Oscar Elías Biscet recibe el Premio al Liderazgo Internacional en Washington

El Instituto de Liderazgo Hispano del Congreso (CHLI) entregó este miércoles el ...

El Senado aprueba la reincorporación política de las FARC

El Senado colombiano aprobó este miércoles en último debate el acto legislativo de ...

Venezuela anuncia su salida de la OEA

La canciller Delcy Rodríguez anunció este miércoles que Venezuela se retirará de ...

Trump propone una rebaja de impuestos a todos los estamentos de la sociedad norteamericana

El secretario del Tesoro de EE UU, Steve Mnuchin, anunció este miércoles ...

Venezuela: sobe para 27 o número de mortos em protestos

O Ministério Público da Venezuela confirmou, nesta quarta-feira, a morte de mais ...

Artigos: Cuba
Cuba, Brasil y el puerto de Mariel PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 30 de Julio de 2016 11:15

Por Jorge Hernández Fonseca.-

Este trabajo fue presentado en la XXVI ASCE: La jerarquización de la preservación del régimen dictatorial cubano y sus sucesores, para mantener un nivel salarial bajo de la mano de obra y una disciplina social estricta, se constituye en clave para el éxito del emprendimiento productivo a asentarse en la Zona Industrial del puerto de Mariel, lo cual se constituye a su vez en un escollo para la normalización de la situación política y social de la sociedad cubana del futuro.


Cuba, Brasil y el puerto de Mariel

Jorge Hernández Fonseca, Dr. Ing.

1.- Introducción

Después del triunfo electoral del 2002 por parte del mayor partido de la izquierda continental en Brasil, el Partido de los Trabajadores, PT, las relaciones entre los gobiernos del Gigante Sudamericano y la isla de Cuba se hicieron más fuertes y fluidas, en parte por las afinidades ideológicas entre ambos y en parte por el interés expansionista de la dictadura cubana para inscribir a Brasil como un triunfo más del naciente campo castro-chavista en Latinoamérica, conocido como “Socialismo del Siglo XXI”.

Un fruto directo de estos lazos fue la materialización –financiado por Brasil-- de las obras de ampliación del puerto cubano de Mariel en Cuba con objetivos estratégicos, que atendieran tanto el interés del desarrollo económico y comercial cubano, como el interés brasileño en ambos campos. Es sobre esta materialización y sus interioridades que trata el documento a continuación.

2.- Relaciones entre el PT brasileño y el régimen cubano

El Partido de los Trabajadores brasileño, PT, nació durante la democratización de Brasil en los años 80, apoyado e incentivado por el castrismo en la persona de José Dirceu, uno de sus principales fundadores y ex líder estudiantil brasileño que se había exiliado en Cuba durante la dictadura militar del Coloso Sudamericano. Durante su estancia en la isla la inteligencia cubana lo había comprometido y enviado de regreso al Brasil --después de una cirugía plástica que desfiguró su rostro-- a prestar servicios para Cuba con identidad e historia de vida falsas.

Durante el proceso de democratización del país, Dirceu se convirtió en un destacado dirigente del naciente partido de izquierda, siendo una de las personalidades fundadoras más cercanas al líder natural de la agrupación naciente, Luis Ignacio Lula da Silva, que después de disputar tres elecciones presidenciales sucesivas, ganó la presidencia del país sudamericano en las elecciones del año 2001, precisamente cuando José Dirceu era ya el presidente del PT.

Dirceu, como correspondía a su alta investidura, pasó a ser la mano derecha del presidente electo de Brasil ocupando el cargo de “Ministro de la presidencia” (una especie de primer ministro) dentro del primer gobierno de Lula da Silva, hasta ser sustituido de sus funciones por encabezar un escándalo de corrupción conocido por “el mensualón”, que cortó las pretensiones de Dirceu para sustituir a da Silva como candidato presidencial, posterior a los dos mandatos a que Lula tenía derecho, según las leyes brasileñas.

