Leonardo Padura suma a su cobardía política en Cuba la falta de respeto a Brasil al visitar en la cá

El escritor cubano Leonardo Padura visitó el jueves en la cárcel al expresidente ...

El ex presidente Uribe fue citado a indagatoria en Colombia por presunta manipulación de testigos

El influyente ex mandatario y senador Álvaro Uribe, jefe del partido en ...

El representante de Juan Guaidó afirmó que el reinicio de las negociaciones depende del régimen de N

El segundo vicepresidente del Parlamento venezolano, Stalin González, sostuvo este jueves que ...

La mayor compañía energética de China canceló la compra de petróleo de Venezuela

La mayor compañía energética de China está rechazando las compras directas de ...

Macri elimina imposto sobre alimentos antes da eleição presidencial na Argentina

O presidente liberal argentino Mauricio Macri reforçou nesta quinta-feira seu pacote de ...

Cuba


Cambiar la planificación de la economía no es suficiente PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 17 de Junio de 2019 22:28

Miguel Díaz-Canel confirmó la descentralización de la economía cubana para 2020, pero quedan muchos pasos por dar. (@DiazCanelB)

Por Elías Amor Bravo.-

El plan de la economía es el instrumento fundamental que utiliza el régimen castrista para controlar la economía cubana, en definitiva, para sustituir al mercado como instrumento de asignación de recursos, a la vez que se desplaza a la iniciativa privada de la toma de decisiones en la economía.

Desde los tiempos legendarios de la llamada "JUCEPLAN", la planificación central de la economía cubana, de raíz estalinista, no ha conseguido jamás cumplir sus objetivos. El triste recuerdo del fracaso de los "planes industrialistas" del Che, o la zafra de los "10 millones", ha quedado para la historia de Cuba como el paradigma de la inconsistencia y deficiente funcionamiento de la planificación comunista de la economía.

Mientras subsista la planificación como instrumento que reemplaza al mercado en la asignación de recursos, la economía seguirá teniendo los mismos problemas de bloqueo interno de siempre

Ahora, al parecer, al ministro castrista, Alejandro Gil, ha tenido la ocurrencia que en 2020 "el plan se va a confeccionar con una nueva concepción: se elaborará sin directivas específicas ni límites", porque "saldrá de la participación activa de los trabajadores en cada empresa".

Que nadie se ponga nervioso. Mientras subsista la planificación como instrumento que reemplaza al mercado en la asignación de recursos, la economía seguirá teniendo los mismos problemas de bloqueo interno de siempre. Suprimir el plan es condición necesaria para abrir espacios para la libertad económica, pero no suficiente para superar la inacción y el deficiente funcionamiento que caracteriza a la economía cubana. El plan es responsable, pero no único, del desastre castrista.

De nada sirve trasladar el plan a la responsabilidad de las empresas y trabajadores, si no se toman otras decisiones. Insisto, es un paso correcto en la buena dirección, pero no es suficiente. ¿Para qué nos vamos a engañar a estas alturas? Sacar el plan de las manos de unos burócratas centrales de partido, que se consideran superiores al resto de los mortales a la hora de tomar decisiones sobre qué consumir, producir, qué exportar e importar y en qué invertir, no es mala idea, pero tengo la sensación que a final del proceso, el ministro, insiste en convertir el plan descentralizado en una especie de "construcción colectiva", empleando sus palabras, que además sirva para "identificar las potencialidades de las entidades del país". Más de lo mismo.

El ministro reconoce algo importante al tomar esta decisión. Básicamente que construir un plan a partir de un modelo global de la economía, del que posteriormente salían las directivas específicas por sectores, las solicitudes de bienes y servicios, así como el nivel de importación y de exportación predefinidos de la economía, tiene poco sentido. La economía es mucho más que un ejercicio aislado de cálculo burocrático, y si se quieren conseguir "encadenamientos" hay que eliminar eso que denomina "camisa de fuerza", a la vez que se introducen elementos de decisión "objetivos, realistas y conscientes". Mejor que el mercado para ello, nada. Un cambio de mentalidad, sin duda importante, porque en Cuba, durante 60 años, no se han hecho las cosas de esta manera, pero en algún momento hay que dejar atrás lo inservible y ponerse a trabajar.

