'Día triste, tristísimo': un escritor cubano sobre la apertura de una tienda en dólares en su pueblo

El escritor cubano Pedro de Jesús López Acosta lamentó la apertura el ...

Uruguay se diferenció de Argentina ante la OEA: “Se está del lado de los derechos humanos o de la os

Washington Abdala, embajador de Uruguay en la Organización de Estados Americanos (OEA), ...

Venezuela: Un funcionario de EEUU intentó negociar la salida de Maduro con un miembro del régimen

Un funcionario de la administración de Donald Trump intentó negociar la salida ...

El papa Francisco respaldó la unión civil entre personas del mismo sexo

El papa Francisco señaló que respalda las uniones civiles entre personas del ...

Voluntário brasileiro que participava dos testes de Oxford morreu

João Pedro Feitosa, que teve morte confirmada nesta quarta-feira (21) e participava ...

'Cambio bolsa de leche por picadillo' PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 08 de Septiembre de 2020 23:53

Una bodega en Cuba o Mesopotamia.

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-

"Por esas seis canastas llenas de trigo te doy esta cabra que da una leche estupenda."

"Cambio bolsa de leche por picadillo."

La primera de las frases anteriores era común entre los amorritas hace 4.600 años en la antigua Mesopotamia, unos 2.000 años antes de que se conociera el dinero. La de abajo es de una mujer en La Habana de hoy, 46 siglos después.

Tanto amorritas (o amorreos), como arameos, asirios, sumerios, acadios y otros pueblos que formaron parte de la civilización mesopotámica, incluida Babilonia, estaban lejos de imaginarse lo cómodo que iba a ser con el tiempo comerciar pagando con pedacitos de metal o de papel. Eso se hizo realidad en el siglo VII A.C. cuando en Lidia (hoy parte de Turquía)  los griegos acuñaron las primeras monedas en la historia, una aleación natural de oro y plata conocida como electro. En esa misma centuria, un poquito después, en China vio la luz el papel moneda.

Desde entonces, mucho antes de la era cristiana, ya nadie tuvo que ir al mercado con una vaca o un par de ovejas, a ver cuántas ánforas de vino o cestas de trigo le daban por ellas.

Remontados al Medio Oriente anterior al Génesis de la Biblia

Ese ancestral tipo de trueque de los tiempos babilónicos ha vuelto a la vida en pleno siglo XXI en una soleada isla del Caribe donde se construye  la "sociedad superior" socialista. Allí los habitantes han sido lanzados atrás en el tiempo y practican el intercambio comercial que existía en el Medio Oriente antes de que se escribiera el Génesis de la Biblia.

En Cuba hoy cambiar una "bolsa de leche por picadillo" es cosa cotidiana. Caridad Acea lo hace frecuentemente en La Habana. A sus 73 años se ha adiestrado en el manejo de las redes sociales para amortiguar la crisis alimentaria que la agobia.

A fines de agosto pasado dos periodistas independientes reportaron desde la capital cubana que Caridad antes de salir a la calle a "batirse" en las interminables y estresantes colas revisa Cambio y Trueque,  el chat de Telegram (su sede principal  está precisamente en el Medio Oriente, en Dubai) para saber si puede intercambiar con otra persona algo de lo que le dan en la bodega.

"Otra opción —explicó la anciana—  es que si tú tienes el picadillo que yo quiero, y pides una bolsa de leche, y yo sé quién la vende,  salgo, compro la leche y hago el trueque".

Las ofertas para el trueque son múltiples: "Cambio bolsa de leche de un kilogramo, sellada, papel sanitario, detergente y natilla de un kilogramo. Quiero perritos negros (color de la envoltura), jamonada de pollo, picadillo (pavo) Golden Maple. Centro Habana, sin transporte, pero me acerco a un punto medio" O "Cambio juguete súper héroe Spiderman Iron (15 CUC), necesito leche amarilla sellada, tres kilos".

En Argentina, durante la recesión más prolongada de su historia (1998-2002), hubo también trueques porque el Gobierno redujo drásticamente la masa de dinero en circulación (fue el llamado "corralito"), pero país capitalista al fin, al finalizar la crisis el comercio regresó a la normalidad moderna.

La "revolución" empuja hacia el atraso

En Cuba, en cambio, la crisis económica y multifacética, mucho más devastadora que la argentina, no termina nunca. Lleva ya 61 años agobiando a los cubanos y ahora se agrava a diario, al punto de que amenaza a la nación una hambruna.

La escasez extrema de todo, la falta de dinero por los miserables salarios, los exorbitantes precios vigentes en proporción a ese bajísimo ingreso per cápita, la dolarización con precios abusivos del comercio minorista medianamente abastecido, y otros factores, han remontado a los cubanos a Babilonia.

