Contundente rechazo a la constitución de Raúl: sondeo de CubaData

A pesar de la represión y del uso abusivo que ha hecho ...

Aplazan para el 21 de mayo juicio a Cristina Kirchner por corrupción

Un tribunal argentino decidió este lunes aplazar para el 21 de mayo ...

La Cuba castrista salió en defensa de Venezuela y denuncia la 'invasión de EE. UU.'

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció este martes el movimiento de tropas ...

A sus 77 años, Sanders vuelve y juega por la presidencia de EE. UU.

El senador Bernie Sanders anunció este martes que se postulará a la ...

Bolsonaro assina pacote anticrime que será enviado ao Congresso Nacional

O presidente Jair Bolsonaro assinou nesta terça-feira (19) três projetos com mudanças ...

Notícias: Latinoamérica Fidelochavista
Yendri Sánchez, el hombre que interrumpió a Maduro, fue detenido y será pasado a los tribunales PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 20 de Abril de 2013 10:54

Caracas, 19 de abril – Nota de prensa).- El Ministerio Público presentará ante un tribunal de control del Área Metropolitana de Caracas a Yendri Sánchez González (28), quien interrumpió el acto de juramentación del presidente de la República, Nicolás Maduro, efectuado este viernes 19 de abril en la sede de la Asamblea Nacional.

En tal sentido, la fiscal 20º nacional, Katherine Harrington, comisionada para investigar el caso, imputará a Sánchez González, por la presunta comisión de delitos establecidos en el ordenamiento jurídico venezolano.

El hombre fue detenido cuando irrumpió en el presidio de la Asamblea Nacional en momentos en que el Presidente de la República iniciaba su discurso, como parte de su acto de juramentación.

Después del incidente, que terminó sin consecuencias, Maduro lo declaró “superado” e indicó que después conversarían “con este muchacho” de quien se preguntó que “quién sabe qué desesperación trae”.

Tomado de NOTICIAS 24

Última actualización el Sábado, 20 de Abril de 2013 10:57
 
Venezuela: Capriles acusa a Maduro de la violencia para evitar recuento de votos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 17 de Abril de 2013 08:38


El candidato presidencial de la oposición venezolana, Henrique Capriles

El líder opositor venezolano Henrique Capriles denunció que el Gobierno del recién elegido presidente, Nicolás Maduro, ordenó los hechos de violencia ocurridos el lunes en el país para evitar un recuento de votos.

“El ilegítimo y su Gobierno ordenó que exista violencia para evitar el conteo de los votos! Ellos son los responsables!”, escribió Capriles en su cuenta en la red social Twitter.

El Gobierno venezolano responsabilizó hoy a Capriles de los incidentes registrados el lunes tras la proclamación de Maduro como presidente electo, en medio de las protestas para reclamar el recuento total de los votos del domingo, cuyos resultados no son aceptados por la oposición.

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, informó de que se han producido siete muertos en estos hechos y anunció que han iniciado acciones para investigar si se han cometidos los delitos de instigación al odio, desobediencia de las leyes, rebelión civil e incluso asociación para delinquir.

“Los que están conmigo su camino es la PAZ, los que quieran violencia bien lejos con nosotros!”, indicó Capriles en su cuenta en esa red social.

“Los que están conmigo aman la PAZ! Nadie se salga de ese camino! El Gob quiere violencia! Nadie pise el peine! El ilegítimo quiere eso”, agregó.

Capriles ha reiterado que hasta que se haga el recuento de todos los votos no reconocerá el triunfo de Maduro, a quien considera presidente “ilegítimo”, y ha llamado a sus seguidores a que demanden “en paz” ante las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE) el recuento de todos los votos.

Maduro obtuvo un ajustado triunfo en las elecciones del domingo con 272.865 votos de diferencia, 7.575.506 votos para Maduro (50,78%) y 7.302.641 para Capriles (48,95%), según el CNE.

El presidente del Parlamento de Venezuela, Diosdado Cabello, anunció hoy que pedirá que se haga “una averiguación penal” a Capriles, al que calificó de “fascista”, y le responsabilizó de las protestas e incidentes registrados el lunes tras la proclamación de Nicolás Maduro como presidente electo.

“Capriles fascista, me encargaré personalmente que pagues por todo el daño que le estás haciendo a nuestra Patria y a nuestro Pueblo”, escribió Cabello en uno de sus mensajes.

