Díaz-Canel llama a "salvar" el sector azucarero, que vive su peor momento en Cuba

El "presidente" de Cuba, Miguel Díaz-Canel, llamó este sábado a los productores ...

Gustavo Pietro, elegido presidente de Colombia, se reune con sectores politicos en general

El pasado 19 de junio Gustavo Petro fue elegido como el presidente ...

El ELN y la Fuerza Armada van por la guerrilla venezolana FBL/FPLN, que quedó en medio de la disputa

Las Fuerzas Bolivarianas de Liberación/ Fuerzas Patrióticas de Liberación Nacional (FBL/FPLN) es ...

Invasión rusa EN VIVO: Ucrania confirmó la llegada de una nueva partida de ayuda militar estadounide

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró ...

Bolsonaro diz que Fachin 'deveria se declarar suspeito' à frente do TSE

O presidente Jair Bolsonaro (PL) voltou a criticar a segurança do sistema eleitoral ...

Artigos: Cuba
La guerra de Putin contra Ucrania y el papel de los Estados Unidos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 07 de Mayo de 2022 16:56

New Poll Shows Americans' Changing Opinions on Biden, Putin, Zelensky

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Se dice que Rusia extenderá esta guerra hasta derrotar a Ucrania. Nada de esto será así. Después de la disposición norteamericana de entrar con 33 mil millones de razones para defender a Ucrania, Putin procurará salirse de esta guerra antes que este gigantesco capital se formalice en armas de todo tipo en el terreno de la guerra, propinándole a los rusos la paliza que el Secretario de Defensa de EUA le anunciara junto a este apoyo.


La guerra de Putin contra Ucrania y el papel de los Estados Unidos

Jorge Hernández Fonseca

4 de Mayo de 2022

La guerra que Vladimir Putin ha impuesto a Ucrania por razones de dudosa aceptación, ha tenido hasta la fecha dos etapas: la primera etapa caracterizada por la sorpresa rusa debido a la férrea resistencia del ejército ucraniano en lo que se imaginaba como un “paseo militar”, que resultó en un fiasco. Una segunda etapa se caracterizó por la retirada de las tropas rusas de los alrededores de Kiev en su afán de someter la región del Donbás. Actualmente y con los 33 mil millones de dólares que EUA va a dedicar a esta guerra, se configura una tercera etapa.

El capital que ahora EUA va a dedicar a la guerra de Ucrania en más que suficiente como para propinarle a los rusos una buena lección de lo que no debe de hacerse. De hecho el Secretario de Defensa norteamericano ha dicho que ese dinero aplicado en poyar a Ucrania con todo tipo de armas, no es solamente para que los ucranianos se defiendan, sino para le propinen una paliza tal a los rusos, de manera que no les quede más deseos de invadir terceros países.

Los 33 mil millones de dólares sirven también para echar a andar fuertemente la industria bélica estadounidense, en momentos que la economía del país ha sufrido una caída en su PIB trimestral, lo cual unido a la inflación existente, completa un panorama poco halagador para los norteamericanos. Con esa “dinerama” aplicada en armas de todo tipo, Ucrania podrá luchar ya de tú a tú con el ejército ruso, hasta ahora mejor armado y mayoritario en hombres, sin contar que Rusia ha hecho uso extra de su capacidad coheteril de largo alcance además del uso de su aviación basada en territorio ruso cercano, ventajas a ser ahora neutralizadas con ventajas.

Hay que decir adicionalmente que siempre se ha hablado de potenciales problemas de salud del mandatario ruso, pero después de ese aviso norteamericano, se filtra la noticia de que Putin va a ser “sometido a una cirugía asociada a un cáncer” que padece y que pudiera “dejar el poder en otras manos” lo que parece más bien una “salida elegante” para Putin, que de lo contrario enfrentaría una derrota humillante cuando haya 33 mil millones de armas en su contra.

Rusia como país, no tiene como objetar lo que hace EUA en esta guerra. Cuando Alemania invadió a la antigua URSS, EUA inmediatamente le suministró ayuda de todo tipo, incluyendo armamento y capital para enfrentar a la Alemania nazi antes de entrar en la guerra misma, exactamente lo que ahora hace EUA con Ucrania. De manera que, si bien Putin pudiera ofenderse, el pueblo ruso no tiene por qué hacerlo, pues fue tributario de similar ayuda a la que ahora se le brinda a una Ucrania invadida por un país hostil, sin razones válidas para hacerlo.

