Oscar Elías Biscet recibe el Premio al Liderazgo Internacional en Washington

El Instituto de Liderazgo Hispano del Congreso (CHLI) entregó este miércoles el ...

El Senado aprueba la reincorporación política de las FARC

El Senado colombiano aprobó este miércoles en último debate el acto legislativo de ...

Venezuela anuncia su salida de la OEA

La canciller Delcy Rodríguez anunció este miércoles que Venezuela se retirará de ...

Trump propone una rebaja de impuestos a todos los estamentos de la sociedad norteamericana

El secretario del Tesoro de EE UU, Steve Mnuchin, anunció este miércoles ...

Venezuela: sobe para 27 o número de mortos em protestos

O Ministério Público da Venezuela confirmou, nesta quarta-feira, a morte de mais ...

Artigos: Latinoamérica Democrática
Proximidad de la “guillotina” aparta al PT de Dilma PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 05 de Agosto de 2016 12:26

Por Josias Souza.-

Nada más común que confundir convivencia con amistad. Especialmente en el caso de Dilma Rousseff, cuya coexistencia con el PT provino más de una imposición de Lula que de afinidades genuinas. La proximidad de la guillotina saca a la luz la verdad. El PT toma distancia con Dilma porque para ella siempre fue un grupo de amigos todo hecho de enemigos.

Rui Falcão, presidente del PT, informo de que no apoyarán, por inviable, la propuesta de celebrar un plebiscito sobre la anticipación de las elecciones presidenciales. Pieza de resistencia de la carta que Dilma prometió revelar a los brasileños, el plebiscito entra en la retórica de Falcão en el rol de los “trucos para tratar de engañar a que no va a ser engañado”.

Reunida en un momento en el que Dilma es encaminada al patíbulo, la cúpula del petismo se abstuvo de salir en defensa de la señora. “Era previsible” que la comisión del impeachment del Senado aprobase el informe a favor de la destitución dijo Falcão para justificar el silencio de la Ejecutiva del PT.

En este momento, el PT tiene una prioridad más urgente que Dilma. Organiza el lanzamiento de una publicación en defensa de Lula, que tiene Sergio Moro en la punta de los talones. Sin Dilma Rousseff, el PT sobrevive. Sin Lula, pierde el alma.

Dilma es ahora una carga para el PT. Y viceversa. Por suerte, la votación sobre el juicio político en el Senado es abierta. Si el voto fuese secreto, muchos miembros del PT hubieran votado a favor a cargársela. Para la mayoría de sus compañeros, Dilma sonaba a oportunista cuando dijo en un par de entrevistas que el PT necesita hacer una autocrítica por haber adoptado prácticas de política tradicional.

(Traducción Infolatam)

 
El PMDB cava la tumba política de Dilma Rousseff en Brasil PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 28 de Marzo de 2016 11:36

Por Rogelio Núñez.- 

Si el PMDB abandona este martes a Dilma Rousseff, la presidenta se convertirá en un cadáver político a falta solo de que el impeachment consume su entierro definitivo. El PMDB, que se reúne para votar si se queda al lado de Rousseff o abandona la coalición de gobierno, ha sido en este segundo mandato de Dilma el detonante de la crisis y quien puede poner fin a su administración.

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. No hay que olvidar que tras conseguir la reelección en 2014, Dilma Rousseff sintiéndose fuerte trató de desembarazarse del PMDB. Esa jugada le salió mal y se ganó la enemiga de figuras muy importantes del partido que le atacaron donde era más débil, en los casos de corrupción.

De aquellos polvos proceden actualmente los lodos que tienen atrapada a Dilma y que la pueden succionarla y hundirla.

Por contra el PMDB considera que dejar el oficialismo solo le trae beneficios: se pone a favor de donde sopla el viento y consigue el premio mayor ya que la presidencia recaería en manos de un hombre del partido, el vicepresidente Michel Temer.

El origen de una desavenencia

El intento de Dilma Rousseff de desembarazarse de la dependencia con respecto al PMDB y ganar autonomía se saldó, a comienzos del año 2015, con una rebelión por parte de ese partido.

dilma explica crisis

Dilma Rousseff apunto de perder el apoyo del PMDB

Una rebelión que fue liderada por el presidente del Congreso (Eduardo Cunha) y por el presidente del Senado (Renan Calheiros).

