Oscar Elías Biscet recibe el Premio al Liderazgo Internacional en Washington

El Instituto de Liderazgo Hispano del Congreso (CHLI) entregó este miércoles el ...

El Senado aprueba la reincorporación política de las FARC

El Senado colombiano aprobó este miércoles en último debate el acto legislativo de ...

Venezuela anuncia su salida de la OEA

La canciller Delcy Rodríguez anunció este miércoles que Venezuela se retirará de ...

Trump propone una rebaja de impuestos a todos los estamentos de la sociedad norteamericana

El secretario del Tesoro de EE UU, Steve Mnuchin, anunció este miércoles ...

Venezuela: sobe para 27 o número de mortos em protestos

O Ministério Público da Venezuela confirmou, nesta quarta-feira, a morte de mais ...

Artigos: Mundo
EL AJEDREZ CUBA ESTADOS UNIDOS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 21:35

Jorge Hernández Fonseca

14 de Abril de 2009

 

Estados Unidos ha hecho su primera jugada, como es natural, moviendo simples peones. Es un juego aguardado por más de 50 años. Algunos ingenuos hablan de “mano tendida” al inicio esperado y lógico de la partida. El dictador cubano, cumpliendo su rol ante el tablero, anuncia que “no quiere limosnas”. Nada es verdad, fuera de que se ha iniciado un juego estratégico entre Cuba y EUA con el objetivo único en ambos casos de “darle jaque mate al rey contrario”.

 

La “apertura” norteamericana tiene como marco la Cumbre de las Américas, donde la dictadura no participa, pero a la que sus “amigos” del área han prometido llevar “artillería pesada”. Este inicio de juego sin embargo, desarma parcialmente la beligerancia anunciada porque en el tablero se esperan respuestas adecuadas a las jugadas del adversario y ahora los ojos ya no están puestos en la ‘inercia estadounidense’, sino en el endémico inmovilismo interno cubano.

 

El dictador mayor ha escrito su “reflexión” como respuesta al primer paso de Obama, pero se espera su acción de “apertura”, porque su retorica ha sido excesivamente basada en el derecho que cree tener de dejar al contrario “sin Reina” en el tablero del juego que se inicia. Esa es precisamente la utilidad del embargo estadounidense. Para los que pedían el levantamiento unilateral de esta importante (para este momento) arma, ahora comprenderán su utilidad.

 

Para los cubanos de ambas orillas es un juego casi propio. Pero en realidad se escenifica sin que ninguno de los contendientes represente con sus jugadas los intereses de la Nación Cubana. La dictadura pugna por sobrevivir a la embestida pacífica del gigante del norte. Estados Unidos está velando por su propios intereses, cosa natural, pero no es por Cuba que lo hace. El pueblo cubano por la parte que le toca no se siente representado en un juego tan largo, teniendo necesidades tan elementales y básicas, que ya deberían estar resueltas.

 

El bando que apoya la dictadura insiste en dividir. El día anterior a la Cumbre de las Américas ha convocado en la capital del ALBA a los seguidores de la variante radical, para ponerse de acuerdo contra Obama, como si el resto de los actores en Latinoamérica no contaran para nada en la estrategia que se lleva adelante respecto a la isla y su dictadura de más de 50 años.

 

Cuba sin dudas estará presente en las discusiones de la Cumbre. La mayoría de los países dará el beneplácito a EUA por su jugada inicial de distención, en el plano precisamente que se esperaba. Nadie hablará de la respuesta pendiente de la isla, pero en el silencio estará precisamente la gran expectativa. Todos estarán esperando la jugada de “apertura” cubana.

 

Chávez ha dicho que Raúl estará en Venezuela para la reunión del ALCA, un día antes de la Cumbre (¿disponible?). El primer ministro de Trinidad Tobago invitó por su parte a que Raúl visitara Puerto España “cuando bien lo entienda” (extraña invitación para extraños tiempos). ¿Será que se planea un encuentro entre Obama y Raúl? Sería una óptima jugada, pero en este caso de ambos contendientes. Ella sin embargo favorecería más a Obama que a Raúl, pero de la misma pudiera salir una continuidad del juego con más conocimiento de causas para ambos.

