La dictadura cubana presenta en televisión a los presuntos "Clandestinos" y dice que EEUU les pagó

El régimen cubano presentó en televisión a los presuntos autores de los ...

El optimismo económico en Brasil aumenta la popularidad de Bolsonaro

La popularidad del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aumentó a principios de ...

Comienza el Encuentro de movimientos políticos y sociales del Foro de Sao Paulo en Caracas

Este miércoles, comienza el Encuentro mundial de movimientos políticos, liderazgos y movimientos ...

La Unión Europea le expresó su apoyo a Juan Guaidó y pidió elecciones transparentes en Venezuela

La Unión Europea (UE) expresó este miércoles su “firme apoyo” al opositor ...

Reino Unido quer acordo de livre comércio urgente com o Brasil, diz Guedes

DAVOS - O Reino Unido tem interesse em iniciar negociações para um ...

Artigos: Cuba
Cuba castrista: ¿Es este el País q queremos los cubanos? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 23 de Noviembre de 2019 22:02

Resultado de imagem para angola, la guerra innecesaria

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

¿Son bien nascidos en tierras cubanas policías políticos que, violando sus propias leyes comunistas, formuladas a bombo y platillo en su constitucion castrista, encarcelen, desaparezcan y torturen a un cubano, que lo único que ha hecho es rebelarse al totalitarismo extemporáneo? ¡Libertad, honra y larga vida a José Daniel Ferrer!


Cuba castrista: ¿Es este el País que queremos los cubanos?

Jorge Hernández Fonseca

23 de Noviembre de 2019


Una buena pregunta: ¿Es Cuba castrista la Patria que queremos los cubanos? Para los más de dos millones de cubanos que vivimos fuera de la isla, es unánime el NO. Para los once millones de cubanos que viven en la isla 60 años de racionamiento, no hay esa unanimidad, aunque mayoritariamente la respuesta también es NO, rechazando la insoportable opresión totalitaria.

¿Es la República que queremos una isla comandada por el capricho antinorteamericano de un solo hombre, que sacrificó los sueños de 11 millones de cubanos, para hacer su sueño violento, ególatra y personalista solamente? Claramente que NO. ¿Es la Nación que queremos, un conglomerado sometido, fracasado y estupidizado, porque nunca se jerarquizó el pueblo? NO.

¿Es el País que queremos una Patria confundida en consignas con la muerte? Otra vez NO. ¿Es el hogar común de todos los cubanos, la panacea exclusivista de un grupito de militantes, privilegiados, mandalotodo, por encima del bien y el mal, la mayoría mal dotados mental y éticamente? NO. Hay que ser y sentirse muy inferior para anhelar un asfixiante país así.

¿Es la Patria de hombres como Martí, Maceo, Céspedes o Agramonte, un conglomerado ahora servil e genuflexo ante una revolución de mentiras, que prometió democracia primero, para después hacer otra cosa muy diferente? NO. ¿Es la tierra que adoraríamos tener como nuestra, un monte de mala hierba, nascida por la desidia de un partido único que solamente le importa mantener el poder y no servir a su pueblo, traicionando los ideales originales ya olvidados? NO.

¿Será que es nuestro ideal como cubanos, pasarse las 24 horas del día procurando donde encontrar lo que vamos a comer? NO. ¿Será que los mejores hijos de Nuestra Tierra dieron sus vidas para que en 60 años los mandamases no hayan aprendido a producir bienes o servicios? NO. ¿Cuántos de los revolucionarios de 1959 son peores que los batistianos de entonces?

¿Son bien nascidos en tierras cubanas policías políticos que, violando sus leyes comunistas, encarcelan, desaparecen y torturan a un cubano, que lo único que ha hecho es rebelarse al totalitarismo sórdido y extemporáneo? ¡Libertad, honra y larga vida a José Daniel Ferrer!

Lo que quedaba de buenas intenciones se marchitó fusilando tres humildes jóvenes cubanos que querían escapar del manicomio castrista; sacrificando sangre cubana en Angola a razón de dos mil dólares por cada mercenario cubano que el dictador ponía a disposición de Agustino Neto; fusilando cuatro comunistas comprometidos con la opresión, para salvar el pellejo de los líderes castristas comprometidos internacionalmente con el narcotráfico de Pablo Escobar, convirtiendo la isla en un páramo inútil, eunuco y estéril, propio para retrasados mentales.