Ambos del PMDB y los dos dolidos por la pretensión presidencial de impulsar un partido alternativo que recogiera a los disidentes e incentivara la división dentro del PMDB.

Este proyecto estaba encabezado por Gilberto Kassab, ministro de las Ciudades y líder del PSD, y alentado por Rousseff.

Esta rebelión del PMDB contra su aliada (Rousseff) dejó paralizado al gobierno que además atraviesa desde entonces por una complicada coyuntura económica y está lastrado por la corrupción.

Desde 2015 solo gracias a las divisiones internas en el PMDB ha logrado Dilma mantener el apoyo de esta fuerza ya que el vicepresidente Michel Temer o Calheiros en varios momento se alzaron como pilares de la administración.

Pero la falta de apoyos sociales de la presidenta y el empeoramiento de la situación económica hacen que el PMDB vea más costos que beneficios en apoyar a la presidenta.

Jorge Picciani, líder del PMDB en Rio y favorable a abandonar a Dilma, lo explica muy claramente: “Veo como la sociedad se moviliza. ¿Acaso la presidenta tiene capacidad para alcanzar un consenso mínimo? ¿O de aprobar un ajuste y recuperar la economía? No lo tiene”.

El PMDB prepara el final de Dilma

Todo indica que el PMDB acabará dejando sola a la presidenta y eso por varias razones:

En primer lugar, el PMDB es un partido que sabe leer los tiempos políticos. Cuando se produce la emergencia de un nuevo liderazgo, el PMDB acaba siempre del lado del vencedor: ocurrió en los 90 con Fernando Henrique Cardoso y la década pasada junto a Lula da Silva.

Ahora, el PMDB ha ledído que el país se acerca al final del lulismo y de Dilma y que permanecer a su lado es ir directo a una derrota política.

El vicepresidente Michel Temer asiste hoy, sábado 12 de marzo de 2016, en Brasilia (Brasil) a la convención nacional del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). El vicepresidente comentó que "la crisis política y económica" del país es "gravísima" e instó a la "unidad de todos" para superarla.

El vicepresidente Michel Temer

“El PMDB hará lo que la clase política está pensando, que el gobierno de Dilma no tiene salvación y que seguir apoyando es subirse a una canoa agujereada; el PMDB está por conveniencia, no está comprometido, históricamente acuerdan con cualquier gobierno desde que tengan cargos, pero si deciden salir, acelerará el juicio político”, comentó a Infobae Claudio Couto, cientista políco de la Universidad de Sao Paulo (USP) y profesor de la Fundación Getúlio Vargas.

En segundo lugar, la salida del PMDB de la coalición oficialista contribuiría a que este partido se acercara a lo que es un clamor popular, el fin del gobierno de Rousseff.

Tras la instalación de la comisión parlamentaria que decidirá si se inicia un juicio político, el 68% de los brasileños se expresó a favor a la destitución de la presidenta, Dilma Rousseff, y el 27% está en contra, según una encuesta realizada por la firma Datafolha y publicada por el diario Folha de São PauloEl rechazo a la gestión de Rousseff subió hasta el 69 % de los encuestados.

Claudio de Melo, cientista político de Insper, en Sao Paulo señala que “a medida que crece la desaprobación de Dilma en la opinión pública, su situación en el Congreso empeora. El Congreso, como en cualquier lugar del mundo, es muy sensible a la opinión pública. A medida que las medidas de la presidenta se interpretan como un intento por burlar la justicia, la opinión pública se vuelve más crítica y el Congreso queda más susceptible a la opinión pública”.

El PMDB además se sabe decisivo. Irse del gobierno se convertiría en un tiro de gracia para la administración de Rousseff. El Ejecutivo necesitará en abril al menos 172 votos en la Cámara de Diputados para evitar el juicio político. Sin el PMDB, será imposible alcanzar esa cifra ya que el PT solo contaría con el respaldo delPartido Comunista do Brasil (PCdoB), el Partido Democrático Laborista (PDT) y otros menores.

