Colombia: Mockus amenaza la continuidad del 'uribismo' en las presidenciales Imprimir
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 29 de Abril de 2010 20:03

Santos ha mantenido a lo largo de los últimos dos meses el liderazgo en los sondeos, pero sin avanzar.

El ex alcalde de Bogotá, Antanas Mockus, candidato del Partido Verde, ha aumentado sus posibilidades de ganar las presidenciales del 30 de mayo en Colombia, poniendo en peligro la continuidad del “uribismo” que ha dominado en este país durante los últimos ocho años.

 

Hasta hace pocas semanas, analistas y encuestas daban por descontado que la Presidencia sería ganada por el candidato oficialista Juan Manuel Santos, ex ministro de la Defensa del mandatario Alvaro Uribe, fundador del Partido Social de Unidad Nacional (derecha), quien reivindica el legado más preciado del actual gobierno: el combate frontal a la guerrilla.

“Los colombianos no se pueden dejar llevar por la euforia juvenil o los mensajes de twitter, ya que la guerrilla no se puede combatir con girasoles o lápices”, dijo Arias.

Pero Mockus, un profesor de matemática y filosofía, le ha dado un vuelco a la campaña electoral y es visto por los analistas como un fenómeno “inédito y desconcertante” en este país, que dejaría escaso margen de maniobra al “uribismo”.

“El ascenso de Mockus está mostrando que en los sectores urbanos, que es su nicho más fuerte, hay un deseo de cambio. Esto no estaba en las cuentas de nadie y tiene sorprendida no sólo a la campaña de Santos, sino al mismo país”, dijo a la AFP el analista político Alfredo Rangel.
Mientras Santos ha mantenido a lo largo de los últimos dos meses el liderazgo en los sondeos, pero sin avanzar
; Mockus ha crecido desde menos del 10% en la intención de voto hasta el puesto de ganador en una eventual segunda vuelta que se realizaría el próximo 20 de junio.

El candidato del partido verde, hijo de inmigrantes lituanos, no pertenece a la clase política tradicional de Colombia, y cuando se desempeñó como alcalde de Bogotá (1995-97 y 2001-2003) lo hizo como un académico prestado a la promoción de la cultura ciudadana.

Ahora, su prédica sobre la honestidad, la transparencia y el valor sagrado de la vida cautiva al electorado en este país acosado por décadas de conflicto con la guerrilla, y penetración del narcotráfico y el paramilitarismo en la política.

Pero además, “Mockus representa una alternativa a ocho años de un estilo de gobernar autoritario. Se muestra como un hombre mucho más racional y deliberativo”, opinó el politólogo Rubén Sánchez, de la Universidad del Rosario.

También presenta como atractivo que ofrece mantener firmeza ante las guerrillas y los grupos criminales, y aunque no ha precisado su programa económico se le considera favorable a las políticas de apertura económica, los puntos más populares del gobierno de Uribe.

“Mockus representa una alternativa a ocho años de un estilo de gobernar autoritario. Se muestra como un hombre mucho más racional y deliberativo”, opinó Sánchez.

Ante ese panorama, las opciones del oficialismo se reducirían a “aprovechar los errores de Mockus y explotar su inexperiencia en los grandes temas de gobierno, como los proyectos de salud o empleo, así como despertar temores con respecto a lo que podría ser una amenaza de fortalecimiento de la guerrilla o de eventual agresión de Venezuela”, señaló el analista Enrique Serrano.

El oficialismo, conformado por una media docena de partidos que ha gravitado alrededor de la personalidad de Uribe, no logró una candidatura única para estas elecciones, ante la imposibilidad del actual mandatario de postularse nuevamente a la reelección.

Pero ya el ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, muy cercano a Uribe y quien perdió ante la ex canciller Noemí Sanín la postulación del Partido Conservador (parte de la coalición de gobierno), ha comenzado la búsqueda de un acercamiento con el partido de la U, de Santos.

Los colombianos no se pueden dejar llevar por la euforia juvenil o los mensajes de twitter, ya que la guerrilla no se puede combatir con girasoles o lápices (símbolos de la campaña de Mockus)“, dijo Arias este jueves, al plantear una alianza del oficialismo para la segunda ronda electoral.

Pero para Sánchez, ni siquiera esa alianza garantizaría la victoria del uribismo, pues el fenómeno que muestra la campaña de Mockus “no se pliega a las dinámicas tradicionales de prebendas o compra de votos” y la influencia de las maquinarias partidistas sería limitada.

Por Nina Negrón. © 1994-2010 Agence France-Presse

Última actualización el Jueves, 29 de Abril de 2010 23:16