Díaz-Canel propone como "medida audaz" eliminar la planificación central de la economía, uno de los

Miguel Díaz-Canel confirmó que a partir de 2020 los planes económicos "no ...

La socialdemócrata Sandra Torres se perfila como la ganadora de la primera vuelta de las elecciones

La socialdemócrata y exprimera dama de Guatemala, Sandra Torres, se perfila como ...

Richard Blanco, el diputado venezolano acusado de rebelión, huye a Colombia

El diputado opositor Richard Blanco, acusado por la Justicia venezolana de estar ...

Irán confirma las peores sospechas de EUA: A fines de Junio superará el límite de almacenamiento per

Irán anunció este lunes que superará a finales de junio el límite ...

Maia diz que saída de Levy e de diretor do BNDES é 'covardia sem precedentes'

O presidente da Câmara dos Deputados, Rodrigo Maia (DEM-RJ), disse na manhã ...

Cuba


¿Qué hiciste cuándo vinieron buscando al inconforme? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 30 de Diciembre de 2009 19:56

Por Yaoni Sánchez.
Mi predisposición a respetar las diferencias se ha puesto a prueba con la “Carta en rechazo a las actuales obstrucciones y prohibiciones de iniciativas sociales y culturales”. Llegado a través del correo electrónico, el texto recoge la voz desencantada y urgida de un grupo de intelectuales y académicos. Entre ellos descubro algunos de los nombres que en el lejano 2007, con cierta ingenuidad, contribuyeron a levantar el mito de las reformas raulistas”. En ese momento hablaban de medidas por implementar, de ajustes y transformaciones -más estéticos que sistémicos- que se debían aplicar. Dos años después, parecen tremendamente alarmados por el rumbo que ha tomado el país. Con sus artículos apuntalaron la hipótesis de que el proceso cubano podría reinventarse a sí mismo, como si este absurdo en el que vivimos fuera un guión escrito por la mayoría y no la rígida pauta que sale de una sola oficina.

No seré de los que culpen a otros porque se han demorado demasiado en pronunciarse. Yo, que callé durante casi treinta años, no tengo derecho a juzgar a quienes han llevado la máscara del conformismo, la pasiva faz del que no quiso meterse en problemas. Celebro cualquier iniciativa que saque a la luz ese río de críticas que ha estado apresado en las cavernas de nuestro miedo durante varias décadas. Tenderé entonces mi mano -sin hacerles reproches- a los que asuman el riesgo de expresarse, porque así disminuirá en ellos el temor de pasar del aplauso mecánico a la crítica abierta.

La carta se destaca por varias ausencias, especialmente en la lista de los hechos que prueban el “incremento del controlburocrático-autoritario”. Faltan en esa relación los amargos sucesos del 10 de diciembre pasado, el aumento de los llamados mítines de repudio, los hostigamientos a varios opositores y el empleo de la violencia física contra muchos de ellos. Mención especial merece la utilización que se hace del término “contrarrevolución”, asumiendo los firmantes ese lenguaje degradante y excluyente que brota de las tribunas. Sorprende ver a profesores, economistas y graduados universitarios clasificando con tanto esquematismo a sus conciudadanos. Me asusta esa sociedad que intuyo en este documento, donde se podrá hablar abiertamente de trotskismo, anarquismo o socialismo pero seguirán igual de amordazados los socialdemócratas, los demócratas cristianos y los liberales. Si esa es la propuesta, lo siento mucho, pero ese no es el país donde quiero que crezcan mis nietos.

No creo que vivamos una re-pavonización, porque al fin y al cabo el rígido Luis Pavón no tuvo potestad para lanzar a la calle una turba que gritara y golpeara; tampoco su poder llegaba para condenar a penas de hasta treinta años a ninguna persona. Los oscuros censores de aquel quinquenio gris, carecían de autoridad para mantener el cerco de vigilancia alrededor de una casa, intervenir una línea telefónica o arrestar –sin llevarlo a una estación de policía- a un periodista independiente o a un blogger. No es un retorno de los inquisidores de la cultura lo que estamos viviendo, sino la vuelta de tuerca de un sistema agonizante y carente de argumentos, la caída del último velo que ha dejado al descubierto el feo rostro del autoritarismo.

