Habrá respuesta si se toman represalias contra los organizadores del 15N, advierte EEUU

Estados Unidos advirtió el viernes que responderá, posiblemente con sanciones, si se "violan ...

La advertencia de uno de los asesores de Joe Biden para América Latina: “Hay que evitar que El Salva

Estados Unidos quiere coordinar con otros países para prevenir que “El Salvador ...

Joe Biden aseguró que Estados Unidos saldrá en defensa de Taiwán si es atacada por China

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden aseguró este jueves que Estados ...

Eduardo Bolsonaro diz que relatório da CPI parece peça de ficção: ‘Estamos pensando em um contra-ata

O deputado federal Eduardo Bolsonaro (PSL-SP) afirmou nesta quarta-feira, 20, que o ...

Notícias: Cuba
CUBA HOY ES UN POLVORÍN PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 30 de Agosto de 2011 11:27

Los Castro saben que Cuba es hoy un polvorín

La expansión de las Damas de Blanco y su creciente audacia explican el terror desatado contra el grupo de Santiago y sus alrededores.

Rolando Cartaya, especial para martinoticias.com 29 de agosto de 2011

Foto: Tomado de Hablemos Press.

La columnista Mary Anastasia O'Grady dice en el diario The Wall Street Journal que el gobierno de los hermanos Castro sabe que con su reciente campaña de violencia contra las Damas de Blanco se arriesga a indignar a la comunidad internacional, pero ese parece ser en la actualidad para ellos el menor de dos males.

O' Grady  observa que en los dos últimos meses, se incrementaron los ataques contra mujeres disidentes en La Habana y Oriente, organizados por el aparato de seguridad del Estado, y no sólo verbales o con manotazos ocasionales, sino con piedras y cabillas, golpizas "salvajes y que causaron heridas, algunas de consideración", como reportó la Federación Internacional de Derechos Humanos, citada en el artículo.

Agrega la autora que la decisión de correr el riesgo de que la comunidad internacional preste atención y le aplique presión al régimen sugiere que la dictadura de 52 años se siente cada vez más insegura. Al tanto del juicio contra un Hosni Mubarak enjaulado en un tribunal egipcio, aparentemente les aterra el coraje sereno, devoto y pacífico de poco más de 100 mujeres. Pero sobre todo las señales de que su osadía se está propagando.

Citando a la fundadora del grupo, Laura Pollán, la columnista del Journal señala que las agresiones de las turbas paramilitares tienen la finalidad de infundir miedo para evitar que el grupo crezca, pero el movimiento,por el contrario se está extendiendo a otras partes del país.

En conversación telefónica con O'Grady, Pollán señaló que cuando el régimen acordó liberar a los 75, "pensó que las Damas de Blanco desaparecerían. Sin embargo sucedió lo contrario. Se han estado sumando simpatizantes, y ahora hay 82 mujeres en La Habana y 34 en Santiago de Cuba".

Y la periodista señala que los matones de los hermanos Castro están aprendiendo que ellas no se dejarán intimidar fácilmente.

La expansión del grupo y su creciente audacia explican el terror desatado contra el grupo de Santiago y sus alrededores, un domingo tras otro, desde julio hasta la fecha, y contra otros miembros en La Habana el 18 de agosto, señala la autora.

El artículo toma nota de una de las réplicas que ha tenido el desafío civilista de las Damas de Blanco ya fuera de ese movimiento:  dice la articulista: "El pasado martes 23 de agosto, cuando cuatro mujeres vestidas de negro ocuparon las escalinatas del Capitolio en La Habana coreando "libertad", un matón de los Castro intentó sacarlas del lugar. Sorprendentemente, una multitud de cubanos que observaban le gritaron que las dejara en paz. Finalmente, agentes uniformados las sacaron de allí. Pero el incidente, (cuyo video puede verse en Youtube ingresando en el buscador "Mujeres protestan en la escalinata del Capitolio en la Habana"), es evidencia de un nuevo capítulo de la historia cubana escrito por mujeres.

Pero si las Damas de Blanco tradicionalmente han pedido que salgan de las cárceles los presos políticos que todavía quedan, un tema que en Cuba, ha sido una demanda de la oposición, con limitado apoyo popular, estas damas del capitolio, miembros de las Damas de Apoyo y de diferentes organizaciones, estaban pidiendo abiertamente libertad, y fueron apoyadas por cubanos comunes que observaban y que llamaron "abusadores" y "descarados" a los policías.