Adicionalmente, se dice que Rusia extenderá esta guerra hasta derrotar a Ucrania. Nada de esto será así. Después de la disposición norteamericana de entrar con 33 mil millones de razones para defender a Ucrania, Putin procurará salirse de esta guerra antes que este gigantesco capital se formalice en armas de todo tipo en el terreno de la guerra, propinándole a los rusos la paliza que el Secretario de Defensa de EUA le anunciara junto a este apoyo.

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Sábado, 21 de Mayo de 2022 16:50
 
Putin: ¿Nacionalista o Imperialista? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 17 de Abril de 2022 21:30

This is not the time to brand Vladimir Putin an 'evil madman' |  Russia-Ukraine war | Al Jazeera

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Si la península de la Crimea era rusa y no ucraniana ¿por qué la propia Rusia la hizo formar parte de Ucrania cuando todas las repúblicas se separaron de inicio? El Mundo conoce una Ucrania independiente, con territorios que Rusia nunca reclamó: es la Ucrania miembro de la antigua URSS y la Ucrania que se separó de la URSS al desmantelarse ésta, que incluyeron siempre a la región del Donbás (reclamado ahora por Rusia) y la península de la Crimea, anexada en una guerra de rapiña hace unos años. Ucrania es lo que Rusia decidió que era al desmantelarse la URSS y ahora, como país nacionalista, no puede reclamar lo que no es suyo.


Putin: ¿Nacionalista o Imperialista?

Jorge Hernández Fonseca

16 de Abril de 2022

Derrotado el marxismo comunista, el campo político internacional actual comienza a configurar dos áreas antagónicas: los nacionalistas y los mundialistas. Los primeros jerarquizan los valores nacionales sobre los lazos externos, ejemplo de lo cual es el Reino Unido, que acaba de separarse de la Unión Europea, pensando que sus valores nacionales no deberían supeditarse a los poderes detentados centralmente por una representación de la “Unión”, muchas veces contrarios a sus intereses como Nación. Los mundialistas (nada que ver con la globalización) defienden la “unidad política” de varios países, persiguiendo finalmente un “Gobierno Mundial”.

Claro que en esta clasificación hay matices. La globalización comercial por ejemplo, es un fenómeno defendido y aceptado por ambos bandos. La clave es la subordinación política implícita en los mundialistas, que los nacionalistas rechazan. Dicho lo anterior, vamos a la guerra que Putin ha declarado contra Ucrania con pretextos dudosos, cuando menos, confusos.

Putin había hecho de Rusia un país nacionalista, que ha preservado sus raíces históricas, culturales y religiosas y que pregona cultivar sus valores más tradicionales, pero situándose como centro político de toda Eurasia, dentro de una filosofía rusa mesiánica. Por eso y a pesar de ser reconocido como un país nacionalista, acaba de declararle la guerra a un vecino sin mayores razones que la preservación de su “seguridad nacional” –seguridad que su vecino atacado no le hacía peligrar-- escondiendo su verdadero objetivo: conquistar para Rusia el país vecino. Nada que ver con el nacionalismo del Siglo XXI y sí con una óptica “imperialista” de despojar a un país independiente de su territorio, con razones falaces diversas. Veamos.

La Rusia de Putin argumenta que buena parte del territorio de Ucrania “siempre perteneció” a la Rusia Zarista, asomando su pretensión hegemónica imperialista, que nada tiene que ver con el nacionalismo del Siglo XXI del que hemos hablado antes. Si Ucrania existe como país independiente, es porque la antigua Unión Soviética nos lo vendió como “República”, parte de la antigua Unión de Repúblicas Soviéticas, en primer lugar, y como República independiente después, al desmantelarse la Unión Soviética, en la que Rusia tomó parte fundamental de las definiciones que se hicieron al separarse las diferentes Repúblicas antes unidas en la URSS.

Si la península de la Crimea era rusa y no ucraniana ¿por qué la propia Rusia la hizo formar parte de Ucrania cuando todas las repúblicas se separaron de inicio? El Mundo conoce una Ucrania independiente, con territorios que Rusia nunca reclamó: es la Ucrania miembro de la antigua URSS y la Ucrania que se separó de la URSS al desmantelarse ésta, que incluyeron siempre a la región del Donbás (reclamado ahora por Rusia) y la península de la Crimea, anexada en una guerra de rapiña hace unos años. Ucrania es lo que Rusia decidió que era al desmantelarse la URSS y ahora, como país nacionalista, no puede reclamar lo que no es suyo.