Hay que decir al ministro, antes que se embarque en este proceso, que no basta con construir el plan de abajo a arriba, y que mientras no se introduzcan determinadas reformas estructurales

Pues bien, hay que decir al ministro, antes que se embarque en este proceso, que no basta con construir el plan de abajo a arriba, y que mientras no se introduzcan determinadas reformas estructurales, los resultados que se van a conseguir de este cambio en la planificación pasando de "arriba a abajo" a "abajo a arriba", no van a ser dignos de mención ni aportarán la necesaria eficiencia al funcionamiento de la economía. Me atrevería a decir que, sin esas reformas estructurales previas y necesarias, este cambio puede acabar dando resultados incluso peores que los actuales, y generando numerosos problemas de organización en la economía que, en las condiciones tan dramáticas del momento presente por las restricciones que presenta el país y el impacto que puedan tener las medidas aprobadas por EEUU, no son recomendables en absoluto.

Por eso, antes de lanzarse alegremente a los nuevos planes de "abajo a arriba", a los que parece que Díaz-Canel también ha dado su bendición, se tienen que tomar decisiones importantes para asegurar el éxito del proceso. Y estas decisiones están en el ámbito del marco jurídico de los derechos de propiedad. Creo que 60 años es tiempo más que suficiente para concluir que el monopolio de la propiedad de los medios de producción por el estado comunista ha sido uno de los factores más negativos para el progreso y prosperidad de la economía cubana. El factor que realmente la bloquea e impide lograr niveles de calidad de vida y bienestar crecientes para toda la sociedad. Que todos los activos productivos estén en manos del estatales, y que el sector privado se mueva solo en el ámbito marginal del trabajo por cuenta propia y el arrendamiento de tierras a largo plazo, carece de justificación alguna en las condiciones actuales.

Por ello, la prioridad en las reformas estructurales que necesita la economía cubana pasa por devolver a los cubanos realmente la titularidad de los derechos de propiedad sobre los activos y el capital productivo de la nación. Privatizar las empresas y los activos productivos de la nación es condición necesaria y suficiente para que la economía vuelva a funcionar. De nada sirve llevar los planes "abajo" si los que están abajo no tienen incentivos, ni motivación, ni se sienten vinculados al proyecto para el que trabajan. Saben que nunca podrán aprovechar plenamente los frutos de su trabajo, ni ver incrementadas sus ganancias por el trabajo realizado, o destinarlas libremente a aquellos fines que estimen pertinentes. Y ello porque no son los dueños del capital productivo. Así de sencillo.

Por ello, la prioridad en las reformas estructurales que necesita la economía cubana pasa por devolver a los cubanos realmente la titularidad de los derechos de propiedad sobre los activos y el capital productivo de la nación

Entonces, ¿para qué trabajar, para qué esforzarse, para qué dedicar tiempo y pensamiento a algo que no les beneficia? Hay que dar la vuelta a la "camisa de fuerza" castrista y reordenar el capital productivo de la economía, sus empresas, hacia el sector privado, propiciando un marco jurídico estable y respetable para ejercer esos derechos. Por supuesto que se puede hacer rápido, tanto o más que cuando a partir de 1959 se nacionalizaron las empresas por los llamados decretos leyes revolucionarios. Un par de leyes y basta. Transferir los derechos de propiedad a sus titulares, y olvidarse para siempre de la falsedad de unos bienes del pueblo administrados por el estado, y demás majaderías comunistas.

