Díaz-Canel "tranca el dominó": diálogo solo si es 'por el socialismo y para todo lo que sea por la R

Miguel Díaz-Canel, vestido con un pulóver de la bandera cubana, presidió el domingo ...

Entre acosos y amenazas de muerte: así vive la jugadora que se negó a realizar el minuto de silencio

El nombre de Paula Dapena, jugadora del club Viajes Interrías FF (3ª ...

Cómo opera CEIEC, la empresa estatal china que ayuda a la dictadura de Nicolás Maduro a censurar med

Estados Unidos sancionó este lunes a la empresa tecnológica Corporación China de ...

Armas controladas por satélite: cómo fue el operativo contra Mohsen Fakhrizadeh, el líder del plan n

Un importante funcionario iraní de seguridad dijo este lunes que Israel utilizó ...

Os recados das eleições municipais para 2022, Por Carlos Eduardo Borenstein

Embora as eleições municipais tenham seus resultados mais impactados pela lógica local, ...

'Los médicos cubanos siempre sentimos que alguien nos está vigilando' PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 24 de Octubre de 2020 19:49

Reinventando la Esclavitud | El Pequeño Hermano

Por ANTONIO RODRÍGUEZ PAZ.-

La doctora Yuliet cumplió dos misiones en Venezuela y una en Brasil, en el programa Más Médicos. Pero solo se atreve a dar nombre de pila, ni siquiera se arriesga especificar las localidades en las que trabajó. "Sabemos cómo funciona Cuba", contesta cuando se le pregunta por qué. "Aquí todo es del Estado y los médicos no podemos trabajar con más nadie. Te hacen tierra por cualquier cosa", dice.

"Regresé al país, sí, a pesar de que estando en Brasil finalmente abrí los ojos con respecto a este sistema", afirma. "En Venezuela seguía ciega porque, a pesar de lo que uno pasa allí, el aislamiento es tan grande y la política tan persistente, que sigues con la venda".

"En Brasil era diferente. Aunque querían hacer lo mismo con nosotros, el control era más difícil y uno iba palpando la realidad, comparando. Si no hubiese tenido a mi esposo aquí, esperándome para tener finalmente un hijo, me hubiese quedado", asegura.

Según esta doctora, en Venezuela no tenía "libertad de movimiento". A las 7:00 de la noche debía estar en su alojamiento, una casa asignada.

"Nos llamaban (los jefes cubanos) a cada rato, por la noche, para comprobar si estábamos en casa, y nos pedían que informáramos cosas sospechosas que notáramos en los compañeros. Si éramos tres, por ejemplo, no bastaba que dijeras que estaban, había que ponerlos al teléfono", recuerda.

"En un alojamiento que estuve desertó un médico y fue terrible para nosotros", cuenta la doctora. "Nos tuvieron encerrados en la casa, trancados como presos durante una semana. Todos los días venían jefes de la misión en el estado para interrogarnos, preguntando lo mismo siempre a ver si ocultábamos algo: Que si no notamos algo, que si hizo algún comentario, que por qué no lo informamos… Para ellos éramos cómplices".

"Algunos jefes no parecían ser médicos sino oficiales de la Seguridad del Estado o de contrainteligencia. Aunque nunca dijeron nada sobre eso, todo el mundo se lo imaginaba. Simulaban ser trabajadores administrativos de la salud", añade.

Según Yuliet, la "misión" que cumplió en Brasil no se puede comparar con la de Venezuela, pero solo porque las condiciones obstaculizaban la vigilancia de las autoridades cubanas.

En Brasil "estaba muy aislada y no me podían chequear", explica. No obstante, "el temor de que te cogieran fuera de base y te botaran de la misión, perdiendo el dinero acumulado, siempre estaba presente. Uno tenía una mezcla de miedo y libertad extraña, porque estás en un país libre, eso se siente, pero los médicos cubanos siempre creemos que alguien nos está vigilando. Es como un trauma".

Interrogada sobre si las autoridades cubanas le pedían inmiscuirse en la vida política de los países en los que estuvo, la doctora respondió que así fue en el caso de Venezuela.