Días más tarde, el 26 de agosto, dos féminas de la Red Cubana de Comunicadores Sociales organizada por Martha Beatriz Roque reventaron un cacerolazo ni más ni menos que en el Mercado de Cuatro Caminos, allí donde los precios de los productos del agro no paran de aumentar y la libra de carne de puerco cuesta un ojo de la cara.

En el video, (que también puede verse en Youtube ingresando en el buscador Protesta en Cuatro Caminos), se escucha a Ivonne Mallesa y Rosario Morales tocando cazuelas y diciendo que hay hambre. Bueno ya ese sí es un tema con el que muchos cubanos se pueden identificar.

Tal vez por eso la gente se aglomeró a escucharlas, al punto de casi parar el tráfico, y cuando las detuvieron, se fueron detrás de ellas hasta el sector de la PNR, y hasta corearon "Libertad".

El Miami Herald tituló un editorial sobre todos estos sucesos "La chispa de la desobediencia". Los Castro también saben que Cuba es hoy un polvorín, y que para que explote sólo hace falta una chispa perdida ¿Qué tal eso que le contaron al colega Amado Gil, de que Mallesa y Morales, entre otras cosas, gritaron que en aquel país la mujer de Fidel Castro, Dalia Soto del Valle, es la única que puede freir bistecs?

 
EL CAMINO PARA JUNTARNOS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 13 de Agosto de 2011 12:11

Por René Gómez Manzano

La aspiración de los disidentes cubanos a juntarnos en nuestra lucha pacífica contra el totalitarismo es, sin dudas, un objetivo deseable. Si queremos que esa coincidencia tenga carácter democrático y nos abarque a todos, es imprescindible que nos concentremos en nuestras coincidencias y dejemos a un lado las discrepancias.

Esto se hizo evidente desde el primer intento de ese tipo que alcanzó éxito a mediados de la década de los noventa: Concilio Cubano. También en otros proyectos posteriores como la Asamblea para Promover la Sociedad Civil y la Agenda para la Transición Cubana, en todos los cuales he participado.

El apoyo amplio que alcanzaron iniciativas como ésas se debió, entre otras cosas, a la evitación de puntos polémicos en los que existen divergencias entre quienes nos enfrentamos al régimen castrista. Un ejemplo es el tema del embargo estadounidense, en el que hay opiniones encontradas, que fueron esquivadas en aras de lograr el consenso.

Estas consideraciones vienen al caso a raíz de difundirse el documento denominado El camino del pueblo. Es cierto que en él se elude el polémico tema del embargo, pero se aborda otro no menos controvertido: el de la participación conjunta de personeros del actual régimen y de la disidencia en una hipotética “Comisión Nacional”

¿Alguien tiene dudas de las profundas discrepancias que existen en el seno de la oposición cubana sobre este asunto? Y si reconocemos que existen serias divergencias a ese respecto, ¿entonces cómo es posible que alguien califique ese escrito como un camino hacia la unidad?

Hay otras cuestiones importantes debatibles. Un ejemplo es el tema que para la disidencia tiene carácter primordial: el de la liberación incondicional de los presos políticos. Se trata no sólo de quienes ahora mismo permanecen en la cárcel, sino también de los miembros del Grupo de los 75, que están en la calle bajo una licencia extrapenal que pudiera ser revocada en cualquier momento.

En El camino del pueblo esta cuestión fundamental se aborda de manera casi vergonzante, igual que ciertas familias hablan de sus parientes pobres: En un párrafo en el que se alude a cambios en las leyes, a algunos de los derechos humanos, a una nueva ley electoral y a la eliminación de la discriminación, al final, como quien no quiere la cosa, se señala: “y la liberación de todos los encarcelados por motivos políticos”.

Análoga observación cabe hacer sobre otro de los puntos fundamentales en los que siempre hemos coincidido los disidentes cubanos; una cuestión que en cierto sentido sirve para identificarnos entre la gente de pueblo, que nos llama “los de los derechos humanos”. ¿Hay alguna duda de que la generalidad de los luchadores antitotalitarios demanda el pleno cumplimiento de los treinta artículos de la Declaración Universal?

Me pregunto: ¿Hay en nuestras filas alguien que esté en desacuerdo con darle ese enfoque a este asunto, con demandar el respeto íntegro de ese trascendental documento? Si lo hay, entonces sería deseable que lo explicitara para general conocimiento. Si no lo hay, ¿entonces por qué el autor principal o único de El camino del pueblo se empeña en abordar el tema de un modo completamente distinto!

Insiste en repetir algo parecido a lo que hizo lustros atrás en otro proyecto ya fenecido, prestando “el caso del perro” a las numerosas objeciones que entonces se le hicieron: Selecciona sólo algunos de esos derechos y señala, como vía para alcanzar su cumplimiento, “cambios en las leyes”, los que —supongo— serían acordados por la llamada “Asamblea Nacional del Poder Popular” o su Consejo de Estado...