La solución a los problemas de la economía cubana no está en el ámbito de los planes, que insisto, su eliminación o cambio en los procesos de elaboración puede llevar a una situación de caos técnico en la que nadie sepa qué hacer, sino en el ámbito de los derechos de propiedad, en la idea de que tienen que existir agentes económicos privados con capacidad de decisión, independientes del estado, autónomos, generadores de riqueza y beneficio para sus stakeholders y modernos y eficientes, orientados a un solo principio, dar el mejor servicio posible a sus clientes. Este paso es fundamental para enderezar la maltrecha economía castrista. Sin ese paso, no hay mucho que hacer. Chinos y vietnamitas lo hicieron y ahí están los resultados, ¿por qué Cuba no?

14 Y MEDIO

Última actualización el Miércoles, 26 de Junio de 2019 04:06
 
¿Qué tiene que decir la prensa oficial cubana sobre los muertos en el Darién? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 13 de Junio de 2019 22:35

Por YOANDRYS GUTIÉRREZ.- 

Por estos días, varios medios de prensa publican la noticia de la muerte, en abril pasado, de más de una decena de cubanos, atrapados por la súbita crecida de un río en la selva del Darién. Ninguno de los medios que han informado sobre estos hechos pertenece a la prensa oficial cubana.


Como ocurrió entre 2015 y 2017, durante la crisis en varios países de Centroamérica provocada la emigración masiva de cubanos, los medios oficiales serán los últimos en informar, si es que llegan a hacerlo. Hasta ahora, no se han dignado a mencionar la tragedia en que perdieron la vida al menos 12 personas nacidas en Cuba. El diario Granma, del Partido Comunista, en la portada de su edición digital del 12 de junio, publicó un tweet de Miguel Díaz-Canel que no dice nada nuevo. De hecho, admite el reporte, "reitera" que La Habana no negociará "bajo presiones ni amenazas imperiales".

Última actualización el Lunes, 24 de Junio de 2019 16:58
 
Precisiones a Rodrigo Malmierca PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 12 de Junio de 2019 04:25

Resultado de imagem para ciudadano de segunda

Por Dimas Castellanos.- 

El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba (MINCEX), Rodrigo Malmierca, declaró recientemente en un tuit que "La Ley 118 de Inversión Extranjera no establece ninguna limitación respecto al origen del capital". Cinco años antes, él mismo había definido esa Ley como: "una actualización profunda del proceso de transformaciones que se desarrolló al inicio de la Revolución para poner los principales medios de producción en manos del Estado Revolucionario". Es decir, para consolidar el monopolio del Estado.

Para atraer la inversión foránea —excluyendo a los nacionales— se promulgó el Decreto-Ley 50 en 1982, la Ley 77 en 1995, el Decreto-Ley 165 (para crear las zonas francas) en 1996 y el Decreto Ley 313 (para crear la Zona Especial de Desarrollo Mariel) en 2013, sin que se lograran sus objetivos, pues las condiciones impuestas son atípicas para las empresas que operan en economías de mercado.

Las medidas coyunturales introducidas por Fidel Castro en los años 90 y las reformas de Raúl Castro a partir del 2008 —dirigidas a sostener el poder e insuflarle eficacia al modelo totalitario sin alterar su naturaleza— fracasaron. La disminución del Producto Interno Bruto de forma sostenida puso a la orden del día la necesidad de altos montos de inversión, algo que en las relaciones económicas internacionales ningún país puede obviar.

En febrero de 2014, en el XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, sin mencionar a los cubanos, Raúl Castro dijo: "debemos tener en cuenta la imperiosa necesidad de fomentar y atraer la inversión extranjera en interés de dinamizar el desarrollo económico y social del país". Según los cálculos gubernamentales, la salida de la crisis requiere de un crecimiento anual del Producto Interno Bruto del 5 al 7%, lo que implica inversiones de entre 2.000 y 2.500 millones de dólares anuales.

Con esos antecedentes se aprobó en 2014 la Ley 118 de Inversiones Extranjeras, más flexible que las precedentes, pero excluyente respecto a la participación de los cubanos independientes del Estado. Sin embargo, en diciembre de 2016 el Ministro de Economía y Planificación reconoció que "la inversión extranjera continúa siendo muy baja". Y en 2017 apenas se sobrepasaron los 500 millones de dólares. La causa: la estatización, la subordinación de la economía a una ideología y la falta de voluntad política.

