Los buenos de Haití Imprimir
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 25 de Enero de 2010 11:43

Por PILAR RAHOLA
Como ya pasó con el tsunami, en Haití los dos países más solidarios han sido
EE.UU. e Israel.

Haití nos dice muchas cosas, y algunas tienen que ver con países demonizados
que, sin embargo, brillan tanto por presencia, como brillan otros por
ausencia. Nuevamente, pues, como pasó con el tsunami, o con las tragedias
africanas, también en Haití, los dos países más solidarios han sido Estados
Unidos e Israel.

El caso israelí es tan flagrante que conozco ONG israelíes
que trabajan en África y esconden su nacionalidad para poder continuar
haciendo su labor, sin que los odios ancestrales lo impidan. En Haití, por
suerte, sus magníficos médicos, que han montado un sofisticado hospital, no
han tenido que esconder la estrella de David. Pero demos tiempo a Chávez, o
a cualquiera de sus voceros, allá o aquí, que siempre están prestos a lanzar
barbaridades antisemitas. Estados Unidos es el mismo caso, en escala
mayúscula. Ha movilizado recursos, ha enviado a su ejército, ha coordinado
la logística y, en definitiva, ha aterrizado en el devastado país para
intentar sacarlo del caos. Por supuesto, Haití necesita dos planos de
actuación, el urgente, y el estructural, que tendrá que llegar cuando ya se
hayan ido los periodistas. Será entonces cuando sabremos si estamos ante una
solidaridad real, o si el mundo vuelve a darle la espalda. Pero mientras
ello ocurre, algo está claro: las dos democracias más demonizadas del mundo,
y las que, por cierto, han sufrido de forma más sangrante la maldad del
terrorismo, son las que siempre se movilizan más. Mientras ello ocurre,
¿dónde está el resto de los países? Hagamos un repaso. La Unión Europea ha
quedado desbordada por los acontecimientos, demostrando nuevamente que no
acaba de encontrar su lugar al sol. Europa, la vieja Europa que marcó la
historia durante siglos, empieza a ser en muchos aspectos un bello fósil.
Pero, a pesar de todo, y con déficits, ahí está. Latinoamérica, en cambio,
ha fallado estrepitosamente. Por supuesto, las excepciones son de oro, pero
en conjunto resulta decepcionante. Decepcionante o. clamoroso, porque al
demagogo Chávez no se le ha visto por ninguna parte, confirmando lo que ya
sabíamos: que este tipo sólo sabe usar sus ingentes recursos para
enriquecerse, destruir al país, fortalecer a Irán y promocionar una
delirante revolución golpista. Y si Chávez se retrata, lo hacen también las
grandes dictaduras del petrodólar, siempre ausentes de estas tragedias. La
ayuda que dieron para sus "hermanos" víctimas del tsunami fue de escándalo.
Y es que estos sólo saben hacer dinero para cimentar dictaduras brutales,
acumular fortunas pornográficas y crear una casta oligarca de influencia y
dominio. Pero nunca están en la mejora de la humanidad. Y así ha quedado el
retrato de la ayuda a Haití: con los sospechosos habituales desaparecidos, y
los de siempre arrimando el hombro. Hoy ayudan. Mañana, los demagogos de
siempre volverán a sacarles la piel.
---------------------------------------------------------------
Por casualidad usted ve en el mapa de ayuda  algun pais billonario en
petrodolares , de esos que construyen obras megalomanas como Dubai, Abu

Última actualización el Lunes, 25 de Enero de 2010 11:48