Leonardo Padura suma a su cobardía política en Cuba la falta de respeto a Brasil al visitar en la cá

El escritor cubano Leonardo Padura visitó el jueves en la cárcel al expresidente ...

El ex presidente Uribe fue citado a indagatoria en Colombia por presunta manipulación de testigos

El influyente ex mandatario y senador Álvaro Uribe, jefe del partido en ...

El representante de Juan Guaidó afirmó que el reinicio de las negociaciones depende del régimen de N

El segundo vicepresidente del Parlamento venezolano, Stalin González, sostuvo este jueves que ...

La mayor compañía energética de China canceló la compra de petróleo de Venezuela

La mayor compañía energética de China está rechazando las compras directas de ...

Macri elimina imposto sobre alimentos antes da eleição presidencial na Argentina

O presidente liberal argentino Mauricio Macri reforçou nesta quinta-feira seu pacote de ...

Artigos: Cuba
DESCENTRALIZACIÓN, SECTOR PRIVADO, DISCURSO Y REALIDAD PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 09 de Agosto de 2019 05:40

Por JORGE IGNACIO GUILLÉN MARTÍNEZ.- 

El llamado proceso de actualización del modelo económico cubano, como ya es habitual, ha entrado en una nueva fase de profundas contradicciones entre el discurso y la realidad de los cambios o medidas económicas que se han venido aplicando en los últimos tiempos.

Resultado de imagem para Cuba cuentapropismo discurso y realidad

Desde la aprobación de los documentos de la conceptualización del modelo cubano, la toma de posesión de Díaz-Canel y también en cierta medida con la aprobación de la nueva constitución, se ha estado dando una imagen de “cambios necesarios” en el discurso oficial, se habla de descentralización y autonomía empresarial, de eliminar la dualidad monetaria, de integrar al sector no estatal con el estatal, de frenar las ilegalidades, etc.

Última actualización el Sábado, 17 de Agosto de 2019 07:07
 
Cuba: ¿reforma o violencia? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 12 de Agosto de 2019 22:54

Por JUAN ANTONIO BLANCO.- 

Desde que empezó el año 2019 las autoridades cubanas tuvieron que enfrentar decenas de protestas de naturaleza económica y social a lo largo de todo el territorio y en casi todas decidieron replegarse. Las zonas de mayor conflictividad nacional han sido las referidas al transporte, vivienda, insalubridad, desabastecimiento, salarios, así como las restricciones a la libertad cultural y de libre acceso a internet.

No es que esas sean áreas novedosas de queja popular.Lo nuevo es que cada vez más  ciudadanos dan muestras de no estar dispuestos a seguir aceptando promesas o negativas respecto a sus demandas. Frente a ellos, el Gobierno viene replegándose con concesiones puntuales aquí, allá y acullá.

La idea de que mientras más los presionen peor reaccionan es un mito construido en La Habana. El Gobierno cubano sabe dónde están las rayas rojas. El Maleconazo, por citar un ejemplo, los hizo reabrir las fronteras, los mercados campesinos y ceder espacio al cuentapropismo. La realidad los sacudió. Esa es su pesadilla. Por eso vociferan, amenazan, sacan nuevos decretos represivos… pero se repliegan cuando encuentran firmeza ciudadana.

Por poner un ejemplo local, pese a las amenazas de retirarles las licencias y confiscar sus vehículos, el Estado no pudo apaciguar a los transportistas privados (camioneros) que iniciaron una huelga —eso es lo que realmente fue, aunque se evite llamarle por su nombre— en Santiago de Cuba. Por el contrario, terminaron por concederles una parte importante de sus demandas respecto a los precios especiales del combustible y el del cobro de los pasajes.

El Observatorio Cubano de Conflictos (OCC) lleva una meticulosa bitácora de casi dos decenas de situaciones muy diversas en que los ciudadanos han hecho retroceder al Estado frente a sus demandas después de muchos fracasos previos ante tácticas de apaciguamiento, amenazas y represiones policíacas. Habitantes de construcciones ilegales que querían evacuar y derribar, vecinos que por décadas protestaron inútilmente por zanjas y fosas contaminadas, pobladores que exigían la reconstrucción de la única parada de guaguas de su caserío, todos resolvieron sus demandas con métodos de resistencia cívica no violenta.