Fuente: Folha

Fuente: Folha

Con 69 diputados el PMDB es la mayor bancada de la Cámara. “En diciembre el gobierno contabilizaba 199 votos; sin el PMDB tal vez estos votos sean de abstenciones”, de acuerdo al cálculo del analista Couto.

Fuente FolhaEn tercer lugar, salir ahora de un barco a la deriva es una apuesta del PMDB por conservar en el futuro sus opciones de estar en el gobierno y tener influencia nacional y local.

El PMDB tiene siete ministerios en el Gobierno entre ellos algunos tan importantes como los de Salud, Agricultura o Minas y Energía“, dijo.y siete gobernadores (Rio de Janeiro, Rondonia, Sergipe, Rio Grande do Sul, Tocantins, Espirito Santo y Alagoas).

Sin embargo, mayoría del partido está a favor de tomar esa decision. El PMDB de Rio de Janeiro, liderado por Leonardo Picciani, ya ha decidido votar a favor de que el partido abandone el gobierno. Y el peso de la sección carioca resulta decisivo.

Estos movimientos del PMDB son muy esclarecedores para saber lo que está por llegar. Como apunta Josías de Sousa,  “el PMDB es un partido eficiente! Ayuda a elegir,  se convierte en complice en el asalto a las arcas públicas, rompe poniendo cara de enojo y prepara, abanderando la pureza moral, la transición que llevará a Michel Temer a la poltrona de presidente da República con el apoyo de la oposición. Cansado de ayudar a Dilma, el principal aliado de Planalto concluyó que llegó la hora de sustituirla”.

 
El regreso de Lula profundiza la inmensa soledad política de Dilma PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 29 de Febrero de 2016 13:09

Por Rogelio Núñez.-

Dilma Rousseff se ha quedado sola, políticamente sola, en un segundo mandato que va a resultar una pesadilla, en caso de que lo acabe, algo que además está por ver. No cuenta con el respaldo de la mayoría de la población, los mercados están en su contra y su partido, el PT, es cada vez más crítico.

(Infolatam)-. Y por si eso fuera poco ahora su mentor, Lula da Silva, se coloca en la carrera para las presidenciales de 2018 lo cual, más pronto que tarde, puede conducir a importantes desencuentros y estrategias no coincidentes entre la actual presidenta y su antecesor.

Y todo este ambiente de grandes tensiones políticas se da en plena crisis institucional (con el impeachment en el horizonte) y con una situación de recesión económica y alta inflación.

Moody’s Investors Services ha sido la tercera agencia de calificación crediticia en reducir la nota de solvencia de la deuda brasileña hasta el grado de especulación. S&P lo hizo ya este mismo mes de febrero y Fitch en 2015.

La sombra del impeachment vuelve a sobrevolar

Su situación legal y la sombra de un impeachment que se había difuminado en este comienzo de 2016 ha vuelto a crecer a raíz de la detención de Joao Santana, publicista de las campañas presidenciales de Dilma Rousseff y del expresidente Lula da Silva.

Santana es investigado por la justicia brasileña por recibir pagos en el extranjero que provenientes de sobornos en Petrobras.

datafolha dilma valoracion

Sondeo de Datafolha (Brasil)

La justicia investiga si los pagos por $ 7,5 millones recibidos por los Santana se deben a servicios prestados al Partido de los Trabajadores.

Habría sido efectuados por Odebrecht y un operador financiero con fondos procedentes de sobornos de Petrobras.

Acto seguido, tras la detención de Santana, el Tribunal Superior Electoral de Brasil ordenó investigar a siete empresas que prestaron servicios a la campaña de Dilma Rousseff en 2014.

La decisión fue tomada por el magistrado Gilmar Mendes, encargado de tramitar la denuncia formulada por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) por supuestos fraudes en las finanzas del comité de campaña de Rousseff.

Esa denuncia del PSDB se asegura que durante la campaña de 2014 la fórmula integrada por Rousseff y su vicepresidente, Michel Temer, incurrió en “abusos con cadenas nacionales”, “manipulación de datos socioeconómicos”, “uso indebido de predios públicos” y propaganda electoral en “períodos de veda”.

Apoyo ciudadano en mínimos

Toda esta polvareda no hace sino hundir el apoyo popular a la mandataria.