"Sí, claro que había que participar, pero con sutileza. Eso era solo en Venezuela, en Brasil nunca me pidieron eso. En la misión venezolana todo es política. Se nos pedía que, al conversar con los pacientes, resaltáramos los logros sociales de Cuba y que culpáramos al bloqueo de los problemas económicos que tenemos".

"Era para contrarrestar la propaganda de la oposición sobre el miedo a que Venezuela se pusiera pobre como Cuba. Cuando estaba allá, todavía no se había puesto tan malo aquello. Pero cuando más nos exigían era en tiempos de elecciones", recordó.

"Nos cogían para el monitoreo durante las votaciones. Cada una hora nos llamaban para preguntar cómo iban las votaciones en donde estábamos, calculando según nos decía la gente por quién había votado. Y nos pedían que dijéramos durante la campaña que, si no salía Chávez, y después Maduro, se acabarían las consultas gratis y tendríamos que regresar a Cuba".

Como han denunciado otros doctores que han cumplido misión en Venezuela, Yuliet afirma que en ese país tuvo que falsificar estadísticas sobre pacientes y destruir medicamentos.

"Claro que lo tuve que hacer, todos teníamos que hacerlo en Venezuela. En Brasil no. Como dije, la misión en Venezuela es más política, te exigen más consultas de las que se pueden dar y no puedes fallar con eso. Entonces, hay que inflar los reportes y el medicamento no puede sobrar. Da lástima destruir o botar medicamentos sabiendo que están en falta en Cuba, pero es obligatorio, no hay remedio. Si no lo haces, te buscas tremendo rollo. Todo el mundo lo sabe, hasta los jefes, pero si te cogen te suspenden la misión", relata.

"Hubo un caso de suspensión de un médico porque unos opositores al chavismo descubrieron medicamentos en el depósito de la basura cercano al CDI (Centro de Diagnóstico Integral). Se formó tremendo alboroto y la cosa se puso fea".

"En Brasil, al menos donde yo estaba, teníamos que seguir el protocolo de trabajo de allá, que está diseñado como es, no había que inventar. Teníamos tiempo de hacer las consultas y visitar los pacientes, sin fraude", compara.

Sobre los objetivos del Gobierno con el envío de misiones médicas al exterior, Yuliet considera que el argumento de la solidaridad es más "política que otra cosa".

"Todos tenemos que repetirlo tantas veces que llegas a incorporarlo al lenguaje cotidiano, pero en el fondo todo el mundo sabe que primero es una cuestión de dinero".

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Sábado, 31 de Octubre de 2020 03:07
 

Add comment


Security code
Refresh

Y la chispa prendió...

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.- A oscuras por momentos o solo con las luces de los teléfonos móviles iluminando sus rostros, cientos de artistas se plantaron hasta la madrugada de este sábado frente el Mi...

La Habana, cara y espejo de la "involuci

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Fue Cicerón quien dijo hace más de 2.000 años que "la cara es el espejo del alma". Parafraseando al ilustre romano, La Habana es la cara y espejo  ...

¿Dónde están Arantxa y demás tontos útil

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.- Con tono desenfadado y bajo el sol del verano habanero, la politóloga española Arantxa Tirado grabó un video el pasado año donde explicaba las maravillas de la economía cubana qu...

Reforma salarial en Cuba: preparémonos p

Indicado en la materia

Por RAFAELA CRUZ.- No hace un mes, las autoridades anunciaron que, dentro de la "Tarea Ordenamiento", habría una histórica reforma que pretende enderezar la pirámide salarial. Cuba dejaría de ser el único ri...

La futura política de Biden hacia Cuba

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  No existe ambiente crítico dentro del partido demócrata hacia la dictadura cubana, sino más bien admiración, respeto y deseos de imitar algunas de sus medidas socialistas, como un...

Cuba: Elecciones en EUA, ¿Biden o Trump?

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Biden no tiene ningún equipo de cubanos analizando su futura política hacia Cuba. Lo más probable es que Biden salde su deuda con la extrema izquierda del pa...

Crónica de una elección complicada: La v

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En una galaxia lejana, érase una vez un planeta potable, con un país orgulloso por mérito propio, con un sistema político impecable, con dos partidos grandes que, si...