Ahora, con la situación agravada por la entrada en vigor del Título III de la Ley Helms-Burton, el Gobierno emite una tímida señal, que si viniera acompañada de otras medidas pudiera interpretarse como la disposición —tardía pero disposición al fin— de permitir la participación de los cubanos en el proceso inversionista, cuya exclusión ha sido y es uno de los talones de Aquiles de la economía cubana.

El artículo 2 define al Inversionista extranjero como: "persona natural o jurídica, con domicilio y capital en el extranjero", y al inversionista nacional como “persona jurídica de nacionalidad cubana, con domicilio en el territorio nacional”. Como la personalidad jurídica está limitada a empresas estatales y a “cooperativas”, subordinadas a los fines estatales, el resto de los cubanos queda excluido de dicho proceso, como lo expresó en una oportunidad Rodrigo Malmierca cuando creía que los dólares de los inversionistas foráneos lloverían sobre la Isla: "Cuba no irá a buscar inversión extranjera a Miami. La ley no lo prohíbe, la política no lo promueve". Tampoco en ninguna de las continuas campañas para atraer inversionistas se mencionó a los potenciales inversionistas nacionales.

¿Cómo explicar las palabras de Déborah Rivas, directora general de Inversión Extranjera del MINCEX, según las cuales han existido "varias propuestas" de inversión de emigrados cubanos y sin embargo, ninguno se haya establecido en cinco años, mientras que cientos de empresarios foráneos se han instalado o han escapado nuevamente de Cuba? Esas declaraciones generan dudas sobre la voluntad política para hacer realidad las intenciones expresadas por diversos funcionarios cubanos.

Si realmente no se establece ninguna limitación respecto al origen del capital, ¿por qué el Gobierno no se dirige a los cubanos con independencia de donde vivan?. Pues si injusto es la exclusión de los residentes en el exterior, más injusto es negarle ese derecho a los que residen en la Isla, entre ellos a los miles de cuentapropistas que estarían dispuestos a participar en inversiones más allá de los permitidos puestos de fritas, de los acosados almendrones o de las ventas ambulantes.

El hecho indiscutible es que el caso cubano es el único de la región en que sus habitantes están excluidos de participar como sujeto en los destinos económicos de su nación. Una decisión ideológica que anula el interés de los nacionales por los resultados de la economía y genera sospechas en los inversionistas foráneos, algo ajeno a los derechos más elementales y a la dignidad humana. Se trata de la negación del concepto martiano de República, concebida como estado de igualdad de derecho de todo el que haya nacido en Cuba o el de país de muchos pequeños propietarios.

Por tanto, para darle valor a las declaraciones del Gobierno, entre las muchas medidas necesarias, se imponen liberar definitivamente la economía de las trabas ideológicas y legalizar el derecho de los cubanos a ser propietarios y participar como inversionistas a la par con los inversionistas extranjeros. Es decir, desterrar definitivamente la exclusión.

De no ser así, será otra pérdida de tiempo, si es que queda tiempo para desperdiciarlo.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Viernes, 21 de Junio de 2019 19:42
 
Lo que tendrá de diferente el nuevo 'Periodo Especial' PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 11 de Junio de 2019 04:11

Resultado de imagem para Lo que tendrá de diferente el nuevo 'Periodo Especial' Cuba

Por GUILLERMO FARIÑAS.- 

La Junta Militar que detenta el poder ejecutivo en la Isla no quiere siquiera que se mencione el término "Periodo Especial". Un eufemismo acuñado por el difunto Fidel Castro Ruz para referirse a la crisis económica, política y social que azotó a la sociedad cubana tras el derrumbe del campo socialista europeo y después de la URSS.

Todo esto viene a raíz de la posible caída de la dictadura que desgobierna a Venezuela, encabezada por el inefable Nicolás Maduro.

