Díaz-Canel confirma que la cúpula dictatorial cubana está preocupada por un probable "estallido soci

(EFE).- El presidente Miguel Díaz-Canel denunció este jueves supuestos intentos de "alentar ...

Perú: Martín Vizcarra se salvó, pero la crisis política no terminó: qué ocurre en Perú y cómo es el

El presidente peruano Martín Vizcarra, quien está completando el mandato de Pedro ...

Juan Guaidó: “El Informe de la ONU pone a Maduro a nivel de los crímenes atroces cometidos por Gadda

“Hoy la única herramienta de lucha que tienen los venezolanos es el ...

Donald Trump instó a cubrir “sin demora” la vacante de Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó este sábado a los ...

Vamos tirar Maduro de lá, diz secretário de Estado dos EUA em visita a Roraima

Em visita a Boa Vista nesta sexta-feira (18), o secretário de Estado ...

Artigos: Cuba
NOTA A YOANI SÁNCHEZ PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 09 de Enero de 2011 11:21

Por RAUL FERNÁNDEZ RIVERO

Yoani: dos puntos: 1º Una felicitación muy sincera que sale del corazón, por tan merecido premio.
2º Espero que los jóvenes como tu, la generación de la Y y del picadillo de cáscara de plátano, sigan esmerandose en la formación, la capacitación tecnica y el esfuerzo en mantenernos informados. Pero quisiera pedirte más; creo que Uds. están llamados a dar también respuestas a la crisis cubana, a demostrar que la disidencia es la sangre joven, noble y fuerte capaz de vencer las ideas fatigadas y envejecidas de 52 años de errores y de locura por aferrarse al poder. Ideas nuevas y gente joven para desplazar a la ideología del siglo 19 y al marxismo vencido en todos los terrenos por la realidad. No vamos volvernos los acusadores de los ancianos por ser un obstáculo, yo lo soy, pero sí a tener el valor de pasar el bastón de las ideas a quienes tienen el cerebro fresco y la tecnología en la venas. Exitos de corazón¡


Raúl Fernandez Rivero // Jan 9, 2011 at 1:19

--
Raúl Fernández Rivero
Consultor QSG
Caracas. Venezuela

Última actualización el Domingo, 09 de Enero de 2011 12:14
 
LOS DESPIDOS DEL GRAN HERMANO – PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 08 de Enero de 2011 13:15

Por Graziano Pascale (periodista uruguayo)

Tras doblar el codo del medio siglo de vida, a la dictadura comunista cubana -que sus partidarios se empeñan en seguir llamando "revolución", violentando de modo flagrante el significado literal del vocablo- le ha llegado la hora de la verdad. Raúl Castro ha anunciado que dejarán de revistar en el presupuesto del estado unos 500.000 ciudadanos, lo cual confirma que las finanzas públicas han quebrado.

Sin el sostén del apoyo soviético -que invirtió cantidades siderales de dinero para mantener en pie su colonia caribeña-, y agotados los petrodólares que el comandante Chávez volcó sobre la isla en la vana esperanza de ser ungido con los óleos sagrados como sucesor de Fidel Castro en el santoral izquierdista latinoamericano, a Cuba le ha llegado el momento de vivir con sus propios medios. Pero eso no resulta posible cuando hay que sostener un aparato militar armado para una imposible guerra contra los Estados Unidos, y doce millones de personas sin actividad económica rentable conocida.

El "socialismo real", como sus partidarios lo definían otrora para diferenciarlo del socialismo democrático europeo (una variante del capitalismo con más impuestos y más gasto social), es un sistema que no funciona. Es algo tan sencillo como eso. Al no otorgar a las personas estímulos para trabajar, todo es un gran simulacro, que solamente puede mantenerse en pie por la práctica del terror -como durante los años oscuros del stalinismo en la Unión Soviética o la locura maoísta en China Popular- , o por la brutalidad policíaca contra los opositores, como ha ocurrido durante medio siglo en la Cuba comunista.

La planificación central de la economía -verdadera piedra angular del sistema comunista- es un imposible práctico, ya que no existe mecanismo alguno para que los burócratas planificadores responsables de diseñar el Plan tengan acceso a toda la información necesario para que el mismo resulte exitoso. ¿Cómo se hace para saber cuántos zapatos marrones hay que producir? ¿Quién puede saber, de antemano, cuántos pollos hay que producir por año, cuántos cerdos, cuántas toneladas de manteca(mantequilla), cuántas de margarina? ¿Cómo se hace para saber cuánto costará el petróleo el año que viene, cuánto los fertilizantes para el agro, cuánto la tonelada de carbón para producir energía? ¿Quién es capaz de determinar cuántos jóvenes desearán estudiar abogacía, cuantos medicina y cuántos física nuclear?

