Cambios? Las Damas de Blanco vuelven a marchar por Quinta Avenida

Tres Damas de Blanco lograron burlar el cerco del régimen y los ...

La izquierda brasilena reune intelectuales y artistas para reclamar elecciones anticipadas para pres

Bajo el lema "Directas Ya", artistas e intelectuales brasileños de izquierda pidieron ...

CIDH expresa "profunda preocupación" por violencia en Venezuela

"La protesta social es un derecho que debe ejercerse con libertad y se...

El régimen norcoreano realiza un nuevo lanzamiento de un misil al Mar de Japón

Corea del Norte realizó este lunes un nuevo lanzamiento de un misil ...

OEA manifesta confiança em instituições brasileiras. Equador questiona

WASHINGTON - A tentativa do Equador de colocar a discussão da turbulência ...

Artigos: Latinoamérica Democrática
LULA DA SILVA Y EL PT EN EL NUEVO PANORAMA POLÍTICO BRASILEÑO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 21:56

Jorge Hernández Fonseca

29 de Octubre de 2008

 

En Brasil acaba de concluir el proceso electoral municipal. Más de 5,500 municipios fueron a las urnas a elegir prefectos (alcaldes) y sus correspondientes vereadores (concejales) en un proceso de dos turnos de votaciones, en fechas diferentes, hasta obtener mayoría absoluta de votos. Algunos de los municipios del gigante sudamericano --como San Pablo por ejemplo-- tiene más habitantes que una buena parte de las repúblicas latinoamericanas y un presupuesto superior al de la mayoría de los países de la región, lo que les otorga fuerte influencia política.

 

El PT (Partido de los Trabajadores) del cual Lula da Silva es presidente de honor, es el mayor partido de la izquierda latinoamericana. Es uno de los cuatro grandes partidos brasileños, en el que internamente conviven a su vez cinco grandes estructuras organizadas en las llamadas “corrientes”, que son verdaderas organizaciones (con nombre y todo) diferenciadas una de otra por sus posiciones políticas. Esta característica (que aparece en casi todos los partidos políticos, pero sin que esta división llegue al grado que existe dentro del PT) lo hace proclive a no actuar externamente de manera coordinada, por existir posiciones bastante diferentes.

 

Lula da Silva pertenece a la “corriente mayoritaria” por lo que cuando se celebra un congreso interno, puede imponer sus puntos de vista globalmente. Ya algunas “corrientes” internas del PT han salido del partido, creando una nueva agrupación política, cosa que ocurrió al inicio del primer mandato de Lula da Silva en la presidencia del Brasil, cuando una de las “corrientes” salió del PT para formar un nuevo partido, más a la izquierda que el PT en el espectro político.

 

El PT en realidad no es el mayor partido político brasileño. Este galardón cabe a un partido de centro, creado durante la dictadura militar brasileña para hacer oposición a los gobernantes militares, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Existe también en Brasil un gran partido de centroizquierda, el Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB) y el partido de la derecha carioca, el Partido Demócrata (DEM), antiguo Partido del Frente Liberal (PFL).

 

En las elecciones municipales salió muy fortalecido el partido de centro, PMDB, que contradictoriamente carece de figuras nacionales capaces de discutir la presidencia de la república, convirtiéndolo en el fiel de la balanza para las futuras elecciones presidenciales, en función de que Lula da Silva no puede disputar un tercer mandato sin cambiar la Constitución.

 

El PT, a pesar de haber obtenido más prefecturas que en las elecciones anteriores, perdió las elecciones en su reducto principal de origen, San Pablo, además de perder en otras dos grandes capitales emblemáticas, Porto Alegre (donde siempre el PT organizó su conocido “Foro Social Mundial” o “Foro de Porto Alegre”) y en Salvador, capital del estado de la Bahía. De manera que, si bien pudiera decirse que el PT no salió derrotado de las elecciones municipales, se considera que salió muy debilitado para la futura contienda electoral presidencial.

 

En efecto, el PT no tiene personalidades de calibre nacional para presentar como candidato a la sucesión de Lula da Silva. Una de las posibles candidatas a suceder a Lula fue derrotada en las elecciones para la prefectura de San Pablo de manera apabullante. Por otro lado, Lula da Silva ha confiado en privado su intención de lanzar candidata presidencial a su ministra más cercana, Dilma Russef, una funcionaria eficiente y trabajadora, pero que nunca ha disputado cargos electivos y en apariencias carece del carisma necesario; esta intención de Lula, ya provoca dentro de las diferentes ”corrientes” del PT, las consabidas desavenencias internas.

 

El potencial candidato a suceder a Lula surgido como resultado de las elecciones municipales de este año es José Sierra, ex-candidato presidencial derrotado por Lula da Silva en 2002; actual gobernador del Estado de San Pablo y artífice de la victoria del prefecto recién electo en la capital del estado. Sierra milita en el PSDB, y ya estructura una gran alianza contra el PT, que aspira a unir en coalición a los otros dos grande partidos brasileños, el PMDB y el DEM.

