Un nuevo martir por una Cuba libre: El opositor Yosvany Arostegui Armenteros es dejado morir en la c

El opositor político Yosvany Arostegui Armenteros, encarcelado en la provincia de Camagüey, ...

Castrochavismo, persecución judicializada y asesinato de reputación en la Corte Suprema de Colombia,

El socialismo del siglo XXI o castrochavismo ha demostrado que una parte ...

Donald Trump exigió una investigación completa y transparente de la explosión en Beirut: “EEUU está

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, exigió al Líbano que ...

Bolsonaro anuncia missão de ajuda ao Líbano e convida ex-presidente Temer para chefia

O presidente Jair Bolsonaro anunciou na manhã deste domingo (9) uma missão ...

Cuba


(3) DEL CAIRO A LA HABANA: EL EFECTO TUNECINO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 05 de Febrero de 2011 11:50

Por HUBER MATOS ARALUCE

Aunque los acontecimientos en Egipto están lejos de concluir,  el éxito  de una revuelta popular  pacífica requiere mucho más que descontento, audacia y patriotismo

 

En el caso de Egipto como en el de Cuba,  es crucial el papel de las fuerzas armadas.  En Egipto los manifestantes  han tratado de conquistar  al ejército con aplausos y abrazos.  Los Estados Unidos, que subvencionan a las fuerzas armadas de ese país, los tratan de persuadir para que apoyen un cambio.   Mubarack no se ha quedado atrás, cree que el ejército le debe obediencia.

 

Las fuerzas armadas egipcias son el peso que inclinará  la balanza.  Los Estados Unidos tienen una gran influencia] en la oficialidad.  El pueblo la tiene entre los soldados.  Mubarak  ha sido el hombre fuerte entre los oficiales.  La ambivalencia en la conducta de las fuerzas armadas se debe a estas influencias en conflicto.

 

Como el aparato militar egipcio es clave para los Estados Unidos en la zona, Hosni Mubarack  creyó que Washington no se arriesgaría a perder  a] un aliado estratégico.   Por esta razón se decidió a sacar a los manifestantes de las calles sin importarle el precio.  Cometió un grave error.

 

Con la represión brutal de los últimos días, documentada por la prensa y la televisión mundial,  la reacción internacional  ha obligado a Washington a buscar una solución urgente: Egipto sin Mubarack  y con un ejército siempre aliado de  los Estados Unidos.

 

El caso de Cuba es diferente.  El régimen castrista tiene poca importancia estratégica para los Estados Unidos.  Los Castro pueden gobernar a Cuba como una dinastía por todo lo que falta del siglo XXI.  No harán diferencia.  Para los Estados Unidos Hugo Chávez es una tormenta en un vaso de agua.  Una tormenta pasajera.  Chávez, Daniel Ortega y Evo Morales son parte del zoológico latinoamericano.

 

Además, ni Europa ni los Estados Unidos tienen en Cuba una  influencia similar a la que tienen en Egipto.  Por esta razón, es sumamente arriesgado el escenario  de una revuelta popular en Cuba, sin contar con un compromiso definido por parte de los Estados Unidos y la Unión Europea.

 

Si el pueblo cubano se lanza a las calles, la dictadura castrista ordenaría una represión brutal contra los manifestantes.   La revuelta puede ser ahogada en sangre.

 

En Cuba no hay Al Jazeera, ni Internet ni teléfonos celulares en una proporción remotamente comparable con la de Egipto.  En la isla todos los medios de comunicación están controlados por la tiranía.  Eso hace difícil  una  explosión simultánea y masiva en toda Cuba. Situación que tendría más posibilidades que protestas aisladas.

 

No  podemos estar seguros de que el ejército cubano saldrá en defensa del pueblo en las calles, como lo ha hecho en una u otra forma el ejército egipcio.

 

Estas consideraciones nos obligan a resolver dos problemas.  El primero es cómo  nos aseguramos que el ejército cubano apoye al pueblo cubano en el caso de una revuelta.  El Comandante Huber Matos, desde que  salió de la prisión en 1979, lo ha repetido con insistencia y visión: “la transición en Cuba depende de una alianza entre el pueblo y los militares”.

