Tal como sucedió en el Siglo XIX pidiendo la independencia de Cuba de España, una resolución biparti

Un grupo de senadores de los partidos Demócrata y Repúblicano presentaron una resolución al...

México: “Se marchó por la puerta trasera”: el durísimo paso de Evo Morales por el país

Evo Morales fue recibido con “bombo y platillo” en México, pero salió ...

Nicolás Maduro llegó a Cuba para asistir a la cumbre del ALBA (ya sin Evo Morales)

Nicolás Maduro viajó a Cuba para asistir a la décimo quinta cumbre ...

EUA: Aprobaron los cargos del juicio político a Donald Trump: la Cámara de Representantes votará la

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ...

Trump diz que notícia do Wall Street Journal sobre acordo comercial com China está "completamente er

WASHINGTON (Reuters) - O presidente dos Estados Unidos, Donald Trump, disse nesta ...

Artigos: Mundo
Del terrorismo comunista PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 11 de Enero de 2010 00:15

Por VÍCTOR LLANOS

Según Moratinos, "el Gobierno no negocia con terroristas ni paga rescates". Él lo sabe. Tendrá que confesarse una vez más. Mejor en La Habana y con un cardenal siempre tolerante con las patrañas de los verdugos y de sus amigos.

Los comunistas españoles felicitaron a los hermanos Castro por haber superado medio siglo de crímenes y de fracasos. Se agradece su sinceridad. No niegan que están con los que estuvieron siempre. Lástima que Centella y sus compañeros no se empadronen en la capital de Isla Cárcel para disfrutar de los logros de la Robolución que tanto admiran. En cualquier caso, podríamos acusarles de estar al lado de terroristas de la peor especie, nunca, como a Zapatero, de simular lo contrario.

Según el ministro de Asuntos Exteriores, "el Gobierno no negocia con terroristas ni paga rescates". Él lo sabe. Tendrá que confesarse una vez más. Mejor en La Habana y con un cardenal siempre tolerante con las patrañas de los verdugos y de sus amigos. Es más, puede que cuando Moratinos le pida el perdón para sus trolas, Ortega le ponga como ejemplo de sinceridad la del terrorista Ilich Ramírez Sánchez. Lo reconoce este domingo en el diario El País. No se arrepiente de nada.

El liberal Carlos Alberto Montaner –los liberticidas siempre han reconocido a los liberales como sus más peligrosos enemigos– contestó esta semana a la penúltima infamia desde la que se le acusa de trabajar para la CIA y de estar implicado en la muerte de Ignacio Ellacuría. Por favor, fíjense en lo que nos recuerda Montaner:

Previamente, durante años, los voceros castristas habían difundido intensamente dos mentiras en mi contra con el objeto de tratar de desacreditar mis análisis y denuncias sobre la tiranía cubana expresados en artículos, conferencias y libros. Habían difundido mil veces la falsedad de que yo era un agente de la CIA con un turbio pasado terrorista, algo que, además de falso, no dejaba de ser irónico, dado que el terrorismo es una especialidad del gobierno cubano, que no sólo me envió a mi oficina de Madrid y a mi nombre una bomba dentro de un libro titulado "Una muerte muy dulce", sino que, como demuestra la biografía de Carlos Ilich Ramírez, el Chacal había sido entrenado en Cuba junto a numerosos asesinos de misma vertiente política.

A Moratinos le consta que es cierto lo que reseñó Montaner. Puede que Jaime Ortega perdone sus mentiras. Ha perdonado otras peores. Lo que no podrá el ministro de Zapatero es convencer a los cubanos de que no negocia con terroristas. Si insiste en trabajar para los asesinos en serie que entrenaron a Carlos Ilich Ramírez, si se empeña en simular que cree las falsas promesas de los que protegen a los etarras que blanquean sus crímenes en La Habana, si no renuncia a ofrecer sus servicios a los que destrozaron la vida de cientos de miles de españoles, sólo los desalmados que desprecian el sufrimiento ajeno le comprarán la trola de que no negocia con terroristas.

