'Libertad para el pueblo', gritan opositores en la Catedral de Santiago de Cuba este 26 de Julio

Tres miembros del Comité de Ciudadanos Defensores de los Derechos Humanos (CCDH) ...

Pataleo en Brasil: Lula dice que el dinero bloqueado de sus fondos de pensión lo obtuvo en "conferen

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a nueve años y ...

El SEBIN detiene a otros dos magistrados venezolanos

La Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento) denunció este martes que el Servicio Bolivariano de ...

La Cámara de Representantes de EEUU aprueba sanciones contra Rusia, Irán y Corea del Norte

La Cámara de Representantes de EEUU, de mayoría republicana, aprobó este martes de manera ...

Venezuela: Oposição inicia hoje nova greve geral contra Maduro

Uma nova greve geral está marcada na Venezuela e, diferentemente da paralisação ...

Artigos: Cuba
A DIÓS LE PIDO, por Mercedes Soler PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 23 de Septiembre de 2009 21:00

Juanes no merece mis aplausos. Será un artista extraordinario. Tendrá buenos sentimientos. Le cantará a la paz. Su canción titulada: Paz Paz Paz rezará: ``Somos los niños que cantan por la paz y la esperanza / vamos todos a soñar con la paz''.

Pero es que, para Juanes, soñar no cuesta nada. Actuar, tanto en el escenario de la Plaza de la Revolución, en La Habana, como en la tarima de una sociedad libre, sí tiene consecuencias. Y pretender ser apolítico tras adjudicarse tales compromisos es ser hipócrita. Toda acción se basa en una opinión. La política no es más que la expresión de nuestras ideas.

Al llevar a cabo su concierto de hoy en Cuba, Juanes ha asumido una responsabilidad que considera su misión de vida. Una misión concienzudamente calculada. Un Cantaré Cantarás con él como Mesías. Su aseveración de que Cuba debe compartir su misión, pronto debería llevarlo a comprometerse con otros pueblos igualmente despojados de ``paz'', como los guerrilleros de las FARC en Colombia, los escuálidos norcoreanos o el recién pisoteado electorado iraní. Por lo pronto, eligió a Cuba. Porque, entre otras razones banales, siempre admiró al cantautor profeta oficialista Silvio, que lo acompañará en el escenario.

Juanes espera que su voz truene con razón y esperanza en el corazón del pueblo cubano esta tarde. Espera que al pedir paz para un país que lo que reclama son derechos y libertad, el Caribe se abrirá en dos, surgirá un puente de dos vías hacia la tierra prometida y su concierto pasará a la historia reivindicado, como una especie de Woodstock tropical que marcará a una generación. Sus detractores, imagina, entenderán por qué él, Juanes, mueve montañas cuando entona su A Dios le pido.

Iluso. El Papa Juan Pablo II, con una línea quizá más directa al Todopoderoso, una base de fanáticos incuestionablemente más formidable y con intenciones probablemente más puras también lo intentó --hace once años-- y tras cinco días de culto todo quedó igual. En ``paz''.

La idea de Juanes no es novedosa. Decenas de celebridades han mariposeado por La Habana en busca de su rebelde-sin-causa interno. Desde Oliver Stone, Robert Duval, Bill Murray, James Caan y Benicio del Toro recientemente, hasta Oscar de León en los 90. Ninguno, sin embargo, se comprometió a quedarse a vivir en Cuba, a sufrir las vicisitudes que enfrenta día a día un cubano cualquiera. Los únicos que se quedan en Cuba son los prófugos de la justicia. Porque la isla es para ellos una prisión más fácil de soportar que el sistema penal de los países democráticos. Es cómodo ser apolítico detrás de un micrófono y una cámara, sin tener que enfangarse en las trincheras de una política fracasada.

Al igual que Juanes, todos esos figurones estaban en su derecho de viajar adonde quisieran, de vocear sus opiniones. Inclusive de gritarle un ``tú mientes'' al presidente de los EEUU durante una transmisión de televisión en vivo, sin el peligro de ser arrestados al siguiente día, enjuiciados sumariamente y, en el mejor de los casos encarcelados, o ejecutados. Todos gozaban del privilegio de la libertad y, en protesta por quienes no la conocen desde hace 50 años, estos artistas debieran prescindir de sus excursiones ególatras.

De acuerdo con el meticuloso trabajo del Archivo Cubano, un proyecto de investigación que documenta la verdad y la memoria del gobierno castrista, más de 100,000 personas han muerto como consecuencia directa de oponerse al totalitarismo cubano, incluyendo a decenas de miles de ahogados tratando de huir en balsas. Cada uno de estos casos está avalado por dos testigos, oculares o testimoniales. Fueron seres humanos cuyas decisiones se interpretaron políticamente.