Los cubanos están aprendiendo que su poder está en una combinación del número de personas movilizadas de forma organizada y la información que pongan de sus problemas en las redes sociales. Las redes sociales constituyen la nueva plaza cívica virtual desde la que se denuncian los atropellos, pero en la que también se coordinan las movilizaciones que se realizan fuera del espacio virtual. A ello se suma el aprendizaje de técnicas negociadoras y la decisión de no aceptar promesas imprecisas o negativas basadas en que EEUU es lo que impide resolverles el problema.

¿Reforma o violencia?

La única salida racional que tendría el Gobierno para estabilizar la gobernabilidad nacional sería levantar el bloqueo interno que paraliza las fuerzas productivas.

Levantar el bloqueo interno supone, entre otras muchas medidas posibles, las siguientes: liquidar el sistema de acopio de productos agrícolas, entregar la tierra en propiedad a quien la trabaje; liberar los precios del sector privado; otorgar moratorias fiscales a los negocios que creen empleos, productos y servicios; abolir el monopolio de comercio interior y exterior; cancelar los aranceles aduaneros a aquellas mercancías, insumos y herramientas destinados al sector productivo nacional privado; así como permitir inversiones de capital en cualquier sector de la economía a los cubanos, sean o no residentes en la Isla. Y, sí, tendrán que abrir la sociedad cubana levantando las trabas que hasta hoy le han impuesto al desarrollo de internet y la conectividad nacional.

Las iniciativas como SNet, una red comunitaria, están amparadas en muchos países por leyes que las protegen y fomentan su desarrollo para el bienestar común. Un estudio internacional de la Universidad de Michigan determinó que SNet era la mayor red autónoma sin acceso a la web en todo el mundo. Algo para admirar e incentivar. Pero el Gobierno cubano sigue perdido en su laberinto y decidió cerrarla a golpe de decretazo.

Al parecer, las cosas tendrán que empeorar mucho más para que la elite de poder entienda que ya "los de abajo" no están dispuestos a ser gobernados como antes. Por ahora parece más inclinada a "legalizar" la represión con nuevos decretos, que a reconocer derechos y nuevas libertades.

Hay entre ellos quienes todavía creen que pueden controlarlo todo, prohibiendo y reprimiendo. Otros saben que "el horno no está para galleticas". Su problema es que en las actuales circunstancias nacionales e internacionales, la violencia que puedan desatar se sabe cómo se inicia, pero no cómo termina ni a quiénes aplastará al final.

Deberían meditar que el régimen de Venezuela ya no puede sostenerlos y que Raúl Castro se aproxima, de forma inexorable, a su hora final. Pero todavía no parecen muy reflexivos. Hasta que la realidad los sacuda de nuevo, quizás mucho peor que en agosto de 1994.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Viernes, 16 de Agosto de 2019 04:12
 
Fernando Rojas y la telenovela de la familia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 06 de Agosto de 2019 03:31

Resultado de imagem para La hija de Fernando Rojas y sus vacaciones

La hija de Rojas y la imagen del "enemigo"

Por ANTONIO JOSÉ PONTE.- 

Las redes sociales han hecho posible que la hija de un viceministro del régimen cubano alardee de su estancia en EEUU, que sus fotos turísticas hayan sido enarboladas como denuncia de la hipocresía del viceministro, que a este le hagan increpaciones en Twitter y que él responda, en Twitter también. ¿Podría pedirse más?

Fernando Rojas, viceministro de Cultura, no desmintió que se tratara de su hija. Tuvo a bien aclarar que reside en La Habana y aquellas eran fotos de un viaje. Es decir, ella no era uno de esos hijos de dirigentes que desconfían de la sociedad que sus padres timonean y prefieren irse lejos, a vivir bajo otras leyes.