 

La dictadura no tiene otra opción que aceptar el viaje de sus conciudadanos desde EUA, incluso por razones económicas, aunque impondrá sus reglas. ¿Habrá respuesta relevante de los hermanos Castro a esta primera jugada de Obama? Lo sabremos pronto por el movimiento de Raúl en Sudamérica en fase con la Cumbre de las Américas, sobre todo, si hay contacto (público o privado, por teléfono o personalmente) entre Raúl y Obama, o quizá entre sus representantes personales. Lo anterior parece derivarse de la reflexión castrista, y para ello han trabajado tanto Lula da Silva como los congresistas negros norteamericanos. Pronto sabremos.

 

El juego está comenzando, y contrariamente a lo que siempre se dice, las emociones han comenzado desde el inicio. ¡Imaginen lo que se nos reserva para los finales!

 

Artículos de este autor pueden leerse en http://www.cubalibredigital.com

 

 
GAZA, INICIO DE UN CONFLICTO DE MAYORES PROPORCIONES PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 21:42

Jorge Hernández Fonseca

10 de Enero de 2009

 

El nuevo año se estrenó con un importante conflicto internacional que derivó en una nueva y cruenta guerra entre israelíes y palestinos, como si los problemas económicos que afectan a ambos, junto al resto del mundo, fueran pocos. La facción extremista palestina Hamás, adueñada de la franja de Gaza tras expulsar al legítimo gobierno palestino mediante un golpe de estado, insistió en lanzar cohetes contra la población civil de Israel al final de una tregua inestable, provocando que el estado judío lanzara una desproporcionada ofensiva contra el territorio de Gaza, provocando una guerra que ya causa cientos de muertos y miles de heridos.

 

No es mi propósito tomar partido del diferendo ni analizar los aspectos tácticos de esta guerra. Veo la misma como el episodio inicial de un posicionamiento estratégico de Israel en el Medio Oriente frente a las potencias del área, especialmente Irán, que ha amenazado con destruirlo.

 

Los cohetes lanzados por los militantes de Hamás desde Gaza y que según la versión de Israel es causa de su riposta, parecen más una provocación premeditada con el objetivo de obligar precisamente al ejército judío a usar la fuerza. Esta provocación no parece provenir del territorio palestino, pobre y sin recursos, el que probablemente está siendo usado como carne de cañón por algún tercero, interesado en que Israel se manche de sangre, precisamente en estos momentos.

 

El grupo Hamás es una organización extremista sunitas (como Al Qaeda), por tanto, está lejos del radio de acción y mando de los ayatolas de Irán, de ideología chiita. Sin embargo, los iraníes han enviado ayuda monetaria abundante a Hamás, así como le han suministrado armamento y muy probablemente asesoría militar, o bien directamente, o bien a través de militantes del grupo libanés extremista Hezbolah, ese sí, chiita, previamente entrenados en Irán.

 

Siria es otro país árabe sunita, enemigo jurado de Israel en un área más cercana y que también apoya del grupo palestino Hamás, aunque su ideología sea más civilista que religiosa, Como tiene ocupado por Israel una buena parte de su territorio, no ha querido iniciar conversaciones directas de paz con el estado judío. Siria guarda un fuerte rencor porque recientemente la fuerza aérea judía bombardeó las instalaciones donde preparaba un programa nuclear secreto, lo que probablemente haya disparado el vector de venganza, apoyando y armando a Hamás.

 

De manera que, Siria e Irán son los posibles estrategas intelectuales de la provocación que Hamás ha hecho a Israel, arrastrándolo a la guerra. Sin embargo, en Israel existe un objetivo mayor que la simple destrucción de Hamás. Israel enfrenta en estos momentos una situación que puede cambiar radicalmente su futuro: la posibilidad de que Irán termine construyendo su bomba atómica y ese objetivo llevará a Israel a envolverse en una guerra mucho más dura contra los iraníes, que en estos momentos lo que más necesitan es ganar tiempo.

 

Adicionalmente y para completar el panorama internacional de contexto de esta guerra de Israel contra Hamás, ahora existe en Estados Unidos una posición débil respecto a los conflictos mundiales por varias razones: en primer lugar, la administración actual está totalmente agotada y sin posibilidades de proyectar un plan estratégico para el Medio Oriente, porque le queda una semana de vida. En segundo lugar, el presidente entrante enfrenta un panorama interno inédito en la vida económica y política norteamericana y deberá concentrar esfuerzos en la solución del problema doméstico antes de entrar a analizar las interioridades del problema Israelí-palestino.

