Rosa María Payá se encontró con el presidente Bolsonaro y le pidó 'apoyo a la comunidad cubana' en B

La promotora de la iniciativa Cuba Decide, Rosa María Payá, pidió al presidente Jair ...

Latinoamérica: El reino de los expresidentes presos o investigados por corrupción

La historia de expresidentes de América Latina señalados por corrupción no deja ...

El Gobierno de Maduro dice que el partido de Guaidó planificaba 'asesinatos'

El Gobierno de Nicolás Maduro afirmó este sábado que el partido Voluntad ...

Cientos de miles de británicos inundan las calles de Londres para pedir un nuevo referéndum sobre el

Cientos de miles de personas han desfilado este sábado por las calles ...

Eduardo Bolsonaro fala sobre força militar na Venezuela e causa polêmica

A declaração de um filho do presidente Jair Bolsonaro sobre uso de ...

Artigos: Cuba
Una reconciliación inexistente PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 24 de Enero de 2010 10:53

Por ADOLFO RIVERO CARO

Confieso sentirme desconcertado cuando algunos amigos hablan de la necesidad de una ``reconciliación nacional''. Tal parece como si el obstáculo para una Cuba libre y democrática fuera la terquedad y el resentimiento de dos grupos, uno en la isla y otro en la comunidad exiliada. Y que la solución estaría en que ambos depusieran esa actitud y priorizaran los intereses de la nación. Esto me parece una lectura errónea de la tragedia cubana y, por consiguiente, un remedio igualmente equivocado.

¿Cómo es posible hablar de dos partes en disputa como si fueran equivalentes? La realidad es que una dictadura cubana triunfante lleva más de medio siglo en el poder y que jamás ha dado el menor indicio de querer buscar ningún acuerdo con el exilio. Ciertamente ese exilio es masivo y próspero pero su influencia dentro de la isla ha sido extremadamente limitada. Eso le ha permitido a la dictadura adoptar la mejor de las posiciones: denunciar furiosamente una interferencia del exterior que, en realidad, ha tenido y tiene poco impacto en la realidad nacional. ¿Qué ha conseguido la oposición? ¿Radio y TV Martí? Un éxito extraordinario, sin duda, pero muy lejos de ser suficiente. ¿La ley de ajuste cubano? Infortunadamente, un obstáculo más que una ayuda.

¿Cuándo ha rechazado el exilio una propuesta, cualquier propuesta, de la dictadura cubana? La realidad es que nunca. ¿Por qué hablar del exilio entonces como si, con su resentimiento y terquedad, hubiera rechazado esas hipotéticas proposiciones? Recuerdo, hace muchos años, cuando Jorge Mas Canosa polemizó con Ricardo Alarcón por la televisión. El exilio nunca ha rechazado el diálogo. Aquí sólo hay un enemigo discernible: la actual política de la dictadura cubana. Todos los grupos hostiles a la misma están de acuerdo en una serie de demandas mínimas. Nadie ha rechazado nunca discutir con la dictadura. Por consiguiente, progresar hacia ese diálogo, en ninguna medida ha dependido de nosotros, sino única y exclusivamente de la dictadura castrista.

Yo no voy a abrirle los brazos al que violó a mi hija y asesinó a mi hermano. Sin embargo, si esa persona me propusiera, desde el gobierno, buscar una forma de compartir el poder a cambio de olvidar el pasado y evitar un sangriento ajuste de cuentas, creo que sería una proposición digna de considerar. Desgraciadamente, ése no es el caso. Toodo lo contrario. Una de las grandes ventajas que tiene la dictadura es que el exilio cubano le brinda extraordinarias facilidades a todos los opositores que quieran irse del país. Esta es una de esas realidades desagradables que es necesario confrontar. ¿Para qué arriesgarse a la persecución y la cárcel cuando el gobierno de Estados Unidos le da unas facilidades, sin precedentes en el mundo, a los cubanos que quieran exiliarse? No hay forma en que esto pueda considerarse un estímulo a la lucha contra la tiranía. Todo lo contrario. La dictadura cubana no hubiera podido diseñar una política que le fuera más beneficiosa. La comunidad cubana en el exilio ha conseguido la mejor forma de trasladar al pueblo cubano hacia el exterior pero la peor para estimular su oposición activa a la dictadura.