 

Un ex-ministro de Lula da Silva --y ex-presidente del PT en la época que Lula resultó electo presidente del Brasil-- José Dirceu, hubiera ahora tenido oportunidad de disputar la presidencia, a no ser por un sonado escándalo de corrupción en que estuvo envuelto años atrás y que le ocasionó la sanción de pérdida de derechos civiles por parte del Parlamento. Otra personalidad del PT y ex-ministro de economía, Antonio Palocci, también tenía estatura y posibilidades de disputar la presidencia por el PT en 2010, pero también fue sancionado en un obscuro escándalo en el que se vio obligado a abandonar su cargo de ministro. Eliminados Dirceu, Palocci y la ex-ministra derrotada en San Pablo, Marta Suplicy, no hay otras figuras nacionales de relieve dentro del PT para disputar la elección presidencial, fuera de la mencionada Russef.

 

En Brasil se ha hablado de la posibilidad de dar un tercer mandato a Lula da Silva, tal y como se promueve en Colombia, Ecuador y Bolivia, y ya se ha hecho en Venezuela. Sin embargo, el actual presidente de Brasil se ha pronunciado varias veces --y muy enfáticamente-- contrario a la institución de la re-elección, como siendo “contrario al espíritu democrático”. Por otro lado, el empeño de Lula da Silva de llevar una candidata inexpresiva de su propio partido a la contienda electoral presidencial, apunta probablemente a la discontinuidad del PT en la presidencia de Brasil después de Lula da Silva, porque ya existen candidatos mucho más fuertes que Russef.

 

Las elecciones presidenciales brasileñas serán disputadas en el 2010. El panorama que surge de las actuales elecciones municipales es adverso a las pretensiones del PT para suceder a Lula da Silva por lo que, de no haber cambios en las reglas del número de mandatos en la presidencia del país, muy probablemente será un social-demócrata el sucesor de Lula. Tampoco caben dudas en que, si se autorizara un tercer mandato para el actual ocupante del Palacio de Planalto, Lula da Silva será ampliamente electo en 2010 como presidente de Brasil.

 

Esta debilidad relativa del PT surgida del proceso electoral municipal brasileño, se suma a la victoria de la derecha en las elecciones municipales en Chile, otro país sudamericano en el que, como en Brasil, gobierna actualmente un partido de la izquierda democrática no chavista. De alguna manera, estos resultados municipales en Chile y Brasil, si bien no ocasionarán cambios inmediatos en el espectro político continental --e inclusive tampoco en el nivel nacional-- auguran un futuro desplazamiento de la política sudamericana hacia el espectro político de centro, lejos de las pretensiones chavisto-fidelista de continuar expandiendo su “revolución” por la vía electoral, porque ni en Chile ni en Brasil, Chávez tiene candidatos para apoyar.

 

Artículos de este autor pueden leerse en http://www.cubalibredigital.com

 

 
FIDEL, GUSTAV Y LA INCAPACIDAD DEL SOCIALISMO CUBANO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 22:14

Jorge Hernández Fonseca

1 de Septiembre de 2008

 

Cuba está ante un desastre natural. Acaba de pasar por Pinar del Río, atravesando la isla de Sur a Norte (geográficamente casi en la misma posición que ocupó la histórica “Trocha de Mariel a Majana” de otro comandante de triste recordación, Valeriano Weyler) el huracán Gustav, que antes de acercarse a la Isla de Pinos por el sur, había adquirido la máxima categoría posible en estos fenómenos atmosféricos. Un verdadero desastre, que sumado al fidelismo, se constituye en una verdadera catástrofe para el sufrido pueblo cubano.

 

El dictador desde su retiro acaba de escribir sus reflexiones sobre el caso, quejándose de la posibilidad de que se agoten las reservas de alimentos, en momentos de incrementos exorbitantes de sus precios internacionales. Se quejó también de la atención que la prensa internacional prestó a la deserción de un importante artista cubano, restándole --según él-- importancia a lo que sucedía en la isla con el paso de Gustav, cuando en realidad periodistas norteamericanos reportaron en vivo desde el lugar de los hechos el paso del huracán.

 

Sobre lo que si tuvo buen cuidado en no escribir el dictador, fue la odisea del roquero Gorki Ávila, que por primera vez ha hecho escenificar al gobierno cubano un papelazo memorable, no se sabe todavía bajo que circunstancias, pero fue inexplicablemente puesto en libertad.

 

Los destrozos de Gustav se suman al problema de falta de viviendas, endémica en la isla desde los inicios de la “revolución” castrista. Según se reporta preliminarmente, hay una afectación calculada en más de 100 mil casas destruidas. Esta cifra alarmante se suma al déficit provocado por otros huracanes de años anteriores, hasta conformar una situación que el fidelismo no tiene (ni sabe) como resolver. No es que no exista la voluntad de hacerlo, es que no existe la libertad empresarial necesaria para resolver la situación, al nivel que ha llegado.

 

Los métodos centralizados en el estado para la solución de los problemas, en la agricultura por ejemplo, ya demostraron su ineficacia, reconocida hasta por el gobierno castrista. A punto estaba el gobierno de similar reconocimiento en el área de viviendas. Sucesivos incumplimientos en los planes de fabricación de casas, planes que nunca fueron prioridades en la isla, han creado una situación explosiva en esta área, que se suma a la falta de alimentos de manera alarmante. ¿Será el fidelismo capaz de tirar al país de la situación calamitosa en que la naturaleza y la ineficiencia gubernamental han colocado la isla, sin sacrificar al pueblo cubano?

