Liberados los tres activistas que protestaron el 26 de julio en Santiago de Cuba

Los tres manifestantes que el pasado 26 de julioexigieron libertad y el ...

Brasil: Temer gana el primer embate en la denuncia que lo acusa de corrupción

El presidente de Brasil, Michel Temer, ganó este miércoles el primer pulso ...

Ecuador: ¿Por qué Lenín Moreno se distancia de Rafael Correa? Las claves

Los primeros meses de la nueva Presidencia de Ecuador han estado marcados por ...

EEUU condena que Maduro exija subordinación de gobernadores opositores

Estados Unidos condenó el jueves al gobierno de Nicolás Maduro por exigir ...

Grupo que reúne 12 países pede auditoria urgente de eleição na Venezuela

Os governos do chamado Grupo de Lima, formado por 12 países da ...

Artigos: Cuba
ANÁLISIS DE UN ARTÍCULO DE CUBAENCUENTRO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 08 de Noviembre de 2009 14:05

Yoani Sánchez

Sobre un artículo de Antonio José Ponte "explicando" lo dicho por Rafael Hernández contra Yoani Sánchez

 

Última actualización el Sábado, 28 de Noviembre de 2009 23:28
 
Fallece el sacerdote Titillo Villaverde PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Domingo, 20 de Diciembre de 2009 18:17

por Alberto Muller

Después de una obra apostólica admirable en Cuba, Venezuela, Estados Unidos y otros países latinoamericanos, falleció en Miami el sacerdote dominico, Francisco Villaverde Lamadriz.

‘El padre Villaverde, como buen dominico, constantemente pensaba en evangelizar. Nunca conocí un momento en su vida que Jesucristo no fuera su prioridad’', expresó monseñor Agustín Román, retirado obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Miami.

Desde el año 2003 se había incorporado a la parroquia de San Juan Bosco, ayudando a las comunidades más necesitadas de La Pequeña Habana, entre otras labores parroquiales.

``El padre Villaverde fue un apóstol dedicado a la labor evangelizadora, un hombre excelente que .trabajó arduamente por los jóvenes cubanos'', afirmó monseñor Emilio Vallina, de San Juan Bosco.

Villaverde fue expulsado de Cuba en 1961. Le sobreviven, además de su hermano Raúl, su hermana Cira Villaverde, 11 sobrinos y 25 sobrinos nietos.

Descanse en paz este santo de la Iglesia Católica Cubana, tan querido y admirado por la juventud cubana de su época.

Su velorio se realizará hoy viernes, de 6 a 11 p.m. en la Iglesia St. Dominic, en 5909 NW 7th Street. Allí también será oficiada una misa mañana sábado a las 10 a.m. Luego, el cortejo fúnebre partirá al Cementerio Our Lady of Mercy, 11411 NW 25th Street, en Doral.

Fonte: Identificada en el texto

http://www.cubalibredigital.com

 
DESCONCIERTO, por Pablo Rodríguez Carvajal PDF Imprimir E-mail
Jueves, 24 de Septiembre de 2009 05:00

Mucho he oído –más bien leído– decir que los cubanos exiliados debemos escoger nuestras batallas. Pero en realidad, ¿es precisamente ese el problema que tenemos?

¿Dónde está el Dr. Darsi Ferrer Ramírez?

Estudios sociológicos han demostrado que nuestra reacción a la censura –de una película, canción, etc.– es invariablemente un mayor deseo por lo censurado, pero no sólo eso, sino también una actitud más favorable hacia ello.

¿Dónde está el periodista Yosvani Anzardo Hernández? No le pongo el adjetivo calificativo “independiente” porque lo considero una redundancia: si no es independiente, no es periodista. Yosvani lo es.

El conseguir que se censurara una canción relacionada con una camisa negra en República Dominicana, precisamente un país que no se caracteriza por censurar canciones aunque sus letras sean picantes, logró que hoy cualquiera la conozca. Es una táctica que, aunque viejísima, inexplicablemente sigue teniendo efecto. Claro, es una táctica que no me imagino utilice un Rafael Matos, una Lissette Álvarez o un David Bisbal. Más bien la usan los sub-mediocres.

La “Inteligencia” de un gobierno que se ha mantenido dictando por tanto tiempo no tiene que ser muy inteligente para detectar quién se prestaría para un juego que, para ambos, resultaría fructífero. Para el último: alimentación del ego con mucha popularidad –negativa o positiva, no importa–, y para el régimen, un velo que esconda una ola represiva en toda la geografía isleña.

¿Dónde está Arnaldo Herrera Campoalegre?