 

Última actualización el Lunes, 25 de Enero de 2010 02:20
 
9 razones para apoyar al Gobierno Constitucional Cubano PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 23 de Enero de 2010 14:20

Por JULIO SAN FRANCISO

Destierro, Viernes 22 de Enero de 2010

Cubanos todos:

Es no sólo importante, sino podría ser trascendente y posiblemente histórico que exista, apoyado por todos los anticastristas y anticomunistas, cubanos y no cubanos dentro y fuera de Cuba, un Gobierno Constitucional Cubano en el exilio por las siguientes razones:

1) necesitamos una entidad legítima basada en la última constitución soberana cubana, la del 40, que represente al pueblo cubano y sus demócratas lo antes posible dado que la transición se nos puede venir encima y cogernos desunidos y desprevenidos.

2) necesitamos la unidad de la oposición, tanto dentro como fuera de cuba, en torno a una entidad que pueda representarla ante gobiernos e instituciones internacionales.

3) necesitamos una entidad que sea apoyada por la oposición de dentro y de fuera de cuba para contar con verdadera fuerza moral.

4) necesitamos una entidad que pueda convertirse en el verdadero contrapeso de la tiranía cubana a nivel nacional e internacional.

5) necesitamos una entidad que sea de todos los cubanos de todas las ideologías para una situación de extrema emergencia y ese es el gobierno constitucional cubano tal como lo previeron los legisladores de dicha constitución y lo aprobó soberanamente, con la participación de todos los partidos, incluido el comunista de la época, el pueblo cubano libre en su momento.

6) necesitamos una entidad que, con su reconocimiento internacional, reste reconocimiento y, por tanto, espacio, a la tiranía cubana.

7) necesitamos una entidad que arbitre la transición de forma imparcial durante 18 meses, hasta las primeras elecciones.

8) necesitamos, en fin los cubanos todos, un gobierno que, llegado el momento de la transición impida que se produzca un vacío de poder con todas sus consecuencias.

9) necesitamos ese gobierno también para dar una lección al mundo de que los cubanos respetamos la Constitución legítima de nuestra patria y no la de la tiranía.

El actual Gobierno Constitucional Cubano (en el exilio) siempre renovado y mantenido según las normas de la constitución del '40, ha convocado una reunión para el día Sábado 30 de Enero del 2010, a las 10 A.M., (hora de Miami) hasta las 2 P.M., en el “Renaissance Ballrooms” 5910 Southwest 8 th Street.

Todas las organizaciones opositoras y todos los opositores del exilio están invitados, los que aparecen en el Llamamiento correspondiente y los que no aparecen porque no estaban censados por el Comité Organizador.

Contamos ya con el apoyo de dirigentes de la oposición y de opositores tanto dentro como fuera de Cuba.

Este puede ser un acontecimiento histórico. Está en las manos de cada dirigente de la oposición y de todo opositor en todo el mundo.

¡Anticomunista hasta la muerte!
¡Viva Cuba Libre!

Julio San Francisco
Viceministro de Información
Gobierno Constitucional Cubano (en el exilio)
Jefe de la Oficina para Europa

http://www.gobiernoconstitucionalcubano.org

P.D.: La convocatoria para debatir democráticamente este importante proyecto y elegir de la misma forma al nuevo Presidente ha tenido una notable acogida en múltiples espacios digitales de todo el mundo y especialmente en la red social FACEBOOK donde ya existe el "Grupo de apoyo al Gobierno Constitucional Cubano" y la página para inscribirse a la "Reunión para renovación democrática", así como ha originado debates muy fructíferos para el Comité Organizador. En este mismo espacio puede encontrarse íntegramente el Llamamiento con todas las organizaciones y los dirigentes de la oposición en el exilio que hemos podido invitar porque aparecen en nuestro censo, pero insisto en que los que no aparecen también están invitados.

