Hasta 2.000 médicos cubanos podrí­an quedarse en Brasil tras el final de Más Médicos

Un grupo de 196 médicos regresaron este jueves a Cuba tras tres años ...

Cara de palo: Lula: 'Fui beneficiado por empresarios sin pedírselo'

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó este miércoles, en un ...

El Parlamento de Nicaragua autoriza la entrada de militares de Cuba y Venezuela

La Asamblea Nacional (parlamento) de Nicaragua ha autorizado este martes la entrada ...

Eurocámara condiciona acuerdo con Cuba a respeto de Derechos Humanos

El pleno del Parlamento Europeo (PE) recordó que el Acuerdo de Diálogo ...

Em interrogatório, Lula diz que não pagou por reformas porque não era dono do sítio em Atibaia

O ex-presidente é acusado de lavagem de dinheiro e de receber propina ...

Artigos: Cuba
Brasil en la encrucijada PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 03 de Octubre de 2018 05:08

José Dirceu, em entrevista há duas semanas.

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

El plan de Cuba y Dirceu es financiar al PT en las elecciones actuales (mucho dinero) con vistas a, como él ha dicho al periódico “El País”, “tomar el poder, que es diferente a ganar elecciones”

(https://brasil.elpais.com/brasil/2018/10/01/politica/1538422024_108394.html). Entonces, la disyuntiva brasileña se resume a una elección entre un brasileño de derechas y un hombre que estará “teleguiado” desde Cuba --José Dirceu-- tal y como hizo la isla con Nicolás Maduro a la muerte de Hugo Chávez, después de haber sido operado en la Habana, y “tomó el poder”.


Brasil en la encrucijada

Jorge Hernández Fonseca

2 de Octubre de 2018

Las elecciones brasileñas caminan hacia una polarización derecha–izquierda en el segundo turno electoral. La izquierda del gigante sudamericano está representada por Fernando Hadad y la derecha por Jair Bolsonaro. La estrategia de la izquierda es manejada desde la cárcel por Lula Da Silva y dentro del PT, quien probablemente maneja el dinero desviado es José Dirceu.

Dirceu es un hombre de los servicios de inteligencia cubanos, que en su momento sufrió una cirugía plástica en la Habana, para ser despachado con identidad cambiada al Brasil, con vistas a espiar para Cuba en la época. Derrotada la dictadura militar brasileña, Dirceu recibió desde la Habana la orden de --desde su identidad verdadera-- acercarse a Lula Da Silva y ser de los fundadores el PT, con vistas a controlar el partido y poder ser candidato a la presidencia. En paralelo, Cuba preparó junto a Dirceu, a Nicolás Maduro, para similar papel en Venezuela, es decir, acercarse a Hugo Chávez para constituirse en su hombre de confianza, como lo hizo.

Dirceu fundó con Lula el Partido de los Trabajadores, PT, y era su presidente cuando Lula ganó las elecciones del 2002. Fue nombrado Ministro dela Casa Civil, segundo hombre en el gobierno, y allí creó el llamado mensualón, destinado a desviar dinero del estado brasileño para comprar las voluntades de los congresistas, con vistas a ganar adeptos mediante la entrega de una jugosa “mensualidad” en efectivo, con la cual sería el centro de poder en el gobierno Lula.

Descubierto el esquema de Dirceu, él y sus cómplices fueron encausados por corrupción (eximieron a Lula de culpas sospechosamente) y Dirceu fue a la cárcel. Como el PT continuó en el poder, rápidamente Dirceu fue liberado y creó otro esquema, el de la Petrobrás, en el cual se “perdieron” de los cofres públicos unos 30 mil millones de dólares. Volvió a ser preso y condenado a más de 30 años de cárcel, pero otra vez está en la calle y dando las cartas.

El plan de Cuba y Dirceu es financiar al PT en las elecciones actuales (mucho dinero) con vistas a, como él ha dicho al periódico “El País”, “tomar el poder, que es diferente a ganar elecciones”

(https://brasil.elpais.com/brasil/2018/10/01/politica/1538422024_108394.html). Entonces, la disyuntiva brasileña se resume a una elección entre un brasileño de derechas y un hombre que estará “teleguiado” desde Cuba --José Dirceu-- tal y como hizo la isla con Nicolás Maduro a la muerte de Hugo Chávez, después de haber sido operado en la Habana, y “tomó el poder”.

Los dos primero mandatos de Lula deberían haber sido seguidos por la candidatura de Dirceu, pero ya estaba en la cárcel, y su sustituta, Dilma Rousseff, hizo las cosas tan mal que hubo de eliminarla. Ahora el plan es casi perfecto: Desprestigiar a un hombre de derechas --al que han satanizado-- y elegir a un títere, que haga el asalto al poder que Dirceu prometió en “El País” y establecer en Brasil un esquema de gobierno chavista, similar al de su excompañero Maduro.