En este tipo de trueque milenario cubanizado, al igual que ocurría en Mesopotamia (hoy Irak, Kuwait, y partes de Turquía, Siria e Irán), el valor de cambio de cada producto lo fija su grado de escasez.

El cambio solo se realiza si el interesado se desprende  de alimentos y productos igualmente escasos y valiosos como carne de res, de puerco, pollo, aceite, leche, harina, frijoles, huevos, arroz, café, así como jabón,  detergente, pasta dental, papel sanitario y muchas otras cosas a veces inimaginables.

Lo más dramático es que muchas personas con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, hepáticas, neurofisiológicas, o cáncer, ya están cambiando  alimentos por ciertos medicamentos que están en falta en las farmacias estatales y que necesitan o corren el riesgo de morir.

Muchos de los enfermos crónicos son jubilados mayores de 65, 75 u 80 años que reciben pensiones que no sobrepasan los 16 dólares (400 pesos) mensuales y no les alcanzan ni para comer. Al tener que cambiar alimentos por medicinas cuidan de su padecimiento pero gravan su desnutrición crónica, que es también potencialmente mortal.

Como es lógico, el  regreso en la isla caribeña al trueque casi cavernario se está extendiendo a otras provincias y va a seguir creciendo a medida que se agudice la escasez de todo en la Isla.

Va a seguir  expandiéndose por  cuatro razones: 1) economistas calculan que entre un 50% y un 55%  de los cubanos de la Isla no reciben remesas del  extranjero y prácticamente no tienen acceso a las tiendas que solo venden en dólares; 2) muchas personas disponen de tarjetas bancarias o dólares, pero los precios son demasiado altos, o no encuentran en las shopping  lo que necesitan; 3) las tiendas que admiten CUC están desabastecidas; 4) los salarios son tan miserables que a muchas familias no les alcanza ni para adquirir la canasta básica de alimentos.

El futuro pertenece por entero…" al trueque primitivo

Sin duda estamos ante otro "logro de la revolución" del cual estarían orgullosos Marx, Lenin, Gramsci, Mao, Pol Pot, Fidel Castro y el "Che" Guevara. Ellos no se imaginaron que el comercio sin necesidad del dinero, que tanto aborrecían Pol Pot y Guevara, se adelantaría tanto al comunismo que ellos aseguraban vendría  luego de construir el socialismo.

Y de haber creído alguien en la consigna ideológico-delirante-poética de "El futuro pertenece por  entero al socialismo", que tanto repetía el finado comandante en jefe, ya sabe con plena seguridad que cambiar leche por picadillo es parte de ese futuro.

Fue ese el "futuro luminoso" prometido por Fidel en abril de 1961, en la esquina de 23 y 12 en el Vedado, al quitarse la careta y proclamar el carácter comunista de "su" revolución. Un futuro en virtud del cual hoy los cubanos son más pobres que nunca antes en toda su historia, disponen cada vez de menos alimentos, medicinas y productos fundamentales, y ven angustiados cómo les acecha el hambre masiva.

El colapso de la economía es inevitable si el general Castro no desmantela el modelo económico estalinista-centralista y abre la economía, en grande, al sector privado y a las inversiones extranjeras. Pero como el dictador  y su familia son millonarios y degustan las  exquisiteces que les preparan sus chefs particulares, no se ve la luz al final del túnel.

Encima, la prensa estatal ataca a este intercambio primitivo que obligadamente es de primaria subsistencia, mediante el chat ya citado. Lo califica en plural de "huecos negros del comercio en Cuba".

No, el único "hueco negro" en Cuba, y monstruoso, es el crimen de lesa humanidad que comete a diario contra todo el pueblo cubano la dictadura militar comunista y neofascista que encabeza Raúl Castro, quien hace mucho tiempo debió ser llevado ante el Tribunal Internacional de La Haya.

DIARIO DE CUBA

 

 

En este tipo de trueque milenario cubanizado, al igual que ocurría en Mesopotamia (hoy Irak, Kuwait, y partes de Turquía, Siria e Irán), el valor de cambio de cada producto lo fija su grado de escasez.

El cambio solo se realiza si el interesado se desprende  de alimentos y productos igualmente escasos y valiosos como carne de res, de puerco, pollo, aceite, leche, harina, frijoles, huevos, arroz, café, así como jabón,  detergente, pasta dental, papel sanitario y muchas otras cosas a veces inimaginables.

Lo más dramático es que muchas personas con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, hepáticas, neurofisiológicas, o cáncer, ya están cambiando  alimentos por ciertos medicamentos que están en falta en las farmacias estatales y que necesitan o corren el riesgo de morir.

Muchos de los enfermos crónicos son jubilados mayores de 65, 75 u 80 años que reciben pensiones que no sobrepasan los 16 dólares (400 pesos) mensuales y no les alcanzan ni para comer. Al tener que cambiar alimentos por medicinas cuidan de su padecimiento pero gravan su desnutrición crónica, que es también potencialmente mortal.