LINK DEL LLAMAMIENTO DEL ACTUAL GOBIERNO CONSTITUCIONAL CUBANO:

http://blogs.periodistadigital.com/juliosanfrancisco.php/2010/01/20/todos-los-opositores-estan-invitados-a-r

Última actualización el Sábado, 23 de Enero de 2010 14:22
 
Elecciones importantes PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 23 de Enero de 2010 13:00

Por ADOLFO RIVERO CARO

La última semana se ha caracterizado por dos elecciones cuyos resultados, aunque esperados, representan profundos cambios políticos. El primero ha sido la elección de Sebastián Piñera como el próximo presidente de Chile. En Chile no encontramos un típico enfrentamiento entre las tradicionales izquierdas y derechas. En primer lugar, porque esas tradicionales izquierdas y derechas están desapareciendo. Impulsado en gran medida por los resultados prácticos de la revolución cubana, una izquierda latinoamericana anticapitalista se ha ido transformando en una izquierda procapitalista. No es de extrañar. El ejemplo de Cuba permite identificar el comunismo con la miseria. La izquierda tiene que aceptar que ese modelo ha sido ásperamente rechazado dondequiera que la gente ha podido manifestar su opinión. La mayoría no simpatiza con el igualitarismo. El igualitarismo sólo puede ser impuesto por la fuerza y, a largo plazo, sólo por un gobierno totalitario cuyos funcionarios, no casualmente, formen uno de los estratos más privilegiados que hayan existido en la historia.

Aunque de mala gana, la nueva izquierda reconoce que sólo el capitalismo, un capitalismo moderno, puede desarrollar y enriquecer nuestras sociedades. Se concentra por eso en buscar medidas que alivien los problemas que este desarrollo ocasiona en las vidas de los trabajadores. Esos problemas no son nuevos. Es pertinente recordar que la llegada del automóvil produjo la quiebra de la milenaria industria caballar. Súbitamente, desde los herreros hasta los constructores de coches se vieron desempleados. Tiene que haber sido una enorme tragedia nacional. La hemos olvidado, no porque haya sido inconsecuente, sino porque inició un período extraordinariamente más próspero.

Todas nuestras futuras discusiones políticas van a girar en torno a la medida, en que esas medidas --con cuya generosidad simpatiza todo el mundo-- van a afectar el enriquecimiento de nuestra sociedad a largo plazo. Llevadas a un terreno familiar plantean varias interrogantes. ¿Debemos ahorrar, hacer inversiones en el futuro o gastar en placeres actuales? Uno sólo vive una vez. No son decisiones fáciles. La presencia de un Hugo Chávez en el continente parecería rebatir esto pero, en realidad, sólo lo confirma. ¿Cómo es posible que Venezuela esté en una crisis económica? El ejemplo de Cuba es elogiado, aunque no seguido, por muchas razones. Es como elogiar a los faraones que construyeron las pirámides. La diferencia, por supuesto, es que Fidel Castro deja muchos sufrimientos pero ningún monumento significativo.

Se elogia a Fidel Castro porque ha sido un enemigo irreductible de Estados Unidos, el país más desarrollado del mundo. Y eso es popular, en un continente profundamente frustrado, cuya vasta clase media necesita explicaciones por su permanente subdesarrollo. Las explicaciones marxistas, aunque la experiencia demuestre que son falsas, mantienen un superficial atractivo. Infortunadamente, la mayoría de los intelectuales de América Latina casi nunca cuestionan esos argumentos fallidos y, muy por el contrario, tratan de reforzarlos. Nuestro subdesarrollo es un fenómeno complejo pero, por extraño que parezca, en gran medida es responsabilidad de nuestros intelectuales. Desde hace mucho tiempo, su furioso antiamericanismo, y por consiguiente, su anticapitalismo, ha sido un gran obstáculo para un crecimiento encabezado por la empresa privada, el único desarrollo realmente posible.

América Latina nunca parece poder acercarse a los ritmos de desarrollo alcanzados por muchos países asiáticos. La izquierda mexicana paraliza todos los esfuerzos para acelerar el crecimiento. Perú ha hecho un esfuerzo admirable en los últimos años pero, sin embargo, Colombia, que ha derrotado a los revolucionarios castristas en el campo de batalla, ha mantenido una política económica izquierdista y fallida.