Alrededor de 300 presos políticos no podrán ir al concierto de Juanes. Pánfilo, el callejero alcoholizado que pidió jama (comida) desinhibidamente ante una cámara y acabó privado de su libertad por dos años, tampoco. Celia Cruz no recibió autorización para ir a Cuba, ni siquiera para enterrar a su madre. En honor a ella Juanes debería recordar la canción que escribió titulada Lo que importa, que dice: ``No hay fe / no hay nada en qué creer / no hay nada que soñar / pero eso no importa''. Por lo menos no a Juanes.

Última actualización el Lunes, 28 de Septiembre de 2009 02:39
 
CONCIERTO MUDO POR LA PAZ, por Oswaldo Payá Sardiñas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Miércoles, 23 de Septiembre de 2009 21:14
‘Hubo una verdad que fue silenciada en las bocinas y en el ambiente. Esa verdad es que vivimos en un país sin libertad’, dijo en un comunicado Payá, del Movimiento Cristiano Liberación.
 
Muchas tensiones, muchos sueños, creo que buena voluntad en los que lo organizaron, Juanes, Olga y Bosé. Se evidenció lo mismo en los muchos jóvenes cubanos que buscando lo nuevo y lo diferente y deseando cantar a la paz, estaban allí.

Quizás hubo mas euforia que contenido, en cuanto al tema de la paz me refiero. Pero brotaba el deseo de vivir intensamente ese momento tanto por visitantes y artistas del patio en el escenario como también en el público. No aspiro a hacer balance, ni crónica y mucho menos juicio de intensiones de los que organizaron y participaron en el evento. Todos merecen respeto.

Desde el principió consideré que no era justo que se estuvieran encuestando a ciudadanos y a prisioneros políticos para que se definieran a favor o contra este concierto. Creo y lo repito, que en Cuba hay muchos luchadores por la  paz en prisión, cada uno tiene su nombre, y que es a los que están libres cantando a la paz, a los que corresponde definirse y demandar la liberación de sus colegas.

Algo fue evidente, todos o casi todos hicieron un esfuerzo bajo mucha tensión por no decir lo que pudiera molestar a otra parte. Pero hacer sólo eso es injusto planteamiento del asunto. Porque si bien por amor se puede limitar la expresión, el amor debe realizarse en la verdad y el pueblo de Cuba merece la verdad.  La verdad no es monopolio de nadie y todos debemos buscarla. Pero hubo una verdad que fue silenciada en las bocinas y en el ambiente. Esa verdad  es  que  vivimos en un país sin libertad. Y entonces ocurre aquí como cuando un preso sale de pase y aunque el carcelero no diga nada todos saben que: “terminó el espectáculo, vuelvan nuevamente tras las rejas”   

Si bien respetamos a todos, no podemos dejar de alertar sobre el peligro de que este evento, aunque no sea la intención de los que lo organizaron, de paso a un fraude sobre la realidad cubana.

Un acto donde se silencia, esa realidad, ciertamente no es un acto liberador. La liberación integral se hace desde el amor en la verdad, que motiva la búsqueda de la justicia, de los derechos para todos, de la reconciliación, de la fraternidad e inconfundiblemente de la libertad.

El concierto, pasó y no debe dividirnos, sino que la determinación de ser libres y el amor a Cuba debe unirnos.

Fue triste cuando casi todos gritaban  

¡Viva Cuba!

Como dejando entre dientes, cortando la frase justa, la frase digna, la frase valiente, la frase liberadora que nace de nuestra historia,  pero que es la frase todavía retenida en el alma del pueblo, aun cautivo, porque aun se impone la cultura del miedo. Hasta un día, tengo fe en que  próximo,  en que esa frase brotará como torrente.

 

Nadie diga solamente: ¡viva Cuba!

 

Porque Cuba  vive, pero vive en cadenas.

 

…y en cadenas vivir es vivir,

en afrentas y oprobios  sumidos…

Por eso si van a gritar viva Cuba, griten

¡Que Viva Cuba libre!

 

Oswaldo José Payá Sardiñas

Movimiento Cristiano Liberación

La Habana, 20 de Septiembre de 2009  

Última actualización el Lunes, 28 de Septiembre de 2009 02:33
 
POR QUÉ NO SE DEBE LEVANTAR EL EMBARGO 6 por Huber Matos Araluce PDF Imprimir E-mail
Escrito por Huber   
Miércoles, 23 de Septiembre de 2009 20:57

HUBER MATOS ARALUCE

Antes de continuar el análisis sobre el tema del embargo es conveniente resumir algunas de las conclusiones que hemos alcanzado:

1) El embargo es un asunto entre cubanos. No es un instrumento político impuesto por Washington contra Cuba, como comúnmente piensan quienes no conocen la dinámica entre el exilio y la política estadounidense. Los cubanos exilados han logrado que el embargo se convierta en parte integral de la política de Washington hacia la dictadura de Fidel Castro.