El título es una referencia a la frase de Niemöller citada en la Carta: “Cuando vinieron buscando a los judíos, yo callé pues no era judío; cuando vinieron buscando a los comunistas, yo callé pues no era comunista; cuando vinieron buscando a los sindicalistas, yo callé pues no era sindicalista; después, vinieron buscándome a mí, y nadie habló”. Para contextualizar esta idea me gustaría preguntar a los firmantes del documento si callarán cuando vengan buscando a un “contrarrevolucionario” a un “gusano” a un “opositor”, si estarán ellos entre los que golpean en los mítines de repudio o entre los que defienden a la víctima.

Última actualización el Miércoles, 30 de Diciembre de 2009 19:58
 
LA TENUE LINEA DIVISORIA. YOANI ESCRIBE SOBRE INTELECTUALES INCONFORMES PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 30 de Diciembre de 2009 19:49

Por Jorge Hernández Fonseca

Este es el artículo más complicado que he enfrentado escribiendo. No resulta fácil hacer un análisis crítico sobre un artículo de Yoani Sánchez, con el cual estoy 100% de acuerdo. Sin embargo, la extraña manera que tenemos los cubanos de enfrentar la dictadura, me ha hecho reflexionar sobre las innumerables formas que adoptamos, cuando llega el momento de pasar esa tenue línea divisoria que divide a los opositores de los amanuenses de la dictadura castrista que oprime la Nación cubana desde hace más de cincuenta años. Es un proceso largo y lento.

 

Resulta que ahora, un nutrido y significativo grupo de jóvenes intelectuales (que todavía se creen “revolucionarios”) han publicado una carta crítica hacia los métodos del régimen. Como todo opositor que comienza a ‘abandonar el barco’, el lenguaje de la “carta” es tímido, propio del que no quiere ser acusado de ‘agente del imperialismo’. Esta toma de conciencia de intelectuales cubanos, que ya tiene varios precedentes conocidos en la historia “revolucionaria” de la isla, es muy significativo y simbólico en momentos que la dictadura aprieta el cerco de los hombres rebeldes, incitando su linchamiento por los que todavía tienen miedo y aún la siguen.

 

Yoani acaba de publicar un análisis excelente sobre la timidez de la referida “carta”, con el cual concuerdo plenamente. Sólo que, la crítica de la bloguera se parece mucho a numerosos artículos similares escritos en el exilio respecto a las posiciones de la propia Yoani, cuando comprometió su nombre – internacionalmente-- condenando el “bloqueo” de EUA a Cuba.

 

Hay algo entonces que me ha hecho reflexionar sobre estos detalles. No caben dudas que los intelectuales de la “carta” han iniciado el camino de su esclarecimiento ideológico. Quizá la  mayoría de ellos ya está limpio de la basura ideológica fidelista, pero hacen ver que no es así, sino más bien, que son ellos los que tienen “la” razón socialista y no los consejeros de Raúl.

 

El procedimiento mimético aprendido dentro de la sociedad cubana se aplica perfectamente en estos casos. El cruce de la tenue línea que separa la dictadura de la democracia es doloroso. Son demasiados los argumentos falsos que hemos tenido que asumir, para no admitir –internamente-- que apoyamos a un régimen despótico y personal, y ese lastre pesa mucho. Pero el fardo del auto-engaño no dura eternamente. El cambio es inminente, pero lento.

 

Otros intelectuales comenzaron de manera más o menos similar, su camino hacia el pensamiento democrático, transitando el largo camino que todos los cubanos dignos hemos tenido que transitar desde las posiciones “revolucionarias” hasta las democráticas. Primero, no queríamos tener compromisos con la “oposición” política --desprestigiada e insignificante-- de la cual guardábamos prudente distancia. Después, los embates de la vida y los ‘consejos’ a golpes del G2, nos hicieron comprender que había un camino más corto para abandonar la simulación, que los intelectuales de la “carta” simplemente no han tenido tiempo de transitar.

 

Los que si están muy claros en esto son las huestes de la “pupila insomne”, que a estas horas consideran a los intelectuales firmantes de la “carta” como siendo verdaderos “enemigos y  contrarrevolucionarios, al servicio de una potencia extranjera”. Nosotros sin embargo no. Queremos que apoyen el bloqueo o juren que el socialismo es malo. Las verdades dichas por Yaoni en su análisis son reales, sólo que todavía es muy temprano para que sean reconocidas (al menos públicamente) por los intelectuales firmantes de la “carta”. No es un problema ideológico o político, es un problema de tiempo, porque todavía están en tránsito.