Cabello hará hoy la solicitud para que se de inicio “a una averiguación penal a Capriles por la violencia generada en el país” en el pleno de la Asamblea Nacional (AN, unicameral), con mayoría oficialista.

Tomao de INFOLATAM/EFE

 
Escenarios poselectorales en Venezuela: crisis institucional y “fin de régime” PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 15 de Abril de 2013 08:23

La pugna entre Maduro y Capriles no ha terminado tras las elecciones del 14 de abril

La ajustada y pírrica victoria de Nicolás Maduro va a hundir a Venezuela en los próximos meses en una profunda crisis política e institucional. Los resultados dejan muy herido al chavismo y al liderazgo de Maduro y otorgan a Henrique Capriles una enorme fuerza con capacidad para hacer tambalear al régimen.

(Especial para Infolatam por Rogelio Núñez)-. El deterioro del apoyo electoral al chavismo es un proceso que hunde sus raíces en la segunda mitad de la pasada década pero que ayer domingo llegó a su punto más alto.

El deterioro electoral chavista

Los resultados electorales del pasado mes de octubre, la última victoria de Hugo Chávez ya mostraban un país partido en dos, casi mitad por mitad, y muy polarizado. Hasta ese 7 de octubre de 2012, Chávez podía exhibir cifras aplastantes en sus victorias electorales, de más del 60% de apoyo que ahora ya no existen.

Pero hace seis meses, por primera vez,  Hugo Chávez no arrasó. En 1998 superó el 56% de los votos y aventajó en más de 16 puntos a Henrique Salas.  En 2000 se impuso a un excompañero ideológico como Francisco Arias Cárdenas por más de 22 puntos y superó el 59% de los votos.

Nicolás Maduro tras proclamarse ganador de las elecciones presidenciales de Venezuela

Y en 2006 ganó al opositor antichavista Manuel Rosales por casi 26 puntos y superó el 62% de los votos.

Por lo tanto, en estos doce años no solo fue aumentando su apoyo (desde el 56% al 62%) sino también la diferencia con respecto a sus rivales (de 16 puntos a más de 25).

Ya en el referendum de 2007 Venezuela dijo ‘no’ a la reforma constitucional patrocinada por Hugo Chávez.

Por un estrechísimo margen, 50,7% frente a 49,2%, los opositores al presidente venezolano le provocaron su primera derrota en las urnas desde 1998.

En las elecciones de octubre pasado su ventaja menguó hasta solo 11 puntos, lo cual seguía siendo una importante ventaja.

Sin embargo, ahora, sin Chávez, el apoyo al chavismo encarnado en Maduro ha caído significativamente: solo ha sacado una ventaja de un punto y medio, 230 mil votos. Y eso que el oficialismo tuvo a su favor todo el peso del aparato del Estado, los medios de comunicación oficial y los ingresos de PDVSA.

Escenarios del chavismo

A corto plazo el chavismo será una piña en torno a Nicolás Maduro. Las diferencias y las discrepancias, ahora profundizadas por el mal resultado del candidato oficial, deben pasar a un segundo plano pues en juego está el mantenerse en el poder lo cual es vital para que el “chavismo sin Chávez” sobreviva.

Por el momento, el recurso es a la movilización, donde el chavismo se siente como pez en el agua. El jefe de campaña del chavismo, Jorge Rodríguez, ha llamado a los venezolanos a defender “en paz, pero en la calle” la democracia y la revolución y los invitó al palacio de Gobierno para acompañar a Maduro: “Llamamos al pueblo a mantenerse en calma, en paz, pero en la calle defendiendo la patria, defendiendo la revolución, defendiendo la democracia y defendiendo la paz”.

Jorge Rodríguez, jefe de campaña de Maduro, llama a los chavistas a salir a la calle

En caso de superar la actual tormenta, Maduro tendrá que pagar la deuda contraída y las familias chavistas “no maduristas” le pasarán más pronto que tarde la factura.  Las Fuerzas Armadas, las milicias, los partidarios de Diosdado Cabello ahora no mostraran sus colmillos a su “líder” sino a la oposición.

Después, será diferente y Maduro, debilitado y en parte deslegitimado como líder indiscutible del movimiento, tendrá que ceder cuotas de poder.

Habrá que ver si en esa coyuntura aparece el Maduro del que muchos hablan y nadie conoce. El líder sindical con muñeca para negociar, hábil para pactar y más flexible en muchos aspectos que Hugo Chávez.