No hizo falta mucha imaginación de la ¿“Inteligencia”?. Con un EGOCONCIERTO de Fronteras sin Paz, resuelto el problema. Casi todos –y digo “casi” porque no me gusta ser absolutista– los medios de prensa se olvidan de lo principal, lo más esencial, lo más humano: cubrir lo que detrás de ese velo quiere esconder el régimen castrista –una ola represiva contra cubanos que defienden los derechos humanos, especialmente la libre expresión.

¿Estoy culpando a la prensa? No. Cada cual en su asunto, y el de ellos es ese. Si los activistas, o seudo-activistas, en vez de reclamar por los presos políticos quieren ir para la calle a bailar al ritmo que le toquen desde La Habana, la prensa simplemente hace su zafra. Es nuestra responsabilidad atender a los nuestros. No dejar que nos manejen unos oportunistas a su antojo.

Para mi lo más importante no es que escojamos nuestras batallas, sino que NO dejemos que nos las impongan.

Por mi parte, ni siquiera creo en fronteras. Estoy de acuerdo en que el cantante de nombre en plural (¡tan grande es su ego!), y todos los demás, canten -ayer, hoy, mañana, o cuando se les venga en ganas- en el rincón del mundo que mejor les plazca. Somos nosotros, los que NO tenemos que hacerle swing a la pelota de trapo.

Última actualización el Lunes, 28 de Septiembre de 2009 02:47
 
A DIÓS LE PIDO, por Mercedes Soler PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 23 de Septiembre de 2009 21:00

Juanes no merece mis aplausos. Será un artista extraordinario. Tendrá buenos sentimientos. Le cantará a la paz. Su canción titulada: Paz Paz Paz rezará: ``Somos los niños que cantan por la paz y la esperanza / vamos todos a soñar con la paz''.

Pero es que, para Juanes, soñar no cuesta nada. Actuar, tanto en el escenario de la Plaza de la Revolución, en La Habana, como en la tarima de una sociedad libre, sí tiene consecuencias. Y pretender ser apolítico tras adjudicarse tales compromisos es ser hipócrita. Toda acción se basa en una opinión. La política no es más que la expresión de nuestras ideas.

Al llevar a cabo su concierto de hoy en Cuba, Juanes ha asumido una responsabilidad que considera su misión de vida. Una misión concienzudamente calculada. Un Cantaré Cantarás con él como Mesías. Su aseveración de que Cuba debe compartir su misión, pronto debería llevarlo a comprometerse con otros pueblos igualmente despojados de ``paz'', como los guerrilleros de las FARC en Colombia, los escuálidos norcoreanos o el recién pisoteado electorado iraní. Por lo pronto, eligió a Cuba. Porque, entre otras razones banales, siempre admiró al cantautor profeta oficialista Silvio, que lo acompañará en el escenario.

Juanes espera que su voz truene con razón y esperanza en el corazón del pueblo cubano esta tarde. Espera que al pedir paz para un país que lo que reclama son derechos y libertad, el Caribe se abrirá en dos, surgirá un puente de dos vías hacia la tierra prometida y su concierto pasará a la historia reivindicado, como una especie de Woodstock tropical que marcará a una generación. Sus detractores, imagina, entenderán por qué él, Juanes, mueve montañas cuando entona su A Dios le pido.

Iluso. El Papa Juan Pablo II, con una línea quizá más directa al Todopoderoso, una base de fanáticos incuestionablemente más formidable y con intenciones probablemente más puras también lo intentó --hace once años-- y tras cinco días de culto todo quedó igual. En ``paz''.

La idea de Juanes no es novedosa. Decenas de celebridades han mariposeado por La Habana en busca de su rebelde-sin-causa interno. Desde Oliver Stone, Robert Duval, Bill Murray, James Caan y Benicio del Toro recientemente, hasta Oscar de León en los 90. Ninguno, sin embargo, se comprometió a quedarse a vivir en Cuba, a sufrir las vicisitudes que enfrenta día a día un cubano cualquiera. Los únicos que se quedan en Cuba son los prófugos de la justicia. Porque la isla es para ellos una prisión más fácil de soportar que el sistema penal de los países democráticos. Es cómodo ser apolítico detrás de un micrófono y una cámara, sin tener que enfangarse en las trincheras de una política fracasada.

Al igual que Juanes, todos esos figurones estaban en su derecho de viajar adonde quisieran, de vocear sus opiniones. Inclusive de gritarle un ``tú mientes'' al presidente de los EEUU durante una transmisión de televisión en vivo, sin el peligro de ser arrestados al siguiente día, enjuiciados sumariamente y, en el mejor de los casos encarcelados, o ejecutados. Todos gozaban del privilegio de la libertad y, en protesta por quienes no la conocen desde hace 50 años, estos artistas debieran prescindir de sus excursiones ególatras.

