La FDHC denuncia el "bloqueo" de la dictadura cubana contra el pueblo

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) condenó "el bloqueo ...

Colombia, la hora de Duque

Los resultados de las elecciones presidenciales en Colombia dejan la impresión de una ...

Ecuador: El aspirante a dictador Rafael Correa califica de 'dictadura' el Gobierno del demócrata Len

El expresidente ecuatoriano Rafael Correacalificó de "dictadura" el sistema que impera en Ecuador tras ...

EEUU se retira oficialmente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

EEUU anunció hoy su salida del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, ...

União Europeia se compromete a adotar 'rapidamente' novas sanções sobre a Venezuela

Os chanceleres europeus se comprometeram nesta segunda-feira (28) a impor "rapidamente" novas ...

Artigos: Cuba
ME GUSTÓ EL "E-MAIL AL COMANDANTE" DE JORGE PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 28 de Febrero de 2010 23:37


Por: JOSÉ L. MARTEL

Primero me gustó leer el "E-mail al Comandante" que escribe el susodicho ciudadano de segunda clase que sufre en Cuba que su autor Jorge Hernández Fonseca, editor de Cuba Libre Digital,  acostumbra a llamarse cuando escribir con ese estilo de denuncia humoristica caracteristico del cubano original y perfecta comicidad burlona.

Efectivamente todos los que vimos la acostumbrada desfachatez de Raúl Castro, que según su hermana Juana Castro hubiese sido un gran locutor por su timbre de voz al parecer se equivocó y ese "tiro le salió por la culata" pues el tipo en vez de hablar, ladra al hablar en público  y si lee lo hace tan mal, que solo se vuelve -silaba trás silaba- balbucedas que da la impresión que esta aprendiendo sus primeras palabras en el kindergaten. Bueno, dejemos al sucesor beodo y con referencia al presidente Lula Da´Silva, como dice el amigo Jorge en su comentario se presenta desgreñado, barba no arreglada y la guayabera tan apretada que los botones eran insuficientes para aguantar su abultada barriga y ambos socios en plena de bachata y samba, Raúl y Lula, lucieron cargaditos de alcohól, sus semblantes y forma de presentarse ante las cámaras denotó embriaguez en alto volumen de ingerir el buen wiskey, The Dimple Pinch o el emblemático y viejo, John Haig & Haig escocés que tanto gusta de tomar "el compañero comandante" en rehabilitación. permanente.

El régimen esta choteado y altamente despretigiado por su conducta represiva y criminal contra todo aquel que reclama libertad y rechaza abiertamente una tiranía de 51 años que su obligada permanencia ha caducado en todo sentido y ha llevado a una nación rica y progresista de 1959 a un país emprobrecido como Haití en el Caribe. Un régimen incierto que después de elegirse representativo de las clases pobres y desposeídas de la sociedad, asesina a un obrero negro y de la construcción, después de torturas y palizas constantes en las distintas cárceles por donde pasó, Orlando Zapata Tamayo. que fallecido el pasado jueves 25 de febrero trás una huelga de hambre de 83 días y estaba cumpliendo una larga condena de 25 años, despues de ser rebajado su total de 36 años de injusta sentencia de privación de libertad ha sido vilmente asesinado.

El desparpajo de embustes y mentiras le ha sido para el castrismo un arma de doble fijo esta vez. La opinión pública mundial ha respondido presente a la necesidad de que el pueblo cubano alcance su verdadera libertad, muchos gobiernos se han pronunciado en contra de esa régimen pidiendo la libertad de todos los presos políticos y de conciencia, un ejemplo el español con las declaraciones de su presidente, José Luis Zapatero y las declaraciones del Partido Popular pidiendo la renuncia inmediata del ministro de Relaciones Exteriores de España, Moratinos (socio fuerte de los Castro). Se oyeron voces de distintos representantes de gobiernos pidiendo la liberación incondicional de todos los presos políticos y de conciencia en Cuba como: El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, quien aparte llamó a Zapata un máximo defensor de los derechos humanos a nivel mundial, exigió la liberación de los 200 presos polìticos cautivos en carceles cubanas; el ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, declaró lamentar la muerte de Zapata, sin otro comentario; el canciller canadiense, Lawrence Cannon, pidió libertad para los presos políticos en Cuba y pidió a la embajadora cubana en Otawa, explicaciónes del ¿por qué? de esa muerte. Condenas energícas por parte de Hilary Clinton, secretaria de Estado norteamericana; el líder polaco y ex-presidente de Polonia, Lech Walesa, el ex-presidente del gobierno español, José María Aznar, el Senado de Brasil adoptó "un voto de condolencia" y me imagino que la pena de tener un presidente disfrutando y brindando con Raúl y Fidel Castro de estos hechos; y otras personalidades se han venido sumando con  manifestaciones públicas de condena contra este horrendo asesinato.

