Díaz-Canel confirma que la cúpula dictatorial cubana está preocupada por un probable "estallido soci

(EFE).- El presidente Miguel Díaz-Canel denunció este jueves supuestos intentos de "alentar ...

Perú: Martín Vizcarra se salvó, pero la crisis política no terminó: qué ocurre en Perú y cómo es el

El presidente peruano Martín Vizcarra, quien está completando el mandato de Pedro ...

Juan Guaidó: “El Informe de la ONU pone a Maduro a nivel de los crímenes atroces cometidos por Gadda

“Hoy la única herramienta de lucha que tienen los venezolanos es el ...

Donald Trump instó a cubrir “sin demora” la vacante de Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó este sábado a los ...

Vamos tirar Maduro de lá, diz secretário de Estado dos EUA em visita a Roraima

Em visita a Boa Vista nesta sexta-feira (18), o secretário de Estado ...

Convocatoria adelantada del olvido PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 09 de Enero de 2011 12:22

Por RAUL RIVERO

Los viejos líderes de la disidencia de Europa del Este supieron siempre que ellos eran personas de transición. Gente de paso, escalones, puentes, vados, atajos, serventías para que sus países se movieran definitivamente de un sistema opresivo y brutal a la democracia y a la libertad.

Lo recuerdan ahora, desde sus apresuradas jubilaciones políticas, refugiados en cátedras universitarias, en organizaciones de apoyo a los derechos humanos, o en los jardines mínimos y helados de sus residencias. Lo proclaman desde la modestia y la humildad de unos retiros de los que salen a veces a contar sus vidas y a recordar unas aventuras que terminaron, casi siempre, con un final feliz, como los malos filmes.

Lo sabían, según dicen todos con diferentes acentos y en una variada escala de dolor o de nostalgia, desde los primeros momentos, porque las sociedades que se abren al mundo libre, al desarrollo y a la tolerancia, necesitan enseguida del talento, la capacidad y la fuerza de todos los ciudadanos, incluidas desde luego, las nuevas generaciones que estaban marginadas o manipuladas por las derrotadas elites del poder en fuga.

Los promotores de esos cambios dramáticos y trascendentales se han retirado a una especie de observatorio para ver cómo pasa la vida que soñaron. Les puede molestar una decisión o un enfoque, un camino que quiera indicar el regreso, pero ellos ya están en un territorio que ayudaron a conquistar, una parroquia que les permite decir su opinión con la misma categoría que la expresa su vecino. Ese ha sido otra virtud de su batalla.

He visto, aquí en Europa, como llevan sus días Vaclav Havel, Lech Walesa y su compañeros de aquellos años de cárceles y disidencias. Ellos, efectivamente, pasaron y, como son hombres libres y solventes, el rango de felicidad que puedan conseguir ahora se debe a una gestión privada.

Dicen que hicieron lo que creyeron que debían hacer. Y se fueron después. O los convidaron las urnas a retirarse.

Lo que parece una mala faena, un juego tramposo y sucio es tratar de sacar del escenario a ese tipo de activistas antes de que se produzcan los cambios verdaderos. Y hay mucho de eso en la realidad que presenta Cuba en el momento que comienza la segunda década del siglo XXI, y después de 52 años de retroceso o estancamiento.

Hay una fuerza (con la que a veces coinciden otras corrientes) que se cita en un mismo punto para denigrar y disminuir el trabajo de los grupos de oposición pacífica, el periodismo independiente, los blogueros y artistas jóvenes, las Damas de Blanco y los presos políticos.

Ese poder, que trata de zafarse de los defensores de derechos humanos, de los hombres y mujeres que trabajan en toda Cuba por la libertad, es el gobierno. Ese es el grupo que tiene mayor interés en sacar de las calles del país a quienes continúan bajo la voz de alarma que dio, a finales de los años ochenta del siglo pasado, Gustavo Arcos Bergnes y un pequeño grupo de amigos.

sta oposición pacífica, esos fogonazos de sociedad civil, la resistencia de los once presos políticos que no aceptan ser deportados, serán, en un momento, también memoria pura y recuerdos. Pero tiene que ser después del cambio.



Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/01/09/866067/raul-rivero-convocatoria-adelantada.html#ixzz1AXWIjQnO
Última actualización el Domingo, 09 de Enero de 2011 12:32
 

Add comment


Security code
Refresh

La croqueta soberana: 40 años después

Indicado en la materia

Por FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ.- Hace unos días en este sitio apareció un resumen de la comparecencia del ministro de la Industria Alimentaria de Cuba. Para los que ya tenemos nietos, la información de...

¿Dónde está la responsabilidad en Cuba?

Indicado en la materia

Por DIMAS CASTELLANOS.-  Después del repunte del Covid-19, ocurrido en Cuba a fines del mes de julio, la prensa oficial y altos funcionarios han empleado reiteradamente el término "responsabilidad" para señalar a lo...

'Cambio bolsa de leche por picadillo'

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- "Por esas seis canastas llenas de trigo te doy esta cabra que da una leche estupenda." "Cambio bolsa de leche por picadillo." La primera de las frases anteriores era co...

¿Nunca el Marxismo se Ha Aplicado Bien?

Indicado en la materia

Por ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES.-  No aceptar el fracaso del marxismo llegado al poder conduce a fantasías brotadas de tres factores: 1) se confunde el deseo con la realidad; 2) no se co...

Elecciones en los Estados Unidos: ¿Trump

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  De manera poco usual en los Estados Unidos, la elección presidencial de este 2020 se ha tornado mucho más antagónicamente excluyente que de costumbre. Los partidarios de ...

Cuba castrista y su dependencia actual d

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Para los cubanos que vivimos en EUA con derecho al voto las alternativas están dadas: O votamos demócrata y le damos este respiro a la dictadura cubana, ba...

Los cambios hacia el capitalismo en la C

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Sería mucho más fácil publicar las condiciones que se imponen para poder crear las pequeñas y medias empresas. Pero eso sería, según la óptica dictatorial marxista, reconocer po...