El príncipe Carlos de Inglaterra realiza una inexplicable "visita oficial" a la dictadura cubana

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camilla, duquesa de Cornualles, ...

Juez ordena dejar en libertad inmediata a Michel Temer, expresidente de Brasil

Un juez de segunda instancia de Brasil ordenó este lunes liberar al ...

Secretario de la OEA rechaza 'incursión militar' de Rusia en Venezuela

El uruguayo Luis Almagro, secretario general de la OEA, compartió este lunes ...

EE UU "no se quedará de brazos cruzados" frente a acciones rusas en Venezuela

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, advirtió hoy a ...

Detalhes da orden pra soltar Michel Temer, Moreira Franco, Coronel Lima e mais 5

A Justiça determinou nesta segunda-feira (25) a soltura do ex-presidente Michel Temer, ...

Notícias: Cuba
La Iglesia somos todos los bautizados PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 14 de Marzo de 2012 09:09

 

La Iglesia somos todos los bautizados

Jorge Hernández Fonseca

 

Siempre es particularmente doloroso escribir un análisis crítico sobre la jerarquía de la Iglesia a la que pertenecemos. Pero cuando se quiere dar al César lo que es de Dios, y se pretende además dar a Dios lo que le corresponde al César, resulta absolutamente necesario intervenir.

 

La Iglesia Católica no es el conjunto de los cardenales, obispos y demás autoridades eclesiásticas, como asumen equivocadamente quienes así se expresan. La Iglesia es el conjunto de todos los fieles bautizados, sobre todo dentro la Iglesia Católica Apostólica y Romana --por definición de fe-- a partir de lo cual, el resto de las Iglesias cristianas adoptó similar concepto.

 

Adicionalmente, de la misma forma que la Iglesia Católica Apostólica y Romana no está solamente en Roma, la Iglesia Católica Cubana no está solamente en Cuba; está también en el destierro y en el exilio forzoso, porque el cuerpo de la Iglesia no es conformado solamente por los residentes en la isla, sino también –sobre todo-- por los que, por razones políticas --en parte asociadas a la religión que profesan-- no pueden regresar a vivir su fe libremente en Cuba.

 

Los que en los años 60 del siglo pasado militaron en las filas de la Juventud Católica Cubana y otras organizaciones juveniles religiosas, de alguna forma u otra fueron envueltos en la lucha frontal contra la dictadura comunista que se apoderó del poder político cubano, básicamente por su condición de católicos militantes. En la época --todos lo recordamos-- una facción de la jerarquía católica de entonces decidió abdicar de ciertos principios y asumir un papel “neutral” en medio de la guerra civil que se escenificó en la isla entre demócratas y autócratas, que dejó miles de fusilados, cientos de miles de presos y una diáspora de lo mejor de la juventud cubana de entonces, muchos de ellos católicos.

 

No voy a caer en la tentación de atacar directa o indirectamente al Cardenal Ortega o a cualquier autoridad eclesiástica. Son autoridades a las que los católicos debemos respeto y atención en los aspectos doctrinales y de fe. ¡Dios los bendiga! y los perdone en sus faltas.

 

Sin embargo, en los aspectos que tienen que ver con el futuro de nuestra Iglesia dentro de la isla y en los asociados al futuro político de la Nueva Cuba, me resulta indispensable decirle a la jerarquía católica actual --desde mi libertad política y de conciencia exiliada-- que Uds. reeditan con sus palabras y obras (en el campo político, en el campo ético y en el campo moral) a la anti-cubana y nefasta jerarquía católica de la colonia española del Siglo XIX. Su papel actual en estos campos es destructivo para el futuro de la fe católica cubana en la isla y de franco apoyo a una dictadura totalitaria que ha sido el peor azote de la Nación cubana desde sus orígenes.

 

Destructivo para la Iglesia Católica Cubana del futuro de la isla porque, ¿con qué moral la Iglesia Católica convocaría a los fieles cubanos cuando la dictadura finalmente se desplome? carcomida por sus crímenes, engaños y crueldad para con su pueblo. Y destructivo adicionalmente por convertirse ahora --al final del largo camino y casi llegando al final del túnel-- en una fuerza de apoyo al raulato que reprime e incita hordas bárbaras contra gentes pacíficas y mujeres indefensas.

 

Desde estas páginas mi admiración a aquellos sacerdotes y autoridades católicas que en Cuba se sacrifican por su pueblo en esta hora tan negra. Adicionalmente mis oraciones para el perdón de aquellas autoridades que le fallan a su pueblo poniéndose del lado del más fuerte; pero también mi desprecio para aquellos de conscientemente ayudan a continuar oprimiendo.