Ojalá que esta campaña no muera y solo sea un tema de impacto en las comunicaciones sino que todos los periodistas y rectores de las comisiones de Derechos Humanos del mundo no descansen hasta no solo lograr que nuestros presos politicos y  de conciencia sean liberados sino que esos derechos civiles y humanos sean restablecidos y respetados dentro de Cuba hasta que podamos todos los cubanos alcanzar la verdadera independencia nacional.

Miami, Florida, USA.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Domingo, 28 de Febrero de 2010 23:38
 
El costo del asesinato de Zapata Tamayo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 28 de Febrero de 2010 11:10

Por CARLOS ALBERTO MONTANER

``Hoy, 25 de febrero, lo enterramos''. Lo gritaba Reyna, la madre desesperada. La cadena SER de Cataluña la entrevistaba. Era como una fiera herida. ``Fue un asesinato premeditado'', gemía y denunciaba. Ella era una mujer negra y humilde, como su hijo, un simple albañil que quería ser libre. Reyna quiso llevar a su hijo en brazos hasta el cementerio, acompañada por unos cuantos amigos consternados, todos demócratas de la oposición. No pudo. La policía política lo impidió. Siempre la policía política intimidando, castigando, escarmentando a la sociedad para que obedezca en silencio. Son los perros que cuidan al rebaño.

¡Pobres madres! Hace unas semanas había muerto en Cuba otra como ella, pero más vieja y blanca, Gloria Amaya. Tuvo tres hijos presos. A uno de ellos, Ariel Sigler Amaya, lo están matando por rebelde, como le sucedió a Orlando Zapata Tamayo. Entró en la cárcel pesando 90 kilos. Hoy pesa 50 y está en una silla de ruedas. Me dice su hermano que le queda poco. A doña Gloria, que era una ancianita frágil y diminuta, la policía política le rompió dos costillas de una patada en el pecho. Había protestado porque maltrataban a su hijo, preso político, y casi la matan a ella. Desde el suelo, retorcida de dolor, siguió pidiendo por su hijo. Y dice Raúl Castro que en Cuba no se tortura. ¡Mentiroso!

La muerte de Zapata Tamayo tiene tres consecuencias internas graves para la dictadura de los hermanos Castro. Para los demócratas de la oposición, dentro del país, ese sacrificio refuerza el compromiso de lucha. Tal vez es un rasgo de nuestra cultura: la lealtad a los que dieron la vida no se traiciona nunca. Pero la sangre de Orlando tiene otro efecto interno. Avergüenza a los comunistas. Los desmoraliza y debilita. Los coloca en el bando de los asesinos. Hace unos años, cuando la policía política exterminó, ahogándolas, a 32 personas que intentaban huir del país a bordo de un barco llamado ``13 de marzo'', la mayor parte mujeres y niños, hubo muchos militantes que abandonaron el Partido llenos de asco. Eso era demasiado.

Fuera del país, este nuevo crimen galvaniza a los exiliados tras una causa justa. El día en que murió Orlando, la noticia de mayor divulgación en Twitter fue ésa. Una ola de cólera y solidaridad recorrió a una comunidad dispersa que, descendientes incluidos, se acerca a los tres millones. Los periódicos del mundo entero le dieron las primeras páginas a la triste información llegada de La Habana. Muchos telediarios comenzaron sus transmisiones contando, consternados, lo que había sucedido. La imagen de la dictadura cayó por los suelos estrepitosamente y ese estruendo, claro, tuvo una honda repercusión política: se espera que el canciller español Miguel Angel Moratinos le ponga fin a su absurda campaña dedicada a tratar de demoler la posición común de la Unión Europea frente a la dictadura cubana. Jamás se ha visto mayor terquedad en la defensa de una causa innoble que la de Moratinos por beneficiar a la tiranía de los Castro.

