Libia recibirá una misión de la ONU Imprimir
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 07 de Marzo de 2011 12:53

El régimen de Khadafi dio el visto bueno al envío inmediato a Trípoli de un equipo de la ONU para supervisar la situación humanitaria, informó un vocero del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anoche en la sede del organismo, en Nueva York.

El ministro de Exteriores libio, Mussa Kussa, aceptó la propuesta de la ONU en una conversación telefónica con Ban Ki-moon, quien exigió "el cese del uso desproporcionado de la fuerza contra objetivos civiles"

Según un despacho de la agencia alemana DPA, el secretario general de la ONU llamó a los líderes en Trípoli a ocuparse también de la seguridad de los extranjeros en Libia y a permitir que las organizaciones de ayuda tengan acceso a los más necesitados.

Además, exigió que se levanten las limitaciones al trabajo de los periodistas.

Por otra parte, nombró como enviado especial en Libia al exministro de Exteriores jordano Abdul Ilah Chatib, quien va a mantener en poco tiempo conversaciones con las autoridades en Trípoli y de los gobiernos en la región sobre situación humanitaria y la dimensión de la crisis.

Ayuda para los refugiados

La secretaria general adjunta de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, que este fin de semana se trasladó a la frontera libio-tunecina, evaluó en 160 millones de dólares la financiación necesaria para atender a las víctimas del conflicto en Libia, así como a los trabajadores migrantes que están saliendo por las fronteras libias, según un comunicado de las Naciones Unidas.

La Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) indicó en un comunicado que con esos 160 millones de dólares que solicita a la comunidad internacional se ayudará a los trabajadores que abandonan Libia a través de Túnez, Egipto y Níger. Asimismo servirá para ayudar a la población en las zonas controladas por la oposición y por el gobierno.

Esa financiación a recaudar de la comunidad internacional contribuirá también, según la OCHA, para prepararse ante el caso de que la situación empeore y aumente el flujo de personas que salen de Libia "o haya necesidades humanitarias significativas dentro del país".