Vamos a ver qué nos cuenta ahora Moratinos. Dicen que Zapatero se ha desautorizado a sí mismo y –por no pagar el coste político que le supondría trabajar más y mejor para los verdugos– renuncia a presionar a la Unión Europea para que cambie la posición común que mantiene frente a la tiranía castrista. En cualquier caso, si se confirmara la marcha atrás del Gobierno de Expaña, mucho más que la reacción de Moratinos no interesaría la de los hermanos Castro. La humillación que ha sufrido Luis Yánez es sólo una pequeña muestra de la respuesta que Zapatero puede esperar de la tiranía castrista. Y no podrá culpar a nadie de lo que él alentó. Nadie le obligó a despertar las esperanzas de los chantajistas que siempre se han burlado de los españoles.
Última actualización el Lunes, 11 de Enero de 2010 00:17
 
El laberinto de Obama PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 09 de Enero de 2010 15:38

Por ADOLFO RIVERO CARO

Barack Obama es el primer presidente en la historia de Estados Unidos que no cree en el excepcionalismo americano. Cuando le preguntaron si creía en el mismo dijo que sí, que creía en eso como los británicos creían en el excepcionalismo británico y los griegos en el griego. Es decir, que no creía en el mismo. Rompía en esto con una tradición que se remonta a Marx y Tocqueville. Obama no cree en el papel excepcional que ha jugado Estados Unidos en el siglo XX, no cree en la importancia de Normandía y la liberación de Europa del yugo nazi. No cree en la importancia de haber enfrentado y derrotado a la Unión Soviética y la amenaza del comunismo internacional. Como el presidente más izquierdista en la historia de este país, considera que Estados Unidos es el responsable de la mayoría de los problemas del mundo. Es por eso que le ha dado la vuelta al mundo pidiendo excusas, confiando en que eso bastaría para cambiar el escenario mundial. Es una política de peligrosa ingenuidad que sólo ha servido para convencer a nuestros enemigos de la debilidad americana y, por consiguiente, hacernos más vulnerables.

``Habla demasiado'', dijo recientemente en Jedda un académico saudita, que había sido fustigado con Obama, refiriéndose al cuadragésimo cuarto presidente norteamericano. Está aburrido de Obama y ahora no le interesa su oratoria. No está solo este académico. En las charlas infinitas de la región, y en los comentarios ofrecidos por la prensa, el tono es de desengaño. Obama no ha reconstruido el mundo, la historia no se ha doblegado a su voluntad. A los indios y paquistaníes se les ha dicho que es a ellos a quienes toca resolver la cuestión de Cachemira, el conflicto israelo-palestino sigue chocando con la incapacidad árabe de reconocer a Israel. Los teócratas en Irán, por su parte, no han abandonado su búsqueda de armas nucleares.

Las encuestas confirman que la animosidad hacia Estados Unidos no ha cambiado por la llegada de Obama. En los territorios palestinos el 15% tiene una opinión favorable de Estados Unidos, mientras que la del 82% es desfavorable. El discurso de Obama en Ankara aparentemente no ayudó en Turquía, donde los favorables son un 14% y los irreconciliados 69%. En Egipto, un país que ha cosechado cerca de 40 años de ayuda norteamericana, la situación se mantiene más o menos igual: 27% tiene una opinión favorable de Estados Unidos mientras que el 70% no la tiene. En Pakistán, un país de gran importancia para el poder norteamericano, nuestra posición se ha deteriorado. Los desfavorables crecieron de 63% en 2008 a 68% en 2009.

La elección de Obama no ha disminuido el antiamericanismo. El antiamericanismo es endémico en la región --coartada y chivo expiatorio para naciones y dirigentes reacios a renunciar a la autocracia política y al fracaso económico. Fue anterior a la presidencia de George W. Bush y campea durante la presidencia de Obama. Anteriores presidentes habían transmitido la confianza norteamericana en la importancia decisiva de la libertad. Fuertemente inclinados a la idea de la culpa norteamericana, Obama y sus lugartenientes han ofrecido una doctrina, y una política, del arrepentimiento norteamericano. La multitud puede haber aplaudido, en forma condescendiente, al nuevo timonel del poder norteamericano pero, en la privacidad de su propio idioma, interpretan esas declaraciones como síntoma de debilidad. Obama sigue siendo relativamente popular en el exterior, entre los tradicionales antiamericanos. Difícilmente se pueda interpretar esto como un buen síntoma.