Lo que no comprenden, todos aquellos que malgobiernan Cuba es que las crisis económicas, políticas o sociales no se pueden esconder por decretos gubernamentales, orientaciones partidistas y voluntarismos políticos. El temido "Periodo Especial en Tiempos de Paz" ya está aquí, y se siente en sectores tan básicos como los alimentos, los fármacos y el transporte.

Deberíamos hacer una comparación entre el contexto interno en que se desenvolvió el anterior "Periodo Especial" y el contexto cubano actual. Porque las condiciones sociales no son las mismas y —lo más importante— los sujetos sociales tampoco son equiparables con aquellos.

Fundamentalmente debido a que la actual población residente en el país cuenta con una información personal o de primera mano sobre el mundo y la propia Cuba, con la que no contaban la inmensa mayoría de compatriotas en el anterior "Periodo Especial". Los cubanos de la primera mitad de los años 90 del pasado siglo, poseían una estrecha visión del planeta.

Muchos habían estado grandes contingentes castrenses en Angola, Argelia, Etiopía, Libia, Mozambique y Nicaragua, pero siempre en misiones militares y con las restricciones que este tipo de labor acarrea a oficiales, soldados o personal civil.

Durante 30 años una ingente parte de la población cubana estudió en la URSS, pero siempre con un grupo de limitantes cognitivo-informativas por residir en otra sociedad totalitaria. Por lo que tuvieron oficialmente poco acceso a lo que sucedía a nivel mundial.

Otro pequeño segmento de la juventud nacional trabajó como mano de obra barata en algunos países del campo socialista europeo, pero estos fueron contratos laborales manipulados por la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y bajo el supuesto manto de ir a estudiar a esos predios.

Actualmente la cosmovisión de los residentes en Cuba es mucho más amplia. Puesto que han sido contratados profesionales en más de 152 países, y unos 4,7 millones de compatriotas han ido a visitar a sus familiares en casi todos los países del orbe. También salen a hacer compras al extranjero y regresan unos 180.000 cubanos, y han residido en el exterior y retornado otros 60.000.

Agreguémosle a esos que, desde hace más de 20 años, tanto en La Habana como en varias ciudades que son polos turísticos, como Varadero, Cárdenas, Morón, Caibarién y Trinidad, sus residentes miran clandestinamente la televisión por cable. En otras grandes ciudades de la Isla desde hace diez años se puede acceder al Paquete Audiovisual Semanal a un costo de 80 centavos dólar.

Desde hace más de dos años, los cubanos pueden acceder a la realidad mundial en Zonas WiFi públicas. A su vez, desde febrero del 2019, acceden a información a través de datos móviles en sus teléfonos celulares. Aunque estas dos últimas opciones todavía no resultan accesibles para todos, debido a los altos precios.

Todo lo anteriormente descrito crea una población cubana mucho mejor informada de lo que acontece y menos manipulable políticamente por los que gobiernan, en comparación con la del anterior "Periodo Especial". Son compatriotas que constantemente están comparando a la sociedad nacional con otras, en lo bueno y lo malo que perciben.

Así, esta nueva crisis económica recrudecida que se acerca a pasos agigantados no será tan fácil de sobrevivir para todos aquellos que desgobiernan Cuba, porque existe mayor conocimiento, e información es poder.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Martes, 18 de Junio de 2019 20:59
 
Inversores cubanos sí, pero solo si viven en el extranjero PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 08 de Junio de 2019 19:30

Resultado de imagen para Inversores cubanos sí, pero solo si viven en el extranjero

Por MARIO J. PENTÓN.-

La prensa oficial cubana aclaró este viernes que "no existe ningún impedimento" para que la diáspora invierta en la isla. Eso sí, bajo la Ley de Inversión Extranjera y no como nacionales cubanos.

En un artículo en el sitio digital Cubadebate, Déborah Rivas, del Ministerio de Comercio Exterior, precisó que bajo la Ley de Inversión Extranjera, aprobada por el Parlamento en 2014, "no se establece ninguna limitación respecto al origen del capital".