Enfrente estarán un conjunto de poderes fácticos chavistas con grandes aspiraciones de seguir controlando amplias cuotas de poder y de llegar mucho más alto. Es el caso de Diosdado Cabello quien no ha tardado en mandar un mensaje para navegantes al admitir hoy que el ajustado triunfo de Maduro, “obliga” a “una profunda autocrítica”: “profunda autocrítica nos obligan estos resultados, es contradictorio que sectores del pueblo pobre voten por sus explotadores de siempre … Busquemos nuestras fallas hasta debajo de las piedras pero no podemos poner en peligro a la Patria ni el legado de nuestro Comandante”.

Y todo ello porque si hay “derrotadas dulces” también hay “victorias amargas”, y un caso de libro es la obtenida por Maduro en la jornada del 14 de abril.

Escenarios en el antichavismo

Los resultados del 14 de abril consolidan a Henrique Capriles como líder indiscutido de la oposición. “Que Capriles haya reducido casi 17 puntos porcentuales en semana y media es un hecho de gran significación política”, ha señalado el analista político John Magdaleno.

Su derrota, en caso de confirmarse cuando se efectúe el recuento, es muy dulce. Habría perdido por solo 230 mil votos teniendo en contra a todo el aparato mediático, financiero y estatal chavista.

CARACAS (VENEZUELA), 14/04/2013EFE/MIGUEL GUTIERREZ

El candidato presidencial venezolano de la oposición, Henrique Capriles, tras ejercer su derecho al voto en Caracas.

Ha dejado de ser una cara bonita y joven, como pudo ser visto el 7 de octubre de 2012, para transformarse en un líder sólido de la oposición con capacidad para hacer tambalear un régimen que lleva 14 años en el poder.

En palabras ahora proféticas de María Teresa Romero en el diario El Universal, “vemos a un Capriles crecido, en todo su esplendor político. Más seguro y arrojado que en el pasado, pese a que hace un mes ni chavistas ni opositores daban un medio por su candidatura … ha sabido reconocer sus errores pasados. De allí que haya reconstruido su comando, su discurso y su estrategia de lucha electoral. Ello le ha traído réditos inmediatos”.

Y añadía la analista de Infolatam: “HCR ha pasado a ser un fenómeno electoral y puede darnos una buena sorpresa. Pero aunque no gane las presidenciales, la unión opositora que ha construido y la conexión que ha logrado con los venezolanos, dejará a la alternativa democrática con un líder real y bien equipada para los duros tiempos que se avecinan, aún más con el nulo de Nicolás Maduro como encargado del país”.

De todas formas, su papel ahora no es fácil ni envidiable. Debe aunar las cualidades de un Alejandro Toledo, quien fue capaz de liderar gran movilizaciones sociales que terminaron acelerando el colapso del régimen fujimorista en 2000, con la habilidad de un Nelson Mandela de pactar con el viejo régimen y evitar la escala de venganzas y odios. Sobre todo en un país partido en dos y muy polarizado como Venezuela.

Debe evitar los extremos. Ni ser demasiado condescendiente o timorato (como fuera Efraín Ríos Montt en Guatemala en 1974), ni excesivamente radical, lo cual podría conducir al país a convertirse en un nuevo Egipto.

Sus primeras palabras parecen ir por el camino adecuado (firmeza y legalidad): “yo no pacto con la ilegitimidad, con aquellos a los que considero que no son legítimos, cuando el resultado que presentó el  Consejo Nacional Electoral (CNE) es sobre la base de 3.200 incidencias”. Habrá que ver si logra mantener ese difícil equilibrio.

Ocurra lo que ocurra, en Venezuela huele ya a “fin de régime”, a un breve “chavismo sin Chávez” y a una perspectiva muy cierta de deschavización.

Tomado de INFOLATAM

 
Hay 5.000 pruebas para nuevo recuento según alcalde de Caracas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 18 de Abril de 2013 08:33

opositor alcalde mayor de Caracas

El alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, aseguró  que la oposición, que en su opinión ganó las elecciones en Venezuela el pasado domingo con Henrique Capriles, tiene más de 5.000 incidencias que justifican el recuento de votos, que según la entidad electoral le dieron la victoria a Nicolás Maduro.

“En este momento somos un pueblo que está luchando por su destino, con un liderazgo de oposición y convencidos de que ganamos el pasado domingo, porque somos mayoría”, aseguró Ledezma en una entrevista con la emisora colombiana Caracol Radio.

