Machado Ventura frustra las expectativas de solución para la agricultura cubana ordenando "más repre

"Los alimentos, incluida la leche en polvo, no solo se encarecerán en el mercado ...

Detuvieron a tres sospechosos por el asesinato de los tres infantes de marina en Uruguay

La policía uruguaya detuvo este lunes a tres personas sospechadas de estar ...

Estados Unidos ofreció una recompensa de 5 millones de dólares por la captura de un funcionario vene

El gobierno de Estados Unidos dio un nuevo paso en su esfuerzo ...

Donald Trump dijo que movilizará “todos los recursos civiles y militares para terminar hoy con los s

Donald Trump anunció este lunes que desplegará las fuerzas armadas para contener ...

Coronavírus no Brasil, 1º de junho

Veja os dados sobre o coronavírus no Brasil nesta segunda-feira (1º), segundo levantamento ex...

La dignidad insumisa de Luis Manuel Otero Alcántara PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 15 de Marzo de 2020 00:08

El artista Luis Manuel Otero Alcántara.

Por JUAN ANTONIO BLANCO.- 

a dictadura no ha liberado a Luis Manuel Otero Alcántara. En realidad se ha liberado de él. Al  menos, eso intenta ahora, al abrir los barrotes de la celda en que creyeron aislarlo y silenciarlo.  Pero la voz de Luis Manuel  se multiplicó en la de miles que condenaron la barbarie de perseguir su voz, su arte, su dignidad. Nunca estuvo mas acompañado.

En cuestión de horas Luisma, como lo llaman sus viejos y nuevos amigos, los acorraló desde su celda.

Lo subestimaron. ¿ No era acaso un negro, pobre, artista, que para colmo fue detenido cuando iba a participar en una besada en protesta por el último acto de homofobia oficial? Eso creyeron. ¿Quien saldría en defensa de alguien así?, pensaron.  ¡Muera la cultura y la otredad!, gritaron. Pero esta vez el silencio fue atronador. Se vieron aislados hasta de aquellos que al parecer reconocieron —¡finalmente!— que si bien hoy irían por Luisma, mañana vendrían por ellos.

En este abuso innombrable del Estado policial contra un sencillo ciudadano se vio reflejada toda la sociedad. Dentro y fuera de la Isla se sintieron incómodos en su complicidad no pocos de aquellos que, ¡a estas alturas!, todavía rebuscan palabras para justificar sus silencios. Era ya demasiado. Esta vez no podían culpar a Washington de semejante atropello contra un habitante de la humilde barriada capitalina de San Isidro. La pretendida "revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes" se había quitado su último antifaz.

La performance de Luisma los desnudó. Les hizo mostrar ante la sociedad cubana y el mundo entero su esencia mafiosa y totalitaria. La sonrisa serena de Luis Manuel los desarmó. De nada les valieron sus pistolas y tonfas. En la madrugada los esbirros, esos pandilleros que se sienten poderosos en sus estaciones policiales y perseguidoras,  tuvieron que devolverlo a sus amigos, a su pueblo. Un pueblo que recién comienza a descubrir sus fuerza.

Desde la marcha gay del pasado año —que fue la indiscutible vanguardia de esta ola nacional de dignidad insumisa— hasta la reciente protesta de los cuentapropistas en Santa Clara, se hace cada vez más evidente que el ciudadano despierta de su inducido letargo y reniega de la perspectiva de seguir de rodillas en su desamparo. Ciudadanos sin techo que ocupan con sus familias edificios estatales abandonados, pobladores que bloquean vías céntricas exigiendo que repongan el servicio de agua, vecinos que protestan la indolencia oficial ante la insalubridad publica, cineastas que se retiran de certámenes oficiales en solidaridad con colegas censurados, académicos que están hartos de que los inviten a discutir solo lo que los jerarcas consideren apropiado, en el lugar que ellos estimen apropiado y de la forma que el poder autorice como adecuada. ¡Hasta exiliados que descubren el futuro poder negociador de su capital financiero y humano! Como dijera un panfleto castrista, "esa gran humanidad ha dicho basta y ha echado a andar".

La dignidad insumisa de Luisma ha recordado a todos que sí se pueden lograr los cambios que el pueblo necesita y que para alcanzarlos no es necesaria la autorización de la elite de poder.

El cambio se esta haciendo "sin ellos", pese a ellos. Lo primero que tenía que cambiar era la resignación pasiva del ciudadano y ya eso está ocurriendo gracias, entre otros, a artistas dignos e insumisos como Luis Manuel Alcántara.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Martes, 31 de Marzo de 2020 00:06
 

Add comment


Security code
Refresh

¿Cambiará realmente la economía cubana t

Indicado en la materia

Por ELÍAS AMOR.-  Cuando existe un solo medio de comunicación oficial que se dedica a glosar los actos del Gobierno, la oportunidad del ciudadano de realizar un contraste de la realidad, queda ...

No habrá República sin pagar el precio d

Indicado en la materia

Por JAVIER PRADA.-  Las buenas noticias sobre el enfrentamiento a la pandemia han dejado la emergencia sanitaria en un segundo plano y abierto la conversación a otros temas de actualidad, más en...

O le abren vía al sector privado o habrá

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  En Atenas, a mediados del siglo IV antes de Cristo, Platón era el maestro de Aristóteles. El discípulo, sin embargo, tenía los pies más firmes en tierra qu...

HACIA LA RUINA

Indicado en la materia

Por José Roberto Guzzo.-  Son 150 millones los que pueden caer en la pobreza extrema si la economía mundial cae un 5% en 2020, el número más frecuente en las cuentas qu...

Crisis política en Brasil: ¿Hay peligro

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La respuesta a la pregunta sobre el peligro de la izquierda en las próximas elecciones queda respondida, no hay peligro. La izquierda en Brasil es fuerte, pero no...

La economía cubana (y el castrismo) en c

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Demás estaría decir que es precisamente ahora el momento de mayor debilidad del castrismo en los más de sesenta años de opresión. Cualquier chispa podría hacer saltar po...

El Coronavirus: Los comunistas chinos co

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernandez Fonseca.-  Varios médicos y enfermeras chinas alertaron de la potencial epidemia-pandemia. La responsabilidad del equivocado tratamiento que recibieron recae sobre las autoridades comunistas, prestas siempre a acallar toda ...