Las armas norteamericanas han ganado un resultado decente en Irak, pero Obama no lo puede llamar suyo, fue la guerra de su predecesor. Por siete largos años, sus predecesores han mantenido el territorio norteamericano libre de ataques terroristas, pero él nunca pudo otorgar a las políticas de Bush el honor y crédito que merecen. Ha declarado la de Afganistán una guerra necesaria, pero parece tener la vista en la retirada, aunque haya anunciado un aumento en las tropas.

ientras que Bush les ofreció claridad a los palestinos: estatidad, sí, pero sólo después de renunciar al terrorismo, Obama indicó un retorno a los hábitos del pasado: un proceso de paz donde Estados Unidos es a la vez intermediario y árbitro. La diplomacia de Obama ha tomado como punto de partida la interrupción de los asentamientos. Un curso adecuado hubiera afrontado el reto del radicalismo en la región: la arrogancia de Irán, el arsenal de Hamas y Hezbolá, el rechazo árabe de la paz con Israel.

La novedad de las iniciativas de Obama, y su propia persona, se han desgastado. Hay una tradición diplomática norteamericana de la cual nutrirse --acuerdos logrados y conocimiento adquirido en el curso de décadas. Ojalá pueda ayudar al gobierno a salir del laberinto de su propia creación.

www.neoliberalismo.com

 

Última actualización el Sábado, 09 de Enero de 2010 15:40
 
ALGO CURIOSO SOBRE LA HISTORIA DE LA REPUBLICA DE IRAK. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 08 de Enero de 2010 19:35

Por: JOSÉ L. MARTEL.

Su  nombre en la Antigüedad, Mesopotamia y su capital Babilonia es actualmente Irak y su capital Bagdad. Tuvo el Jardín del Edén y resultó iniciadora de la mayor civilización del mundo. Allí Noé construyó su Arca, estuvo la Torre de Babel y se localizó el lugar donde nació Abraham, en UR, lugar situado al sur del país.

La esposa de Isaac, Rebeca era de Nahor región perteneciente a Irak. Jacob allí encontró a Raquel, Jonás rezó en Níhive y Asiria desde esa nación conquistó diez tribus de Israel. Babilonia destruyó Jerusalén y en un lugar existió la Cueva de los Leones donde estuvo Daniel.

El rey de Babilonia, Baltasar, observó lo “escrito en la pared”. Otro rey, Nabucodonosor, llevó a los prisioneros judíos a través de Irak. Ezequiel hizo sus primeras oraciones y los Reyes Magos salieron de Irak. Se llamó el Imperio del Hombre descrito en la Revelación llamaban a Babilonia.

La palabra Mesopotamia significa “entre dos ríos” más exactamente entre los ríos Tigris y Éufrates. Otro significado dado a Irak resultó “País con raíces profundas” ya que realmente mantuvo raíces profundas y de enorme importancia en la Biblia. Excepto Israel, ninguna otra nación tiene más historia y profecías asociadas a este Irak. Israel es la tierra mas mencionada en los libros de la Biblia. Pero después Mesopotamia, tierra Shinar y Mesopura.

Y para terminar se expone algo no confirmado ni avalado por el autor, solo una referencia abstracta y tomada de una persona anónima, que dice: “Se muestra que América (Estados Unidos) representada por un águila, como será que Bin Laden interpretó el siguiente párrafo del Corán: “Aquel descrito como <hijo de Arabia> será arrinconado por esa águila amenazadora. Las garras del águila serán sentidas por todos en las Tierras de Alá y de Lot. Algunas de las pruebas temblarán de desesperación y de júbilo. Cuando las garras del águila limpien las tierras de Alá habrá Paz”. Corán 9:11. Atención al número del verso del Corán 9:11 (septiembre 11)”. Y repito este último párrafo es una nota no confiable pero debatida en todo el mundo.

Miami, Florida, USA.  / Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Sábado, 16 de Enero de 2010 21:02
 
De las malas compañías PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 04 de Enero de 2010 00:22

Por VICTOR LLANO

El Gobierno español insiste en simular que confía en lo que le consta falso. Según Moratinos, "en sus contactos con la dictadura cubana, y en particular con el presidente, Raúl Castro, ha constatado 'voluntad de reformas' y de hecho, dijo, éstas ya se están produciendo y el Gobierno español desea 'acompañarlas'". No se puede mentir más con menos palabras. Lo único que acompaña, protagoniza y custodia Zapatero en Cuba es la traición a las víctimas de la barbarie comunista. ¿Por qué una y otra vez vuelven con la misma patraña? Bernardino León –mucho más inteligente que el ministro– tendría que aconsejarle a su jefe un poco más de prudencia. Nadie sabe por qué en el momento en que se le acerca un micrófono corre a defender lo indefendible. Sus socios no se lo pueden dejar más claro. ¿Qué necesidad tiene Moratinos de insistir en que ve lo que no existe?