Cuba será libre, independiente y democrática de nuevo, sin tiranos que nos subyuguen ni policías que nos vigilen, sin partido único que nos entraville, ni CDR que nos mangonee; entonces podremos decir: ¡Esta si es la Cuba que los cubanos de dentro y de fuera queremos!

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com


 

Última actualización el Miércoles, 22 de Enero de 2020 02:16
 
Las etapas probables del Futuro de Cuba PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 09 de Octubre de 2019 20:54


Image result for fidel y raul viejos

Por Jorge Hernández Fonseca.-

Mañana 10 de Octubre no sucederá nada importante para el país. Lo importante vendrá con la desaparición física del último Castro Ruz al frente de los destinos del país. Sea quien fuere el sucesor designado (todos en la isla saben del fracaso castrista) habrá una etapa inicial de ida al capitalismo en la economía, tal y como lo hicieron antes China y Viet Nam, pero sin libertad política.


Las etapas probables del Futuro de Cuba

Jorge Hernández Fonseca

9 de Octubre de 2019

Ante la materialización en la isla de un intento de modelar el continuismo del cáncer político, económico y social que ha significado el castrismo en la Nación cubana, tomando como rehén una fecha patriótica que le es ajena –el 10 de Octubre-- quiero exponer mis consideraciones sobre lo que futuramente será el reconocimiento del fracaso socialista, la derrota de la dictadura y la apertura de los cielos de la Patria a nuevos rumbos económicos, sociales y políticos.

Mañana 10 de Octubre no sucederá nada importante para el país. Lo importante vendrá con la desaparición física del último Castro Ruz al frente de los destinos del país. Sea quien fuere el sucesor designado (todos en la isla saben del fracaso castrista) habrá una etapa inicial de ida al capitalismo en la economía, tal y como lo hicieron antes China y Viet Nam, pero sin libertad política. Sin embrago, durante esta primera etapa podrán al fin los cubanos desayunar, almorzar y comer. No es todo lo que buen cubano quiere para su país, pero será “el” inicio.

Esta etapa será bienvenida por los Estados Unidos, sea cual fuera el presidente gobernante, porque la élite norteamericana aprecia para Cuba --en estos instantes-- mucho más su estabilidad social que el cambio de su régimen político. Claro que EUA quisiera una democracia en la isla, pero ante la realidad actual, prefiere el mantenimiento del “orden” interno del castrismo y la contención de la delincuencia demostrada, que la aventura de un vacío de poder que reedite en Cuba el control del país que hoy tiene el narco en México y Centroamérica.

La libertad y la democracia para Cuba sobrevendrán “con el tiempo” --como segunda etapa-- cuando los conceptos asociados a estos valores sean conscientes en las mentes de un pueblo que hoy es obligado sólo a pensar en su subsistencia, de unos gobernantes que han perdido el rumbo oprimiendo hasta el límite a sus conciudadanos, cuando las penurias materiales propias del socialismo sean un triste recuerdo y las culpas del castrismo sean parte de la realidad.

Quien estas líneas escribe desea para Cuba un futuro democrático inmediato, a cualquier precio. Pero a los ojos de EUA no parece propicio un gobierno opositor cubano de inmediato. Son demasiadas las organizaciones que lucharían por gobernar, que han demostrado poco espíritu unitario y el vecino del norte teme que la inestabilidad producto de la pugna por el poder los afecte por la cercanía a sus costas. Prefiere una solución gradual, lo que coincide con los intereses de aquellos que heredarán el desastre socialista, que prenuncia na solución por etapas.

