Una carretera vuelve a crispar las relaciones entre San José y Managua Imprimir
Martes, 29 de Noviembre de 2011 10:55

La construcción, del lado de Costa Rica, de una vía paralela al fronterizo río San Juan enfrenta, de nuevo, a los gobiernos de Chinchilla y Ortega. Nicaragua denuncia un "crimen contra la naturaleza"


El viernes pasado, el reelecto presidente nicaraguense Daniel Ortega dijo que Nicaragua denunciará a Costa Rica ante la Corte Internacional de la Haya (CIJ) y la Convención RAMSAR sobre humedales, por el supuesto daño ambiental provocado por la ruta terrestre, proyecto que, a futuro, pretender bordear casi toda la zona fronteriza norte.

El nuevo diferendo se produce 13 meses después de que Costa Rica acudiera a la Corte de la Haya, en noviembre del año pasado, después de denunciar una invasión del Ejército nicaragüense sobre el sector fronterizo de Isla Calero.

El Estado costarricense acusó al país vecino de haber provocado "graves daños ambientales" en un humedal de interés internacional localizado en la isla Los Portillos, perteneciente a Isla Calero.

Allí, Nicaragua construyó un canal artificial con el propósito de desviar las aguas del fronterizo río San Juan, que le pertenece, pero sobre el que Costa Rica tiene derechos de libre navegación con fines de comercio.

La disputa por el sector de Los Portillos, que ahora ambos países reclaman como suyo, puso las relaciones entre las dos naciones al más bajo nivel de los últimos 30 años. Costa Rica mantiene incluso congelado el envío de un embajador a Managua.

El ministro de Seguridad Pública Mario Zamora minimizó, el pasado fin de semana, la denuncia de Ortega y consideró que se trata de una maniobra para desviar la atención sobre los reclamos internos de la oposición nicaragüense en torno a presuntas irregularidades en las pasadas elecciones, que dieron una amplia victoria a Ortega.

En San José, se atribuyeron declaraciones al canciller Enrique Castillo, quien señaló que a su país no le preocupa la amenaza de Nicaragua de acudir a la Haya y la calificó como una "cortina de humo" lanzada por el mandatario de la vecina nación.

La nueva escaramuza se produce a poco más de una semana de que Costa Rica presente su memoria ante la Corte Internacional de Justicia para sustentar la demanda que presentó contra Managua hace un año por la alegada invasión a Isla Calero-Los Portillos.

Costa Rica viene denunciando que el gobierno nicaragüense irrespeta una medida cautelar dictada por La Haya en marzo, en la que ordenó a las dos partes retirar personal militar y civil de la zona en disputa.

El canciller dijo que el gobierno de Ortega estimula el envío de jóvenes de la Juventud Sandinista al lugar del litigio, pese a la orden de despeje dictada por la CIJ.

El gobierno de la presidente Laura Chinchilla ordenó, bajo el alero de un decreto de emergencia, la construcción de la carretera de 140 kilómetros, gran parte de la cual corre paralela a la ribera derecha del San Juan, como solución alterna a los pobladores   fronterizos que sólo tienen la vía acuática para transitar.

En el contexto del diferendo, también impulsa una serie de programas sociales e instala cinco puestos de vigilancia en las cercanías de la frontera.

En recientes declaraciones, el canciller Castillo dijo que, para Costa Rica, "no hay por ahora" ninguna posibilidad de un diálogo directo de alto nivel con Nicaragua, aun en la nueva coyuntura nicaragüense tras las elecciones del 6 de noviembre.




Fuente: DPA
Última actualización el Martes, 29 de Noviembre de 2011 10:58