Putin, con esta guerra imperialista, coloca un obstáculo gigante para el nacionalismo como ideología aceptable del Siglo XXI. La única salvación para los nacionalistas de nuestro Siglo es agregar una categorización adicional para imponerle a Rusia: “país imperialista”, independientemente que tenga ideas nacionalistas o mundialistas. Impone la guerra a sus vecinos con objetivos territoriales o de “seguridad nacional” para ocultar intenciones hegemónicas. Si un Gobierno Mundial es cuestionable, peor es un Gobierno Mundial comandado por Rusia, tal y como pregonan los ideólogos rusos que Putin sigue.

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Lunes, 02 de Mayo de 2022 19:51
 
2022: Cuba castrista otra vez en el letargo, o en la definición final PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 18 de Diciembre de 2021 22:04

From Cuba to Palestine, when revolutionaries end up as dictators, the  people pay the price | Simon Tisdall | The Guardian

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

El año 2022 a su vez viene cargado con dos probables hechos trascendentes: el desenlace final con la enfermedad de Raúl Castro por un lado, y la posible estampida silenciosa de lo mejor de la juventud cubana por la vía nicaragüense, abierta recientemente como válvula de escape al descontento nacional contra una dictadura inepta, que para nada gobierna en favor de su pueblo, sino que dedica los pocos recursos disponibles a mantenerse en el poder a toda costa.


2022: Cuba castrista otra vez en el letargo, o en la definición final

Jorge Hernández Fonseca

18 de Diciembre de 2021

El año 2021 termina en Cuba con el sabor amargo del retroceso patriótico-democrático. La chispa libertadora que generó el Grupo de San Isidro con su protesta frustrada, que provocó la masiva manifestación del 27N frente al ministerio de cultura castrista, y que engendró a su vez el Grupo Archipiélago como semilla opositora. Estos antecedentes impulsaron indirectamente las manifestaciones populares espontáneas de protesta anti-castristas del 11 de Julio, que hizo al Grupo Archipiélago tratar de reeditar actos de calles a nivel nacional el 15N. Esta última convocatoria, frustrada por la represión y el acoso, impidió su realización --y provocó el lamentable y polémico exilio de su líder-- cerrando abruptamente el brote rebelde, hasta hoy.

El año 2022 a su vez viene cargado con dos probables hechos trascendentes: el desenlace final con la enfermedad de Raúl Castro por un lado, y la posible estampida silenciosa de lo mejor de la juventud cubana por la vía nicaragüense, abierta recientemente como válvula de escape al descontento nacional contra una dictadura inepta, que para nada gobierna en favor de su pueblo, sino que dedica los pocos recursos disponibles a mantenerse en el poder a toda costa.

Cuba castrista se adentra en el 2022 con un control policial casi total, que le permite comenzar a prometer, por “enésima” vez --y una vez más-- “enmendar los errores”, sabiendo tanto “ellos” como la población cubana, que la derrota de la dictadura es lo único que los salvaría. Así, queda abierto el camino para la estampida nacional vía Nicaragua, a no ser que sobrevenga la ausencia permanente de la única fuente de poder total dentro de la isla: Raúl Castro. En ese caso, la división en la cúpula gobernante podría finalmente estallar y democratizar la isla.

Es sabido que Díaz Canel sería la primera víctima a la desaparición de Raúl Castro y su ausencia abriría una potencial lucha por el poder, en la que estarían implicados el anterior ministro de las fuerzas armadas cubanas, general Leopoldo Cintras Frías --defenestrado por Raúl por oponerse al nombramiento de Díaz Canel-- y los herederos de Raúl, aspirantes de larga data a la sucesión de su padre en las riendas del poder central. Adicionalmente, la aparición reciente en el panorama político nacional de Carlos Lage, no se sabe muy bien  propulsado por quién y por qué, adiciona un ingrediente más al potencial diferendo por venir a la muerte de menor de los Castro. Esta podría ser la chispa decisiva para el futuro de Cuba.

Así, el año que se avecina trae en su seno el potencial enigma de la solución de los problemas “revolucionarios” que han empobrecido la isla y que se ha cobrado la ausencia de muchos de sus mejores hijos. En el año que se inicia, o la juventud inconforme dentro de la isla irá a enriquecer con su talento otras tierras del Mundo, o colaborará con su valor a la democratización de su tierra, usada hasta hoy como coto restricto de los hermanos Castro.

