Maduro sería sacrificado.

Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de la Habana podrían implicar el cambio de Maduro por el general Padrino. Cuando este general puso como condición encabezar el gobierno de transición, detrás estaba la inteligencia cubana intentando controlar el proceso y colocando uno de sus mejores hombres, el general Padrino, encabezando los cambios hacia “la democracia”, la cual sería, ir a un esquema ya probado antes por el castrismo en Nicaragua.

Eso significa que muy probablemente la oposición haya recibido garantías de un relevo de Maduro por un gobierno de transición más elecciones, como exige Guaidó, pero dejando intacto el ejército encabezado por Padrino y el partido por Cabello. Habría elecciones que el castrismo estaría dispuesto a perder de inicio (recordemos la victoria de Violeta Chamorro) pero petróleo para Cuba y el esquema chavista continuaría en Venezuela, incubándose y a la espera.

El esquema que el castrismo promueve para Venezuela ahora, podría satisfacer los pedidos de EUA respecto a que “Cuba recoja sus militares”, pudiendo los cubanos sugerirles a los norteamericanos una solución para la isla similar a la venezolana. Retirando sus 20 mil hombres (casi todos médicos) pero dejando intacto el sistema de contra-inteligencia sembrado en el ejército que encabezaría Padrino. Dentro de la isla el proceso sería sin cambios políticos y sin elecciones, pero con determinadas garantías capitalistas en la economía. ¿EUA aceptaría?

No habrá solución democrática en Venezuela --ni en Cuba-- que no implique extirpar de raíz la ideología castrista, cosa que aparentemente la actual oposición venezolana no es muy consiente, al manifestarse contra una solución militar, única manera de “limpiar” totalmente el panorama marxista venezolano y cubano. Nicaragua es testigo del error de haber permitido una solución a medias, dejando impostado un partido y un ejército marxista, dispuestos a regresar.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Jueves, 23 de Mayo de 2019 04:13
 
La crisis cubana y el ciclo de la sobrevivencia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 16 de Mayo de 2019 03:53

Las neveras de las tiendas de barrios permanecen vacías y en el único "cárnico" disponible para comprar son sardinas en latas. (14ymedio)

Por YOANI SÁNCHEZ.-

Desde un balcón la mujer ve llegar el camión refrigerado que abastece a la tienda de la esquina. No pierde un segundo y grita: "¡Maricusa, llegó el pollo!". En pocos minutos todo el barrio es un hervidero de gente que corre con la bolsa en la mano hacia el pequeño mercado estatal donde, desde hace tres semanas, no han suministrado ningún tipo de producto cárnico. Todavía tendrán que esperar tres horas para que descarguen la mercancía y comiencen a vender solo dos paquetes por persona.

La escena puede ocurrir en La Habana, Santiago de Cuba, la ciudad de Camagüey o cualquier pequeño pueblo de esta Isla. La carestía de alimentos que se ha agudizado en los últimos meses ha vuelto más complicada la dura cotidianidad de 11 millones de personas. Si antes apenas se podía escapar del ciclo de la sobrevivencia de buscar el dinero -muchas veces por vías ilegales- para poder comprar comida, esperar por horas en una parada de ómnibus y sumergirse en el mercado negro para adquirir ciertos productos; ahora el tiempo necesario para colocar algo sobre el plato se ha multiplicado por tres y las dificultades para hallarlo, por diez.

Todavía tendrán que esperar tres horas para que descarguen la mercancía y comiencen a vender solo dos paquetes por persona

Al principio faltó la harina, así que a finales de 2018 la mayor dificultad era comprar pan o galletas. Cerca de las fiestas navideñas comenzaron a saltar las alarmas de que el desabastecimiento seguía avanzando. La carne de cerdo, un simbólico Dow Jones de la economía doméstica, se disparó y alcanzó, el pasado abril, los 70 CUP por libra, el equivalente al salario de dos días de un profesional cubano. Le siguieron el pollo, el picadillo, las hamburguesas y los hot dogs. Estos últimos, la comida que por años había apuntalado el día a día de cientos de miles de familias, por ser el producto con una mayor proporción de cantidad de unidades (10 salchichas por paquete) en comparación con su precio.