En el sistema de economía libre (conocido por el vocablo de "capitalismo") nadie se encarga de vaticinar ni tener corazonadas. Todo queda librado a los deseos de las personas, que al demandar bienes y servicios para satisfacer sus necesidades y deseos otorgan al sistema la información necesaria para producir con eficiencia.

En realidad, la imposibilidad práctica del comunismo solamente deja en pie su verdadera esencia, que es la de un poder totalitario que todo lo controla, que deja en manos de un hombre o de una dinastía el poder de decidir cuáles son las noticias que se pueden leer, cuáles los libros que se pueden editar, cuáles las películas que se pueden filmar o exhibir. De eso se trata el comunismo.

Al anunciar, después de medio siglo de mendicidad y fracaso, que se autorizará a los cubanos a trabajar (esto es, a dedicarse a actividades productivas para las que están capacitados o que simplemente desean hacer), la dictadura cubana termina por admitir lo que ya se sabía antes de dar comienzo a ese experimento de ingeniería social: para que haya bienes y servicios abundantes para los consumidores, es necesario dejar en libertad tanto a los productores como a los consumidores.

Engordar la plantilla de funcionarios públicos para disimular el desempleo, es un truco que se puede sostener en pie mientras existan interesados en financiar ese dislate económico. La Unión Soviética requería, para consolidar su estrategia de dominio mundial, tener un peón dócil a tiro de cañón de Estados Unidos. Chávez, con delirios quizás acotados al territorio americano hispanoparlante, suplió durante un tiempo la ausencia del dinero soviético.

Llevados a la quiebra ambos sponsors, los Castro se enfrentan a la dura realidad de cualquier padre de familia, cuyos gastos mensuales superan largamente sus ingresos. Es hora, entonces, de trabajar. La tarea no luce sencilla, porque durante medio siglo ese hábito se fue perdiendo. Pero el mayor peligro para los Castro comienza ahora, porque los ciudadanos que se demuestren a sí mismos que son capaces de ganarse la vida sin esperar la limosna del régimen, no demorarán en exigir que la libertad se extienda a la actividad política, de modo que puedan participar en el ejercicio del poder, como una derivación natural de su participación en la vida económica del país.


¡LIBERTAD PARA TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS CUBANOS!
RED URUGUAYA POR DEMOCRACIA PARA CUBA


--
Publicado por Blogger para RED URUGUAYA POR DEMOCRACIA PARA CUBA el 1/07/2011 03:26:00 PM

 
El año de OZT PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 07 de Enero de 2011 00:01

Por HUBER MATOS ARALUCE

Entre los acontecimientos del 2010 el caso de Orlando Zapata Tamayo será recordado más que ningún otro.   Orlando no buscaba la fama con su desafío.  No era un preso político al que la prensa hubiera prestado atención.  Era un joven y humilde trabajador que, por exigir respeto a sus derechos, había sido agredido muchas veces en prisión.  Aprovechando una huelga de hambre, la tiranía lo asesinó. Creyeron que su muerte no tendría trascendencia.

El régimen, sin entender la gravedad del  crimen, trató burdamente de justificarlo denigrándolo como un delincuente común.  Con esta calumnia alimentaron la hoguera.  Tampoco imaginaron la reacción de su madre Reina Luisa Tamayo Danger.  Creyeron que aquella mujer, que en los días de la huelga de su hijo andaba desesperada buscando solidaridad para evitar el desenlace trágico que intuía, no haría mucho ruido después de su muerte. Reina Luisa ha mostrado el valor y la audacia de una patriota.

Las marchas pacíficas que rutinariamente hacían las Damas de Blanco podrían haber continuado así por meses… eran razón de simpatía, pero no habían despertado la emoción del pueblo cubano, ni la del exilio.  Otra vez la dictadura subestimó la voluntad inquebrantable de su dirigente, Laura Pollán.

En sus protestas por el asesinato de OZT, un violento y grotesco acto de repudio organizado contra estas valientes mujeres puso en evidencia una vez más su decisión de no dejarse intimidar ante golpes, insultos y amenazas.  La transmisión de los sucesos en la televisión cubana provocó un rechazo a la acción del gobierno  hasta en las propias filas de la nomenclatura.  El exilio despertó masivamente en apoyo de las Damas de Blanco.  El mundo quedó impresionado ante los hechos.