El aparato cubano de difamación, por supuesto, ya prepara su contraataque. Uno de sus peones menores comenzó por decir que quienes condenaban esta muerte horrenda vertían lágrimas de cocodrilo. Otros dirán que Zapata Tamayo era un delincuente o un terrorista al servicio de la CIA. Carecen del menor vestigio de decencia. Dicen cualquier cosa. Pero la verdad inocultable es otra: como gritó, llorando, su madre Reyna, a Orlando lo asesinaron premeditadamente por pedir libertad para él y para su pueblo. Su ejemplo gravitará mucho tiempo en la historia de Cuba.

www.firmaspress.com

Última actualización el Domingo, 28 de Febrero de 2010 11:11
 
E-MAIL AL COMANDANTE PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 28 de Febrero de 2010 00:15

Por JORGE HERNÁNDEZ fONSECA

Las torpezas de Raúl: Comandante, Yo sé que la gente en Cuba está de luto y que las cosas para nuestra combativa clase obrera y campesina no están muy bien que digamos. Me decido a hacerle este mensaje porque lo vi en las fotos que se hizo con su amigo Lula da Silva y me pareció que quien las tiró no le hizo ningún favor ‘que digamos’. Está muy mal cuidado, despeina’o y con la barba echa girones. Todo eso, sumado a una care’loco que mete miedo, me asustó.

 

e-mail

Jorge Hernández Fonseca

http://www.cubalibredigital.com

 

From: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

To: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Sent: Sábado, 27 de Febrero de 2010

Subject: “Torpezas de Raúl”

 

Comandante:

Yo sé que la gente en Cuba está de luto y que las cosas para nuestra combativa clase obrera y campesina no están muy bien que digamos. Me decido a hacerle este mensaje porque lo vi en las fotos que se hizo con su amigo Lula da Silva y me pareció que quien las tiró no le hizo ningún favor ‘que digamos’. Está muy mal cuidado, despeina’o y con la barba echa girones. Todo eso, sumado a una care’loco que mete miedo, me asustó.

Leí que su físico parecía impecable, según Lula (yo quiero saber entonces que cosa es un físico “pecable”) pero esos detalles me preocuparon, sobre todo en un momento tan difícil del ‘proceso’. Ese Raúl, cuando no la hace a la entrada, la hace a la salida. Mira que dejar morir en una huelga de hambre ¡nada menos que a un albañil!, eso le ronca el merequeté.

Si hicimos una revolución pa’lojumildes, entonces ¿qué hace un albañil preso por disidente? Pero la cosa no para ahí. Resulta que Raúl comete barbaridades, una detrás de la otra. Se pone tan fatal que la muerte del albañil disidente se produce el día que llega al país Lula da Silva con periodistas brasileños, y al muy estúpido de su hermano, lo que se le ocurre decir es que “lo siente mucho”. ¡Ahí botó la pelota y jorobó el bate!

Esas declaraciones no dejaron lugar a la campaña de descrédito que otros estúpidos prepararon para desprestigiar al albañil sacrificado por Raúl. Resulta que los muy idiotas dicen ahora que el albañil muerto no era disidente opositor, sino un “preso común” con muchos delitos en su “haber”. Si es así, ¿Raúl siente mucho la muerte de un “preso común”? ¿Lula sintió también la muerte de un “preso común”? ¿Raúl y Lula sienten qué?

Pero ahí no termina la cosa. Además de la contradicción de Raúl sentir la muerte de un “preso común” ante Lula da Silva, Raúl dijo que “la culpa era de los Estados Unidos” ¡Que bárbaro! ¿Es que Estados Unidos, además de dirigir la “contra revolución” en Cuba, dirige también los “delitos comunes” en la isla? ¡Es como pa’reirse si no fuera tan trágico!

