Potencia Médica? Cuba será el último país del continente en vacunar a su población

Fabrizio Chiodo, el único investigador extranjero implicado en el desarrollo de la ...

México: El árbol genealógico criminal de Emma Coronel: quiénes son sus familiares presos por narcotr

La vida de Emma Coronel Aispuro comenzó como tantas otras en el ...

Venezuela: uno de los muertos en los enfrentamientos del estado fronterizo de Apure era comandante d

Hace días hubo varios hechos noticiosos con grupos irregulares en el fronterizo ...

El régimen de Irán se negó a participar de una reunión con EEUU y las potencias europeas para renego

Irán descartó la posibilidad de celebrar una reunión informal con Estados Unidos ...

Primeiro satélite brasileiro, Amazonia 1 é lançado ao espaço

Em apenas 17 minutos após o lançamento, ocorrido à 1h54 (horário de ...

Artigos: Cuba
"Patria y vida", el himno que llama a la razón PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 22 de Febrero de 2021 00:43

No hay nada de bochorno en "Patria y vida" y tampoco falta de patriotismo, sino todo lo contrario. (Captura)

Por RAUDEL GARCÍA BRINGAS.-

"Patria y vida" ha sido, por mucho, la noticia más popular de los medios oficialistas de Cuba en su inútil afán de aniquilar a los intérpretes de este gran video musical, esos mismos que han sido por años representantes exitosos de la música nacional.

¿Cabría pensar que fueron excelentes en uno y, en otro, han sido ya unos traidores a la patria que nos vio nacer, comprados por ese imaginario y eterno enemigo que tanto se desprecia pero que a la vez es imprescindible para la vida?

Las consignas han sido un distintivo del sistema cubano. El ya gastado hoy lema oficialista de "ser continuidad" encierra por fuerza una pregunta: ¿continuidad de qué? ¿Qué defienden? ¿Tiene sentido o vale la pena lo que defienden, si es que lo saben?

"Patria o muerte" fue un lema que impuso Fidel Castro al pueblo cubano, pero no propiamente para él o su familia. "Patria o muerte" no cabe en la familia Castro, que posee lujos, yates, fortunas y el buen vivir que no se le permite al pueblo. Esa sería otra tarea que realizar para saber cuál lema le cabría mejor.

"Patria o muerte" no es un lema para Miguel Diaz-Canel, quien presume de prendas de alto valor y lujos, inaccesibles totalmente para el salario de cualquier profesional cubano. "Patria o muerte" tampoco es el lema para otro grupo reducido de sectores claves del Gobierno que gozan de otra clase de beneficios.

A ellos les queda mejor el "ser continuidad" que pensar en ese otro lóbrego y funesto enunciado de muerte a la que ninguno de ellos está dispuesto a sucumbir

 

Obviamente, a ellos les queda mejor el "ser continuidad" que pensar en ese otro lóbrego y funesto enunciado de muerte a la que ninguno de ellos está dispuesto a sucumbir. Este último queda más bien para las masas que prefieren no pensar ni interpretar. Queda para los autómatas, esos agentes militares de todas las ramas que no alcanzan los privilegios de sus superiores. Esos otros tienen que seguir gritando: "Patria o muerte" para mantener sus pequeños beneficios mensuales, su bolsa con aceite y pollo, o su tarjeta con veinte litros de gasolina al mes. Otros por mucho menos que eso, y es que en la mente de esas personas no puede existir esa concepción de que se puede ser diferente sin tener que ser propiamente "un asalariado de la CIA" como suelen llamarnos a todos los que no coincidimos con ellos.

"Patria o muerte" no evoca nada de lo que habría que sentirse orgulloso. Más allá de lo que pudiera decir, nos hace reflexionar en millones de cubanos que han tenido que dejar sus hogares, sus familias, y partir al exilio. Nos recuerda la pérdida de los derechos y el terror, cuando el aparato represor del régimen se ha encargado de fabricar casos, y abarrotar las cárceles de miles de jóvenes cubanos que solo trataban de buscar formas de vivir. Nos recuerda a las víctimas del remolcador 13 de Marzo, que no eran mercenarios ni terroristas, solo personas que querían huir como muchos otros.

