EEUU sanciona a nueve funcionarios del régimen cubano por la represión del 15N

Estados Unidos impuso el martes restricciones de visa a otros nueve funcionarios cubanos ...

Brasil confirmó dos casos de COVID-19 de la nueva cepa Ómicron, los primeros de América Latina

La gobernación de San Pablo confirmó dos casos brasileños de la variante ...

Golpe de Maduro a la democracia: la Justicia chavista suspendió la proclamación del gobernador de Ba

La dictadura de Nicolás Maduro suspendió la proclamación del gobernador de Barinas, ...

Estados Unidos retiró oficialmente a las FARC de su lista de organizaciones terroristas extranjeras

El gobierno de Estados Unidos anunció este martes la retirada de las ...

Bolsonaro filia-se ao PL, de Valdemar Costa Neto, em aposta no “centrão” para 2022; acompanhe

O presidente Jair Bolsonaro participa, nesta terça-feira (30), de cerimônia de filiação ...

La trampa religiosa del régimen chino: libertad de culto sometida al Partido Comunista PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 07 de Agosto de 2021 20:23

Así como el saber popular enseña que no todo lo que brilla es oro, tampoco todo lo que se anuncia como una supuesta libertad lo es.

La trampa religiosa del régimen chino: La libertad de culto es sometida al Partido  Comunista » EntornoInteligente

El Partido Comunista Chino (PCC) celebra con pompa marcial en este 2021 el centenario de su fundación y pretende lavar una imagen deteriorada luego de varios traspiés que incluyen represión de minorías étnicas, violación de derechos humanos, amenaza militar y silenciamiento a quienes cuestionen su manejo del brote inicial de COVID-19 en Wuhan. Desde su nacimiento, la fuerza política omnipresente del gigante asiático se encargó de restringir o eliminar las prácticas religiosas tradicionales por considerarlas parte de su pasado feudal.

Tras el fin de la Revolución Cultural (1966-1976) que arrasó con las religiones en el país y parte de su milenario legado, la persecución hacia la diversidad étnica y religiosa aún continúa. Los uigures, una minoría predominantemente musulmana, son víctimas de un intenso adoctrinamiento político, que incluye trabajos forzados, torturas, esterilizaciones y abusos sexuales en centros de detención en la región de Xinjiang.

Recientemente, el jefe del régimen chino y líder del Partido Comunista, Xi Jinping, se mostró partidario de la apertura religiosa. Pero, como era de esperar, ese gesto llega con advertencias y obligaciones, que incluyen la exigencia de que los líderes religiosos apoyen al PCC, la verdadera religión que impone Beijing.

La Revolución Cultural y la masacre de las religiones

Actualmente, el ateísmo es la ideología oficial del Partido y quienes lo componen tienen prohibido profesar la fe religiosa. La Revolución Cultural, de 1966 a 1976, fue el resultado de los agresivos esfuerzos del régimen para eliminar las religiones en China. Durante esos diez años se prohibió todo tipo de actividad religiosa y se promovió el culto a Mao Zedong, máximo dirigente del PCC y fundador de la República Popular China.

Fue una década de sangriento caos que dejó entre 400 mil y 20 millones de muertos, una economía arrasada, familias divididas, un patrimonio cultural milenario destruido y una nación traumatizada hasta el día de hoy.

El objetivo principal de la Revolución Cultural era limpiar a la sociedad china de las influencias capitalistas de Occidente. Para eso, Mao declaró la guerra a “los representantes de la burguesía”. El líder chino buscó apoyo en la enérgica juventud, que respondió a su llamado a través de la creación de grupos de la Guardia Roja. Los mismos estaban conformados por estudiantes universitarios y de secundaria, quienes fueron responsables de terribles sucesos, entre ellos la destrucción del patrimonio, la humillación pública, la detención en campos de reeducación (laogai) y la matanza de intelectuales.

El movimiento de Mao sumó a miembros del ejército, trabajadores urbanos e integrantes del Partido Comunista y resultó en divisiones en todos los ámbitos de la sociedad, mientras el culto a la figura del máximo dirigente chino se agigantaba.

En el plano religioso y cultural, la Revolución se tradujo en templos, iglesias, mezquitas y cementerios arrasados, quema de bibliotecas y libros, y budistas tibetanos obligados a punta de pistola a destruir sus propios monasterios. El budismo era rechazado y muchos monjes fueron obligados a seguir programas de reeducación.

Las atrocidades de los Guardias Rojos fueron especialmente marcadas en Beijing, donde una gran cantidad de lugares históricos terminaron destruidos. Mientras que en la provincia de Shandong, los seguidores de Mao sitiaron el Templo de Confucio y atacaron su patrimonio histórico.

En resumen, la cultura milenaria china fue arrasada en apenas diez años. Un estudio llevado a cabo en Beijing en 1972 sobre 18 puntos clave del patrimonio cultural, entre los que se destacan el Templo del Cielo y las Tumbas Ming, presentó heridas importantes. De los 80 sitios del patrimonio cultural de la capital china bajo protección municipal, 30 fueron destruidos, mientras que de los 6.843 sitios culturales custodiados por el régimen en 1958, 4.922 fueron dañados o eliminados. Además, una gran cantidad de libros antiguos, pinturas y reliquias culturales fueron quemados.

