En evidencia ante la ONU, así dejan varias ONG al régimen dictatorial cubano

El régimen cubano intentó este viernes en Ginebra rebatir los señalamientos críticos ...

Colombia: Conmovedor sepelio de la geóloga Laura Flórez en Manizales, asesinada por rebeldes de las

Familia y amigos de Laura Alejandra Flórez Aguirre, la geóloga asesinada en ...

Archivo Cuba convoca a una protesta ante la ONU en solidaridad con Cuba, Venezuela y Nicaragua

La agrupación Archivo Cuba convocó a una protesta frente a la sede de ...

Pekin: Llega a Venezuela un buque hospital chino para asistir ante la crisis humanitaria

Escoltado por aviones militares, un buque hospital chino llegó este sábado 22 ...

Campanha de Bolsonaro lança dúvidas sobre a lisura do processo eleitoral

No último domingo, em um leito do hospital Albert Einstein, em São ...

Nicaragua, el poder tinto en sangre PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 07 de Junio de 2018 13:01

Hace unas semanas la politóloga nicaragüense Edipcia Dubón vaticinaba en DIARIO DE CUBA que el Gobierno de Daniel Ortega estaría "dispuesto a dar la batalla hasta las últimas consecuencias".


Los más recientes acontecimientos parecen darle razón. Las cifras de la represión en Nicaragua se elevan ya a un centenar de muertos desde el inicio de las manifestaciones en abril.

Lo que comenzó como una protesta estudiantil contra las reformas del Seguro Social se extendió rápidamente al conjunto de la sociedad y ha terminado por convertirse en un rechazo masivo al régimen de Managua.

Y es que la violencia a ultranza empleada por las autoridades –en la que fuerzas antimotines son respaldadas por grupos de choque oficialistas y francotiradores–, en lugar de aplacar las marchas, ha acentuado la indignación en la ciudadanía.

Así, el miércoles pasado centenares de miles de personas abarrotaron las calles de la capital en la Marcha de las Madres, convocada en honor a las mujeres que han perdido a sus hijos a causa de la represión.

A ella acudieron prácticamente todos los estamentos de la sociedad nicaragüense –campesinos, indígenas, universitarios, incontables organizaciones de la sociedad civil, empresarios, etc.– evidenciando el aislamiento del régimen.

Ruptura del modelo corporativista

La presencia activa del empresariado en las marchas es más que notable, puesto que dicho gremio era uno de los pilares del "modelo corporativista" que instauró Daniel Ortega en la última década.

Esto consistía básicamente en una concertación entre el poder y las altas esferas económicas para propiciar un ambiente propenso a los negocios en el país. A cambio de las medidas tomadas a su favor, el empresariado hacía caso omiso de la deriva autoritaria del régimen.

Un autoritarismo que se hizo patente con la reforma constitucional de 2014, que le otorgaba mayores prerrogativas a la Presidencia y oficializaba la reelección indefinida al máximo cargo de la nación.

Por si fuera poco, mientras aumentaban las denuncias de violaciones de derechos humanos y las restricciones a la libertad de la prensa, el nepotismo se convirtió en política de Estado –la esposa de Ortega, Rosario Murillo, es la vicepresidenta de la nación y sus hijos han ocupado puestos clave como asesores del presidente–.

Sin embargo, la brutal represión con que el Gobierno ha reaccionado últimamente ante el descontento general ha hecho trizas la connivencia de los sectores económicos con el régimen.

La semana pasada, por ejemplo, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), la principal cámara empresarial de Nicaragua, les pidió a sus miembros que cesaran de inmediato cualquier relación con el Gobierno de Ortega.

El COSEP, a raíz de los cruentos sucesos de abril, ya había suspendido las reuniones con las autoridades gubernamentales. Aun así, no pocos miembros de la cámara mantenían sus puestos en comisiones o comités directivos de instituciones públicas –una colaboración que era parte consustancial del modelo implementado por Ortega–.

