Guías turísticos cubanos se agrupan alrrededor de una empresa privada de servicios para el turismo e

La creciente demanda de turismo y la escasa oferta de servicios hacen ...

Luis Almagro: 'Ofrezco mi cargo en la OEA a cambio de la libertad de Venezuela'

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo este ...

La Oposición marcha hasta bases militares venezolanas por la Batalla de Carabobo

La oposición venezolana se movilizó hasta las bases militares en Caracas y ...

Las autoridades rusas prohíben al opositor Navalni presentarse a las elecciones presidenciales

La Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia confirmó este sábado que el ...

CHEFE DA OEA: “OFEREÇO MEU CARGO EM TROCA DA LIBERDADE NA VENEZUELA”

O secretário-­geral da Organização dos Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, afirmou neste ...

Artigos: Latinoamérica Democrática
Colombia y la farsa de la reconciliación PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 25 de Agosto de 2014 10:40

Por Carlos Alberto Montaner.-

El presidente Juan Manuel Santos ha llevado a algunas víctimas a La Habana para que se reconcilien con sus verdugos. La idea detrás de la ceremonia se origina en las terapias sicológicas. Es una extensión de los procesos de sanación de las parejas en las que se produce un agravio severo. Quien cometió la falta asume la culpa, se arrepiente, y la víctima perdona. A partir de ese punto retoman la relación y, poco a poco, se restauran los vínculos emocionales. Sin ese proceso es difícil la recuperación de la confianza en el otro.

El problema de ese modelo de terapia es que sólo funciona entre individuos, no colectivamente. Es probable que las víctimas realmente perdonen, porque se liberan de la angustia que producen el odio y el deseo de venganza. No obstante, es muy raro, casi inexistente, el arrepentimiento de quienes cometen crímenes contra “enemigos de clase” mientras luchan por causas que a ellos les parecen justas.

El Che Guevara lo expresó en una frase sincera y elocuente: “El odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una eficaz, violenta, selectiva y fría máquina de matar”.

¿Se imagina alguien a Guevara o a Stalin avergonzados y contritos por sus asesinatos? ¿O a Hitler, Mussolini, Franco, Pinochet o Videla? ¿Puede alguien creer que Tiro Fijo o Mono Jojoy estarían dispuestos a arrepentirse de sus crímenes “revolucionarios”? ¿Lo está Timoshenko, el actual jefe de las FARC?

La Habana tampoco es el lugar ideal para intentar la reconciliación. La Isla no es, precisamente, el cantón de Basilea. ¿Se arrepienten los anfitriones cubanos de los miles de fusilados, de la persecución a los homosexuales, de los actos de repudio? ¿Se arrepienten Fidel y Raúl Castro de haber hundido un barco cargado de refugiados en el que se ahogaron dos docenas de niños, o del derribo sobre aguas internacionales de dos avionetas desarmadas que auxiliaban balseros? ¿Se arrepienten de la muerte de Oswaldo Payá y de Harold Cepero?

Los tupamaros, los montoneros, los escuadrones de la muerte de la derecha asesina, las narcoguerrilas comunistas de las FARC y los narcoparamilitares que los combatían, todos esos grupos violentos y delirantes, a la derecha y a la izquierda, no creen que tienen nada de qué arrepentirse. Están llenos de justificaciones y coartadas ideológicas y políticas.

Hace años, intrigado por esa falta de empatía, le pregunté a una persona que había “ejecutado” a trece enemigos políticos si sentía algún remordimiento. Paradójicamente, era un hombre bueno y tierno en el ámbito familiar. Incluso, era tímido y compasivo. Los había matado unas veces por medio de atentados y otras en balaceras provocadas por los otros. Eran crímenes políticos. Me miró con asombro y me respondió sin la menor vacilación: “sí, me remuerde la conciencia por todos los que se me escaparon”. Y luego procedió a relatarme varios intentos fallidos de quitarles la vida a otros pistoleros violentos.

No se puede creer en estos procesos colectivos de reconciliación. Suelen ser una farsa. A mi juicio, las narcoguerrillas comunistas de las FARC están dispuestas a abandonar las armas, pero sólo para tratar de llegar al gobierno por la vía chavista de un proceso electoral. No han renunciado a conquistar el poder ni a crear una dictadura colectivista, sino al método hasta ahora empleado. Realmente, no piden perdón. Juegan a ello. (París, ya se sabe, bien vale una misa).