Nos recuerda hoy, con esa Tarea de Ordenamiento, que hay carencia de todo lo necesario para la vida porque el salario sigue siendo insuficiente y los principales productos solo se pueden adquirir en una moneda, el dólar, que los trabajadores no reciben. En la Tarea Ordenamiento ya no se trata de vivir de forma decente, más bien se trata de sobrevivir ante la situación del "sálvese quien pueda" o de morir, como reza su lema.

No hay nada de bochorno en "Patria y vida" y tampoco falta de patriotismo, sino todo lo contrario. "Patria y vida" es un himno mucho más racional y positivo que los disparates de una "continuidad" sin rumbo claro.

14 Y MEDIO

Última actualización el Lunes, 01 de Marzo de 2021 00:47
 
Si el mar se secara PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 21 de Febrero de 2021 00:28

Image result for malecon de habana hombre mirando al mar

Por FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ.- 

En un antológico cuento contrainvolucionario un cubano sentado en el muro del malecón mira hacia el mar. El cubano quiere de irse de Cuba. Pero no sabe cómo. Entonces, con la mirada en el horizonte, repite: "Si el mar se secara… si el mar se secara." Un policía que pasa por allí lo oye y le pregunta: "Ven acá, ¿para qué tú quieres que el mar se seque?" Y el cubano, con ese toque de socarronería tropical, contesta: "¿Pa que va ser oficial? ¡Pa sembrarlo toíto de café!."

Hay diferencias entre humor y burla. La burla, la chota española, o el choteo cubano, no necesita mucho talento. Generalmente acude a defectos físicos y cosas triviales, mundanas. En el choteo y en el chiste grosero no queda nada para después. El doble sentido para provocar la risa casi siempre acude a uno solo de esos sentidos: procacidad, inmediatez, localismos. Y como quien lo practica, el destinatario no tiene por qué ser muy listo para "llevársela".

El humor siempre tiene una carga política y social. A veces no gusta de las grandes masas, pues necesita cultura para procesarlo, entenderlo, disfrutarlo. El humor, además de ser filosofía, como el mar de esperanza que miraba el cubano, es denuncia y propuesta. Al decir la verdad de una manera ocurrente toca la conciencia de los hombres. Desde lo griegos hasta nuestros días, la risa inteligente es medicina para el espíritu.

¿Por qué el régimen ha tolerado durante toda su existencia grupos humorísticos? Las respuestas son disímiles. Una de ellas es que al jugar con la cadena y no con el mono, algo se alivia. Rasca, como diría Galeano, y rasca bien, pero no donde más pica. El simio, en este caso, el Difunto, el hermano, y ahora el Designado, son intocables en el humor cubano —y cuentan que Batista se reía cuando dibujaban el Sol, el Indio—, y la ruta 30, el barrio de La Sierra, en Miramar. El día que un gracioso se tire con una caricatura parecida, tiene garantizada una habitación gratuita en Villa Marista.

El régimen necesita que la gente ría. Que se olvide. Que no tomen la vida —miserable, pesimista— tan a pecho. Por eso los grandes espectáculos humorísticos, esos que tal vez rozan el mono, están en los teatros, hoteles y restaurantes. Pequeño formato. Cuando un programa como Vivir del Cuento traspasa la frontera, un Andy Vázquez se equivoca de set, y hace su chiste fuera de las cámaras oficiales, únicas, lo paga con la seriedad que merece: dejar de ser humorista sanguíneo para convertirse en humorista melancólico.

En la medida que se deteriora la situación política y económica de Cuba, ciertos chistosos comienzan a desaparecer o a negarse a sí mismos. Otros están emigrando de la comedia a la tragedia: denuncian la insoportable levedad de vivir en la Isla. Terminado el discurso de promesas serias, creíbles, a las cuales tan bien ajustaba el humor, hay como una conversión de papeles. Los cómicos son los dirigentes, los cuentacuentos, Tía Tata resurrectos. Los humoristas son ahora quienes proponen los cambios sensatos que demandan la economía y la sociedad cubanas. Su escenario son las redes sociales.