El 9 de septiembre de 1976 murió Mao Zedong y con él la Revolución Cultural. Luego cayó La Banda de los Cuatro, el grupo conformado por la viuda de Mao, Jiang Qing, y tres de sus colaboradores: Zhang Chunqiao, Yao Wenyuan y Wang Hongwen, quienes habían desempeñado importantes funciones en el gobierno y ejecutado las purgas de la Revolución. Fueron juzgados públicamente y condenados a 20 años de prisión.

En 1978, el tercer pleno del XI Comité Central celebrado en el hotel Jingxi de Beijing repudió el estilo político y el legado económico de Mao, y puso en marcha el proceso de reforma que ha convertido a China en la ambiciosa superpotencia que es hoy.

La Revolución terminó, pero la persecución continúa

Pese al fin de la Revolución Cultural, la persecución étnica y religiosa aún persiste. Desde la llegada de Xi Jinping al poder en 2012, la región de Xinjiang es sede de un genocidio contra los uigures, una minoría predominantemente musulmana. En los últimos cuatro años, se estima que unas dos millones de personas estuvieron recluidas en una extensa red de campos de detención. Las víctimas del desprecio de Xi por los derechos humanos afirman que fueron sometidos a un adoctrinamiento político, torturas, trabajos forzados, abusos sexuales y esterilizaciones.

Sin importar la gran cantidad de denuncias por parte de la comunidad internacional y de organizaciones humanitarias, el régimen chino continúa expandiendo su extensa red de campos de concentración en la región de Xinjiang, ubicada al noroeste del país.

Según datos aportados por una investigación de BuzzFeed Newslas prisiones del régimen tienen espacio suficiente para detener a más de un millón de personas al mismo tiempo. Específicamente, a 1.014.883 en todo Xinjiang. Eso es espacio suficiente para encarcelar simultáneamente a más de 1 de cada 25 residentes de esa región china, lo que representa una cifra siete veces mayor a la capacidad de detención penal de Estados Unidos, el país con la mayor tasa oficial de encarcelamiento del mundo.

Limpieza de imagen para “el afuera”

En el centenario del Partido Comunista, el régimen intenta limpiar su imagen dentro de la comunidad internacional y por eso Xi Jinping dijo estar a dispuesto a favorecer la apertura religiosa.

Según The Conversation, cada vez hay más templos locales, asociaciones, peregrinaciones y festivales, y un número creciente de clérigos budistas, cristianos y taoístas. Los gobiernos locales se muestran interesados en restaurar y promover los sitios religiosos, en gran medida para estimular el turismo y el desarrollo económico local. Así fue como Shanghái se convirtió en el hogar de establecimientos religiosos grandes y pequeños, que van desde santuarios locales hasta templos budistas y taoístas, iglesias y mezquitas.

Sin embargo, este renacimiento religioso claramente no tiene fines altruistasXi dice promover la apertura de religiones, pero a cambio de que los líderes de los distintos credos se mantengan en el radar del Partido Comunista y le demuestren su apoyo. Si esa condición no se modifica, será difícil hablar de una verdadera libertad religiosa en China.

 

INFOBAE

 

Add comment


Security code
Refresh

Yunior, el traidor

Indicado en la materia

Por NÉSTOR DÍAZ DE VILLEGAS.- De la noche a la mañana, hemos visto a Yunior García Aguilera convertirse en el traidor de la última tragicomedia cubana. El dramaturgo se habría dado a sí mi...

Cuba: El 15 N en contexto

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Hay mucho rechazo al interior del ejército cubano por la actuación desfachatada y sin control de la policía política contra jóvenes manifestantes pacíficos. Hay rechazo al interior de...

La humillante "victoria" de la dictadura

Indicado en la materia

Por REINALDO ESCOBAR.- Desde el fallido asalto al cuartel Moncada en 1953 hasta la debacle de la Tarea Ordenamiento, la derrota ha sido una constante en la historia de lo que se...

El éxito del #15NCuba

Indicado en la materia

Por PABLO DÍAZ ESPÍ.- El 15 de noviembre apenas unos pocos lograron marchar por las calles cubanas. Desde distintos puntos de la Isla, informaciones de periodistas independientes e imágenes y testimonios publicados en...

Reaparecen Carlos Lage y Raúl Castro: Cu

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  Analistas del panorama político cubano se han apresurado a prever que Lage ha sido llamado por Raúl Castro para sustituir a Díaz Canel, sometido actualmente a un ...

EL FRACASO DEL CASTRO-SOCIALISMO

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Ningún estado le dijo a Edison que inventara la lámpara eléctrica, o le “orientó” a Bill Gates que desarrollara programas de computación, y mucho menos le pi...

Cuba castrista hoy

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Ya se ve la luz al final del largo túnel. Raúl Castro, probablemente muerto –o próximo a fallecer-- dará con su mutis el pistoletazo de salida de lo...