Díaz-Canel confirma que la cúpula dictatorial cubana está preocupada por un probable "estallido soci

(EFE).- El presidente Miguel Díaz-Canel denunció este jueves supuestos intentos de "alentar ...

Perú: Martín Vizcarra se salvó, pero la crisis política no terminó: qué ocurre en Perú y cómo es el

El presidente peruano Martín Vizcarra, quien está completando el mandato de Pedro ...

Juan Guaidó: “El Informe de la ONU pone a Maduro a nivel de los crímenes atroces cometidos por Gadda

“Hoy la única herramienta de lucha que tienen los venezolanos es el ...

Donald Trump instó a cubrir “sin demora” la vacante de Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó este sábado a los ...

Vamos tirar Maduro de lá, diz secretário de Estado dos EUA em visita a Roraima

Em visita a Boa Vista nesta sexta-feira (18), o secretário de Estado ...

Notícias: Cuba
Represión a las Damas de Blanco también en Habana. Berta Soler denuncia encarcelamientos arbitrarios PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 22 de Agosto de 2011 14:26

Las Damas de Blanco, movimiento disidente que aboga por la liberación de los presos políticos, denunciaron este domingo la detención de 2 de sus integrantes en Habana y el acoso a otro grupo en la provincia oriental de Santiago de Cuba.

Berta Soler, una de las portavoces de ese colectivo femenino, dijo que en la mañana del domingo a dos de sus seguidoras “la policía las sacó de sus casas, se las llevaron detenidas y hasta ahora no hemos sabido más nada”.

Soler explicó que 26 mujeres realizaron una caminata a la salida de una misa en la iglesia habanera de Santa Rita, donde acuden cada domingo desde 2003.

Además denunció que, en la localidad de Palma Soriano, cercana a la provincia oriental de Santiago de Cuba, la policía impidió que al menos 17 mujeres llegaran hasta la Catedral para asistir este domingo a la misa.

Sobre ese incidente, el expreso político del Grupo de los 75 José Daniel Ferrer dijo por teléfono desde Santiago de Cuba que un total de 17 mujeres “fueron impedidas por la fuerza llegar a la iglesia”.

Ferrer refirió que 11 de ellas, fueron maltratadas en el pueblo de Palma Soriano, saliendo de la casa de Aymeé Garcés y forzadas “violentamente” a subir a un autobús en el que las mantuvieron retenidas un par de horas, mientras otras cinco fueron conducidas a una estación policial y después liberadas.

El pasado jueves las Damas de Blanco, premio Sajarov-2005 a la Libertad de Conciencia del Parlamento Europeo, denunciaron que fueron objeto de un “acto de repudio” con “violencia física”, cuando se disponían a realizar una marcha en La Habana.

Última actualización el Lunes, 22 de Agosto de 2011 14:32
 
LA DICTADURA CASTRISTA HA TEJIDO UNA RED DE LOCALIZACIÓN Y REPRESIÓN CONTRA LOS OPOSITORES PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 17 de Agosto de 2011 19:16

El activista de derechos humanos Raúl Risco Pérez ha sido perseguido y hostigado habitualmente en las calles de su natal Pinar del Río. Pero en las últimas semanas también ha encontrado el rostro de la represión más allá de esas calles.

Los operativos en calles y carreteras coinciden con una creciente ola de agresiones y detenciones temporales. Según Elizardo Sánchez, portavoz de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, en los primeros seis meses del 2011 se han producido 1,727 arrestos, en comparación con los 821 del mismo período del 2010.

Última actualización el Sábado, 20 de Agosto de 2011 11:19
 
El Congresista David Rivera propone drásticos cambios a Ley de Ajuste Cubano PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 17 de Agosto de 2011 11:37
   El congresista republicano David Rivera. Alan Diaz / AP

El representante republicano David Rivera propuso un proyecto de ley para retirarles el estatus migratorio a los cubanoamericanos que regresen a la isla antes de que se cumplan cinco años de su llegada al país, alegando que están abusando de una laguna en la Ley de Ajuste Cubano y ayudando al gobierno de Raúl Castro.

Juan O. Tamayo

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

“La intención original de la CAA era proporcionar un estatus [legal] a los refugiados cubanos, porque no podían regresar a Cuba”, dijo el martes Rivera a El Nuevo Herald. “Esa situación política sigue siendo la misma hoy en día, con una dictadura comunista totalitaria en el poder”.