Así tenemos que en los últimos tiempos hay verdaderos hitos del humor gerencial. Verdaderos soliloquios y apariciones o performances que si no tuvieran tan malas consecuencias para el público serían la envidia de Monty Phyton y de Les Lutiers. Monólogos como "La tripa"; presentaciones en vivo como "La calabaza" y "Plátanos cederistas"; dibujos animados para adultos como "El peso cubano contra dólar y dolor"; los documentales de ciencia-fricción "Carne ausente" (gringa) y "Nadie quedara desamparado"; trillers como "Los mercenarios de San Isidro" y "El Desordenador", así como la comedia bufa "El manotazo del vate", son algunas muestras de este arte retro kafkiano tropical.

Lo peligroso, según reportan sociólogos instintivos desde la Isla, es que la gente está dejando de reírse. No les hace ninguna gracia leer en el órgano oficial cómo los nuevos comediantes van de fábrica en fábrica, de campo en campo, de reunión en reunión, y cada día hay más hambre, y los culpables son siempre los mismos, los que no viven allí y hace decenas de años se fueron con sus chistes a otra parte. Los gusanos, apátridas, escorias de todas las horas que mal viven —¡y que un rayo los parta!— en su madriguera de Miami.

En los últimos tiempos han surgido en Miami varios graciosos, esperpénticos, que usan la chota de manera exagerada. La prensa oficialista, dado su rating en las redes sociales, está desaforadamente agresiva contra ellos. Los insultan articulistas y supuestos lectores, ambos con los epítetos más vulgares, lo cual evidencia la tristeza que anida en sus corazones. Los llaman mercenarios, mentalidad sumisa, parásitos, siervos, mercachifles. Miami, por supuesto, es la cloaca, un cubil, una cueva de ladrones. Mientras, por favor, president Joe, sea buenito: acabe de autorizar las remesas, y los viajes, y la Western Union.

Parafraseando a Chaplin, cuando Cuba reía, el mundo reía con ella. Ahora que llora, el mundo, dándole la espalda, la está dejando llorar. El problema más grande que tiene la involución cubana es que ya ni siquiera puede ser simpática. Ser pesao, en Cuba, era lo último. Y quienes hoy dirigen la nave escorada son pesaos, en todos los sentidos y para desgracia del pueblo.

Hoy toda risa es sospechosa hasta que demuestre lo contrario. No hay motivos para sonreír. En fin, como quisiera haber dicho el cubano del cuento: ¡Ah, sí, que el mar se seque! De seguro quedarían entonces muy pocos cubanos en la Isla. Tal vez solo esos que han perdido la capacidad de reírse de sus propios errores y de sus intragables pesadeces.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Domingo, 28 de Febrero de 2021 01:23
 
Cuba: precios capitalistas con salarios socialistas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 20 de Febrero de 2021 00:24

Image result for Cuba: precios capitalistas con salarios socialistas

Por RAFAELA CRUZ.- 

Para mantener su feudo, la elite burocrática militar que gobierna Cuba está rediseñando el sistema económico. Como parte de esto, intenta que los trabajadores asuman directamente algunos costos de bienes y servicios —electricidad, alimentos, medicinas—, que en parte se estaban financiando mediante emisión de deuda a nivel estatal, un mecanismo de endeudamiento insostenible para un régimen quebrado a quien nadie fía.

La dificultad para pagar estas facturas vía presupuesto va agudizándose con el estancamiento de la economía del país a causa de la improductividad inherente al sistema. Esto es algo que el Gobierno espera solucionar —o aliviar ganando tiempo— haciendo que los cubanos paguen directamente con sus salarios estos bienes y servicios, lo que los forzaría a reducir el consumo, o lo ideal —pero menos probable—, a volverse más productivos.

Tales reajustes financieros se antojaban impopulares aun antes de acometerlos, por lo que el Gobierno necesitó un previo "trabajo ideológico" que comenzó ya cuando el PCC preparaba una Constitución a la medida de su conveniencia. En aquel entonces se lanzó a nivel popular la idea de la obligatoriedad del trabajo, una especie de reactivación de esas Leyes de Vagos y Maleantes tan afines a las dictaduras.

