Díaz Canel desembarca en Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU

Miguel Díaz-Canel llegó este domingo a Nueva York junto a su esposa, ...

Cristina Kirchner pretende invitar a Putin y otros a su juicio por corrupción

Cristina Fernández de Kirchner sueña con que su primer juicio por corrupción sea ...

Régimen de Ortega premia con ascensos a policías más violentos

Organismos de derechos humanos y abogados independientes en Nicaragua advirtieron que la ...

China cancela las conversaciones comerciales con EEUU y escalan las tensiones

China canceló las próximas conversaciones comerciales con Estados Unidos y no enviará al ...

Em SP, Bolsonaro sobe para 30% e tem mais que o dobro de Alckmin; Haddad chega a 15%, diz pesquisa

A duas semanas do primeiro turno, o deputado Jair Bolsonaro (PSL) voltou ...

Encapuchados junto a policías, así operan fuerzas irregulares en Nicaragua PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 11 de Julio de 2018 05:29

Encapuchados, cubiertos por completo y en ocasiones fuertemente armados, los paramilitares y parapolicías nicaragüenses han hecho su aparición en la crisis sociopolítica del país, una "caravana por la paz", como se definen, cuya presencia siembra el terror en las ciudades por las que pasa.

Un hombre con la cara tapada descansa junto a una pared con una pintada en la que se lee "Mi comandante se queda".

"La caravana de la paz, el amor y la reconciliación solamente hicimos acto de presencia", comenta uno de los líderes de estas "fuerzas combinadas" en la ciudad de Diriamba, a unos 50 kilómetros de Managua.

 

Vestido de riguroso negro y enmascarado, el hombre de complexión fuerte asegura que no fueron ellos los que comenzaron los ataques en Diriamba, sino "la ciudadanía organizada", a la que "se le quitó el miedo".

Sin embargo, es imposible comprobarlo, ya que el ataque comenzó el pasado domingo de madrugada y las carreteras estuvieron cerradas al paso de vehículos durante toda la jornada.

En los numerosos vídeos que circularon por redes sociales se aprecian ráfagas de disparos, ataques que los vecinos aseguran, cuando los "paras" (paramilitares y parapolicías) no están cerca, que fueron sin piedad.

No obstante, el discurso es muy diferente en estos hombres que no dejan de grabar en ningún momento a los inesperados periodistas que aparecen cuando, por centenares, rodean la basílica de San Sebastián.

Allí se han reunido los últimos opositores de Diriamba que se habían unido a las protestas que comenzaron el pasado 18 de abril y en cuya represión murieron al menos 320 personas, según varias organizaciones de derechos humanos.

Al menos nueve de ellos murieron en el ataque contra Diriamba y Jinotepe, cabeza departamental de Carazo y localidades vecinas.

El "para" asegura que los últimos opositores se vieron acorralados y "se metieron en la iglesia" donde "tenían armas de guerra".

Pero el que parecía iba a ser el último ataque se pospuso por razones que nunca se conocieron, dando tiempo a que llegara una caravana de la Iglesia Católica que consiguió acceder hasta el lugar y sacar a un grupo de refugiados.

Dentro de la iglesia, jóvenes paramilitares y parapolicías abordaron a los sacerdotes que consiguieron que los opositores salieran de la basílica.

Estaban fuera de sí y desobedecían a sus superiores, algo poco frecuente en grupos armados con jerarquía que cumplen a rajatabla instrucciones.

Como el discurso que repiten: "Vivimos muchas emociones el día de ayer (durante la ocupación de Diriamba), había un pueblo que tenía meses de estar oprimido sin derechos", asegura a Efe otro hombre enmascarado y cubierto también de negro.

"Todos los derechos civiles los perdieron, no podían salir a las calles, esto era un desierto, todos los derechos se violaron a esta población", asegura, mientras decenas de teléfonos celulares no paran de grabar y hacer fotos a los periodistas, una amenaza velada que a ninguno pasa desapercibida, igual que la complicidad policial.

A su alrededor comienzan a salir los policías que habían abandonado la ciudad progresivamente, conforme los opositores se hacían fuertes en Diriamba.

El comisionado mayor Javier Antonio Martínez, segundo jefe de la policía de Carazo, camina a su alrededor, les saluda y recibe mensajes en forma de instrucciones, mientras asegura que "la gente enmascarada" son apenas "personas afines que defienden este proceso y lo hacen por su cuenta y propia iniciativa".

"Son jóvenes que tienen una simpatía por la revolución (sandinista) y sus logros, todo lo que aquí se ha logrado. Son jóvenes que se pusieron a liberar esta ciudad", justifica el oficial de la Policía, quien recibe todas las denuncias de los grupos defensores de derechos humanos y a la propia Iglesia.

Niega tener información acerca de si ellos portan o no armas, pese a la evidencia que puede verse a la simple luz del día, y subraya que apenas entraron "a liberar ciudades como un aporte especial, como gente que está de acuerdo con las políticas del Gobierno".

Poco después de dar sus opiniones, comienzan a aparecer casi una treintena de policías jaleada por los simpatizantes del presidente Daniel Ortega, a quienes les dan la bienvenida como héroes.

Ya con la comitiva de la Iglesia sobre el terreno, los simpatizantes, convertidos en turba y bajo la atenta mirada de los encapuchados, agredieron por igual a sacerdotes, activistas de derechos humanos y periodistas, muchos de los cuales sufrieron además el robo de sus equipos.

Fue cuando los encapuchados aparentemente más jóvenes perdieron el control, se lanzaron contra la comitiva y agredieron a quienes estaban en su camino, entre ellos el nuncio apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag, el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo Silvio Báez.

MARTINOTICIAS (EFE)

Última actualización el Miércoles, 18 de Julio de 2018 06:28
 

Add comment


Security code
Refresh

La impunidad dictatorial de izquierda

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- Ante el éxodo de proporciones bíblicas de millones de venezolanos huyendo de su país como consecuencia del cataclismo social, económico, político y existencial causado por la dictadura ch...

Frei Betto y la debacle de la izquierda

Indicado en la materia

  Por LUIS CINO ÁLVAREZ.-  LA HABANA, Cuba.- Al fin se escucha una voz en los medios oficialistas cubanos que no culpa de la actual debacle de la izquierda en América Latina ...

¿'Más democracia', o democracia sin más?

Indicado en la materia

Por Dimas Castellanos.-  Fulgencio Batista fue derrocado hace seis décadas. A los cubanos de hoy, inmersos en la sobrevivencia, poco les importa ese hecho. Sin embargo, el periodista oficialista Iroel Sánchez usó un...

El poco conocido Gulag del Caribe

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Cuando Alexander Solzhenitsyn, cinco años después de la muerte de Stalin en 1953, comenzó a escribir en la clandestinidad su monumental Archipiélago Gulag, no se imaginó que gracias a esa ob...

La reforma constitucional cubana es “el

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Una reforma constitucional se hace normalmente para mejorar las relaciones en la sociedad, hacerla más eficiente, efectiva y mejorar el desarrollo de toda la nación. Nunca debe ha...

Cuba más próxima de la Economía de Merca

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La reciente visita a Cuba del secretario general del partido comunista de Viet Nam, así como sus declaraciones públicas en sentido de “la posibilidad de preservar el ...

Cuba: La era post Raúl

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Raúl deja para su sucesor –muy probablemente Díaz Canel-- todos los problemas administrativos del gobierno, incluyendo la economía; y es precisamente esa economía lo que el jefe ...