CRECEN LAS PROTESTAS EN YEMEN PERO EL PRESIDENTE RESISTE EN SU CARGO Imprimir
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 05 de Marzo de 2011 10:11

El presidente yemení, Ali Abdullah Saleh, rechazó un plan de la oposición para que transfiera el poder este año, mientras crecen las manifestaciones contra sus tres décadas de gobierno en la empobrecida nación árabe y congregan a cientos de miles de personas.

La oposición dijo que Saleh, un aliado de los Estados Unidos contra Al Qaeda, estaba adhiriéndose a un plan anterior para dimitir sólo cuando termine su actual mandato en el 2013, pero que había aceptado una propuesta de líderes religiosos para reformar el sistema electoral, parlamentario y judicial.

 

"El presidente rechazó la propuesta y se remite a su oferta previa", dijo Mohammed al-Mutawakil, presidente rotatorio de la oposición. Un portavoz del partido gobernante, Tarek al-Shami, dijo que Saleh había aprobado el plan de la oposición, pero quería que fuera modificado para que pudiera completar su mandato.

"Él aceptará el plan de la oposición, incluyendo el artículo sobre una tranquila transición del poder, pero éste debe ser implementado al final del mandato del presidente en el 2013", declaró. Yemen, vecino de Arabia Saudita, ya tenía problemas de estabilidad antes de las recientes protestas, con Saleh luchando por consolidar una tregua con los rebeldes chiíes del norte y por sofocar una rebelión secesionista en el sur.

"Oh Dios, Dios por favor, deshazte de Ali Abdullah", gritaron manifestantes en la capital, Saná, donde las protestas se extendieron por más de 2 kilómetros en las calles que rodean la Universidad de Saná. Analistas políticos dicen que las crecientes protestas, inspiradas en las revueltas que derrocaron a los líderes de

Túnez y Egipto, pueden llegar a un punto donde será difícil incluso para Saleh, un inteligente superviviente político, aferrarse al poder.

En el norte, los rebeldes musulmanes chiíes acusaron al Ejército yemení de disparar cohetes a una manifestación en Harf Sufyan, donde miles de personas se habían congregado.

Dos personas murieron y 13 resultaron heridas. "Durante una protesta pacífica este viernes por la mañana (...) que pedía la caída del régimen, el fin de la corrupción y un cambio político, un puesto militar disparó cohetes contra un grupo de manifestantes y alcanzó a docenas de personas", dijo un comunicado de los rebeldes.

El Gobierno dijo que hombres habían disparado contra un puesto militar en Harf Sufyan, hiriendo a cuatro soldados, pero negó haber disparado a los manifestantes. Los rebeldes se quejan de  discriminación por parte del Gobierno y anunciaron su apoyo a los manifestantes a principios de febrero.

Desde febrero de 2010 mantienen una frágil tregua con el Gobierno para poner fin a una guerra que se ha prolongado de forma intermitente desde el 2004.

Última actualización el Sábado, 05 de Marzo de 2011 10:21