Con cien o docientos millones de dólares que les proporcionen el narcotráfico, más lo que aporte Venezuela, y agazapados tras el mascarón de proa de un rostro izquierdista potable, como hicieron los comunista en El Salvador escudados tras Mauricio Funes, van a tratar de llegar a la Casa de Nariño “legalmente”, aprovechando las divisiones y la debilidad de los grupos democráticos. Una vez ocupada la poltrona comenzaría la fiesta clientelista y prebendaria hasta reclutar a una precaria mayoría y con ella desmantelar totalmente los fundamentos de la República.

Santos lo sabe, pero  su objetivo, como el de media Colombia, es terminar la guerra a cualquier precio. Veremos si luego los colombianos consiguen mantener las libertades y ganar la partida. Ojalá que “estalle la paz”, pero que ése no sea el inicio de otra expresión del horror.

INFOLATAM

 
La muerte de Campos abre una difícil batalla entre Marina Silva y Dilma Rousseff PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 15 de Agosto de 2014 12:13

Por Carlos Eduardo Lins da Silva.-

Eduardo Campos tenía pocas posibilidades de ser elegido presidente de Brasil en octubre de este año. Probablemente lo sabía.

dilma rousseff marina silva

Pero para 2018, cuando hubiera tenido sólo 53 años, estaba excepcionalmente bien posicionado para ser el favorito gracias, entre otras razones, a la gran exposición de 2014 que su campaña le había proporcionado y al gran número de congresistas, gobernadores y legisladores estatales que su partido, el PSB, habría conquistado.

(Especial Infolatam).- La enorme repercusión y la tristeza generalizada que causó su muerte en Brasil se debe en gran parte a la conciencia generalizada de que Campos representaba un futuro bueno y posible para el país.

A diferencia de la mayoría de los otros líderes políticos brasileños, fue un modelo de consistencia (nunca cambió de partido de la juventud), de capacidad de hablar y escribir, de optimismo y buenas ideas.

Sus dos mandatos como gobernador de Pernambuco le consagraron desde todo punto de vista. Las perspectivas para él eran muy grandes. La sensación de pérdida es innegable.

Ahora, el resultado de las elecciones de octubre está más abierto que nunca. La mayoría de los analistas creen que Marina Silva, la vice en la fórmula de Campos, le sucederá. Pero eso todavía no es seguro. La decisión del PSB tiene que ser tomada el próximo viernes 22.

Marina es una solución natural y políticamente más atrayente por pura lógica del partido. Si Campos la eligió para sucederle si algo le sucedía a él, nada más obvio que ella tenga éxito, a pesar de la circunstancia obligada de comparecer tan pronto.

En 2010, el candidato del Partido Verde, con poca estructura y dinero, obtuvo un increíble 19% de los votos. Después de las manifestaciones masivas de junio de 2013, la mayoría de los que salieron a las calles para protestar dijeron que Marina era su candidata preferido. Estuvo cerca de empatar con la presidenta Dilma Rousseff en las encuestas de intención de voto, con el 27% de las preferencias.

Pero Marina solo es del PSB formalmente. Intentó, y no pudo, crear un nuevo partido, la Red, para competir en las elecciones de este año. Cuando le fue denegada por la Justicia el registro de su nuevo partido, Campos se mostró sorprendido de que se reuniera con él para abrir el país una tercera vía para poner fin a la polarización PT-PSDB que domina la política nacional durante 20 años.

Marina no fue bien recibida por los dirigentes y militantes del PSB. Fué una extraña dentro del nido. No es seguro que ahora vayan a aceptarla como máximo líder. Ni que ella, por lo general poco acostumbrada a concesiones, acepte asumir esta posición que inevitablemente va a requerir aceptar acuerdos y condiciones que reniegan de sus principios.

Si, como sugiere la lógica, es candidata, una cosa es casi segura: habrá una segunda vuelta en la elección presidencial. Aecio Neves, del PSDB, y ella, conjuntamente, conseguirán más votos que Dilma Rousseff. Pero no es posible decir si ella o Aecio se mantendrán para la ronda final. Y, si es él, si Marina le apoyará. En 2010, ella era neutral entre Rousseff y José Serra, del PSDB.

La oportunidad para que Dilma fuera reelegida era mayor en la primera vuelta que en la segunda. Las abstenciones, los votos en blanco y nulos, que según los sondeos podrían llegar a un tercio de los votantes, reduciría tanto los votos válidos que con aproximadamente un tercio de las preferencias como líder, podría llegar al 50% y ganar sin el segundo turno.

