El impacto de López Obrador en el contexto latinoamericano Imprimir
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 04 de Agosto de 2018 01:24

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

López Obrador ha echado a andar una escenificación que los cubanos y venezolanos conocemos muy bien. Procura vestirse de oveja, cuando la “pata peluda” se le nota a distancia. Ya el cuento del izquierdista “no” comunista y “bueno” lo viví en Brasil cuando Lula da Silva. También fui engañado por el discurso “redentor, pero prudente” que ahora ensaya Obrador. “No hay almuerzo gratis”, aunque es claro que el inicio será de “paz y amor”, como lo fue el de Lula.

Resultado de imagem para lopez obrador lula da silva

Hay circunstancias que probablemente propicien un “buen gobierno” del izquierdista de estreno, pero lo que si no será aceptable es la materialización de su política exterior apoyando a Ortega en Nicaragua, Maduro en Venezuela y Castro-Canel en la Habana. “La cabra siempre tira al monte” y la pata peluda de Obrador se verá con más claridad cuando su política exterior comience (de inmediato) el salvataje del desastre izquierdista de Latinoamérica.

 

 

 

El impacto de López Obrador en el contexto latinoamericano

Jorge Hernández Fonseca

3 de Agosto de 2018

El izquierdista Andrés Manuel López Obrador finalmente ha ganado la elección presidencial mexicana, precedido por sucesivos, corruptos e ineptos presidentes de los dos principales partidos mexicanos. Ellos no consiguieron cambiar la ruta hacia el desastre al que han guiado su país con detallada incompetencia: “Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”.

Este importante triunfo de la izquierda latinoamericana, sobreviene en un momento decisivo de la historia reciente de nuestro Sub-Continente americano. Precisamente cuando la izquierda local atraviesa su peor momento, cosechando derrotas tras derrotas a lo largo y ancho de la geografía Sub Continental. Hoy Nicaragua y Venezuela luchan por sobrevivir en un ambiente de derrota total y rebelión de sus pueblos, mientras Cuba y Bolivia retroceden aceleradamente, después de haber perdido limpia y destacadamente en Argentina, Brasil, Chile y Colombia.

López Obrador ha echado a andar una escenificación que los cubanos y venezolanos conocemos muy bien. Procura vestirse de oveja, cuando la “pata peluda” se le nota a distancia. Ya el cuento del izquierdista “no” comunista y “bueno” lo viví en Brasil cuando Lula da Silva. También fui engañado por el discurso “redentor, pero prudente” que ahora ensaya Obrador. “No hay almuerzo gratis”, aunque es claro que el inicio será de “paz y amor”, como lo fue el de Lula.

Hay circunstancias que probablemente propicien un “buen gobierno” del izquierdista de estreno, pero lo que si no será aceptable es la materialización de su política exterior apoyando a Ortega en Nicaragua, Maduro en Venezuela y Castro-Canel en la Habana. “La cabra siempre tira al monte” y la pata peluda de Obrador se verá con más claridad cuando su política exterior comience (de inmediato) el salvataje del desastre izquierdista de Latinoamérica. Este será el legado que este “camarada” voluntarioso intentará dejar para la posteridad. Lo sé porque Lula hizo eso mismo, trató de “no ser comunista” internamente, pero les regaló mil millones de dólares a los Castro, introdujo a Chávez en los 4 confines y puso a Evo por encima del Brasil.

Lula comenzó en Brasil sus dos mandatos con una consigna inocente: “yo lo que quiero es un Brasil decente” y terminó en la cárcel por robarse hasta los clavos, no solo en Brasil, sino que desparramó la corrupción que había ideado junto a la Odebrecht en toda Latinoamérica, con un esquema continental más propio de Al Capone que de un político de la izquierda brasileña. Obrador quiere, como Lula, eliminar la corrupción; pero cuidado, que para “apertrechar” a su partido “Morena” no va a dejar los presupuestos de los empresarios mexicanos en reposo hasta que su partido esté “capitalizado” (total, robar para el partido es “moral’, pregúntenle a Lula) como para ganar todas las elecciones por venir, sin tener él que reelegirse necesariamente.

Los mexicanos protagonizarán un historia complicada que está por escribirse y cuyo resumen parcial pudiera ser: de como un “demócrata” apoya a Daniel Ortega contra su pueblo, ayuda a salir del pozo a Nicolás Maduro y de cómo financia (otra vez) el desastre de los hermanos Castro. Hay otra buena película de este mismo actor. Ésta será escenificada junto a Donald Trump, la cual será “de alquilar balcones”, análisis que se dejará para más adelante…

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Lunes, 13 de Agosto de 2018 11:46