'No hay voluntad política en la dictadura cubana para escuchar las propuestas que como sociedad esta

Varios activistas cubanos de derechos humanos y periodistas intervinieron el jueves en ...

Coronavirus en México: pese a lo que dice el gobierno, la pandemia crece a ritmo acelerado

El gobierno mexicano parece estar enviando mensajes confusos que podrían dar una ...

El FBI detuvo a un grupo de venezolanos y cubanos que pagaban para causar caos en las protestas en E

El FBI logró la captura en Miami y otras ciudades de Estados ...

Una encuesta reportó que el 58% de los votantes apoya una intervención militar contra las protestas

Un 58% de estadounidenses registrados para votar se expresó a favor del ...

TSE julga ações que pedem cassação da chapa Bolsonaro-Mourão em 9 de junho

O presidente do TSE (Tribunal Superior Eleitoral), ministro Luís Roberto Barroso, incluiu ...

Latinoamérica Fidelochavista


EL POPULISMO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Jueves, 31 de Diciembre de 2009 23:19

Por José M. Burgos S.

Aunque el término populismo no forma parte del Diccionario de la Real Academia Española, éste es frecuentemente utilizado por los políticos y por los medios de comunicación.

Este es un concepto político con el que se designan a movimientos que rechazan a los partidos  tradicionales y  utilizan discursos combativos contra las clases dominantes.

El populismo recurre a las clases de estratos sociales bajos y sin privilegios económicos para fortalecer su poder.

Los líderes populistas de izquierda se presentan como redentores de las clases menos favorecidas por la fortuna, haciendo promesas que nunca cumplirán.

Sin embargo, ellos no buscan el bienestar y el progreso de sus países, sino la simpatía y la confianza de los votantes sin importarles  las nefastas consecuencias.

Casos típicos de líderes populistas los tenemos en países como: Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, por citar tan sólo algunos.

El populismo culpa de la pobreza de sus países a las empresas extranjeras, especialmente a las estadounidenses.

Obviamente, las consecuencias son trágicas para la economía, ya que, con sus discursos intimidatorios, sólo logran ahuyentar  a los inversionistas que temen que sus empresas sean confiscadas por el estado y, al ahuyentar a los inversionistas, sumen aún más a sus países en la pobreza.

Las naciones con mayores posibilidades de desarrollo son aquellas cuyos dirigentes  tienen o procuran tener buenas relaciones con las demás, las que abren las puertas a los inversionistas extranjeros, no las que las cierran, las que respetan, no las tienen dirigentes que agreden con insultos y amenazas.

Un pueblo educado sabe elegir a sus dirigentes.

José M. Burgos S.

Última actualización el Jueves, 31 de Diciembre de 2009 23:33
 
Roy Chaderton y la crisis bolivariana PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 25 de Diciembre de 2009 20:59
Por Heinz Dieterich
La advertencia pública de Roy Chaderton, embajador de la República Bolivariana de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), de que la Revolución bolivariana pudiera perder las elecciones del 2010 y 2012, “si no revisamos, rectificamos y reimpulsamos radicalmente”, y “entonces perderíamos la patria y el socialismo: solo nos quedaría la muerte”, expresa la creciente desesperación de la absoluta mayoría del servicio diplomático venezolana ante la incapacidad del gobierno de resolver los grandes problemas del país.

Desde la distanciada perspectiva del exterior ven, en palabras de un importante funcionario del Estado , que las decisiones gubernamentales “no dan pie con bola para solucionar el caos que comienza a generarse, intencionadamente desde afuera y desde adentro”, como la seguridad, la corrupción, la crisis económica --- con una caída del PIB del 4.5% en el tercer trimestre, una inflación del 30%, falta de fondos públicos, un mercado negro y dólar incontrolables, el sistema bancario comprometido--- y la pérdida de credibilidad del discurso oficial, entre otros. A esos problemas internos se agrega el avance de la preparación de la guerra de agresión por Washington, con la activación de seis batallones de aviación colombianas y bases militares en la frontera con Venezuela.

