Cuba castrista espía hasta sus aliados: España destapa una red de espionaje cubano de "alto nivel"

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) español ha destapado una red de ...

En las calles de Bogotá sobreviven a duras penas miles de venezolanos, Por YOANI SÁNCHEZ

Son tres y están sentados en un muro, frente a un restaurante ...

El régimen de Nicolás Maduro movilizó a más de dos millones de militares y milicianos para los ejerc

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, ha inaugurado este sábado los ejercicios ...

EEUU prepara sanciones para frenar el apoyo económico de Rusia al régimen de Maduro

El diario español ABC reveló que el consenso actual en la clase ...

Brasil estuda construir usina binacional com Bolívia

O Brasil estuda construir uma usina hidrelétrica binacional com a Bolívia. O ...

Artigos: Mundo
Un cañón en el culo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 02 de Enero de 2013 12:42

Por Juan José Millás.-

Si lo hemos entendido bien, y no era fácil porque somos un poco bobos, la economía financiera es a la economía real lo que el señor feudal al siervo, lo que el amo al esclavo, lo que la metrópoli a la colonia, lo que el capitalista manchesteriano al obrero sobreexplotado. La economía financiera es el enemigo de clase de la economía real, con la que juega como un cerdo occidental con el cuerpo de un niño en un burdel asiático. Ese cerdo hijo de puta puede hacer, por ejemplo, que tu producción de trigo se aprecie o se deprecie dos años antes de que la hayas sembrado. En efecto, puede comprarte, y sin que tú te enteres de la operación, una cosecha inexistente y vendérsela a un tercero que se la venderá a un cuarto y este a un quinto y puede conseguir, según sus intereses, que a lo largo de ese proceso delirante el precio de ese trigo quimérico se dispare o se hunda sin que tú ganes más si sube, aunque te irás a la mierda si baja. Si baja demasiado, quizá no te compense sembrarlo, pero habrás quedado endeudado sin comerlo ni beberlo para el resto de tu vida, quizá vayas a la cárcel o a la horca por ello, depende de la zona geográfica en la que hayas caído, aunque no hay ninguna segura. De eso trata la economía financiera.

Estamos hablando, para ejemplificar, de la cosecha de un individuo, pero lo que el cerdo hijo de puta compra por lo general es un país entero y a precio de risa, un país con todos sus ciudadanos dentro, digamos que con gente real que se levanta realmente a las seis de mañana y se acuesta de verdad a las doce de la noche. Un país que desde la perspectiva del terrorista financiero no es más que un tablero de juegos reunidos en el que un conjunto de Clicks de Famóbil se mueve de un lado a otro como se mueven las fichas por el juego de la Oca.

La primera operación que efectúa el terrorista financiero sobre su víctima es la del terrorista convencional, el del tiro en la nuca. Es decir, la desprovee del carácter de persona, la cosifica. Una vez convertida en cosa, importa poco si tiene hijos o padres, si se ha levantado con unas décimas de fiebre, si se encuentra en un proceso de divorcio o si no ha dormido porque está preparando unas oposiciones. Nada de eso cuenta para la economía financiera ni para el terrorista económico que acaba de colocar su dedo en el mapa, sobre un país, este, da lo mismo, y dice “compro” o dice “vendo” con la impunidad con la que el que juega al Monopoly compra o vende propiedades inmobiliarias de mentira.

Cuando el terrorista financiero compra o vende, convierte en irreal el trabajo genuino de miles o millones de personas que antes de ir al tajo han dejado en una guardería estatal, donde todavía las haya, a sus hijos, productos de consumo también, los hijos, de ese ejército de cabrones protegidos por los gobiernos de medio mundo, pero sobreprotegidos desde luego por esa cosa que venimos llamando Europa o Unión Europea o, en términos más simples, Alemania, a cuyas arcas se desvían hoy, ahora, en el momento mismo en el que usted lee estas líneas, miles de millones de euros que estaban en las nuestras.