Esa idea lanzada como "bola" llegó a la Asamblea Nacional, allí se "debatió" y se descartó, no porque los indignados trabajadores estatales no tuvieran razón —algo que se reconoció explícitamente—, sino porque la Revolución respeta los derechos humanos. Así no solo sembraron el germen de una fricción —entre trabajadores estatales y el resto de la población—que ahora avivan, sino que se irguieron como paladines de los derechos de las personas.

De aquella campaña se evolucionó a la actual "eliminación de subsidios y gratuidades indebidas", que atiza la fricción entre los cubanos que trabajan para el Estado y los que no; entre "los que aportan al bien común" y "los vagos parásitos". De este modo, se crea la matriz de opinión necesaria para desmontar la socialista redistribución universal de la riqueza (que se hacía precisamente mediante las gratuidades y los subsidios), reemplazándola por el pago directo —desde los salarios y no desde el presupuesto— de los bienes y servicios.

La campaña mediática actual a favor de la eliminación de "subsidios excesivos" y "gratuidades indebidas" ha venido a justificar las enormes alzas de precios en servicios y productos —superiores al alza de los salarios—, bajo el principio declarado de acercar sus costes a los del mercado internacional. Ahora los subsidios que caracterizaron al sistema son estigmatizados como injustos, sencillamente porque el sistema no funciona; pero esto no se reconoce.

Sin embargo, como el control de los precios, incluido el precio de la mano de obra, es en Cuba monopolio gubernamental, el Estado los dispone a su conveniencia, quedando los trabajadores cubanos en una situación sui generis y muy desfavorable. En esta situación, el Gobierno esgrime el referente de los precios internacionales para sus cobros, pero ni los menciona en lo que se refiere a sus pagos; es decir, los salarios.

Pero la desdicha del trabajador cubano no termina en cobrar como socialista y pagar como capitalista, sino que los precios que tiene que asumir no son los de un capitalismo en situación cercana a la libertad de mercado. Es decir, no cuenta con la posibilidad real de concurrencia de diferentes oferentes gracias a los bajos costes de transacción y la no existencia de regulaciones infranqueables.

Por el contrario, Cuba es un capitalismo de Estado con un solo propietario que monopoliza los servicios y productos más básicos y necesarios. Como se está demostrando con la Tarea Ordenamiento, este propietario posee la capacidad de organizar el mercado al modo que más le convenga; pues a la vez que único propietario, y como garantía para seguir siéndolo, es además único titular del aparato legislativo, ejecutivo, judicial y represivo.

Debido a ello, por ejemplo, los cubanos pagarán una tarifa eléctrica mayor a la que pagan los estadounidenses. Las tiendas del país venden productos de tercera a precios de boutique de Mónaco, y hasta los bienes de primera necesidad se comercializan en una moneda que nadie cobra.

Con pesar, se observa que las campañas mediáticas del Gobierno han funcionado para suavizar el impacto de los retoques económicos y, aunque hay disgusto y preocupación en la ciudadanía, la ausencia de prensa libre deja a los cubanos sin argumentos para rebatir las diatribas televisivas de Murillo y la cohorte de papagayos de la UPEC (Unión de Periodistas de Cuba).

Lo más probable es que la Tarea Ordenamiento sea un rotundo fracaso y la economía siga en picada. No obstante, servirá para ganar tiempo, gracias en parte al poder mediático del Gobierno, que le permite mediante campañas insidiosas ajustar la realidad a sus intereses.

Mientras reine el Departamento Ideológico del Comité Central, la casta burocrática militar seguirá obteniendo pingües beneficios: le pagará al pueblo a precios socialistas y le hará pagar las migajas que le provee a precios capitalistas monopólicos, mientras que tranquilamente seguirá exportando tabaco, azúcar y cardiólogos.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Sábado, 27 de Febrero de 2021 00:39
 
Carta Abierta a Joe Biden PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 17 de Febrero de 2021 07:38

Resultado de imagem para joe biden cuba

Un grupo de opositores exiliados cubano-americanos residente en el sur de la Florida han dirigido una "Carta Abierta" al actual Presidente de EUA Joe Biden, firmada en Enero 27 del 2021, pidiendo que se tenga en cuenta el criterio del exilio cubano de EUA a la hora de decidir una nueva politica de EUA hacia Cuba. A continuacion la mencionada "Carta" en dos Espanhol e Ingles:


Carta en Espanol

Miami, Enero 27, 2021

Mr. Joseph R. Biden, Jr., President

The White House, Washington DC.