El decano de la diplomacia venezolana dice, que si las elecciones se pierden será “por culpa de unos cuantos corruptos e incompetentes”. La estratagema usada generalmente en Venezuela para asignar responsabilidades políticas a la crisis consiste en culpar a “la burocracia”, estratagema que es una variante de la disidencia colonial: “Viva el Rey. Abajo el mal gobierno”. Es una formula diplomática, pero, en este caso, disfuncional porque oculta la verdad.

La principal responsabilidad de la situación radica en el sistem a de conducción del proceso y en la Nueva Clase Política (NCP). El primero es dirigido por el Presidente y el segundo proporciona los sujetos que conducen la política. La responsabilidad de la situación, por lo tanto, es doble: radica en el conductor del sistema y en los sectores dominantes de la NCP. Éstos se han subordinado totalmente a los designios del líder, movidos por sus intereses personales de poder y descuidando su responsabilidad histórica de ser garante de los intereses de la causa y de las mayorías. A raíz de esta sumisión, racionalizada ideológicamente con la falsa ecuación de que: líder igual a causa e intereses mayoritarios, nunca se han transformado en vanguardia; siguen siendo una élite política cualquiera.

El llamamiento de atención del Embajador y ex Ministro de Relaciones Exteriores, sobre el problema, no es el primero. Pero , se produce en una coyuntura, en la cual el futuro colapso del proceso se hace cada vez más palpable, para la intelectualidad, las clases medias y la alta oficialidad. En esto radica su importancia y en esto descansa el valor cívico del Embajador.

Roy Chaderton le ha hecho un servicio público a la Revolución bolivariana, al llamar coram publico a las fracciones progresistas de la elite bolivariana a asumir su responsabilidad ante la crisis, forzando un cambio del rumbo del Titanic. ¿Se atreverán los líderes progresistas del PSUV, el republicano General (r) Mueller Rojas, los gobernadores Vilmar Castro, Henry Falcón, Tarek William Saab, Willian Lara, el ministro Alí Rodríguez, el ex Vicepresidente José Vicente Rangel, entre otros, a hablar colectivamente con el Presidente, negociando un nuevo modelo de gobierno que puede garantizar la sobrevivencia de la Revolución? ¿O seguirán en su actitud atentista --- qui tacet, consentire videtur , quien calla parece otorgar--- que es poco comprensible después de la experiencia del primer golpe de Estado en abril del 2002?

Hugo Chávez actuó cual conciencia de la humanidad en Copenhague cuando, en el espíritu de Alí Primera ---“Basta de mentes hipócritas… que nos quieren matar”--- llamó a Barak Obama repetidas veces “Premio Nobel de la Guerra”. Fue un acto valiente y progresista, como tantos otros actos internacionales que el Presidente tiene en su haber. Pero, ni este acto, ni la constitución de la V Internacional, cambian en nada la correlación de fuerzas en Venezuela a favor del gobierno.

“ Podríamos perder si no revisamos, rectificamos y reimpulsamos radicalmente”, dice el Embajador de Venezuela ante la OEA. “Entonces perderíamos la patria y el socialismo: solo nos quedaría la muerte.” Ante esta cuestión de vida o muerte, se ve dentro de Venezuela una sola fuerza capaz de iniciar la refundación colectiva urgente del Proyecto: los líderes de la fracción progresista de la Nueva Clase Política bolivariana, apoyados por ciertos sindicatos, sectores campesinos progresistas e intelectuales críticos.

Si los líderes no asumen su tarea histórica de vanguardia, la historia no los absolverá. Y las masas pagarán el precio en sangre.