Y se desvían no en un movimiento racional ni justo ni legítimo, se desvían en un movimiento especulativo alentado por Merkel con la complicidad de todos los gobiernos de la llamada zona euro. Usted y yo, con nuestras décimas de fiebre, con nuestros hijos sin guardería o sin trabajo, con nuestro padre enfermo y sin ayudas para la dependencia, con nuestros sufrimientos morales o nuestros gozos sentimentales, usted y yo ya hemos sido cosificados por Draghi, por Lagarde, por Merkel, ya no poseemos las cualidades humanas que nos hacen dignos de la empatía de nuestros congéneres. Ya somos mera mercancía a la que se puede expulsar de la residencia de ancianos, del hospital, de la escuela pública, hemos devenido en algo despreciable, como ese pobre tipo al que el terrorista por antonomasia está a punto de dar un tiro en la nuca en nombre de Dios o de la patria.

A usted y a mí nos están colocando en los bajos del tren una bomba diaria llamada prima de riesgo, por ejemplo, o intereses a siete años, en el nombre de la economía financiera. Vamos a reventón diario, a masacre diaria y hay autores materiales de esa colocación y responsables intelectuales de esas acciones terroristas que quedan impunes entre otras cosas porque los terroristas se presentan a las elecciones y hasta las ganan y porque hay detrás de ellos importantes grupos mediáticos que dan legitimidad a los movimientos especulativos de los que somos víctimas.

La economía financiera, si vamos entendiéndolo, significa que el que te compró aquella cosecha inexistente era un cabrón con los papeles en regla. ¿Tenías tú libertad para no vendérsela? De ninguna manera. Se la habría comprado a tu vecino o al vecino de tu vecino. La actividad principal de la economía financiera consiste en alterar el precio de las cosas, delito prohibido cuando se da a pequeña escala, pero alentado por las autoridades cuando sus magnitudes se salen de los gráficos.

Aquí están alterando el precio de nuestras vidas cada día sin que nadie le ponga remedio, es más, enviando a las fuerzas del orden contra quienes tratan de hacerlo. Y vive Dios que las fuerzas del orden se emplean a fondo en la protección de ese hijo de puta que le vendió a usted, por medio de una estafa autorizada, un producto financiero, es decir, un objeto irreal en el que usted invirtió a lo mejor los ahorros reales de toda su vida. Le vendió humo el muy cerdo amparado por las leyes del Estado que son ya las leyes de la economía financiera, puesto que están a su servicio.

En la economía real, para que una lechuga nazca hay que sembrarla y cuidarla y darle el tiempo preciso para que se desarrolle. Luego hay que recolectarla, claro, y envasarla y distribuirla y facturarla a 30, 60 o 90 días. Una cantidad enorme de tiempo y de energías para obtener unos céntimos, que dividirás con el Estado, a través de los impuestos, para costear los servicios comunes que ahora nos están reduciendo porque la economía financiera ha dado un traspié y hay que sacarla del bache. La economía financiera no se conforma con la plusvalía del capitalismo clásico, necesita también de nuestra sangre y en ello está, por eso juega con nuestra sanidad pública y con nuestra enseñanza y con nuestra justicia al modo en que un terrorista enfermo, valga la redundancia, juega metiendo el cañón de su pistola por el culo de su secuestrado.

Llevan ya cuatro años metiéndonos por el culo ese cañón. Y con la complicidad de los nuestros.

Tomado de EL PAÍS; MADRID; ESPAÑA

 
¿Deben los Bancos Centrales eximirse de los recortes? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 30 de Diciembre de 2012 13:35

Por: José Ignacio Torreblanca.-

Seguramente que los seguidores de este blog han notado que la tecnocracia y los tecnócratas constituyen una de las obsesiones favoritas de Café Steiner. En entradas anteriores, he tratado las discrepancias entre las recomendaciones que la Troika (Comisión, BCE y FMI) hace llegar a los países intervenidos respecto a los mercados laborales y las que aplican a su personal (“Cuento de Verano ”) o la contradicción de que los representantes de instituciones que asesoran a los Gobiernos ganen más  que los Presidentes del Gobierno que les pagan para que les asesoren (“La tecnocracia se exime de las medidas que recomienda”).