Mr. President,

Los abajo firmantes representamos a un grupo de cubanos-americanos que por

años hemos luchado por la libertad de Cuba. Esa batalla no la realizamos como

demócratas ni como republicanos, sino como patriotas que buscan la democracia y la

dignidad de un pueblo que sufre una opresora dictadura marxista/militar por 62 años

ya.

Como el atropello y la miseria en esa Isla aumentan cada día, nos preocupan

sus declaraciones de que bajo su administración los Estados Unidos volverían a la

política del señor Barack H. Obama hacia Cuba, además de no tener en cuenta los

ataques acústicos a nuestros diplomáticos. Desde otro ángulo, sería humillante para

Estados Unidos ayudar a la financiación de esa dictadura sin ninguna apertura

democrática como contra-partida.

Señor Presidente, debido a lo anterior, nos permitimos alertarle y le rogamos no

se incurra en otro error histórico como el cometido contra la nación cubana hace

ahora 60 años, precisamente por una administración norteamericana, también en

transición, cuando el fiasco de Bahía de Cochinos en el año 1961.

En el recién concluído cuatrienio se le aplicaron a la dictadura medidas

coercitivas y se activaron los puntos 4 y 5 de la Ley Hulms-Berton, lo cual la tiene

acosada y afixiada financieramente.

De aliviarse o suprimirse dichas medidas, el régimen que oprime a Cuba tomaría

aliento y, desgraciadamente, se le insuflaría el oxígeno de nuestros dólares para que

fuesen capaces de prolongar su odiosa violación a los derechos humanos, quizás,

por 62 años más. Esto implicaría una traición a la República de Cuba con la cual los

Estados Unidos han mantenido históricamente relaciones especiales y fraternales.

Por favor, estimado señor Presidente, antes de volver a la fracasada política

hacia Cuba del señor Obama, aunque se haya establecido con la mejor intención del

mundo, consulte con el actual caucus cubano en el Congreso (3 senadores y 7

representantes de ambos partidos) y con todos sus asesores antes de tomar cualquier

decisión importante. Para la causa de la libertad de Cuba, nosotros somos

apartidistas; somos, simplemente, patriotas y humanistas.


Muchas gracias por su tiempo y su atención. Sin en algún momento considera útil

que personalmente pudiésemos abundar en más detalles sobre el contenido de esta

misiva, sería para nosotros un gran honor y un gran placer.

Sin más, respetuosamente, quedamos los abajo firmantes,

Mr. Angel de Fana Mr. Santiago Cardenas, MD Mr. Gerardo E. Martínez-Solanas

Mr. Pedro Corzo Mr. Efrain R. Infante Mr. Jorge Hernandez Fonseca


Carta en Ingles

Miami, February 9, 2021

Mr. Joseph R. Biden, Jr., President

The White House, Washington DC.

Mr. President,

The undersigned represent a group of Cuban-Americans devoted for many years

to the struggle for a free and democratic Cuba. We do not carry out that battle as

Democrats or Republicans, but as bipartisan American citizens and patriots seeking

democracy for and respecting the dignity of a neighboring people who has suffered an

oppressive Marxist / military dictatorship for 62 years now.

As the outrage and misery prevailing on that island increase every day, we are

concerned by recent statements announcing that under your Administration the United

States would return to the previous Cuban policy attempted by Mr. Barack H. Obama,

disregarding the unrelenting hostility of the Cuban government and not taking into

account the acoustic attacks on our diplomats. From another angle, it would be

humiliating for the United States to help finance such a dictatorship without any

democratic opening on their part as a gesture of good faith.

Mr. President, due to the foregoing considerations, allow us to alert you and to

beg you not to make another historical error such as the one committed against the

Cuban nation 60 years ago, when a US Administration, also during its transition period,

orchestrated the Bay of Pigs fiasco in 1961.