Rebelión ha publicado este artículo a petición expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Última actualización el Viernes, 25 de Diciembre de 2009 21:09
 
" El capitalismo no es la democracia " PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 23 de Diciembre de 2009 13:52

por Pedro López

Bien claro está expresado el concepto de que el capitalismo no es la democracia. ! Mis comillas para Matos Araluce...! El capitalismo nunca se ha sustraido, ni ha desaparecido, ni ha dejado de estar presente en ninguna sociedad del mundo, sea antigua, haya sido socialista o fascista o una simple dictadura de izquierda o de derecha. El capitalismo no tiene ideología, como no la tiene tampoco el capital y se hace más feroz y más salvaje cuando el amo del capital y del poder es el estado totalitario o una cúpula plutocrática que dirige los destinos de un pais en contubernio con los capitalistas salvajes de otras tierras.

El capitalismo en su forma más sana y aceptable es simplemente un sistema donde cada cual recibe el fruto de sus esfuerzos individuales administrándolo en provecho propio sin dejar de cumplir las leyes reguladas por un estado de derecho vigente que cumplen la función de revertirlo en desarrollo y justicia social.

El capitalismo en la cuba castrista ha sido siempre una realidad que se ha expresado en su versión más salvaje y degradante teniendo en cuenta que un cubano nacido en su tierra está obligado a prestarle sus servicios a un empresario extranjero o al patron totalitario, entiendase cúpula capitalista, como una simple mercancia de intercambio, dónde la plusvalía de la que habló Carlos Marx es usada para engordar a una camarilla parasitaria que distribuye sus excedentes de miseria con el látigo del más miserable de los capitalistas.

El capitalismo en Cuba es una realidad que se mezcla con la barbarie absurda de una ideología que lo desprecia, pero que le abre sus brazos en su estado más salvaje, porque es la única forma de sobrevivencia que le queda.

Al castrismo nunca le ha importado lo que piensen los demás, pero los que pensamos, debemos tener bien claro, que la LIBERTAD es la DEMOCRACIA y la DEMOCRACIA es el respeto a los derechos civiles y humanos de todos los cubanos que han nacido bajo su cielo, vivan allí, o estén dispersos bajo otros cielos en cualquier parte de este mundo.

El capitalismo castrista es una aberración que nada tiene que ver con un cambio hacia la libertad.

Pedro López.

Última actualización el Miércoles, 23 de Diciembre de 2009 13:55
 
UNASUR: ¿PRIMER PASO PARA LA UNIÓN? UN ANÁLISIS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 22:21

Jorge Hernández Fonseca

24 de Mayo de 2008

 

Doce mandatarios de América del Sur acaban de firmar en Brasilia el protocolo que crea la Unión de Países del Sur, UNASUR, un intento de unir los actuales países Sudamericanos en un conglomerado unitario, a imagen y semejanza de la actual Unión Europea.

 

Para todos los latinoamericanos, el intento unitario nos toca directamente, aunque de inicio solamente formen parte del naciente bloque los países situados geográficamente entre los límites de Colombia con Panamá por el norte, donde termina la América Central, y la Patagonia chileno-argentina por el sur, donde se inicia la Antártica. El único país situado en el Cono Sur que no forma parte de la Unión --de inicio-- es la Guyana Francesa, considerada por Francia departamento de ultramar, y como tal, carente de la independencia de su Metrópolis.

 

Es notorio resaltar el llamado que la naciente Unión ha hecho al resto de la América Latina (América Central e islas del Caribe, Cuba incluida) a solicitar su ingreso formal al nuevo Bloque, inicialmente como países asociados, con un (largo) plazo de cinco años para ser permanentes.

 

El esfuerzo unitario se inscribe directamente en una tendencia centrípeta estratégica de asociación en Bloques, con vistas enfrentar los retos de la Globalización en marcha, diametralmente opuesta a las fuerzas centrífugas que actúan hoy dentro de importantes países ya establecidos, como lo son España, China y Rusia, por citar los ejemplos más sobresalientes.