La directora general de Inversión Extranjera se pronunció en la misma línea que el ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, quien en un tuit publicado hace una semana aseguró que los ciudadanos "de origen cubano" pueden invertir en la Isla.

Las declaraciones llegan en un momento de especial tensión para las finanzas del Gobierno, que debe más de 1.500 millones de dólares a proveedores de alimentos, según el ministro de economía, y se enfrenta a la activación del Título III de la Ley Helms-Burton por parte de la Administración de Donald Trump. Bajo esta ley los ciudadanos norteamericanos y los cubanos naturalizados estadounidenses pueden demandar a las empresas que inviertan en propiedades expropiadas por Fidel Castro en la década de los 60.

"La ley de inversión extranjera no señala en ningún lugar la ciudadanía u origen, pero sí queda claro que el inversionista tiene el domicilio y capital fuera de Cuba", dijo Rivas aCubadebate.

"La ley de inversión extranjera no señala en ningún lugar la ciudadanía u origen, pero sí queda claro que el inversionista tiene el domicilio y capital fuera de Cuba"

"No existe un monto de capital establecido en nuestras normas como mínimo para aprobar las inversiones extranjeras; en todos los casos se realiza el análisis integral del proyecto propuesto y el capital a desembolsar se corresponde con la inversión a ejecutar", agregó.

Sus declaraciones contrastan con las del canciller Bruno Rodríguez en un encuentro con Cuban Americans for Engagement, una organización conformada por cubanoamericanos y ciudadanos estadounidenses para facilitar el acercamiento entre EE UU y la Isla. En 2012 Rodríguez dijo ante los cubanoamericanos interesados en participar en las inversiones en Cuba que a pesar de que existía "la base legal para que los cubanos de la emigración inviertan", al Gobierno cubano no le interesaban los inversores que aporten 100.000, 200.000, 300.000 dólares".

"Cuba anda buscando inversiones que son de magnitud a las que no llega como regla la emigración", dijo el canciller.

Según cifras oficiales la Isla necesita atraer anualmente 2.500 millones de dólares en inversión extranjera para su desarrollo y ha identificado "sectores clave" para invertir: industria, agroalimentario, turismo, minería, biotecnología, petróleo y energías renovables, entre otros. Cada año el Gobierno publica una cartera de negocios con centenares de proyectos valorados en más de 10.000 millones de dólares, pero no logran atraer a muchos inversores.

Según el economista Omar Everleny Pérez, el principal problema con las inversiones extranjeras en la Isla está en la excesiva burocracia que hace que el ritmo de aprobación de los negocios sea "lento y burocrático".

Según el economista Omar Everleny Pérez, el principal problema con las inversiones extranjeras en la Isla está en la excesiva burocracia

Entre los problemas que afectan a la inversión extranjera están la dualidad monetaria y la prohibición para contratar la mano de obra local sin tener como intermediario al Estado que se queda con la mayor parte del salario de los empleados. Algunas empresas han optado por llevar a la Isla trabajadores extranjeros para pagar los salarios directamente y asegurarse una mejor calidad en las obras.

Las declaraciones de Déborah Rivas generaron un amplio revuelo en las redes sociales, especialmente entre cubanos residentes en la Isla que lamentaron el carácter segregador de la Ley que permite a los emigrados invertir en empresas, industrias y otros sectores del país pero impide a los que radican en el país hacer lo mismo.

Para el barítono y director del conjunto Ópera de la Calle, Ulises Aquino, no tiene lógica que se discrimine a los que se quedaron en Cuba, a “los que no se fueron, los que han luchado toda su vida” y abogó en su cuenta de Facebook porque se respete el derecho “a todos los cubanos emprendedores”, dentro o fuera de la Isla.

El informático Norges Rodríguez se sumó a la polémica y preguntó en Twitter qué pasaría “si un cubano invierte como residente en el exterior y luego inicia el proceso de repatriación” para residir dentro del país. “¿Qué sucede con su inversión?”, cuestionó en un mensaje en el que enlazó la cuenta del embajador cubano en Estados Unidos.