Considero que características como ésas se deben, en gran medida, al empleo de un método poco democrático que no se ajusta a la fase actual de nuestra lucha pacífica: La elaboración unipersonal de un documento por alguien que se considera inspirado y su posterior firma por un grupo de los opositores a quienes se les presenta, mientras otro grupo no menor rehúsa suscribirlo y aun lo repudia, no puede ser la ruta idónea para que nos juntemos.

Conste que no dudo de las buenas intenciones de quienes, a solicitud de un prestigioso miembro del Grupo de los 75 recién liberado, se adhirieron a El camino del pueblo, pero la vía para que logremos la deseable coordinación de nuestros esfuerzos sólo puede consistir en la creación de un espacio común en el que todos podamos reunirnos y debatir de modo democrático y civilizado nuestras diversas opiniones.

En ese sentido apunta las cartas de idéntico contenido enviadas hace unos días por el licenciado Guillermo Fariñas a los miembros del Grupo de los 75 que permanecen en Cuba. En ese documento, el fraterno Coco, Premio Sájarov de 2010, da un ejemplo digno de ser imitado, al expresar su disposición a apoyar lo que acuerde ese emblemático conjunto de hermanos.

FUENTE: LA NUEVA NACION  DIRECTOR ALFREDO CEPERO

Última actualización el Sábado, 13 de Agosto de 2011 12:18
 
Cuba: Amenazan a disidente excarcelado PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 04 de Agosto de 2011 11:22

Félix Navarro Rodríguez, uno de los ex presos políticos recientemente liberados de la Causa de los 75, denunció el miércoles que fue citado por la policía de una estación cercana a su casa en el poblado de Perico, provincia de Matanzas, para responder a un interrogatorio sobre sus actividades opositoras, informó el diario El Nuevo Herald.

“La citación no fue más que un motivo para amenazarme por una protesta pública que voy a desarrollar en este mes de agosto en las calles de Perico”, dijo Navarro a El Nuevo Herald. “Voy a denunciar el desinterés de las autoridades para atender servicios básicos a la población”.

El 23 de marzo, Navarro, de 58 años, salió con licencia extrapenal del Centro Correccional San Agustín como parte de la excarcelación de más de 115 prisioneros de conciencia. Navarro es uno de 12 que rehusaron el destierro en España.

Navarro explicó que en horas de la tarde del martes un agente fue a su casa para informarle que debía presentarse al día siguiente en la estación policial. Sin embargo, él rechazó la orden y pidió que le entregaran una citación oficial. En cuestión de horas, agregó, otro agente vino con la citación.

“Finalmente terminé siendo interrogado por un teniente coronel de la Seguridad del Estado que se trasladó 76 kilómetros desde Matanzas para hablar conmigo. Aparentemente están muy preocupados por la protesta pública que estoy organizando”, indicó Navarro.

Durante el interrogatorio, el oficial le advirtió sobre las consecuencias de la protesta.

“Me dijeron que si llegara a derramarse alguna sangre, esta sería la mía. Fueron muy directos”, declaró.

Tomado de CUBAENCUENTRO

Última actualización el Jueves, 04 de Agosto de 2011 11:24
 
Pablo Milanés cantó en Washington PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 27 de Agosto de 2011 11:36

El cantautor cubano Pablo Milanés regresó el viernes a los escenarios de Estados Unidos tras una “ausencia involuntaria” de diez años, evitando mensajes políticos en un concierto repleto de mensajes de amor.

Ante centenares de seguidores en el Teatro Warner de Washington, a pocas cuadras de la Casa Blanca, Milanés dijo estar contento de regresar a Estados Unidos tras “una ausencia involuntaria” y poder pasar “una noche maravillosa entre amigos”.

En la gira titulada “Proposiciones: único, histórico, icónico”, Milanés ofreció un repertorio repleto de conocidos y nuevos cantos al amor.

Entre ovaciones, el público acompañó al icono de la nueva trova cubana coreando canciones como “Yolanda”, “El tiempo pasa” y “En el breve espacio en que no estás”.

Acompañado de seis músicos, Milanés deleitó a la audiencia con el tema “Matinal” de su nuevo disco Regalo y otras piezas con decidido son cubano, mientras el percusionista y el batería protagonizaron un breve, pero animado duelo musical.

El artistas cubano, de 68 años, interpretó más de una docena de canciones entre nuevos éxitos y clásicos que, como comentaban entusiasmados los asistentes en las gradas, sonaban como siempre.