 

El segundo es cómo  convencemos a los Estados Unidos y a la Unión Europea de que en una situación similar a la de Egipto, estén en capacidad de persuadir a las fuerzas armadas cubanas de no participar en la represión contra el pueblo en las calles.

 

Creer que una revuelta en Cuba tendrá éxito sin considerar estos dos aspectos es, en el mejor de los casos, una irresponsabilidad.

 

Continuará…

 
EL DIA QUE LOS CUBANOS GRITEN: AHORA LA LIBERTAD PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 04 de Febrero de 2011 12:22

Por Oswaldo Payá Sardiñas

En Egipto hay una aparente batalla entre los partidarios y los opositores a Bumarak. Trampa. Esa no era la cuestión, pero el gobierno tuvo tiempo de agitar sus brigadas de respuesta rápida y sus mecanismos de mentira y terror establecidos durante 52 años, (quiero decir 30años) y trasladar el antagonismo que hay, entre el pueblo y el régimen y entre la opresión y los derechos, al seno del pueblo.  El ejército y los cuerpos represivos que son los que mantenían, por la fuerza, el régimen que ahora el pueblo decidió terminar, aparecen como “neutrales” y como quienes intervienen para evitar sangre y para poner el orden, cuando son los sostenes del mas perverso desorden: el de la ausencia de libertad. Aunque  hasta ahora no han atacado a los manifestantes y eso es un magnifico signo de pertenencia a su pueblo.

La oposición es coincidente en que el régimen termine,  pero no está unida en lo que debe ser el día después. Algunos centran la atención, más en la oposición que en el pueblo que es el protagonista, la víctima y el liberador de si mismo.

Experiencia: mas allá de fórmulas, programas y protagonistas dentro del régimen y en la oposición y en el exilio, el pueblo de Cuba, no se si quise decir el de Egipto, si debe tener bien definido su primer objetivo, sus perspectivas y por eso el primer paso: liberación de los prisioneros políticos, fin de la persecución de la disidencia, los derechos a la libertad de expresión y de prensa,  a la libertad de asociación y para viajar, y a la libertad para fundar partidos y la definición de un plazo corto y las condiciones transparentes para elecciones libres. Sea el propio gobierno actual  o si hay gobierno provisional (que debe ser bien provisional) deben proclamar y garantizar estos derechos y esas perspectivas desde el principio, desde ahora, porque ya es hora, o lo proclamará el propio pueblo.

Sabemos que los derechos por si mismos no garantizan el cambio justo y pacífico. Son necesarios, la buena voluntad, el respeto, el amor al prójimo, la tolerancia, el espíritu de perdón y reconciliación. Los derechos, por si sólo no garantizan la paz, pero son imprescindibles para que haya confianza, orden, cambios pacíficos con  participación ciudadana y ejercicio de la soberanía popular: eso es liberación.

Hemos llamado y llamamos al pueblo  a demandar estos derechos por la vía cívica y legal. La respuesta de los gobernantes, es la represión, la ofensa, el maltrato, el encarcelamiento y el ultraje, no solo a los ciudadanos que firman las demandas del Proyecto Varela y del Proyecto Heredia, sino contra todos los cubanos. Si el gobierno sigue ciego y otros le ayudan en su ceguera y apuestan, dentro y fuera de Cuba, por la sucesión del régimen sin derechos, serán responsables de un mayor daño contra los cubanos. Algunos insisten en la doctrina de darle un voto de confianza al Gobierno de Rául Castro en vez de reclamar que se de el derecho del voto libre y democrático al pueblo de Cuba.

Siempre trabajaremos por el cambio pacifico, que no enfrente a cubanos contra cubanos, sino que los una como hermanos, en la justicia y la fraternidad como hombres y mujeres libres, pero cualquiera sea el evento o el proceso que decida el cambio, la demanda, no puede ser solamente el fin de un régimen, sino el principio de una era para que no se caiga en la indefinición y el vacío que conduce al caos. Reiteramos: La primera y fundamental demanda son los derechos para los ciudadanos en la ley y en la práctica y la soberanía para el pueblo. A partir de ahí, en democracia, en dialogo, en paz y reconciliación se puede construir, con la participación de todos, la nueva era donde nadie será excluido, donde todos ganan y nadie pierde porque es la era de la libertad y los derechos para todos.  Dios quiera que todos escuchen, Dios quiera que los que gobiernan no se cieguen. Esos derechos que pedimos son para todos, para los gobernantes que ya serán ciudadanos libres, para los militares y agentes de la Seguridad, para los exiliados, porque todos seremos, cubanos y hermanos, pero libres. Ese es el espíritu;  ¡todos cubanos, todos hermanos! y claro está, y ¡ahora la libertad!