Es de importancia secundaria quien herede la presidencia o la vice presidencia, quien sea designado a dedo futuramente como primer ministro, sean descendientes de Fidel o de Raúl, sean desconocidos o no, todos tienen en sus mentes los cambios necesarios que Fidel y Raúl nunca quisieron para su país, pero que de manera expedita sobrevendrán, como ya sucedió en la Unión Soviética. Un régimen fracasado que se reeditó en la isla, perdiendo 60 años y que difícilmente recuperará para Cuba la dinámica de cuando era República, pero que por etapas brindará a su pueblo la estabilidad necesaria para comenzar el largo camino de la reedificación.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Sábado, 19 de Octubre de 2019 12:52
 
La Izquierda Carnívora ataca en Latinoamérica: Ganancias y Pérdidas 2019/2020 PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 01 de Diciembre de 2019 22:58

A imagem pode conter: 3 pessoas, incluindo Miguel Sigler Amaya, pessoas sorrindo, pessoas em pé e terno


Por Jorge Hernández Fonseca.- 

En la refriega, la izquierda ha perdido dos importantes plazas: Bolivia y Uruguay; pero ha asestado importantes golpes en Ecuador, Chile y Colombia. En 2020 hay elecciones presidenciales en EUA. ¿Respondería a los intereses electorales del presidente Trump, que EUA (con o sin Colombia y Brasil) resuelvan “el problema venezolano” por la vía militar? La respuesta a esta pregunta delineará las acciones dentro de Venezuela 2020 como respuesta democrática a los desmanes de la izquierda carnívora ¿con consecuencias en Brasil?


La Izquierda Carnívora ataca en Latinoamérica: Ganancias y Pérdidas 2019/2020

Jorge Hernández Fonseca

1 de Diciembre de 2019i

El 2019 pasará a la historia latinoamericana como un año muy “movido” desde el punto de vista político, donde los campos derecha-izquierda se alternaron de manera “trascendente”. Todas las acciones, en diversos países y de diversas índoles, están íntimamente conectadas. El proceso comenzó en Venezuela con la proclamación de Juan Guaidó como presidente encargado, pasando Nicolás Maduro a ser considerado presidente ilegítimo, abriendo la crisis.

Lo anterior fue acompañado de una masiva movilización popular y sucesivos episodios de cuestionamiento de la autoridad de Maduro, como el reconocimiento de Guaidó por parte de casi 60 importantes países del Mundo, un intento frustrado de entrar a Venezuela con ayuda humanitaria que el oficialismo venezolano rechazaba y hasta una amenaza bastante seria de golpe de estado, con participación de altos jefes maduristas. Nadie dudaba que Maduro caería.

En medio de este ambiente, EUA tentó mover a Colombia y Brasil para acompañarlo en una acción militar contra Venezuela, rechazada por la totalidad de los países del “Grupo de Lima” y en espacial por el presidente colombiano Iván Duque. Maduro logró “capear el temporal” y como representante de la izquierda carnívora en Sudamérica, convocó al Foro de San Pablo para preparar un contraataque, que llevaría la amenazante crisis fuera de su territorio.

Un movimiento en falso de Lenin Moreno en Ecuador dio el pitazo de salida. Las hordas organizadas de la izquierda carnívora atacaron desproporcionadamente la infraestructura, tanto en Quito como Guayaquil, con un ataque sin precedentes en manifestaciones “populares”. Moreno tuvo que capitular, quedando las principales ciudades ecuatorianas muy afectadas.

Acto seguido, otro “patinazo” del presidente Piñera en Chile, propició un planeado y arrasador ataque a la infraestructura del Metro de Santiago, saqueos a supermercados, negocios y viviendas, sobrepasando con creces la respuesta policial, lo que sumió a la sociedad chilena en la mayor indefensión, sujeta a vándalos de todo tipo. Venganza contra su ejemplar democracia.

En paralelo, el pueblo boliviano tuvo a bien rebelarse contra el fraude de Evo Morales que lo perpetuaría en el poder. Acto seguido, la izquierda perdió las elecciones en Uruguay, cortando largos años de gobiernos que apoyaron el Castro-Chavismo. En Brasil por su parte, Bolsonaro hizo aprobar una ley que protege su policía contra los vándalos. Entonces, como por arte de magia, la izquierda carnívora atacó Colombia para pedir la cabeza del presidente Duque, el mismo que se había negado a la acción militar contra Venezuela y que ahora recibía de su vecino una guerra asimétrica para jerarquizar los valores la izquierda colombiana, de cara a la sustitución de Duque --ahora mismo si flaquea-- o en las próximas elecciones presidenciales.

Estados Unidos, aliado natural de las democracias latinoamericanas, ya ha culpado a Cuba y Venezuela por estos ataques, pero no se ha pronunciado en el terreno de las acciones. ¿Continuará al Grupo de Lima pensando que no es conveniente una acción militar contra Venezuela, en respuesta a estos ataques? ¿Pensará Duque que una acción militar contra su vecino no responde a los intereses colombianos, atacados directamente por Maduro y Cabello?

