La Organizacion Panamericana de la Salud investigará la fraudulenta contratación de médicos cubanos

El Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, dio la bienvenida a la ...

Políticos y activistas de América Latina consideraron “fundamental que Cuba no se siente en el Conse

Ante la intención de la dictadura cubana de ocupar por tercera vez ...

María Corina Machado: “La lucha por desocupar Venezuela afecta a todas las democracias liberales, si

La líder opositora venezolana María Corina Machado asegura que la importancia de ...

Donald Trump sustituyó a su director de campaña a menos de cuatro meses de las elecciones presidenci

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció este miércoles el nombramiento de Bill ...

Bolsonaro informa em rede social que novo exame para a Covid-19 deu resultado positivo

O presidente Jair Bolsonaro informou nesta quarta-feira (15), por meio de uma ...

Artigos: Cuba
Una feria de lienzo y cartulina PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 19 de Septiembre de 2010 19:41

Por RAUL RIVERO

Dicen los estudiosos que el socialismo real tiene una predisposición natural para tachar la realidad. O deformarla. Para borrar las huellas de los episodios que le ponen luminosidad a las oscuridades de sus esencias. Y dicen los sabios que la tecnología y el desarrollo han desarmado el aparato antediluviano con el que tratan de que se vea un jardín donde lo que hay es un hombre atrapado bajo el sol a plomo de un solar yermo.

Ahora mismo, esa maquinaria que perdió el resuello, funciona a todo vapor en Cuba para que el centro de atención se desvíe hacia el proceso de desinflar las plantillas estatales, imponer impuestos hasta por una mirada y eliminar la libreta de racionamiento después de 48 años. Dejar sin trabajo, de un mes para otro, a medio millón de empleados se vende por los propagandistas y sus secuaces en el exterior como un gesto audaz y eficiente del régimen para comenzar a sanear la economía arruinada.

En este obsceno capítulo de enmascaramiento entra una lista de licencias para que los hombres y mujeres sacados a la calle se refugien en el universo siempre frágil del cuenta propia. Ahí están los oficios (124) destinados a los márgenes de la sociedad presentados con lujo de detalles y aclaraciones que ponen las barreras para que no tenga entrada la ilusión de una mejoría en la calidad de la vida diaria.

El inventario viene ya con sus impuestos pegados en el sello de autorización y, para muchos cubanos, se trata nada más que de darle un viso legal a unas labores que había que realizar a riesgo, con cortinas en las ventanas, inventos criollos y un servicio perfecto de simulación. La mayoría seguirá en lo suyo, en la misma contienda por vivir, sólo que ahora unos pesos sacados de la faena conseguirán que el Estado los bendiga.

Esta es una película que ya se ha visto en Cuba antes, cada vez que la penuria, la desesperanza y el abandono toman con desgano y resolución las soberanías de los grandes sectores de la población.

En el empeño de alterar el pulso del día a día de los ciudadanos circula otro directorio. Este tiene un follaje diferente. Es una memoria con propuestas al gobierno de Estados Unidos. El documento, independientemente de sus intenciones políticas y su devoción por el dinero de los posibles turistas norteamericanos, es un velo áspero y abundante que sirve para propios y extraños se pongan a mirar para una dirección determinada.

os expertos en nubes pasajeras quieren poner los puntos cardinales de este tiempo en los campos de golf para viajeros. En terrenos y casas, en sitios privilegiados para millonarios. Paisajes puros y vírgenes, muy lejos de las cárceles donde están desde hace siete años y cinco meses Oscar Elías Biscet, Guido, Sigler Amaya, Librado Linares, Pedro Argüelles, Arnaldo Ramos Lauxeriques, Héctor Maceda, José Daniel Ferrer, Angel Moya y otros presos políticos que no quieren emigrar. Quieren ser libres en su país.

Ellos y las Damas de Blanco están en esa plaza y están los opositores pacíficos y los periodistas independientes, los blogueros y los artistas contestatarios. Ya no hay posibilidad de dejarlos fuera del escenario. Y mucho menos de borrarlos.



Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/09/19/804809/raul-rivero-una-feria-de-lienzo.html#ixzz100QrYmMV
 
PLEGARIA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 18 de Septiembre de 2010 21:07

Por JORGE HERNÁNDEZ FONSECA

Las noticias procedentes de Cuba son aterradoras y crueles. No ha habido ni los muertos ni los heridos en la pronosticada guerra fratricida, ni en la tan temida invasión foránea. Ha sido peor. Un proceso largo, lento y machacante, de crueldad inaudita, que se ha ido llevando a los hijos del caimán del Caribe; a lo poco que iba sobrando de la nacionalidad cubana; a la dignidad y el orgullo de un pueblo altivo, y al espíritu del criollo de siempre. ¡Cuba acabó!

 

Aquella Cuba bulliciosa y alegre, inventora creativa de las noveles de radio y televisión en los años 40, cuya música hizo bailar al Mundo de los 50 con los colores insospechados del mambo, de la rumba, del bolero y la guaracha; aquella, cuya paleta de colores de sus artistas crearon una escuela en la plástica universal; una isla que se presaba de tener un libertador no militar, sino poeta, de métrica sencilla pero profunda; una Perla fulgurante que se hacía irresistible a las estrellas del firmamento mundial, artistas, intelectuales, literatos y bohemios, ya no existe más.

 

Sometida y cabizbaja, escucha con miedo las nuevas que sus dueños de mentira inventan para continuar saqueándola. Pocas veces en la historia universal un pueblo noble y trabajador ha sido rebajado de manera tan humillante al fondo del pozo, donde la ubican sus mayorales socialistas: sobran en sus maltrechas fábricas, previamente saqueadas por un cierre arbitrario de sus ingenios, más de un millón de sus hijos inermes, purgando las culpas de su mandamás.

 

Me faltan palabras para desatar el nudo que oprime la garganta y que humedece los ojos ante tanta afrenta. Como se puede, en plano Siglo XXI, arrojar a un pueblo empobrecido al lodo de la duda, la incertidumbre y la incógnita con el porvenir, después de haberlo engañado vilmente ofreciéndole un futuro luminoso en el colectivismo. ¡Irresponsables y egoístas! No es sangre lo que ha faltado en el crisol de la patria. Miles de mártires antes y después de los verdugos actuales, de jóvenes cubanos en lucha desigual contra dos dictaduras sucesivas e indolentes.

 

La lengua hablada en el país ha sufrido igual herida mortal que los valores morales: ya nadie comprende lo que se habla, y mucho menos la celeridad en aceptar una humillante posición horizontal. La convivencia entre hermanos terminó. Prima ahora la mentira revolucionaria, el comunismo en harapos, el internacionalismo interesado, la solidaridad de mentiras, la fraternidad jinetera, el elogio usurero, la política inmediatista y el chuleo a toda costa.

 

¿Qué suerte ha corrido la siesta del domingo por la tarde, el candor del canto del sinsonte, el pregonero cotidiano, o ‘el arroyo que murmura’? Nos engañaron con una historia foránea, un razonamiento sobre plusvalía y clase obrera, que nunca vimos. Nos encerraron en cuarteles con un miedo de invasiones, de señores a recobrar propiedades, que finalmente se quedaron con nuevos dueños generales. El cuento del ‘gato con la cabeza de trapo y los pies al revés’.

 

Si verdaderamente hay un Dios en el cielo, no puede ser aquel de permite desterrar hombres injustamente como si fuera un cambio de vida beneficioso para todos. Un pueblo que sufre exilio, opresión, hambre de comida y de justicia; un pueblo en el que nunca hubo una separación tan cruel entre hermanos, tiene que recibir una Gracia Divina, mediante un cambio honroso y digno: permutar el exilio forzoso de dos millones y medio de cubanos, por el de algunas pocas docenas de comandantes y generales, devenidos en falsos salvadores de la patria.

 

¡Te lo pido, Señor!

18 de Septiembre de 2010

 

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

 

Última actualización el Sábado, 18 de Septiembre de 2010 22:14
 
El ''Viejo'' es el mayor obstáculo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 19 de Septiembre de 2010 19:39

Por CARLOS ALBERTO MONTANER

Me lo confirmó, desalentado, un inteligente miembro de la nomenklatura que suele viajar al exterior en funciones comerciales: ``el Viejo es el freno''. En efecto: se sabe que la inmensa mayoría de los cubanos, incluidos los que forman parte de la clase dirigente, quieren cambios profundos en el terreno económico (sólo muy pocos se atreven a hablar de cambios políticos), pero también se sabe que el gran obstáculo que hasta ahora lo ha impedido es la terquedad estalinista de Fidel Castro.