La tiranía tardíamente empezó a darse cuenta de que estaba arrinconada cuando Guillermo Fariñas aprovechó las circunstancias para ponerla en jaque con una huelga de hambre de amplia publicidad mundial.

Acorralado por sus propios disparates, el régimen trató de lavarse la cara apelando a la Iglesia Católica para anunciar la excarcelación de un grupo de presos.  Era un ardid para parecer que no cedía ante las presiones de la oposición y del mundo.

Fariñas remataba el golpe con un premio Sajarov que fue la respuesta más contundente de la Unión Europea al gobierno castrista.  Hasta Katherine Ashton, la nueva encargada de las relaciones exteriores de la UE protestó el hecho de que no se permitiera a Fariñas recoger su galardón.

La excarcelación forzada de un grupo de ex presos políticos a España resultó en una operación desastrosa de relaciones públicas para el castrismo.  En Madrid los recién liberados condenaron al régimen y pidieron a la UE que insistiera en la Posición Común, que equivale a una sanción moral de la dictadura.  Hasta el gobierno español, el aparente beneficiario de la liberación, salió perjudicado por las críticas de los ex presos.

Al final, el 2010 nos traería otro regalo, Miguel Angel Moratinos, el canciller cómplice del castrismo y de los Castro, perdió su puesto.  Con su partida, la defensa del régimen quedó debilitada en el seno de la Unión Europea.

Ante este escenario surrealista el año fue también negativo en otros aspectos.  El proclamado plan de reactivación agrícola de Raúl Castro evidenció con números concretos su fracaso.  Raúl Castro tampoco aprovechó la ventana de oportunidad que le brindó la historia de hacer verdaderos cambios a tiempo.  El pueblo que al principio se había ilusionado lo rechazó como otro fraude más.

En el 2010, Fidel Castro, el maestro de la demagogia se convirtió en el maestro de los disparates.  Su locura se hizo cada vez más evidente. Desde vaticinar una guerra atómica hasta decir que el experimento cubano no había funcionado en Cuba; sus  ocurrencias tuvieron más de una consecuencia. No hay espacio para analizarlas todas, pero una muy importante es que Raúl Castro tuvo que salir del clóset.

Castro II habría preferido seguir mandando desde su escondite.  Desde allí intrigaba y purgaba sin llamar demasiado la atención.  Con miedo a las reformas y con la experiencia del fracaso de su proyecto agrícola prefería que la gente achacara a Castro I la lentitud de los cambios y del desastre acumulado de medio siglo. Además, le servía que el pueblo creyera que Fidel todavía estaba bien, que podía regresar.  Era una buena manera de meter miedo a la población, que le temía hasta cuando dormía.

Mientras todo esto sucedía, Yoany Sánchez participó en cada encontronazo con la tiranía en su creativo  y directo estilo, describiendo a millones de personas como es la Cuba verdadera.  Una contribución de un impacto y de un mérito incalculable.  Como lo fue en el 2010 la de un sinnúmero de periodistas y artistas, “viejos y nuevos”, blogueros y no blogueros, que día tras día patentizaron la vocación de libertad del pueblo de Cuba.

En el 2010 estuvieron en actividad organizaciones, mini organizaciones, grupos, micro grupos.  Un ramillete de fuerzas pujando por hacer la sociedad civil una realidad en Cuba.

Y para cerrar el 2010, ¡qué mejor noticia! que escuchar a Raúl Castro admitir que el sistema ha fracasado hasta el punto de bordear el abismo.  Ni Gorbachev, aunque más sincero,  fue tan gráfico ni poético.  No solo fracasó el sistema, eso ya no era noticia, el gran fracaso del 2010 fue el de Raúl Castro.  El responsable del asesinato de Orlando Zapata Tamayo, de la represión contra su madre y su familia, de los atropellos contra las Damas de Blanco y todo lo demás.

Orlando Zapata Tamayo nunca conocería las consecuencias de su heroísmo ni su trascendencia en la historia de Cuba.  En la soledad de su celda escribió una página e inicio una saga inolvidable. ¡Zapata Vive!