Piñera ha prometido un crecimiento del 6% anual durante su mandato. Debía ser una meta alcanzable. El gobierno peruano, bajo feroz ataque interno, es el único país de gran tamaño que ha crecido a más del 4% este año. (Es, precisamente por eso, que es el principal enemigo de la izquierda). Piñera sabe todo esto. Se ha referido a un estudio del Banco Mundial que indica que fundar un negocio en Chile demora 27 días y cuesta $1,100 mientras que en Nueva Zelanda se demora un día y sólo cuesta una fracción de ese precio. Obviamente, nada más importante, Esos pequeños negocios son los grandes empleadores. La forma de disminuir el desempleo no es ningún enigma: consiste en estimular los pequeños negocios bajándoles los impuestos y disminuyendo sus regulaciones.

iñera lo sabe pero se enfrenta a un Congreso dominado por una izquierda dispuesta a mantener empresas fallidas y en bancarrota a costa del dinero de los electores. Es muy lamentable tener que despedir trabajadores pero ¿acaso es mejor mantener una empresa en quiebra a costa de los contribuyentes?

Piñera ha dicho que la mala administración de las empresas estatales que manejan el transporte, la energía y la explotación del cobre ha malgastado $4,000 millones. ¿Podrá cambiar esa situación e imponerse a un Congreso izquierdista? La revolucionaria elección de Massachusetts nos dice que es posible. Más sobre esas formidables elecciones en una próxima columna.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Sábado, 23 de Enero de 2010 13:01
 
EL CORRALITO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 23 de Enero de 2010 12:16

Por YOANI SÁNCHEZ

Cada noche, en el cabaret de un lujoso hotel un empresario europeo va de mesa en mesa haciendo un insólito pedido. Se acerca a los comensales y les explica que cuando llegue la cuenta lo dejen pagar a él, con esos bonos de colores que trae en su bolsillo. A cambio, ellos le darán el importe en pesos convertibles, que después podrá trasmutar en dólares o euros para llevárselos bien lejos. Este hombre es una víctima del corralito financiero que impide a numerosos inversionistas foráneos sacar sus ganancias del territorio nacional. Para que no se desesperen del todo, las autoridades cubanas les permiten consumir a lo largo de la Isla, pagando con papelitos carentes de valor real.

El drama de los fondos congelados toca hoy a numerosos negociantes que se aprestaron a entrar en nuestro escenario económico con la aprobación de la ley de inversiones extranjeras en 1995. Disfrutaban del privilegio de gestionar una firma, condición totalmente vedada a los que hemos nacido aquí. Venían a ser la nueva clase empresarial en un país donde la Ofensiva Revolucionaria de 1968 había confiscado hasta los sillones de los limpiabotas. La cuantiosa plusvalía que lograban sacar los convertía en un objetivo muy atractivo para las jineteras, las casas de alquiler y los miembros de la seguridad del estado. A muchos de ellos se les veía en los restaurantes más caros eligiendo apetitosos manjares y acompañados de mujeres muy jóvenes. Otros, los menos, entregaban regalos adicionales a sus empleados para compensar los bajos salarios en pesos cubanos que les pagaba la empresa empleadora del estado.

Estos representantes de una “avanzada corporativa” estaban dispuestos a perder un poco de capital siempre y cuando pudieran ubicarse –desde ya– en el escenario que algún día sería como un pastel cortado en cuñas. Sin embargo, quienes firmaron contratos y compartieron con ellos  el champán, después de un acuerdo, los consideraban sólo un mal necesario y provisional, una desviación que se erradicaría no bien hubiera terminado el Período Especial. Después de tantas garantías prometidas, hace unos meses les han enseñado las arcas vacías, mientras les repiten “no podemos pagarles”. De pronto, estos empresarios han comenzado a sentir la impotencia y el grito –trabado en mitad de la garganta– con que cargamos cada día los cubanos. Todavía, sin embargo, no están tan desprotegidos como nosotros ante la depredación del Estado: un pasaporte de otro lugar les permite irse en un avión y olvidarse de todo.

Última actualización el Sábado, 23 de Enero de 2010 13:02
 
Cuba en el limbo y el error de Obama (4) PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Lunes, 18 de Enero de 2010 15:49

Por HUBER MATOS ARALUCE.

Con Irán se fracasó… ¿con el castrismo no?