Muchos de los que dijeron que votarían en blanco o nulo o no votarían, pueden elegir ahora a Marina y forzar una segunda vuelta, que lo tiene todo para ser un plebiscito en el que se diga sí o no al gobierno de Dilma, que desde el año pasado ha sido poco valorado por cerca de dos tercios de los brasileños, según todas las encuestas de opinión.

Por lo tanto, la muerte de Eduardo Campos le quita a Brasil un futuro líder muy prometedor. Pero puede representar además la derrota de Dilma y el proyecto de poder del PT, que ha durado 12 años. A menos que, como ocurre tan a menudo, la lógica no se imponga en la política y Marina no sea la candidata del PSB. Entonces las posibilidades de reelección de Dilma en la primera vuelta crecerían lo suficiente.

INFOLATAM

Última actualización el Jueves, 21 de Agosto de 2014 13:30
 
La deuda social pendiente de América Latina PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 28 de Julio de 2014 09:50

Por Bernardo Kliksberg.-

Es un fenómeno migratorio inédito. En los últimos 10 meses, cerca de 60.000 niños y adolescentes principalmente centroamericanos llegaron a Estados Unidos, indocumentados y no acompañados. En muchos casos, según los estudios lo hicieron porque sus jóvenes vidas estaban en peligro. Entre otros hay un número importante de niños de países de la subregión centroamericana afectados por la expansión de las bandas del narcotráfico.

The New York Times (17/7/14) resume el testimonio de un joven guatemalteco: “los narcotraficantes mexicanos querían expandirse en el país y trataron de reclutarlo como un correo. Dos amigos suyos fueron asesinado por los narcotraficantes”. Según informa el reputado periódico, las pandillas han amenazado de modo muy concreto a muchos de los jóvenes migrantes. En El Salvador narra un adolescente le dijeron: “tienes tres alternativas: sumarte a nosotros, que te matemos, o escaparte”.

La miseria extrema, y el auge del crimen están movilizando esta inmigración tan particular.que muestra que a pesar de que America Latina ha hecho progresos notables en la última década, la deuda social pendiente es muy alta cuando se desagregan las cifras globales.

Si bien la pobreza total se ha reducido significativamente, el Banco Mundial estima que hay 80 millones de personas en pobreza extrema. Se considera que hay 216 millones de latinoamericanos vulnerables y en riesgo de volver a caer en la pobreza. La exclusión social de jóvenes es muy elevada. 20 millones de jóvenes de 15 a18 años han quedado fuera del sistema educativo y del mercado de trabajo. La debilidad mayor del Continente es que a pesar de los avances sigue siendo el más desigual de todos con un coeficiente Gini de desigualdad de 52.9. 10 de los 15 países más desiguales del mundo están en América Latina.

La criminalidad en algunos de los países más desiguales y pobres como entre otros Guatemala y Honduras es de las más elevadas, multiplicando el promedio regional.

Guatemala con 14.7 millones de personas, tiene según cifras del Banco Mundial un 53.7%de pobreza, y un 33.9% por debajo del umbral de 2.5 dólares por día, que el Banco Mundial estima como pobreza extrema. Honduras con 8.7 millones de habitantes 64.5% de pobreza sobre la base de la línea de pobreza nacional, y 36.5% de pobreza extrema. Ambos algunos de los peores coeficientes de desigualdad internacionales. El de Guatemala se estima en 54.6 y el de Honduras en 53.5.

¿Se puede derrotar la pobreza?.

Creacion de trabajos, aumento del salario minimo real, enérgicas y bien gerenciadas políticas y programas sociales, incremento sustancial de los presupuestos en salud, y educación, estímulo a las pymes, y microemprendimientos, colaboración de la empresa privada, y de la sociedad civil pueden hacerlo.

Entre otros ejemplos en Brasil, el programa Bolsa Familia creado por Lula, protege a 13.8 millones de familias pobres. Invierte en escolaridad de sus hijos. La ayuda que entrega está condicionada a que las familias garanticen que los niños asistan a la escuela, y cumplan con las vacunaciones y otras obligaciones fijadas por las políticas de salud pública.