No es casualidad que la persona que sustituyó a Dirceu en su alto cargo de Ministro de la presidencia de Brasil entonces fuera la señora Dilma Rousseff, posteriormente electa como presidenta del país durante las dos últimas elecciones presidenciales, tal y como Dirceu, su partido y la inteligencia cubana planificaran.

Como se desprende de las relaciones de José Dirceu con el régimen cubano, el vínculo del gobierno izquierdista de Brasil en su etapa inicial estuvo marcado por la influencia de los intereses cubanos dentro del gobierno brasileño al más alto nivel, perdidos parcialmente después de la salida de Dirceu del gobierno de da Silva. Como que Cuba nunca consiguió que el Brasil izquierdista pasara a engrosar las filas comprometidas del ALBA, Lula da Silva vio en el financiamiento de la obra de Mariel la contrapartida efectiva que materializara una obra económica de apoyo al castrismo, ya que en el terreno político existían diferencias de enfoque.

Los sucesivos viajes de Lula da Silva a Cuba durante sus mandatos presidenciales, tuvieron como consecuencia directa la decisión brasileña de financiar las obras de ampliación del puerto de Mariel a un costo estimado de 900 millones de dólares, obra continuada por la sucesora de da Silva, la señora Dilma Rousseff, que finalmente inauguró el emprendimiento.

3.- El puerto de Mariel

Concebido para el comercio marítimo, la ampliación del puerto centró su objetivo en constituirse en un puente entre el Canal de Panamá y su proyectada --y materializada-- ampliación cerca de la costa este de los Estados Unidos. Las obras en Mariel no solamente incluyeron la ampliación de un puerto con capacidad de absorber los grandes buques conocidos como “pos Panamax”, como que incluyó también la creación de una amplia “Zona Industrial”, una especie de Zona Franca en la cual, con leyes especiales, las grandes transnacionales pudieran producir todo tipo de productos industriales contando con la calificada y barata mano de obra cubana. Un centro productivo de costo “asiático” a las puertas de EUA.

La óptica brasileña del puerto de Mariel fue la de establecer en la isla una “Plataforma productiva” que permitiera a las producciones agrícolas e industriales brasileñas exportar para el mercado norteamericano, libre de los altos aranceles que EUA impone a las producciones del Gigante sudamericano. Como que la maduración de las obras de Mariel depende de la voluntad política norteamericana, las autoridades sudamericanas consultaron entonces, al más alto nivel en EUA, de la conveniencia de semejante inversión, recibiendo Brasil la luz verde desde EUA, probablemente en un anticipo del posterior restablecimiento de relaciones entre la Habana y Washington.

Por su parte, la Zona industrial del puerto de Mariel está concebida como un sitio ideal para las maquilladoras fabricante de productos de todo tipo con destino a la costa este norteamericana, con las facilidades portuarias necesarias para, tanto la exportación en grandes volúmenes, como para la recepción de materias primas y partes complementarias de las producciones procedentes de los cuatro confines del globo, incluyendo la travesía por el Canal de Panamá ampliado.

Con relación a las comparaciones entre la inversión de Mariel y la ampliación del puerto de Miami, se puede decir que la gran ventaja del puerto cubano es su aledaña Zona industrial, que permite producir todo tipo de productos industriales utilizando la capacitación de la mano de obra cubana, así como su bajísimo costo, comparable con lo que actualmente se hace en Asia o en la frontera mexicana con EUA. La ventaja de esta dualidad (productiva y comercial) del Mariel, es la cercanía a los puertos norteamericanos de su rica costa este, incluyendo incluso el mismo puerto de Miami, que pasaría a ser complementario de la Zona industrial del Mariel, si esta obra deviniera en el foco productivo de bajo costo, con mano de obra calificada, como fue inicialmente concebido.