El oficialismo ha justificado tales ausencias con una mezcla de retórica triunfalista y evasiva. Achaca el déficit a problemas con los proveedores internacionales, al mal estado de la industria molinera para procesar el trigo importado y culpa a quienes acaparan mercancía como los causantes de que los alimentos no alcancen para todos. Paralelamente, la Plaza de la Revolución evitar usar la palabra crisis y también ha censurado el uso en los medios nacionales del concepto Período Especial, el eufemismo con el que se conoció al descalabro económico que sufrió la Isla en la década de los 90 tras la desintegración del campo socialista.

En la misma medida en que las neveras de las tiendas se quedan vacías, el discurso ideológico sube de tono. Esa retórica más incendiaria busca responsabilizar de la carestía al embargo estadounidense, aunque economistas y analistas coinciden en que la verdadera causa de esta caída proviene de Venezuela, que ha recortado significativamente el envío de petróleo a la Isla. La Habana revendía en el mercado internacional una parte de ese crudo y conseguía divisas frescas, una inyección de vida para una economía con una escasa productividad y un excesivo aparato estatal, ineficiente y costoso de mantener.

Cuando muchos esperaban que las duras circunstancias llevaran a la administración de Miguel Díaz-Canel a impulsar una apertura en el sector privado, relajar controles, bajar impuestos para fomentar el emprendimiento y flexibilizar las draconianas normas aduaneras, las autoridades se han movido en la dirección contraria y han procedido a racionar muchos alimentos que hasta hace poco podían comprarse de manera liberada. Esas medidas han despertado los peores fantasmas de una población traumatizada con las experiencias vividas hace menos de dos décadas.

La inconformidad no se ha hecho esperar, esta vez potenciada por las nuevas tecnologías que están permitiendo a los cubanos reportar y dejar testimonio del empeoramiento en la calidad de vida

La inconformidad no se ha hecho esperar, esta vez potenciada por las nuevas tecnologías que están permitiendo a los cubanos reportar y dejar testimonio del empeoramiento en la calidad de vida. Así, ha surgido recientemente un reto en las redes sociales, cien por ciento cubano. Con la etiqueta #LaColaChallenge las fotos de filas, molotes para comprar comida y molestos clientes que aguardan por horas a las afueras de una tienda han inundado Facebook y Twitter.

A diferencia de aquellos años duros tras la caída de la URSS, los cubanos no parecen dispuestos ahora a soportar la crisis en silencio. Los teléfonos móviles y el recién abierto servicio de conexión web desde los celulares ha cambiado significativamente la manera en que se narra la Isla. Mientras los alimentos son escasos y caros, la inconformidad ciudadana se encuentra por todos lados en cantidades suficientes para convertirse en un mecanismo de presión.

14 Y MEDIO

Última actualización el Martes, 21 de Mayo de 2019 05:10
 
La otra cara de la heredera: ¿Quién es en realidad Mariela Castro? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 14 de Mayo de 2019 05:21

Mariela Castro Cuba lgbti homofobia cenesex

Por  TANIA DÍAZ CASTRO.- 

Acostumbrados como estamos los cubanos a vivir bajo el manto tenebroso de una dictadura castrista, en la que se ha usado tanto la mentira o el silencio por conveniencias políticas, es de dudar que la sobrina e hija de Fidel Castro y Raúl, sea en realidad una defensora sincera de los homosexuales, lesbianas, gais, bisexuales y transexuales.

Al menos yo nunca me tragué esa píldora. No creí en tanta bondad.