La aprobación del gobierno de la presidenta brasileña Dilma Rousseff es del 11%, según un sondeo de la encuestadora Datafolha difundido este sábado 27 de febrero,.

Además que 60% quiere el juicio político de la mandataria y 58% pide su renuncia. El rechazo al Ejecutivo se coloca en el 64%.

En marzo de 2013, Datafolha mostraba que la popularidad de Rousseff llegaba a un máximo del 65% y después de ubicarse en 42% en diciembre de 2014 cayó abruptamente a raíz del escándalo en la estatal Petrobras. En agosto pasado alcanzó mínimos históricos de 8%.

Así pues Dilma cumple un trienio en el que no ha logrado levantar cabeza en lo que se refiere a su aceptación popular y más allá de su reelección ajustada en 2014 el viento le ha soplado hasta ahora en contra.

El PT cada vez más crítico con Dilma

Mientras las diferencias entre Dilma y el PT no dejan de aumentar.

Eso se transparenta en temas simbólicos y también de peso. Entre los primeros: La presidenta no estuvo este fin de semana en el 36 aniversario de la creación del partido fundado por Lula da Silva.

Entre los segundos que el Partido de los Trabajadores (PT) acaba de aprobar un documento crítico (“Programa Nacional de Emergencia”) con la política económica de Dilma.

Son 16 propuestas en la que apoya, como señala el diario La Nación “el uso de las reservas internacionales de Brasil para hacer obras de infraestructura, saneamiento y vivienda; aboga por el aumento de impuestos sobre el capital y a las personas más ricas; plantea la reducción de la tasa de interés básica; recomienda un reajuste del 20% en los valores del programa de transferencia de renta directa Bolsa Familia, hoy congelados por la difícil situación económica”.

dilma_e_o_destino Además, en el PT ha sentado muy mal que el Senado brasilero aprobara el Proyecto de Ley del Senado obra el opositor José Serra (PSDB de San Pablo) por 40 votos a favor y 26 en contra.

El proyecto fue acordado entre el gobierno de Dilma, el PMDB y el PSDB. En el proyecto se revoca la participación obligatoria de Petrobras en el modelo de asociación público-privada para la explotación del petróleo en el área marítima conocida como el Pre-sal.

El senador Lindbergh Farias (PT) afirmó que Dilma ha traicionado a los senadores de la agrupación.

La senadora Gleisi Hoffmann (PT) sostuvo que “fue duro recibir al final del proceso de votación una propuesta del gobierno para flexibilizar la participación de Petrobras en la exploratación del presal”, pero agregó que “posicionarse contra el gobierno es todo lo que la derecha quiere”.

Pese a todo Dilma sostiene que cuenta y desea el apoyo del PT: “Preciso ayuda de todos los partido de mi base, PT, sobre todo que es el partido al cual yo pertenezco. Siempre pediré apoyo (a mi partido) y cuento con apoyo de ellos”.

Sin embargo, a la vez, asegura que una cosa es tener responsabilidad de gobiero y otra de partido: “No gobierno sólo para el PT sino para 204 millones de brasileños… Un partido es un partido. Un gobierno es un gobierno”.

La sombra de Lula atenazará a Dilma

Y en medio de esta situación, Lula da Silva amaga con lanzarse a la carrera por la presidencia en las elecciones de 2018. Lo hace cuando su imagen está más golpeada que nunca y lo hace asegurando que respalda a la presidenta pero admitiendo a la vez que hay diferencias entre el APT y el gobierno.

“Por más que tengamos desacuerdos en algunas cosas, Dilma tiene que tener la certeza de que éste es su lado. Ella nos necesita para poder sobrevivir a los ataques que viene sufriendo en el Congreso Nacional por parte de nuestros adversarios”, dijo Lula.

BRASILIA (BRASIL), 29/10/2015.- EFE / ED FERREIRA

Lula da Silva desea ser candidato presidencial en 2018

El expresidente buscaría regresar a Planalto (“Quiero decir bien alto: tendré 72 años y el tesón de alguien de 30 para ser candidato a la Presidencia de la República”) para lavar su imagen muy dañad por los escándalos.