Raúl “sintiendo mucho” la muerte de lo que después se ha querido decir era un “preso común”, ¿echándole la culpa a EUA de qué? ¿de los delitos comunes de este albañil? Eso no sucedía cuando era Ud. el que mandaba, así que póngase bueno rápido que si no lo hace, entre Raúl y sus idiotas, van’acabar con lo poco que Ud. dejó en pie.

Ahora Comandante, péinese, arréglese la barba y quite esa care’baina, mire que la Mafia de Miami anda regando por ahí que no ej’lo mismo decir que “Raúl y Lula sienten mucho la muerte de un albañil ya condenado como ‘delincuente común’ y que fue alentado a su delincuencia por la dictadura de lo’jamericanos”, que decir, “lo’jamericanos sienten a Raúl y Lula como si fuera cada uno un “delincuente común”, alentando su delincuencia contra un albañil que acaba de enterrar a una dictadura”

Su víctima.

Ciudadano de Segunda.

Última actualización el Domingo, 28 de Febrero de 2010 00:20
 
¡VIVA ZAPATA! PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Sábado, 27 de Febrero de 2010 02:02

Por HUBER MATOS ARALUCE

El proceso que condujo a la muerte del preso político Orlando Zapata se pudo perpetrar con impunidad por la complacencia, rayana en complicidad, de la comunidad internacional con la dictadura más opresiva y larga que ha padecido un pueblo en este continente.

Orlando Zapata agonizaba en la isla en los mismos días que el gobierno español escenificaba un teatro en Madrid, donde se discutía, en términos “optimistas”,  la situación de los derechos humanos en Cuba.  A esas discusiones no se invitó a ningún representante de la oposición democrática cubana.  El Ministro de Relaciones Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, anunciaba una era de progreso en el respeto a los derechos humanos en Cuba, si la Unión Europea suavizaba su política hacia la tiranía castrista.

En la misma semana de la muerte de Orlando Zapata los gobiernos latinoamericanos se reunían en México. Entre los invitados, de igual a igual y de abrazo en abrazo, estaba Raúl Castro, el dictador sustituto de Cuba y el responsable final de la muerte de Orlando Zapata.

Varios de los presidentes allí reunidos tienen estrechas relaciones con la tiranía castrista, y en el pasado reciente desfilaron por La Habana para desearle salud a un tirano que ha superado en criminalidad, crueldad y descaro a todos los dictadores de la historia latinoamericana.  En esa reciente reunión en México, como en la cumbre de la OEA celebrada en junio del pasado año en Tegucigalpa, todos los presidentes latinoamericanos callaron sobre la opresión que sufre el pueblo cubano y la persecución permanente contra la oposición democrática en la isla.

El caso más contradictorio es el del Presidente Luiz Ignacio Da Silva, un presidente demócrata que ha hecho pública su simpatía y cercana amistad con los dictadores de Cuba: Fidel y Raúl Castro.  Lula ha proclamado su interés en que Brasil se convierta en el principal socio comercial de ese régimen, al que le ha autorizado créditos por mil millones de dólares.  Orlando Zapata murió en La Habana cuando el presidente brasileño disfrutaba de la compañía de sus íntimos amigos, el viejo y nuevo dictador de Cuba.  Su tardío pésame por la muerte de Zapata no lo exonera de una relación vergonzosa.

Hasta el gobierno de los Estados Unidos muestra una actitud timorata con la dictadura castrista.  Da la impresión de que, si la actual administración pudiera, ya habría cortado los fondos a todos los programas de apoyo a la oposición democrática cubana y habría permitido que los capitales estadounidenses estuvieran comprando a precio de subasta las empresas cubanas.

Si todos estos dirigentes y sus gobiernos hubieran demostrado hacia Cuba solo una parte del interés y las acciones que tomaron por defender  la constitucionalidad y la democracia hondureña, Orlando Zapata estaría vivo, los presos políticos cubanos estarían libres y una transición a la democracia en Cuba sería posible. Pero no es así.  Se congratulan de sus acomodos y negocios con la tiranía, entre ellos un turismo, igualmente cómplice, que representa una de sus dos más importantes fuentes de ingresos.