De acuerdo con el meticuloso trabajo del Archivo Cubano, un proyecto de investigación que documenta la verdad y la memoria del gobierno castrista, más de 100,000 personas han muerto como consecuencia directa de oponerse al totalitarismo cubano, incluyendo a decenas de miles de ahogados tratando de huir en balsas. Cada uno de estos casos está avalado por dos testigos, oculares o testimoniales. Fueron seres humanos cuyas decisiones se interpretaron políticamente.

Alrededor de 300 presos políticos no podrán ir al concierto de Juanes. Pánfilo, el callejero alcoholizado que pidió jama (comida) desinhibidamente ante una cámara y acabó privado de su libertad por dos años, tampoco. Celia Cruz no recibió autorización para ir a Cuba, ni siquiera para enterrar a su madre. En honor a ella Juanes debería recordar la canción que escribió titulada Lo que importa, que dice: ``No hay fe / no hay nada en qué creer / no hay nada que soñar / pero eso no importa''. Por lo menos no a Juanes.

Última actualización el Lunes, 28 de Septiembre de 2009 02:39
 
CONCIERTO MUDO POR LA PAZ, por Oswaldo Payá Sardiñas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 23 de Septiembre de 2009 21:14
‘Hubo una verdad que fue silenciada en las bocinas y en el ambiente. Esa verdad es que vivimos en un país sin libertad’, dijo en un comunicado Payá, del Movimiento Cristiano Liberación.
 
Muchas tensiones, muchos sueños, creo que buena voluntad en los que lo organizaron, Juanes, Olga y Bosé. Se evidenció lo mismo en los muchos jóvenes cubanos que buscando lo nuevo y lo diferente y deseando cantar a la paz, estaban allí.

Quizás hubo mas euforia que contenido, en cuanto al tema de la paz me refiero. Pero brotaba el deseo de vivir intensamente ese momento tanto por visitantes y artistas del patio en el escenario como también en el público. No aspiro a hacer balance, ni crónica y mucho menos juicio de intensiones de los que organizaron y participaron en el evento. Todos merecen respeto.

Desde el principió consideré que no era justo que se estuvieran encuestando a ciudadanos y a prisioneros políticos para que se definieran a favor o contra este concierto. Creo y lo repito, que en Cuba hay muchos luchadores por la  paz en prisión, cada uno tiene su nombre, y que es a los que están libres cantando a la paz, a los que corresponde definirse y demandar la liberación de sus colegas.

Algo fue evidente, todos o casi todos hicieron un esfuerzo bajo mucha tensión por no decir lo que pudiera molestar a otra parte. Pero hacer sólo eso es injusto planteamiento del asunto. Porque si bien por amor se puede limitar la expresión, el amor debe realizarse en la verdad y el pueblo de Cuba merece la verdad.  La verdad no es monopolio de nadie y todos debemos buscarla. Pero hubo una verdad que fue silenciada en las bocinas y en el ambiente. Esa verdad  es  que  vivimos en un país sin libertad. Y entonces ocurre aquí como cuando un preso sale de pase y aunque el carcelero no diga nada todos saben que: “terminó el espectáculo, vuelvan nuevamente tras las rejas”   

Si bien respetamos a todos, no podemos dejar de alertar sobre el peligro de que este evento, aunque no sea la intención de los que lo organizaron, de paso a un fraude sobre la realidad cubana.

Un acto donde se silencia, esa realidad, ciertamente no es un acto liberador. La liberación integral se hace desde el amor en la verdad, que motiva la búsqueda de la justicia, de los derechos para todos, de la reconciliación, de la fraternidad e inconfundiblemente de la libertad.

El concierto, pasó y no debe dividirnos, sino que la determinación de ser libres y el amor a Cuba debe unirnos.

Fue triste cuando casi todos gritaban  

¡Viva Cuba!

Como dejando entre dientes, cortando la frase justa, la frase digna, la frase valiente, la frase liberadora que nace de nuestra historia,  pero que es la frase todavía retenida en el alma del pueblo, aun cautivo, porque aun se impone la cultura del miedo. Hasta un día, tengo fe en que  próximo,  en que esa frase brotará como torrente.

 

Nadie diga solamente: ¡viva Cuba!

 

Porque Cuba  vive, pero vive en cadenas.

 

…y en cadenas vivir es vivir,

en afrentas y oprobios  sumidos…

Por eso si van a gritar viva Cuba, griten

¡Que Viva Cuba libre!

 

Oswaldo José Payá Sardiñas

Movimiento Cristiano Liberación

La Habana, 20 de Septiembre de 2009  

Última actualización el Lunes, 28 de Septiembre de 2009 02:33
 
«InicioPrev271272273274275276277278279280PróximoFin»

Página 280 de 281