 

Numerosos retos enfrenta el desafío en marcha. La UNASUR nació bajo el impacto de la renuncia del que sería su primer Secretario General, el expresidente ecuatoriano Rodrigo Borja, que por razones asociadas a diferencias de enfoque dentro del Bloque, declinó su mandato antes de comenzarlo. Se trata del primer problema a ser enfrentado: la existencia de dos bloques comerciales (y pretendidamente económicos) en el seno de UNASUR, el MERCOSUR y el Pacto Andino, cada uno de los cuales con serios problemas todavía no resueltos.

 

Aparentemente ha sido la eficiente diplomacia brasileña la que ha dado los pasos burocráticos iniciales para formulación de la estructura y lineamientos del Bloque, aspecto que se percibe detrás de la renuncia de Borja, que declaró la imposibilidad de asumir su papel, si la unión de los actuales bloques comerciales existentes (anteriormente citados) no se acometía con la prioridad que la seriedad de la formación de UNASUR requiería. No fue atendido y renunció.

 

Este detalle inicial lanza un primer e importante manto de dudas sobre las verdaderas intenciones detrás de la formación de este Bloque, en este delicado momento de Sudamérica. Si la UNASUR pretende espejarse en la Unión Europea --como se ha especulado casi oficialmente-- un primer paso casi obligado es abordar prioritariamente la unión comercial, seguido de la unión aduanera, hasta llegar a cierto grado de unión económica, en paralelo y dando base y soporte a un parlamento político, sí contemplado en UNASUR desde el principio.

 

Si es que hubo oposición en el Bloque naciente para abordar de inicio la unión del MERCOSUR y el Pacto Andino (como lo demostraría la renuncia de Borja), ¿cuál sería la prioridad que los organizadores entienden como paso inicial? Esta pregunta nos lleva directamente a pensar en los problemas ya existentes dentro de Bloque naciente, como potenciales asuntos que centrarían la atención de la Unión en sus inicios y que vale la pena pasar a revisar en detalles.

 

Un aspecto relacionado con la problemática anterior, y que ha formado parte consustancial del impulso que la diplomacia brasileña ha dado a esta Unión, ha sido la propuesta –asociada a la creación de la Unión-- de formalizar también un Consejo de Defensa Sudamericano (una OTAN Sudamericana) en el terreno estrictamente militar, lo que nos lleva de la mano a este campo.

 

Sudamérica enfrenta un contexto militar complicado actualmente. Ha habido movimiento de tropas en países vecinos hacia la frontera con Colombia, provocado por una inclusión militar colombiana previa dentro de Ecuador, para aniquilar una base de las FARC en el territorio vecino, originando la crisis que probablemente sirvió de base para la propuesta del Consejo.

 

La entusiasta aceptación por parte de Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales, dando un sospechoso calor a la propuesta brasileña de crear un ente militar para Sudamérica, nos mueve a meditar en los reales objetivos que estos tres personajes pretenden dar a semejante Comisión Militar. Recordemos que Evo Morales enfrenta una verdadera rebelión civil e institucional dentro de su país, debido a sus imposiciones arbitrarias y daría cualquier cosa por la existencia de una fuerza miliar interventora que le garantice su poder “constitucional”.

 

Algo parecido pudiera decirse de Rafael Correa, que preside un país con una historia de golpes de estado sólo superada por la Bolivia de Evo Morales, al que le convendría una fuerza militar ajena, que detenga los posibles “desatinos” de su ejército, con el cual está torpemente enfrentado. Hugo Chávez a su vez, sufre un malestar creciente dentro de su ejército y vería con buenos ojos “el sacrificio del ejército brasileño enfrentando en Venezuela a sus enemigos”. A esta óptica se suma la negativa de Álvaro Uribe a participar de semejante y nebuloso engendro.