“Tenemos que hacer algo acerca de aquellos que hacen uso de una ley concebida para protegerlos de la persecución y luego viajan al país perseguidor en un evidente abuso de la ley”, agregó.

Rivera presentó la propuesta el 1ro. de agosto para hacer frente a las crecientes quejas de que muchas personas se benefician de la Ley de Ajuste Cubano (CAA) como solicitantes de refugio, pero que luego regresan a la isla para visitar a sus familiares o incluso de vacaciones.

La ley, aprobada en 1966 para decenas de miles de cubanos que huían del régimen comunista en plena Guerra Fría, ofrece residencia en Estados Unidos a los 366 días de la llegada a este país, así como otros beneficios. Los ciudadanos de ningún otro país reciben ese trato.

Las críticas a la ley han estado creciendo en los últimos años en Estados Unidos, e incluso entre los exiliados más antiguos del sur de Florida, a medida que un número creciente de recién llegados argumenta que abandonaron la isla por motivos económicos y no políticos.

Cerca de 300,000 cubanoamericanos visitaron la isla en el 2010, y Castro ha dicho que están revisando las regulaciones de inmigración, un posible indicio de que a más cubanos se les permitirá regresar con el fin de que ayuden a impulsar la economía de la isla.

“La dictadura de Castro tiene la esperanza de que un aumento de los viajes les sirva como un salvavidas”, dijo Rivero. “Esperamos que este proyecto de ley les sea una ancla”.

El proyecto de ley de Rivera requiere que el Departamento de Seguridad Interna (DHS) rescinda el estatus concedido a los cubanos que regresen a la isla antes de obtener su ciudadanía estadounidense. Los cubanos generalmente necesitan de un máximo de cinco años para convertirse en ciudadanos de Estados Unidos.

Sus asesores dijeron que Rivera no había dado publicidad al proyecto de ley porque está a la espera de que el Congreso reanude sus sesiones para modificar la redacción de una sección que habría afectado a todos los recién llegados de Cuba, y no sólo los que regresan a la isla.

La redacción actual requeriría que los cubanos esperaran cinco años -en lugar del plazo actual de un año y un día- antes de que sean protegidos por la Ley de Ajuste, recibiendo residencia inmediata en Estados Unidos y otros beneficios. La nueva redacción, enviada por correo electrónico por la oficina de Rivera a El Nuevo Herald, dice que los cubanos no serán elegibles para la Ley de Ajuste si regresan a la isla antes de que su estado sea ajustado.

Los partidarios del aumento de los viajes a Cuba condenaron inmediatamente la propuesta de Rivera como un intento de frenar la tendencia hacia el aumento de los viajes de los cubanoamericanos a visitar a familiares, al igual que otros estadounidenses para realizar visitas legales académicas, religiosas y de otro tipo.

“El gobierno de Cuba se ha pasado la vida dividiendo a la familia cubana. Y nosotros nos encontramos ahora a una persona como Rivera, que por razones políticas hace lo mismo y divide al pueblo”, dijo Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia en Miami. “Lo que está haciendo es castigar a los cubanos y no al dictador”.

“Está tomando de rehén a la comunidad cubana en su deseo maníaco de evitar que las personas viajen a Cuba”, dijo Ira Kurzban, un abogado de inmigración que ha representado a varias compañías de viajes a Cuba.

Los críticos de línea dura del gobierno cubano reaccionaron cautelosamente ante la propuesta de Rivera, coincidiendo con él en que a los cubanos no se les debe permitir volver tan rápidamente a la isla, pero argumentando que los beneficios de la Ley de Ajuste deben ser protegidos.

“Esa ley la están utilizando personas que no tienen ninguna señal de persecución”, dijo la comentarista radial Ninoska Pérez Castellón, refiriéndose a los cubanos que se describen a sí mismos como inmigrantes económicos, pero obtienen los beneficios de la Ley de Ajuste.

“No quisiera ver que los cubanos perdieran esos privilegios”, agregó Pérez, quien se ha referido reiteradamente a los abusos de la Ley de Ajuste en su programa de radio. Pero el proyecto de Rivera “es lo que ocurre cuando se abusa de una ley que se hizo para el perseguido político”.