 

Salir de la intoxicación ideológica que la palabrería marxista implica, es demorado y bastante difícil en las condiciones de los cubanos de la isla. Yoani ya transitó ese camino, como todos los cubanos demócratas lo hemos transitado. Sin embargo, hay lógicamente fases comprensibles que debemos comprender e incentivar, no chocando de frente con quien ha iniciado el camino de la luz, sino más bien siendo comprensivo con las tibias críticas que se atreven a lanzar. Lo que para nosotros es evidente, para ellos es un hallado, un descubrimiento. Paciencia.

 

El camino hacia una opinión democrática no se detiene siempre en el mismo punto. Unos se desvían más hacia la derecha, otros hacia el centro y muchos hacia la izquierda democrática. Ese será el futuro de la Nación cubana democrática, llena de opositores al régimen castrista, pero con diferencias que debemos conciliar al final de este largo camino. Será entonces cuando debemos analizar a fondo, defendiendo nuestras posiciones. Hacerlo ahora, es no comprender que la posición opositora, más que una meta, es un proceso y un camino hacia el futuro.


30 de Diciembre de 2009

Artículos de este autor pueden ser leídos en www.cubalibredigital.com

 

Última actualización el Miércoles, 30 de Diciembre de 2009 19:54
 
Cuba: tres generaciones inútilmente sacrificadas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 28 de Diciembre de 2009 11:09

Por CARLOS ALBERTO MONTANER

Puedo escribir los textos más tristes esta noche. Escribir, por ejemplo: la revolución cubana va a cumplir 51 años, pésimamente dirigida por los hermanos Castro, y no se avizora el menor síntoma de cambio, alivio o rectificación. El gobierno insiste en el disparatado curso de la planificación centralizada, los planes quinquenales, el colectivismo, la burocracia indolente que todo lo controla, el palo y tentetieso contra cualquiera que desafine en el coro, bajo la autoridad de un partido único guiado por Fidel, el líder amado, y por su hermano Raúl, porque, para colmo, ahora hay que practicar la bigamia cortesana y amar a dos líderes repulsivos simultáneamente.

Fidel y Raúl llegaron al poder sin ninguna experiencia de gobierno hace medio siglo, pero no han logrado aprender nada. Todo un récord. Hoy son dos ancianitos puntillosamente incompetentes, que han agravado hasta el sadismo los cinco elementos básicos que le dan sentido y forma material a cualquier sociedad moderna: alimentación, agua potable, vivienda, transporte y comunicaciones. Si hubiera un premio a la incapacidad gerencial habría que dárselo a estos dos personajes.

Raúl acaba de decir que en el 2009 las exportaciones cayeron un 23%, las importaciones un 37 y las inversiones un 16. Pero esos son números vacíos. Aquí va un dato que es un reflejo más elocuente del panorama general: en el 2009 el país produce la misma cantidad de azúcar que en 1902, cuando no había tractores, electricidad o camiones. En 1902 existían un millón y medio de cubanos que se movilizaban a lomo de caballo. Hoy hay once que ya ni siquiera tienen caballos. El país se hunde por la improductividad tremenda de un sistema que no ha funcionado bien en ninguna latitud, pero que en Cuba ha alcanzado la más profunda sima imaginable.

Esto es importante tenerlo en cuenta para entender el estado anímico de la sociedad cubana: las tres primeras generaciones de la república (1902 a 1958), en medio de crisis económicas --incluida la del 29-- desórdenes, corrupción y periodos dictatoriales, progresó constante y notablemente hasta colocarse en el pelotón de vanguardia de América Latina. Cada una de esas generaciones vivió mejor que la anterior. En cambio, las tres generaciones posteriores que sólo han conocido la dictadura comunista (1959 a 2009) han tenido la experiencia contraria: cada una de ellas ha vivido peor que la precedente. Por eso los cubanos sólo piensan en emigrar: los Castro les enseñaron la cruel lección de que el futuro siempre será más negro, pobre y desagradable que el miserable presente que padecen.

Prueba al canto: una encuesta secreta realizada hace unos meses por el Partido Comunista en la Universidad de La Habana (un universo de 30,000 personas supuestamente simpatizantes del régimen) arrojó unos resultados devastadores: las tres cuartas partes de los estudiantes, profesores y administradores deseaban ardientemente la erradicación del sistema y su sustitución por un modo racional de organizar la convivencia. Los Castro, en lugar de admitir la evidencia, se limitaron a echar al rector, como si el pobre tipo fuera el causante del rechazo que provoca el prolongado disparate revolucionario.