No debe haber ansiedad para sacar al pueblo de Cuba a las calles mediante Internet, facebook, y los blogs, desde fuera del país, porque cada cubano dice: “yo quiero ser internauta pero no puedo”. En Cuba no hay derecho para la mayoría a usar esos medios, pero aunque los hubiese, es evidente, aunque desconcertante, que pueden verse muchas tribunas y desfiles de cubanos alabando al régimen que les oprime. En esta cultura del miedo nadie saca a las calles al pueblo de Cuba para protestar por muchas arengas que se emitan. Pero ¡cuidado! no termina  aquí la historia: El día, próximo, que los cubanos, rompiendo sus cadenas, salgan por si mismos, a las calles para reclamar sus derechos y conquistar su libertad, nadie les meterá nuevamente en sus casas, porque no regresaran, los que vivan, hasta que puedan decir a sus viejos y a sus niños: ¡hemos triunfado, ya somos libres.!

Oswaldo José Payá Sardiñas

La Habana, 3 de Febrero de 2011

 
Las lecciones de la crisis de Egipto PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 04 de Febrero de 2011 09:59

Por Jorge Hernández Fonseca

 

No ha habido cubano, dentro o fuera de la isla (a pesar de la censura que hace la dictadura sobre las noticias procedente de Egipto) que no haya pensado para Cuba un proceso similar al que está ocurriendo en varios países árabes –y en la tierra de los faraones en particular-- al ver las revueltas populares contra la dictadura de facto que oprime sus pueblos y que se mantiene mediante la represión y el autoritarismo de corte militar en esos países, como sucede hoy en la Cuba que sufre.

Los paralelos con la situación cubana son bastante discutibles, pero lo que si resulta importante es analizar las lecciones que semejante conflicto (aún en andamiento) tiene para los cubanos:

En primer lugar, hemos visto que ante la revuelta popular egipcia el mandamás, Mubarak, “sacó los tanques” a la calle, como ha amenazado Castro (en privado) hacer en Cuba. Diferentemente a lo que pudiéramos haber imaginado, los tanques han aceptado las protestas y hasta los soldados confraternizan con los manifestantes. Primera lección: “los tanques en las calles” no son necesariamente una carta de triunfo para los dictadores; pudiera ser todo lo contrario.

En segundo lugar, Mubarak no había aprendido una lección que su homólogo Fidel Castro sabe de memoria: mandar a reprimir sus compatriotas usando siempre policías de civil, vistiéndolos de “partidarios del régimen”. Como que en Egipto se colectaron pruebas documentales de que realmente los atacantes eran policías y miembros de los cuerpos de seguridad con ropas de civil, la treta del dictador cubano ha sido dilucidada y en adelante ya no engañará a nadie en la isla.

En tercer lugar – y en este caso de manera triste y repudiable-- ver actuar la “realpolitiks” de EUA de manera desencarnada e irreconocible ante los sucesos de Egipto. El titubeo norteamericano con su “aliado” autoritario es sintomático de lo que pudiera suceder en Cuba ante una situación similar: ¿los intereses norteamericanos estarían por encima de los principios de democracia, libertad y derechos humanos? Si Raúl Castro consigue posicionarse como aliado estratégico de EUA en el tema narcotráfico, control de estampida balsera y estabilidad regional, estaríamos ante una de las lecciones más trascendentes de este conflicto para el sufrido pueblo cubano, como lo está siendo amargamente hoy para los patriotas egipcios.

Los demócratas cubanos, que carecemos de intereses en el Medio Oriente, siempre hemos visto con mucha simpatía la lucha de un Israel asediado por enemigos árabes. Valorábamos el carácter democrático de la sociedad israelita y por ello nuestras simpatías, sin ser judíos, era mayoritariamente para el pueblo hebreo. De repente ahora, los líderes israelíes declaran apoyo al dictador que oprime a su pueblo, en nombre de una alianza política. ¿Será que en nombre de la libertad y de la democracia para un pueblo que sufre no pudieron al menos, guardar silencio?