4.- El puerto de Mariel y el acercamiento de EUA a Cuba

En la actualidad, que el poder izquierdista brasileño se ha debilitado por los sucesivos casos de corrupción reinantes al interior del partido de Lula da Silva y Dilma Rousseff, el puerto de Mariel deviene en una pieza de mucho valor en el actual contexto de relaciones entre Cuba y EUA. El gran capital mundial --no sólo norteamericano-- ha manifestado un interés creciente por inversiones en la isla potenciado –no por la capacidad adquisitiva del pueblo cubano-- sino por la cercanía al principal centro de consumo mundial que es Estados Unidos, habidas cuentas del nivel de formación profesional de la barata mano de obra cubana y de las facilidades asociadas al puerto del Mariel.

Esta realidad es parcialmente corrosiva para una adecuada y saludable solución de la problemática social y política cubana actual, en función de que jerarquiza los bajos salarios que actualmente devengan los cubanos, pues este punto se constituye en piedra fundamental del éxito de semejante variante económica. La continuación de un régimen como el actualmente implantado en la isla, con los cambios económicos que se pretendan realizar, pero siempre jerarquizando que las personas en Cuba mantengan un nivel salarial inferior al que devengaban 60 años atrás, no debe ser bien vista como solución definitiva por los cubanos.

5.- Conclusiones

Brasil financió una obra trascendente en Cuba como compensación al descuerdo para integrar al Gigante Sudamericano al ALBA, con el objetivo de establecer en la isla una plataforma productiva de exportación de productos brasileños hacia EUA.

La luz verde de EUA a iniciar la obra fue el preludio de la intención norteamericana para acercarse unilateralmente a Cuba, con vistas a jerarquizar una solución económica al problema cubano --sin hacer peticiones de tipo político-- con vistas a establecer en la isla una zona productiva de mano de obra calificada y barata, para abastecer la costa este norteamericana.

Las facilidades del puerto de Mariel, junto al acercamiento de EUA a Cuba, ha provocado una corrida al análisis de inversiones productivas en la isla, con vistas a aprovechar el futuro comercio Cuba- EUA, para lo cual el puerto de Mariel es una pieza llave por su enclave geográfico y sus ventajas productivas de mano de obra calificada y barata.

La jerarquización de la preservación del régimen dictatorial cubano y sus sucesores, para mantener un nivel salarial bajo de la mano de obra y una disciplina social estricta, se constituye en clave para el éxito del emprendimiento productivo a asentarse en la Zona Industrial del puerto de Mariel, lo cual se constituye a su vez en un escollo para la normalización de la situación política y social de la sociedad cubana del futuro.

 

Última actualización el Domingo, 04 de Septiembre de 2016 02:00
 
Los detalles objetivos de los delitos de la presidenta brasileña PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 15 de Mayo de 2016 02:02

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

La “Ley de Responsabilidad Fiscal” no permite a la presidenta tomar préstamos de bancos públicos para rellenar vacíos del presupuesto y se ha demostrado que ella los hizo. La defensa argumenta que no se han tomado tales préstamos, sino que el gobierno tuvo “atrasos” en el pago de “deudas” con los bancos públicos. Pero como esos “atrasos” fueron grandes y corregidos por intereses, entonces se configura como “prestamos”, que son prohibidos. La defensa de la presidenta argumentó que “otros presidentes lo hicieron antes”. La acusación respondió que, delitos anteriores no eximen delitos actuales.


Los detalles objetivos de los delitos de la presidenta brasileña

Jorge Hernández Fonseca

14 de Mayo de 2016

La sociedad latinoamericana --y hasta cierto punto la opinión pública mundial también-- están siendo sometidas a informaciones tendenciosas sobre las causas del proceso de impeachment que apartó a la presidenta brasileña por 6 meses, precisamente para garantizarle amplio derecho de defensa. Independientemente de que tal desinformación procede del partido de Rousseff (reacción engañosa) y de los países del ALBA, revisaré en detalles las acusaciones.