¿Cómo va a terminar este fallido proceso político? Sin duda, con la demolición de esa disparatada forma de gobernar. El sistema comunista tiene muy pocos partidarios reales en el país. Hay, sí, gente que aplaude o que se presta a apalear adversarios en pogromos orquestados por la policía política, pero ya son contadas las personas con convicciones marxistas, persuadidas de que ese modo cruel de estabular a la sociedad algún día les traerá la felicidad a los cubanos.

¿Cuándo va a ocurrir esto? Como todos sabemos, hay que acogerse a la vieja fórmula española con que la oposición democrática, incapaz de arrebatarle el poder a la dictadura o de cambiar sustancialmente el sistema, se resignó a esperar por la muerte de Francisco Franco: la melancólica ``solución biológica''. Primero, Fidel (83) debe tener la esperada cortesía de morirse, y luego Raúl (78), siempre un buen discípulo, debe seguirle los pasos educadamente.

aúl, es verdad, intenta consolidar el PC con sus incondicionales para tratar de perpetuar el sistema, pero esa estratagema no funcionará. A ellos, a los Castro, los obedecen por miedo y por la inercia propia de estas largas tiranías --como ocurría en la España de Franco o en la República Dominicana de Trujillo--, pero una vez que desaparece el sultán, o los sultanes, comienzan a aflorar los verdaderos deseos de la inmensa mayoría: enterrar de una vez esta etapa de violencia e irracionalidad que han padecido los cubanos por más de medio siglo.

www.firmaspress.com

Última actualización el Lunes, 28 de Diciembre de 2009 11:22
 
DE LA TRICONTINENTAL AL ALBA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 25 de Diciembre de 2009 16:30
Por Pedro Corzo.

Las pretensiones de Hugo Chávez y Fidel Castro, a pesar de los fracasos que el dictador cubano cosechó en su proyecto imperialista de instaurar regímenes despóticos en el continente americano, se mantiene vigente. Las estrategias han sido adecuadas a los tiempos. Los colores y discursos corresponden al siglo XXI, pero los fines son los mismos que impulsaron a Stalin y Hitler.

La Primera Conferencia Tricontinental de los Pueblos de Africa, Asia y América Latina, que se celebró en La Habana en enero de 1966, reunió a más de 70 países con unos 500 delegados: partidos políticos, movimientos violentos que actuaban en la clandestinidad, grupos guerrilleros y unos pocos gobiernos que usaban el discurso de la justicia social para exterminar los derechos sociales y políticos de sus ciudadanos.

De este encuentro de organizaciones que se oponían al capitalismo y a la democracia, en su mayoría identificados con el pensamiento marxista, surgió la OSPAAAL.

El principal arquitecto de aquel encuentro y su mayor beneficiario fue Fidel Castro, aunque en un evento que no tenía precedentes en este continente participó de manera notable Mehdi Ben Barka, un dirigente marroquí asesinado en París.

Los objetivos de los promotores eran prestar ayuda a los denominados movimientos de liberación nacional, con particular énfasis en el palestino, incrementar la lucha armada en los tres continentes y prestar un irrestricto apoyo al régimen cubano. El plan incluía luchar contra las bases militares extranjeras y la política de segregación racial. Mientras se condenaba el uso de la armas nucleares, el país sede, Cuba, cuatro años antes había sido el principal promotor de que la Unión Soviética instalara por primera vez armas nucleares en un país del tercer mundo.

En realidad los organizadores pretendían imponer en sus respectivos países un estado autoritario identificado con una ideología común. Ben Barka, meses antes de la conferencia en La Habana, declaró que ``las dos corrientes de la revolución mundial estarán allí representadas: la corriente surgida con la revolución de octubre y la de la revolución nacional liberadora''. El modelo de la titulada revolución nacionalista era Cuba y el arquetipo del líder de ese tipo de proceso era Fidel Castro.

Cuarenta y tres años después La Habana vuelve a ser sede de un foro que con estrategias diferentes persigue los mismos objetivos: instaurar regímenes contrarios a la democracia y los derechos humanos.

La Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América es un engendro castrochavista que busca la toma del poder con fórmulas remozadas, tomando como fundamento el fracaso de las estrategias del pasado.

El indigenismo ha sustituido en gran medida la lucha de clases, la violencia guerrillera o terrorista ha sido relevada por el caos y la desestabilización que generan manifestaciones públicas que practican una violencia de intensidad variable, que puede acentuarse o disminuir según los progresos del proyecto.

Ya no se trata de llegar al poder por medio de la insurrección, cuyo uso está descartado por conveniencia, sino por la anarquía. El desconcierto del pueblo y la clase dirigente facilita el acceso de un líder que aparentará gobernar en comunión con el resto de los poderes públicos. Un césar que gusta de elecciones controladas, de leyes hechas a su voluntad y del baño de la multitud que respalda su proyecto. En fin, un Chávez.