Mauricio Claver-Carone director del comité de acción política US-Cuba Democracy, de Washington, D.C., dijo que él también quiere preservar los beneficios de la Ley de Ajuste, pero que aprueba las gestiones de Rivera para sancionar a los que viajan a Cuba con demasiada rapidez.

“Debe haber consecuencias para las personas que ajustan su estatus bajo la ley, y luego viajan a la isla valiéndose de una laguna que los refugiados de otros países no tienen”, dijo Claver-Carone.

“Estamos de acuerdo en poner a los cubanos en igualdad de condiciones con los refugiados de otros países como Irán”, señaló, y agregó que las regulaciones de Estados Unidos prohíben que los solicitantes de asilo regresen a su país, al menos hasta que se conviertan en ciudadanos estadounidenses. “Es necesario rectificar esa ventaja injusta”.

Última actualización el Miércoles, 17 de Agosto de 2011 11:40
 
ACCION O DIALOGO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 20 de Agosto de 2011 21:11

Por Jorge Luis Garcia/ Placetas, Villa Clara, Cuba

julio 29, 2011 / antunezcuba

Quiero y para aclarar malos entendidos, expresar que no soy contrario a las políticas de dialogo y reconciliación pues reitero que ellas son sinónimos de civilización, tolerancia y comprensión, factores que deben primar en todo esfuerzo de transición.

Pero reitero que un dialogo sin voluntad política de la otra parte es estéril e inútil, un dialogo con quienes no nos reconocen como entes sociales, ni como personas, es como decía Bolivar arar en el mar.

Cuando hace unos días leí y escuché el documento titulado “El camino del pueblo” firmado por prestigiosos y muy queridos compatriotas míos dentro y fuera del país, pensé en las transiciones de Chile, Sudáfrica, Polonia e incluso en la Nicaragüense y con el mayor de los respeto a los firmantes considero que las condiciones no están creadas para tan magno pacto e incluso al régimen le convendría en las circunstancias actuales tales proyectos. Me explico:

Primero, entretendría a la opinión pública y sobre todo al pueblo con falsas expectativas sin ceder, en momentos en que la asfixiante situación económica golpea a sus ciudadanos.

Segundo, le restaría protagonismo a una oposición que a sabido ganarse espacio en detrimento de una dictadura que carece de la más mínima voluntad aperturista.

Tercero, el documento el Camino del Pueblo con una elaboración impecable y conteniendo los anhelos del pueblo, pasa por alto el principal factor para toda transición, es decir a la acción y a la resistencia de los ciudadanos.

Cuando el general Augusto Pinochet se atrevió al plebiscito, cuando el régimen comunista Polaco llamó a la oposición a dialogar o cuando los racistas Sudafricanos decidieron liberar a Mandela y desmantelar el oprobioso Apartheid, no actuaron por solicitud de un documento, ni porque los opositores y disidentes más notables se lo solicitaron.

Pinochet, Jaruzelski y otros especímenes cedieron ante la presión de la resistencia de sus pueblos y el respaldo de la comunidad internacional, porque solo la presión sobre todo la interna puede derivar los totalitarismos.

No obstante y salvo lo concerniente al dialogo nacional considero un documento importante y representativo de los objetivos por los que luchamos y en ese sentido valoro la madurez política e intellectual que han ido cobrando las fuerzas democráticas dentro y fuera de Cuba.

De todos modos y convencido que todo lo que se quiere hacer a favor de Cuba, su libertad y de su pueblo es positivo aún cuando no compartamos en los lineamientos, por lo que lejos de este escrito considerarlo critico o de censura es mi modesta opinión o sea es la modesta opinión de un cubano que también desea ver a su patria libre, pero sin los Castro y sobre todo con una salida que no puedan significar continuismo, sucesión, ni tampoco lo que sucedió en la otrora Unión Soviética, donde en el momento crucial, la oposición por no saber ponerse a la altura del momento histórico dejó que antiguos represores y jerarcas se repartieran el poder y las riquezas del país.

¡Ah! y una última observación, que distinto fuera el documento el Camino del Pueblo si una sugerencia tan objetiva y justa como la del ex preso político Ángel Moya Acosta formara parte del documento en cuestión.