Brasil está a tiempo de desviar el curso de su potencial desastre hacia la pobreza generalizada del socialismo del Siglo XXI, que son Cuba, Nicaragua y Venezuela. No existen, en las condiciones actuales, otra alternativa: o la derecha, o el socialismo empobrecedor de Dirceu.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Viernes, 12 de Octubre de 2018 01:07
 
El Marxismo 2.0 PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 25 de Septiembre de 2018 04:56

Resultado de imagem para carlos marx com oculos de sol

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Así, políticos como Lula da Silva en Brasil, Bernnie Sandres en EUA, Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, López Obrador en México, Gustavo Petro en Colombia, todos militantes ideológicos de la llamada izquierda política, no son más que marxistas 2.0. No se dicen comunistas --pero es como si lo fueran-- porque al final son marxistas reciclados que procuran algo similar a lo que buscaban Fidel Castro, Nicolai Ceaucescu, Josef Stalin o Pol Pot.


El Marxismo 2.0

Jorge Hernández Fonseca

23 de Septiembre de 2018

El marxismo convencional es un complejo de postulados que tiene dos grandes vertientes: la vertiente política-filosófica y la vertiente económica. El objetivo marxista de la vertiente política-filosófica es establecer la llamada sociedad comunista, basado en la estatización de la economía, como postula su vertiente económica. También pregona un antecedente: la llamada sociedad socialista. El marxismo establece también dos herramientas intelectuales de desarrollo y práctica político-social: el materialismo dialéctico y el materialismo histórico. Sin embargo, falla en no mostrar cómo crear riquezas, es decir, bienes y servicios, que es su talón de Aquiles.

Todo el militante marxista --en política-- es conocido como siendo de “ideología comunista”. Demostrada la muerte actual del comunismo (hasta la Cuba castrista acaba de eliminar el nombre “comunismo” de su Constitución) sin embargo, ahora sus simpatizantes abrazan lo que denominaremos “marxismo dos punto cero” (marxismo 2.0), “que no es lo mismo, pero es igual”. El objetivo del marxista 2.0 no es ya el comunismo, sino, eliminar la civilización occidental con un revanchismo que los identifica: destruir a los Estados Unidos, denominado “el” “imperio”.

Así, políticos como Lula da Silva en Brasil, Bernnie Sandres en EUA, Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, López Obrador en México, Gustavo Petro en Colombia, todos militantes ideológicos de la llamada izquierda política, no son más que marxistas 2.0. No se dicen comunistas --pero es como si lo fueran-- porque al final son marxistas reciclados que procuran algo similar a lo que buscaban Fidel Castro, Nicolai Ceaucescu, Josef Stalin o Pol Pot.

Como el comunismo fracasó llevándose al basurero de la historia su base marxista, los políticos nostálgicos del sistema totalitario entienden que esos fracasos han sido “coyunturales”. Como no es políticamente correcto actualmente hablar del “comunismo” sin ser repudiado, ahora cambian su discurso adicionando nuevos objetivos inmediatos: la lucha por los derechos de la mujer, el reconocimiento del matrimonio homosexual, la defensa del medio ambiente, entre otros objetivos no políticos, pero que le rinden popularidad y acceso a las minorías “oprimidas”.

Hubo un marxista italiano que pensó cómo modernizar la ideología comunista, Antonio Gramsci, el cual postuló la necesidad de ejercer influencia en los sectores más vulnerables e idealistas de las sociedades occidentales: los jóvenes, los intelectuales, periodistas, universidades, entre otros, con vistas a crear un “estado de opinión puramente marxista”, como forma de horadar las bases filosóficas de la civilización occidental, como su religión cristiana, su filosofía griega, su derecho romano, apoyando veladamente al mundo islámico, atacando las políticas tomadas de la revoluciones francesa y americana, para destruir a Occidente mediante el relativismo moral.

Los Marxistas 2.0 ya no procuran la sociedad comunista, buscan destruir las bases ideológicas de la sociedad occidental, intentando horadar desde dentro sus países más relevantes, Estados Unidos y la Unión Europea. Para ello enarbolan la necesidad de “homogenizar” sus sociedades con inmigrantes de menor desarrollo, mezclándolos con lo más extremista y retrasado del mundo islámico, para introducir la barbarie de los postulados contenidos en la sharía. La Cuba de Castro y la Venezuela de Maduro son los más acabados ejemplos del marxismo aplicado.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Lunes, 01 de Octubre de 2018 13:26
 
La reforma constitucional cubana es “el cambio fraude” que habló Payá PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 27 de Julio de 2018 04:33

Resultado de imagem para cambio fraude en cuba

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Una reforma constitucional se hace normalmente para mejorar las relaciones en la sociedad, hacerla más eficiente, efectiva y mejorar el desarrollo de toda la nación. Nunca debe hacerse para mantener un grupúsculo ineficiente y parásito en el poder, como lo han hecho Raúl Castro y sus secuaces.