Milanés se entregó en esta vuelta a los escenarios estadounidenses, pero a sus seguidores, la mayoría inmigrantes latinoamericanos, las cerca de dos horas de concierto les supo a poco y obligaron al cantante bayamés a regresar al escenario para entonar los temas “Para vivir” y “Yo no te pido”.

Entre los centenares de asistentes estuvo una pareja que viajó desde Toronto (Canadá) para asistir al concierto.

“Hemos seguido su carrera desde los años ochenta, y Pablo siempre ha tenido canciones con contenido social, con mensajes sublimes al amor. No hay nadie como él”, dijo el salvadoreño Raúl Medrano, acompañado de su esposa Joanna.

“Para nosotros tiene un significado muy especial porque su música nos unió, nos despertábamos con sus canciones en el despertador. La gente se conecta con él porque sus temas reflejan un gran sentimiento humano”, dijo Joanna, de origen portugués.

Por su parte, la joven salvadoreña Evelyn Ventura, de 22 años, dijo que esta noche Milanés “expresó toda su ternura de siempre en el escenario, le canta al amor en todos los sentidos (...) de verdad que sí, que sabe llegarle a la gente”.

Aunque ella pertenece a una generación ajena a las canciones de protesta de la década de los ochenta, aseguró que le atrae la obra de Milanés “porque está impregnada de arte, de armonía, y de gran contenido social”.

“Como las de Silvio Rodríguez, las canciones de Pablo Milanés están fundamentadas en la historia que han vivido nuestros países, en los sentimientos humanos”, agregó Ventura, quien se encuentra de visita en Washington.

Milanés, que se ha presentado en EEUU desde 1979, realiza en esta ocasión una gira por seis ciudades estadounidenses y Puerto Rico entre hoy y el próximo 17 de septiembre.

La gira es histórica —y polémica— porque incluirá por primera vez una presentación en Miami, cuna del exilio cubano y que ha sido escenario de una fuerte campaña de presión para impedir el concierto.

Tras su presentación hoy sábado en el American Airlines Arena de Miami, Milanés continuará su gira en Los Ángeles (California), Nueva York, Boston (Massachusetts), Oakland (California) y San Juan (Puerto Rico), en ese orden.

Tomado de CUBAENCUENTRO

 
Adiós al trabajo voluntario PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 06 de Agosto de 2011 10:53

Algunas muchachas, iniciada la adolescencia,  habían empezado a curtirse en 1962, cuando la primera recogida de café en las montañas del oriente de Cuba.  Desde La Habana 16 horas en una estrecha guagua, más de 4 en un viejo camión, y de ahí camina que camina,   sube loma hasta llegar al sitio intrincado.  Allí estaban los recogedores, los guajiros de siempre, hasta viejos haitianos y jamaiquinos –como se decía entonces.

Por Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba, agosto, www.cubanet.org -Las miraban sorprendidos y los muchachos sonreían pícaramente, no tanto por sus caídas loma abajo entre los cafetos, los gritos por las ratas y ranas, como por la forma en que ellas cogían los rojos granos,  esos que llamaban cerezas.  En las noches, después de la muy poca y mala comida, abrían los folletos para practicar a los recién alfabetizados.  Casi al mes se terminó la cosecha, las montaron en otro camioncito para el traslado de zona.  Se cruzaron con camiones de militares y milicianos.  Las dejaron en un caserío hasta nuevo aviso.   Era la movilización por la Crisis de Octubre, o de los misiles.  Sin contacto con las lejanas  familias, casi sin comida y ya sin dinero volvieron a recorrer las carreteras y los senderos hacia otros cafetales.  Pero no desistieron y se esforzaron con ahínco un mes más en su primer gran trabajo voluntario.

Pasado los años, ocurrieron muchas cosas más.  Como los viajes a decenas de kilómetros  para sembrar cebollas en un campo lleno de piedras frente al mar, o para recoger ajos que nunca se habían sembrado.  Y la creencia en que el trabajo voluntario era necesario, comenzó a esfumarse.  Pero entonces, participar en él daba los méritos necesarios para la emulación.  En realidad era la competencia para poder comprar un televisor en blanco y negro, un refrigerador, un ventilador o un radio, casi siempre soviéticos y anticuados. Al principio, los más destacados se premiaban con el derecho a vacacionar en un hotel de una buena playa, aunque el nivel del incentivo fue decayendo hasta convertirse en unos días en centro de campismo con cabañitas o tiendas de campaña, quizás casi sin agua potable e infectado de mosquitos.   Los vanguardias viajaban con un familiar de vacaciones a los “países socialistas” de Europa.