A falta de solidaridad internacional, Orlando Zapata sabía que no tenía otra alternativa que estar dispuesto a pagar con su vida el respeto que merecía como persona.   El castrismo es especialmente despiadado contra los negros que se le rebelan.

Sin  solidaridad internacional, el pueblo cubano ha sido acorralado hacia una situación en la cual tendrá que pagar muy caro el precio de su libertad. Las declaraciones momentáneas de repudio por este crimen, de parte de quienes hasta ayer han estado escudando y excusando a la tiranía, no nos deben ilusionar. En las democracias occidentales hay grandes intereses económicos y políticos que están por encima de los principios y la solidaridad humana; esos intereses prevalecerán.

Los aliados de Castro lo seguirán siendo.  Quienes en el mundo callan ante los atropellos de la dictadura castrista, por conveniencia o por cobardía, continuarán guardando silencio hasta que la rueda de la historia esté a punto de aplastar a la tiranía.  Hasta entonces,  no debemos esperar otra cosa que la indiferencia o la complicidad de los gobiernos democráticos insensibles a la lucha del pueblo cubano por su libertad.

Orlando Zapata no puede morir en vano.  Su heroísmo unió a la oposición como nunca pudo la razón o un proyecto político.  Aunque momentáneo, ese frente común ha demostrado que en él reside nuestra autoridad moral y nuestro poder de convocatoria.  Cuando acabe de perder el temor, el pueblo cubano se unirá a la oposición en las calles y estoy seguro de que los militares descontentos nos respaldarán.

Todos los cubanos somos hermanos de Orlando Zapata; su heroico sacrificio nos obliga a un compromiso de lucha sin descanso.  Que desde hoy y hasta el derrocamiento de la tiranía, en los campos y en las ciudades, en las escuelas y las universidades, en las cárceles y en el exilio, al comenzar y al terminar el día honremos su memoria con un mensaje de libertad: ¡Viva Zapata!

 

San José, Costa Rica

 

 

Última actualización el Sábado, 27 de Febrero de 2010 02:03
 
El dolor de una madre PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Jueves, 25 de Febrero de 2010 11:53

Por JUAN CARLOS LEÓN

Reina Luisa Tamayo llevaba días llorando y alertando al mundo sobre la inminente muerte de su hijo, Orlando Zapata Tamayo, quien se encontraba en huelga de hambre hacía casi tres meses. Al final, ocurrió lo peor, nadie escuchó el clamor de esta sufrida madre y, finalmente, su hijo murió. Hoy nos sumamos al sufrimiento de esta admirable familia.

La comunidad internacional observó pasivamente como se cometía en Cuba otro horrendo crimen. Y todavía el menor de los hermanos Castro tuvo la osadía de decir que en los últimos 50 años en la isla nadie ha sido torturado, ni fusilado, ni abandonado sin recibir atenciones médicas de alta  calidad. ¡Hay que tener la cara bien dura para hacer semejantes declaraciones!

Da pena que presidentes latinoamericanos vayan a Cuba a tomarse fotos con estos dos tiranos, mientras una familia está totalmente devastada por la pérdida de uno de sus más aguerridos hijos. La muerte de Orlando no quedará impune y, tarde o temprano, los culpables tendrán que pagar por este asesinato premeditado.

Tamayo se suma a la larga lista de héroes que han sacrificado sus vidas por ver la patria libre y soberana. Nos viene a la mente un caso similar cuando Pedro Luis Boitel perdió su vida en condiciones similares, después de haber estado por varios días en huelga de hambre,  para llamar la atención sobre las constantes violaciones de los derechos humanos que se cometen en nuestro país.

Se supone que seamos los hijos los que le demos sagrada sepultura a nuestros padres pero, en este caso, le ha tocado a la señora Reina enterrar a su hijo querido. El dolor de esta madre ha sido tan grande, que ya casi no le quedan lágrimas por derramar. Esperamos que no hayan sido en vano. Unamos nuestras voces para que el mundo entero nos escuche. El pueblo cubano reclama justicia.

¡Descansa en paz, Orlando Zapata Tamayo!

Juan Carlos León

Miami, Fl., USA

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Jueves, 25 de Febrero de 2010 11:55
 
«InicioPrev271272273274275276277278279280PróximoFin»

Página 280 de 297