El panorama continúa abierto. En la refriega, la izquierda ha perdido dos importantes plazas: Bolivia y Uruguay; pero ha asestado importantes golpes en Ecuador, Chile y Colombia. En 2020 hay elecciones presidenciales en EUA. ¿Respondería a los intereses electorales del presidente Trump, que EUA (con o sin Colombia y Brasil) resuelvan “el problema venezolano” por la vía militar? La respuesta a esta pregunta delineará las acciones dentro de Venezuela 2020 como respuesta democrática a los desmanes de la izquierda carnívora ¿con consecuencias en Brasil?

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Domingo, 08 de Diciembre de 2019 11:40
 
El Cambio Climático merece una solución tecnológica, no política PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 13 de Diciembre de 2019 20:14

Resultado de imagen para carlos marx colorido

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Si científicamente se comprueba que hay calentamiento por efecto de los gases estufa que ocasiona el desarrollo, no es deteniendo el desarrollo como vamos a resolver el problema. Es aplicando tecnología para atenuar (o eliminar) el efecto nocivo de los elementos contaminantes y nunca cerrando las industrias. Un absurdo relacionar la solución del cambio climático con la ideología de género, por ejemplo, como se pretende hacer en la conferencia del clima de Madrid (1). O atacando “los sistemas de opresión coloniales, racistas y patriarcales” (2).


El Cambio Climático merece una solución tecnológica, no política

Jorge Hernández Fonseca
13 de Diciembre de 2019

Una niña de 16 años como principal figura representativa de la defensa de las soluciones al cambio climático causado, se dice, por la acción humana sobre el medio ambiente, da idea nítida de lo poco serio que resultan ser los altos dirigentes que impulsan dicha campaña.

Personalmente, el que suscribe, tiene formación tecnológica en el área de la energía, al haber completado la carrera de ingeniería mecánica, especialidad energética. Adicionalmente, tengo formación científica al haber cursado el máster primero y el doctorado en ingeniería después. Por ello comprendo que hay efectos ambientales producto del proceso de industrialización a manos del hombre, cuya gravedad se discute sin acuerdos ni unanimidad. Es un diagnóstico.

Siendo lo anterior una constatación, que incluso se discute, lo grave del problema con el cambio climático es la solución que un grupo político pretende dar al problema: eliminar el capitalismo y su desarrollo. Hay dos razones básicas para oponerse resueltamente a esa solución. Primero, los problemas de contaminación se resuelven con tecnología, como se ha hecho hasta ahora en todas las fábricas potencialmente contaminantes. Si es el CO2 el gas que contamina, hay tecnología para descomponerlo. Es sólo un problema económico, que habrá que resolver.

Segundo, el marxismo, que está detrás de la campaña para eliminar el capitalismo porque supuestamente ocasiona el cambio climático, nunca ha sabido, en las decenas de países que ha gobernado, resolver los problemas ambientales. La antigua Unión Soviética fue ejemplo de lo que no debe hacerse en ese campo. Destruyó el mar de Aral, que ya no existe más. Alemania comunista fue otro mal ejemplo ambiental, al desertificar parte de su región norte, producto de la contaminación química en el área. La Cuba de los Castro, al eliminar todas las pequeñas áreas boscosas para sembrar caña, ahora media isla está cubierta “marabú”.

Si científicamente se comprueba que hay calentamiento por efecto de los gases estufa que ocasiona el desarrollo, no es deteniendo el desarrollo como vamos a resolver el problema. Es aplicando tecnología para atenuar (o eliminar) el efecto nocivo de los elementos contaminantes y nunca cerrando las industrias. Un absurdo relacionar la solución del cambio climático con la ideología de género, por ejemplo, como se pretende hacer en la conferencia del clima de Madrid (1). O atacando “los sistemas de opresión coloniales, racistas y patriarcales” (2).

Todo lo anterior mueve a imaginar que esta campaña por el cambio climático tiene una agenda paralela y subyacente relacionada con el marxismo, que se afana por imponer su punto de vista después de haber fracasado en todos los países donde se aplicó. El cambio climático, de realmente existir, merece una solución tecnológica y no un ataque a la sociedad occidental y su desarrollo.




