Tal como sucedió en el Siglo XIX pidiendo la independencia de Cuba de España, una resolución biparti

Un grupo de senadores de los partidos Demócrata y Repúblicano presentaron una resolución al...

México: “Se marchó por la puerta trasera”: el durísimo paso de Evo Morales por el país

Evo Morales fue recibido con “bombo y platillo” en México, pero salió ...

Nicolás Maduro llegó a Cuba para asistir a la cumbre del ALBA (ya sin Evo Morales)

Nicolás Maduro viajó a Cuba para asistir a la décimo quinta cumbre ...

Elecciones en el Reino Unido: el partido conservador obtuvo la mayoría absoluta y podrá llevar a cab

El partido conservador obtuvo una mayoría absoluta en las elecciones, lo que ...

Após responder Bolsonaro, Greta Thunberg muda novamente seu Twitter para rebater Donald Trump

A ativista sueca Greta Thunberg mudou novamente a sua descrição biográfica no ...

Artigos: Latinoamérica Fidelochavista
Renuncia otro ministro venezolano por la injerencia cubana PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Jueves, 11 de Febrero de 2010 11:43

 

Por ALBERTO MULLER

El ministro de Salud de Venezuela, Carlos Rotondaro, dimitió por discrepar con Chávez sobre Cuba. Rotondaro es el tercer ministro que renuncia en un mes, por rechazar "la creciente presencia de cubanos en posiciones estratégicas de los hospitales", según 'El Universal'

EFE | Caracas 11/02/2010

Hugo Chávez ha sufrido hoy una nueva e inesperada baja en su Gobierno. El ministro de Salud, Carlos Rotondaro, ha renunciado a su cargo tras nueve meses de gestión, según informan medios de prensa locales que citan a funcionarios de ese departamento.

Según la versión del mencionado diario, Rotondaro ha abandonado el cargo por "su rechazo a la incursión de cubanos en posiciones estratégicas del Ministerio de Salud y de los hospitales" públicos del país.

En las últimas semanas renunciaron Ramón Carrizález, vicepresidente Ejecutivo y ministro de Defensa, y su esposa Yuribí Ortega, ministra de Ambiente, ambos por razones "estrictamente personales", y el titular de Banca Pública, Eugenio Vázquez Orellana.

También se supo  que el Director General de Globovisión, Alberto Federico Ravell ha renunciado esta noche a su cargo por “diferencias irreconciliables” con el resto de socios del canal de TV.

La información ha sido confirmada por Noticias24 con fuentes próximas a Alberto Ravell y el canal efectuaría, en las próximas horas o mañana en la mañana, el anuncio oficial.

Ravell renunció esta noche, cerca de las 8, frente a la mayor parte de su equipo de trabajo y empleados de Globovisión. Anunció que no estaba de acuerdo con movimientos accionariales dentro del canal y señaló que “no iba a vender sus acciones a nadie”.

Fuentes presentes en Globovisión en el momento de la renuncia de Alberto Federico Ravell, han relatado a Noticias24 que, tras sus palabras, Ravell fue ovacionado por los empleados del canal quienes, muy emocionados, le corearon: “Globovisión eres tú”.

La renuncia de Ravell, presentada en medio de un extraño proceso de venta del canal, sacudirá sin duda al mundo político venezolano ya que, desde su canal, se había convertido en uno de los dirigentes de mayor peso de la oposición venezolana.

Última actualización el Jueves, 11 de Febrero de 2010 11:46
 
El matón patriótico PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 07 de Febrero de 2010 11:49

Por CARLOS ALBERTO MONTANER

Se multiplica la violencia en Venezuela. Las turbas chavistas amenazan, golpean y acosan a los adversarios del gobierno que se atreven a protestar públicamente. A veces utilizan armas de fuego. Se desplazan en motocicletas desde las que disparan. Tienen licencia para hacer daño. Es lo que se espera de ellos. Es lo que hacen llenos de ardor ideológico. No son enfermos ni locos. No se sienten criminales. Son matones patrióticos. Son revolucionarios poseídos por la certeza de que a los enemigos del chavismo, que son, claro, los enemigos de la patria, hay que aplastarlos como si fueran cucarachas.