Segun las evaluaciones contribuyó a sacar a 36 millones de la pobreza. Los niños beneficiados por el programa tienen tasas de repetición y de deserción menor que los promedios. En la Argentina, Asignación Universal por hijo, cubre a 3.5 millones de niños pobres. Un especialista de Unicef destaca que “ha generado un piso de protección y una red de protección claramente positiva, y que la indigencia podría duplicarse sino existiera”.

Hay como enfrentar la deuda social y generar inclusión. Como lo señala el Papa Francisco, “la pobreza es un grito”, y hay que actuar.

INFOLATAM

 
¡Adios Mundial! PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 17 de Julio de 2014 13:34

Por Carlos Malamud.-

Cayó el telón y con él finalizó el mayor espectáculo del mundo, capaz de atraer a cientos de millones de personas y movilizar por doquier sentimientos extremos. En el fútbol, como en todo deporte, hay ganadores y perdedores y bastaba ver algunas caras en Maracaná en la noche dominical para percibir el amplio espectro de sensaciones vividas al cabo de un mes trepidante, concluido con 120 minutos de una final intensa aunque no brillante.

Las caras (nunca mejor dicho) y las cruces fueron muchas y no siempre reflejaban lo mismo. Estaban las que se referían al campo estrictamente deportivo, como las de las selecciones de Alemania y Argentina, sinónimo de triunfo unas y de derrota amarga las otras. Algunas, incluso, evidenciaban grandes dificultades para admitir un resultado adverso, eso que coloquialmente se llama saber perder.

Como en todo gran espectáculo mediático, y el fútbol no es ninguna excepción, lo deportivo y lo extradeportivo, comenzando por la política, se entrelazan continuamente. Eso sí, corresponde a vencedores y derrotados combinar las dosis en proporciones exactas. De ahí la afirmación de Dilma Rousseff, tras la urticante derrota frente a Alemania, de que fútbol y elecciones discurren por carriles separados.

Posiblemente, si Neymar hubiera recibido la Copa de sus manos el discurso presidencial hubiera sido otro y, al igual que cualquier político, hubiera arrimado el ascua a su sardina para aprovechar las vibraciones de una sociedad enfervorizada. El resultado fue distinto, con un Brasil apeado en semifinales, lo que provocó que un sentimiento de frustración invadiera la sociedad brasileña. ¿Afectará esto el resultado electoral? Es difícil saberlo, pero la soberbia no suele ser buena consejera y menos cuando la sociedad demanda cambios.

Los rostros discordantes también se vieron en el semblante feliz de Angela Merkel y en el serio de Rousseff, todo un poema. Junto a estas dos notables damas había una notable ausencia, un vacío muy difícil de llenar, la de la presidente argentina. Su ausencia puede ser interpretada como una falta de respeto con su principal vecino. Pese a la enfermedad que la aquejaba, Fernández recibió a Vladimir Putin y le ofreció una cena de gala junto con el uruguayo José Mujica, aunque Evo Morales y Nicolás Maduro no pudieron asistir. Al día siguiente viajó a Calafate al cumpleaños de su nieto. Ya se sabe que para la máxima autoridad de un país la familia es lo primero. Por si todo esto fuera poco, Fernández irá a Brasil, a la Cumbre de los BRICS, adonde aspira ser incluida algún día.

Pese a la rivalidad con Argentina, Rousseff hubiera preferido una victoria de la albiceleste, socio de Mercosur y representante de los valores de América del Sur. Con la Cumbre de los BRICS próxima, y con Vladimir Putin a su lado, Rousseff apostaba por una escena final totalmente distinta, más próxima a los valores de los países emergentes. En el desenlace por ella soñada tampoco había lugar, por supuesto, para la fuerte pitada recibida de una opinión pública escasamente satisfecha con las obras y el devenir de la Copa del Mundo.

Probablemente, al igual que ocurrió con la pitada de la ceremonia inaugural, los publicistas gubernamentales explicarán lo ocurrido diciendo que sólo las élites blancas, las únicas que podían pagar las entradas estaban en el estadio. ¿En qué quedó el mito de las clases medias ascendentes? Como ejercicio de pura especulación y a falta de explicaciones plausibles, ¿Cristina Fernández no fue a Maracaná porque temía ser pitada como su colega brasileña?

De alguna manera éste fue el Mundial de América Latina. Brasil y Argentina jugaron las semifinales, y Colombia, Costa Rica, Chile, México y Uruguay tuvieron un excelente desempeño. Lamentablemente en casi todos estos países los éxitos fueron acompañados por un importante desborde nacionalista. Por eso sería importante reflexionar al respecto, ya que las viejas disputas nacionales, con su fuerte carga nacionalista, siguen pendientes. Los cánticos de la hinchada argentina contra Brasil llegaron a ser hirientes.