Se argumenta que en Egipto pudiera suceder algo parecido a lo que ya aconteció en Irán, donde un partido islámico se hizo con el poder en medio de una revuelta similar, con consecuencias que todo occidente está sufriendo hasta hoy. Es verdad, como también es verdad que hay fuerzas democráticas actuando en las protestas, a las que se debe dar una oportunidad. Si no se da esta oportunidad ahora, así como todo el apoyo democrático posible, la opción futura en Egipto sería solamente el islamismo.

Existen también razones asociadas a lo siguiente: si las grandes potencias occidentales tiraran el apoyo a Mubarak, pudiera existir un aliento a la desconfianza futura por parte de regímenes similares aliados de occidente a lo largo y ancho del mundo. Este razonamiento es real, pero lleva implícita una pregunta, también real: ¿no será que llegó el momento de sólo aliarse a democracias, o al menos, a regímenes que respeten la libertad y los derechos humanos?

Los acontecimientos en Egipto todavía están en andamiento, pero cualquiera que sea su desenlace, habrán lecciones que los cubanos tenemos el deber de aprender, por amargas que resulten para nuestra condición de país oprimido por una dictadura, donde aparentemente, sólo una revuelta como la que presenciamos ahora en Egipto pudiera dar al traste con la opresión.

03 de Febrero de 2011

 

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

 

Última actualización el Viernes, 04 de Febrero de 2011 12:41
 
(2) DEL CAIRO A LA HABANA: EL EFECTO TUNECINO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Jueves, 03 de Febrero de 2011 01:20

Por HUBER MATOS ARALUCE
Nadie puede desconocer la importancia de la influencia internacional en un conflicto como el egipcio, en el caso de una revuelta popular en Cuba también será decisivo.  

Si los líderes europeos, como Angela Merkel y el gobierno de los Estados Unidos no hubieran presionado en público y en privado a Mubarak para que  evitara el uso de la fuerza contra los manifestantes, la policía habría disparado sin piedad contra una población desarmada y sin organización.

Una agresión así  habría profundizado el abismo entre el pueblo y el régimen egipcio.   El mundo se habría escandalizado por unas semanas, pero la revuelta habría fracasado.  

Este fue el caso de Irán en el 2009, donde quienes protestaban contra el régimen teocrático estaban más organizados que en Egipto y fueron aplastados.  Nadie recuerda los muertos, ni los hombres y mujeres violados en las cárceles iraníes.

Aunque Washington  ha expresado su preferencia por una transición democrática, respaldando las peticiones de la juventud y exigiendo a Mubarack que  inicie en forma inmediata sus promesas de cambio, quizás existan otros planes.

La insistencia de Mubarack en quedarse hasta las elecciones de setiembre es una señal muy seria, agravada  por la violencia de  grupos “pro Mubarack” que han aparecido de la nada y con la tolerancia del ejército han agredido a los manifestantes pacíficos.

Estos grupos son similares a las “turbas” organizadas por seguridad del estado en Cuba que, con varillas escondidas atacaron a las manifestantes desarmados del Maleconazo en el 1994.  Es obvio que esto es un plan de Mubarack con el propósito de crear el caos que justifique la represión contra el movimiento democrático.  

Es difícil de explicar la inacción inicial del ejército, a menos que hayan recibido órdenes de no intervenir para que la violencia impere y luego tener  una justificación para  actuar.  El ejército, que  ha estado controlando el ingreso de los manifestantes a los lugares de protesta, parece haber cambiado las reglas de juego.  

Es difícil creer que el gobierno de los Estados Unidos desconociera la maniobra que preparaba en secreto Mubarack.   Seria injustificable  que Obama no condene lo que está sucediendo.  Debería  tomar acciones concretas para respaldar a los manifestantes pro democracia y frenar a Mubarack; sino, Washington se arriesga a ser acusado de tener dos caras.

Esto no debe extrañarnos. En el caso cubano el gobierno de Obama parece más interesado en que el castrismo continúe en el poder y dicte los términos y el tiempo de una transición.