Pero parece que estos lamentos no han tenido mucho éxito. Hace dos semanas escribí al jefe de prensa de la OCDE, Mr. Dan Morrison, para averiguar el salario de su Secretario General, D. Ángel Gurría.  Supuse, inocentemente, que al ser un funcionario público cuyo salario se cubre con contribuciones públicas, su sueldo debería ser público. Sin embargo,  el Sr. Morrison no me ha contestado, lo que me deja un poco confuso (si quieren probar suerte, su correo es Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ).

Ahora, la tecnocracia vuelve a la carga con una sorprendente carta del gobernador del Banco Central Europeo, Mario Draghi, al Gobierno español mostrando su preocupación porque  los recortes que la Ley de Presupuestos va a aplicar al personal del Banco de España (un recorte de apenas un 2% en el capítulo de personal, que significa 217 millones de euros al año) puedan afectar negativamente a su correcto funcionamiento.

Dice Draghi textualmente: “Una combinación de medidas de reducción de gastos de personal con prohibición de contratar personal nuevo menoscabaría directamente la capacidad del Banco de España de contratar e incluso de conservar en su plantilla a personal competente, lo que puede equivaler de iure a despojar a sus órganos rectores de sus facultades de organización interna y de control sobre su personal, o al menos a limitarlas notablemente”.  (ver noticia completa, ELPAIS 26/12/2012).

Es decir, que el sagaz Draghi, el hombre del año, el salvador del euro, establece una relación directa entre los recortes de personal y recursos de una institución y su capacidad de cumplir las funciones que estatutariamente tiene asignadas. ¡Vaya! Hay que felicitar a Draghi por este descubrimiento. Eso sí, un hombre de tan amplias miras y experiencia internacional podría también preguntarse si ese no será también el caso de la sanidad, la educación, la justicia o la investigación y ciencia.

Los ciudadanos españoles se merecen pues una aclaración sobre si los recortes menoscaban la calidad de todos los servicios públicos o solo de los que presta el Banco de España. Porque lo que es seguro es que Draghi no habrá querido ofender la inteligencia de los funcionarios del Banco de España con la insinuación de que aunque todos los funcionarios pueden hacerlo mejor con menos recursos, ellos no.

Otra aclaración que no estaría de más recabar es si la propuesta que hace Draghi de que los Bancos Centrales fijen autónomamente sus presupuestos, salarios y régimen de personal (“ La autonomía en esos asuntos abarca las cuestiones relativas a los salarios y pensiones de los empleados”), es algo que el BCE pretender extender a otras agencias y administraciones o un privilegio que quiere guardar sólo para sí. Definitivamente, los banqueros centrales no están hechos de la misma pasta que el resto de los mortales (“¿Con qué sueñan los banqueros centrales?)

En el caso del Banco de España, esta pretensión de sus funcionarios de eximirse de los recortes y de fijar sus salarios y pensiones de forma autónoma choca con dos obstáculos insalvables.

Primero, los funcionarios del Banco de España están sujetos a la Ley Presupuestaria que elabora un Parlamento que representa a unos sujetos que pagan sus salarios con impuestos y que gustan de pensar en sí mismo como ciudadanos de una democracia donde nadie está exento de rendir cuentas. Ninguna institución pública puede pensar en los Presupuestos como una barra libre de donde servirse.

Segundo, como institución, digámoslo suavemente, el Banco de España ha demostrado dejar mucho que desear a lo largo de esta crisis. Quizá los ciudadanos pudieran compartir esa pretensión de Draghi si el Banco de España hubiera mostrado algo más de eficacia ex ante y/o algo más de capacidad de autocrítica ex post. Pero la realidad es que si muchos ciudadanos españoles sufren hoy recortes en sus salarios y, a la vez, disfrutan de servicios públicos más caros y de inferior calidad, es también en parte por los errores de una institución como el Banco de España, que ha permitido que una parte del sector financiero español arrastre a nuestra economía a una intervención exterior que pone nuestra soberanía y nuestro Estado del Bienestar en entredicho.

Una vez más la tecnocracia nos muestra hasta qué punto se considera por encima de la democracia y los ciudadanos habiéndose convertido en una esfera autónoma de poder. Gobernadores de los bancos centrales, bajen a la tierra.