“Acepto hasta que levanten mi secreto bancario y telefónico; si ese es el precio, sea. Pero cuando esto acabe quiero que me den un apartamento o una casa de campo… Ciertamente tiene aclaraciones para todas las cuestiones que están siendo abordadas. Pero no estamos de acuerdo con que se utilicen estos asuntos para llevar a cabo un proceso de destrucción pública de su imagen”, señaló Silva.

Las indagaciones judiciales investigan si Lula es propietario de un apartamento y una finca campestre, ambas en Sao Paulo, y si fueron reformadas por constructoras salpicadas por el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Si bien el hundimiento del gobierno de Dilma Rousseff dañaría las opciones de Lula da Silva, también es verdad que las agendas del gobierno y el posible candidato pueden ser muy divergentes. El ejecutivo de Dilma ha optado por el ajuste mientras que el PT y Lula van a apostar por regresar a las políticas de la década pasada.

En ese sentido, el ministro de Comunicación Social de la Presidencia, Edinho Silva confirmaba hace unos días que “el Gobierno hizo lo correcto y creó un foro integrado por todos los interesados para crear una propuesta de consenso y que ya está funcionando. Es difícil, pero el diálogo y una propuesta pactada por todos, reduce las dificultades”.

Además, la estrategia de Dilma de tender puentes con la oposición puede verse seriamente dificultada por un Lula que apuesta por la polarización. Lula acusa a la oposición y a algunos medios de comunicación de ser los principales responsable de la campaña de desprestigio que padece y advierte de que, de ahora en adelante, “se acabó el ‘Lulinha’ de paz y amor” y que les dará “la respuesta que se merecen”.

Última actualización el Lunes, 29 de Febrero de 2016 13:10
 
Lula, siempre fiel a da Silva PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 13 de Noviembre de 2015 14:10

Por Pedro Corzo.-

A debate está si Luis Inacio Lula da Silva es  o no corrupto,  o si ha tenido participación en gestionar ante gobiernos extranjeros negocios para empresas de sus país.  Lo que sí es evidente es su capacidad de ascender y mantenerse en la cima, aunque sea a costa de los valores que en determinados momentos defendió.

Sin restarle a Lula talento y tenacidad,  es conveniente aclarar que tuvo la oportunidad de formarse y desarrollarse como dirigente sindical y líder político bajo un régimen militar y no uno de corte marxista  como el que instauró en Cuba su socio Fidel Castro.

En 1980 el dirigente sindical, con el respaldo de intelectuales, en su mayoría devotos del marxismo, fundó el Partido de los Trabajadores, PT,  de orientación socialista, una agrupación política antisistema cuya existencia autorizó y permitió la Junta castrense, otro hito que su colega del Foro de Sao Paulo no le hubiera permitido si lo hubiera intentado en Cuba.

Lula ha condenado enfáticamente a los regímenes militares que devastaron a Latinoamérica el pasado siglo,  pero ha guardado un silencio cómplice ante las depredaciones de los gobiernos de la Alianza Bolivariana de las Américas,  en particular ante la dictadura de Fidel y Raúl Castro y el despotismo que rige en Venezuela.

Además el fundador del PT, un abanderado de la lucha contra la pobreza,  no enfrentó con energía y dedicación a sus colegas del Partido que se enriquecieron ilícitamente durante sus gobiernos.

El primer gran escándalo por corrupción en el Partido de los Trabajadores fue conocido como el “mensalao”. Ministros, dirigentes del partido, empresarios, banqueros, y una de las figuras claves del PT, el ex guerrillero y hombre de confianza de Lula,  José Dirceu, un verdadero aliado de la dictadura castrista.

El  PT ha sido una de esas agrupaciones políticas cuyos líderes claman por el imperio de la justicia social, pero cuando acceden al gobierno, la mayoría de sus dirigentes se transforman en pirañas que devastan los bienes de la nación para su provecho personal.

La corruptela evidenciada en el Partido se evidenció de nuevo bajo el gobierno de Dilma Rousseff,  heredera de Lula por la prisión de Dirceu.

El tesorero del Partido, João Vaccari Neto, acusado por  corrupción en un escándalo de sobornos de Petrobras, fue condenado a quince  años de cárcel.

El nuevo escándalo en el  partido de gobierno y Petrobras, bautizado como Lava jato, “Limpieza a Chorro”,  ha cobrado tal nivel que son muchas las demandas que reclaman un juicio político a la presidenta Rousseff.