Articulos de este autor pueden ser consultados en www.cubalibredigital.com


 

Última actualización el Jueves, 19 de Diciembre de 2019 06:01
 
Latinoamérica: El contraataque de la izquierda Castro-Chavista PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 27 de Noviembre de 2019 10:53

Resultado de imagem para manifestaciones y quema de omnibus en chile

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

El Grupo de Lima, se opuso a una intervención militar --que era lo que se demandaba-- para cerrar la partida contra Venezuela. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se había manifestado por la solución militar, pero el presidente Duque abortó el intento y ahora paga con una guerra asimétrica en su país, mientras Venezuela observa complacida.


Latinoamérica: El contraataque de la izquierda Castro-Chavista

Jorge Hernández Fonseca

27 de Noviembre de 2019

El ataque de las masas --supuestamente bien intencionadas-- a las infraestructuras de Ecuador, Chile y Colombia (hasta ahora) todos sabemos que se originaron en planes estructurados en los laboratorios Castro-Chavistas de la Habana y Caracas. Estos certeros y destructivos ataques “populares”, tienen también justificativas más o menos reales en problemas que estos países presentan y/o fueron iniciados como una reacción premeditada a medidas impopulares.

Dicho lo anterior, personalmente creo que la situación actual por la que atraviesa Latinoamérica debe ser vista como un todo. Una óptica global sería ver estos desmanes generalizados como una revancha del Castro-Chavismo a la situación crítica que atravesó la Venezuela de Maduro a inicios de este ano, acosada por manifestaciones populares y la proclamación de Juan Guairó como Presidente Encargado, cuestionando la dudosa legitimidad de Maduro al frente del Ejecutivo. Entonces la cabeza de Maduro no valía un céntimo, pero no se consiguió derrotar.

Latinoamérica, representada por el Grupo de Lima, se opuso entonces a una intervención militar --que era lo que la situación demandaba-- para cerrar la partida contra en Venezuela. A inicios de este ano, los ministros de defensa de Colombia y Brasil, que tienen frontera con Venezuela, fueron convocados a Washington. No es difícil imaginar que fue para coordinar las acciones bélicas. Recuerdo que el flamante presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se había manifestado partidario de esta solución, pero el presidente Duque abortó el intento y ahora paga con una guerra asimétrica en su país, mientras Venezuela observa complacida.

La experiencia histórica nos señala que cada vez que se toma una decisión equivocada en el campo bélico (es el actual campo Latinoamericano) las consecuencias se pagan muy caras. Colombia (y el grupo de Lima) no querían guerra (contra la Venezuela chavista) por circunstancias humanitarias, pero resulta que es ahora Venezuela quien le ha llevado la tan temida guerra a sus propios espacios, de manera irregular y asimétrica, pero dolorosa y cruel.

El Castro-Chavismo tiene a Brasil en la mira para la continuación de su guerra asimétrica dentro del Gigante Sudamericano, pero ya Bolsonaro ha tomado medidas preventivas. Todo pudiera haberse evitado si a inicios de año, aquella guerra contra el chavismo, el Grupo de Lima (que ahora sufre las costosas consecuencias de su indecisión, o su mala decisión) lo hubiera cortado por lo sano, liberando además al sufrido pueblo venezolano. Ahora hay guerra dentro de la Latinoamérica democrática, los venezolanos continúan oprimidos y el Castro-Chavismo vivo.

Las circunstancias que se dieron a inicios de año en Latinoamérica ya no son las mismas. Brasil, que en aquel entonces hubiera entrado en la confrontación, ya no piensa igual y aunque la Colombia agredida sea ahora más proclive a la solución bélica contra su vecino venezolano, en EUA hay un ambiente electoral que pudiera no ayudar en este sentido. Oportunidad perdida.

Las lecciones de la Segunda Guerra Mundial son determinantes. A inicios de la misma, los futuros aliados contra el fascismo, todos, para evitar la guerra, permitieron con su debilidad que Hitler tuviera manos libres para actuar, como ahora le permitimos a Castro y a Maduro. Los errores se pagan caro; es duro reconocer que los desmanes actuales hubieran podido evitarse.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Miércoles, 04 de Diciembre de 2019 04:54
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 2 de 352