No hay yate en las fotos en que esa joven celebra su felicidad de conocer lugares. Son imágenes que bien podría hacerse cualquiera que resida fuera de la Isla. En su ropa veraniega no alcanzan a detectarse señales de lujo. Un tuitero preguntó al viceministro Rojas de dónde sale el dinero para esas escapadas, que no puede ser de su sueldo. Le preguntaron por el negocio privado de su esposa, un spa en La Habana. Alguien quiso saber si habría tope de precios en los servicios de ese spa.

Amén de la libertad económica para unos y no para otros, lo que estaba en discusión era la libertad de movimientos para unos y para otros no. Ministros y viceministros y otras autoridades han conseguido hacer tan bajo el nivel de expectativas de la población cubana que la sola idea de viajar resulta un privilegio desmesurado. Con su desempeño, Fernando Rojas coarta tanta libertad de movimiento y opinión, que su hija no puede menos que quedar en esas fotos como una privilegiada niña rica.

Agobiado por las increpaciones que le hacían en Twitter, y supongo que lamentando haber tomado la decisión de "salirle al paso" a quienes lo increpaban, él echó mano a las bajezas habituales. Aquellos que lo acusaban eran culpables de haber abandonado su país… Acusándolo a él acusaban a Cuba… Hacían esas acusaciones en tanto mercenarios… Alguna organización estaría pagándoles para que echaran a perder a él y su hija la alegría familiar de ver mundo…

Desesperado por cerrar la discusión, contestó a un tuitero: "Prestas demasiada atención a mi familia. ¿Te lo pidieron o es un pedacito estalinista que tienes?". Llama la atención esa exigencia suya de hacer distingos entre quien es él y quien es su familia. Llama también la atención el uso del estalinismo como descalificación. Al paso que vamos, no está lejano el día en que un militante del Partido Comunista de Cuba (PCC) insulte al adversario tildándolo de comunista.

Fernando Rojas pasó por la Vocacional Lenin, cursó estudios universitarios en Moscú, es militante del partido único, lleva demasiado tiempo como viceministro de Cultura, y no termina de cumplírsele el sueño de llegar a ministro. Es un konsomol con problemas de crecimiento. Hará cuanto esté a su alcance, en represión y censura, para lograr su sueño. Quedó manifiesto en las discusiones en torno al Decreto 349 y en su campaña contra Tania Bruguera.

Él, sus cómplices y los antecesores de todos ellos en sus puestos, son quienes implantaron en la historia cubana esa política de no hacer distingos entre individuo y familia. Ha sido ese régimen que él constituye y defiende el que se dedicó a averiguar la procedencia social en cada biografía. Durante décadas, mientras estuvo en pie el marxismo que él estudiara en Moscú, el régimen rastreó el más mínimo rezago burgués dentro de las familias para, una vez detectado, proceder a su aniquilación. Y ahora, desnortado e incapaz de apuntar a ningún futuro, se encarga todavía de decidir quién entra y quién sale del país. El juego sádico con los lazos de familia le resulta esencial. Es un régimen de secuestradores, presto a imponer separaciones para lucrarse de ellas luego.

Los creadores del cederismo, del ojo represor que llega al interior de cada casa y cada familia, fueron también los creadores de la criba de todo el que viva "por encima de sus posibilidades". Son esos dirigentes muertos o casi muertos, de los cuales Rojas y Díaz-Canel aseguran ser continuidad. Si ha existido entre cubanos estalinismo, fue importado por ellos, porque ninguna de las dictaduras anteriores produjo cosa igual.

Otro episodio de Fernando Rojas en Twitter

Hace unas semanas, una tuitera echó en cara al viceministro Fernando Rojas el ostracismo padecido por Virgilio Piñera. La tuitera residía en el extranjero. La salida del viceministro consistió en lamentar que ella no hubiera regresado al país en los últimos años para ser testigo del resurgimiento de Piñera en la cartelera teatral habanera.