2) La decadencia de la economía en Cuba no es producto del embargo. En Cuba, igual que en los países que formaron la URSS, la centralización de la economía condujo a la ineficiencia y la corrupción. En el caso cubano estas circunstancias se agravaron por el medio siglo de decisiones erráticas y arbitrarias de Fidel Castro.

3) Durante tres décadas (1960-90) se presentó una imagen de logros en Cuba que no eran otra cosa que el resultado de la subvención a la economía castrista por parte de la URSS con el astronómico equivalente a 64.500 millones de dólares. Esos “logros” fueron explotados publicitariamente por el régimen y difundidos por los medios de comunicación occidentales sin cuestionamientos.

4) El castrismo ha hecho negocios financieros con todas las potencias industriales del mundo (excluyendo a USA). Por haber excedido su capacidad de pago y ante una declinante economía, se vio obligado a declarar una moratoria sobre sus deudas, aún cuando todavía recibía el subsidio soviético en 1986.

5) Antes del colapso de la URSS el régimen de Castro tenía recursos y mercados donde comprar medicinas y equipos médicos, tal y como el mismo Fidel Castro demostró, vanagloriándose del equipo médico avanzado que compraba a empresas europeas y japonesas. A partir del año 2000, algunas modificaciones al embargo permitieron la exportación de comida, equipo médico y medicinas de los Estados Unidos a Cuba. Los Estados Unidos están hoy entre los principales proveedores del gobierno castrista.

6) Castro se enfrentó a Gorbachov y sus reformas, pero al desaparecer la URSS, en lugar de hacer cambios estructurales en la isla, lo que hizo fue asociarse con grandes empresas capitalistas, principalmente españolas en el campo del turismo y canadienses en la minería. El fin del mundo comunista les dio la oportunidad a países como España y Canadá para hacer inversiones en la isla y controlar industrias estratégicas en Cuba.

7) Al llegar a la presidencia de Venezuela, Hugo Chávez se convirtió en el sustituto de ayuda exterior para el castrismo, tomando el papel de soporte que había tenido la URSS durante tres décadas y evitando con miles de millones de dólares de subvención, el colapso de la economía de la isla.

En consecuencia, mientras no se acepte el fracaso de la economía castrista como resultado de la estatización y centralización de toda la actividad económica en Cuba, sumadas a los grandes errores en la conducción de Cuba por parte de Fidel Castro, el debate sobre el embargo y sobre Cuba estará viciado de subjetividad.

El embargo es el punto focal hacia el cual el castrismo ha tratado de dirigir toda la atención en su conflicto con los Estados Unidos. Fidel Castro ha necesitado un enemigo contra quien combatir y un responsable a quien achacar sus propios fracasos.

De esto se desprende el argumento de que si el embargo se levantara unilateralmente, el castrismo perdería su leitmotiv. No podría usar a los Estados Unidos como enemigo ni culpable. También se argumenta que el embargo ha fracasado porque no ha logrado el fin de la dictadura. Analizaremos estos dos argumentos.

Pero antes es oportuno explorar lo que han logrado en el terreno del respeto de los derechos humanos en Cuba, las naciones que han practicado una política completamente contraria a la de Estados Unidos, es decir una política de amistad y comercio con el gobierno cubano.

Última actualización el Jueves, 15 de Octubre de 2009 23:10
 
CONCIERTOS Y POLÉMICAS, Raúl Fernández Rivero PDF Imprimir E-mail
Jueves, 24 de Septiembre de 2009 05:37

En ocasión del concierto por la Paz, -no está claro entre quién se pedía paz- celebrado en días pasados en la Plaza de la Revolución, o Plaza Don José Martí, se ha desatado una polémica, fundamentalmente entre cubanos de todo rumbo, exilados, emigrantes económicos y políticos, recién llegados y de larga estancia en el extranjero, así como disidentes, presos políticos, ciudadanos de la calle de variadas posiciones ideológicas y además personas de vario pintas nacionalidades de permanente preocupación por Cuba y de reciente incursión en el tema. Me sorprende cuantas personas de distinto signo político y distinto origen se han mezclado en el asunto.

Última actualización el Jueves, 29 de Octubre de 2009 02:11
 
UN APORTE AL DEBATE NACIONAL Pablo Alfonso PDF Imprimir E-mail
Lunes, 28 de Septiembre de 2009 02:24

Una vez más los cubanos han sido convocados para que expongan en las aulas, centros de trabajo y en sus barrios, sus penas y sus tristezas, sus problemas y sus esperanzas. La nueva catarsis nacional se llevará a cabo hasta el próximo 15 de octubre y “el análisis” de la realidad nacional estará dirigido por un “Material de Estudio”, que incluye discursos de Raúl Castro y Reflexiones de Fidel.

Última actualización el Jueves, 15 de Octubre de 2009 22:52
 
«InicioPrev271272273274275276277PróximoFin»

Página 276 de 277