El ya famoso “Brasil, decime qué se sientetener en casa a tu papá” sólo sirvió para reabrir viejas heridas y para volcar a la afición brasileña en apoyo de Alemania en la final. Uno de los máximos desatinos al respecto, vivido como una simple anécdota, fue la ejecución por la banda militar de los Granaderos a Caballo, la escolta presidencial, en el marco de los festejos de la Independencia argentina el 9 de julio en Tucumán, de los acordes de semejante marchita.

Es poderosa, muy poderosa, la capacidad de movilización del fútbol y de identificación con unos colores, especialmente si éstos coinciden con la bandera nacional. Pero, la apelación constante a sentimientos más básicos y profundos como el amor a la patria o el orgullo es otra cosa. La Nación de Buenos Aires, un diario poco sensacionalista, titulaba: “Quedará en la memoria: duele pero el orgullo late como nunca”. En contraposición al orgullo y otros sentimientos similares las preferencias por el trabajo sistemático y de largo plazo son apenas una lejana referencia.

Neymar, en un ejercicio de honestidad, dijo: “No quiero dar espectáculo, es lo último que busco. No estamos aquí para dar espectáculo, sino para vencer. Si ganamos medio (gol) a cero está bien. No importa hacer un sombrero o un caño… Lo único que espero es que Brasil sea campeón, no importa si hago muchos goles, si juego bien o mal un partido, que Brasil sea campeón es lo que más quiero”.

El resultado por encima de cualquier cosa, inclusive de las ganas de fiesta del pueblo brasileño. Esto explica una de las grandes paradojas del mundial. Las selecciones que contaban con dos de los proclamados mejores jugadores del mundo, estructuradas en torno a sus ídolos y al servicio de ellos, no fueron las que ganaron la Copa. Y no lo hicieron porque si bien en ambos casos todo fue puesto al servicio del triunfo, el equipo pasó a ser un elemento secundario y el buen juego, el jogo bonito, quedó preterido por otros valores, teóricamente superiores.

INFOLATAM

 
Balance de la gira de Vladimir Putin por América Latina PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 16 de Julio de 2014 10:19

Por Rogelio Núñez)-.

La gira de Vladimir Putin por América Latina (visitas a Nicaragua, Cuba, Argentina y Brasil) buscaba dos objetivos prioritarios: en primer lugar, conseguir apoyo internacional para Rusia en un momento en el que su país se encuentra aislado debido al conflicto en Ucrania; y en segundo lugar, abrir nuevas vías de negocio e influencia para Rusia y las empresas vinculadas al gobierno de Moscú.

Rusia, como le ocurre a Irán, busca romper su aislamiento internacional y conseguir en América latina lo que no encuentra en Europa, respaldo a su política exterior la cual trata de reconstruir, por otros medios, la esfera de influencia de la que gozara el Kremlin hasta 1989.

Como aseguraba Paz Zarate en el diario El País el pasado mes de mayo, “Rusia intenta un acercamiento a América Latina en momentos en que sus tensiones con la comunidad internacional se acrecientan con mayores sanciones en el contexto de su actuar en la crisis que atraviesa Ucrania. En este contexto, no es una sorpresa que intente abrazar como viejos amigos a aquellos países con los cuales mantiene relaciones cercanas de larga data, como Cuba, Nicaragua y también Venezuela. Rusia además tiene contactos con algunas economías latinoamericanas en los foros multilaterales BRICS, G-20 y APEC”.

Nuevos, y no tan nuevos, aliados

Así pues, el primer objetivo ha sido conseguir aliados, tanto algunos antiguos con los que la relación se había enfriado (Cuba y Nicaragua) como con algunos nuevos (Argentina y Brasil).

Raúl Castro (d) durante una reunión que sostuvo con el presidente de Rusia, Vladimir Putin (i), en La Habana.

Raúl Castro (d) durante una reunión que sostuvo con el presidente de Rusia, Vladimir Putin (i), en La Habana.

La relación con la Cuba de Raúl Castro se ha retomado y ahora con renovada fuerza.

De hecho, tras la visita, el gobierno castrista parece haberse convertido en un firme partidario de la estrategia rusa en Ucrania.