Hace unos cuantos años recibí en mi oficina de Madrid a un hombre joven que, en su adolescencia, había sido un matón patriótico. Decía estar arrepentido. En 1980, cuando estudiaba en una escuela secundaria (tendría unos 14 años) había participado en el asesinato de un maestro durante un ``acto de repudio''. En Cuba los actos de repudio son manifestaciones colectivas de odio organizadas por la policía política y el partido comunista. Su función es aterrorizar a la sociedad para que las personas obedezcan. En ese año hubo miles de actos de repudio porque decenas de millares de personas querían huir de la Isla. El maestro, un mulato que enseñaba inglés, había notificado que deseaba abandonar el país y el gobierno decidió darle un escarmiento con sus propios alumnos. Comenzaron a gritarle. Lo llamaban ``gusano''. Lo escupieron. Uno lo abofeteó. Cayó al suelo y empezaron a patearlo. Lo mataron a patadas. Lo aplastaron como a un ``gusano''.

Los jóvenes matones patrióticos no sintieron ningún remordimiento. En abril de 1967, el Che había prescrito la correcta actitud moral que debía acompañar a los revolucionarios en su ``Mensaje a la Tricontinental'': ``El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar''. Un buen revolucionario debía ser una fría máquina de matar. El era así. Lenin era así. Fidel y Raúl Castro son así. Nunca les ha temblado el pulso en el momento de eliminar a un supuesto enemigo de la revolución. Los nazis y fascistas eran así. Los suicidas-terroristas del mundo islámico son así. Convencidos de la santidad de la causa que defienden, los matones patrióticos son capaces de cualquier cosa.

El matón patriótico no debe ser confundido con los sicarios o con los sicópatas. Los sicarios son profesionales del crimen. Los sicópatas no necesitan razones ni justificaciones para cometer asesinatos o hacerle daño a un semejante. Son indiferentes ante el dolor ajeno. El matón patriótico es otra cosa. Cuando Hugo Chávez o los Castro alientan a sus turbas a apalear a los adversarios sienten que están cumpliendo con unas normas morales superiores vinculadas al mejor destino de la humanidad, algo que sólo ellos conocen. Por eso son tan peligrosos. No hay nadie más letal que un tipo poderoso y duro adscrito a una ética de fines dispuesto a ensayar cualquier medio para lograr sus objetivos. Así era Adolfo Hitler.

se es el inmenso riesgo del marxismo que hoy intentan revitalizar los partidarios del Socialismo del siglo XXI. Marx postulaba la inevitabilidad de la lucha de clases, creía que la violencia era la partera de la historia y defendía la dictadura del proletariado como forma de alcanzar el paraíso sobre la tierra. Quienes tomaron en serio sus enseñanzas causaron cien millones de muertos a lo largo del siglo XX. No ha sido la única experiencia nefasta contemporánea --el fascismo y el nazismo fueron terribles--, pero ha sido el más cruento episodio de la historia política de nuestra especie. Lenin, Stalin, Mao, Fidel Castro, Pol Pot, Ceausescu, el resto de esa destructiva banda no eran asesinos en serie. Eran matones patrióticos.

www.firmaspress.com

Última actualización el Domingo, 07 de Febrero de 2010 11:51
 
CHÁVEZ Y EL AUTO-GOLPE CON RAMIRO VALDÉS PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 08 de Febrero de 2010 10:52


Por ALBERTO MULLER

Hay una variedad de lecturas interesantes sobre la visita del represor cubano, Ramiro Valdés, a Venezuela. Y en cada una de ellas, hay visos de autoritarismo e ingobernabilidad:

Unos piensan que ante la pujanza del movimiento universitario de protesta, que ha colocado en la conciencia nacional del país, la frase que tanto molesta al presidente Chávez, diciéndole ‘que está ponchao’, las credenciales de un represor como Ramiro Valdés en Venezuela serían para neutralizar al movimiento estudiantil con la experiencia represiva castrista.