¿Podía dolerle a una jovencita de vida burguesa —disfrutando de la miel del poder: en autos buenos, comida servida por criados, escuelas especiales, viajes al extranjero y juguetes caros cuando niña— el sufrimiento de jóvenes homosexuales de ambos sexos, marginados, mal vistos por los comunistas en el poder y víctimas de la famosa Ley 501, que permitía al Estado separar de sus centros laborales a todo aquel que no fuera políticamente confiable, sin alternativa de encontrar empleo dentro de su profesión, ya que el gobierno era y es el único patrón?

Nunca Mariela, en las múltiples entrevistas que ha concedido, ha explicado los motivos que la llevaron a defender públicamente a los homosexuales, marginados durante décadas por su tío y por su padre.

¿Sería capaz, por ejemplo, de invertir parte de su capital en levantarle un monumento al fallecido célebre bailarín y coreógrafo Ramiro Guerra, quien pasó diez años sin poder trabajar por orden de su tío y padre?

Es evidente que Mariela ha sido una comunista ejemplar, fiel a las orientaciones de su familia. La encomienda asignada ha sido cumplida y el resultado de sus gestiones más claro no puede ser: el matrimonio gay no se incluyó en la Constitución.

¿Cuál era el verdadero propósito, si no mantener a esos cientos de miles de homosexuales bien controlados, contentos, esperanzados en una vida mejor, más digna, cumplidos todos sus derechos?

El telón de fondo, de acuerdo con los fines políticos de los hermanos dictadores, siempre fue aglutinar, adoctrinar masas, unirlas y amarrarlas bien, para dominarlas y manipularlas.

Con los activistas, opositores y periodistas independientes, esos calificados por Fidel en julio de 1989 como “cucarachas por aquí y por allá”, no han podido lograrlo.

Ahí está la clave del porqué Mariela miente. Si realmente quisiera defender los derechos de las minorías -ya no tan minorías en estos tiempos, pero sí marginadas y enviadas a prisión fácilmente-, estaría del lado de los que quieren un cambio el Cuba, como lo pide Venezuela y como lo ha logrado, en votaciones democráticas y libres, la mayoría de los países latinoamericanos.

Mariela realizó bien su trabajo. Muchos le creyeron.

Dijo que debemos avanzar en el campo de los Derechos Humanos y que el tema del homosexualismo estaba rezagado. ¿Y el derecho, Mariela, de los opositores pacíficos? ¿Y el derecho de los periodistas independientes a escribir?

Que sus vínculos con el nuevo presidente son antiguos no está demás aclararlo. En la UJC, este “amigo” se reunió con ella en la CENESEX durante años. Es muy posible que hubiera sido el mensajero que le dio la idea de cómo trabajar a nivel político con la población homosexual y así evitar que se mezclara con la población opositora al régimen.

Más claro ni el agua. A Mariela incluso le costará trabajo seguir con la Conga y con el desfile anual de Orgullo Gay, cancelado con pretextos  como: “La incertidumbre económica de la isla, ante la actual coyuntura que está viviendo, que afecta de manera directa e indirecta con impactos tangibles la vida cotidiana de los cubanos y la implementación de las políticas del Estado, por las renovadas presiones de Estados Unidos y la ineficiencia de la economía del país”.

De antemano, si algo sabía Mariela, era que la constitución no abriría ningún camino a los Derechos LGBTI, que los Derechos Gay tendrán que esperar.

Mientras, el régimen ganó tiempo. ¿No fue su padre quien encabezó la Comisión que eliminó por completo darle vigor a esos Derechos?

El matrimonio homosexual es ya legal en 25 países: doce en la Unión Europea. Se sumará Taiwán. El primero fue Holanda, luego Sudáfrica e Irlanda.

A la salida de una de sus conferencias en Estados Unidos, a Mariela la despidieron con un gran cartel que decía: “52 años de dinastía de los Castro, 52 años de corrupción. Democracia para Cuba”.