Una maniobra así deja claro cómo administra el régimen lo problemático de su pasado. Aprovechó la debilidad de Virgilio Piñera para aplastarlo, y se aprovecha ahora de su importancia, que tanto hizo por restarle. Saca provecho de él igual que saca provecho de la gente que tuvo que exiliarse o emigrar.  Explicación o disculpa oficial por todo lo que hizo contra él, no va a haber nunca. Pablo Milanés está esperando a que las autoridades se disculpen por haberlo encerrado en la UMAP.

Y así como administran la memoria de autores problemáticos, administran el resto de la historia. Ahora resulta que son los enemigos de la revolución quienes extienden el enjuiciamiento de un individuo a toda su familia y quienes pueden ser acusados de estalinistas.

La muy citada frase de Marx sobre la historia que se da primero como tragedia y luego como farsa, podría traducirse para el caso cubano como: primero tragedia, y luego telenovela. Así se entiende que el gran separador de familias Fidel Castro pudiera apelar a la unidad de la familia a la hora de reclamar al niño Elián. Que, en otro capítulo de esa telenovela, la mujer de un espía de los apodados "Cinco Héroes" fuera inseminada a distancia y a través de la frontera. Que Fernando Rojas se enoje porque la cogen con su hija, porque se la secuestran en imagen.

Lo siento por la muchacha, que no podrá alardear de sus placeres por simples que sean estos, y tendrá que esconderlos como alegría culposa si no quiere más ataques sobre su padre. Lástima por ella, pero así son las leyes del juego que el viceministro Rojas impone sobre los demás, y su coherencia de ideólogo ha de ser juzgada bajo esas mismas leyes, por restrictivas que sean.

Algo semejante cabe decir en cuanto al negocio de su esposa. Las sospechas que le dedicaron varios tuiteros se corresponden perfectamente con la política oficial de acoso a los pequeños emprendedores. Son los correligionarios de Fernando Rojas, no otros, quienes se sobresaltan ante cualquier enriquecimiento, por lícito y mínimo que sea.

En cuanto al propio viceministro, desde hace años corren rumores acerca de una oportunidad ministrable suya, aunque también corren rumores sobre lo imposible de ese ascenso dada la existencia, en el exilio y en las publicaciones, de su hermano Rafael Rojas. Puede que estos últimos no sean rumores muy verosímiles, pero dan idea de lo contagiosa que resulta la culpa dentro de la familia, a los ojos de las autoridades revolucionarias.

En la telenovela del castrismo, Fernando Rojas jimiquea a nombre de su familia. Él y otros como él son continuidad llorona. Lo tienen muy difícil: si van a hacerse presentes en las redes sociales, tal como parecen haber decidido, se enfrentarán a un continuo escrutinio. Escrutinio que se extenderá a todos los descendientes suyos identificados a los que puedan llegarles privilegios de nomenclatura.

Si van a estar en la redes, se les acabó el no ser interpelados. Estarán tan blindados en Twitter como cualquier otro tuitero. De querer publicitar sus alegrías, tendrán que ser coherentes y cada vez menos felices, o abiertamente felices pero cada vez más corruptos e hipócritas.

Es que, como dejó dicho otro Carlos (Puebla, no Marx), llegó el comandante, mandó a parar, y entonces se acabó la diversión.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Jueves, 15 de Agosto de 2019 04:29
 
El Foro de Sao Paulo y el Antiyanquismo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 04 de Agosto de 2019 22:26

El gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel, junto a su homólogo venezolano, Nicolás Maduro. (EFE)

Por CARLOS A. MONTANER.-

Se confirmó otra vez el axioma: “Los ladrones roban en todas las oportunidades que se presentan, aunque las víctimas sea muy pobres”. La fiesta fue en Caracas del 25 al 27 de julio pasado. Les costó a los anfitriones, en números redondos, 19 millones de dólares, de los cuales, como es habitual, se robaron la mitad. No es poco para una nación en la que el 82% de las personas se muere de hambre.