 

En este complejo cuadro, el actor que más se beneficia con esta guerra en Gaza es Irán por lo que debe haber sido este país el estratega principal que ha ocasionado el conflicto. Lo ha hecho usando sus relaciones con Siria (fueron socios en la última guerra de Israel contra Hezbolah en el Líbano) o lo ha programado directamente interactuando con Hamás, usando la influencia que le ha dado su apoyo con armas, dinero y probablemente asesores militares.

 

El objetivo estratégico iraní es evidente. Por un lado desgasta a Israel ante la opinión pública mundial con una guerra dentro de la ciudad, lo que naturalmente causa muchas bajas civiles, sobre todo mujeres y niños y por otro, piensa que distrae al estado judío en un conflicto que le haría ganar tiempo, que es lo que Irán más necesita. Adicionalmente, enfrenta a la nueva administración de EUA ante un hecho consumado lejos de sus fronteras, testando la capacidad de la flamante administración norteamericana de continuar el apoyo estratégico que siempre dio a Israel, de parte de un hombre con pasado musulmán y que según se sabe, detesta la guerra.

 

El objetivo estratégico de Israel dentro de este complejo panorama es su subsistencia como país y en eso el estado judío no ha ahorrado medios ni recursos para lograrlo. El peligro de Israel no es en absoluto Hamás, es la probabilidad que de alguna manera Irán consiga fabricar la bomba atómica en la que trabaja febrilmente. Por otro lado, para los dirigentes israelíes no está clara la posición que tendrá el presidente electo de EUA Barack Obama respecto a Irán. Los estrategas judíos deben tener muchas dudas respecto a la anunciada táctica de conversaciones que durante la campaña electoral Obama dijo que aplicaría con Irán. No hay dudas que la guerra actual de Israel contra Hamás forma parte de un enfoque para “limpiar su terreno próximo”, en caso que Israel tenga que actuar solo contra Irán, lo que sin dudas hará.

 

No es posible hacer un análisis de lo que sucede en el área sin posicionarse en la piel de los dirigentes de Israel. La mayoría de sus vecinos los quiere ver destruidos. Irán no se cansa de pregonar que desaparecerá de la faz de la tierra y el grupo Hamás siquiera reconoce el derecho de ese estado a tener vida propia. Con esas premisas --estando o no de acuerdo con el proceder israelí-- es que se deben analizar las causas y consecuencias de este conflicto.

 

La desproporción del ataque israelí a Gaza obedece a la convicción que detrás de Hamás están Irán y Siria y que cuando haya que iniciar acciones militares contra los iraníes para detener su programa atómico (ya Israel bombardeó el programa nuclear del Irak de Saddam Hussein en los años 80 y bombardeó Siria recientemente) y no hay dudas que lo hará contra Irán, si la política del nuevo presidente norteamericano con Irán no es la adecuada a los intereses de Israel.

 

Adicionalmente, hay que recordar que Israel llevó a cabo también una ofensiva --similar a la actual-- pero contra la infraestructura de Hezbolah en el Líbano, y aunque la misma no fue muy exitosa militarmente, si debilitó las instalaciones de esta organización terrorista libanesa, que se prepara ahora para cuando Irán decida “desaparecer del mapa” a Israel, atacarlo por el flanco norte. No hay dudas que el actual ataque israelí a Gaza es una reedición mejorada de lo hecho antes en el Líbano. Lo que Israel quiere evitar son las sorpresas desagradables por su frontera con Gaza y por eso y casi como un entrenamiento, ha “mordido el anzuelo” preparado por Irán.

 

Así las cosas, Obama encontrará un panorama internacional que lo obliga a decidir si su política hacia Irán es de mano dura, o si dejará que Israel resuelva solo el problema del programa nuclear iraní. Lo que para EUA es analizar la futura convivencia con otra potencia nuclear lejana --en este caso Irán-- para Israel el algo que tiene que ver con su subsistencia y su futuro. Israel con su guerra en Gaza pone a punto sus sistemas de localización, bombardeo y precisión de los mismos, para cuando llegue el momento de bombardear las instalaciones nucleares iraníes. Además, debilitando a Hamás, evita tener sorpresas desagradables en su flanco sur.