La semana  pasada la congresista Ileana Ros-Lehtinen dijo en CNN que Obama era una buena persona y quería la libertad de Cuba pero aclaró que él era “inocente” a la hora de lidiar con ese régimen.

Además de la “inocencia” de Obama hay que tener en cuenta que la “estabilidad”  y no la defensa de los derechos humanos es la prioridad de las grandes potencias.  El caso de Egipto podría ser otro triste ejemplo, como lo ha sido hasta ahora el de Cuba.

Continuará…

 

 
EL CASTRISMO NEOLIBERAL Y EL PUEBLO COMO SALVADOR. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 02 de Febrero de 2011 10:17

Por Raúl Fernández Rivero

Tengo los oídos reverberantes de tanto escuchar a los sátrapas del neo comunismo, mal llamado Socialismo del Siglo XXI, que el neo liberalismo ha sido la causa de todos nuestros males. Hoy en Cuba -la madre de todos estos nuevos fervorosos diletantes de la política, la economía y la filosofía- se están tomando medidas que parecen dictadas por el Fondo Monetario Internacional: Bajar la deuda externa; despidos masivos (500.000); aumento de los impuestos; supresión de subsidios( en Cuba llamados "Gratuidades"); eliminación gradual de los productos alimenticios de la canasta básica vendidos por la libreta de abastecimientos; un intenso esfuerzo por fomentar pequeñas empresas privadas que en su mayoría serán buhonerismo oficial; pedidos, casi ruegos, por la inversión extranjera, que Raúl dice se han manejado y manejan mal; búsqueda desesperada de fuentes nuevas de financiamiento y entrega a empresas extranjeras de la minería, mientras claman ayuda de éstas mismas en la exploración y explotación de gas y petróleo costa a fuera. ¿Donde dejaron a Marx y la plusvalía, el pleno empleo y la seguridad social?

El nuevo Dictador ha dicho  que "la difícil situación de la economía no entra en contradicción con el desarrollo de las inversiones", aunque ha reconocido que todavía "persisten problemas como la improvisación" porque "no se realizan los estudios de factibilidad, se incumplen los contratos" y se llegan a aprobar proyectos sin tener definidos otros detalles" se lee en el Diario Gramma, órgano oficial del PPC. ¿Reconociendo tal vez que su gerencia ha sido un chasco?

No deja el General de reclamar a sus Ministros que deben "escuchar las opiniones de toda la población". Este llamado es reiterativo e igualmente falso, Ya vivimos lo que sucedió hace poco tiempo con el pedido a estudiantes universitarios y la población en general ha decir la verdad ante los enviados del Comité Central. Se ocultó a la población el resultado de las críticas y protestas de estos, solo conocidas por videos  tomados por los asistentes a dichas conversaciones. Otro diálogo de sordos, donde se deja hablar solamente como un escape a la presión. La válvula de escape es " habla tus boberías". Mientras sea en privado para que te desahogues, que en tanto, los octogenarios gobernantes seguiremos haciendo  lo que el Partido crea.

Finalmente -dice el Periódico- que "el Consejo de Ministros ha pedido ser más severos en la aplicación de sanciones penales y administrativas contra los responsables de los actos delictivos contra el patrimonio estatal." En fin, que la culpa del despelote gravísimo de la economía comunista, no es debida a que ésta ha fracasado, sino a que los cubanos son unos ladrones del patrimonio estatal.

Tras más de 50 años, la dictadura más vieja -en todo los sentidos- de la América soñada por Bolívar y Martí, ha llegado a un final desastroso, todo lo que han repetido en sus continuos parloteos de horas, día tras día, era falso. No se consigue felicidad con la economía planificada estatizada. No hay felicidad sin libertad, ni cultura sin libertad de expresión, ni salud posible en medio del uso del sistema para alquilar médicos, enfermeras, técnicos de laboratorio y terapistas al extranjero. Se desarma solito, el llamado éxito del deporte masivo, de la salud masiva y la educación masiva. Porque simplemente no está en la masificación la solución, sino en la calidad generalizada, que al progresar, abarca toda la sociedad. Sólo hemos conseguido deportistas que desertan y una actividad en todos los órdenes del deporte en decadencia y fracaso. Unos universitarios con más faltas de ortografía que un alumno de tercer grado y un sistema sanitario con grandes fallas, en medio de un deterioro físico y moral, que concluye en la muerte por frío y abandono de 28 enfermos mentales.