Otra lectura, tal vez la más tenebrosa, es que ante la impopularidad creciente del presidente por la inseguridad del país, la corrupción generalizada, la inflación galopante, la crisis energética y el declive de la producción petrolera, que indican la posibilidad de que Chávez pierda las elecciones parlamentarias del mes de septiembre, Ramiro Valdés llega a Venezuela para preparar el autogolpe chavista y así ayudar a Hugo Chávez a perpetuarse en el poder como Fidel y Raúl Castro.

Y una tercera interpretación de la presencia del comandante Ramiro Valdés en Venezuela, un genocida reconocido y creador de los servicios de seguridad cubanos, es que ante la grave crisis de gobernabilidad venezolana, con el descontento en las Fuerzas Armadas y en la población, unido a la crisis cubana por el colapso económico en la isla, los dos países intentarán una maniobra de unión política que violaría tanto la soberanía de Cuba como la de Venezuela.

En las tres lecturas el golpe de fuerza que preparan Hugo Chávez y Ramiro Valdés en Venezuela, conlleva instaurar el totalitarismo marxista leninista en la tierra de Simón Bolívar.

Ramiro Valdés de 78 años de edad es el vicepresidente del Consejo de Estado en Cuba, convertido en el sucesor lógico una vez que desaparezcan los hermanos Castro.

Sus méritos revolucionarios se reducen a la eficiencia represiva de la seguridad del estado cubano, con miles de fusilados y cientos de miles prisioneros políticos.

En esta tarea de pisotear y reprimir al pueblo cubano, Valdés contó con la colaboración de la desaparecida KGV soviética, la STASI alemana y otras agencias de inteligencia de los países del este comunista.

El delicado problema en Cuba, es que el castrismo no puede darse el lujo de que Chávez pierde el poder, pues entonces Cuba se hundiría en un caos irreversible por el fin de los subsidios chavistas.

El presidente Chávez ha rechazado con su histerismo acostumbrado, las críticas contra la presencia en Venezuela de Ramiro Valdés y reafirmó que la presencia de Valdés es parte de los acuerdos de colaboración y cooperación entre ambos gobiernos.

La famosa frase de Fidel Castro, cuando traicionó los principios democráticos de la revolución de 1959, con ‘elecciones para qué’ y se lanzó por el mundo autoritario de Stalin, está ya en la mente del presidente Hugo Chávez.

El famoso guerillero Américo Martín, declaró que nadie entiende la misión eléctrica encomenda por Hugo Chávez al comandante Ramiro Valdes, cuando el gobierno cubano no ha sido capaz en 50 años de existencia, de ofrecer electricidad al pueblo cubano.

Confiemos que la movilización del pueblo venezolano, en pie de lucha, pueda impedir esa macabra intención de llevar a Venezuela por el camino castrista.

Última actualización el Lunes, 08 de Febrero de 2010 10:56
 
El carnicero en Venezuela PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 07 de Febrero de 2010 12:02

Por ADOLFO RIVERO CARO

Debía ser preocupante para los venezolanos que Ramiro Valdés se encuentre en su país. El Carnicero de Artemisa ha sido el principal organizador de la represión en la larga y sangrienta historia de la revolución cubana. Fidel Castro lo ha destituido más de una vez por corrupto e ineficiente pero siempre ha vuelto a recurrir a él, cuando ha considerado necesario incrementar la represión.

Dentro de su mentalidad, Ramiro es lo más cercano a un hombre de confianza. Ha estado a su lado en el asalto al Moncada, la cárcel, el exilio en México, el Granma y la Sierra Maestra. Fue uno de los 12. Posteriormente, hizo la invasión. Fidel lo nombró ministro del Interior por primera vez en 1961. Lo encargó de la represión cuando en Cuba había una oposición masiva a la instauración de una dictadura totalitaria. Y, efectivamente, la ahogó en sangre. Era el hombre para el cargo. Se sabe que es un admirador de Beria, el siniestro jefe de la NKVD de Stalin.