Dicen que ella miró el cartel y que una de sus dos caras no era de buenos amigos.


CUBANET

Última actualización el Lunes, 20 de Mayo de 2019 12:37
 
El fracaso del alzamiento en Venezuela y el futuro de Cuba PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 05 de Mayo de 2019 04:03

Resultado de imagem para general Padrino Nicolas Maduro

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Cuba sale de esta crisis siendo la principal ganadora, sin que necesariamente tenga que dejar sus intereses de lado (petróleo) siempre que, durante las negociaciones para retirar todo su personal, garantice algunas ventajas, sobre todo en lo referente al suministro del crudo, ya que EUA le prometió una “nueva apertura” con ventajas.


El fracaso del alzamiento en Venezuela y el futuro de Cuba

Jorge Hernández Fonseca

4 de Mayo de 2019

En la medida que avanzan los días, se conocen más detalles de las probables causas del fracaso del alzamiento en Venezuela del 30 de Abril. Se sabe ahora que no sólo fue el adelanto de la fecha de la sublevación, sino que el general Padrino, el mismo día 30, puso como condición de apoyo al intento, que fuera él (Padrino) quien --no sólo liderara la rebelión-- como que después dirigiera el gobierno provisional posterior a la asonada, lo que no fue aceptado.

Este detalle es crucial para lo que ahora está en marcha. Aceptando la tesis de que Padrino obedecía órdenes de los servicios de inteligencia cubanos durante la conspiración, la propuesta de Padrino para dirigirlo “todo” después de eliminar a Maduro --sobreentendiendo que viene de los servicios cubanos-- implica que la Habana estaría dispuesta a sacrificar al actual gobernante, siempre que otro afín a su causa tome el mando del país. Por eso Maduro envió a su esposa al extranjero. No puede haberle hecho ninguna gracia esa propuesta de la Habana.

La óptica norteamericana posterior al fracaso fue, de inicio, amenazar a Cuba para que retirara sus hombres de Venezuela, sino materializaría un bloqueo total a la isla. Posteriormente y con un espíritu más negociador, EUA propuso que “haría una apertura hacia Cuba muy beneficiosa, si los cubanos aceptaran retirar sus ‘asesores militares’ de Venezuela”. Esto significa una oferta más que beneficiosa para la isla --casi imposible de rechazar-- sobre todo si ya habían pensado en tirar del juego a Maduro, cuando le dieron la orden a Padrino de ofrecerse para dirigir el país.

Paralelamente, el Grupo de Lima, que nunca se había referido al papel de la Habana por considerarlo “menor” (pensando que está China, Rusia y EUA jugando duro) ahora acaba de hacer un “llamado a Cuba” para que apoye las gestiones de una solución pacífica del conflicto.

Si mis conjeturas fueran acertadas, Cuba sale de esta crisis siendo la principal ganadora, sin que necesariamente tenga que dejar sus intereses de lado (petróleo) siempre que, durante las negociaciones para retirar todo su personal, garantice algunas ventajas, sobre todo en lo referente al suministro del crudo, ya que EUA le prometió una “nueva apertura” con ventajas.

Así las cosas, habría que ver cómo el presidente estadounidense negociaría con los cubano-americanos que hasta ahora lo han apoyado, teniendo a la vista una complicada re-elección. Resolviendo el problema de Venezuela, Trump garantiza el voto, no sólo venezolano en 2020, como también un alto porcentual de voto latino. Sin embargo, si hubiera una nueva apertura con la Habana --como la antes expuesta-- ¿cómo quedaría el voto cubano en tales circunstancias?

Quién sabe si a partir de este panorama, EUA y la dictadura cubana discutan cambios de cierto calado que sean aceptables a la oposición política cubana de dentro y fuera de la isla y que permita a EUA acordar un cronograma de cambios, como inicio de un proceso a medio plazo.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Lunes, 13 de Mayo de 2019 17:03
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 324