El mundo -hoy se trata del Oriente Medio y el Norte de África- se sacude de la opresión. Es falso que los pueblos prefieren la seguridad mentirosa de los regímenes fuertes, a la oportunidad del cambio constante y el progreso de cada cual que ofrece el sistema de libertades de la democracia y el capitalismo. Ambos, necesitados de reformas, pero perfectamente posibles en un mundo donde la era del Conocimiento y la Comunicación, vence al fantasma de la ignorancia y el secretismo. Ser creyente en el sistema económico capitalista y sus continuas reformas según el conocimiento y la realidad que cada país señale, no es un pecado. Es sólo estar en el marco de eficiencia de los países desarrollados y los subdesarrollados que hoy avanzan indetenibles al primer mundo. Insultar como contrarrevolucionario u oligarca a un creyente en las ventajas del capitalismo, es sólo una muestra de ignorancia y confusión intelectual.

Como decía el lema de la CLAT: "SOLO EL PUEBLO, SALVA AL PUEBLO”. Pero el pueblo tiene que manifestarse, tiene que salir a la calle a reclamar el derecho a una internet libre donde todo esté trasparente y en manos de quien quiera saber, tiene el derecho a exigir elecciones de primer grado, secretas y limpias para escoger a sus dirigentes, sin manipulaciones absurdas de los Consejos Electorales. El pueblo, ese que es el único capaz de salvarse por su propia acción, tiene el derecho inalienable de acabar con las repugnantes reelecciones, basadas en los dineros del gobierno en el poder.  No a la reelección dice el pueblo, no a los parlamentos -centro soberano del ejercicio democrático- que solo saben decir al pedido de los tiranos. No a los organismos Judiciales al servicio de una persona en el poder. No a la corrupción rampante, que no es del pueblo, sino de los falsos dirigentes o líderes que se enriquecen descaradamente con los fondos que aporta el pueblo. Hoy es en Túnez, Jordania o Egipto. O en Yemen y Líbano. Ni reelección ni gobiernos teocráticos, grita más allá del Atlántico, el pueblo. Ya es hora que de éste lado salga el pueblo a salvar el pueblo. Eso solo se logra en la calle. Ya se acabó la época de los tanques que atropellan a manifestantes. La verdad está de nuestro lado. ¡Solo el pueblo salva al pueblo!

 

 

 

 

 

 


--
Raúl Fernández Rivero
Consultor QSG
CaracasVenezuela

 
«InicioPrev311312313314315316317318319320PróximoFin»

Página 311 de 380

El enemigo no está a 90 millas de Cuba s

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.-  "Serán sancionados con 180 días de prisión los especuladores y acaparadores de productos", se lee en el texto de una legislación que podría haber quedado aprobada esta semana, ...

EUA detiene la llegada de dólares al cas

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En vista que en EUA hay elecciones en poco más de tres meses, es muy claro que el voto cubano en la Florida estará dividido entre los qu...

Rebelión en la hacienda

Indicado en la materia

Por FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ.-  Imaginemos, no cuesta mucho trabajo, que hemos retrocedido al siglo XIX y estamos en una plantación azucarera. Según nos cuenta Manuel Moreno Fraginals en esa joya llamada El Ingenio, co...

Mal enfoque para el desarrollo local en

Indicado en la materia

Por ELÍAS AMOR.-  Probablemente, la política de desarrollo territorial centrada en el municipio para impulsar la economía nacional sea uno de los errores conceptuales más destacados de la acción de Gobierno de ...

La dolarización castrista. Un análisis

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Las medidas tomadas por la dictadura para paliar su crisis económica tienen varias facetas de análisis, la principal de las cuales es la evidencia de haberse tomado (est...

La miopía del Partido Demócrata de los E

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  Tanto ANTIFAS como BLM son organizaciones marxistas y están muy conscientes de la necesidad de aprovechar cualquier incidente para provocar artificialmente las protestas e incitar a la ...

Las lecciones de las depredaciones en EU

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Lo complejo de la situación actual es que el Partido Demócrata, prisionero de la izquierda política interna, se ha dejado arrastrar por el mundialismo izquierdista y ha sant...