In the recently concluded four-year period of the previous Administration,

coercive measures were applied to the dictatorship and points 4 and 5 of the Helms-

Burton Act were duly applied, financially straining the Communist regime and putting

additional pressure on it.

If these measures are eased or abolished, the regime that oppresses Cuba

would recover its breath and, unfortunately, our taxpayer’s dollars would give the

repressors additional oxygen for them to be able to prolong their heinous violation of

human rights for many more years to come. This would imply a betrayal upon the

Cuban people and the Republic they yearn to rebuild,such as the one the United States

had maintained special and fraternal relations throughout history.

Dear Mr. President, listen to our plight and consider not returning to Mr. Obama's

failed policy towards Cuba. Although that policy was established with the very best

intentions, its failure is quite evident. Please, consult with the current Cuban caucus in

Congress (3 Senators and 7 Representatives from both parties) and with all your

advisors before making such an important decision towards Cuba. For the cause of

Cuba’s freedom, we are nonpartisan; we are simply patriots and humanists.


We’ll appreciate very much for your time and attention. If at some point you

consider it useful and convenient to personally go into more detail about the content of

this letter, it would be a great honor and a great pleasure for us to meet you or to

answer your questions.

Respectfully yours,


Mr. Angel de Fana Mr. Santiago Cardenas, MD Mr. Gerardo E. Martínez-Solanas

Mr. Pedro Corzo Mr. Efrain R. Infante Mr. Jorge Hernandez Fonseca


Fuente: www.cubalibredigital.com


Miami, February 9, 2021
Mr. Joseph R. Biden, Jr., President
The White House, Washington DC.
Mr. President,
The undersigned represent a group of Cuban-Americans devoted for many years
to the struggle for a free and democratic Cuba. We do not carry out that battle as
Democrats or Republicans, but as bipartisan American citizens and patriots seeking
democracy for and respecting the dignity of a neighboring people who has suffered an
oppressive Marxist / military dictatorship for 62 years now.
As the outrage and misery prevailing on that island increase every day, we are
concerned by recent statements announcing that under your Administration the United
States would return to the previous Cuban policy attempted by Mr. Barack H. Obama,
disregarding the unrelenting hostility of the Cuban government and not taking into
account the acoustic attacks on our diplomats. From another angle, it would be
humiliating for the United States to help finance such a dictatorship without any
democratic opening on their part as a gesture of good faith.
Mr. President, due to the foregoing considerations, allow us to alert you and to
beg you not to make another historical error such as the one committed against the
Cuban nation 60 years ago, when a US Administration, also during its transition period,
orchestrated the Bay of Pigs fiasco in 1961.
In the recently concluded four-year period of the previous Administration,
coercive measures were applied to the dictatorship and points 4 and 5 of the Helms-
Burton Act were duly applied, financially straining the Communist regime and putting
additional pressure on it.
If these measures are eased or abolished, the regime that oppresses Cuba
would recover its breath and, unfortunately, our taxpayer’s dollars would give the
repressors additional oxygen for them to be able to prolong their heinous violation of
human rights for many more years to come. This would imply a betrayal upon the
Cuban people and the Republic they yearn to rebuild,such as the one the United States
had maintained special and fraternal relations throughout history.
Dear Mr. President, listen to our plight and consider not returning to Mr. Obama's
failed policy towards Cuba. Although that policy was established with the very best
intentions, its failure is quite evident. Please, consult with the current Cuban caucus in
Congress (3 Senators and 7 Representatives from both parties) and with all your
advisors before making such an important decision towards Cuba. For the cause of
Cuba’s freedom, we are nonpartisan; we are simply patriots and humanists.

We’ll appreciate very much for your time and attention. If at some point you
consider it useful and convenient to personally go into more detail about the content of
this letter, it would be a great honor and a great pleasure for us to meet you or to
answer your questions.
Respectfully yours,

Mr. Angel de Fana Mr. Santiago Cardenas, MD Mr. Gerardo E. Martínez-Solanas
Mr. Pedro Corzo Mr. Efrain R. Infante Mr. Jorge Hernandez

 

Última actualización el Miércoles, 24 de Febrero de 2021 12:47
 
Los comunistas no tienen competencia para construir el capitalismo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 13 de Febrero de 2021 00:59