Fidel es quien se ha opuesto a que los cubanos puedan comprar y vender libremente sus viviendas o automóviles, quien no ha querido que emprendan actividades empresariales, ni grandes ni pequeñas, quien durante décadas bloqueó los mercados libres campesinos que hubieran aliviado la miseria de sus compatriotas. Fue él quien, en 1968, contra el criterio de casi todo el mundo, en medio de un arrebato colectivista confiscó y destruyó 60,000 microempresas privadas que hacían la vida menos inclemente a los cubanos.

Raúl, sin embargo, en petit comité insiste en que habrá cambios sustanciales. ¿Habla en serio? Ya casi nadie lo cree. Sus cuatro años al frente del gobierno han sido tan desastrosos y frustrantes como los 47 que lo precedieron. Si así fuera, debería aclarar de inmediato dos aspectos esenciales: cuál es el alcance de esos cambios y quiénes van a llevarlos a cabo.

Según todos los síntomas --de acuerdo con las quejas amargas y privadas, claro, de un diputado que no lo quiere nada--, los cambios los determina Raúl y los ejecutará su camarilla. Pero esa filosofía de Juan Palomo --yo lo guiso, yo me lo como--, no funciona a estas alturas de la dictadura. Los mismos que han provocado, prolongado y administrado el desastre durante medio siglo, han perdido totalmente la confianza de la sociedad. Los cubanos desconfían y se sabe que el elemento fundamental en cualquier proceso radical de cambio es el entusiasmo de las gentes.

Eso está condenado al fracaso. Raúl no quiere ampliar el círculo de toma de decisiones. Al revés: se mueve sigilosamente con un pequeño grupo de militares, y le ha dado un enorme poder extraoficial a su hijo Alejandro Castro Espín, señalándolo, de facto, como el heredero de la dinastía. Alejandro, que es un coronel del Ministerio del Interior formado en la desaparecida URSS, ha creado, a su vez, un temido círculo de apoyo, auxiliado por Senén (Senencito) Casas, otro oficial de la policía política, hijo de un general ya desaparecido.

Ese fantasmal organismo se dedica a supervisar, controlar y aterrorizar a todo el aparato gerencial del gobierno, del que ni siquiera se ha podido salvar su propio cuñado, Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, también coronel, casado con Deborah, hija de Raúl. Luis Alberto, presunto delfín de Raúl hasta hace un par de años, cayó en desgracia, aunque con paracaídas de terciopelo, debido a ciertas graves irregularidades cometidas en la administración de las empresas del Ejército (el 60% del PIB cubano), investigadas por Alejandro. Hoy ha pasado a dirigir el plan de desarrollo del puerto de Mariel, copiosamente financiado por Brasil, lo que probablemente acarrea ciertas tensiones en la familia real cubana.

or supuesto, esa capillita familiar llena de intrigas y pendencias no es la institución adecuada para hacer los cambios que el país necesita. Eso no tiene destino. Si, finalmente, Raúl ha admitido que el colectivismo es irremediablemente improductivo, que es tanto como decir que el marxismo-leninismo es un disparate, no es cuestión de despedir a medio millón de trabajadores con la esperanza de que se pongan a criar conejos o se alquilen como payasos en las fiestas infantiles, sino de ``cirugía mayor ideológica'' (la frase es de un profesor de la Universidad de La Habana).

Ello implica un debate general dentro y fuera del Partido Comunista, institución, como la Asamblea Nacional del Poder Popular, corresponsable del hundimiento del país, y comenzar a planear una asamblea constituyente que liquide la Constitución que le da sentido y forma a un sistema que no sirve. Naturalmente, para que ocurra algo así van a tener que amarrar y sedar a Fidel Castro, dado que insiste testarudamente en no morirse.

Según murmura la nomenklatura, el ``Viejo'' es el mayor obstáculo.

www.firmaspress.com



Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/09/19/804783/carlos-alberto-montaner-el-viejo.html#ixzz100QH0O7k
Última actualización el Domingo, 19 de Septiembre de 2010 19:40
 
El Embargo y la Posición Común PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Jueves, 16 de Septiembre de 2010 10:37

Por HUBER MATOS ARALUCE

La política de la Unión Europea hacia Cuba conocida como la Posición Común exige al castrismo una transición a la democracia como condición a un acercamiento diplomático y político.