Según Castro “en la arena internacional coincidimos con la actual política de firmeza y política inteligente que está llevando a cabo la Unión Soviética, digo Rusia”.

En ese giro cubano ha influido sobremanera que Rusia haya condonado la deuda a Cuba a cambio de ganar influencia en la isla y penetración económica y comercial.

Rusia ha perdonado el 90 % de esa deuda y que el 10 % restante, unos 3.500 millones de dólares, se invertirán en Cuba.

“Quiero destacar que estamos creando nuevas condiciones para el desarrollo de nuestra relaciones. Para esto se tomó la decisión de amortiguar las deudas ante la antigua Unión Soviética por el valor total de 35.000 millones de dólares”, indicó Putin, tras resaltar la “sincera amistad” y “simpatía” entre los dos países”, así anunció Putin el perdón de la deuda.

Además, el gobierno ruso se ha posicionado muy claramente y respalda al castrista en su enfrentamiento con EEUU. Putin se ha comprometido a ayudar a Cuba en su lucha contra el bloqueo “ilegal e ilegítimo” de Estados Unidos, manteniendo la asistencia y cooperación con el país caribeño.

Vladimir Putin: “Rusia sigue apoyando la necesidad de encontrar la solución a la disputa por las Islas Malvinas, sobre la mesa de negociaciones directas entre Gran Bretaña y Argentina”.

Además en la improvisada visita a Nicaragua, Putin aprovechó para ratificar una relación que es ya muy estrecha y que ha servido para que Daniel Ortega, que mantiene un conflicto de límites con Colombia, modernice su ejército con apoyo ruso.

La contrapartida es que Nicaragua respalda la política exterior de Putin: “Nosotros validamos, reconocemos y acompañamos las iniciativas que usted ha tomado a favor de la paz, ante conflictos mundiales y, en particular, frente a los conflictos que se han venido dando en su región”, expresó Ortega

Si con Cuba el objetivo era retomar una intensa relación que se acabara allá por finales de los 80, con Brasil y Argentina es construir un vínculo dentro de este nuevo mundo de países emergentes que desean tener voz y capacidad de decisión en el concierto internacional.

La visita a Argentina no ha hecho sino reforzar la alianza con Cristina Kirchner quien pensando en la recuperación de las Malvinas no dudó en apoyar a Rusia en la crisis ucraniana lo cual fue respondido con una llamada personal de agradecimiento de Putin a la presidenta argentina.

Putin alteró su agenda para visitar a Daniel Ortega

Putin alteró su agenda para visitar a Daniel Ortega

La contrapartida al respaldo argentino a Rusia en la crisis de Ucrania fueron estas palabras de Putin: “Rusia sigue apoyando la necesidad de encontrar la solución a la disputa por las Islas Malvinas, sobre la mesa de negociaciones directas entre Gran Bretaña y Argentina”.

Además, en su reunión, el dirigente ruso no dudó en agradecer a Cristina Fernández de Kirchner “la oportunidad de discutir la estrategia de interés mutuo” entre ambas naciones, calificó la relación de ambos países como “estratégica” y aseguró que “ambos países tienen una visión común de desarrollo mundial y de la vida internacional”.

En definitiva que “los Brics han demostrado que Occidente no puede marcar el paso a los emergentes, incluso en temas geopolíticos cruciales. Rechazaron participar en los esfuerzos para aislar a Rusia. Mostraron que no creen en las sanciones… los Brics han incluso logrado evitar la exclusión de Rusia del G20”, dijo Oliver Stuenkel, profesor en relaciones internacionales en la Fundación Getulio Vargas, de São Paulo.

Punta de lanza de los intereses rusos

La visita de Putin a los países latinoamericanos ha servido también para abir nuevas puertas a las empresas rusas en Latinoamérica.

Cristina Fernández y Vladimir Putin en la visita oficial del presidente ruso a Argentina.

Cristina Fernández y Vladimir Putin en la visita oficial del presidente ruso a Argentina.

En el caso de Cuba, el líder ruso mencionó algunos de los proyectos en que trabajan ambos Gobiernos: recordó que desde 2013 la compañía rusa Zarubezhneft actúa “de manera muy activa” en la perforación petrolera en la isla, y dijo que “en un futuro próximo, señaló el interés de la empresa rusa Inter Rao S.A. de construir bloques energéticos para centrales termoeléctricas de la isla, una obra cuyo valor total superaría los 1.200 millones de euros.