Tomado de EL PAÍS; MADRID; ESPAÑA

 
El libro que están leyendo los 10 mil más influyentes PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 12 de Diciembre de 2012 12:56

Por Pablo Mancini.-

¿Tema? El nuevo petróleo del siglo XXI. Plantea que está en manos de todos, que es intangible, universal e inagotable. Y que todos los días hay más. ¿Es la información el nuevo combustible del capitalismo?

Las 10 mil personas más influyentes del mundo recibieron la semana pasada el libro The Human Face Of Big Data (que podríamos traducir como La cara humana de la información). Líderes sociales, premios Nobel, los empresarios que integran el ranking Fortune 500, científicos, presidentes y ministros de todo el mundo, ya lo están leyendo.

Recibí un ejemplar. Asumo que por equivocación. Así que puedo contarles qué están leyendo las 9,999 personas más influyentes del planeta.


El tema central del libro es cómo lo que hoy se conoce como Big Data va a cambiar la sociedad en una escala hoy impensable. Trata sobre la nueva capacidad de la humanidad para recopilar, analizar, triangular y visualizar grandes cantidades de datos en tiempo real. Y cómo esto puede mejorar nuestras vidas.

Las dimensiones son inconmensurables: hasta el 2003, la humanidad generó 5 exabytes de información. Ese volumen, 5 exabytes, ahora se produce cada dos días. Y el ritmo se está acelerando: Hoy una persona procesa más información que la que procesaba en toda su vida alguien que vivía hace 500 años. En un día se produce información en cantidad equivalente a 70 veces la que contiene la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

El pronóstico del libro es radical y supera todo postulado de la ciencia ficción: todo ente animado o inanimado va a procesar información en el corto plazo. Todos los objetos físicos se están convirtiendo en tecnologías capaces de transmitir información: los autos, la ropa, las heladeras, los edificios, el cuerpo, todo.

El libro plantea que el fenómeno Big data es el nuevo sistema nervioso planetario, que puede ayudar a conocernos en conjunto mucho más de lo que nos conocemos individualmente, mediante la minería de datos: análisis matemáticos de grandes volúmenes de información para producir conocimiento. Big data es el nuevo petróleo del mundo, sostiene el libro, y una revolución con la promesa de empoderarnos a todos con más conocimiento.

The Human Face Of Big Data es un primer atlas de la sociedad del conocimiento, que hace un status y difunde hipótesis sobre cómo más información va a cambiar las reglas del juego de la salud, la ecología, la educación, la economía, la política, los gobiernos, la guerra, la lucha contra el narcotráfico, la agricultura, el consumo cultural, el deporte y la vida social de las grandes ciudades, entre otros muchos aspectos.

Con el apoyo de empresas de primer nivel, los autores del proyecto The Human Face Of Big Data son Rick Smolan y Jennifer Erwitt. En el 2013 de presentará el documental sobre el tema, el libro ya se puede comprar en Amazon y hay una aplicación para teléfonos celulares que, instalándola, se puede contribuir al desarrollo del proyecto.

Los líderes del mundo ya tienen el desafío sobre sus escritorios: trasformar a la información en el recurso clave para que todos vivamos mejor.

Tomado de INFOLATAM

 
Convulsión polarizada en Egipto PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 09 de Diciembre de 2012 14:22

Por: Jesús A. Núñez.-

El proceso de cambio político iniciado con la caída del dictador Hosni Mubarak está todavía lejos de alumbrar un sistema democrático. Con el partido Justicia y Libertad, promovido por los Hermanos Musulmanes (HH MM), convertido en la principal fuerza política- con el añadido incómodo de los salafistas de Al Nur-, todavía quedan por superar pruebas muy delicadas, que determinarán si finalmente Egipto se convierte en la primera democracia de la historia en el mundo árabe o si opta por el lampedusiano modelo de retocar apenas la fachada del actual sistema para seguir siendo un régimen autoritario.

