Líderes opositores cubanos evalúan la tardía, pésima e irresponsable respuesta del castrismo a la ep

"Que el "Gobierno" cubano haya tardado tanto en comenzar a tomar medidas para en...

Las Fuerzas Armadas de Brasil respaldan a Jair Bolsonaro al decretar cuarentena solo de ancianos y v

SAN PABLO.- Las Fuerzas Armadas brasileñas temen que la “cuarentena” decretada por ...

Pompeo, presentó un Marco de Transición Democrática para Venezuela entre Guidó y Maduro

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, presentó este martes en Washington ...

Donald Trump y un posible candidato demócrata: otra consecuencia del coronavirus

El coronavirus llegó para cambiarlo todo. Pero lo que parecía imposible ocurrió. ...

Em pronunciamento na TV, Bolsonaro muda o tom e não critica o isolamento social

O presidente Jair Bolsonaro fez nesta terça-feira, em rede nacional de televisão, ...

¿Es Martí el opio del pueblo? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 02 de Febrero de 2020 23:52

José Martí en un muro de Caracas, junto a Chávez, Bolívar, Castro y Guevara.

Por MIGUEL COSSÍO.- 

La historia ideológica del castrismo se repite casi siempre como tragedia y algunas veces como comedia. Una ojeada a las ediciones de Granma de estos días bastará de muestra: "Martí vuelve, como de un baño de luz". El despliegue defensivo lanzado hacia "su" Martí, en respuesta a la aparición de Clandestinos en la escena cubana, confirma lo anterior.

Es conocida la frase, atribuida erróneamente a Marx, de que la religión es el opio del pueblo. En el caso de Cuba, cabría preguntarse si Martí ha devenido en una especie de opio para los cubanos. Durante el siglo XX la filosofía marxista sirvió de opio para más de una treintena de pueblos, incluido el cubano, el país del socialismo del nunca jamás, donde ni siquiera hoy el aparato oficial habla más de Marx y menos aún de la construcción de algún tipo de socialismo del siglo XXI.

Cada uno de los regímenes totalitarios edificados bajo el patrón del socialismo real tuvo, al menos en el espíritu ideológico, un componente marxista: la lucha de clases, el colectivismo, el centralismo económico, las expropiaciones…; y un componente leninista: el Partido. Cada uno con sus variantes políticas: la Unión Soviética y sus satélites con el marxismo-leninismo; China con el maoísmo; Corea del Norte con la idea Juche; Siria e Iraq con el Baaz árabe socialista, por citar algunos. El "capital" común de todos esos modelos sociales fue la represión de las libertades y la desaparición absoluta del individuo.

Al amparo del telón histórico del mundo bipolar, Fidel Castro construyó una trinidad ideológica tan estrambótica como singular, que le sirvió de base de sustentación de poder, y que fue armando, según corrían las circunstancias, como una suerte de Lego ideológico. Su revolución era única, gustaba decir: martiana-marxista-leninista. Mientras que para la colorimetría política era tan verde como las palmas.

La caída del bloque prosoviético, la extinción del Estado fundado por Lenin y el fin de la ideología marxista trajeron una autocorrección al discurso de Castro: "ahora sí los cubanos iban a construir el socialismo", con Fidel y Martí o con Martí y Fidel. La entelequia en cuanto al orden de los factores no alteraría el producto.

El resultado es conocido. Todavía estando vivo Fidel Castro y más aún después de muerto, el "fidelismo" dejó de ser fuente de sustentación ideológica y el "raulismo" nunca lo fue. Pero todo sistema autoritario o totalitario, que pretende la perpetuidad de sus elites, enfrenta un problema real: cómo renovar la maquinaria de campo en materia de propaganda. El ejemplo más claro lo tenemos en la Rusia de Vladimir Putin, quien no solo ha removido cada adoquín político de la Plaza Roja para mantenerse en el poder más allá del 2024, sino que ha forjado una alianza con la Iglesia Ortodoxa y rescatado el pasado zarista, al punto de vestir a los soldados de la guardia de honor del Kremlin con uniformes al estilo de la época del zar.

Al castrismo le pasa lo mismo con Martí y con el asunto de la soberanía nacional, este otro opio conceptual que todavía obnubila a algunos en el mundo. Si se mira detenidamente, la globalización de los derechos humanos trajo consigo la cesión de espacios de soberanía, como fue entendida esta hasta el siglo XX.

Martí era un demócrata, que vivió, quizás, los mejores años de su existencia en EEUU, donde escribió sus famosas Escenas norteamericanas. Un escritor liberal romántico, un humanista, un político con un profundo sentido ético. Un hombre de su tiempo, no del nuestro; y, como tal, debe valorársele, en el contexto histórico que le tocó. No en las pipas de opio político con las que el régimen atiborra a los cubanos.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Domingo, 09 de Febrero de 2020 01:08
 

Add comment


Security code
Refresh

¿Dónde está metido Raúl Castro?

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Si el general Raúl Castro por fin da la cara hoy o mañana, o la dio ayer para al fin ponerse al frente y enfrentar como dictador que es...

La dignidad insumisa de Luis Manuel Oter

Indicado en la materia

Por JUAN ANTONIO BLANCO.-  a dictadura no ha liberado a Luis Manuel Otero Alcántara. En realidad se ha liberado de él. Al  menos, eso intenta ahora, al abrir los barrotes de la ce...

Fidel Castro en la era de Lezama Lima

Indicado en la materia

Por CARLOS ALBERTO MONTANER.- En Miami, desde hace algunos años, existe un notable festival de cine auspiciado por el Miami Dade College. Tiene una creciente importancia. El domingo 8 de marzo ex...

Por qué el Gobierno cubano rectificó el

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.- Un intensa campaña en las redes sociales junto a la presión internacional y las voces de apoyo que brotaron del propio sector oficial han logrado lo impensable: la li...

“Clandestinos” vs. José Martí

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Existen un grupo de frases, supuestamente escritas por José Martí en una tal “carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado”, donde se exponen conceptos anti-norteamericanos. Esa ca...

“Clandestinos”: El “al pan, pan y al vin

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Por primera vez en 28 años de exilio, me he sentido tratado por los formadores de opinión exiliados, como me trataban los formadores de opinión castristas en ...

“Clandestinos” Un análisis

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Como golpes transgresores y públicos, las acciones de Clandestinos son como bocanadas de aire puro y fresco que la sociedad cubana de dentro de la isla aporta la...