Según Diosdado Cabello acudieron 700 invitados. Según Nelson Bocaranda sólo llegaron 150. El resto era “relleno”. Lo dijo en sus legendarios Runrunes.Probablemente Bocaranda acierta. Está muy bien informado. Maduro y su régimen son malas palabras. Ninguna persona honorable quiere asociarse a esa patulea de indeseables.

¿Qué hacen en el FSP grupos como el Partido Revolucionario Democrático (PRD) de Panamá, que hoy dirige el político y empresario Laurentino “Nito” Cortizo, quien acaba de ganar las elecciones en su país con un discurso moderado?.

¿Qué hacen tres de los mayores partidos dominicanos: el Partido de la Liberación Dominicana de Danilo Medina y Leonel Fernández (PLD), así como el Partido Revolucionario Dominicano de Miguel Vargas y su desprendimiento, el Partido Revolucionario Moderno, dirigido por Luis Abinader e Hipólito Mejía?.

¿Por qué Lenin Moreno, presidente de Ecuador, no se ha largado con su música a otra parte –a él que le gusta cantar y no lo hace mal—para romper de una vez las fatídicas relaciones entre el Movimiento Alianza País y el FSP, forjadas cuando gobernaba Rafael Correa, hoy prófugo de la justicia por corrupto?.

La lista de partidos afiliados al FSP es un monumento a la irresponsabilidad. ¿Cómo es posible que los socialistas chilenos continúen formando parte de ese engendro tras el informe de Michelle Bachelet, hoy al frente del Departamento de Derechos Humanos de la ONU?.

Según Diosdado Cabello acudieron 700 invitados. Según Nelson Bocaranda sólo llegaron 150. El resto era “relleno”. Lo dijo en sus legendarios 'Runrunes'

¿Por qué Tabaré Vázquez permite que el Frente Amplio uruguayo continúe dándole su apoyo a Maduro y a su banda, cuando el expresidente Pepe Mujica admite que “Maduro está loco como una cabra”, y que Luis Almagro, Secretario General de la OEA, no sólo no está al servicio de la CIA, sino que es un abogado realmente comprometido con la ley?.

¿Cómo creerle al mexicano AMLO y a su Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) su supuesto respeto por los Derechos Humanos, cuando su partido baila en la comparsa organizada por Maduro, y lo primero que hizo al llegar a Los Pinos fue sacar a México del Grupo de Lima creado para presionar al régimen chavista?.

Es coherente que ahí figuren los narcoterroristas de las FARC, el Farabundo Martí, el Frente Sandinista de Daniel Ortega, el Movimiento al Socialismo de Evo Morales, el PSUV de Maduro, todos ellos bajo la batuta implacable del cubano Miguel Díaz-Canel, pero ¿qué hacen en el FSP los partidos y movimientos que presumen ser realmente democráticos? Eso no tiene el menor sentido.

No es cierto que el FSP es un organismo de Guerra Fría. Es una Internacional Antiamericana Post-Guerra Fría. Fidel Castro, con la ayuda de Lula da Silva, lo creó a toda prisa para continuar la Guerra Fría tras el derribo del Muro de Berlín (1989). Y lo creó exactamente para continuar la batalla en el momento en que Moscú tiraba la toalla. La tarea de ese fanático iluminado era recoger los escombros dejados por la URSS en América Latina y continuar luchando “hasta la victoria siempre”.

¿La victoria contra quién? Para entender el FSP hay que conocer el odio que le tenía Fidel Castro a Estados Unidos y haber leído su carta de 1958 a su amiga y amante Celia Sánchez, cuando todavía era un guerrillero en la Sierra Maestra, en la que declaraba que su destino era pelear eternamente contra los yanquis.

¿De verdad es eso lo que desean los afiliados al FSP? ¿Consumirse en una batalla estéril e inútil contra Estados Unidos? Decía Jean-François Revel que “el antiyanquismo es la ideología de los tontos”. Tenía razón.

