Un buque cubano carga gasolina en Venezuela con destino a la Isla

El buque cubano Sandino está cargando gasolina en la refinería venezolana El ...

El viaje de López Obrador a Washington minuto a minuto: llegó a Atlanta para una escala de dos horas

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, abordó un avión comercial ...

Juan Guaidó repudió los dichos del ministro Vladimir Padrino: “No es usted quien decide quién accede

La Asamblea Nacional de Venezuela deploró este martes la “posición dictatorial” del ...

El gobernador de Florida advirtió que el número de casos de coronavirus en el estado podría ser 10 v

“Si hacemos 85 mil pruebas, entonces vamos a tener más casos que ...

Veja autoridades que se reuniram com Bolsonaro nos últimos dias, de acordo com a agenda oficial

O presidente Jair Bolsonaro, que anunciou nesta terça-feira (7) estar com o ...

Anonimato y cobardía, los perfiles de la Seguridad del Estado en internet PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 27 de Junio de 2020 00:05

Por YOANI SÁNCHEZ.-

Pueden llamarse como un personaje de telenovela, como cualquier hijo de vecino o con un epíteto bélico, pero los perfiles anónimos de la Seguridad del Estado en internet siempre comparten un denominador común: la cobardía. Escondidos tras un pseudónimo completan el trabajo de la maquinaria oficial en las campañas de difamación contra sus críticos, pero terminan enlodando más a quien los fabrica que a las víctimas.

Al no identificarse quedan etiquetados como pusilánimes, sobre todo porque desbarran contra personas con nombre, apellido y rostro. (Piqsels)

Recuerdo hace unos años a uno de esos personajes –de cuyo nombre no puedo acordarme– que fue creado para atacar a la blogósfera alternativa y a los disidentes. Tuvo una vida efímera, porque fue desactivado poco después probablemente por los mismos que lo habían intentado colocar en las redes como una "voz de los jóvenes cubanos". Era el antifaz de turno, la máscara detrás de la cual se escondía probablemente todo un equipo de la policía política y que fue usada con la impunidad que le da al verdugo su capucha.

 

Aquel personaje, que se comportaba con ínfulas de poder hundir reputaciones y amedrentar al más valiente, terminó siendo descartado. Especialmente porque poco a poco, y a pesar del regusto inicial que puede causar en cierta audiencia seguir estos perfiles centrados en la maledicencia, el hecho de no ser una persona real y no poder dar la cara termina pasándoles la cuenta. Al no identificarse quedan etiquetados como pusilánimes, sobre todo porque desbarran contra personas con nombre, apellido, rostro y hasta número de carné de identidad.

Ahora, asistimos a una nueva entrega de estos personajuchos, con el añadido de que hasta la prensa oficial alude a ellos de vez en cuando

Ahora, asistimos a una nueva entrega de estos personajuchos, con el añadido de que hasta la prensa oficial alude a ellos de vez en cuando, los periodistas cercanos al Gobierno los usan de fuente y más de un rostro público de la cultura sale a defenderlos. No deja de ser contradictorio que un poder entronizado, que controla el Parlamento, dicta leyes y maneja al Ejército, para defenderse termine apelando a un ente secreto. Eso solo es una evidencia de su temor.

Los actuales perfiles oficialistas anónimos que promueven lo mismo la destrucción de la reputación de un joven fallecido -tildándolo de delincuente- tanto como el chismorreo sobre la vida privada de un opositor, pasarán en unos años, ni siquiera serán recordados y muy probablemente sus cuentas en las redes sociales sean borradas por conveniencia de los mismos que las crearon. Tienen la vida efímera de un soldado desconocido mandado a morir en la primera línea, del cual no quedará ni una lápida con su nombre.

Sin embargo, los seres de carne y hueso que echaron mano de las historias difundidas por estos entes de cara cubierta, aquellos que usaron sus bulos para juzgar a otros, propalaron sus mentiras y se valieron de sus chismes para estigmatizar socialmente a ciudadanos… esos quedarán y tendrán que responder ante su conciencia, esa vocecita que martilla a todos en la cabeza y que debió advertirles desde antes de que no es buena idea seguir a encapuchados anónimos ni a cobardes con seudónimo.

14 Y MEDIO

Última actualización el Miércoles, 01 de Julio de 2020 01:00
 

Add comment


Security code
Refresh

La protesta abortada

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.- Iba a ser un martes como cualquier otro en medio de las restricciones impuestas en La Habana por la pandemia. Un día de largas colas para intentar comprar ...

Las campanas no doblan por los negros cu

Indicado en la materia

Por Ana León.-  Cuando se produjo la muerte de George Floyd y los medios de prensa a nivel mundial se hicieron eco del suceso, enfatizando los conflictos de la sociedad estadounidense y po...

Los comunismos

Indicado en la materia

Por REINALDO ESCOBAR.- La primera vez que busqué el significado de la palabra comunismo lo hice en un pequeño diccionario de bolsillo que tenía mi madre. Para mi sorpresa, detrás de lo...

Cuba, la dictadura jefe del castrochavis

Indicado en la materia

Por Carlos Sánchez Berzain.-  Los procesos de sedición, conspiración y violencia, que agravados o con pretexto de la pandemia del coronavirus se producen en casi todos los países de la región, ...

Cuba en compás de espera

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En Cuba hoy hay dos compases de espera. El compás de espera de Raúl y los “viejos”, esperando que Trump pierda las elecciones, y el compás de es...

El Black Lives Matter ¿contra los cubano

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Los cubanos respetamos al movimiento negro norteamericano. Pero sepan que las injusticias cometidas contra Uds., de ninguna manera pueden significar que vengan a Miami a cometer injusticias cont...

Crisis política en Brasil: ¿Hay peligro

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La respuesta a la pregunta sobre el peligro de la izquierda en las próximas elecciones queda respondida, no hay peligro. La izquierda en Brasil es fuerte, pero no...