En Brasil existe una denominada “Ley de Responsabilidad Fiscal”, que objetiva limitar el juego financiero con los gastos que, en función de sus responsabilidades, incurren los alcaldes, los gobernadores y el (la) presidente(a) de la Federación brasileña. La violación de esta ley ya les ha costado la cabeza a muchos alcaldes y a algunos gobernadores. Es en base a la violación por Dilma Rousseff de esta ley, que dos renombrados juristas brasileños, Miguel Reale Junior y Janaína Concepción Paschoal, llevaron las acusaciones al Congreso.

Hay que decir que no fue el presidente del Congreso “enemigo de la presidenta”, ni ningún otro político brasileño “acusado de corrupción” (como se ha dicho de forma tendenciosa) el (o los) que formularan las acusaciones contra Rousseff. Fueron dos juristas ampliamente reconocidos por la Nación brasileña. Las acusaciones son dos: Maquillaje ilegal y con fines de engañar la opinión pública respecto al estado de las cuentas públicas, usando recursos prohibidos por la “Ley de Responsabilidad Fiscal”; y Firma de Decretos presidenciales sin autorización previa del Congreso. Ambas acusaciones violan la ley, en un caso y la Constitución en el segundo caso.

La “Ley de Responsabilidad Fiscal” no permite a la presidenta tomar prestamos de bancos públicos para rellenar vacíos del presupuesto y se ha demostrado que ella los hizo. La defensa argumenta que no se han tomado tales préstamos, sino que el gobierno tuvo “atrasos” en el pago de “deudas” con los bancos públicos. Pero como esos “atrasos” fueron grandes y corregidos por intereses, entonces se configura como “prestamos”, que son prohibidos. La defensa de la presidenta argumentó que “otros presidentes lo hicieron antes”. La acusación respondió que, delitos anteriores no eximen delitos actuales. Sobre la firma de decretos sin autorización del Congreso, la defensa afirma que no fueron sobre “dinero nuevo”, sino sobre el “dinero existente”, aunque acepta que fueron firmados decretos sin autorización del Congreso, prohibidos por el artículo 167 nada menos que de la Constitución del país, no de una ley simple.

Se respetaron además todos los tecnicismos reclamados: primero, no se consideraron las violaciones del 2014 hacia atrás y sólo se juzgó el mandato actual, a partir del 2015. No se tuvieron en cuenta aspectos relacionados con la corrupción imperante en el gobierno, que de conjunto hicieron prácticamente quebrar la principal empresa brasileña, la Petrobrás. No se tuvo en cuenta la violación de las leyes durante la elección del segundo mandato de Rousseff, donde su campana del 2014 se ejecutó con el dinero sucio de la corrupción (el jefe de la campaña de Rousseff está preso y su esposa ha denunciado el origen espurio de los fondos que eligieron a Rousseff en su 2º mandato). No se han tenido en cuenta, pero es el contexto del juzgamiento.

Si los engaños fiscales no hubieran sido usados para ocultar la calamidad de las cuentas públicas con vistas a ganar una elección presidencial en 2014, quizá no hubieran tenido repercusión. Además, juicio en el Congreso es siempre juicio político, con implicaciones.

Al castro-chavismo puede no gustarle el accionar de las Instituciones brasileñas, pero ellas acaban de dar al traste con los objetivos de convertir el gigante sudamericano en otra finca privada (como es la Cuba de los hermanos Castro) en este caso de Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Sábado, 21 de Mayo de 2016 12:24
 
Brasil y el ocaso del populismo de la izquierda latinoamericana PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 13 de Mayo de 2016 11:28

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Como buena novela brasileña, en las que se reservan las mejores escenas para los finales, ya la izquierda brasileña hizo finalmente mutis del escenario gubernamental del gigante sudamericano. Hoy, cumpliendo mandatos sucesivos de la Cámara de Diputados primero y del Senado Federal después, se le comunicó oficialmente a la presidenta Dilma Rousseff que debía apartarse de la presidencia para darle tiempo a la preparación de su defensa ante el Senado.