Sus amigos –puede que algún día entendamos por qué lo son– no cambiarán. Ni respetarán los Derechos Humanos ni permitirán que se les pida que los respeten. No obstante –ya le vale– a juicio de Moratinos en Cuba se han producido "modificaciones sustantivas". Y es cierto. Les consta a los cubanos. Algo ha cambiado en Isla Cárcel gracias a la política del Gobierno español. Se multiplicó la represión y las víctimas se sienten un poco más solas y mucho más débiles. Sus carceleros más acompañados y más protegidos. También hoy, gracias al diálogo y a las esperanzas que el Gobierno español les ofrece, los hermanos Castro han podido comprobar una vez más que mientras vivan siempre encontrarán a una decena de desalmados dispuestos a simular que confían en sus buenas intenciones. De nada nos servirá recordar a Zapatero y a sus ministros que sus socios en Cuba no son más que terroristas de la peor especie.

Confiemos en que al menos los estadounidenses no olviden lo que quería hacer Guevara en Nueva York. Ahí quedan las palabras de un asesino en serie: "Si los misiles hubiesen permanecido en Cuba, nosotros los habríamos usado contra el propio corazón de los Estados Unidos, incluyendo la ciudad de Nueva York". Es lo que tienen los castristas. Sed de sangre y hambre de destrucción. Y le consta a Zapatero. Lo que todavía no sabemos es por qué les teme hasta el extremo de servirles.
 
La reaparición de Al Qaeda, otro mal trago para Obama PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 02 de Enero de 2010 21:43

Por: Marcelo Cantelmi

El presidente norteamericano corre el riesgo de incurrir en el mismo error que sus predecesores: el de la respuesta militar y la visión simplista frente a la amenaza del terrorismo.

Una broma muy recorrida advierte que para juzgar la presidencia de Barack Obama hay que aguardar primero a que asuma el poder. El chiste es un recordatorio un tanto bizarro sobre las expectativas que la irrupción de este extraordinario político generó hace un año dentro de pocos días, cuando juró el cargo y que acabaron, muchas de ellas, en enormes frustraciones.


La lista de esas pérdidas puede ser extensa, desde el cierre que no será inmediato y quizá no lo sea nunca de la cárcel de Guantánamo; el dudoso final de la intervención militar en Irak, y el incremento de la guerra en Afganistán; o el descubrimiento ahora de un tercer frente bélico en Yemen. Los críticos de Obama listan también la ruptura de los puentes menos edificados que imaginados con América latina; el fracaso de la conferencia de cambio climático; la ausencia de una política ejecutiva para cerrar la herida crónica de Oriente Medio y la configuración de un mundo tan o más peligroso que el anterior.

En estos días del inminente primer aniversario todos los espectros de lo peor de la realidad parecen corporizarse con la misma velocidad con que se desmaterializó la mística del "yes we can" que llevó a Obama a la Casa Blanca. El atentado terrorista en el avión de Delta que une Amsterdam con Detroit, frustrado en el último minuto debido a la suerte más que a cualquier otro factor, reactivó conceptos que eran de otro reino, como Al Qaeda, guerra antiterrorista y su contraparte de la "guerra santa" de la Jihad.

El mismo Obama amaneció este primero de año en sus vacaciones de Honolulu, organizando la reconstrucción del sistema de inteligencia para enmendar los incomparables errores cometidos por los servicios que habían sido avisados con antelación de un posible atentado. E incluso les habían citado el caso de un nigeriano joven en alguna sospechosa estadía en Yemen.

El mismo individuo que compró en efectivo su pasaje en Amsterdam y que no llevaba equipaje, lo que no sorprendió a la seguridad del aeropuerto. Y que subió al avión con una carga explosiva atada en su pierna que pudo pasar porque tampoco se lo revisó en el scanner. Y eso pese a que este hombre hacia dos años que estaba en las listas de sospechosos de terrorismo de la inteligencia norteamericana.