Putin manifestó interés por instalar en Cuba la infraestructura terrestre del sistema de navegación ruso GLONASS, que suministraría a la isla productos, servicios y tecnologías en el campo de la teledetección del planeta y las telecomunicaciones por satélite.

Con Argentina la empresa rusa que parece posicionarse con fuerza es Rosatom. Y eso porque ambos países ha firmado un acuerdo sobre energía nuclear basado en que este gigante estatal ruso desarrolla la planta de Atucha III, una industria termonuclear en Mar del Plata y otros proyectos en la Patagonia. De todos estos detalles hablaron el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el presidente de la empresa rusa Rosatom, Sergei Kirienko.

Además, el grupo ruso Power Machines, según Putin, está dispuesto a participar en la modernización de la central hidroeléctrica argentino-uruguaya de Salto Grande.

Brasil también ha abierto sus puertas a las empresas rusas, sobre todo en materia de defensa. Rusia, que ya es un importante suministrador de material para la modernización de las Fuerzas Armadas nicaragüenses, ahora los es para Brasil.

Se ha acordado negociar la adquisición, por parte de Brasil, de sistemas de defensa antiaérea rusos.
La operación, calculada en unos 1.000 millones de dólares, se refiere a la posible adquisición por parte de Brasil de cinco baterías de misiles antiaéreos rusos, tres del tipo Pantsir-S1 y dos del tipo Igla. Además, se incluirían los correspondientes vehículos auxiliares y armamento completo, que supone una dotación de misiles tierra-aire y cañones de 30 milímetros.

“Servirá para desarrollar iniciativas que posibiliten el aumento recíproco de inversión directa. Transmití al presidente Putin las múltiples oportunidades que se abren en energía e infraestructura, áreas en las cuales las empresas rusas pueden aumentar su presencia en Brasil, especialmente en concesiones petroleras, de puertos y ferroviarias”, dijo Rousseff en una declaración al final de la reunión en el Palacio de Planalto, Brasilia.

Rio De Janeiro (Brazil), 13/07/2014.-EFE/EPA/ALEXEY NIKOLSKY /RIA NOVOSTI / KREMLIN POOL MANDATORY CREDIT La gira de Putin ha sido un éxito geopolítico y ha puesto las bases para reimpulsar el crecimiento de la presencia rusa en Latinoamérica.

El presidente ruso ha enarbolado una bandera que gusta mucho en la región, el antiimperialismo, para atraer al régimen cubano y a países como Argentina, a los que ha mostrado su respaldo en puntos medulares de su política exterior (el bloqueo en el caso cubano y las malvinas en el de Argentina).

Eso dos vectores han sido claramente expresados por Putin: “Ahora Rusia está bajo un ‘ataque’ de sanciones por parte de EE.UU. y sus socios. Les estamos muy agradecidos a nuestros socios del BRICS que han condenado esas prácticas. Al mismo tiempo, hay que sacar conclusiones concretas de lo que está pasando. Hay que establecer juntos un sistema de medidas que permita evitar una cacería de países que no están de acuerdo con algunas decisiones de política exterior tomadas por EE.UU. y sus socios y mantener un diálogo civilizado y respetuoso sobre todas cuestiones discutibles”.

Con Rusia, algunos países de América latina encuentran un aliado nuevo y alternativo a EEUU pero a la vez se trata de un aliado que presenta aristas problemáticas: Putin encabeza un régimen autoritario, algunas de sus políticas (con respecto a la libertad de expresión y los derechos de los homosexuales) van en contra de la defensa de los Derechos Humanos que llevan a gala Argentina y Brasil y se trata de un régimen agresivo en política exterior.

Estas características del gobierno de Putin no son pasajeras e irán in crescendo con el tiempo ya que como señala Félix Arteaga, del Real Instituto Elcano “la Federación Rusa cree que tiene derecho a preservar una zona de influencia libre de injerencias occidentales, incluso por la fuerza. No es una idea del presidente Vladimir Putin como simplifican las crónicas al uso, es un patrón de comportamiento arraigado en la política exterior y en la seguridad nacional de todos los gobiernos rusos. El presidente Putin puede ser más arrogante que otros y tratar de rentabilizar su agresividad, pero ningún presidente que le suceda se atrevería a contemporizar en la periferia rusa sabiendo que cualquier señal de debilidad en ella se contagiaría al interior”.

INFOLATAM

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 9 de 52