 

Fonte: El Nuevo Herald

http:www.elherald.com

Última actualización el Viernes, 25 de Diciembre de 2009 16:32
 
Nombramientos y capilla ardiente PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 25 de Diciembre de 2009 12:39

Por Luis Tornés Aguililla.

 

Quizá, con el nombramiento de Ramiro Valdés como vicepresidente del Consejo de Estado, al fin brote en Cuba ese momento en que ya no será posible que sigamos arropados en la  monstruosa conformidad del autoengaño porque mientras más pasa el tiempo, resulta más evidente la certeza de que ninguno de esos señores ( nombrados a dedo ) habrá tenido jamás la intención de encaminar el país hacia un contexto democrático; por una razón simple : ellos saben que no sobrevivirían en Cuba una vez que los oficiales superiores empiecen a hablar y que los archivos y memorias se empiecen a publicar por internet en un alud sin plazos ni remilgos editoriales que terminará tragándoselos como el sapo a la mosca.

 

Los pontífices del régimen cubano no liberan a sus rehenes políticos porque intuyen – creo que con mucha razón -  que en la primera señal interpretada por la gente como un gesto de debilidad, el pueblo les caerá encima como la sarna al perro al mismo tiempo que la fragilidad económica en que se encuentra el país, les prohibirá cualquier intento de contrariar la dialéctica de la miseria creada por ellos mismos . En una palabra : están perdidos.

 

Cuba ha llegado a un punto de « masa crítica » en que los militares y miembros intermedios del sistema entienden la inutilidad de dar crédito a una banda de viejos cuyos únicos objetivos son  salvar sus pellejos y, de ser posible, sus fortunas.

 

No sólo se trata de la deuda exterior cubana o del robo a los empresarios extranjeros que invirtieron en Cuba sino de la total parálisis del aparato productivo de un país que vivió, primeramente a merced de la URSS y ahora aguantado como un náufrago al petróleo del bufón de Miraflores cuyas bondades hacia Cuba no están grabadas en el mármol si miramos bien la situación política en Venezuela.

 

La represión que organice el vicepresidente Valdés agregada a la indigencia general no auguran nada bueno para los próximos meses.

 

¿ Qué informaciones tiene Raúl Castro sobre lo que podría ocurrir en Venezuela y Colombia como para que, prudentemente, haya nombrado vicepresidente al represor por excelencia que, a la vez, es  uno de los hombres que más ha odiado en su vida ? .

 

¡ Fo !, hay hedor a capilla ardiente y vaya usted a saber quién pondrá el muerto.

Últimos días del año 2009.

 
«InicioPrev321322323324325326327PróximoFin»

Página 323 de 327

Inversores cubanos sí, pero solo si vive

Indicado en la materia

Por MARIO J. PENTÓN.- La prensa oficial cubana aclaró este viernes que "no existe ningún impedimento" para que la diáspora invierta en la isla. Eso sí, bajo la Ley de Inversión Ex...

¿Adoptará Cuba el modelo chino?

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Algunos lectores del artículo titulado "Cuba, a la tercera va la vencida", publicado recientemente en este diario, expresaron en el espacio para los comentarios que no están de ac...

EL CAPITALISMO: SUMMUM Y CULMEN DE LA DO

Indicado en la materia

Por Santiago Cárdenas.-  El capitalismo,todo lo contrario del socialismo, no tiene padres; no se construye; no necesita de ideólogos, nace espontáneamente en el devenir histórico y no  tiene  principios  morales. Es  im...

Planificación central de la economía, ¿p

Indicado en la materia

  Por ELÍAS AMOR.-  El régimen castrista anuncia el comienzo del proceso de elaboración del plan económico para 2020, el principal instrumento para intervenir en la economía estatal. La información en Trabajadores habla del ...

Por qué fracasan las conversaciones Madu

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  En la Venezuela de hoy, hay dos posibilidades: 1) Negociar con Cuba. EUA, el Grupo de Lima y Europa negociar con la Habana. 2) Organizar una fuerza ...

El fracaso de las conversaciones Maduro-

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En estos encuentros se garantizarían los objetivos de Guaidó, pero el chavismo quedaría intacto y los intereses cubanos podrían encaminarse adecuadamente, además de resolver sus graves problemas in...

La mano de Cuba en las conversaciones ve

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de la Ha...