En sus declaraciones de principios de noviembre de 2009, el Subsecretario de Estado Adjunto, Arturo Valenzuela, pareciera que descifra el enigma de lo que realmente piensa hacer la administración de Obama respecto a Cuba; aunque es evidente, que lo prioritario de su mensaje es no reconocer el error en que han incurrido - por sus expectativas en extremo optimistas – con sus gestos conciliatorios hacia el castrismo.

Según esas declaraciones de Valenzuela, el gobierno de Obama no buscaba un cambio súbito en Cuba, dando la impresión que era por esa razón que había que tomar el asunto cubano con calma.  Pero en esas mismas declaraciones admite que Washington pretende "tomar el pulso a la situación'' en Cuba para "ver cómo salir adelante”.

Luego entonces ¿hay que tomar el asunto con calma porque no se ha podido “salir adelante,” o porque “no se busca un cambio súbito”?

La realidad es que no se ha podido “salir adelante,” y hay que tomarlo con calma porque el castrismo no ha correspondido a los pasos que por un año ha dado la administración de Obama con su nueva política de apertura.

Otra interpretación, como señalamos con anterioridad, es que Washington  haya llegado a un acuerdo con la dictadura, en el que no está condicionado el levantamiento del embargo, al respeto de los derechos humanos en Cuba, y estaría  esperando las circunstancias propicias para implementarlo.

Esta retórica de Washington en el asunto cubano, podemos compararla con la crítica que provocó en los Estados Unidos, el tiempo que se demoró Obama para tomar una decisión sobre el envío de más tropas a Afganistán.

Es difícil imaginar a Obama anunciando  que lo de Afganistán había que tomarlo con calma y que su administración se iba a dedicar por un tiempo indeterminado, a tomarle el pulso a la situación en Afganistán para “ver cómo salir adelante”.

O como el caso de Irán, donde la política de apertura con Mahmoud Ahmadinejad ha fracasado y el presidente Obama anunciara que la iban a coger con calma para tomarle el pulso a la situación iraní y ver cómo salir adelante”. Por el contrario, la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha reconocido públicamente que la política de apertura hacia Irán fracasó y considera necesario recurrir a otros procedimientos.

Cuba no es Afganistán ni es Irán, lo sabemos.  Ni Latinoamérica es una prioridad para los Estados Unidos y por esta razón y por este error, hoy tienen un grupo de países liderados por el eje castro-chavista que en su alianza con Irán representan un problema potencial para los Estados Unidos en el frente terrorista.  Además del perjuicio que ocasionan al desarrollo en Latinoamérica, la amenaza y actividades de este grupo.

En Cuba no mueren estadounidenses como en Irak y Afganistán, quienes mueren o son golpeados en las calles y brutalizados en las cárceles son los cubanos. No se cuestiona aquí tampoco la importancia relativa para los Estados Unidos de Irán y  Afganistán con Cuba.

Ni se está juzga ahora la moralidad de la política estadounidense hacia Cuba. Lo que se critica es haber formulado una política equívoca, fundamentada en prejuicios ideológicos y luego no reconocer su fracaso.  Querer cubrirlo con una cortina de humo, en lugar de proceder una revisión para determinar que sucedió, donde se erró, y qué debe y puede hacerse.

A menos que la intención sea otra y hay indicios de que pueda serlo. En sus conversaciones con Rodríguez Zapatero, Obama parece haber ido bastante más allá de pedirle que intercediera con Raúl Castro para que este correspondiera con cambios en Cuba.

Según el embajador español en Costa Rica, Obama se ha puesto de acuerdo con Zapatero, para tratar de sustituir la “Posición Común” Europea respecto a Cuba y cambiarla por una política que no condicione las relaciones entre los Estados Unidos y la Unión Europea con el régimen castrista, a un respeto de los derechos humanos en la isla. El Embajador de España en Costa Rica, en un artículo “Nueva política hacia Cuba” publicado por La Nación el 28 de octubre de 2009 nos da la pista.

Continuará…

San José, Costa Rica

Última actualización el Lunes, 18 de Enero de 2010 15:54
 
«InicioPrev301302303304305306307308309310PróximoFin»

Página 307 de 317