'No hay voluntad política en la dictadura cubana para escuchar las propuestas que como sociedad esta

Varios activistas cubanos de derechos humanos y periodistas intervinieron el jueves en ...

Coronavirus en México: pese a lo que dice el gobierno, la pandemia crece a ritmo acelerado

El gobierno mexicano parece estar enviando mensajes confusos que podrían dar una ...

El FBI detuvo a un grupo de venezolanos y cubanos que pagaban para causar caos en las protestas en E

El FBI logró la captura en Miami y otras ciudades de Estados ...

Una encuesta reportó que el 58% de los votantes apoya una intervención militar contra las protestas

Un 58% de estadounidenses registrados para votar se expresó a favor del ...

TSE julga ações que pedem cassação da chapa Bolsonaro-Mourão em 9 de junho

O presidente do TSE (Tribunal Superior Eleitoral), ministro Luís Roberto Barroso, incluiu ...

Lecturas en tiempo de peste PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 15 de Marzo de 2020 00:13

Un tren en China.

Por ANDRÉS REYNALDO.- 

En 1772, Daniel Defoe publicó Diario del año de la peste. Lo leí en la primera semana de abril de 1981 cuando iba y venía en el ómnibus entre Nueva Jersey y Nueva York para trabajar (no tardarían en botarme) en el MacDonald's de Times Square.

Doy testimonio de la fecha porque entonces marcaba los días que me tomaba un libro, agobiado por un trabajo que se me hacía brutal y hoy es una jocosa anécdota de la supervivencia en el exilio. Súbitamente proletario, viviendo en un nido de ratas en West New York y apenas con dinero para twinkies y perros calientes, mi ánimo no encajaba tanto en las babilónicas avenidas de Manhattan como en las sórdidas callejuelas del Londres de la Gran Peste de 1665.

Ahora, la memoria de la plaga literaria resurge en la vivencia de la plaga concreta. El COVID-19 es mi peste. Una peste de exiliado, con un brote en Miami y otro en Cuba. Demasiado cercanas la patria real y la patria adoptiva para que no formen parte de la misma noticia. Igual temeroso del daño que aquello pueda causarnos acá. ¿Quién confía en un Estado que ametralla en alta mar a sus prófugos y embarca por la fuerza a locos y niños autistas en un éxodo masivo?

La movilización contra la plaga exige una voluntad totalitaria. Trato de explicárselo a mis hijos. Pocas trampas más eficaces que las del bien común. Por supuesto, agradecemos que la Guardia Nacional vigile el barrio y nos traiga la comida a la puerta. Sobre todo, porque estamos seguros del carácter contingente de la situación. Asimismo, las directrices sobre el abastecimiento atentan contra el habitual equilibrio del mercado, que es la escena donde Dios provee. A mí, al menos, me inquieta que el administrador del supermercado de la esquina decida cuántos rollos de papel toalla puedo llevar, cuántas latas de bonito del norte para dormir tranquilo, cuántas barritas de chocolate. Ya sabemos lo que ocurre cuando la satisfacción de la demanda se resuelve con la socialización de la oferta.

Defoe fue un escritor de extraordinario encanto. Robinson Crusoe (1719) es el libro más traducido después de la Biblia. A conveniencia del momento, una biblia del sobreviviente. Encanto, decía Borges, es todo lo que debe pedirse de un escritor. La crítica moderna, embarrancada en la metatranca del post-estructuralismo y otros virus marxistas que enferman el lenguaje, ha vuelto a discutir si Diario del año de la peste debe considerarse novela histórica, no-ficción o no-ficción novelada, cualquiera que sea lo que esto signifique. En tiempos de la peste es importante andar por los senderos de las palabras claras. Mucho Borges y nada de Derrida.

Argelino como Derrida, aunque en su sano juicio, Albert Camus publica La peste, en 1947. El genio de la obra, quizás la mayor de Camus, reside en develar una casi inmediata conexión entre el contagio físico y el contagio moral. "Cada uno lleva en sí mismo la peste", dice Camus. Agrega en la siguiente página: "Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro" (Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1991, pags. 234-235).

Camus estudió la información disponible sobre el comportamiento, origen y tratamiento de la peste. Un exergo de Defoe abre su libro: "Tan razonable como representar una prisión de cierto género por otra es representar algo que existe realmente por algo que no existe". (Entre escritores, toda admiración nace de una deuda). Defoe define la enfermedad como prisión metafísica; Camus como prisión política. Uno habla de la soledad del hombre frente a Dios; el otro de la soledad frente al poder. No me extrañaría que en Cuba muchos estén lidiando a la vez con ambos problemas.

Para que no sea una peste, para reducir la desgracia a la categoría de malestar, todos, o casi todos, debemos sufrir contagio. Tarde o temprano, la línea de propagación descenderá en curva y atravesará mi patio. El COVID-19 será otra clave de mi naturaleza, como la bacteria Yersinia pestis. Me arriesgo a arruinar el comentario con una vulgar perogrullada: lo que no mata, engorda. Hace un siglo el virus de la influenza española mató a cien millones. Sin embargo, Leviatán quedó reducido a un simpático fonema: el "flu".

Espero, pues, por mi peste. A imitación de Defoe (o el personaje que según Derrida no quiere que sepamos que es Defoe) "me quedaré en la ciudad, bajo la protección del Todopoderoso". A fin de cuentas, "si Él no considera pertinente entregarme a la peste, mi destino seguirá en sus manos". Robinson no pierde la fe.

Tengo una idea de los libros que voy a releer en cama.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Martes, 24 de Marzo de 2020 05:09
 

Add comment


Security code
Refresh

En Cuba el campo es prisionero de los mi

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  En Cuba, en plena pandemia del Covid-19, las aglomeraciones de personas en las colas para tratar de conseguir algún alimento (no siempre se logra) son más grandes que nu...

¿Cambiará realmente la economía cubana t

Indicado en la materia

Por ELÍAS AMOR.-  Cuando existe un solo medio de comunicación oficial que se dedica a glosar los actos del Gobierno, la oportunidad del ciudadano de realizar un contraste de la realidad, queda ...

No habrá República sin pagar el precio d

Indicado en la materia

Por JAVIER PRADA.-  Las buenas noticias sobre el enfrentamiento a la pandemia han dejado la emergencia sanitaria en un segundo plano y abierto la conversación a otros temas de actualidad, más en...

O le abren vía al sector privado o habrá

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  En Atenas, a mediados del siglo IV antes de Cristo, Platón era el maestro de Aristóteles. El discípulo, sin embargo, tenía los pies más firmes en tierra qu...

Crisis política en Brasil: ¿Hay peligro

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La respuesta a la pregunta sobre el peligro de la izquierda en las próximas elecciones queda respondida, no hay peligro. La izquierda en Brasil es fuerte, pero no...

La economía cubana (y el castrismo) en c

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Demás estaría decir que es precisamente ahora el momento de mayor debilidad del castrismo en los más de sesenta años de opresión. Cualquier chispa podría hacer saltar po...

El Coronavirus: Los comunistas chinos co

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernandez Fonseca.-  Varios médicos y enfermeras chinas alertaron de la potencial epidemia-pandemia. La responsabilidad del equivocado tratamiento que recibieron recae sobre las autoridades comunistas, prestas siempre a acallar toda ...