14 Y MEDIO

Última actualización el Jueves, 15 de Agosto de 2019 04:28
 
Un grave problema socialista: Jerarquizar Consumidores sobre Productores PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 14 de Julio de 2019 21:59

 

Resultado de imagem para carlos marx en colores

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

No hay un solo postulado socialista de como producir bienes y servicios. Se basan en preceptos de tipo hipócritamente “moral” para, por la fuerza, obligar a las personas a “beneficiarse” de los racionamientos y hambrunas que –100% de las veces—ha ocasionado en las desdichadas sociedades sometidas al experimento socialista. Este socialismo sólo defiende a los ciudadanos como “consumidores”. A aquellos que son productores, los desprecian, condenan y exterminan.


Un grave problema socialista: Jerarquizar Consumidores sobre Productores

Jorge Hernández Fonseca

14 de Julio de 2019

Los intelectuales de izquierda, los profesores universitarios filo-socialistas, así como los ciudadanos envueltos en la tomadura de pelo de lo “políticamente correcto”, no se explican el porqué de los sucesivos fracasos de los regímenes socialistas implantados en los cuatro confines del Globo --sin ninguna excepción-- aunque en este caso se confirma “la regla”.

El socialismo actual se origina en los trabajos de filósofos y economistas como Carlos Marx y Antonio Gramsci y en la práctica de políticos como Vladimir Lenin y Pol Pot. Los primeros profundizaron las condiciones económicas del proceso productivo capitalista y los segundos “inventaron” una forma cruel (la dictadura) para implantar, a la fuerza, “su” socialismo.

No hay un solo postulado socialista de como producir bienes y servicios. Se basan en preceptos de tipo hipócritamente “moral” para, por la fuerza, obligar a las personas a “beneficiarse” de los racionamientos y hambrunas que –100% de las veces—ha ocasionado en las desdichadas sociedades sometidas al experimento socialista. Este socialismo sólo defiende a los ciudadanos como “consumidores”. A aquellos que son productores, los desprecian, condenan y exterminan.

Como le dijera Fidel Castro al embajador peruano en medio de la crisis cubana con la embajada del Perú en 1980, “yo se matar y tu no”, la gran ventaja del Comandante sobre el embajador. A los productores --en ese socialismo-- simplemente se les elimina. Como Díaz Canel acaba de hacer con el mayor productor porcino de Holguín, ejemplarmente, para que nadie se atreva a “producir”. Al final, los productores son los enemigos “de clase” y para ellos solo hay desprecio.

Paradójicamente lo que hizo Carlos Marx fue estudiar el proceso de producción capitalista, pero en sus estudios le faltó –sin dudas-- estudiar las cualidades de los emprendedores que usan su capital, su crédito y talento, para guiar un proceso productivo. Este emprendimiento es un salto al vacío, que generará empleo y renta para otras muchas personas. Además de capital, hay cualidades individuales y méritos en este proceso, poco estudiado desde el punto de vista personal, que claramente le falta al socialismo para poder dar “consumo a sus consumidores”.

De la misma manera que no todos pueden ser medallistas olímpicos de algunas de las manifestaciones deportivas; que no todos tienen la voz de oro de los cantantes famosos; que no todas las jóvenes tienen las cualidades estéticas de una reina de belleza, o no tienen las condiciones para guiar exitosamente un carro de Fórmula 1, también no todos --como quiere el socialismo-- tienen posibilidades de guiar un negocio productivo y beneficioso para la sociedad.

En el socialismo, si bien la crueldad contra los adversarios es la principal “cualidad” política (saberlos “matar”) su principal error es no saber apreciar las cualidades de los empresarios y productores, que permite posicionarse al resto como consumidores. El consumo es un proceso primario y natural, mientras que la producción es un proceso artificial y complejo, para el cual es necesario esfuerzo y trabajo especializado. Es por ello que toda sociedad (menos la socialista) cuida con esmero a los que poseen el don natural de dominar el proceso de producir bienes.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Lunes, 22 de Julio de 2019 00:28
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 333