 

No es posible afrontar un plan de reconstrucción de viviendas, o de obtención de alimentos para las víctimas del desastre, basado en los resortes económicos comunistas que han empobrecido el país. El pueblo cubano está agotado psicológica y humanamente y lo que pudiera sobrevenir en medio de la hambruna y la desesperanza generalizada es una estampida masiva desde la isla a la Florida, como nunca antes los gobiernos de EUA y Cuba han imaginado.

 

Nadie cree ya en Cuba en “incentivos morales”. Ninguna familia que ha perdido su casa y lo poco que tiene --ahora o antes-- será capaz de dar crédito a las promesas de ayuda, que no sea dentro en un plan que eche por tierra los principios que hasta ahora han primado en la sociedad de mendigos que el castrismo implantó en la isla. La situación es sumamente grave.

 

Bajo estas circunstancias se favorecen los planes raulistas de implantar en la isla el sistema copiado de China, a pesar del dictador retirado. No hay como hacerle frente a una situación tan grave en la isla aplicando los ineficientes métodos fidelistas en la economía. En la política, por desgracia, Raúl continuará tratando de mantener la dictadura a un nivel incluso superior, sobre todo si sus generales consiguen resolver la compleja problemática que ahora enfrentan.

 

Veremos si verdaderamente el equipo de Raúl tiene voluntad de poner las necesidades de los cubanos por sobre el tradicional fidelismo fracasado. En momentos como este es que pueden surgir soluciones similares, en la economía, a aquellas por las que hemos esperado medio siglo. En medio de la penuria provocada por la incapacidad gubernamental (y una ideología fracasada) la naturaleza pone a prueba el sentido común de los gobernantes actuales, porque es claro que el fidelismo no resolverá esta dura y triste situación sin un cambio radical y profundo. El modelo chino quizá sea implantado de golpe ahora, liberando la economía del control del estado. Sería el inicio de un camino que conduce inexorablemente a la democracia política que tanto necesita y añora el pueblo cubano; lástima que para llegar a comprender el fracaso fidelista, haya habido que pasar por una situación tan extrema como esta.

 

Artículos de este autor pueden leerse en http://www:cubalibredigital.com

 

 
Fidel Castro pidió ataque nuclear contra EEUU PDF Imprimir E-mail
Jueves, 24 de Septiembre de 2009 05:37


Durante los primeros años de la década de los 1980, según documentos publicados recientemente, Fidel Castro sugirió a la Unión Soviética realizar un ataque nuclear contra Estados Unidos, hasta que Moscú lo disuadió explicándole pacientemente que la nube radiactiva producida por un ataque de ese tipo también devastaría a Cuba.

Última actualización el Jueves, 24 de Septiembre de 2009 21:11
 
MÁS TESTIMONIOS DE LAS "CLAVES" OCULTAS EN CONCIERTO DE JUANES PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 23 de Septiembre de 2009 21:00

Héctor García Quintana, Madrid | 23/09/2009

El segundo concierto por la paz impulsado por Juanes se ha realizado en Cuba con éxito apabullante. Más de un millón de personas acudió a escuchar a los músicos que en él participaron.
La clave fue "disfrutar". Cualquier intento de analizar con criterios políticos los deseos de la masa que se reunió en la Plaza de la Revolución, apuntaría a un sitio equivocado. Otra cosa fue lo que sucedió en el escenario y detrás de él.
Ha trascendido que Miguel Bosé tuvo una discusión airada con un representante del gobierno cubano, en la que amenazó con suspender el evento a sólo minutos del comienzo. De acuerdo con diferentes versiones, el cantante español se negó a aceptar condiciones adicionales a las que el régimen ya había puesto.
Muchos de los cantantes dejaron entrever en el espectáculo deseos contenidos de lanzar mensajes no "pactados". Juanes lo hizo furtivamente, al final, como una especie de medicina para sí mismo. "¡Cuba libre!", dijo.

Última actualización el Jueves, 24 de Septiembre de 2009 21:10
 
UN PROBLEMA GENERACIONAL, por Martha Beatriz Roque Cabello PDF Imprimir E-mail
Jueves, 24 de Septiembre de 2009 05:52

Martha Beatriz Roque Cabello


Algunos de los que siguen el problema cubano, son del pensamiento de poner diferencias entre transición y cambio, pero es que para poder llegar a obtener un cambio en esta sociedad que ha perdido tanto en valores y ética, se necesita al menos pasar por una nueva generación, que pueda ser educada en los principios y conceptos que los padres educaban a sus hijos, antes de sufrir de todas las privaciones a las que ha sido sometido el pueblo de Cuba; no solo de tipo material, también espiritual. Es por eso que es necesaria la transición.

Última actualización el Sábado, 12 de Diciembre de 2009 23:01
 
«InicioPrev5152PróximoFin»

Página 51 de 52