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

 

Última actualización el Domingo, 26 de Diciembre de 2021 13:52
 
Cuba: El 15 N en contexto PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 17 de Noviembre de 2021 15:41

Las 5 cosas que debes saber este 15 de noviembre: Cuba protesta para exigir  un futuro mejor

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Hay mucho rechazo al interior del ejército cubano por la actuación desfachatada y sin control de la policía política contra jóvenes manifestantes pacíficos. Hay rechazo al interior del partido y de sectores intelectuales oficialistas por la crueldad y el bajo talante de los represores, que no obedecen siquiera las leyes de la dictadura. Hay un caldo de cultivo negativo entre los que todavía apoyan la dictadura, que pudiera cristalizar un resquebrajamiento del hasta ahora monolítico bloque de apoyo a una “revolución”, que ya no existe más hace muchos años.

Cuba: El 15 N en contexto

Jorge Hernández Fonseca

17 de Noviembre de 2021

Lo peligroso para la dictadura cubana de las manifestaciones programadas por la oposición política cubana al castrismo para el pasado 15 de Noviembre, está fuertemente relacionadas al contexto de lo que sucede hoy en la realidad de la isla. Es verdad --como se ha escrito-- que manifestaciones aisladas no derriban gobiernos y menos dictaduras marxistas. Sin embargo, estas manifestaciones si pueden crear una dinámica fuera de control, que puede conducir a situaciones cercanas al derribo de un régimen dictatorial, ya comprobadamente impopular.

Hay que recordar que en el contexto al interior del castrismo hay una fuerte división en lucha abierta por el poder, creado en parte por la impopular decisión de Raúl Castro de nombrar a Díaz Canel al frente del gobierno y del partido. La defenestración del ministro de las fuerzas armadas castristas, Leopoldo Cintras Frías, producto de su oposición al nombramiento de Díaz Canel, es una fisura grave al seno de la dictadura. Así las cosas, Díaz Canel no es “el títere de los militares cubanos” como se pudiera imaginar, él es el títere de la familia Castro, parte de la cual no se resigna a “perder” el poder a la muerte de Raúl, por quedar en manos de Canel.

Así, se deduce del análisis anterior, que hay por lo menos dos (o tres) grupos con intereses diferentes respecto al poder, contando que al seno de la familia Castro hay diferencias también relacionadas al nombramiento de Canel como “máximo líder”, cuestionado por López Callejas y Alejandro Castro, ambos con aspiraciones dictatoriales. Este aspecto quedó claro cuando hizo aparición repentina en el panorama político castrista Carlos Lage. Todo lo anterior, que no se relaciona directamente con el 15 N, configura sin embargo el contexto que enfrenta la dictadura.

Es conocido adicionalmente el diferendo eterno entre “las gentes de Fidel y las gentes de Raúl”. También es importante para el análisis, la tradicional pugna entre el ejército cubano y la policía política, esta última que reina sola reprimiendo, encarcelando e incluso juzgando y decidiendo sentencias judiciales. Todo este contexto de división es el caldo de cultivo contextual al 15N.

En este panorama, la dictadura castrista no se podía permitir el desarrollo de manifestaciones populares, porque cualquier incidente represivo podría salirse del control y generar la intervención del ejército en favor de los manifestantes, como ya ha ocurrido en numerosos casos de países sometidos a dictaduras comunistas. Manifestaciones populares fuera del control dictatorial, como las que se producirían en 15N, podrían ser la chispa para materializar la lucha al interior del partido y el gobierno, entre los diferentes grupos conformados por la oposición al nombramiento de Canel, el diferendo Fidel-Raúl y la disputa MINIFAR-MININT.

Hay mucho rechazo al interior del ejército cubano por la actuación desfachatada y sin control de la policía política contra jóvenes manifestantes pacíficos. Hay rechazo al interior del partido y de sectores intelectuales oficialistas por la crueldad y el bajo talante de los represores, que no obedecen siquiera las leyes de la dictadura. Hay un caldo de cultivo negativo entre los que todavía apoyan la dictadura, que pudiera cristalizar un resquebrajamiento del hasta ahora monolítico bloque de apoyo a una “revolución”, que ya no existe más hace muchos años.