“Por eso hoy vamos a continuar con la consignación de nuestras denuncias, de nuestros expedientes que justifican el reconteo de votos, el contraste de cuadernos, de actas y de las propias boletas que eligieron los ciudadanos el pasado domingo”, agregó.

Y recalcó que van “a consignar más de 5.000 incidencias que justifican el reclamo que está haciendo Capriles y la manera como ha dicho que él es el ganador de las elecciones del pasado domingo”, dijo.

Capriles ha justificado su iniciativa en una serie de irregularidades que asegura se presentaron durante el desarrollo de la votación del domingo y que calcula estarían afectando “a más de un millón de votos”.

Ese cálculo supera holgadamente la diferencia de 272.000 votos que contabiliza el CNE en el tercer boletín de resultados, que dice que Maduro ganó las elecciones con 7.575.506 votos (50,78 %), 1,83 puntos porcentuales por encima de Capriles, que logró 7.302.641 (48,95 %).

“Ellos están convencidos y lo saben, que de hacer ese reconteo saldría a flote la verdad que quieren esconder, porque Capriles ha dicho que si al revisar los cuadernos, las actas y las boletas aparece un solo voto de ventaja para Maduro, él sería el primero en salir a pedirle al pueblo que reconozcamos a Maduro como el presidente legítimo de los venezolanos”, manifestó.

Por otra parte, el burgomaestre desconoció al presidente electo, Nicolás Maduro, como jefe del Gobierno y señaló que él es una “pieza que están moviendo en el tablero”.

“Aquí no hay una jefatura, Maduro no es el jefe de ese sector. Maduro es una pieza que están moviendo en el tablero y ahí se sospecha que pueden ser instrucciones de Raúl Castro desde Cuba”, dijo.

El alcalde de Caracas rechazó las declaraciones que amenazan con dictar órdenes de captura contra Capriles y otros líderes de la oposición.

“A nosotros no nos van a intimidar ni a acobardar, nosotros no estamos haciendo nada ilegal, estamos simplemente acogiéndonos a los derechos que nos ofrece la constitución nacional de promover manifestaciones pacíficas, de alzar nuestra voz de protesta contra eventos que son delitos electorales, que es lo que está haciendo la Comisión Nacional Electoral (CNE)”, agregó.

Finalmente, criticó a la Cancillería colombiana por felicitar a Nicolás Maduro, y a la vez estar de acuerdo con un recuento de votos.

“Creo que hay como un tirito al Gobierno y un tirito a la revolución, porque felicitan a Maduro y dicen que están de acuerdo que se haga el proceso de escrutinio y el reconteo de votos”, planteó.

Y añadió que “la Cancillería debe retomar su papel de hacer diplomacia de altura y no inmiscuirse en los asuntos políticos partidistas de Venezuela”.

Yomado de INFOLATAM/EFE

Última actualización el Jueves, 18 de Abril de 2013 08:35
 
VENEZUELA: Un resultado estrecho que compromete el futuro de Maduro y del chavismo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 16 de Abril de 2013 08:39

chavistascarastristes_980x600

La intervención de Nicolás Maduro en la noche del domingo, dirigiéndose a sus seguidores para comunicarles la buena nueva de su triunfo distaba mucho de ser uno de los discursos más felices de su vida. El tono de voz y su lenguaje corporal, el gesto de quienes lo rodeaban en el estrado y los gritos y ondear de banderas de sus seguidores situados en el exterior resultaban muy clarificadores del bajo estado de ánimo que embargaba en aquel instante al PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), a sus dirigentes, militantes y simpatizantes.


Por Carlos Malamud

A muchos de ellos les debía resultar difícil de entender como una ventaja de 10 a 15 puntos (o más) al inicio de la campaña, dos semanas atrás, se había reducido a poco más de un punto y medio en un lapso tan corto de tiempo. Y eso sin contar los votos de los venezolanos en el exterior que pueden recortar la diferencia en algo menos de 100.000 sufragios.