Ramiro tiene 78 años. Nadie discute que, en Cuba, tiene una enorme autoridad. No es para menos teniendo en cuenta su sangriento historial y que puede mandar a matar a cualquiera impunemente, algo que ha hecho muchas veces. ¿Qué hace Ramiro Valdés en Venezuela? Decir que está allí para ayudar al sistema de servicio eléctrico es como decir que Himmler fue a Polonia para resolver los problemas de la industria del gas.

La realidad es que Fidel desconfía profundamente de las fuerzas armadas venezolanas. Es natural. Después de todo, la principal razón de su prolongada permanencia en el poder ha sido que la revolución cubana llevó a la disolución de las fuerzas armadas de la república y su sustitución por un aparato creado por Fidel desde la misma base. Es por eso que insistirá, una y otra vez, en la ``depuración'' de las fuerzas armadas venezolanas. Y es por eso que nunca se sentirá satisfecho hasta que toda la plana mayor de las fuerzas armadas sea sustituida, no por supuestos partidarios de Chávez (cualquiera puede decir que lo es) sino por hombres que no eran nada y que se lo deban absolutamente todo.

Por el momento, el papel de Ramiro es persuadir a las fuerzas armadas venezolanas de la necesidad de una represión implacable contra la oposición y, de ser necesario, sangrienta. Los que se destaquen en esas tareas serán bien vistos (momentáneamente) por los cubanos. Ese es su papel. No pretendo que los mandos militares venezolanos crean lo que digo, simplemente quisiera que reflexionaran sobre esto.

El gobierno de Hugo Chávez está en crisis. No es nada extraño puesto que el estatismo es esencialmente ineficiente. Se ha mantenido en el poder por los extraordinarios precios del petróleo y porque, al igual que otros líderes populistas de América Latina, ha buscado una relación con las masas marginales. Los partidos tradicionales han ignorado esa realidad y ahora tienen que pagar la cuenta.

Sin embargo, Chávez y otros líderes populistas son víctimas de una contradicción fundamental. Han denunciado una realidad que se ha querido ignorar, y han conseguido por eso el aprecio y la esperanza de nultitudes. Sin embargo, no pueden eliminar esos bolsones de miseria sin un tremendo incremento del desarrollo económico. Y eso sólo se puede conseguir estimulando la empresa privada. Infortunadamente, Chávez y Co. están haciendo todo lo contrario. Quieren imitar a Cuba, cuando el 87 por ciento de los venezolanos no quiere seguir ese modelo. Están siguiendo el camino de la miseria y el desastre

 

No es de extrañar que el 61 por ciento de los venezolanos cree que el país está mal encaminado. Esto es terrible para Chávez, cuya legitimidad está basada en el apoyo popular. Es por eso que considera indispensable mantener ese apoyo, y por lo que se vuelve, frenético, contra los medios de comunicación que lo critican y le hacen perder popularidad. Sin embargo, nada menos que el 78 por ciento está en contra de la decisión de eliminar la emisora RCTV del sistema de TV por cable.

l apoyo popular de Chávez se está desmoronando. Su único apoyo estratégico está en los represores cubanos. Eso le da a Castro la posibilidad de, prácticamente, gobernar a Venezuela. Eso, por supuesto, tiene que provocar un profundo disgusto dentro de las fuerzas armadas venezolanas. Algo que inclusive afecta a los generales cubanos que están allí. Es por eso que Fidel manda a Venezuela a Ramiro Valdés, al tercer hombre de la revolución cubana, para que controle a los cubanos e influya en los mandos venezolanos.

Ramiro va a Venezuela a organizar la represión contra los estudiantes, contra todos los que están protestando por el cierre de RCTV y, con el tiempo, contra todos los que no apoyen la instauración de una dictadura totalitaria. Por supuesto, muchos lo dudan. A principios de los años 60, tampoco en Cuba nadie creía que se pudiera instaurar una dictadura. Este es el momento de protestar y de rebelarse. El tiempo rompe a favor de Chávez. La presencia de Ramiro Valdés es una declaración tan clara como ominosa. Los venezolanos sólo pueden ignorarla a su propio riesgo. El carnicero está en Caracas.

www.neoliberalismo.com

Última actualización el Domingo, 07 de Febrero de 2010 12:03
 
Ramiro Valdés en Venezuela: razones y consecuencias PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 06 de Febrero de 2010 10:37

Por HUBER MATOS ARALUCE

 

La presencia del comandante castrista Ramiro Valdés en Venezuela es objeto de conjetura y polémica. El precio que pagarán por esta decisión Hugo Chávez, su “padre político” Fidel Castro y los herederos del poder en Cuba, será mayor que cualquier ventaja que pretendan alcanzar.