Propuesta que ella y sus aliados rechazan al calificarla de conspiración, la típica criminalización de la oposición a la que recurren los líderes populistas cuando han sido descubiertas sus tropelías.

La podredumbre  del Mensalao apenas salpicó al inefable Lula da Silva, pero la limpieza a chorro es posible que empape y no precisamente con agua, su fino vestuario, muy distinto al que usaba en sus tiempos de dirigente sindical, porque aparentemente la primera lección que se aprende en la lucha contra la pobreza, es no regresar a la miseria por costoso que sea ese propósito.

Es  público que el líder histórico del PT ha respaldado a los regímenes de Cuba y Venezuela,  sin considerar que esos gobiernos son más despóticos y criminales que la Junta Militar que gobernó su país por 20 años.

Lula defendió sin ambages a Hugo Chávez y a Fidel Castro. Calló ante sus crímenes y abusos, sin ninguna consideración para los perseguidos.

Se desconocía que Lula había usado su influencia para que al menos un banco de su país, el Nacional para el Desarrollo de Brasil, entregara a la empresa constructora Oldebrecht .S.A. más de cuatro mil millones de dólares para obras en Venezuela y Cuba,  sobre este último país dijo desde la prisión el ejecutivo más importante de la firma, Marcelo Oldebrecht, “es el único país en el que, de hecho, abrimos y crecimos bajo el gobierno de Lula, y donde tenemos que decir que la relación con Lula ayudó mucho".

En conclusión el otrora humilde obrero ha dejado de serlo, si se toman en cuenta declaraciones de Emilio Oldrebrecht, ex presidente de la compañía, quien dijo, “ tendrán que construir tres celdas más: para mi, Lula y Dilma.

Contrario a lo que se espera el dirigente que organizó huelgas en demanda de mejores condiciones de trabajo, ha mutado a operador político de grandes empresas, a gestor de financiamientos para nuevas inversiones, su cambio ha sido radical pero hay que reconocer que si es consecuente en una cosa, es fiel al Foro de Sao Paulo y a su ídolo personal, el asesino Fidel Castro.

 
El más votado se sintió derrotado y en la Argentina, ya nada será igual PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 27 de Octubre de 2015 10:52

Por Nelson F. Salvidio.-

Era previsible que cualquiera que ganara, aun cuando la victoria fuera para el candidato oficialista, eso implicaría un cambio para la Argentina. Pero el sismo electoral de las urnas de este domingo 25, sorpresivo para todos los analistas, y demoledor para las expectativas del movimiento político que gobierna el país desde 2003, producirá cambios insospechados.

BUENOS AIRES (ARGENTINA), 25/10/2015.- EFE/David Fernández

Sólo en las esperanzas soñadoras de los opositores que se sintieron triunfantes, sólo en sus corazones más que en sus cabezas, estaba un resultado como el que se produjo.

Los oficialistas confiaban en una victoria cómoda, holgada; se conformaban con un resultado que sin determinar victoria en primera vuelta, dejara la elección definida, pero ya ni temían de una derrota.

Esperaban a ver si el candidato que fuera segundo, persistía en la carrera electoral o se bajaba para evitar la derrota del balotaje.

Los opositores confiaban en una buena votación y cruzaban los dedos para una compleja segunda vuelta.

Pero la primera vuelta presidencial de Argentina dejó al oficialista Daniel Scioli y al opositor Mauricio Macri en un balotaje del 22 de noviembre con resultado incierto. Y aunque el postulante oficialista va en primer lugar, perdió la condición de favorito, y el clima victorioso se dio en la escuadra opositora.

Cambia el encuadre de las apuestas.

Y con este nuevo contexto, ahora sí más que nunca, queda bastante claro que la continuidad del “modelo” peronista-kirchnerista aparece jaqueado, con pocos movimientos posibles para eludir el “jaque mate”.

Hasta la noche del domingo, una respuesta sobrevolaba la elección: “y bueno, ahora o más tarde, con más o menos votos, el futuro presidente es Scioli”.

Las dudas eran sobre cómo manejaría el nuevo presidente su relación política con la presidenta saliente y su aparato partidario. Si él mismo tomara realmente las riendas del Estado, o si quedaría maniatado de la estructura peronista-kirchnerista.