 

Última actualización el Sábado, 08 de Enero de 2011 10:14
 
Colapsa la entelequia castrista PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 02 de Enero de 2011 12:25

Por Alberto Muller

Esa entelequia que para Fidel Castro y su hermano Raúl es la revolución cubana, en el término de medio siglo, deja a Cuba en la quiebra  económica, con casi un 20 por ciento de la población exiliada, con un cúmulo alto de dolor humano en la familia cubana por los miles y miles de cubanos fusilados, torturados y encarcelados, más cientos de cubanos ahogados en el mar por intentar abandonar la isla en busca de libertad.
Eso sí, no hay porque negarlo, la revolución castrista erradicó el analfabetismo, como lo hicieron en América Latina, Costa Rica y Chile, entre otros, con la única diferencia de que en esos países se hizo en democracia y sin persecución política.

También la entelequia revolucionaria del castrismo formó a cientos de médicos, y esto es bueno, con la paradoja de que la mayoría de esos facultativos de la medicina no se usan en Cuba para atender a la población cubana, sino como mercado cambiario para obtener dólares del exterior.

Sin ocultar, que hoy para que un cubano de a pie pueda ingresar en cualquier hospital cubano -no hablamos de los hospitales para la élite gubernamental- tiene que llevar sábanas, almohadas, alcohol, yodo y otros enseres básicos, pues de no hacerlo, no logra el ingreso.

Pero no nos apartemos de la precaria situación económica que vive país, donde las empresas extranjeras en Cuba tienen sus cuentas bancarias congeladas, porque el estado carece de liquidez monetaria para respaldar el uso de un dinero que ni siquiera es de ellos.

No podemos separar del tema económico, que el régimen castrista por falta de capital, ha clausurado la mayoría de los comedores obreros y está despidiendo a medio millón de cubanos en plantilla, que no producían.

Por añadidura el gobierno no es capaz de dar solución al déficit de más de un millón de viviendas, y la producción agrícola al cierre del 2010, descendió en un 7 por ciento, en comparación con el año anterior, a pesar del millón de hectáreas que se entregaron en usufructo a los campesinos durante ese período.

Las perspectivas económicas para el año que comienza son realmente desalentadoras y agónicas para Cuba: faltan los granos, como el arroz, el chícharo y los frijoles negros; no se encuentran viandas como la papa y la malanga; tampoco hay sal; para colmos escasea hasta el azúcar y seguirá faltando el jabón y la pasta dental, al margen de que ahora fueron sacados de la libreta de abastecimiento y el precio de esos productos de higiene han escalado un aumento de precios del 200 por ciento.

Pero la pregunta que se hacen muchos: ¿por qué esa entelequia que se llama revolución castrista tiene a Cuba sumida en un colapso económico inquietante?

Y la respuesta la han dado los propios responsables del desastre que han tenido la oportunidad de definir las causas de la crisis cubana: Primero fue el propio Fidel cuando sentenció que el sistema imperante no servía ni para Cuba.

Y recientemente Raúl declaró ante la Asamblea del Poder Popular, en un rasgo de sinceridad extrema, que si no reformaban el sistema el país se hundiría.

A todo esto hay que añadir, que el irrespeto y las violaciones de los derechos humanos, por la falta  de libertad en la isla, desde hace 50 años, son verdaderamente las causas de las ruinas cubanas, provocadas por la entelequia castrista.

Cuba es hoy un país en ruinas. Y esa entelequia  revolucionaria y centralista de los hermanos Fidel y Raúl Castro, con un origen dudoso por la traición a los fundamentos que inspiraron la revolución para derrocar a la dictadura de Fulgencio Batista, ha terminado en el más estrépito fracaso, como era de esperar.

Así terminaron la Unión Soviética, Alemania comunista y el resto de la Europa del Este.

Ahora sólo hay un camino sensato para Cuba, refundar el país dentro de un sistema de libertades cívicas, respeto a los derechos humanos y estímulo a la iniciativa privada, como lo han Chile, Brasil, Costa Rica, Uruguay, Argentina, Colombia y Panamá, por sólo mencionar a algunos.

La entelequia revolucionaria castrista llega a su fin, aunque falten algunos trámites finales para el desarraigo definitivo del velorio y del entierro faraónico.

 
El miedo, siempre el miedo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Viernes, 31 de Diciembre de 2010 12:27

Por PEDRO CORZO

En una ocasión, hace mucho tiempo, el destacado economista cubano José ``Pepe'' Illán expresó en el programa La Peña Azul, que dirigía el doctor Salvador Lew: ``En 1959 nos debatíamos entre el miedo y la esperanza, pero solo un año después la esperanza murió, y solo quedó el miedo''.