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Lunes, 29 de Noviembre de 2021 22:13
 
EL FRACASO DEL CASTRO-SOCIALISMO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 09 de Agosto de 2021 17:27

La libertad en serio | elcato.org

Por Jorge Hernández Fonseca.-

Ningún estado le dijo a Edison que inventara la lámpara eléctrica, o le “orientó” a Bill Gates que desarrollara programas de computación, y mucho menos le pidió a Tesla que inventara la corriente alterna, o a Flemim que descubriera la penicilina… Sólo la libertad emprendedora de que disfrutaban estas personas no comprometidas políticamente fue lo que posibilitó los aportes que hicieron, sobre los cuales el estado carece de jurisdicción. Su nombre es muy simple y se llama “capitalismo”.

 

EL FRACASO DEL CASTRO-SOCIALISMO
Jorge Hernández Fonseca
7 de Agosto de 2021
La dinámica de la sociedad humana es extremadamente complicada. Las relaciones dentro de la familia --núcleo básico de la sociedad-- se sabe también lo complejo que resultan. Pero la sociedad progresa y se ha desarrollado cierto conocimiento sobre la mecánica social a lo largo del devenir histórico, en ese lento camino trillado por el hombre hasta nuestros días. Sin embargo, todavía carecemos del conocimiento suficiente para tener el dominio científico de la compleja dinámica social, de manera que algunos experimentos en este campo han resultado un verdadero fracaso. Tal es el caso del castrismo socialista-marxista.
Cuando una sociedad es sometida a guiarse solamente por los designios de un grupo reducido de personas, por talentosas y bien intencionadas que estas sean, la sociedad desperdicia su capacidad implícita en los talentos individuales de cada célula fuera del grupo dirigente, de cada ser actuante y capaz --individualmente-- de ofrecer soluciones, actuar positivamente y resolver problemas. Si una sociedad no cuenta con el talento encerrado en todos y cada uno de sus miembros, simplemente viola la regla más elemental del progreso en sociedad: el talento de un grupo social es la suma de todos los talentos individuales y no la del grupo dirigente solamente.
Ante la actual situación de penuria en que se encuentran hoy los cubanos de la isla, ¿cómo es posible imaginar –como imagina la dictadura cubana-- que un solo hombre, Raúl Castro, va a resolver el problema que tiene que ser resuelto por 11 millones de personas, por 3 millones de familias, por 500 mil empresas emprendedoras que nada tengan que ver con el estado? No se trata de culpar a los cubanos “de no querer trabajar” --como ahora dicen en los corrillos los dirigentes del partido comunista cubano-- se trata de que oficial y legalmente, cada uno de esos cubanos debe ser liberado para emprender, trabajar y ayudar a resolver los problemas de su sociedad. Sin libertad emprendedora nunca habrá solución nacional en la isla.
En una sociedad libre, si el estado decide que los recursos disponibles los va a dedicar al sector del turismo extranjero, debe haber libertad para que el resto de los ciudadanos tenga la posibilidad de resolver los serios problemas que tiene y que nada tienen que ver con el turismo, sino con las necesidades más elementales de sus miembros. Para ello hay que dar libertad económica, de manera que los emprendedores, atomizados por miles en toda sociedad, creen las empresas de producir comida, de comercializar productos, de reparar casas, de transportar personas, de hacer proyectos y un largo etcétera, que nada tiene que ver con el estado y sus prioridades, siempre asociadas a intereses políticos y gubernamentales.
Si el ciclón “castrismo” ha devastado la isla, ¿cómo el estado no va a permitir que los cubanos se organicen para solucionar los problemas de producción, comercialización y servicio que resuelvan los problemas que el estado no resuelve? La sociedad humana no funciona como un ejército. En las batallas hay que guiarse por una única orden, en la sociedad no. Cada célula social ha de especializarse en resolver el problema que ella entienda como prioritario sin intervención de estado y que sea el resto de los miembros de la sociedad quienes premien, o castiguen, la elección emprendedora de cada cual, según ésta se considere necesaria o no.
Ningún estado le dijo a Edison que inventara la lámpara eléctrica, o le “orientó” a Bill Gates que desarrollara programas de computación, y mucho menos le pidió a Tesla que inventara la corriente alterna, o a Flemim que descubriera la penicilina… Sólo la libertad emprendedora de que disfrutaban estas personas no comprometidas políticamente fue lo que posibilitó los aportes que hicieron, sobre los cuales el estado carece de jurisdicción. Su nombre es muy simple y se llama “capitalismo”.
Artículos de este autor pueden ser encontrados en www.cubalibredigital.com

 

Última actualización el Sábado, 14 de Agosto de 2021 12:46
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 2 de 447