 

Desgraciadamente, esta guerra contra Hamás apunta más al preludio de un conflicto de mayores proporciones en el Medio Oriente envolviendo potencias regionales, Israel, Irán y Siria, cuya materialización dependerá mucho de las decisiones de la diplomacia exterior de EUA con Irán e Israel en el futuro inmediato. Un intento de mediación estadounidense con Irán, como pretenden los ayatolas --y Obama ha anunciado-- provocará sin dudas el bombardeo de Israel a las instalaciones nucleares iraníes. Por otro lado, del resultado y la efectividad de la actual guerra israelí en Gaza, dependerá que tanto Siria como Hezbolah tomen la decisión de atacar a Israel cuando este bombardee las instalaciones nucleares iraníes, mostrando además al flamante equipo de Obama su eficiencia militar dentro de su determinación de subsistencia.

 

Artículos de este autor podrá leerlos en htpp://www.cubalibredigital.com

 

 
ÉTICA, ECONOMÍA, IDEOLOGÍA Y PODER PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 21:59

Jorge Hernández Fonseca

22 de Octubre de 2008

 

Vivimos tiempos difíciles. Ya no es posible identificar campos ideológicos definidos ni principios inquebrantables en ninguno de ellos. La filosofía utilitaria ha calado hasta lo más profundo de la cultura occidental, horadándola de manera probablemente irreversible. El famoso adagio de “el fin justifica los medios” que le endilgábamos antes a los marxistas-leninistas con desprecio, descubrimos ahora que fue parte inseparable de la práctica de las grandes corporaciones empresariales --con la ENRON a la cabeza, de inicio-- y que ahora nos deja sin aire al comprobar como caló el mundo financiero de los grandes bancos de inversiones, llegando hasta el casino montado en las bolsas de valores a escala planetaria. ¡Un verdadero desastre!

 

Hay un grave problema financiero global. Pero más grave es el descalabro ético y moral que padecemos, sobre todo en las más altas esferas de la vida política, financiera y empresarial. ¿Cuando y como vamos a detener este descenso moral del ser humano, cada vez más ávido del lucro fácil, a costa de socavar lo más preciado de los valores creados por el hombre en siglos de lento desarrollo, separándose del mundo puramente animal: la ética y la moral?

 

Aprendimos desde temprano que eran los políticos los que usaban cierta moral de dudosa catadura, y por ello defendíamos la sociedad civil y la economía privada como una reserva de la ética social. ¿Qué haremos ahora, cuando los políticos son los que han tenido que ir al rescate de empresarios y banqueros devenidos tránsfugas, sin siquiera sonrojarse por haber defendido antes --como dogma de fe-- que era precisamente eso lo que no debía de hacerse si queríamos continuar generando riquezas, cuando precisamente ellos llevaban la mejor parte?

 

Políticos salvando empresarios codiciosos. Financistas ambiciosos usando dinero público para continuar su torvo proceder. Sociedad civil atónita por las lecciones de bandidaje procedente de las altas esferas. Ideologías no identificables, que antes se enfrentaban precisamente en el campo de la intervención del estado en la economía, ahora se dan la mano al extremo de tener que soportar que Hugo Chávez y Fidel Castro (no exentos de razón) den la bienvenida al “club socialista” a los principales mandatarios occidentales del G8, al verlos aplicar un socialismo que salva a los que se hicieron ricos usando el criticable catecismo del sub-mundo delictivo.

 

Si la economía capitalista mundial –empresarial primero, (ENRON y comparsas) y financiera ahora (crisis de las bolsas)-- ha sido tomada por los métodos del bajo mundo, llevando al precipicio el bienestar de toda la sociedad occidental. Si el salvavidas a vista es la intervención (siempre criticada antes, por ejemplo en la Argentina del 2001, dejada despeñarse hasta el fondo del pozo, injustamente, según deducimos ahora) usando el estado para “socializar” las pérdidas. Si precisamente este punto es el que separó siempre a Fidel Castro-Hugo Chávez de George Bush-Ángela Merkel. ¿Qué queda de ideología para los simples mortales?

 

Este vendaval financiero se ha llevado mucho dinero, pero sobre todo, se ha llevado una parte importante de lo que la cultura occidental tenía hasta ahora como verdad desde el punto de vista ideológico. ¿Somos capitalistas de mercado? o ¿somos socialistas oportunistas? ¿Somos capitalistas individualistas cuando los ricos ganan y socialistas solidarios cuando ellos pierden? ¿Las ganancias desmedidas y los lucros resultantes son de ellos y las pérdidas son nuestras?