Lo máximo fue cuando comenzaron las asambleas de méritos y deméritos para asignar algún apartamentico, y luego, aquellos interminables años de trabajo en las microbrigadas para  construir el apartamento propio, sin garantías de recibirlo ya que podía aparecer  alguien con más puntos que lo ganara, quizás sin haber cargado un saco de cemento, porque era muy sacrificado, tenía mucha necesidad de vivienda, y por su calificación, enfermedad o por ser dirigentes no podía abandonar su puesto para unirse a la microbrigada.

El Período Especial, al comienzo de los años 1990, progresó hacia la desaparición incluso de los equipos electrodomésticos socialistas, que se deterioraron por cientos de miles en almacenes con filtraciones o a la intemperie, pues el gobierno decidió dejar de venderlos para ahorrar electricidad. Las microbrigadas eran un caos, no les llegaban los materiales, y todo fue languideciendo.

Al cabo de casi 50 años de que Che Guevara iniciara el primer trabajo voluntario, y 20 de Período Especial, gracias al semanario Trabajadores, órgano oficial de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), la población conoció semi-oficialmente el 1 de agosto la siguiente noticia: “Ante un nuevo escenario económico y laboral…Cambios necesarios. Varían concepciones del trabajo voluntario y de movilizaciones a labores productivas”.

Indudablemente las razones expuestas reflejan la realidad: la situación económica junto a fuerza de trabajo disponible (personas a ser desempleadas) de distintas entidades laborales y territorios.  Imposible, pues, convocar trabajo voluntario, en lugar de asegurar un ingreso salarial a quienes quedaron en esa situación.  Se añadía que en febrero, durante el Pleno 87 del Consejo Nacional de la CTC, se acordó que las movilizaciones para el trabajo productivo se desarrollaran en aquellas zonas que presenten una escasez de fuerza laboral que justifique la convocatoria o por afectaciones originadas por desastres naturales, tecnológicos, sanitarios, fenómenos climatológicos que dañen cosechas u otras producciones o servicios. ¡Ya era hora!

En el artículo se pregunta “cuántas veces observábamos gigantescas movilizaciones hacia campos agrícolas u otras actividades sin un contenido productivo, donde prevalecía la pérdida de tiempo, y el gasto de recursos era muy superior al efecto económico del trabajo que se iba a realizar.  Tal fenómeno, mucho más si ocurría el día de descanso, contribuía a generar el disgusto y la apatía entre los trabajadores”.  También podríamos preguntar qué ocurría si alguien osaba plantear criterios semejantes.  En el mejor de los casos se tildaba de apático, y no pocos fueron acusados de contrarrevolucionarios, imposibilitados de ascender en sus puestos o continuar sus estudios, y más.

Esas actividades tenían una incidencia definitoria en la vida de los cubanos desde la más tierna edad.  Estuvieron entre  los parámetros fundamentales para medir a niños y jóvenes como “seguidores del Che” y sus progresos para convertirse en el “hombre nuevo”.   La CTC las tuvo como objetivos primordiales,  de manera que ahora en Trabajadores se continúa insistiendo en que “el trabajo voluntario como concepción no desaparece, pues constituye una formidable fuente de conciencia, a la vez que desarrolla el colectivismo, la solidaridad, y es reconocido por la Constitución cubana y el Código del Trabajo”, y añade lo que no argumentó durante los decenios en que compulsaban a realizarlo: “sin embargo –en innumerables ocasiones- solo sirvió para tapar o eliminar la ineficiencia, malos métodos de trabajo y otras deficiencias administrativas”.   Y se añade que “en estos momentos se desarrolla un proceso de información y preparación de los ejecutivos de secciones sindicales, funcionarios y cuadros, para contribuir a la mejor comprensión de porque es necesario un cambio de mentalidad al respecto y tales razonamientos lleguen en forma convincente a los colectivos obreros”.

En fin, que la CTC es incapaz de renunciar a ser ejecutora de las determinaciones del Partido Comunista y el gobierno, como actualmente demuestra al encabezar los despidos de cientos de miles de trabajadores, cuyos intereses no defiende. Impone las decisiones de las autoridades que envían la partida del Presupuesto Estatal para que los dirigentes sindicales puedan ser la burocracia de esa supuesta organización no gubernamental.  Sin embargo no reconocen que  al trabajo voluntario acabó con las tradiciones laborales en Cuba y contribuyó a la pobreza actual.

Última actualización el Sábado, 06 de Agosto de 2011 11:00
 
«InicioPrev1991199219931994199519961997199819992000PróximoFin»

Página 1991 de 2015