Incluso durante el deshielo de la era del expresidente Barack Obama algunos proyectos de inversión estadounidense en la Isla se frustraron debido a condicionamientos de la parte cubana. Fue el caso de la empresa Cleber LLC, que se proponía ensamblar tractores en la llamada Zona Especial de Desarrollo de Mariel.

El informático Norges Rodríguez se sumó a la polémica y preguntó en Twitter qué pasaría “si un cubano invierte como residente en el exterior y luego inicia el proceso de repatriación”

Después de recibir una amplia cobertura mediática al ser el primer negocio desde 1959 con capital 100 por ciento estadounidense en Cuba, la empresa del cubanoamericano Saul Berenthal, fue rechazada por las autoridades cubanas.

El rechazo de la empresa -que había sido aplaudida por el propio Obama durante su visita a la isla en 2016- se debió a que Berenthal realizó el trámite de repatriación que le devolvió sus derechos como ciudadano cubano a la vez que le prohibió invertir en la Isla como empresario extranjero.

"¿Pueden las personas naturales cubanas residentes en el país participar en la inversión extranjera? No. Esta ley se dirige a potencializar inversionistas extranjeros o a cubanos residentes fuera del país y con el capital igualmente en el exterior para así atraer financiamientos, tecnologías de avanzada, mercados para nuestros productos y generar nuevos ingresos", explica un estudio sobre la Ley de Inversión Extranjera en la isla.

Al incipiente sector privado en Cuba le está prohibido tener personalidad jurídica, importar y exportar, entre otras muchas regulaciones. El Gobierno sigue manteniendo como principal sostén de la economía a las improductivas "empresas estatales socialistas".

Recientemente el embajador de la Unión Europea en La Habana, Alberto Navarro, pidió a La Habana "más apertura comercial" ante la activación del Título III de la Helms-Burton. La funcionaria del Ministerio de Comercio Exterior respondió al embajador en la prensa oficial que la Isla prepara una "Ventanilla Única para la Inversión Extranjera" para acortar los tiempos de espera en la aprobación de los proyectos de inversión.

14 Y MEDIO

Última actualización el Lunes, 17 de Junio de 2019 23:07
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 6 de 333

DESCENTRALIZACIÓN, SECTOR PRIVADO, DISCU

Indicado en la materia

Por JORGE IGNACIO GUILLÉN MARTÍNEZ.-  El llamado proceso de actualización del modelo económico cubano, como ya es habitual, ha entrado en una nueva fase de profundas contradicciones entre el discurso y ...

Cuba: ¿reforma o violencia?

Indicado en la materia

Por JUAN ANTONIO BLANCO.-  Desde que empezó el año 2019 las autoridades cubanas tuvieron que enfrentar decenas de protestas de naturaleza económica y social a lo largo de todo el territorio y en...

Fernando Rojas y la telenovela de la fam

Indicado en la materia

La hija de Rojas y la imagen del "enemigo" Por ANTONIO JOSÉ PONTE.-  Las redes sociales han hecho posible que la hija de un viceministro del régimen cubano alardee de su es...

El Foro de Sao Paulo y el Antiyanquismo

Indicado en la materia

Por CARLOS A. MONTANER.- Se confirmó otra vez el axioma: “Los ladrones roban en todas las oportunidades que se presentan, aunque las víctimas sea muy pobres”. La fiesta fue en Caracas de...

Un grave problema socialista: Jerarquiza

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  No hay un solo postulado socialista de como producir bienes y servicios. Se basan en preceptos de tipo hipócritamente “moral” para, por la fuerza, obligar a las ...

Por qué fracasan las conversaciones Madu

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  En la Venezuela de hoy, hay dos posibilidades: 1) Negociar con Cuba. EUA, el Grupo de Lima y Europa negociar con la Habana. 2) Organizar una fuerza ...

La mano de Cuba en las conversaciones ve

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de la Ha...