El embargo estadounidense es la carta de negociación de los Estados Unidos equivalente a la Posición Común de la Unión Europea.

Washington exige al castrismo una transición hacia la democracia como condición para restablecer relaciones diplomáticas y el levantamiento del embargo.

Con la puerta de la Unión Europea cerrada a otra opción que no sea la de la democratización en Cuba, el castrismo está tendido en la lona. Su fiel e incondicional aliado, el gobierno del Partido Socialista Obrero Español, debiera “tirar la toalla” y darse por vencido, pero no lo hará hasta que se dé cuenta de que la tiranía se derrumba sin salvación.

Los ex presos políticos cubanos recién liberados y desterrados a España fueron determinantes en asegurarles a las democracias europeas que  no solo mantuvieran - sino que también reforzaran - su posición solidaria con los demócratas cubanos.

Este fresco aporte, más el esfuerzo  permanente de un grupo de organizaciones de exiliados cubanos en Europa y los Estados Unidos, merece el aplauso de quienes en el mundo apoyan la democracia en la isla.

Aunque inesperadas, las últimas declaraciones de Fidel Castro hicieron su contribución. Entre lo que dijo (que no había dicho) sobre el fracaso del modelo castrista, más sus acusaciones contra el presidente francés, el dictador ha quedado aun más al descubierto.

Castro no tiene moral para acusar a Nicolás Sarkozy por el  “holocausto” de los gitanos.  Fidel acaba de reconocer su autoría por los campos de concentración de la UMAP en Cuba y  fue el responsable de la  expulsión forzada de miles campesinos cubanos y sus familias de la zona del Escambray,  amén de los dos millones de exilados.

La ratificación implícita de la Posición Común en la Unión Europea es una importante victoria para los demócratas cubanos; es en los Estados Unidos donde las cosas no están muy claras.

En Washington hay un poderoso grupo que cabildea por la normalización de las relaciones con el régimen de Fidel Castro sin ninguna condición.  Argumentan hipócritamente que esta sería la forma de llevar la democracia a la isla.

Quieren que los Estados Unidos pongan en práctica la política que Europa aplicó por más de cuatro décadas, sin resultado alguno; antes de que los europeos la cambiaran por la Posición Común.

Como estos cabilderos saben que no es fácil desmantelar la ley que mantiene el embargo en vigencia, tratan de que se levanten las restricciones para que las turistas estadounidenses puedan viajar a Cuba.

Millones de turistas de todo el mundo han viajado a Cuba y esto no ha modificado la naturaleza represiva del régimen, ni ha acercado el país a la democracia.

Un estimado de un millón setecientos mil estadounidenses viajaría a la isla anualmente. Esto representa un respiro económico para una tiranía en la quiebra y grandes negocios para empresas estadounidenses, más otras ventajas para los amigos del castrismo.

Dejar que los turistas estadounidenses viajen a Cuba es  la forma más eficaz de debilitar al embargo en este momento.  Mientras la Casa Blanca afirma que éste no se va a levantar incondicionalmente, en el tema de los viajes a Cuba, la Casa Blanca no acaba de definirse.

Irónicamente, por ese poderoso cabildeo en Washington y por el titubeo sobre acerca del asunto del turismo a Cuba, los cubanos demócratas tenemos que preocuparnos más por la posición del gobierno de Obama que por la de los países europeos.

Esperamos que la ratificación de la Posición común de la Unión Europea influya en la política estadounidense hacia Cuba y que esto obligue al régimen castrista a ceder en libertades y derechos, a cambio del levantamiento del embargo y la afluencia de turismo estadounidense a la isla.

Última actualización el Jueves, 16 de Septiembre de 2010 10:41
 
EL REVISIONISMO FIDELISTA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Martes, 14 de Septiembre de 2010 09:47

Por PEDRO CORZO

El modelo castrista, para identificar lo que Fidel Castro denomina como modelo cubano, siempre fue un fracaso. Nunca existió un modelo cubano, la economía de la isla con mínimas variantes siempre fue un clon de la soviética, la estructura política y militar se adecuó a la de la Madre Patria Socialista, al extremo que la propia constitución de 1976, aludía el compromiso de Cuba con la extinta Unión Soviética.