 

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

 

 
Cuba, hermetismo con salud de Chávez PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 29 de Febrero de 2012 16:55

A las 6am de la manana de hoy, 29/01, continuaban
retenidos en el hospital CIMEX el team
medico que habia participado en la opercacion
quirugica del presidente Chavez.

El hermetismo es total, no hay noticias ni
comentarios, de por si ya esto es una noticia,
en el hospital, ni se habla de esto.  Confirmado
desde La Habana,

Lo unico que se ha publicado, es el parte
oficial, que leyo el vicepresidente venezolano
y que repite el Granma.  SIN EL MAS MINIMO
COMENTARIO.

Lo mas interesante, es que en el hospital, no
se han mostrado senales de alegria, y menos
de victoria.  Las buenas noticias se riegan
como polvora. No hay miraditas ni sonrisitas
muy tipico de los cubanos, hay muchas
caras de "mierda" me cuenta la "fuente".

El unico que entra y sale del pabellon
restringido es el general Francis, que
casualmente es el hermano del Negro
Francis, medico que supuestamente
opero a Chavez, se sabe cual es el team pero
todos fueron obligados a "jurar por su
madre" que no se lo iban a decir a nadie.

Seguiremos al tanto del novelon,
cada medio tiene su oncologo especialista
[que siempre es mejor, que el de la competencia]
que nos continuara dando clases sobre
sarcoma, cancer de colon , quimoterapia,
radiaciones. etc.

Les confieso, que si esto sigue asi, vamos
a terminar, graduandonos de medicos
especialistas en cancer. Cuanto durara
todo esta parodia, la de Castro ya va para
5 anos, y lo de Chavez, todavia faltan los
episodios de que murio y los dobles.

El tropico es el tropico.


Marzo Fernandez
FUNDACION " MARZO FERNANDEZ"

 
Daniel Ferrer García en huelga de hambre PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 26 de Febrero de 2012 13:00

“Estuve los tres días de la huelga de hambre, y la voy a continuar porque sé que todavía hay algunos de los activistas detenidos," declaró el opositor a Radio Martí tras ser liberado por la policía política.

martinoticias.com 24 de febrero de 2012

Foto: Archivo martinoticias.com

El opositor José Daniel Ferrer.

Tras ser liberado por las autoridades cubanas, el opositor José Daniel Ferrer García decidió continuar su huelga de hambre para demandar la liberación del resto de los activistas de la Unión Patriótica de Cuba y la devolución de objetos decomisados.

“Estuve los tres días de la huelga de hambre, y la voy a continuar porque sé que todavía hay algunos de los activistas detenidos todavía y sé que no quieren devolverles las cosas que le robaron a Arcelio Rafael Molina Leyva, declaró Ferrer García a Radio Martí y agregó que de no resolverse esta situación  continuará su huelga “por tiempo indefinido.”

Respecto las golpizas y amenazas que recibió por partes de agentes de la Seguridad del Estado dijo: “Me sacaron violentamente del auto, a empujones, a golpes,  me tiraron casi de cabeza, me torcieron los brazos, a patadas por las piernas, me pegaron contra la pared,” cuenta el opositor.

Los agentes de la policía política encargados de su interrogatorio amenazaron a Ferrer García con prisión para la mayoría de los activistas de la Unión Patriótica de Cuba si no moderan su activismo, que según aclararon al disidente “se pasó de los límites que ellos pueden permitir.”

Las autoridades dijeron al opositor que “si a mí no me interesaba la prisión, que ellos dictarían prisión domiciliaria contra mí; que yo no podría salir ni tener contacto con nadie; que el grupo se desbarataría por sí solo cuando nadie pudiera llegar a mí, ni yo pudiese llegar a nadie.”

Ferrer fue detenido por la policía política para impedir su participación en las manifestaciones populares, a propósito del segundo aniversario de la muerte del opositor encarcelado Orlando Zapata Tamayo, realizadas en varias provincias de Cuba durante los últimos días.

Última actualización el Domingo, 26 de Febrero de 2012 13:01
 
Abel Prieto, 'tronado' como ministro PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 06 de Marzo de 2012 08:59

El Consejo de Estado de Cuba, a propuesta de su Presidente, según el diario oficialista Granma, acordó liberar del cargo de ministro de Cultura al compañero Abel Prieto Jiménez, que ocupó durante 15 años esa cartera.

De acuerdo con la nota del órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, “atendiendo a su experiencia y los resultados positivos obtenidos en el ejercicio de su cargo”, Abel Prieto “ha sido designado asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros”.

La nota informa asimismo la designación de Rafael Bernal Alemany como ministro de Cultura en sustitución de Prieto.

Bernal Alemany ha ocupado el puesto de viceministro de Cultura desde 1997.