Ya nadie pronostica lo mismo, ni nadie cae en esas especulaciones. Hasta en esa cuestión pendular de los pronósticos fáciles, el favorito ha pasado ser Macri para muchos.

Pero falta mucho para conocer el resultado final de este proceso electoral.

Una nueva Argentina nacerá tras las elecciones del 22 de octubre.

Gane quien gane, Scioli o Macri, no serán continuidad de una era política que comenzó en 2003, con un presidente que asumía con escaso poder, pero que supo construir una red político-gubernamental fuerte, que extendió predominio hasta esta primavera del Cono Sur.

Pero el cambio posible que comenzará a ejecutarse el 10 de diciembre, cuando un nuevo presidente suceda a Cristina Fernández de Kirchner, estará acotado políticamente a una estructura de poder político-sindical peronista que impondrá su sello populista histórico.

Por el peso partidario del Congreso, por la incidencia de movimientos sindicales o de redes sociales que subsisten con clientelismo estatal, el peronismo mantendrá cuotas de poder, que de alguna manera mantendrán influencia en la nueva administración.

Aún pese a eso, nada será igual.

La sorpresa de las urnas de este domingo 25 fue un terremoto político a las expectativas generales previa a la elección, cuando el clima electoral se había enfriado en lo que se percibía como una victoria segura del peronismo oficialista.

Antes que abrieran las urnas, había una coincidencia general en que Daniel Scioli sería el candidato presidencial más votado con amplia distancia sobre Mauricio Macri, y la duda era si llegaba a un caudal electoral de 45%, o si al no alcanzar ese umbral, igual superaba el 40% con diez puntos de diferencia con Macri, y de esa forma ganaba la Presidencia en primera vuelta.

María Eugenia Vidal será la primera gobernadora de Buenos Aires

María Eugenia Vidal será la primera gobernadora de Buenos Aires

A Scioli lo veían con la banda presidencial. En lo previo, el run run político giraba sobre porcentajes y sobre una actitud de Macri, por si ante una diferencia contundente, él se bajaba de la segunda vuelta y reconocía que los argentinos querían continuidad y no cambio.

Pero en las primeras horas de este lunes 26, al avanzar el escrutinio, el resultado de las urnas mostró que habría balotaje y no para cumplir, sino con resultado abierto. Y que el resultado era un balde de agua fría para el oficialismo. Agua helada.

Durísimo golpe.

La provincia de Buenos Aires es un reducto del peronismo histórico, y el escrutinio primario mostraba que el kirchnerismo dejaba el poder a una mujer, liberal, cabeza de la federación partidaria liderada por Mauricio Macri. María Eugenia Vidal, una porteña de 42 años, fue una de las sorpresas de la elección.

En lo nacional, el candidato oficialista Daniel Scioli no llegaba al 37%, y la diferencia con el principal opositor, Mauricio Macri, era de apenas dos puntos porcentuales.

El tercer postulante, un peronista escindido del cerno kirchnerista y que se convirtió en severo crítico del gobierno de Cristina Fernández, sentía en la madrugada del lunes, que quedaba fuera del balotaje pero con la llave para decidir la sucesión presidencial.

Sergio Massa, pudo estar más cerca de Scioli, pero ahora, el dato de las urnas lo hace repensar la estrategia.

Scioli fue el más votado. Pero Macri fue el que festejó.

“La Cámpora”, la barra política oficialista que se caracteriza por militancia activa y por actitudes prepotentes, no estuvo con Scioli a la hora del escrutinio, sino con el candidato kirchnerista para la provincia de Buenos Aires.

Todavía la atención se concentra en lo político.

Luego vendrá lo económico. La maldita herencia que dejará un gobierno que ni se inmutó por quemar reservas para disfrazar el deterioro económico, condiciona muchísimo al gobierno entrante.

Pero es previsible que estos nuevos datos políticos generen un shock de entusiasmo (para no llamarlo por ahora confianza), en inversores y empresarios, que tienen demoradas decisiones de negocios en la Argentina.

Sea como sea, ya nada será igual.

Última actualización el Martes, 27 de Octubre de 2015 10:54
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 2 de 52