Habrá respuesta si se toman represalias contra los organizadores del 15N, advierte EEUU

Estados Unidos advirtió el viernes que responderá, posiblemente con sanciones, si se "violan ...

La advertencia de uno de los asesores de Joe Biden para América Latina: “Hay que evitar que El Salva

Estados Unidos quiere coordinar con otros países para prevenir que “El Salvador ...

Joe Biden aseguró que Estados Unidos saldrá en defensa de Taiwán si es atacada por China

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden aseguró este jueves que Estados ...

Eduardo Bolsonaro diz que relatório da CPI parece peça de ficção: ‘Estamos pensando em um contra-ata

O deputado federal Eduardo Bolsonaro (PSL-SP) afirmou nesta quarta-feira, 20, que o ...

Alberto Müller: 'Fuimos los primeros expulsados de la Universidad de La Habana bajo el comunismo' PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 10 de Agosto de 2021 18:09

Alberto Müller, fundador del Directorio Revolucionario Estudiantil (DRE).

Alberto Müller (La Habana 1939) matriculó la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana en 1959. Por la época, el centro universitario se convirtió en un núcleo de resistencia al avance de la ideología comunista. En mayo de 1960 Alberto Müller coorganizó una protesta contra la visita del dirigente soviético Anastás Mikoyán a Cuba. La siguiente entrevista precisa detalles de aquel evento y sus consecuencias.

Alberto Müller es fundador del Directorio Revolucionario Estudiantil (DRE) el 23 de septiembre de 1960 en la ciudad de Miami. Fue apresado en Cuba el 21 de abril de 1961 y sufrió 15 años de prisión. Cada etapa del Directorio Revolucionario lo consagró en la historia de Cuba por su arrojo. El Directorio de 1960 sumó los siguientes mártires a una lista que contiene a Rafael Trejo y José Antonio Echeverría: Juan Pereira (Juanín), Virgilio Campanería, Abelardo Aguiar, Alberto Tapia Ruano (Tapita), Marcelino Magaña y Ernesto Díaz Madruga.

En 1976 Alberto Müller salió de prisión y en 1979 emigró a Estados Unidos. Allí se ha desempeñado como periodista; primero como columnista del Diario de Las Américas durante 21 años, y luego en Radio Martí, donde ha trabajado durante 15 años. Ha escrito varios libros entre los que destaca Valgo más vivo que muerto, sobre Ernesto Guevara. En la actualidad concluye sus memorias cuyo título provisional es Pobre Cuba. "Es la frase que Jorge Luis Borges me dice en 1983, en Caracas, cuando nos presentan y le mencionan que yo era un expreso político", explica.

Alberto Müller es casado y vive en la ciudad de Miami. Tiene tres hijos y cuatro nietos.

¿Cuáles eventos perfilan tu distanciamiento de la Revolución?

La Revolución empieza a arrojar dudas con los fusilamientos en masa y sin apego al ordenamiento jurídico vigente. Luego viene el proceso contra los aviadores y la condena a Huber Matos; la sensación, en un principio, de que se atendía mucho el acercamiento a Moscú y no la libertad y promesas democráticas del proceso revolucionario. Entonces sobreviene la invitación de Fidel a Anastás Mikoyán, que para nosotros era un asesino. El verdugo de la revolución húngara de 1956.

¿Cuáles son los antecedentes de la manifestación contra la presencia de Mikoyán?

A finales de 1959 llega a Cuba Alexander Alexeiev. Llega como periodista de Pravda, lo que era una pantalla, pues él era un oficial de la KGB y más tarde sería el embajador de la Unión Soviética en Cuba. Él nos dio una entrevista pensando que éramos simpatizantes del régimen soviético y nos dijo que la Revolución iba hacia el comunismo. Eso lo publicamos de inmediato en Trinchera, que era un periódico que editábamos en la Universidad. Los diarios de la época reprodujeron la entrevista y le dieron gran repercusión. Entonces, Alexeiev quiso desmentirla, lo que fue un error suyo porque nosotros teníamos una fotografía que nos habíamos hecho con él y una serie de sellos con la hoz y el martillo que nos había regalado.

¿Cómo se concibe y desarrolla la manifestación contra Mikoyán?

La visita de Mikoyán en febrero de 1960 era pública desde finales de 1959. Los organizadores fuimos Tomás Fernández Travieso, Juan Manuel Salvat, Joaquín Pérez Rodríguez, Antonio García Crews y yo. Discutimos tres variantes. La que nos pareció más práctica fue la de citar a todos los estudiantes en el Parque Central, después que Mikoyán pusiera una corona de flores a los pies del Monumento a José Martí.

Compramos una corona con la bandera cubana hecha con flores y una banda que decía "A ti, querido apóstol, en desagravio por la visita a Cuba de Anastás Mikoyán". La corona de Mikoyán llevaba la hoz y el martillo; él la puso a media mañana y nosotros la nuestra al mediodía.

Nosotros éramos 50 o 60 y tuvimos un breve forcejeo con guardias de seguridad que había en el parque. El policía que custodiaba la corona de Mikoyán se puso nervioso y disparó al aire. Como estaban todas las azoteas custodiadas por las actividades de Fidel con Mikoyán, comenzó una balacera al aire que hizo de aquello un infierno.

Esperábamos a otros 300 o 400 estudiantes que nunca llegaron porque cuando se armó aquella balacera cerraron los accesos al lugar. Después yo entrevisté a estudiantes que me confirmaron que no pudieron llegar.

