Honduras afronta la dura tarea de identificar a los presos muertos en el incendio Imprimir
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 16 de Febrero de 2012 11:46

La labor de los médicos forenses, apoyados por expertos internacionales, se ve dificultada porque muchos de los más de 350 cuerpos están completamente carbonizados

Crédito foto: Reuters


"Los primeros 115 cadáveres en contenedores refrigerados llegaron la noche del miércoles a la Morgue de Tegucigalpa, distante 90 kilómetros de Comayagua, otros 146 en la madrugada y el resto en el transcurso del jueves para que los técnicos periciales emprendan la identificación", informó a la agencia AFP el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla. "Este es un proceso largo, pero tenemos la cooperación de países amigos, llegan expertos, odontólogos, forenses, de Chile, Estados Unidos, Guatemala, El Salvador y otros países", afirmó el funcionario, desde la granja penal de Comayagua.

La labor de los expertos se tornaba muy difícil debido a que muchos cuerpos estaban carbonizados. Muchos reos murieron calcinados abrazados a los barrotes de las celdas, otros asfixiados por el humo o ahogados al lanzarse a pilas de agua del penal, según los testimonios de los sobrevivientes.

Desconsolados, familiares de las víctimas estaban siendo trasladados en autobuses de Comayagua a Tegucipalpa, y hospedados en albergues dispuestos por el Gobierno para la dolorosa espera de identificación y entrega de los cadáveres. "Es una tristeza. El gobierno cumple como Estado en darles los recursos necesarios a las familias a la espera de que les sean entregados los restos y luego sean llevados a sus lugares de origen para ser sepultados", agregó el ministro.

Según Bonilla, el número de muertos podría superar los 350, pues de 852 presos -el doble de la capacidad del presidio- 496 son reportados vivos, entre heridos atendidos en hospitales e ilesos que serán trasladados de los patios del penal a un sitio no revelado, en prevención de enfermedades.

El incendio en el penal de Comayagua, el peor registrado en un centro penitenciario en todo el mundo en los últimos 10 años, comenzó hacia las 22H50 locales del martes (04H50 GMT del miércoles), por causas que son investigadas. Una comisión especial, encabezada por la Fiscalía y la Dirección de Investigación Criminal, realiza las investigaciones, precisó el vocero de la Policía Nacional, Iván Mejía. "Esta investigación puede llevar meses. No es cierto que haya habido obstrucción o negligencia, el ingreso (de los bomberos) fue casi de inmediato, no es cierto que hubo demora", comentó.

Las autoridades investigan como principales hipótesis sobre el origen del fuego un cortocircuito en el módulo seis del penal o la acción intencional de un reo que quemó una colchoneta, lo que según Mejía es la versión que cobra más fuerza"después de hablar con los reos".




Fuente: AFP