Hay que decir que el partido de los trabajadores (PT) de Da Silva y Rousseff sólo llegó al poder por haberse aliado (a lo largo de estos largos 14 años en el poder) al mayor partido brasileño, el partido del movimiento democrático brasileño (PMDB) de cuya separación devino en buena medida la suerte de Rousseff tanto en la Cámara como en el Senado. El partido de Rousseff nunca en Brasil fue mayoritario y después del “asalto a mano armada” que escenificó robando a manos llenas en la empresa estatal Petrobrás, no lo podrá ser en el futuro predecible.

Última actualización el Jueves, 19 de Mayo de 2016 11:09
 
El tardío retiro del cardenal Ortega PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 29 de Abril de 2016 12:05

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

La sospechosamente tardía autorización para el retiro del cardenal Ortega (renunció a su cargo hace muchísimos años) pone sobre el tapete una pregunta directa al Papa Francisco: ¿Por qué ahora?; ¿será un reconocimiento –también tardío-- de que su (la del Papa) actuación ante la Habana fue más que desastrosa, cobarde, sobre todo si se compara con la actuación de Obama?


¿Será una muestra de arrepentimiento –otra vez también tardía-- ante el pueblo de Cuba del papel colaboracionista que ha jugado el cardenal pasado a retiro? Es temprano para saber a ciencia cierta el camino seguido para, tanto la aceptación tardía de su renuncia, como para saber a ciencia cierta las pretensiones e intenciones con el nombramiento del sustituto.

Última actualización el Viernes, 06 de Mayo de 2016 11:29
 
Odebrecht y la revolución de la honradez PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 12 de Febrero de 2017 12:53

Odebrecht repartió dinero profusamente “bajo la mesa”. (EFE)

Por CARLOS A. MONTANER.- 

Parece que el siglo XXI no será el de otro socialismo trasnochado, como pretendían algunos descerebrados empedernidos, sino el de la honradez, compañera imprescindible de la democracia liberal.

Me explico.

Odebrecht es el nombre de la mayor compañía de construcción de América Latina y una de las más eficientes. Lo novedoso no es que pagara sobornos millonarios en toda América, una práctica endémica en nuestra cultura, sino que ese delito se convirtiera en un escándalo internacional y llevara a la cárcel a decenas de funcionarios corruptos y a los directivos que aportaban las coimas. Eso es rarísimo.

Lo extraño es que el ingeniero Marcelo Odebrecht, heredero y cabeza de una empresa brasileña con 167.000 trabajadores, que opera en 60 países, acabara tras la reja condenado a 19 años de cárcel por haber hecho negocios fraudulentos, muchos de ellos vinculados a las trampas cometidas en la asignación de los contratos de Petrobrás, el gigante petrolero de su país.

Odebrecht repartió dinero profusamente “bajo la mesa”. En su país, en época de Lula da Siva y Dilma Rousseff, 349 millones. En la Venezuela de Chávez, 98. En la Argentina de los Kirchner, 35. En el Ecuador de Rafael Correa, 33 (más que los “socialistas del siglo XXI” son los peores pillos del siglo XXI). En Panamá, 59. En República Dominicana, 92, en Perú, 29. En Guatemala, 18. En Colombia 11 y en México algo más de 10.

Odebrecht repartió dinero profusamente “bajo la mesa”. En su país, 349 millones. En la Venezuela de Chávez, 98. En la Argentina de los Kirchner, 35

El total es de casi 800 millones de dólares entregados en sobornos a cambio de miles de millones de dólares adjudicados a la compañía por medio de contratos amañados. Coimas por las que la empresa ha aceptado pagar una multa en Estados Unidos de 3.500 millones, de los cuales casi un tercio corresponden a Braskem S.A., una enorme filial de Odebrecht dedicada a la petroquímica.

¿Por qué Marcelo Odebrecht y otros ejecutivos revelaron sus delitos? Porque hace unos años se aprobó una ley en Brasil que rebajaba las penas de los condenados si colaboraban con la justicia. No fue un súbito ataque de mala (o buena) conciencia, sino una maniobra legal para salir del infierno de las cárceles brasileñas.