Eugenio Suárez Pérez, coronel retirado, exdirector de la revista militar Verde Olivo y director, según la enciclopedia castrista Ecured, de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, autor de un grupo de libros sobre la Revolución y Fidel Castro, publicó un artículo en el diario Granma donde describe la protesta: "Alrededor de tres cuartos de hora después de retirarse el vicepremier soviético, un reducido grupo de individuos irrumpió en el Parque Central, portando carteles contrarrevolucionarios y un cojín de flores. Cuando el grupo intentó llegar hasta la estatua de Martí para romper la corona depositada por Anastás Mikoyán, el pueblo se abalanzó sobre los provocadores, frustrando sus propósitos". ¿Qué opinión le merece esta descripción?

La descripción es básicamente incierta. Los carteles daban vivas a Fidel y la Revolución y rechazaban a Mikoyán y el comunismo, por lo que no se puede decir que eran contrarrevolucionarios. De eso hay fotos. La revista Life hizo un magnífico reportaje fotográfico que apareció en su número del 15 de febrero de 1960. Pero, además, están las de la prensa de la época; recuerda que aún había libertad de prensa.

Nuestra corona representaba una bandera cubana hecha con flores, no era un "cojín de flores", y nuestro propósito era ponerla junto a la de Mikoyán en la base del monumento a Martí, lo cual conseguimos. Nunca nos propusimos romper la corona de Mikoyán. El pueblo no se abalanzó sobre nosotros. A excepción del forcejeo con los guardias de seguridad, no hubo ningún otro incidente. Allí lo que había era un escaso número de paseantes.

Nuestro objetivo era colocar la corona y dejar sentada nuestra protesta por la visita a Cuba del asesino del levantamiento libertario húngaro de 1956. Te diría que eso se cumplió al cien por ciento. Yo nunca pensé que la protesta fuera a obtener la relevancia que tuvo.

¿Qué hacen ustedes durante ese fuego?

Nos quedamos allí, a algunos los detuvieron. La gente empezó a irse y yo también. En un momento determinado, detienen a Salvat y yo me paro frente a la perseguidora para que no se lo lleven. Me detienen también y nos llevan juntos para una unidad de la Seguridad del Estado que estaba en 5ta y 14, en Miramar. De allí nos llevaron a una estación policial en La Habana Vieja, donde estaba el resto de los detenidos, y no nos soltaron hasta el día siguiente al mediodía.

¿Cómo llega la expulsión universitaria?

El Parque Central nos da mucha visibilidad en el ámbito universitario. A favor y en contra. De inmediato se organiza una asamblea. En ella no se planteó nuestra expulsión, te diría que la mayoría del estudiantado universitario simpatizaba con nosotros. Rolando Cubelas era el presidente de la FEU y pronuncia allí la frase "Humanismo sí, comunismo no", que habían dicho varios dirigentes revolucionarios, Fidel entre ellos, pero que da la medida del rechazo a la ideología comunista entre una parte del estudiantado.

A las dos o tres semanas se cita una segunda asamblea. Para sorpresa nuestra empiezan a llegar a la universidad camiones con personas que no eran estudiantes para participar en ella. Ellos la copan. Allí fue donde el Consejo Universitario acordó la expulsión de Tomás Fernández Travieso, Juan Manuel Salvat y mía. Toda la FEU se pone contra nosotros, con excepción de Luis Boza, que era presidente de la Escuela de Ciencias.

¿Les dan algún documento de expulsión?

No, no nos dieron ninguno, la arbitrariedad no cree en documentos. Fue un día muy triste para mí. Ser universitario fue siempre una ilusión, una expectativa de completamiento personal. Fuimos los primeros expulsados de la Universidad de La Habana bajo el comunismo, no sé si los primeros de todo el país, habría que ver en las otras universidades, pero sí de la Universidad de La Habana.

¿Qué opinión tienes de la exclusión universitaria por motivos ideológicos?

Una Universidad no debe representar ninguna ideología. La Universidad debe ser el recinto para todas las maneras de pensar, no una plataforma de expresión de una ideología.

DIARIO DE CUBA

 

Add comment


Security code
Refresh

Cuba, la cuerda se tensa mientras se ace

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.-  Están vestidos de civil y simulan esperar el ómnibus o conversar en una esquina, pero todos saben que son segurosos, la palabra popular para llamar a los agentes ...

La negativa a la marcha del 15 de noviem

Indicado en la materia

Por LUCÍA ALFONSO MIRABAL.- La negativa dada este martes por intendentes de Consejos de Administración de varias ciudades de Cuba a ciudadanos que les notificaron la intención de realizar una marcha cívica el pr...

Castro y Maradona, al vertedero

Indicado en la materia

Por PEDRO CORZO.- El totalitarismo castrista le ha hecho creer a los cubanos que Fidel Castro, la Revolución y, como derivado, Cuba, han estado siempre en el foco de la atención mu...

EL FRACASO DEL CASTRO-SOCIALISMO

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Ningún estado le dijo a Edison que inventara la lámpara eléctrica, o le “orientó” a Bill Gates que desarrollara programas de computación, y mucho menos le pi...

Cuba castrista hoy

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Ya se ve la luz al final del largo túnel. Raúl Castro, probablemente muerto –o próximo a fallecer-- dará con su mutis el pistoletazo de salida de lo...

La parte honesta de la izquierda latinoa

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La lucha continúa, no solamente en las calles y avenidas de toda Latinoamérica, como sobre todo en el terreno ideológico e intelectual para preservar los “valores” que ha...

Las lecciones del Estallido Social en Cu

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La dictadura cubana carece de futuro. A la muerte de Raúl, Díaz Canel será objeto de un merecido “pase a retiro” en un evento, que dependiendo de lo...