 

Hay un detalle que no podemos dejar de pasar por alto en este análisis y que definitivamente ha puesto el dedo sobre la llaga de la sospecha: el presidente Lula, anfitrión de la reunión de los 12 presidentes convocados para la creación de UNASUR, antes de la misma, tuvo un “desayuno de trabajo” con sólo tres de ellos: Hugo Chávez, Rafael Correas y Evo Morales. Una atención especial de Lula a estos tres representantes de la izquierda beligerante mueve a la sospecha. ¿Serán estos personajes los beneficiados con el UNASUR y su aparato militar?

 

Como contexto de la reunión de Brasilia para crear UNASUR podemos citar además: El extemporáneo viaje de un Evo Morales --en crisis dentro de su país-- a la Habana, a visitar nada menos que a Fidel Castro, ideólogo de la subversión continental. La firma de un tratado de apoyo militar entre Venezuela y Bolivia, rubricado por Evo Morales y Hugo Chávez en Caracas, un día antes de la reunión de UNASUR, con evidentes finalidades intervencionistas.

 

Son puntos preocupantes adicionales, las palabras del presidente venezolano justamente antes de embarcar hacia Brasilia, donde relacionó la creación de UNASUR con la “revolución continental”, un sueño fidelista que ahora se materializaría de manera encubierta, si es que hay detrás de la creación de UNASUR intereses aviesos a la democracia en la región, como los defendidos por Chávez, Morales, y Correa, auque de manera sub-liminar en sus declaraciones.

 

Casi simultáneamente a que o que ocurría en Brasil, en Miami el candidato a la Casa Blanca, Barck Obama, se reunía con los cubanos y hablaba de la libertad de la isla, asociada indisolublemente a una política norteamericana más coherente hacia América Latina. Tiene toda la razón, pero también tiene el peso de las dudas que adivinan en sus palabras más un esfuerzo electoral que una realidad tangible: Mientras haya en Cuba un oráculo al que los presidentes latinoamericanos consulten (en todo el espectro, desde Álvaro Uribe hasta Hugo Chávez) no habrá paz ni verdadera democracia en la región, potenciada (o no) con UNASUR.

 

La unión latinoamericana se impone con base a requisitos de protección comercial, por razones de complementación económica y como manera a hacerle frente a la globalización en marcha, además de por razones obvias de raíces comunes e geoestratégicas. Si este es el objetivo, bienvenida sea la UNASUR y “levantamos nuestra copa para brindar”. Si por el contrario, los objetivos son los de atender a los mezquinos intereses de dominio por parte de una ideología fracasada, que se refugia en intereses comunes para imponerles a nuestros pueblos un sistema empobrecedor y opresivo “quebramos nuestra copa”, como lo haría José Martí en nuestro lugar.

 

Artículos de este autor pueden ser leídos en http://www.cubalibredigital.com

 

 

 
AGUNAS ARISTAS OCULTAS EN LA CRÍSIS HIPOTECARIA NORTEAMERICANA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 22:09

Jorge Hernández Fonseca

24 de Septiembre de 2008

 

Todavía es muy temprano para hacer un análisis integral de lo que aún sucede dentro de la crisis hipotecaria que se desarrolla en los Estados Unidos y que afecta de manera más o menos fuerte al resto del mundo. Sin embargo, varios elementos claves ya han sido aislados a partir de los estudios tendientes a su solución, lo que nos guía en el presente trabajo.

 

Entre los analistas financieros internacionales es casi unánime que la crisis tiene tres componentes básicos: Primero, el elevado número de hipotecas pactadas sin un adecuado análisis, en el sentido que los hipotecados carecían de las garantías reales para hacer frente a los pagos derivados de las responsabilidades adquiridas para un futuro de largo plazo (por lo que son conocidas como hipotecas “sub-prime”, es decir, dudosas) lo que se vino a confirmar cuando una abrumadora mayoría de ellos dejó de honrar sus compromisos financieros, desatando la actual crisis. Es consenso generalizado que este factor es el detonante principal.