El país vive un acelerado proceso de polarización política a tres bandas, en el que el islamismo político, con el presidente Mohamed Morsi a la cabeza, ha cobrado cierta ventaja, tratando de aprovechar su tirón popular para dibujar un nuevo régimen acorde con sus planteamientos ideológicos. Por su parte, los elementos más afines al régimen anterior no han desaparecido de la escena, reteniendo una moderada cuota de poder en las dos cámaras parlamentarias y ostentando un notable poder en la judicatura (alrededor del poderoso Club de Jueces). En este mismo campo hay que añadir a buena parte de los mandos militares, que siguen siendo actores importantes no solo en la escena política sino también en la económica, preocupados fundamentalmente por mantener tanto sus privilegios históricos como el statu quo que ha hecho de Egipto un vecino contemplativo de Israel y un gestor inofensivo del estratégico Canal de Suez. Por último, la diversidad de grupos y líderes revolucionarios que se distinguieron por su activismo contra Mubarak y a favor de la democracia son, con diferencia, los que menor fuerza tienen actualmente como resultado directo de su menor experiencia en el juego político y de su escasa capacidad para traducir en votos el favor popular que propició la caída del anterior rais.

En el alumbramiento de un posible nuevo Egipto cada uno de estos tres actores mueve sus fichas pensando en el mejor modo de lograr sus objetivos. Los llamados revolucionarios apenas tienen el recurso a la movilización popular, con Tahrir como símbolo central de su capacidad para influir en el rumbo político del país. Aunque han logrado que decenas de miles de egipcios vuelvan a la emblemática plaza, no parece que los actuales detentadores del poder vayan a cambiar su rumbo bajo esta soportable presión.

Otra cosa bien distinta es el reto que los jueces pueden plantear tras los cuatro decretos emitidos por Morsi el pasado día 22. En primer lugar, todavía recuerdan que ya fueron capaces de doblegar al presidente cuando éste intentó activar el parlamento, desatendiendo la decisión del Tribunal Constitucional de declarar parcialmente disuelta la cámara. También recuerdan como fueron capaces de impedir el cese del fiscal general del Estado, Abdel Maguib Mahmud, nombrado en su día por Mubarak, cuando Morsi quiso dar un golpe de mano para subordinar a la judicatura a su poder. Ahora, con su pretensión de ponerse por encima de todo control judicial y su nuevo intento de cesar a Mahmud, Morsi pretende aprovechar el momentáneo prestigio logrado por su mediación en la crisis de Gaza para despejar el horizonte político para los HH MM y para sus planes de reconversión de Egipto en un país regido por la ley islámica.

En el calendario político inmediato queda por ver si finalmente se celebra el referéndum inicialmente convocado para el próximo día 15, que debe ratificar la nueva Constitución sancionada por Morsi el pasado día 1- que definirá los poderes reales del presidente y el lugar que la sharia ocupará en el entramado legal del nuevo régimen. Posteriormente será necesario celebrar nuevas elecciones legislativas y presidenciales, todo ello durante el próximo año. Para que este proceso pueda desarrollarse sin añadir más obstáculos de los que ya existen hoy, Morsi ha tratado de evitar que el Tribunal Constitucional se atreva, como ya se daba prácticamente por seguro, a invalidar la totalidad de los resultados de las dos cámaras parlamentarias, lo que obligaría a volver a la casilla de salida de un juego en el que los HH MM carecen de suficientes apoyos para imponer su agenda.

Así acaba de verse, una vez más, cuando Morsi ha solicitado directamente a las fuerzas armadas que protejan las sedes del partido Justicia y Libertad e incluso del propio palacio presidencial (del que Morsi ha tenido que escapar ayer mismo). La respuesta militar- similar a la que utilizaron durante las semanas de movilización popular que provocaron la caída de Mubarak, aduciendo que ellos solo están para proteger al pueblo y a la tierra de Egipto- muestra que Morsi está muy lejos de ser el comandante en jefe.

Tomado de EL PAÍS; MADRID; ESPAÑA

 
Por qué reeligieron a Obama PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 11 de Noviembre de 2012 15:00

Por Carlos Alberto Montaner.-

Por qué reeligieron a Obama? Lo preveían y explicaban convincentemente los autores de The Keys to the White House (aproximadamente Las claves para alcanzar la Casa Blanca): porque la sociedad norteamericana fundamentalmente juzga y decide por la experiencia de los cuatro años previos del incumbente o titular de ese cargo.

Sí el pueblo americano está básicamente conforme con el desempeño de su Presidente, aunque le encuentre ciertos reparos, lo ratifica en el cargo. Si no es así, lo despide, o rechaza al partido al que pertenece, si se trata de un segundo término. Ese factor racional pesa más que las campañas publicitarias y los debates.