Ese episodio no es el único que amarga las horas de Obama. En las vísperas del año nuevo, un suicida entró en una base operacional de la CIA en Afganistán y mató a ocho agentes en el mayor ataque contra la agencia en un cuarto de siglo.

El atacante logró ingresar invitado por los mismos espías que creían haber hallado a un eficiente informante. Dos de los muertos eran mercenarios de la empresa XE, que es el nombre que usa ahora la muy desprestigiada máquina de guerra privada Blackwater.

Es interesante explorar el sentido de estas fallas. Hace pocos meses esa y otras centrales de inteligencia de Estados Unidos y sus similares de Europa concluyeron que la red Al Qaeda ya no configuraba una amenaza. Para los amantes de las conspiraciones, el principal error puede haber estado en ese diagnóstico.

Pero si solo por un instante imaginamos que esa conclusión fue correcta, se develaría que lo que desafía a las tropas aliadas no son fanáticos de una red descrita desde los albores del gobierno de George W. Bush con más creatividad cinematográfica que realismo, sino partes de una resistencia con extremos desbocados y anárquicos.

El atacante nigeriano de Detroit, como los terroristas del metro de Londres, o los de la estación Atocha de Madrid, entre otros casos, fueron individuos con iguales finalidades pero desconectados entre sí. No eran células de un mismo organismo. Y si algunos reivindicaban a Al Qaeda lo hacían como se evoca a una marca cargada de símbolos explícitos.

Vale recordar que los agentes de la CIA asesinados en Afganistán operaban en ese país y en Pakistán persiguiendo, según el reporte oficial, a militantes de aquella organización sin embargo inexistente y convertida en una excusa cuya vitalidad como tal no parece ceder desde que la corporizó Bush. La inexistencia de una red con centrales, ejecutivos y un máximo responsable, en este caso el extravagante e inmaterial Osama bin Laden, es una realidad mucho mas compleja que obligaría a tomar este desafío muy fuera de lo militar. No es, sin embargo, lo que se está caminando.

La aparición de Yemen, un estratégico paso para el petróleo que se envía a Occidente, como un nuevo frente de guerra que Obama no está necesariamente heredando, recuerda, como también lo hace el complicado escenario de Afganistán, a los casi diez años en los '90 que Bill Clinton y su escudero británico Tony Blair dedicaron a bombardear a Irak con tal acierto que los misiles destruían los refugios antiaéreos donde la gente se apiñaba para intentar escapar a la muerte. Culpa de los medios como siempre, esas imágenes en las televisiones del mundo árabe multiplicaron el sentimiento anti-norteamericano en un espacio donde la mayoría es gente joven que, en muchos casos, tiene el futuro cancelado por el despotismo extendido en la región, la pobreza y la ausencia de libertad.

Esa rabia y la que produce la pesadilla interminable de Oriente Medio es semilla de casi todo. El fundamentalismo religioso, que es esencialmente reaccionario así como el terrorismo, no son causa sino consecuencia de esos desmadres. Para combatirlo es preciso modificar las condiciones que lo hacen posible. Ese es el camino no militar que vuelve a ser ignorado con los efectos que ya son visibles.

Esta elaboración implica otro aspecto inquietante. Si no hay una red de malvados que organicen a estos terroristas -como plantean con extraordinario oportunismo los halcones republicanos--, los atacantes se auto generan y amenazan crecer de modo exponencial como reacción al puño militar norteamericano y a un presidente que ha perdido enormes cuotas de credibilidad en el mundo árabe. No se equivocan allí si entienden que aun deben esperar lo peor.

Yemen, que poco a poco ocupará los títulos de los diarios, es una afrenta a los derechos humanos no solo por la tiranía que lo gobierna en alianza con Washington, sino por la junta de bárbaros de diverso origen que se han ido acomodando en esas playas a favor de la furia popular contra los poderes occidentales.

Los bombardeos en ese país contra supuestas bases y cuarteles de una red que no lo es, como sucedió con las armas de destrucción masiva iraquíes, está dejando una montaña de muertos civiles y un semillero que multiplicará con la potencia de esa furia la aparición de delirantes dispuestos a todo, como el jovencito millonario de Nigeria.

Última actualización el Sábado, 02 de Enero de 2010 21:48
 
«InicioPrev41424344PróximoFin»

Página 42 de 44