 

Segundo, el irresponsable procedimiento seguido por determinadas empresas del sector financiero con estas hipotecas, al convertirlas en “derivativos” (son paquetes de títulos mezclados, cuyo valor se “juega” en las bolsas, aumentando o disminuyendo al compás de la especulación característica de los ”mercados de fututos”, es decir, del aumento o disminución del valor de estos títulos, a semanas o meses vista) pero que tienen su valor real anclado en el potencial pago (o no) de los dudosos compromisos originales hechos por los hipotecados.

 

Tercero, la falta efectiva de un control por parte de órganos reguladores del sistema financiero, que según se sabe ahora, ni siquiera existen en la mayoría de los complejos meandros del juego de las bolsas y sus frecuentes, intrincadas y riesgosas “innovaciones”, lo que terminó por permitir que se asumieran riesgos excesivos que llevaron a todo el sistema al desastre.

 

Cada uno de estos tres factores detonantes de la crisis, tiene a su vez elementos asociados, sobre los que debería abundarse con vistas a que similares  situaciones dejen de producirse en el futuro. En cuanto al primer factor, ya los bancos hipotecarios toman medidas para evitar dar préstamos sin las debidas garantías. Sobre el segundo punto ya se actúa, impidiendo a determinadas organizaciones financieras (bancos), continuar en el camino de proyectar nuevos e irresponsables “derivativos” con papeles de dudosa procedencia, dejándolos como simples instituciones bancarias. El tercer factor se ataca proponiéndose nuevos mecanismos e instituciones de control y regulación para el trabajo de las bolsas, sobre todo en “futuros”.

 

Existe sin embargo una complejidad sumergida en los detalles de cada solución propuesta, así como en el análisis de las verdaderas causas que provocaron la distorsión que quiere atacarse. Una de ellas, de la que poco se habla en las últimas semanas, pero que personalmente considero la real causa (oculta) detonante de esta crisis, es la escalada de los precisos del petróleo. No es posible que un producto tan importante como el petróleo escale en tan poco tiempo precios 5-6 veces su valor real, sin consecuencias catastróficas para todo el sistema.

 

En el pasado ya hubo varios “choques del petróleo”, a partir de la primera crisis petrolera de los años 70 del siglo pasado. Cada crisis trajo aparejada respuestas sistémicas diferentes. En algunos casos la respuesta vino a través de un aumento de la inflación mundial, en otros por la disminución del crecimiento económico y así por delante, hasta que se equilibraban los intereses en pugna y el petróleo regresaba a un nivel aceptable para la economía mundial.

 

En el caso de la crisis que nos ocupa en este análisis, los precios del petróleo escalaron de manera vertiginosa hasta llegar a casi 150 dólares el barril, desde valores del orden de los 25 dólares el barril. Esta escalada de precios del petróleo a su vez tiene causas múltiples y complejas: el crecimiento acelerado de varios países populosos en vías de desarrollo, que antes apenas consumían crudo; la guerra de Irak; el conflicto latente con Irán, la especulación y otros factores menores que temporalmente también colaboraron al mecanismo de esta alza.

 

Con el petróleo a un nivel estratosférico de precios, el mundo globalizado gastaba verdaderas fortunas diarias de un producto que realmente no tenía ese valor. Ese dinero sin respaldo real, que pasaba de las manos de los consumidores a los productores, iba finalmente a engordar las arcas de los bancos, lo que provocó una irresponsable y excesiva oferta de créditos, sobre todo en el primer mundo (donde supuestamente todos tienen respaldos financieros) y fue el componente principal que provocó los préstamos que ahora tiene de rodillas al mercado financiero en EUA.

 

Las causas de una crisis sistémica como esta no es única; son múltiples y complejas. Pero no es posible que ahora ya no se hable más de los altos precios del petróleo asociado a lo sucedido, cuando los precios del petróleo han estado en la base de otros efectos nocivos que afectan al globo, como el encarecimiento de los precios de los alimentos, de los  precios de la gasolina y el transporte, impulsando la inflación global que esto conlleva. Es evidente que el exceso de créditos provocado por la verdadera bolla inflada con los exorbitantes precios del petróleo, colaboró a la irresponsabilidad de dar créditos a quienes no tenían como pagarlos.