Los autores de este modelo de predicción, que no utiliza encuestas ni asigna porcentajes de votos en el hipotético resultado, son el historiador norteamericano Allan Lichtman y el matemático de origen ruso Vladimir Keilis-Borok. Hasta ahora han acertado en todas las elecciones presidenciales norteamericanas en que lo han aplicado (las últimas ocho), y, si les creemos, han podido verificar el carácter infalible del método en los pasados comicios presidenciales desde 1860, fecha a partir de la cual se tiene suficiente información disponible.

¿Cómo funciona esa bola de cristal? Se trata de 13 cuestiones fundamentales con las que la mayoría de los norteamericanos elabora su juicio sobre la conveniencia de cambiar o no al inquilino de la Casa Blanca. Si el presidente falla en más de cinco, no será reelecto. Si lo suspenden en menos de cinco, le dan otra oportunidad de servir. Obama, a juzgar por este modelo de predecir, falló en sólo tres y, por lo tanto, lo mantienen al frente del Ejecutivo.

Las trece consideraciones son las siguientes:

• El partido al que pertenece el Presidente aumentó el número de congresistas en las elecciones de medio periodo, a los dos años de haber sido electo. (Perdió curules en esas elecciones. Primer fallo de Obama).

• El Presidente, dentro de su propio partido, no tiene retadores que pretendan sustituirlo. (Nadie retaba a Obama).

•  Incumbencia. El aspirante es, a su vez, el titular. (Obama es el incumbente).

• No hay un tercer partido con peso electoral significativo. (No lo hay. Ross Perot impidió que Bush padre fuera reelecto. Ralph Nader obtuvo 97,000 votos en Florida en el año 2000 y le quitó la presidencia a Al Gore. Ese año Bush ganó la Florida, y con ella la presidencia, por 537 votos).

• Recesión durante las elecciones. (Estados Unidos no está en recesión. Tiene problemas económicos, pero no está en recesión).

• Estado general de la economía. (En general, la economía no ha crecido como en el pasado y se avizoran más problemas. El enorme aumento de la deuda pública es un asunto muy grave. Segundo fallo de Obama).

• Grandes cambios en las medidas de gobierno. (En realidad, no los ha habido. La reforma del sistema sanitario –el seguro obligatorio de salud– no es exactamente un turning point y el aumento de los impuestos, si se aprueba, sería volver a la situación anterior a George W. Bush).

• Grandes conflictos sociales. (No los ha habido. Las manifestaciones de los indignados han sido considerablemente menores que en Europa y se han limitado a algunas protestas en Wall Street).

• Escándalos. (La administración de Obama, durante sus primeros cuatro años, no ha pasado por ningún escándalo público ni privado significativo).

• Fracaso militar. (El gobierno de Obama no ha sufrido una derrota militar notable o padecido un acto terrorista importante. Las tropas en Irak completarán pronto su retirada, como estaba previsto, y las desplegadas en Afganistán preparan su despedida).

• Éxito militar. (La muerte de Osama Bin Laden y de otros líderes de Al Qaeda ha podido presentarse como una victoria en ese terreno).

• Carisma o perfil heroico del incumbente. (Tercer fallo de Obama. Es un buen comunicador, pero no posee la atracción o el carisma de un J. F. Kennedy o de un F. D. Roosevelt, ni es un héroe como lo fue Eisenhower. Es más bien un líder contenido y discreto).

• Carisma o perfil heroico de su oponente. (Mitt Romney tampoco proyectaba la imagen de un candidato carismático y mucho menos era percibido como un héroe. Estábamos ante un hombre inteligente, decente, apuesto y buen empresario, pero no ante alguien que conectara emocionalmente con las masas).

Hechas las sumas y las restas, la sociedad norteamericana, aunque muy dividida, ratificó a su presidente. De paso, volvió a darle la razón a The Keys to the White House.

Periodista y escritor. Su último libro es la novela La mujer del coronel.

www.firmaspress.com


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/11/11/1340685/carlos-alberto-montaner-por-que.html#storylink=cpy
 
«InicioPrev11121314151617181920PróximoFin»

Página 14 de 44