La sorpresa debía ser aún mayor si estos mismos seguidores habían admitido como ciertos los mensajes de los principales dirigentes chavistas durante toda la jornada del domingo respecto a la alta participación en los comicios. Los mensajes emitidos, sin ningún asidero real, eran una clara maniobra de desinformación en la búsqueda de un doble objetivo prioritario. Éste era, básicamente, desincentivar a los votantes de la oposición a que concurrieran a votar ante un escenario que repetiría el resultado de las elecciones de octubre pasado. Pero simultáneamente, la existencia de informaciones contradictorias dejaba la puerta abierta a interpretaciones más laxas respecto al resultado electoral, con votos que se podrían haber emitido aunque los votantes no existieran. En este contexto llama poderosamente la atención la falta de profesionalidad del Consejo Nacional Electoral (CNE) que durante toda la jornada del domingo no emitió cifras precisas de participación.

El resultado de la elección coloca al gobierno de Nicolás Maduro en una situación muy comprometida, al tiempo que refuerza la posición de Henrique Capriles y de la oposición en su conjunto. En lo que al chavismo se refiere, éste se había mantenido unido gracias al poderoso cemento que supone la vocación de mantener el poder y de tener que ganar las elecciones para poder hacerlo. Este poderoso deseo había acallado las serias divergencias existentes en su seno, que ahora tras esta victoria pírrica, emergerán con más fuerza que nunca. ¿Cuánto habrá que esperar para que se le pidan cuentas a Maduro, dentro de sus propias filas, por la campaña tan lamentable que realizó?

Es obvio que un triunfo holgado, por más de 10 puntos de diferencia, no hubiera resuelto los graves problemas económicos y sociales que atenazan al país. Sin embargo, le hubieran dado a Maduro el aire suficiente y la comodidad necesaria como para elegir el camino que estimara más oportuno para llevar a buen término el proyecto de Hugo Chávez. Por el contrario, con este resultado no sólo que tendrá poco donde elegir sino que deberá hacer concesiones a las facciones más radicales de su movimiento, con la esperanza de evitar ataques directos que lo debiliten aún más. Por si todo esto fuera poco, en este contexto tan complicado tampoco podrá nombrar a sus colaboradores directos entre sus hombres más próximos, sino que deberá consensuar su política de nombramientos con los otros grupos chavistas. Evidentemente uno de los grandes triunfadores de la jornada, debido al poco capital político que invirtió en la contienda, fue Diosdado Cabello. Habrá que ver en el futuro cómo se maneja la relación entre los dos máximos dirigentes del estado bolivariano.

Por su parte, como ya se ha señalado, tanto la oposición como la figura de Capriles han salido reforzadas tras la votación. Pero lo mismo se había dicho tras la elección presidencial de octubre pasado. Sin embargo, la sensación de desánimo y melancolía que se apoderó de ellos los condujo a la contundente derrota que sufrieron en las posteriores elecciones regionales. El futuro podría favorecer a la oposición si se mantiene unida y activa en defensa de sus posiciones. El próximo 14 de julio se celebrarán las elecciones locales (que deberían haber tenido lugar el 14 de abril) y en septiembre de 2015 habrá elecciones parlamentarias, que podrán ser decisivas para el futuro del país. Por si todo esto fuera poco, en cuatro años se podría convocar un referéndum revocatorio, en el caso de que la oposición tuviera la fuerza necesaria y lo considerara oportuno con sus objetivos de derrotar al chavismo.

El calendario político en el corto y medio plazo servirá para poner a cada uno en su sitio. El futuro del proyecto bolivariano, y con él el del chavismo como movimiento político y sentimiento popular, dependerá de los logros oficialistas y su capacidad para no cometer errores. Ahora bien, a la vista de lo ocurrido durante la campaña electoral esto suena bastante problemático. No se trata sólo de no equivocarse, también hay que acertar en la conducción económica y en este terreno es donde aparecen los mayores nubarrones. Algunos de los sectores más radicalizados del régimen ya han ofrecido las recetas para salir de las actuales dificultades: más intervencionismo estatal y mayor dirigismo. Es evidente que con estas recomendaciones la industria petrolera, y con ella el resto de la economía nacional, no se van a recuperar. Y si el sector petrolero no se reinventa, de dónde saldrán los recursos para hacer más sostenibles los proyectos sociales. Ésta es la gran disyuntiva de Maduro y los suyos y la gran oportunidad de Capriles y la oposición. Nada será fácil en una coyuntura interna cada vez más complicada. Mientras tanto han resultado significativos las primeras felicitaciones recibidas por Maduro, ya que ellas resaltan la naturaleza de sus alianzas internacionales.

Tomado de INFOLATAM

Última actualización el Martes, 16 de Abril de 2013 09:11
 
«InicioPrev1111111211131114111511161117111811191120PróximoFin»

Página 1119 de 1193