 

Específicamente, en EUA, la escalada de precios del petróleo trajo –junto a otros factores, como los gastos derivados los costos de las guerras de Afganistán e Irak (que a su vez colaboraron a reforzar los precios del crudo)-- consecuencias que se pagan ahora. Como que el río de dinero que EUA gastaba en petróleo y en las guerras tuvo consecuencias en los balances financieros norteamericanos, fue necesario elevar, por parte del FED, las tasas de interés desde valores muy próximos a cero, hasta valores prohibitivos para gentes que, con pocos recursos, habían pactados sus hipotecas, y dejaron de pagarlas. Esta es la clave del problema analizado.

 

Hubo una nube gigantesca de dinero surgida con la subida artificial de los precios del crudo, que retornó a EUA a través de las instituciones bancarias internacionales globalizadas (los vendedores de petróleo depositaban en estos bancos sus lucros petroleros) y ahora ha estallado esfumándose de manera casi mágica, en consonancia con su dudoso origen real, al estar asociado al precio inflado de un producto (petróleo) que realmente vale 5 veces menos.

 

¿Por qué no se habla del petróleo cuando hoy se analiza la crisis hipotecaria?, es una buena pregunta, cuya respuesta se implica a los factores políticos envueltos en una campaña electoral por la Casa Blanca, empeñados ambos en un complejo proceso por conservar buenas relaciones con intereses económicos poderosos del país que cada cual planea dirigir en el futuro.

 

Esta crisis hipotecaria pasará, porque el capitalismo de mercado tiene implícito el germen de su auto conservación (así como el comunismo tiene implícito el germen de su autodestrucción). Sin embargo, sirva este análisis sólo para alertar sobre un factor desestabilizador en manos enemigas, presente en la economía norteamericana, el petróleo, que aún Estados Unidos no se ha decido a atacar como debería y que en el futuro pudiera ponerlo de rodillas, otra vez.

 

Artículos de este autor pueden ser leídos en http://www.cubalibredigital.com

 

 
«InicioPrev414243444546474849PróximoFin»

Página 47 de 49

En Cuba el campo es prisionero de los mi

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  En Cuba, en plena pandemia del Covid-19, las aglomeraciones de personas en las colas para tratar de conseguir algún alimento (no siempre se logra) son más grandes que nu...

¿Cambiará realmente la economía cubana t

Indicado en la materia

Por ELÍAS AMOR.-  Cuando existe un solo medio de comunicación oficial que se dedica a glosar los actos del Gobierno, la oportunidad del ciudadano de realizar un contraste de la realidad, queda ...

No habrá República sin pagar el precio d

Indicado en la materia

Por JAVIER PRADA.-  Las buenas noticias sobre el enfrentamiento a la pandemia han dejado la emergencia sanitaria en un segundo plano y abierto la conversación a otros temas de actualidad, más en...

O le abren vía al sector privado o habrá

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  En Atenas, a mediados del siglo IV antes de Cristo, Platón era el maestro de Aristóteles. El discípulo, sin embargo, tenía los pies más firmes en tierra qu...

Crisis política en Brasil: ¿Hay peligro

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La respuesta a la pregunta sobre el peligro de la izquierda en las próximas elecciones queda respondida, no hay peligro. La izquierda en Brasil es fuerte, pero no...

La economía cubana (y el castrismo) en c

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Demás estaría decir que es precisamente ahora el momento de mayor debilidad del castrismo en los más de sesenta años de opresión. Cualquier chispa podría hacer saltar po...

El Coronavirus: Los comunistas chinos co

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernandez Fonseca.-  Varios médicos y enfermeras chinas alertaron de la potencial epidemia-pandemia. La responsabilidad del equivocado tratamiento que recibieron recae sobre las autoridades comunistas, prestas siempre a acallar toda ...