 

No es desde luego el “egoísmo”, como lo señalara el dictador cubano, la fuerza que mueve la sociedad capitalista. Es el afán de progreso encabezado por hombres y mujeres que de manera emprendedora arriesgan capital y esfuerzos, pero siempre dentro de un marco ético y legal, aceptable por toda la sociedad. Ha sido la violación de este marco ético y legal lo que ha propiciado el desastre, lo que no puede ser considerado como la esencia del capitalismo ni la fuerza que lo mueve, sino todo lo contrario, la que pudiera destruirlo, como sucede ahora.

 

No es la eliminación de las libertades individuales ni la estatización forzada de los negocios --como pregonen los socialistas-- lo que pudiera resolver la crisis financiera mundial. El socialismo estilo soviético demostró (no en una crisis financiera, sino en una crisis económica, social y moral) que no era un sistema viable (vean el ejemplo de Cuba). La solución está en el retorno a la legalidad institucional; en el uso responsable de la libertad individual; en el regreso al convencimiento de que las violaciones éticas, si bien pudieran representar un lucro inmediato para quienes la cometen, a la larga representan un retroceso social global que afectará también al violador y es el único camino para que una sociedad libre continúe progresando.

 

Desde las altas esferas del poder nos convidan a olvidar conceptos y principios, viciados por la falta de ética y moral de los dueños de las decisiones que llevaron al cataclismo actual. Con sospechosa unanimidad, países que hicieron riqueza siguiendo esos principios, ahora nos piden que los obviemos. ¿Será que la ideología válida es la del poder, sea capitalista de mercado o socialista estatizante? ¿Será que el leninismo se confirma, con su filosofía de hacerse del poder a toda costa (y a todo costo) porque después todo se justifica desde “el trono”, lanzando a la basura la ideología económica (como ya hizo China) o con las estatizaciones en marcha en el occidente desarrollado, como hacen Europa y Estados Unidos?

 

Como nunca antes precisamos de inteligencia creadora. Creadora de principios que sustituyan los inservibles controles económicos que nos han llevado al desastre. Hay insatisfechos procurando re-fundar el capitalismo, como si el capitalismo lo hubiera fundado alguien. No es el capitalismo lo que hay que re-fundar, es el proceder humano al hacer uso de su libertad. Desde que el mundo es mundo ya había mandamientos escritos de manera sobrenatural en piedra, (“No Robar”) que lo único que habría que hacer es revivirlos como la manera más evidente de no quedarnos sepultado en el marasmo del retorno a la ley de la selva de nuestros orígenes.

 

Sabemos de sobra que el sistema económico capitalista se basa en la libertad individual, en la capacidad de trabajo y liderazgo, en el establecimiento de un sistema jurídico inviolable y en arriesgar tiempo y dinero para conseguir progreso individual y social. La solución estatizante nos pone de inmediato en la situación --ya sucesivas veces demostrada-- de un proceder burocrático, de la jerarquización de los valores políticos sobre los económicos, de la promoción de personeros “del partido” pisoteando la meritocracia, entre otros males conocidos, donde el uso de la libertad individual se distorsiona de manera más directa, oportunista y amañada.

 

Siempre fue reconocida la llamada “ética protestante”, intransigente ante los desvíos, presente en prácticamente todas las religiones, como un pilar del desarrollo del capitalismo en los países ricos, porque la misma implica una responsabilidad individual ante la defensa de los valores superiores, lo que forma el espíritu y cincela la voluntad ética de la sociedad ante lo mal hecho.

 

Vivimos tiempos difíciles. Sin autocontrol ético personal no hay salida a la crisis. Sin el retorno al mecanismo de la responsabilidad individual ante las decisiones económicas, viviendo en democracia, sancionando con rigor los desvíos mediante leyes duras, pero justas; sin ello no habrá desarrollo en libertad. La alternativa a la ética es el marxismo autoritario, la sociedad oprimida por una dictadura totalitaria (como propone el leninismo) y la estatización forzosa (como propone el marxismo). Cualquier plan intermedio que no contemple como punto principal el retorno a la responsabilidad individual y el apago a la legalidad perdida, llevará la sociedad actual de regreso a la ley de la selva, o las manos de otro (uno más) “salvador de la patria”.