La explicación oficial de que Valdés se encuentra en Venezuela para ayudar a resolver el problema eléctrico es un disparate. Él no tiene ni capacidad ni experiencia en la materia.  Si hubiera llegado un grupo de expertos cubanos a colaborar con ingenieros venezolanos, el caso sería menos controversial, pero mandar a un comandante represor es otra cosa.

Pudiera ser que Valdés haya viajado a Venezuela a orquestar un negocio lucrativo para el castrismo: instalar plantas generadoras de electricidad que consumen una cantidad considerable de combustible. En este plan, como en otros, pretenden que millones de dólares sean transferidos de Venezuela a Cuba por concepto de asesoría, compra e instalación de plantas eléctricas.  No es nada nuevo. Castro ha servido como intermediario con empresas extranjeras en la compra de millones de dólares de equipo médico para Venezuela.  La tiranía en Cuba está en la quiebra y busca una justificación adicional para exprimir un poco más a los venezolanos.

Pero el viaje del comadante castrista no tiene que obedecer a una sola razón. Los efectos de la renuncia de tres ministros, entre ellos el de Defensa y también Vicepresidente, así como  las protestas masivas por el cierre de RCTV, pueden haber tomado por sorpresa al alto mando cubano en la isla.

Estos acontecimientos seguramente han tenido un efecto negativo en las Fuerzas Armadas venezolanas y en el aparato político chavista, y los Castro no van a arriesgarse a perder la seudo-colonia que los mantiene en el poder en Cuba.  Entre otros beneficios, la tiranía recibe de Venezuela petróleo que equivale a la casi mitad del consumo de la isla, más de 10.000 millones de dólares en los últimos cinco años. El castrismo “paga” con la mano de obra esclava de miles de profesionales cubanos, más  cientos de agentes de inteligencia y subversión.

Ramiro Valdés “en su tiempo libre” puede supervisar de primera mano el aparato de espionaje y represión que los castristas montaron y dirigen en Venezuela.  Su estancia allí hará menos necesarios los frecuentes viajes de Chávez a Cuba cada vez que necesita instrucciones; hay que guardar las apariencias de la dependencia.

La presencia de Ramiro Valdés en Venezuela tiene un costo político.  Según las últimas encuestas de Latinbarómetro  en 2009, Chávez era el dirigente menos popular en Latinoamérica.  Los últimos acontecimientos y esta visita restan en lugar de sumar.

No puede pasarse por alto  el nacionalismo en Latinoamérica.  La intromisión y el poder de los cubanos en los mecanismos oficiales y en otras esferas provocan rechazos en Venezuela.  Aunque los médicos cubanos han contribuido a la salud, también han creado un sismo entre los médicos venezolanos con consecuencias imprevisibles para el futuro de la salud pública en ese país.

Algún porcentaje del chavismo debe haber puesto en duda la sabiduría de la visita de Ramiro Valdés a Venezuela; llega un comandante castrista con un historial siniestro, exactamente después de renuncias en el gobierno y manifestaciones de protesta en las calles.

La perdida de credibilidad de Chávez entre un porcentaje de sus seguidores no puede subestimarse. Su mayor riesgo consiste en continuar descendiendo en popularidad.  ¿Que pasará en Venezuela cuando esta ande por el 30%?  La visita de Ramiro Valdés le ha restado  puntos y ha polarizado aun más a la oposición democrática.  Creo que el error se originó en La Habana, donde se cometen muchos errores.

 

San José, Costa Rica

 

Última actualización el Domingo, 07 de Febrero de 2010 18:12
 
«InicioPrev414243444546474849PróximoFin»

Página 43 de 49