Última actualización el Sábado, 20 de Agosto de 2011 21:23
 
Un buen gesto PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 19 de Agosto de 2011 11:55

Por: Martha Beatriz Roque Cabello

 

El pasado 1ro. de agosto durante el Séptimo Período de Sesiones Ordinario de la VII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Raúl Castro –en el discurso de clausura- hizo referencia a la necesidad  de reducir prohibiciones y regulaciones y modificar decisiones que perduraron innecesariamente. Y dijo textualmente: “…aprovecho la oportunidad para informar a los diputado y a los ciudadanos que nos encontramos trabajando para instrumentar la actualización de la política migratoria vigente”…

 

Esta “voluntad” de transformar las posibilidades de entrada y salida del país, ha creado una gran expectativa en la nación cubana. Hay que resaltar que en sus palabras, Raúl Castro se refirió a la condición de emigrantes económicos de la mayoría de los que se marchan, explicando que las aspiraciones de mejorar el nivel de vida constituyen la principal motivación para los movimientos migratorios en general; pero no obstante siempre hizo mención a la Ley de Ajuste Cubano, que “ha provocado numerosas muertes de inocentes”, con lo que aspira a quitar toda responsabilidad al actual régimen por los que se expatrían en  medios navales rudimentarios.

 

Ahora bien, lo que hace pensar que las soluciones serán de “aguas tibias” es el hecho de que se plantee que para la flexibilización de la política migratoria se tendrá en cuenta el derecho del Estado revolucionario de defenderse de los planes injerencistas y subversivos del gobierno norteamericano y sus aliados; así como las que llamó “contramedidas razonables” para preservar el capital humano, creado por la Revolución, frente al robo de talentos.

 

De esta explicación se puede desprender que al menos ya hay dos restricciones sugeridas: la primera sería para la disidencia interna y los miembros del exilio que han trabajado para la instauración de la democracia en Cuba; y la segunda para los graduados universitarios de carreras sensibles para la dictadura, como por ejemplo: medicina, informática, relaciones internacionales, etc.

 

Quizás entonces sueña, el que piense verse en el aeropuerto internacional José Martí, o en cualquier otro de la isla, viajando hacia otro país, sin tener que presentar una “tarjeta blanca” como permiso de salida y pagar 150 cuc (peso cubano convertible) por esta especie de carta de libertad de los esclavos; o habiendo dejado atrás, en manos del gobierno,  todos los bienes que pudo acumular durante su existencia, incluyendo su cuenta bancaria.

 

En el supuesto caso de que este propósito se hiciera realidad, y que todo saliera “a pedir de boca”, quedaría el estigma de un incalculable número de presos –en cárceles cubanas- por los delitos de entrada y salida ilegal del territorio nacional, previstos en los artículos 246, 247 y 248 del Código Penal; sancionados éstos que en muchos casos han sido víctimas de las restricciones migratorias y que algunos de ellos cumplen largas condenas, por ser reincidentes y multirreincidentes.

 

La inmensa mayoría del pueblo cubano vería con mucho agrado que se les ofreciera a estos reclusos una amnistía, para que pudieran recobrar sus vidas –junto a su familia- y aprovechar el momento en que se permita salir “sin prohibiciones” del país y hacer realidad lo que les quedó tronchado.

 

Si se recogieran firmas para avalar esta demanda, muchos ciudadanos estarían dispuestos a darlas. Si se hiciera un plebiscito con la pregunta ¿Daría usted amnistía a los sancionados por delitos migratorios?  La respuesta sin lugar  a dudas sería: SI.

 

La supresión de estas condenas se podría entonces considerar un buen gesto por parte de los que detentan el poder y un paso en el camino del “cambio”. Y es que hasta el momento no se vislumbra la senda por donde se va a transitar para resolver los innumerables problemas por los que atraviesa la nación cubana.

 

Para un poco que calmar la tensa situación en la que vive el ciudadano promedio, desposeído del cumplimiento de hasta la propia Constitución Socialista, ya que las acciones de las personas y de la sociedad no están apegadas a la juridicidad y mucho menos al respeto de la dignidad plena del hombre; deben plantearse soluciones de inmediato, y esto lo sabe muy bien el gobierno, que trata de salir en estos momentos –demasiado tarde- en defensa de la ética y el respeto a la legalidad, con la idea de todo un proceso de institucionalización; pero hasta ahora, son todas palabras.

 

Ciudad de La Habana, 11 de agosto de 2010.

 
«InicioPrev1781178217831784178517861787178817891790PróximoFin»

Página 1782 de 1918