 

Artículos de este autor pueden leerse en http://www.cubalibredigital.com

 

 
SEIS LECCIONES DE LA CRISIS FINANCIERA NORTEAMERICANA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 22:02

Jorge Hernández Fonseca

2 de Octubre de 2008

 

El terremoto financiero que recorrió al mundo del llamado “lunes negro”, junto al desastre político sin precedentes que emergió del seno de la clase política norteamericana ese día, son síntomas que sin dudas configuran ante el mundo un cuadro radicalmente diferente a lo que hasta ahora proyectaba la sociedad estadounidense en su conjunto.

 

En primer lugar debe decirse que lo sucedido en el Congreso de Estados Unidos el lunes 29 de Septiembre compite con ventajas con lo que sucede (cada vez menos cotidianamente) en muchos de los países llamados “bananeros” al sur de Río Bravo. Cualquiera de los tradicionales y conocidos caciques de los partidos latinoamericanos lo hubiera hecho mucho mejor. El país líder mundial descendió, desgraciadamente de categoría, al nivel de aprendiz de “platanero”.

 

En segundo lugar, tanto el candidato republicano cuanto el candidato demócrata, demostraron más apego a su estrategia en la lucha por la silla presidencial, que al amor que dicen sentir por sus coterráneos, guardando --donde nadie pudo ver-- su supuesto liderazgo por un país mejor.. Adicionalmente, los partidos junto a sus candidatos, se colocaron por encima de los intereses de su Nación en crisis, dando al mundo una lección de lo que jamás debe de hacerse.

 

En tercer lugar, las causas asociadas a la parte política de la crisis (hay crisis política en EUA y crisis económica mundial) muestran que la ideología liberalista (el liberalismo) debe ser profundamente revisado, de igual manera como deben ser revisados los dudosos mecanismos usados por el sector financiero mundial y que han desembocado en un desastre de proporciones todavía no muy claras para la salud del futuro económico internacional.

 

En cuarto lugar, la crisis demuestra que el mecanismo capitalista de agregar valores en producciones y servicios de todo tipo (incluyendo servicios financieros) sale fortalecido de este episodio, al detectarse dudosos mecanismos en algunos procedimientos financieros y especulativos descontrolados, lo que señala el camino para su solución, perfeccionándose. A diferencia del socialismo marxista leninista, el capitalismo mejora con cada crisis, ya que su naturaleza no obedece a dogmas o filosofías preestablecidas por nadie, y es el hombre común en su continuo accionar, el que perfecciona y agrega conocimientos a la mejoría del sistema.

 

En quinto lugar, quedan en entredicho los postulados asociados a la auto regulación que supuestamente el mercado conseguiría por si solo, sin el bastón de apoyo que en muchos casos significa el poder del estado. De la misma manera que los sucesivos y universales fracasos del marxismo en las economías de todos los países donde se ha implantado, los “neoliberales” podrán todavía tener argumentos (tienen derecho), aunque será cada vez más difícil imaginar una sociedad económicamente sana, sin la sabia y poderosa mano del estado.

 

En sexto lugar, el poder constatar sin ambages --como consecuencia de este episodio-- que la elite dirigente socialista (por ejemplo en Cuba) vive y sigue a “pie puntilla” la cartilla capitalista, mientras que la elite capitalista (por ejemplo en el sector financiero norteamericano) sigue a “pie puntilla” la cartilla socialista (pidiendo al estado intervenir) no deja de ser una contradicción que estremece todo el espectro ideológico ahora en pugna (por ejemplo en América Latina), lo que tiene que hacernos reaccionar (meditar) sobre las verdades que ambas partes juran que dicen.

 

Si ya sabemos que las lecciones marxistas en la política y la economía de la sociedad del siglo XXI son las peores posibles, las actuales lecciones que están emanando del conflicto norteamericano --también en política y economía-- nos tienen que hacer pensar profundamente en cual es el camino correcto a adoptar para una sociedad en la que se priorice la democracia, la equidad, la ética y la justicia social, porque ya el “modelo” que se nos mostraba… acabó.

 

Artículos de este autor pueden ser leídos en http://www.cubalibredigital.com

 

 
«InicioPrev414243PróximoFin»

Página 43 de 43