Fuentes fiables de la Isla informaron a CUBAENCUENTRO que desde hace varios años Abel Prieto había solicitado ser liberado de su cargo de ministro de Cultura, puesto al que fue designado también en 1997.

Abel Prieto, escritor, ha publicado la novela El vuelo del gato (Editorial Letras Cubanas, 1999); las colecciones de relatos Los bitongos y los guapos (1980) y Noche de sábado (1989); así como el volumen Viajes de Manuel Luna, presentado el pasado mes de febrero en la XXI Feria Internacional del Libro de La Habana.

Tomado del DIARIO DE CUBA

Última actualización el Domingo, 11 de Marzo de 2012 10:36
 
Los distintos exilios cubanos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 27 de Febrero de 2012 12:52
Por Martín Guevara

Martín Guevara es argentino, pero se crió en Cuba, donde su familia se refugió huyendo de la dictadura de Videla (1976-1983). Desilusionado por el castrismo que dejó un país arrasado, hoy vive en España. Tiene un blog y está escribiendo un libro sobre la situación en la isla y sobre su célebre tío, Ernesto Guevara

 

Dos cosas unen a los exiliados cubanos en Miami: una es la nacionalidad y la otra es la poca gracia que les causa la sola mención de Fidel.

Los familiarizan estas características, pero no tienen muchos otros denominadores comunes.

Creo que Miami resulta un prisma mucho más rico en matices que la misma Habana para observar las características de las diferentes generaciones de cubanos que se han sucedido desde hace aproximadamente cincuenta años.

De generaciones y clases sociales.

Los exiliados de la época del triunfo de la Revolución, familiares de batistianos, hacendados, azucareros, son quienes reclaman, además de mayor veteranía, más derechos a la hora de ser tomados como víctimas de Fidel, pero también en muchas ocasiones quienes menos mermados resultaron, por la pluralidad democrática de la sociedad norteamericana.

Luego están los exiliados de poco después, de los años sesenta, gran parte de ellos, personas ilusionadas en un principio con el cambio democrático que suponía la Revolución, con el regreso a las reglas constitucionales, con algunos aportes en materia de justicia social, pero no de relaciones de producción. Alta y media burguesía, profesionales, propietarios de pequeños y medianos negocios prósperos. Dirigentes de partidos políticos, estudiantiles y sindicalistas. Incluso aquellos catorce mil niños conocidos como los Pedro Pan.

Hasta 1980, cuando se reedita otra gran diáspora, se fueron produciendo emigraciones por goteo aunque de importante cantidad de personas, impulsadas en su mayoría por el deseo de progreso económico y de mayor libertad de expresión. Por esos tiempos ya se empezaba a ver a elementos que habían participado activamente en la construcción del socialismo y que, desencantados con los resultados deficientes, elegían el destierro. En su mayoría esta gente atravesaba el proceso del exilio o emigración en la más absoluta soledad e indefensión. Pasaban años desde que solicitaban la salida hasta que les era concedida. Soportaban todo tipo de humillaciones y vejámenes realizando los eternos trámites correspondientes hasta el momento de subir al avión. Ya consolidados los CDR (Comités de Defensa de la Revolución), y sin su principal misión que era vigilar la actividad contrarrevolucionaria, casi extinguida con el derrocamiento de los alzados de la sierra del Escambray y la derrota de los invasores de Playa Girón, estos comités, además de los típicos chismes de barrio, se cebaban en vilipendiar a las familias que habían solicitado la salida y estaban en proceso de ser aceptados. Se los marginaba, causando una gran división en la población entre personas que tenían una relación de amistad e incluso de parentesco con ellos.

Los marielitos de 1980 fueron un fenómeno en Cuba y en Miami. En la isla, porque se iban por primera vez en masa generaciones de personas formadas en la Revolución, muchos que habían formado parte de las agrupaciones de masas revolucionarias, y que en algún momento habían participado de la efervescencia entusiasta que recorrió como una marea los cinco continentes. Y, en Miami, porque por primera vez sus compatriotas emigrados de antaño recibían a una tropa compuesta en gran parte por clase trabajadora, por una importante porción de emigrantes de la raza afrocubana, con usos y costumbres clásicos de las clases proletarias de todo el mundo, prescindiendo del refinamiento y la sofisticación, para dar lugar a una sencillez e inocente gracia, lo suficientemente ocultadas por las primeras migraciones cubanas, un tanto por la distancia social que los separaba y otro tanto por el trabajo que les había llevado empezar a ser aceptados en los pantanos de Florida, como unos ciudadanos más.

Emigrantes trabajadores, desilusionados con la Revolución que debió colmar sus expectativas de clase, pero no lo hizo. Y, en lugar de aprovechar este filón, el exilio aristocrático de Miami los recibió con un entusiasmo menos que escaso.