 

Castro apunta lo del fracaso, lo que desmintió posteriormente, como si el proyecto se hubiera desplomado por causas ajenas a la incapacidad  de los arquitectos. No admite errores de parte de los constructores. No hay arrepentimiento y menos aun reconocimientos de culpa. Simplemente acepta de manera festinada el fracaso del modelo pero sin asumir responsabilidades, como si sus acciones  en Cuba y otros muchos lugares del mundo no hubieran concluido en tragedias.

 

No obstante si sus palabras pudieran ser escuchadas por los que defendieron con la vida el totalitarismo castrista y mataron para imponerlo, el revolcón alcanzaría el  grado diez en la escala Richter. Su afirmación deja sin fundamentos a todos los que han apoyado y promovido su proyecto, en particular a Hugo Chávez.

 

El asesino de Ernesto Guevara debe estar dando gritos en el infierno; Arnaldo Ochoa se ha de estar cuestionando la validez de sus crímenes en Nicaragua, Angola y Etiopia; Manuel Piñeiro Losada, “Barbarrojas”, sus esfuerzo por subvertir el continente a sangre y fuego y José Abhrantes se preguntará el por qué de los miles de fusilados, innumerables prisioneros políticos, torturados y desaparecidos que ha padecido el país durante todos estos años.

 

La voluntad de Castro de imponer “su modelo” en Cuba y su expansión al resto del hemisferio,  fue y continúa siendo costosa para todo el continente.

 

Desde Turcio Lima, el Frente Farabundo Martí, el ELN colombiano y los Tupamaros uruguayos, solo por referir unos pocos ejemplos,  hasta llegar a Hugo Chávez, Evo Morales y Daniel Ortega, han defendido con violencia extrema el modelo que el dictador cubano impuso en la isla, como la meta fundamental de su quehacer político en sus respectivos países.

 

Los zares vivos y muertos de la economía cubana también deben haber padecido la misma conmoción.  El Cordón de La Habana, la desecación de la Cienaga de Zapata, los F1 y F2, las fantásticas represas, las vacas enanas, las escuelas en el campo, una infinidad de proyectos fracasados que costaron sangre, sudor y lágrimas, cincuenta y un años después, el máximo líder afirma que no condujeron a ninguna parte.

 

La economía cubana siempre ha sido dependiente. La isla no ha sido capaz de producir riquezas bajo la administración de los Castro. Los millonarios subsidios soviéticos, la masiva ayuda de Venezuela, los envíos monetarios de los exiliados se han ido por los vertederos del régimen, al igual que los millones de hombres y mujeres que creyeron en el trabajo voluntario, que apedrearon al prójimo, protagonizaron actos de repudio, sirvieron de carceleros y empuñaron fusiles para ejecutar a sus compatriotas.

 

Los seguidores que le restan al castrismo, y en particular los que se comportaron como depredadores durante años de ceguera, deben estarse cuestionando su conducta.

 

Ellos le dieron su vida entera, como dice su Zoe Valdez, así que es de suponer se pregunten, si les resta un átomo de cordura después de las manifestaciones de su dios, si valió la pena tanto sacrificio, tanto destruir la vida de los otros,  como han hecho por más de cinco décadas.

 

La soberbia de Fidel Castro no le permitió ver que la URSS se desplomó a pesar de los cohetes balísticos intercontinentales y que si China comunista ha logrado sobrevivir,  ha sido por que ha impuesto junto al despotismo y ausencia de libertades públicas e individuales, el capitalismo más rapaz.

 

Es importante destacar que durante la entrevista Fidel Castro no aludió a los derechos ciudadanos conculcados, simplemente fundamentó la invalidez de su modelo de gobierno en el fracaso económico del mismo, no como consecuencia de las limitaciones y derechos impuestos al individuo, lo que deja espacio para considerar, como dijo la analista Julia Sweig, que está dando su aprobación en particular para aquellos que puedan oponerse, a las reformas de carácter económico que debe iniciar Raúl Castro.

 

De concesiones políticas cero, en ese aspecto los Castro consideran que su modelo ha sido todo un éxito.

 
«InicioPrev321322323324325326327328329330PróximoFin»

Página 324 de 375