Image result for comunista construyendo el capitalismo

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Hay un debate estéril (por inútil) en Cuba, queriendo incorporar herramientas del capitalismo para paliar la hambruna que se avecina, después de un largo período de 62 años de políticas socialistas. Resulta que estas ha sido diseñadas y aplicadas por gentes resentidas contra el capitalismo, que no quieren que “los otros” (sólo ellos), ganen y tengan dinero, formados en el “librito” de Marx y Engels. Resultado, terminan prohibiendo lo que más productivo pudiera ser (los profesionales universitarios no pueden ser capitalistas emprendedores ni creativos) y que burócratas marxistas digan y manden “lo” que esta élite intelectual cubana tiene que hacer.


Los comunistas no tienen competencia para construir el capitalismo

Jorge Hernández Fonseca

11 de Febrero de 2021

Hay un debate estéril (por inútil) en Cuba, queriendo incorporar herramientas del capitalismo para paliar la hambruna que se avecina, después de un largo período de 62 años de políticas socialistas. Resulta que estas ha sido diseñadas y aplicadas por gentes resentidas contra el capitalismo, que no quieren que “los otros” (sólo ellos), ganen y tengan dinero, formados en el “librito” de Marx y Engels. Resultado, terminan prohibiendo lo que más productivo pudiera ser (los profesionales universitarios no pueden ser capitalistas emprendedores ni creativos) y que burócratas marxistas digan y manden “lo” que esta élite intelectual cubana tiene que hacer.

Comunistas cubanos, miren hacia Miami, y vean lo que “los cubanos” han hecho en el sur de la Florida sin jefes “del” partido. Sólo lo que sus conciencias y creatividad les dictó. No fue el dinero. Los jefes comunistas cubanos saben que no hubo un solo cubano que pudiera embarcar al exilio con dinero de ningún tipo. Sólo libertad económica, capacidad emprendedora y talento para los negocios. Eso es todo; y los hay por igual dentro de la isla. Es sólo darle libertad.

Leí algunos argumentos marxistas: ‘los profesionales cubanos estudiaron en universidades gratuitas pagadas por el estado socialista cubano, por lo cual, el estado es parcialmente dueño de esos conocimientos y habilidades’. Falso! por partida doble. Primero, el dinero del estado, es un dinero producido por los trabajadores cubanos, que el estado no se lo paga a quienes lo producen y se lo embolsilla. Con eso dinero del pueblo, paga las universidades del pueblo. Segundo, la Cuba de Batista --que tanto se critica-- tenía sus universidades gratuitas y no por eso les limitaba a ser trabajadores estatales. Siempre en Cuba la universidad fue gratuita.

Resulta que ahora, que la Cuba castrista quiere ir al capitalismo para subsistir, Raúl le impone restricciones, porque cree que construir ahora el capitalismo es algo que su hermanísimo no le iría a perdonar y no quiere “traicionar” al fidelismo, incluso en contra de los intereses y el bienestar de todos los cubanos. Ya China se lo ha dicho muchas veces. Ya el partido comunista de Viet Nam se ha cansado de repetírselo. En vano; quiere ir al capitalismo, pero que nadie más que él propio y su familia, “gane dinero”. Así, sólo cuando Raúl Castro, Machado Ventura y Ramiro Valdez, falten definitivamente del panorama cubano, por cualquier motivo definitivo.

Habría que ver como hicieron los chinos y los vietnamitas, pero la Cuba de Fidel y Raúl Castro, gallegos hijos de un wesleyriano de pura cepa, aunque ya entendieron que la única salida del socialismo es “construir el capitalismo”, no quieren sin embrago que nadie más que ellos y su familia “gane dinero” y ahí está trabado el dilema cubano. No importa que Biden les haya dicho para que dieran una señal positiva al mercado, ellos quieren que todo se haga a “su” manera.

Cuando pensábamos que ya por lo menos los cubanos de la isla tendrían desayuno, almuerzo y comida, la tacañería del “gallego” dilata la solución, decurrente del siguiente principio no marxista: “el socialismo es el camino más largo entre el capitalismo y… el otro capitalismo”.

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Domingo, 21 de Febrero de 2021 01:16
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 406