La reforma constitucional cubana es “el cambio frade” que habló Payá

Jorge Hernández Fonseca

26 de Julio de 2018

El dictador cubano, Raúl Castro, acaba de redondear un proyecto de constitución (la constitución de Raúl, para diferenciarla de la anterior constitución de Fidel). Raúl con su reforma tiene un objetivo bien definido: mantenerse en el poder. La misma no persigue --como debería-- enmendar la fracasada sociedad comunista implantada 60 años atrás, sino persigue abrir la economía para mantenerse en el comando. Sin embargo --como señuelo-- elimina la palabra “comunismo”, con lo cual --contradictoriamente -- acepta el fracaso de la ideología que detenta.

Tomando la experiencia de dos países comunistas remanentes, China y Viet Nam, Raúl formula los cambios en la economía de la isla para intentar ir a la economía de mercado, con vistas a finalmente poder producir bienes y servicios (el socialismo no sabe cómo producir bienes y servicios). Todo en medio de un cambio generacional, intentando una mejora en el nivel de vida de la sociedad de la isla, para incentivar la aceptación de los nuevos dictadores por venir.

La dictadura cubana cree que la economía de mercado se implanta por decreto y que no es necesario eliminar las limitaciones que hoy cercenan el emprendimiento de los potenciales empresarios cubanos (cuentapropistas). En realidad, antes de anunciarse los cambios que se pretenden en la economía, la dictadura castrista tuvo a bien “apretar las tuercas” precisamente en la base fundamental en la que se apoya una economía de mercado, limitando alcances empresariales, incrementando los impuestos y decretando la “imposibilidad de ganar dinero”.

“El panadero no se levanta a las tres de la madrugada pensando sólo en satisfacer sus clientes, sino pensando también en el dinero que ganaría si esta satisfacción fuera óptima”. Hasta que Raúl Castro no comprenda este principio natural, expresado por Adam Smith hace cientos de años, o como comprendió en su tiempo Deng Xiaoping, que “hacerse rico es glorioso”, la economía de la isla nunca tendrá economía de mercado, sino una caricatura voluntarista.

Una reforma constitucional se hace normalmente para mejorar las relaciones en la sociedad, hacerla más eficiente, efectiva y mejorar el desarrollo de toda la nación. Nunca debe hacerse para mantener un grupúsculo ineficiente y parásito en el poder, como lo han hecho Raúl Castro y sus secuaces. Claro, la cúpula gobernante cubana piensa aplicar estos nuevos principios capitalistas adoptados en la reforma económica, pero para extranjeros. ¡Discriminación pura!

De manera que, en la Cuba castrista se hacen reformas solamente en el área económica (nada de mejoras políticas, o en derechos humanos, civiles, o sociales, que son los que demanda el sufrido pueblo cubano). Además, reformas sólo para extranjeros, ya que autorizar los cubanos a “hacerse ricos” (como se hacen los chinos y vietnamitas) es poco menos que imposible.

Si la dictadura autorizara a los cubanos a encabezar su economía de mercado, probablemente habría una mejora material, pero eso no sería suficiente para cambiar la sociedad cubana, que necesita además del “pan nuestro de cada día” (que hoy no tiene), la libertad política, social y moral que la nueva constitución no garantiza, aunque haya eliminado la palabra comunismo.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Lunes, 20 de Agosto de 2018 12:49
 
Cuba más próxima de la Economía de Mercado PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 02 de Abril de 2018 22:44

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

La reciente visita a Cuba del secretario general del partido comunista de Viet Nam, así como sus declaraciones públicas en sentido de “la posibilidad de preservar el socialismo cubano es que la isla implante la economía de mercado (capitalista)”, nos llaman a la necesaria reflexión.

Resultado de imagem para secretario general del partido comunista de Vietnam visita Cuba

No es descabellado entonces que China, como país líder entre aquellos en los que todavía dirige un partido comunista (China, Viet Nam, Corea del Norte y Cuba) acuerde con los vietnamitas ir a Cuba para convencer a Raúl Castro para sumarse al gran esfuerzo que se ha hecho en las negociaciones entre Xi Jinping y Donald Trump para desnuclearizar a Norcorea y al mismo tiempo llevarla a la economía de mercado, para incluir a Cuba en esa gran solución.

Última actualización el Martes, 10 de Abril de 2018 09:26
 
Cuba: La era post Raúl PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 13 de Abril de 2018 04:47

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Raúl deja para su sucesor –muy probablemente Díaz Canel-- todos los problemas administrativos del gobierno, incluyendo la economía; y es precisamente esa economía lo que el jefe vietnamita fue tratar de resolver en la isla. Creo que Raúl, que quiso implantar en Cuba un esquema como el chino y/o el vietnamita, tuvo antes la oposición de Fidel Castro, pero ahora va a intentar implantar el modelo con Díaz Canel, resguardándose.

Resultado de imagem para raul castro diaz canel

Las circunstancias que expongo en este análisis --que evidencian la derrota ideológica del castrismo-- no cabe dudas que son adversas para la inmediata libertad política de Cuba. Esto sin embargo, para nada invalida la necesidad de la lucha de los cubanos dignos por un sistema de libertades irrestrictas en la isla, no sólo en la economía.

Última actualización el Miércoles, 25 de Abril de 2018 05:20
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 2 de 307