De alguna manera, esta violenta sacudida ha venido en auxilio de la vapuleada democracia liberal. La idea de que todos somos iguales ante las leyes presupone que todos estamos obligados a cumplirlas, y no hay duda de que en las tres cuartas partes del planeta, incluida casi toda América Latina, ese principio no se respeta.

La impunidad con que los políticos electos o los funcionarios de más alto rango violan la ley y se convierten en millonarios, tiene al menos dos efectos devastadores en la ciudadanía. Por una punta, genera una atmósfera de cinismo total ante un método de gobierno que postula la sujeción a la ley, pero los políticos y funcionarios que lo administran practican lo contrario. Y por la otra, provoca la imitación en cascada de la corrupción. “¿Si mi jefe se enriquece ilegalmente con estos negocietes por qué yo no voy a hacer lo mismo?”.

Muchos funcionarios menores, tras las huellas del mal ejemplo de sus superiores, venden los trámites a su cargo: los burócratas cobran por gestionar asuntos que deberían ser gratis, o por agilizar pagos legítimos; los policías negocian las multas, revenden la cocaína confiscada o se colocan discretamente en las nóminas de las mafias, y así hasta el infinito.

¿Cómo extrañarse de que la mitad de la policía mexicana –250.000 personas– fuera corrupta cuando la casi totalidad de la jerarquía política de ese país incurría en hechos parecidos, pero mucho más costosos, que afectaban a una sociedad desmoralizada que acaba pechando con el sobreprecio?

Muchas sociedades están mudando la piel, en medio de grandes escándalos [y] espoleadas por jueces probos dispuestos a limpiar la sentina, caiga quien caiga

Hace años, el hermano de un notable político español acusado de un delito de tráfico de influencias se hizo famoso con una frase reveladora que obtuvo la benévola comprensión de la sociedad: “Qué pasa, ¿es que siempre van a robar los mismos?”, dijo. El problema más grave de que roben algunos impunemente es que acaba robando todo el que puede.

Uno de los mejores pensadores norteamericanos contemporáneos, Douglass North, muerto en 2015, Premio Nobel de Economía (1983) por haber demostrado la relación entre el funcionamiento de las instituciones de derecho y la prosperidad, en uno de sus últimos ensayos explicó que las naciones podían dividirse en dos grupos, uno de “acceso abierto”, relativamente pequeño, y el otro, mucho mayor, de “acceso limitado”.

Las de acceso abierto, encabezadas por Estados Unidos y seguidas paulatinamente por las 25 más exitosas, fundamentaban su funcionamiento y el éxito de los individuos en la meritocracia, el mercado y la sujeción a la ley. Las de acceso limitado, en los contactos personales y la violación de las reglas. De ahí las diferencias en los resultados entre unas y otras.

En las de acceso abierto, a la mayor parte de las personas no les molesta que Bill Gates o Warren Buffett se hayan hecho inmensamente ricos operando dentro de las normas, pero no toleran que un sujeto se beneficie de las ventajas del sistema y se enriquezca haciendo trampas. Esto no quiere decir que no haya bribones, sino que se les combate y desprecia.

En las de acceso limitado “quien tiene padrinos se bautiza”. En ellas se comete todo género de tropelías e inmundicias en medio de sociedades encharcadas en la corrupción y anestesiadas por la impunidad con que operan los “triunfadores” elegidos por el poder político, perpetuando el círculo vicioso de empresarios que se enriquecen comprando políticos y viceversa.

Esto es lo que está cambiando ante nuestros ojos. Muchas sociedades están mudando la piel y en medio de grandes escándalos pasan a trompicones del acceso limitado al abierto, espoleadas por jueces probos dispuestos a limpiar la sentina, caiga quien caiga.

La gran revolución del siglo XXI es la de la honradez. Poco a poco el relato y la práctica se irán acercando. Tomará cierto tiempo, pero sucederá. Ya está ocurriendo.

14 Y MEDIO

Última actualización el Jueves, 16 de Febrero de 2017 11:35
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 4 de 271