Luego se fueron sucediendo otra vez por goteo los abandonos, hasta la crisis de los balseros, momento en el cual quienes no se querían de ir de Cuba ya eran casi exclusivamente los que ostentaban cargos de poder y que por ende vivían opíparamente. Treinta y cuatro mil balseros abandonaron la isla poniendo en altísimo riesgo sus vidas, debido a una relajación de las normas de inmigración en las costas de Florida.

Después de ese flujo, se sucedieron hasta nuestros días los viajes sin retorno en busca de nuevos horizontes económicos, pero sobre todo de libertad de elección y opinión, así como a lo largo de todo el espectro se sucedieron las salidas forzosas de presos politicos, una vez liberados, como de otros represaliados y sus familiares.

Los motivos por los cuales cada una de las migraciones rechaza a la Revolución y a su líder máximo varían desde la acérrima enemistad, como es el caso de los primeros exiliados, hasta la abulia frente a la politización y doble moral extrema, del lenguaje y de la vida cotidiana dentro de los límites de isla, pasando por la objeción de conciencia de verdaderos revolucionarios que sintieron que la dirigencia los había traicionado en todos los terrenos.

El reto será la convivencia en respeto mutuo de esas diferentes susceptibilidades, percepciones de la política, de la sociedad, de la tolerancia, de la cultura, de los valores, en fin: de esa enorme Babel con idéntica lengua, cuyo sitio natural en una sociedad normal habrían sido tierras cubanas, pero que actualmente convive sin mayores contratiempos en un país que le ha brindado su apoyo, todo hay que decirlo, gracias también a la conveniencia de promover actos que desprestigiasen a una ya insalvable revolución.

La Revolución cometió errores y ultrajes en su trato a todas las migraciones, incluso a la primerísima que escapaba de la justicia.

Para un demócrata pacifista, los fusilamientos merecen la más categórica reprobación, incluso aquellos de los más execrables torturadores, de los asesinos que arrancaron las uñas y la piel de estudiantes universitarios, de valientes trabajadores de la CNOC primero y luego la CTC de Lázaro Peña, de comunistas de Mella, de ortodoxos de Chibás, de  militantes del PSP, y de todos los demócratas y gente de bien, que se oponía al nivel de corrupción y violencia existente en la época de Fulgencio Batista. Pienso que en el mismo momento en que se creyó combatir el mal sirviéndose de él, como bajo la ley del talión, no sólo no se reparó un crimen anterior, sino que en el mismo sitio donde antes existía un abuso cometido por la violencia institucional, pasó a haber dos. Lavar la sangre con sangre es multiplicar por dos su derramamiento,  además de lágrimas, de bilis y de otros líquidos que en honor al decoro, huelga mencionar.

A todos los exiliados sin excepción, se los trató de gusanos, de anticubanos, como si existiese el copyright de la esencia cubana ligada a una ideología, y se les impidió ver nuevamente a sus parientes y amistades, a sus barrios, en fin, a su país. Ese cordón cual umbilical une a las diferentes migraciones.

Tendrán un arduo trabajo para ponerse de acuerdo, en que ninguna de estas oleadas migratorias posee el don de la verdad. Por ende, el bastón de mando debe ser de todos, compartido. Cada época de emigración tuvo sus características: unos han sido más aguerridos militantes anticomunistas, otros, lo contrario, y lo que le reprobaban a Fidel fue la traición los principios básicos de la igualdad en el pueblo que propone el comunismo; otros, como el abajo firmante, formaban parte de la generación que no soporta en sus vidas más bajadas de línea, más teques, más cuentos políticos, tampoco militancias de ningún tipo, que sólo quieren que se los deje vivir sus vidas tranquilos sin decirles lo que deben pensar ni hacer. Una generación que les dice a los políticos: ¿Quieres hacerme un bien? Olvídate de que existo.

Ahora les tocará a ellos, los emigrantes, los desterrados, con toda su mochila de conocimientos y experiencias, demostrar si en estos cincuenta años aprendieron la lección de la tolerancia. Gente que convive como un gran conjunto pero que en condiciones naturales habrían sido clases antagónicas, habrían supuesto empleadores y empleados, gobernadores y gobernados.

Al final, aunque no en suelo cubano, la Revolución consiguió hacer desaparecer los antagonismos de clases.

No harían mal en practicar allí donde se encuentren, porque quizás más pronto que tarde tendrán la oportunidad, ineludible, de llevar a cabo todo lo aprendido

Fuente: http://martinguevara.over-blog.es/
 
«InicioPrev1731173217331734173517361737173817391740PróximoFin»

Página 1734 de 1769