Como es lógico, el  regreso en la isla caribeña al trueque casi cavernario se está extendiendo a otras provincias y va a seguir creciendo a medida que se agudice la escasez de todo en la Isla.

Va a seguir  expandiéndose por  cuatro razones: 1) economistas calculan que entre un 50% y un 55%  de los cubanos de la Isla no reciben remesas del  extranjero y prácticamente no tienen acceso a las tiendas que solo venden en dólares; 2) muchas personas disponen de tarjetas bancarias o dólares, pero los precios son demasiado altos, o no encuentran en las shopping  lo que necesitan; 3) las tiendas que admiten CUC están desabastecidas; 4) los salarios son tan miserables que a muchas familias no les alcanza ni para adquirir la canasta básica de alimentos.

"El futuro pertenece por entero…" al trueque primitivo

Sin duda estamos ante otro "logro de la revolución" del cual estarían orgullosos Marx, Lenin, Gramsci, Mao, Pol Pot, Fidel Castro y el "Che" Guevara. Ellos no se imaginaron que el comercio sin necesidad del dinero, que tanto aborrecían Pol Pot y Guevara, se adelantaría tanto al comunismo que ellos aseguraban vendría  luego de construir el socialismo.

Y de haber creído alguien en la consigna ideológico-delirante-poética de "El futuro pertenece por  entero al socialismo", que tanto repetía el finado comandante en jefe, ya sabe con plena seguridad que cambiar leche por picadillo es parte de ese futuro.

Fue ese el "futuro luminoso" prometido por Fidel en abril de 1961, en la esquina de 23 y 12 en el Vedado, al quitarse la careta y proclamar el carácter comunista de "su" revolución. Un futuro en virtud del cual hoy los cubanos son más pobres que nunca antes en toda su historia, disponen cada vez de menos alimentos, medicinas y productos fundamentales, y ven angustiados cómo les acecha el hambre masiva.

El colapso de la economía es inevitable si el general Castro no desmantela el modelo económico estalinista-centralista y abre la economía, en grande, al sector privado y a las inversiones extranjeras. Pero como el dictador  y su familia son millonarios y degustan las  exquisiteces que les preparan sus chefs particulares, no se ve la luz al final del túnel.

Encima, la prensa estatal ataca a este intercambio primitivo que obligadamente es de primaria subsistencia, mediante el chat ya citado. Lo califica en plural de "huecos negros del comercio en Cuba".

No, el único "hueco negro" en Cuba, y monstruoso, es el crimen de lesa humanidad que comete a diario contra todo el pueblo cubano la dictadura militar comunista y neofascista que encabeza Raúl Castro, quien hace mucho tiempo debió ser llevado ante el Tribunal Internacional de La Haya.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 16 de Septiembre de 2020 00:37
 

Add comment


Security code
Refresh

Díaz-Canel, deje la 'poesía' y libere la

Indicado en la materia

Por JUAN ANTONIO BLANCO.- "Cuba salva, sana y siembra futuro".  Con esa melodramática frase Miguel Díaz-Canel logró anotarse un titular del periódico Granma al superar —valga aquello de que siempre se puede má...

Entre el colapso económico y el sanitari

Indicado en la materia

Por RAFAELA CRUZ.-  Aunque quienes anunciaron los cambios en el enfrentamiento al Covid-19 fueron Miguel Díaz-Canel y su primer ministro, Manuel Marrero, esto se decidió en reunión del Buró Político del Partido ...

Hay que abolir la pena de muerte en Cuba

Indicado en la materia

Por YAXIS CIRES DIB.-  La vigencia legal de la pena de muerte no es buena para el presente ni para el futuro de Cuba. La nueva Constitución no proscribió la pena de muerte como sa...

La voluptuosidad del debate

Indicado en la materia

Por JOSÉ PRATS SARIOL.- Detesto a Abel Prieto como persona, desde que éramos estudiantes. No, por suerte, condiscípulos. Pero si polemizara con él sobre la libertad de expresión en Cuba, me limitaría a ...

Sobre el “Debate por la Democracia en Cu

Indicado en la materia

    Por Jorge Hernández Fonseca.- Miriam Celaya cuestiona en su análisis el aspecto ético de los métodos a ser utilizados para conseguir determinados fines, específicamente referentes a las fuertes sanciones que ...

El castrismo en crisis terminal y la opo

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Para una potencia mundial --como lo es Estados Unidos-- cuyos intereses aprecian para Cuba su estabilidad por encima de otra cualidad (incluso la democracia) la negociación con un g...

Elecciones en los Estados Unidos: ¿Trump

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  De manera poco usual en los Estados Unidos, la elección presidencial de este 2020 se ha tornado mucho más antagónicamente excluyente que de costumbre. Los partidarios de ...