¿Qué ocurrió en Cuba para que un individuo y su corte pudieran asumir el control del país sin que aparentemente existiera una organización con capacidad suficiente para imponer un nuevo sistema, y menos aún para sostener por décadas un gobierno repleto de contradicciones teóricas y prácticas donde la única coherencia ha radicado en su capacidad para conservar el poder político por medio de la represión, aun a costa de incumplir la utopía que decía inspirarlo?

No faltan quienes consideran que el pueblo había agotado sus expectativas políticas y que al haber perdido la confianza en sus líderes tradicionales, solo estaba a la espera del momento oportuno para expresar con extrema sensibilidad y fuerza la frustración que había reprimido por años.

Otros insisten que lo que acontece en la isla es producto de la profunda vocación imperialista de sus habitantes, que siempre están en la procura de coyunturas políticas que les permitan proyectarse internacionalmente, aunque para ello tengan que involucrar en sus debates internos a naciones extranjeras y correr el riesgo de que la soberanía resulte lesionada.

También cabe la pregunta por qué una isla que gozaba de niveles de desarrollo económico y social superiores a los de la mayoría de las repúblicas americanas, fue escenario de una revolución extremista con masivo apoyo popular, cuando en otros países del hemisferio donde la pobreza, discriminación e injusticias eran más flagrantes, no se produjeron acontecimientos semejantes, máxime cuando muchos de estos países sufrieron la desestabilización insurreccional que auspició el gobierno castro-comunista.

No pocos --y entre éstos se encuentran fundamentalmente personas comprometidas con el proceso insurreccional que a posteriori se rebelaron-- afirman que el golpe militar del general Fulgencio Batista fue una especie de agente catalizador que engendró fuerzas políticas que desestabilizaron la sociedad, provocando junto a la crisis institucional la conciencia pública de que la sociedad demandaba una cura a fondo que erradicase las angustias ético-morales que periódicamente la afligían.

Hay quienes a lo anterior agregan que la sociedad cubana, gracias a los progresos obtenidos, gozaba de una población relativamente educada y consciente de sus derechos y que tendía por esos motivos a procurar una mayor justicia para los desposeídos, por lo que la insatisfacción se hacía más aguda y perentoria.

tros consideran que la corriente extremista coincidió con que en la comunidad nacional estaba haciendo acto de presencia un liderazgo emergente de franco carácter progresista, que aunque no compartía los abusos en los que siempre incurrió la Revolución, no dudó en sumarse a ésta con la convicción de que el rumbo y la velocidad política podrían ser reducidos en el momento que lo creyesen conveniente.

Pecado de ingenuidad y soberbia, se dice hoy, porque la Revolución los manipuló tanto en cuanto fueron útiles por su fidelidad sin cuestionamiento.

Es difícil racionalizar por qué en 1959 muchos ciudadanos de un civismo activo y comprometido no denunciaron los juicios al estilo del que se efectuó contra Sosa Blanco, el doble proceso judicial a los pilotos, los fusilamientos sin proceso judicial adecuado, el golpe de Estado contra el presidente Manuel Urrutia, que dirigió el propio Fidel Castro, el encarcelamiento del comandante Húber Matos y otras muchas barbaridades que no tenían justificación alguna y presagiaban lo que vendría después.

Pero especulación aparte hay una dolorosa realidad. La sociedad civil ha sido destruida. La economía esta en bancarrota. La represión abierta y descarnada, junto al control económico del país que convirtieron al gobierno en benefactor o inquisidor según el caso, fueron los factores que determinaron el establecimiento de un régimen totalitario que se ha extendido por más de cinco décadas.

La dictadura ha parido un ciudadano depredador del entorno y del prójimo. Sujetos que disfrutan la cosecha de víctimas que subsisten en un perenne ambiente de miedo, inseguridad y dudas. Individuos sin compromisos sociales que en sus empeños egoístas, hagan imposible la reconstrucción del país.

Por eso lo peor de esta herencia totalitaria no es el desastre económico, ni los sueños robados y ni aun las vidas perdidas, sino el robo cometido contra el futuro de la nación al corromper a un amplio sector de la ciudadanía.

Refundar el país será costoso en todas las instancias. Será un trabajo duro y arduo que demandará el concurso de todos los que tengan la voluntad y el coraje suficiente para levantar a Cuba desde sus ruinas.



Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/12/31/v-fullstory/861508/pedro-corzo-el-miedo-siempre-el.html#ixzz19guipuiF
Última actualización el Viernes, 31 de Diciembre de 2010 12:30
 
«InicioPrev321322323324325326327328329330PróximoFin»

Página 321 de 384