Con este último paso queda consumada la ruptura entre el Gobierno y el sector privado.

Enajenación

Por lo tanto, el Ejecutivo nicaragüense parece cada vez más pertrechado en un aislamiento que lleva a la enajenación.

Prueba de ello es su insistencia, pese a seguir reprimiendo ferozmente las manifestaciones, en que se reanude la mesa de diálogo con la sociedad civil, iniciada a mediados de mayo y suspendida justo una semana después por falta de consenso entre las partes.

Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), que ofician como mediadores del diálogo, han dejado claro estos días que no se retornará a la mesa de negociaciones mientras se siga negando a la población el derecho a manifestarse.

En realidad, la invitación del Gobierno a la conciliación es cínica. Por un lado, se ha negado rotundamente a abordar los reclamos que le han sido formulados: reforma parcial de la Constitución para adelantar de manera inmediata las elecciones, destitución de los magistrados del Poder Electoral –acusados de amañar los procesos electorales a favor de Ortega–, creación de una Ley Marco que dé pie a una transición pacífica hacia el restablecimiento de las garantías democráticas.

Y, por otra parte, ha dejado en letra muerta las recomendaciones que le hiciera la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Estas contemplan la creación de un mecanismo de investigación internacional sobre los hechos de violencia ocurridos desde el inicio de las protestas, la toma de medidas necesarias para garantizar la seguridad y la vida de los manifestantes, y el desmantelamiento de los grupos parapoliciales.

Visto así, la alternancia entre violencia y llamado a la negociación corresponde, según Edipcia Dubón, a una "apuesta por agotar al pueblo con la dinámica diálogo/represión". La ferocidad mostrada estos meses por el Gobierno corresponde a una fuga hacia adelante ante la drástica reducción de su base de apoyos.

Tal como señala el periodista nicaragüense Carlos Salinas en El País, "a Ortega le quedan dos opciones: negociar el fin del régimen con garantías para él y su familia o atornillarse en la violencia y desatar un baño de sangre en Nicaragua".

Sobran indicios para creer que ha optado por la segunda vía.

DIARIO DE CUBA

 

Add comment


Security code
Refresh

La impunidad dictatorial de izquierda

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- Ante el éxodo de proporciones bíblicas de millones de venezolanos huyendo de su país como consecuencia del cataclismo social, económico, político y existencial causado por la dictadura ch...

Frei Betto y la debacle de la izquierda

Indicado en la materia

  Por LUIS CINO ÁLVAREZ.-  LA HABANA, Cuba.- Al fin se escucha una voz en los medios oficialistas cubanos que no culpa de la actual debacle de la izquierda en América Latina ...

¿'Más democracia', o democracia sin más?

Indicado en la materia

Por Dimas Castellanos.-  Fulgencio Batista fue derrocado hace seis décadas. A los cubanos de hoy, inmersos en la sobrevivencia, poco les importa ese hecho. Sin embargo, el periodista oficialista Iroel Sánchez usó un...

El poco conocido Gulag del Caribe

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Cuando Alexander Solzhenitsyn, cinco años después de la muerte de Stalin en 1953, comenzó a escribir en la clandestinidad su monumental Archipiélago Gulag, no se imaginó que gracias a esa ob...

La reforma constitucional cubana es “el

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Una reforma constitucional se hace normalmente para mejorar las relaciones en la sociedad, hacerla más eficiente, efectiva y mejorar el desarrollo de toda la nación. Nunca debe ha...

Cuba más próxima de la Economía de Merca

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La reciente visita a Cuba del secretario general del partido comunista de Viet Nam, así como sus declaraciones públicas en sentido de “la posibilidad de preservar el ...

Cuba: La era post Raúl

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Raúl deja para su sucesor –muy probablemente Díaz Canel-- todos los problemas administrativos del gobierno, incluyendo la economía; y es precisamente esa economía lo que el jefe ...